Podcasts de historia

Barrio interior, castillo de Conwy

Barrio interior, castillo de Conwy


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Inner Ward, Conwy Castle - Historia

No completo pero sobrevive mucho

Abierto solo a determinadas horas

Aunque gran parte de las secciones internas del castillo están en ruinas, todas las torres están completas y se pueden explorar.

No completo pero sobrevive mucho

Abierto solo a determinadas horas

Aunque gran parte de las secciones internas del castillo están en ruinas, todas las torres están completas y se pueden explorar.

El castillo onway fue construido por Eduardo I como parte de su misión de someter a los galeses en el norte de Gales. El castillo fue diseñado por el maestro constructor de castillos de Edward, James of St. George y consta de ocho torres de tambor con gruesos muros en el medio y de forma oblonga. El pueblo que se construyó a su lado estaba fortificado por una fuerte muralla con 21 torres y 3 puertas. Los trabajos de construcción comenzaron en 1283 y el castillo se completó en su mayor parte en cinco años. James of St. George construyó castillos concéntricos donde pudo, pero el castillo de Conway está construido sobre un afloramiento de roca que no permitía este tipo de diseño y las paredes siguen sus contornos.

El castillo consta de ocho grandes torres redondas con muros de conexión, un gran salón, un pabellón exterior y otro interior. La entrada al castillo está en el lado occidental, pero no a través de una puerta de entrada, ya que no era necesaria porque la ciudad en sí estaba defendida. La puerta de entrada exterior original ha sido destruida, pero habría tenido un puente levadizo. La sala interior es rectangular y tiene cuatro torres en sus esquinas. Estos habrían sido utilizados por visitantes importantes. Al este del pabellón interior hay una barbacana con una pequeña salida.


Inner Ward, Conwy Castle - Historia

La rebelión galesa contra el rey Eduardo I había fracasado. Llywellyn ap Gruffud había muerto en diciembre de 1282, Edward había ocupado la sede principal de los príncipes de Gwynedd, el castillo de Dolwyddelan, en enero de 1283 y Aberconwy en marzo. El hermano de Llywellyn, Davydd, seguía prófugo en las montañas, pero eso parece haber sido un problema menor para el rey Eduardo, que consideraba conquistado el norte de Gales.

A Edward le gustó el sitio de la abadía de Aberconwy, con vistas al río Conwy y al mar, y también había un bonito promontorio rocoso, el lugar perfecto para un castillo.

Castillo de Conwy visto desde el mar
Había habido un castillo al otro lado del río: Degannwy, fundado por los normandos en el siglo XI y destruido por Llywellyn ap Gruffudd en 1263, después de haber hecho que la guarnición inglesa se rindiera de hambre durante sus guerras con el rey Enrique III. Pero Edward no estaba interesado en reconstruir Degannwy (de la cual casi nada queda hoy).

El rey Eduardo había estado antes en Aberconwy cuando concluyó el tratado con Llywellyn ap Gruffudd después de su primer enfrentamiento en 1277. Ahora trasladó la abadía cisterciense, el lugar de enterramiento de los príncipes de Gwynedd (1), a unas pocas millas del valle, y llamó a su arquitecto jefe, el maestro James de San Jorge, quien echó un vistazo a la meseta rocosa y obtuvo algunas ideas.

Castillo de Conwy visto desde el lado de la ciudad
La excavación de la zanja cortada en la roca alrededor del futuro castillo comenzó unos días después de la decisión de Edward. Trate de conseguir artesanos u obreros tan rápido hoy, jejeje. Y sin rellenar ningún formulario para arrancar.

El castillo de Conwy se planeó en relación con una ciudad igualmente fortificada, y una empalizada que rodea el sitio se menciona ya en mayo de 1283. Partes significativas de las fortificaciones de la ciudad que pronto se construyeron en piedra, permanecen hoy (2).

