Podcasts de historia

Junio ​​de 1963 - Horario del presidente Kennedy - Historia

Junio ​​de 1963 - Horario del presidente Kennedy - Historia

1El presidente Kennedy comenzó su día reuniéndose con Feridun Erkin, el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía. Luego se reunió con Dean Rusk que había participado en la reunión. A continuación, el Presidente se reunió con el nuevo Embajador de República Dominicana. A continuación, el presidente se reunió con Orville Freeman y Michael Freeman. A continuación, el presidente se reunió con Lyubomir Popov, el nuevo embajador de Bulgaria. A continuación, el Presidente tuvo una gran reunión que duró de 11:30 a 12:45 sobre un mensaje sobre Derechos Civiles. Participaron el vicepresidente y Robert Kennedy. A primera hora de la tarde, el presidente voló a Camp David.2El presidente Kennedy asiste a los servicios religiosos y se relaja con su familia e invitados en Camp David, Maryland.
3El presidente Kennedy regresó a Washington. El presidente se reunió con LBJ, el senador Humphrey, el congresista McCormack, el congresista Carl Albert y el congresista Hale Boggs. Después del almuerzo, el presidente se reunió con el presidente Sarvepalli Radhakrishnan de la India uno a uno en la Oficina Oval. Después de una reunión individual de 20 minutos, el personal se unió a la reunión. A continuación, el presidente se reunió con el ministro griego de coordinación. A continuación, el presidente se reunió con RFK, Lawrence O'Brien y Ken O'Donnell. La última reunión del día del presidente fue con el congresista. Por la noche, el presidente organizó una cena de estado para el presidente Sarvepalli Radhakrishnan de la India.4El presidente saludó al grupo de jóvenes australianos. Luego habló en el Congreso Mundial de Alimentos. El Presidente recibió a miembro del Seminario Senior de Política Exterior. El presidente se reunió con representantes de los Colegios Nacionales de Guerra. El presidente tuvo una reunión con el embajador de Noruega. Luego participó en un desfile en honor al presidente Sarvepalli Radhakrishnan. El presidente asistió a un almuerzo en su honor en la Embajada de la India. Después del almuerzo, los dos presidentes continuaron sus reuniones. El presidente se reunió con un grupo de empresarios y los instó a ayudar a acabar con la segregación empresarial. A continuación, el presidente se reunió con el ministro de Asuntos Científicos de Francia. Luego se reunió con el Ministro de Investigación Científica de Alemania.5El presidente voló a Colorado Springs. El presidente se dirigió a la clase que se graduó de la Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Luego, el presidente visitó la sede de NORAD. Luego viajó a White Sands New Mexico para visitar White Sands Missile Range. El presidente luego viajó a El Paso.6El presidente voló a San Diego. Luego dio un discurso de graduación en San Diego State College. Luego, el presidente visitó un depósito de reclutamiento del Cuerpo de Marines. El presidente habló ante 10.000 militares. el presidente luego voló a bordo del USS Oriskany. Luego voló al USS Kitty Hawk. El presidente habló con la tripulación y pasó la noche en el Kitty Hawk.7El presidente Kennedy partió del USS Kitty Hawk. Luego fue a la Instalación Aérea Naval de China Lake. Vio una demostración de 90 minutos de armas navales. Por la noche, el presidente asistió a una cena de recaudación de fondos democráticos.8El presidente Kennedy se dirige a un desayuno en su honor ofrecido por mujeres del Comité Estatal Demócrata de California, Los Ángeles. El presidente voló a Hawai.9El presidente comenzó su día dirigiéndose a la capilla de la base. El presidente visitó el Memorial del USS Arizona. A continuación, el presidente se dirigió a la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos. Luego, el presidente regresó a Washington.10El presidente llegó a Washington desde Honolulu a las 8:50 a. M. Después de una corta estadía en la Casa Blanca, el presidente viajó a la American University. El presidente pronunció el discurso de graduación. Fue uno de los discursos de política exterior más importantes de los presidentes que, en retrospectiva, inició el proceso de distensión. El presidente regresó a la Casa Blanca donde firmó la Ley de Igualdad Salarial. Después del almuerzo, el presidente se reunió con Bud Wilkinson. A continuación, el presidente tuvo una reunión económica con Douglas Dillon y William McShensy Martin y otros. Más tarde, el presidente se reunió por separado con William Gossett, Andrew Biemiller y James Hagerty. Por la noche, el presidente visitó la casa de Joseph Alsop junto con su hermano, el senador Teddy Kennedy.11El Presidente comenzó su día con un Desayuno de Líderes Legislativos. A continuación, el presidente se reunió con Dean Rusk. La siguiente reunión del presidente fue con una delegación de italoamericanos. A continuación, el presidente se reunió con John Cabot, el embajador en Polonia. La siguiente reunión del presidente fue con David Bruce, el embajador de Estados Unidos en Gran Bretaña. A continuación, el presidente se reunió con Ian Maclead, líder de la Cámara de los Comunes. A continuación, los presidentes se reunieron con los senadores Everett Dirksen, Charles Halleck, Thomas Kuchel, el congresista Leslie Arends y el vicepresidente. A continuación, el presidente se reunió con Wilson Wyatt, Walter Levy, Abram Chayes y Averell Harriman. A continuación, el presidente se reunió con Edward R. Murrow. Su siguiente encuentro fue con Andre Fontaine. Luego, el presidente se reunió con James Webb. a las 8:00 pm el presidente se dirigió a la Nación sobre el evento en la Universidad de Alabama en relación con la eliminación de la segregación de la Universidad.12El presidente comenzó su día con una reunión con el senador Barry Goldwater. Luego, el presidente se reunió con el senador Henry Cabot Lodge. A continuación, el presidente tuvo una reunión con los ganadores del Premio al Servicio Civil Distinguido. A continuación, el presidente participó en una ceremonia en relación con el programa Tools for Freedom- (The Raytheon Company presentó una escuela completa a Filipinas). El presidente se reunió con el congresista Clark Thompson. A continuación, el presidente se reunió con William Attwood, el embajador de Estados Unidos en Guinea. Después del almuerzo, el presidente se reunió con el presidente Eisenhower y el vicepresidente Johnson. Después de reunirse con O'Donnel, Bundy y Sorenson, el presidente terminó su día formal.13El presidente Kennedy comenzó su día con una reunión de líderes legislativos bipartidistas. El presidente luego fue al hotel Stafford donde habló con el Consejo Nacional de Ciudadanos Mayores. Después del almuerzo se reunió con un grupo de líderes sindicales. El presidente Truman se unió a ellos. El presidente se reunió con el presidente Truman y el ex presidente se unió a él en una reunión con el congresista.14El presidente comenzó su día con una reunión con Glenn Seaborg. A continuación, el presidente se reunió con el primer ministro de Jamaica, Sir Alexander Bustamante. A continuación, el presidente se reunió con George Brown, líder adjunto del Partido Laborista. El presidente se reunió con Chung Yul Kim, el nuevo embajador de Corea. A continuación, el Presidente se reunió con la Sra. López Mateos. Luego del almuerzo el Presidente se reunió con el Embajador de Chile. A continuación, el presidente se reunió con Franklin D. Roosevelt Jr y el congresista Carl Perkins. A continuación, el presidente se reunió con Chester Bowles y Phillips Talbot. A continuación, el presidente se reunió con Sorensen. El presidente se reunió con los editores corporativos de la corporación McCall. El presidente tuvo una reunión tardía sobre derechos civiles.15El presidente comenzó su día con una reunión con Dean Rusk, John McCloy, Philllips Talbotts, Herman Eits, John McCone, William Foster, Paul Nitze y James Grant. A continuación, el presidente se reunió con Willard Wirtz, E Hallman, Levertt Edwards, C MCgree, HE Gilbert Louis Wagner, Neil Speirs, Roy Davidson, Ray McDonald, Ray McDonald, Samuel Phillips, CE Wolfe, John Gaherin y Harold Neitert. A continuación, el presidente tuvo una reunión con el representante Wilbur Mills de Arkansas, presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara. El presidente luego se dirigió a Camp David.16El presidente Kennedy asiste a los servicios religiosos y se relaja en Camp David, Maryland.17El presidente regresó de Camp David. El presidente se reunió con Thomas Kienan, el embajador de Irlanda. A continuación, el presidente se reunió con un grupo bipartidista de la Dirección del Congreso. El presidente estaba a mi lado con el embajador de Afganistán, Mohammed Hashim Maiwandwal. A continuación, el presidente organizó un almuerzo para el Grupo de Publicaciones Históricas Nacionales. El presidente saludó a un nutrido grupo de líderes religiosos. La última reunión del presidente fue con Robert Kennedy, Kenneth O'Donnel, Burke Marshall, Theodore Sorensen y Norbert Schlei, la reunión terminó a las 7:30 y el presidente se dirigió a la piscina.18El Presidente comenzó su día con un Desayuno de Líderes Legislativos. Próxima reunión del presidente con Raymond Thurston, el embajador de Estados Unidos en Haití. A continuación, el presidente se reunió con el Sr. True Davis y los senadores Stuart Symington y el senador Long. A continuación, el presidente se reunió con Appiah Danquah de Ghana. El presidente organizó un almuerzo para gobernadores. Después del almuerzo, el presidente se reunió con el Sr. Agust Hecksher, luego la Sra. Margaret Plischke (Departamento de Estado de Intérpretes). La última reunión del presidente fue con Robert Kennedy.19El presidente y Adlai Stevenson dieron la bienvenida al Segundo Congreso Internacional de Bibliotecología Médica. A continuación, el presidente se reunió con el gabinete. El presidente tuvo una reunión sobre los asistentes a Laos Rusk, McNamara, Harriman, McCone, McKee, Hilsman, Forrestal y Bundy. Después del almuerzo, el presidente tuvo una reunión sobre asuntos de derechos civiles con un grupo de educadores. El presidente se reunió con la Sra. Margaret Plischke.20El presidente se reunió con representantes de la Asociación Estadounidense de Distrofia Muscular. El presidente voló a Charleston West Virginia. El presidente Kennedy se dirige a la celebración del centenario de la admisión a la Unión en el estado. El presidente regresó a Washington.21El presidente Kennedy comenzó su día con una reunión sobre British Buinea. Luego, el presidente se reunió con el Sr. y la Sra. Edward Breathitt. Después del almuerzo, el presidente se reunió con el gobernador Farris Bryant de Florida. El presidente Kennedy se reunió con 244 abogados destacados para discutir el programa de derechos civiles. El presidente tuvo una reunión al final de la tarde con el senador Monroney, el senador Edmonsdson y el congresista Carl Albert.22El presidente se reunió con Roy Wilkins, Robert Kennedy, Bourke Marshall y Louis Martin. Luego, el presidente se reunió con el senador Fulbright. A continuación, el presidente se reunió con el Dr. Martin Luther King Jr, Robert Kennedy y Bourke Marshall. A continuación, el presidente tuvo una reunión con Robert Kennedy, el vicepresidente Johnson y 30 líderes de derechos civiles, incluido el Dr. Martin Luther King, Jr. El presidente pasó la tarde en Camp David en la noche en que voló a Bonn, Alemania.23El presidente Kennedy llega a Bonn y comienza su visita a Alemania Occidental. El presidente habló ante una multitud en Colonia. Luego fue a Bonn donde se dirigió a otra multitud. Luego, el presidente se dirigió a los estadounidenses que trabajan en la embajada. Por la noche, el presidente asistió a una cena en su nombre en el Palais Schamburg.24El presidente Kennedy comenzó el día reuniéndose con el canciller Konrad Adenauer en el Palais Schaumberg, Bonn, Alemania Occidental. Luego participó en una ceremonia del Cuerpo de Paz en Villa Hammerschmidt. El presidente tuvo otra serie de reuniones con funcionarios alemanes. Luego, el presidente organizó una conferencia de prensa. Por la noche, el presidente ofreció una cena en honor del canciller Adenauer. en el Embassy Club.25El presidente voló a Hanau Alemania y se dirigió a los oficiales y hombres de la 3ª División Acorazada V Cuerpo. Luego, el presidente viajó a Frankfurt. El presidente Kennedy se dirigió a una multitud en la plaza Roemerberg. A continuación, el presidente se dirigió a una multitud reunida en Paulskirche. El presidente se reúne con el vicecanciller Erhard. Por la noche asistió a una recepción en el Kurhaus.26El presidente Kennedy viajó a Berlín Occidental. El presidente se reunió con líderes sindicales y visitó Check Point Charlie. Se dirige a unas 150.000 personas en el Schoneberger Rathaus, Rudolph Wilde Platz, Berlín Occidental, fue aquí donde pronunció la famosa palabra “Ich bin ein Berliner”. Se celebró un almuerzo en honor del presidente. El presidente se dirigió a los estudiantes de la Universidad Libre y se reunió con las tropas estadounidenses. El presidente viajó a Dublín Irlanda.27El presidente Kennedy voló a New Ross Irlanda. Allí dio una dirección. Continuó a Dunganstown Irlanda, su hogar ancestral. Fue a la casa de la Sra. Mary Ryan, la prima segunda del presidente. El presidente viajó a Wexford, Irlanda. El presidente participó en una ceremonia de colocación de ofrenda floral y pronunció un discurso. El presidente luego viajó a Dublín. El presidente Kennedy participó en una fiesta en el jardín ofrecida por el presidente de Irlanda. Luego, el presidente pasó a una cena y recepción ofrecida por el primer ministro y la señora Lemas para el presidente Kennedy.28 El presidente Kennedy fue a Cork, Irlanda, donde habló. El presidente regresó a Dublín, allí fue a almorzar en la Embajada de Estados Unidos. Luego, el presidente colocó una ofrenda floral en la tumba de los héroes irlandeses del Levantamiento de 1916. A continuación, el presidente se dirigió al Parlamento irlandés. El presidente tuvo una cena privada con el presidente de Irlanda.29 El presidente viajó a Galway, Irlanda, donde el presidente pronunció un discurso. A continuación, el presidente viajó a Limerick Irlanda donde pronunció un discurso. Luego, el presidente voló a Inglaterra. El presidente Kennedy llega al aeropuerto de Gatwick en Londres para una visita semiprivada de 24 horas a la casa de campo del primer ministro Harold Macmillan. Birch Grove, Sussex, Inglaterra.
30 El presidente asistió a misa en la iglesia Our Lady of the Forest. El primer ministro británico ofreció un pequeño almuerzo en honor al presidente Kennedy ofrecido por el primer ministro Harold Macmillan. Birch Grove House, Sussex, Inglaterra. El presidente viajó a Italia y pasó la noche en Milán.