La barbacana occidental con sus torres flanqueantes
El trabajo al principio se concentró en las defensas exteriores del castillo. La responsabilidad recayó en el Maestro Jorge de Santiago y Sir John de Bonvillars. Otros hombres involucrados en la construcción fueron el maestro carpintero Henry de Oxford y el ingeniero Richard de Chester. Hay los nombres de otros maestros albañiles e ingenieros en las cuentas, algunos de ellos provenientes de Savoy como George. Pero la principal fuerza de trabajo eran trabajadores de Inglaterra y Gales, a menudo reclutados. En el punto álgido de las obras de construcción, unos 1.500 hombres estaban ocupados allí.

En noviembre de 1284 se terminaron las torres y los muros cortina y se colocó una guarnición de 30 hombres en el castillo (probablemente viviendo en tiendas de campaña o chozas). Hasta ahora se habían gastado 5.800 libras esterlinas en la diversión.

Durante los dos años siguientes se construyeron los edificios interiores, incluido el gran salón, las cámaras del rey y la reina y dos capillas. El castillo se completó en 1287. Desafortunadamente, el trabajo de estos años está menos documentado que la fase de 1283-84.

Las murallas de la ciudad también se terminaron en esa época. El costo total de las murallas del castillo y la ciudad ascendió a £ 15,000 (3).

Restos del gran salón en el pabellón exterior
Pero aunque terminó, el castillo de Conwy compartió el destino con Beaumaris y ya mostraba signos de declive en 1321. Los techos tenían goteras y las vigas se habían podrido, sin mencionar que la guarnición estaba mal equipada, carecía de cuerdas de arco y ballestas en funcionamiento, y el grano almacenado estaba podrido. De hecho, en la década de 1330, todos los castillos del norte de Gales del rey estaban en tan mal estado que el rey Eduardo III no podría haberse alojado correctamente si hubiera decidido visitar el país.

La combinación de soportes de madera y techos de plomo resultó ser un gran problema. El chambelán del Príncipe Negro a quien se le había otorgado la posesión real en Gales, Sir John de Weston, agregó ocho arcos de piedra en el gran salón para sostener el techo en 1346. Uno de ellos aún permanece.

Restos de la capilla adyacente al gran salón
Pero el castillo volvió a ser abandonado a finales del siglo XIV. Sin embargo, debe haber habido algunas habitaciones habitables cuando el rey Ricardo II huyó a Conwy en agosto de 1399 y el castillo fue tomado por algunos primos de Owin Glyn Dŵr en 1401, aunque se lo rindieron a los ingleses unos meses después (4).

Al igual que Beaumaris, el castillo de Conwy jugó un pequeño papel en la Guerra Civil. John Williams, nacido en Conwy, arzobispo de York, ocupó el castillo para el rey Carlos. Pagó las reparaciones y el aprovisionamiento de la guarnición. Pero tuvo una pelea con el gobernador Sir John Owen y se acercó a los parlamentarios. Sin embargo, Conwy fue uno de los últimos tres castillos de Inglaterra y Gales en ser tomado por los parlamentarios. Luego fue parcialmente desmantelado, ahora reparado, el daño de la Bakehouse Tower data de la década de 1650. Unos años más tarde, se quitó todo el plomo para reutilizarlo.

Vista desde el pabellón exterior a la barbacana occidental
Podemos agradecer a Arnold J. Taylor, Inspector Jefe de Monumentos Antiguos, por la conservación de lo que queda del Castillo de Conwy y las murallas de la ciudad hoy, y eso sigue siendo un lote impresionante. El castillo había pasado a la tutela del Ministerio de Trabajo en 1953. Taylor investigó la construcción y los documentos medievales, y fue él quien descubrió la conexión del maestro George de Santiago con Saboya, lo que explica algunas características inusuales de los castillos eduardianos en Gales. . También jugó un papel decisivo en la eliminación de algunas adiciones posteriores a las murallas de la ciudad.