Junio ​​de 1963 - Horario del presidente Kennedy - Historia

En junio de 1963, el presidente John F. Kennedy se embarcó en una visita a cinco naciones de Europa occidental con el propósito de difundir la buena voluntad y construir la unidad entre los aliados de Estados Unidos.

Su primera parada fue Alemania, una nación que unos 20 años antes había estado comprometida en la búsqueda de la conquista del mundo bajo la dictadura de Adolf Hitler. Tras la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, el país se había dividido por la mitad, con Alemania Oriental bajo el control de la Rusia soviética y Alemania Occidental convirtiéndose en una nación democrática aliada de los EE. UU.

Alemania Oriental-Occidental se convirtió en el foco de crecientes tensiones políticas entre las dos superpotencias de la posguerra, Estados Unidos y la Rusia soviética. Berlín, antigua capital del Reich de Hitler, se convirtió en el foco político de esta nueva "Guerra Fría". Aunque Berlín estaba ubicada en Alemania Oriental, la ciudad se había dividido en cuatro zonas de ocupación cuando terminó la Segunda Guerra Mundial. Como resultado, Berlín Oriental estaba ahora bajo control ruso, mientras que Berlín Occidental estaba bajo jurisdicción estadounidense, británica y francesa.

En 1948, los rusos habían llevado a cabo un bloqueo de los ferrocarriles, carreteras y vías fluviales de Berlín Occidental. Durante los siguientes once meses, Estados Unidos y Gran Bretaña llevaron a cabo un puente aéreo masivo, suministrando casi dos millones de toneladas de alimentos, carbón y suministros industriales a los alemanes aislados.

En 1961, las autoridades de Alemania Oriental comenzaron la construcción de un muro de 12 pies de alto que finalmente se extendió por 100 millas, impidiendo que cualquiera cruzara a Berlín Occidental y, por lo tanto, a la libertad. Casi 200 personas morirían tratando de pasar o cavar debajo del Muro de Berlín.

El presidente Kennedy llegó a Berlín Occidental el 26 de junio de 1963, luego de sus apariciones en Bonn, Colonia y Frankfurt, donde había dado discursos ante grandes multitudes que lo vitoreaban salvajemente. En Berlín, una inmensa multitud se reunió en la Rudolph Wilde Platz cerca del Muro de Berlín para escuchar al Presidente que pronunció este memorable discurso por encima de todo el ruido, concluyendo con el ya famoso final.

Fotos: Izquierda - En el Muro de Berlín, el presidente Kennedy mira a un guardia de Alemania Oriental. Derecha: en Berlín, el presidente se dirige a la enorme multitud de alemanes.