El castillo de Conwy y las murallas de la ciudad forman parte del Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1986 y ahora son cuidados por Cadw. Echemos un vistazo al lugar.

Vista desde la torre suroeste a través de la sala exterior hasta el patio interior
El castillo es básicamente de forma rectangular, con una curvatura hacia el exterior hacia el sur, siguiendo el contorno del afloramiento rocoso. Consiste en un pabellón exterior con un gran salón, un pabellón medio con un pozo y el patio interior que alberga las habitaciones del rey y su familia. Los muros cortina y las ocho torres (de unos 20 metros de altura) se elevan directamente del acantilado, a excepción del lado de la ciudad, donde una fosa seca adicional protege el castillo. Hacia el oeste (el lado de la ciudad) y las barbacanas del este ofrecen protección adicional.

Las piedras son principalmente arenisca local de una variante gris y arenisca roja de Chester y Wirral en lugares donde se necesitaban detalles tallados. Originalmente, las paredes del castillo estaban encaladas y tal vez decoradas con dispositivos heráldicos en forma de tapices y estandartes cuando el rey estaba presente. Debe haber sido una vista impresionante bajo el sol, menos austera que las paredes grises en un día triste como en mis fotos.

El pabellón exterior
Originalmente, se llegaba a la puerta principal en la barbacana occidental por un puente levadizo que cruzaba la zanja seca, pero hoy hay un camino que conduce desde la ciudad (después de que pagó su centavo en el Centro de visitantes). La puerta habría estado protegida por un rastrillo. En comparación con la línea de defensa en el castillo de Beaumaris, la entrada al castillo de Conwy era más fácil, pero solo desde el lado de la ciudad, que además estaba protegido por las murallas de la ciudad. La barbacana consta de dos grandes torres y una parte media con agujeros de asesinato o matacanes y almenas para arqueros. Las torres de dos pisos (con sótanos adicionales para almacenamiento) tenían habitaciones con chimeneas y letrinas que probablemente fueron utilizadas por la guarnición o el alguacil del castillo.

La puerta conduce al pabellón exterior. En el lado sur se encuentra el gran salón con capilla. Los cimientos del lado derecho pertenecían a una cocina con sala de cocción y panadería.

El gran salón visto desde la dirección que mira hacia la barbacana.
El gran salón y la capilla están al nivel del patio. Los sótanos debajo de los cuales se habían excavado en el lecho de roca ahora están abiertos a la vista. El pasillo estaba iluminado por ventanas en el muro cortina y tres más elaboradas que daban al patio. La estufa estaba dividida por mamparas de madera en la capilla, el salón y una sala más pequeña con su propia chimenea. El gran salón se usó para banquetes, pero también para audiencias oficiales y otras exhibiciones estatales. Aunque los reyes ingleses no se quedaban a menudo en el castillo de Conwy.

Todavía se pueden ver los trozos de mampostería salientes donde Henry de Snelston, maestro albañil del Príncipe Negro, agregó los arcos de piedra (hechos de arenisca Wirral) en 1346, para sostener el techo después de que los soportes de madera se pudrieron.

Vista hacia la Prison Tower (a la derecha, la que no tiene torreta)), Kitchen Tower (izquierda), a través de la sala central hacia los apartamentos reales y las torres en el fondo (de derecha a izquierda: Bakehouse Tower, King's Tower, Chapel Tower, Torre de almacén)
Hay una conexión directa desde el gran salón a las mazmorras en la torre conocida como Prison Tower. La torre tiene una habitación conocida como 'dettors chambre' en el siglo XVI, para los presos a los que se les permitía cierta comodidad como una cama de madera. A continuación se muestra una verdadera mazmorra, una mazmorra que se adentra 12 pies en el lecho de roca y solo se puede llegar a ella por una trampilla.

La torre de la cocina en el lado opuesto de la sala exterior contenía almacenes y alojamiento para el personal.