Me enorgullece venir a esta ciudad como invitado de su distinguido alcalde, que ha simbolizado en todo el mundo el espíritu de lucha de Berlín Occidental. Y me enorgullece visitar la República Federal con su distinguido Canciller, que durante tantos años ha comprometido a Alemania con la democracia, la libertad y el progreso, y venir aquí en compañía de mi compatriota estadounidense, el general Clay, que ha estado en esta ciudad durante sus grandes momentos de crisis y vendrá de nuevo si alguna vez es necesario.

Hace dos mil años, el mayor orgullo era & quotcivis Romanus sum & quot. Hoy, en el mundo de la libertad, el mayor orgullo es & quotIch bin ein Berliner & quot.

¡Aprecio que mi intérprete traduzca mi alemán!

Hay muchas personas en el mundo que realmente no comprenden, o dicen que no, cuál es el gran problema entre el mundo libre y el mundo comunista. Que vengan a Berlín. Hay quienes dicen que el comunismo es la ola del futuro. Que vengan a Berlín. Y hay quienes dicen que en Europa y en otros lugares podemos trabajar con los comunistas. Que vengan a Berlín. E incluso hay algunos que dicen que es cierto que el comunismo es un sistema maligno, pero que nos permite hacer progresos económicos. Lass 'sie nach Berlin kommen. Que vengan a Berlín.

La libertad tiene muchas dificultades y la democracia no es perfecta, pero nunca hemos tenido que levantar un muro para mantener a nuestra gente dentro, para evitar que nos dejen. Quiero decir, en nombre de mis compatriotas, que viven a muchas millas al otro lado del Atlántico, que están muy lejos de ustedes, que se sienten muy orgullosos de haber podido compartir con ustedes, incluso desde un distancia, la historia de los últimos 18 años. No conozco ningún pueblo, ninguna ciudad, que haya sido sitiada durante 18 años que aún viva con la vitalidad y la fuerza, la esperanza y la determinación de la ciudad de Berlín Occidental. Si bien el muro es la demostración más obvia y vívida de los fracasos del sistema comunista, para que todo el mundo lo vea, no nos satisface, ya que, como ha dicho su alcalde, es una ofensa no solo contra la historia, sino también contra la historia. ofensa contra la humanidad, separando familias, dividiendo maridos y esposas y hermanos y hermanas, y dividiendo a un pueblo que desea unirse.

Lo que es cierto para esta ciudad es cierto para Alemania: la paz real y duradera en Europa nunca puede garantizarse mientras a uno de cada cuatro alemanes se le niegue el derecho elemental de los hombres libres, y eso es hacer una elección libre. En 18 años de paz y buena fe, esta generación de alemanes se ha ganado el derecho a ser libres, incluido el derecho a unir a sus familias y a su nación en una paz duradera, con buena voluntad para todas las personas. Vives en una isla de libertad defendida, pero tu vida es parte de la principal. Así que permítanme pedirles al cerrar, que levanten sus ojos más allá de los peligros de hoy, a las esperanzas del mañana, más allá de la libertad meramente de esta ciudad de Berlín, o de su país de Alemania, hacia el avance de la libertad en todas partes, más allá del muro al día de la paz con justicia, más allá de ustedes mismos y de nosotros mismos para toda la humanidad.

La libertad es indivisible, y cuando un hombre está esclavizado, no todos son libres. Cuando todos sean libres, podremos esperar el día en que esta ciudad se unirá como una sola y este país y este gran continente de Europa en un mundo pacífico y esperanzador. Cuando finalmente llegue ese día, como ocurrirá, la gente de Berlín Occidental podrá sentirse sobriamente satisfecha por el hecho de haber estado en primera línea durante casi dos décadas.

Todos los hombres libres, dondequiera que vivan, son ciudadanos de Berlín y, por lo tanto, como hombre libre, me enorgullezco de las palabras & quotIch bin ein Berliner & quot.

Presidente John F. Kennedy - 26 de junio de 1963

Condiciones de uso: Solo se permite la reutilización de texto, gráficos, fotos, clips de audio, otros archivos electrónicos o materiales de The History Place, en el hogar / escuela privada, no comercial, sin uso de Internet.


Lo que significó la histórica visita de JFK a Irlanda en 1963

En junio de 1963, apenas cinco meses antes de su asesinato en Dallas, el presidente John F. Kennedy realizó su histórico viaje a Irlanda. En su última noche en Irlanda, Kennedy fue invitado por el presidente de Valera y su esposa Sinéad. Sinéad de Valera fue un consumado escritor, folclorista y poeta irlandés.

Durante la velada recitó un poema de exilio para el joven presidente, que quedó tan impresionado que lo anotó en la tarjeta de su lugar.

Durante el desayuno del día siguiente, JFK memorizó el poema y lo recitó en su último discurso en Shannon al partir.

"Es la corriente brillante de Shannon,
brillantemente reluciente, silencioso en el rayo de la mañana.
¡Oh! la vista fascinante.
Así regresa de viajes largos,
años de exilio, años de dolor
para volver a ver el rostro de Old Shannon,
Sobre las aguas mirando ".

Luego dijo: "Bueno, volveré y volveré a ver el rostro de Old Shannon, y me llevaré, al regresar a Estados Unidos, a todos ustedes conmigo".

Jackie Kennedy no pudo acompañar a su esposo debido a un difícil embarazo con Patrick, su hijo que murió poco después del nacimiento. El propio Kennedy sufría de estrés físico y enfermedad, una afección de la espalda y la enfermedad de Addison, por nombrar dos, pero el rostro vibrante que mostraba al mundo en Irlanda siempre sería la impresión duradera.

El presidente John F. Kennedy se dirige a una multitud en Redmond Place en Co. Wexford.

Por supuesto, nunca volvería a Irlanda, abatido por la bala de un asesino hace 53 años. Sin embargo, con cada presidente que pasa, la leyenda de JFK parece crecer.

Su popularidad en Estados Unidos en el verano de 1963, apenas dos años y medio después de su presidencia, parecía darle certeza para la reelección. Cuando hizo su viaje a Irlanda, su índice de aprobación estaba en un increíble 82 por ciento (Donald Trump es del 45 por ciento en este momento, el presidente Obama es del 63 por ciento) superando a cualquier presidente en la historia en una situación sin guerra.

Kennedy estaba creciendo en estatura, habiendo enfrentado a los rusos por Cuba, prometiendo un hombre en la luna en 1970 y completando un viaje increíble a Berlín, donde su discurso "Ich Bin Ein Berliner" inspiró a una generación de alemanes separados a reunirse de nuevo. 25 años después.

Sin embargo, nunca conoceremos la medida completa del hombre. Dos de sus asociados más cercanos, Dave Powers y Kenneth O'Donnell, escribieron una biografía de Kennedy y se tituló "Johnny, apenas te conocíamos"."

El título fue tomado de un letrero que alguien sostuvo cuando Kennedy conducía hacia Co. Wexford durante su visita a su granja.

En 2013, el museo New Ross dedicado a Kennedy descubrió la identidad del hombre que sostenía el letrero y recuperó el letrero para el museo.

Cantada por los hermanos Clancy y Tommy Makem, "Johnny We Hardly Knew You" es una feroz canción antibélica que retrata a un viejo amante que conoce a su antiguo amante después de que él peleó en la Gran Guerra y resultó gravemente herido. Ahora es un lisiado que pide limosna en la calle. Estas son algunas de las letras:

“Con tus tambores y pistolas y tambores y pistolas, el enemigo casi te mata, oh mi querida querida, te ves tan raro (extraño). Johnny, apenas te conocía.

Irónicamente, por supuesto, John F. Kennedy tendría su propia vida truncada, sufriendo horribles heridas por las balas de un asesino solo cinco meses después del glorioso viaje a Irlanda.

JFK y Jackie conduciendo en la caravana en Dallas el 22 de noviembre de 1963.

Nunca volvería a ver la cara de 'Old Shannon', pero tampoco sería olvidado por quienes presenciaron su visita.

El emigrante y exiliado había regresado a su hogar en un pequeño país que lo veneraba y amaba. Él fue su trampolín hacia el siglo XXI, pero sus propios sueños murieron pocos meses después. Puede él descansar en paz.


OTD in History ... 11 de junio de 1963, el presidente Kennedy ordena a la Guardia Nacional que elimine la segregación de la Universidad de Alabama

En este día histórico, el 11 de junio de 1963, el presidente John F. Kennedy ordena a la Guardia Nacional que obligue al gobernador de Alabama, George Wallace, a poner fin a su bloqueo y eliminar la segregación de la Universidad de Alabama. El 11 de junio de 1963 fue un día ajetreado para el movimiento de derechos civiles. Temprano en el día, el gobernador de Alabama y un fuerte segregacionista George Wallace pronunció su "Stand in the Schoolhouse Door Speech". Alabama fue el único estado que aún no eliminó la segregación de sus escuelas, el demócrata Wallace asumió el cargo a principios de año prometiendo “¡Segregación ahora! ¡Segregación mañana! ¡Segregación para siempre! " Wallace se negó inflexiblemente a negociar y comprometerse con la Administración Kennedy, esperando en cambio una confrontación que elevaría su estatus, mientras que disminuía a Kennedy en el Sur Profundo.

Wallace impidió físicamente que dos estudiantes afroamericanos, Vivian Malone y James Hood, completaran su registro en la Universidad de Alabama en Tuscaloosa, Alabama. Wallace literalmente se paró frente a la puerta del Foster Auditorium de la escuela bloqueando la entrada de Malone y Hood. Wallace intentó impedir la integración de la universidad a pesar de una orden judicial del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de Alabama.

Cuando el fiscal general adjunto Nicholas Katzenbach le pidió a Wallace que se hiciera a un lado, él se negó. En cambio, Wallace pronunció su infame discurso sobre los derechos de los estados. Wallace calificó la eliminación de la segregación como una "intrusión no deseada, injustificada e inducida por la fuerza en el campus" y "un ejemplo espantoso de la expresión de los derechos, privilegios y soberanía de este estado". (Brinkley, 109) Katzenbach luego se puso en contacto con el presidente Kennedy.

El presidente Kennedy nuevamente se vio obligado a federalizar la Orden Ejecutiva 11111 de la Guardia Nacional de Alabama para poner fin al conflicto. Kennedy emitió la Proclamación Presidencial 3542 para obligar a Wallace a cumplir y permitir que los estudiantes ingresen al edificio de la universidad y completen su registro. Cuatro horas más tarde, Wallace finalmente se hizo a un lado después de estar al lado del General de la Guardia Henry Graham, lo que permitió la integración de la Universidad. Wallace llegó a los titulares nacionales subiendo su perfil, pero también obligando a Kennedy a que no le quedara más remedio que anunciar sus intenciones de presentar un proyecto de ley de derechos civiles al Congreso.

Dallek, Robert. Una vida inconclusa: John F. Kennedy, 1917–1963. Boston, MA: Little, Brown and Co, 2003.

Dallek, Robert. John F. Kennedy. Nueva York: Oxford University Press, 2011.


Viaje del presidente John F. Kennedy a Europa del 23 de junio al 2 de julio de 1963

Sugerencia de descarga: Si al hacer clic en este botón se abre una nueva ventana del navegador, es posible que deba mantener presionada la tecla "Opción" al hacer clic, o hacer clic con el botón derecho y seleccionar "Guardar enlace como" para descargar este archivo.