Middle Ward con el pozo
El patio interior estaba separado por un muro cortina con una puerta, que iba desde la torre Bakehouse hasta la torre Stockhouse, y una zanja seca en el lecho de roca que podía cruzarse con un puente levadizo. El puente todavía existía en 1520, cuando a un Dafydd ap Tudur Llwyd le pagaron por "hacer un brigge para entrar en el ynder warde", pero la zanja se rellenó en la década de 1530. No queda nada de la caseta de guardia en la puerta.

El pozo está ubicado frente a la zanja. Tiene 28 metros de profundidad y se alimenta de un manantial. Una vez estuvo cubierto por un techo de tejas sobre pilares de madera. El pozo con su agua limpia fue una de las pocas características positivas de Conwy mencionadas en una encuesta antes de la Guerra Civil.

Una vista del laberinto de las cámaras reales.
Conwy tiene las cámaras reales mejor conservadas de Inglaterra y Gales. Pero algunos caminos y escaleras extraños que conectan las habitaciones con las de las torres adyacentes dejan en claro que las cámaras se agregaron después de que se habían construido las paredes exteriores y las torres, y no se planearon a fondo desde el principio. El Maestro George estaba demasiado ocupado con todos esos castillos, al parecer. Los apartamentos reales eran como un palacio que se podía sellar con el resto del castillo y abastecerse desde la puerta oriental, que estaba protegida por una segunda barbacana, o la Puerta del Agua debajo de la Torre de la Capilla.

Las habitaciones para la familia real y su personal inmediato estaban en el primer piso a ambos lados de un patio. La cordillera oriental constaba de una gran sala, la sur estaba dividida en dos cámaras. El nivel del suelo tenía una cocina en el rango sur y un sótano en el sitio este. Originalmente, ambas partes tenían una entrada separada, la sala del este se conocía como la Gran Cámara del Rey, las del sur como la Cámara del Rey y la Cámara de la Reina (5). Pero durante la época de los Tudor, solo se podía acceder a las habitaciones por la entrada este y se las conocía como gran cámara, cámara exterior y cámara privada.

Al igual que en el gran salón de la sala exterior, los soportes del techo de madera de la Gran Cámara del Rey fueron reemplazados por arcos de piedra en 1346. Las ventanas que daban al patio eran inusualmente grandes para la época en que se construyó el castillo, probablemente una característica de Saboya.

Ventana con asiento en la Cámara del Rey
La Torre de la Capilla incluye una segunda capilla para uso privado de la familia real. La Torre del Rey, con sus cuatro pisos, albergaba el alojamiento de los oficiales más importantes de la casa del rey, como el tesorero y el administrador, no el rey mismo.

La Stockhouse Tower, que no está conectada a las cámaras reales, tenía otra prisión (completa con cadenas en la pared) y probablemente más salas de almacenamiento. Con tanto espacio para el almacenamiento, uno se pregunta por qué la guarnición tuvo que compartir una cuerda entre ellos en 1321, jejeje. La torre Bakehouse recibió su nombre debido al gran horno empotrado en una de sus paredes.

Cada torre tiene una torre de vigilancia adicional (la característica falta en el castillo de Beaumaris inacabado). Los agujeros de los troncos en las paredes apuntan a la posibilidad de almenas o brattices orientados hacia el exterior.

La barbacana del este
Detrás de la cordillera oriental de los apartamentos reales hay otra barbacana. Parece haber servido no solo como estructura de defensa, sino también como jardín dominado por la cámara del rey y la reina. También había una puerta de agua que conectaba con la Torre de la Capilla por una escalera de caracol que bajaba por el lecho de roca que permitía abastecer al castillo por el mar, pero esa puerta ya no existe.

El muro cortina de la barbacana tiene un conjunto de matacanes bien conservados, o agujeros asesinos que se pueden ver en la foto.