Acerca de la imagen en movimiento

Los documentos de esta colección que fueron preparados por funcionarios de los Estados Unidos como parte de sus deberes oficiales son de dominio público.
Algunos de los materiales de archivo de esta colección pueden estar sujetos a derechos de autor u otras restricciones de propiedad intelectual. Se aconseja a los usuarios de estos materiales que determinen el estado de los derechos de autor de cualquier documento que deseen publicar.

La ley de derechos de autor de los Estados Unidos (Título 17, Código de los Estados Unidos) rige la realización de fotocopias u otras reproducciones de material protegido por derechos de autor. Bajo ciertas condiciones especificadas en la ley, las bibliotecas y archivos están autorizados a proporcionar una fotocopia u otra reproducción.
Una de estas condiciones especificadas es que la fotocopia o reproducción no debe ser "utilizada para ningún propósito que no sea el estudio privado, becas o investigación". Si un usuario solicita, o utiliza posteriormente, una fotocopia o reproducción con fines excesivos. de & quot; uso legítimo & quot ;, ese usuario puede ser responsable de la infracción de derechos de autor. Esta institución se reserva el derecho de negarse a aceptar una orden de copia si, a su juicio, el cumplimiento de la orden implicaría una violación de la ley de derechos de autor. La ley de derechos de autor extiende su protección a las obras inéditas desde el momento de su creación en forma tangible.


Junio ​​de 1963 - Horario del presidente Kennedy - Historia

El Museo Nacional de Derechos Civiles es miembro de

Acreditado por la Alianza Americana de Museos

Designado un sitio del monumento de la llama de la paz mundial

Miembro de la red mundial de más de 300 sitios históricos

Museo Nacional de Derechos Civiles y Bull 450 Mulberry St. y Bull Memphis, TN 38103 y Bull (901) 521-9699


Extracto, discurso de graduación en la American University, 10 de junio de 1963

Sugerencia de descarga: Si al hacer clic en este botón se abre una nueva ventana del navegador, es posible que deba mantener presionada la tecla "Opción" al hacer clic, o hacer clic con el botón derecho y seleccionar "Guardar enlace como" para descargar este archivo.

Acerca de la imagen en movimiento

Los documentos de esta colección que fueron preparados por funcionarios de los Estados Unidos como parte de sus deberes oficiales son de dominio público.
Algunos de los materiales de archivo de esta colección pueden estar sujetos a derechos de autor u otras restricciones de propiedad intelectual. Se aconseja a los usuarios de estos materiales que determinen el estado de los derechos de autor de cualquier documento que deseen publicar.

La ley de derechos de autor de los Estados Unidos (Título 17, Código de los Estados Unidos) rige la realización de fotocopias u otras reproducciones de material protegido por derechos de autor. Bajo ciertas condiciones especificadas en la ley, las bibliotecas y archivos están autorizados a proporcionar una fotocopia u otra reproducción.
Una de estas condiciones especificadas es que la fotocopia o reproducción no debe ser "utilizada para ningún propósito que no sea el estudio privado, becas o investigación". Si un usuario solicita, o utiliza posteriormente, una fotocopia o reproducción con fines excesivos. de & quot; uso legítimo & quot ;, ese usuario puede ser responsable de la infracción de derechos de autor. Esta institución se reserva el derecho de negarse a aceptar una orden de copia si, a su juicio, el cumplimiento de la orden implicaría una violación de la ley de derechos de autor. La ley de derechos de autor extiende su protección a las obras inéditas desde el momento de su creación en forma tangible.


Discurso televisado a la nación sobre derechos civiles

Descripción: Extracto de la película de CBS (Columbia Broadcasting System) del informe completo de radio y televisión del presidente John F. Kennedy al pueblo estadounidense sobre los derechos civiles. Véase "Documentos públicos de los presidentes de los Estados Unidos: John F. Kennedy, 1963: artículo 237". En su discurso, el presidente responde a las amenazas de violencia y obstrucción en el campus de la Universidad de Alabama luego de los intentos de desegregación, explicando que Estados Unidos se fundó sobre el principio de que todos los hombres son creados iguales y, por lo tanto, todos los estudiantes estadounidenses tienen derecho a asistir al público. instituciones educativas, independientemente de la raza. También analiza cómo la discriminación afecta la educación, la seguridad pública y las relaciones internacionales, y señala que el país no puede predicar la libertad a nivel internacional mientras la ignora a nivel nacional. El presidente le pide al Congreso que promulgue una legislación que proteja los derechos de voto, la situación legal, las oportunidades educativas y el acceso a las instalaciones públicas de todos los estadounidenses, pero reconoce que la legislación por sí sola no puede resolver los problemas del país relacionados con las relaciones raciales. Se aplican restricciones de derechos de autor.

Estado de copyright: © Columbia Broadcasting System. Derechos de licencia no exclusivos de la JFK Library Foundation.

Descripción física: 1 rollo de película (sonido en blanco y negro 16 mm 1081 pies 14 minutos)


Discurso ante el Parlamento irlandés

Descripción: Grabación de audio del discurso del presidente John F. Kennedy ante el Oireachtas Éireann, el parlamento nacional de Irlanda, en Leinster House en Dublín, Irlanda. En su discurso, el presidente analiza la relación histórica entre Irlanda y los Estados Unidos, las numerosas contribuciones a la sociedad realizadas por los estadounidenses de ascendencia irlandesa y elogia a los representantes por los avances sociales, políticos y económicos de Irlanda después de la hambruna. El presidente Kennedy también explica la necesidad de relaciones internacionales cooperativas en una sociedad cada vez más global, señalando que "la realidad suprema de nuestro tiempo es nuestra indivisibilidad como hijos de Dios y la vulnerabilidad común de este planeta".

Estado de copyright: Dominio publico

Descripción física: 1 cinta de audio / carrete (25 minutos)

Creador de archivos: Departamento de Defensa. Agencia de Comunicaciones de Defensa. Agencia de Comunicaciones de la Casa Blanca. (1962 - 25/06/1991)


Un momento trascendental para los derechos civiles en un solo día: 11 de junio de 1963

En la madrugada del 11 de junio de 1963, el fiscal general Robert Kennedy examinó mapas del campus de Tuscaloosa de la Universidad de Alabama mientras sus tres hijos pequeños jugaban con sus pies. En 18 horas, su hermano, el presidente, pronunció un discurso nacional improvisado sobre los derechos civiles, el gobernador de Alabama se enfrentó a las autoridades federales en la televisión nacional y parpadeó, y uno de los líderes más destacados del movimiento había sido asesinado a tiros frente a su casa.

En retrospectiva, los eventos de ese martes de verano, algunos planeados, más espontáneos y todos más rehenes de eventualidades que de planificación, se convertirían en emblemáticos de la trayectoria de la dinámica racial y política de la nación durante los próximos 50 años.

Vivian Malone Jones y James Hood después de inscribirse con éxito en la Universidad de Alabama. Fotografía: Bettmann / Corbis

Bobby Kennedy estaba tratando de resolver las opciones del gobierno federal para que dos estudiantes negros, Vivian Malone y James Hood, se inscribieran en clases en el campus de la universidad. Unas horas más tarde, en una pieza coreografiada de política arriesgada, el gobernador segregacionista de Alabama, George Wallace, se paró en la entrada del auditorio de Foster, flanqueado por policías estatales, para negarles la entrada. Los estudiantes fueron a sus dormitorios mientras el fiscal general adjunto Nicholas Katzenbach ordenó a Wallace que los dejara entrar. Wallace se negó y pronunció un discurso sobre los derechos de los estados.

El presidente Kennedy luego federalizó a la guardia nacional de Alabama y ordenó la destitución de Wallace. "Señor, es mi triste deber pedirle que se haga a un lado bajo las órdenes del presidente de los Estados Unidos", dijo el general Henry Graham. Wallace hizo otro anuncio rápido, se hizo a un lado y Malone y Hood se registraron.

"Sabían que se haría a un lado", dijo a NPR Cully Clark, autor de The Schoolhouse Door: Segregation's Last Stand en la Universidad de Alabama. "Creo que la pregunta fundamental era cómo".

"Había sido poco más que una ceremonia inútil", escribió el periodista y biógrafo de Wallace Marshall Frady:

"Y, como momento histórico, una producción más bien pedestre. Pero ningún otro gobernador del sur había logrado adoptar una pose tan dramática de desafío y nunca se les había exigido a los héroes populares del sur que tuvieran éxito. De hecho, los sureños tienden a amar sus héroes más por sus pérdidas ".

El día anterior, el círculo íntimo del presidente estaba dividido sobre si debía pronunciar un discurso nacional televisado sobre los derechos civiles. Decidieron esperar y ver cómo iban las cosas en Alabama. Después de que el incidente pasó con más teatro que caos, advirtieron unánimemente que el discurso ahora era innecesario.

President John F Kennedy addresses the nation on 11 June 1963: every American should 'examine his conscience' on civil rights, he said. Photograph: Bettmann/Corbis

Kennedy decided to ignore them, calling executives at the three television networks himself to request airtime. In The Bystander, Nick Bryant describes how, with only six hours to write the speech, Kennedy's team struggled to pull anything coherent together. Minutes before the cameras rolled, all they had was a bundle of typed pages interspersed with illegible scribbles. His secretary had no time to type up a final version and his speechwriters had not come up with a conclusion. With the cameras on, Kennedy started reading from the text and, for the last four minutes, improvised with lines he'd used before from the campaign trail and elsewhere.

"If an American, because his skin is dark, cannot eat lunch in a restaurant open to the public, if he cannot send his children to the best public school available, if he cannot vote for the public officials who will represent him, if, in short, he cannot enjoy the full and free life which all of us want, then who among us would be content to have the color of his skin changed and stand in his place? Who among us would then be content with the counsels of patience and delay?"

Kennedy went on to reflect on the issues of black unemployment and the slow pace of integration, described how the south was embarrassing the nation in front of its cold war adversaries and announced plans to introduce civil rights legislation. In Bryant's assessment:

"The speech was the most courageous of Kennedy's presidency. After two years of equivocation on the subject of civil rights, Kennedy had finally sought to mobilize that vast body of Americans who had long considered segregation immoral, and who were certainly unprepared to countenance the most extreme forms of discrimination."

A thousand miles away, in Jackson, Mississippi, Myrlie Evers – who, in 2013, would deliver the invocation at President Barack Obama's second inauguration – had watched the presidential address in bed with her three children. Her husband, Medgar, the field secretary of the state's National Association for the Advancement of Colored People (the NAACP, the oldest civil rights organisation in the country), arrived home just after midnight from a meeting with activists in a local church, carrying white T-shirts announcing "Jim Crow Must Go".

White supremacist Byron dela Beckwith, after his first trial civil rights leader Medgar Evers, whom Beckwith was later convicted of killing (both 1963). Photograph: Reuters

Lurking in the honeysuckle bushes across the road with a 30.06 bolt-action Winchester hunting rifle was Byron DeLa Beckwith, a fertilizer salesman and Klan member from nearby Greenwood. The sound of Evers slamming the car door was followed rapidly by a burst of gunfire. Myrlie ran downstairs while the children assumed the position they had learned to adopt if their house ever came under attack. By the time she reached the front door, Medgar's body was slumped in front of her. A bullet had gone through his back and exited through his chest. A few hours later, he was pronounced dead.

On the day of Medgar Evers' funeral, around 1,000 black youths marched through town, joined later by their elders. When police ordered them to disperse, scuffles broke out. The crowd chanted:

Meeting their demand should not have been difficult. The rifle that was fired was traced to Beckwith, whose fingerprints were on its telescopic sight. Some witnesses reported seeing a man who fit his description in the area that night, as well as a car that looked like his white Plymouth Valiant. If that wasn't enough, he'd openly bragged to fellow Klansmen about carrying out the shooting. Though it took several weeks, he was eventually arrested on the strength of this overwhelming evidence, and charged with the murder.