Kitchen Tower (izquierda) y Stockhouse Tower vistas desde la barbacana occidental
Notas al pie
1) Mover el lugar del entierro fue una humillación para los príncipes de Gwynedd tanto como una decisión estratégica.
2) Las murallas de la ciudad tendrán su propio puesto.
3) La Guía de Conwy da el equivalente moderno del dinero: £ 5,800 serían £ 15-18 millones hoy £ 15,000 aproximadamente £ 45 millones. Menos que el aeropuerto de Berlín y con un mejor resultado.
4) Dejaré la historia de Conwy Castle para otro post.
5) Aunque la reina Leonor de Castilla, la esposa de Eduardo, visitó Conwy solo una vez antes de la construcción de los apartamentos reales.

Puede encontrar más información sobre la historia del castillo aquí.

Literatura
Jeremy A. Ashbee. Castillo de Conwy y murallas de la ciudad - Guía de Cadw, Cardiff 2007


Castillo de Conwy

Arriba: Castillo de Conwy visto desde la muralla de la ciudad (torre # 13).
Abajo: las torres del norte de Conwy vistas desde la ciudad.

Jeff Thomas

ords no pueden hacer justicia al castillo de Conwy. La mejor y simple descripción se encuentra en la guía publicada por CADW, el Welsh Historic Trust, que dice: "Conwy es bajo cualquier estándar una de las grandes fortalezas de la Europa medieval". Conwy, junto con Harlech, es probablemente el más impresionante de todos los castillos galeses. Ambos fueron diseñados por el maestro constructor de castillos de Eduardo I, James of St. George, y aunque Harlech tiene un pasado con más historia, las ocho enormes torres y el alto muro cortina de Conwy son más impresionantes que los de Harlech.

Sin embargo, a diferencia de Harlech, el castillo y la ciudad de Conwy están rodeados por un muro bien conservado que le da una sensación adicional de fuerza al sitio. Existe una muralla similar en el castillo de Caernarfon, pero es mucho menos completa y se pierde en la ciudad moderna. Por el contrario, la muralla bien conservada de Conwy ayuda a la ciudad a mantener un carácter medieval perdido por otras ciudades-castillo galesas a lo largo de los años. La construcción de Conwy comenzó en 1283. El castillo era una parte importante del plan del rey Eduardo I de rodear Gales en "un círculo de castillos de hierro" para someter a la población rebelde. El muro altamente defendible que Edward construyó alrededor de la ciudad estaba destinado a proteger la colonia inglesa plantada en Conwy. La población galesa nativa se opuso violentamente a la ocupación inglesa de su tierra natal.

Hoy, se llega a Conwy desde el este por la A55 a través del norte de Gales. La belleza de esta sección del país compite con cualquier cosa en Gran Bretaña. Al acercarse a Conwy, el castillo parece surgir repentinamente de las colinas. El majestuoso puente colgante que conecta el castillo con la península principal, representado en muchas representaciones del castillo a lo largo de los años, todavía protege el acceso principal al castillo.

El castillo domina la entrada a Conwy, transmitiendo inmediatamente su sensación de fuerza y ​​compacidad al observador. Las ocho grandes torres y las paredes conectadas están intactas, formando un rectángulo en oposición a los diseños concéntricos de los otros castillos de Edward en Gales. Casi todo el castillo es accesible y está bien conservado. Viajar a la cima de cualquiera de las torres ofrece al visitante vistas espectaculares de la ciudad, la costa circundante y el campo. Veleros y otras embarcaciones de recreo salpican el pintoresco puerto y el muelle junto al castillo, mientras que los rebaños de ovejas deambulan por las colinas cercanas.