It was then that matters took an all-too predictable turn. Not once, but twice, in the course of 1964, all-white juries twice failed to reach a verdict. Beckwith was arrested again in 1990, and finally found guilty in 1994. He wore a confederate flag pin throughout the hearings. He died in prison in 2001.

Between them, these three events, which all took place within a day, would signal the end of a period of gruesome certainty in America's racial politics – and the beginning of an era of greater complexity. What soon became evident was threefold: the economic stratification within black America, the political realignment of southern politics and the evolution of the struggle of equality from the streets to the legislature.

Wallace's otiose performance and Beckwith's murderous assault typified the segregationists' endgame: a series of dramatic, often violent, acts perpetrated by the local state or its ideological surrogates, with no strategic value beyond symbolizing resistance and inciting a response. They were not intended to stop integration, but to protest its inevitability. And while those protests were futile, they nonetheless retained the ability to provoke, as the disturbances following Evers' funeral testified.

The years to come were sufficiently volatile that even ostensibly minor events, such as a traffic stop in Watts, Los Angeles, or the raid of a late-night drinking den in Detroit, could spark major unrest. The violence and chaos that ensued polarised communities – not on issues of ideology or strategy, but on the basis of race, in a manner that weakened the already dim prospects for solidarity across the colour line.

Myrlie Evers-Williams, wife of murdered civil rights leader Medgar Evers. Photograph: Rogelio V Solis/AP

As Myrlie Evers, who went on to dedicate her life to nonviolent interracial activism, recalled:

"When Medgar was felled by that shot, and I rushed out and saw him lying there and people from the neighbourhood began to gather, there were also some whose colour happened to be white. I don't think I have ever hated as much in my life as I did at that particular moment anyone who had white skin."

In Malone and Hood's registration at the University of Alabama that day, we saw the doors to higher education and, through them, career advancement, reluctantly being opened for the small section of black America that was in a position, at that time, to reap the fruits of integration. There had been a middle class in black America for a long time, but as long as segregation existed, the material benefits deriving from that status were significantly circumscribed, particularly in the south.

Race dominated almost everything. A black doctor or dentist could not live outside particular neighbourhoods, nor eat in certain establishments, nor be served in certain stores. Whatever class differences existed dentro de the black community, and there were many, they were inevitably subsumed under the broader struggle for equality.

With integration, however, came the fracturing of black communities, as those equipped to take advantage of the new opportunities forged ahead, leaving the rest to struggle with the legacy of the past 300 years. Wealthier people could move to the suburbs, their kids could integrate in white schools, and from there go on to top universities.

But this success brought its own challenges. The doors of opportunity were only opened to a few – but enough for some to ask, in the absence of legal barriers, that if some could make it, then why not others. Black Americans no longer fell foul of the law of the land, yet still remained on the wrong side of the law of probabilities: more likely to be arrested, convicted and imprisoned less likely to be employed, promoted and educated.

A national guardsman amid the rubble following the Watts riots, Los Angeles, California, August 1965. Photograph: Hulton Archive/Getty Images

For most black Americans, the end of segregation did not feel like the liberation that had been promised. After the Watts riots, Martin Luther King told Bayard Rustin, who organised the March on Washington:

"You know Bayard, I worked to get these people the right to eat hamburgers, and now I've got to do something … to help them get the money to buy them."

With Kennedy's appeal for legislation, we saw the shift in focus moving from the streets of Birmingham to Washington's corridors of power. This was progress. Changing the law had been the point of the protests. Within a year, Lyndon B Johnson, who that November assumed the presidency in the wake of Kennedy's assassination, signed the Civil Rights Act within two years, he'd signed the Voting Rights Act.

But the shift from protesters' demands to congressional bills limited possibilities for radical transformation. Clear moral demands were replaced by horsetrading. Marchers cannot be stopped by a filibuster legislation can. Rustin's argument ran as follows:

"We were moving from a period of protest to one of political responsibility. That is, instead of marching on the courthouse, or the restaurant or the theatre, we now had to march the ballot box. In protest, there must never be any compromise. In politics, there is always compromise."

The trouble was the nature of the deal-making was itself in flux. By aligning himself with civil rights, Kennedy would end the Democratic party's dominance of the south. The next day, southern Democrats would respond by defeating a routine funding bill. "[Civil rights] is overwhelming the whole, the whole program," House majority leader Carl Albert told him. "I couldn't do a damn thing with them."

President Lyndon Johnson with Martin Luther King at the signing of the voting rights act, 1965. Photograph: Hulton Archive

Veteran journalist Bill Moyers wrote that when Johnson passed the Civil Rights Act a year later, "he was euphoric'":

"But late that very night, I found him in a melancholy mood as he lay in bed reading the bulldog edition of the Washington Post with headlines celebrating the day. I asked him what was troubling him. 'I think we just delivered the south to the Republican party for a long time to come,' he said."

Johnson's fears were well-founded. The Republicans, sensing an opportunity, decided to pitch a clear appeal to southern segregationists in particular, and suburban whites in general, on the grounds of race. This would create a thoroughgoing transformation in the nation's politics that is only today, in the 21st century, beginning to unravel.

"We're not generating enough angry white guys to stay in business for the long term," Republican Senator Lindsey Graham said shortly before the last presidential election.

That day, 11 June 1963, epitomised the beginning of the end for business as usual.

Gary Younge's The Speech: the Story Behind Martin Luther King's Dream will be published by Haymarket Books in August. Follow him on Twitter @garyyounge


Ver el vídeo: Tu ascendente según tu hora de nacimiento (Diciembre 2021).