Llegamos a Conwy a última hora de la tarde del sábado después de una breve visita al castillo de Rhuddlan. Recorrimos la ciudad varias veces tratando de encontrar nuestro hotel, sin éxito. Finalmente nos detuvimos y le preguntamos a un lugareño si conocía el hotel, y de inmediato nos dieron indicaciones amables y precisas para llegar a nuestro destino. Nos registramos en el Park Hall Hotel, que está a media milla de la ciudad, cambiamos y descansamos un poco después de nuestro largo viaje desde York. Luego regresamos a la ciudad e inmediatamente atacamos el castillo. Al citar de la guía del castillo: "Cualquiera que mire el castillo de Conwy por primera vez quedará impresionado ante todo por la unidad y la compacidad de una masa de edificio tan grande, con sus ocho torres casi idénticas, cuatro en el norte y cuatro en el sur, fijándolo a la roca sobre la que se encuentra. Especialmente llamativo es el largo frente norte, donde el espaciamiento equidistante de la torre divide la superficie del muro en tres secciones exactamente similares, cada una perforada por un par similar de arcos de flecha, y cada una se eleva a un línea de almena común ".

Abajo: vista del pabellón exterior mirando al oeste desde la Torre del Rey. El gran salón en forma de arco (debajo de 2) está a la izquierda.

Cadw 1990

C onwy es, desde cualquier punto de vista, una de las grandes fortalezas de la Europa medieval. Las primeras impresiones son de una fuerza militar tremenda, una posición dominante y una unidad y compacidad de diseño. Las ocho poderosas torres parecen surgir de la misma roca que dictó el diseño final del castillo. Al igual que con los otros grandes castillos de Eduardo I en el norte de Gales, el diseño y las operaciones de construcción estuvieron en manos de James of St. George, quien finalmente ostentaba el título de Master of the Kings Works en Gales. En Conwy, sin embargo, de alguna manera creó un edificio que, más que cualquier otro, demuestra su brillante comprensión de la arquitectura militar.

Fue durante su segunda campaña en Gales cuando el rey Eduardo obtuvo el control del valle de Conwy en marzo de 1283. Comenzó a trabajar en la nueva fortaleza casi de inmediato, siendo las ventajas naturales del sitio tan superiores a las del antiguo castillo de Deganwy. en el lado opuesto de la ría. Además, se trazaron planes para una ciudad de guarnición acompañante, que estaría defendida por un circuito completo de murallas y torres. Los castillos y las murallas de la ciudad se construyeron en un período frenético de actividad entre 1283-87, un logro tremendo en el que participaron hasta 1.500 artesanos y trabajadores durante los períodos pico.

Como la mayoría de los otros castillos nuevos del rey en Gales, Conwy no se construyó según un plan "concéntrico". La naturaleza del afloramiento rocoso dictaba un contorno lineal, con una barbacana más baja en cada extremo. El interior estaba claramente dividido por un muro transversal en dos salas completamente separadas, de modo que cualquiera de ellos pudiera resistir independientemente si el otro caía. Una vez terminadas, las paredes se habrían cubierto con un revoque de yeso blanco, que debió tener un efecto deslumbrante, bastante diferente de la mampostería gris que se ve hoy. Se pueden ver rastros de esto adheridos a las paredes exteriores.

La entrada original al pabellón exterior se realizaba a través de una larga rampa escalonada hasta la barbacana occidental, que estaba defendida por un puente levadizo y un rastrillo. Dentro de la sala, las cuatro torres proporcionaron alojamiento para la guarnición, y en la base de la Torre de la Prisión se encuentra la oscura mazmorra. A la izquierda, los cimientos marcan el sitio de las cocinas y los establos. A la derecha, los cimientos rocosos hicieron necesario el inusual plano arqueado del Gran Salón. Con unos 40 metros de largo, domina el pabellón exterior y, con sus finas ventanas y su original decoración brillante, debió de parecer un espectáculo glorioso durante las fiestas reales.

En el extremo más alejado de la sala se encuentra la muralla del castillo, y más allá de este, otro puente levadizo protegía la entrada a la sala interior. Este era el corazón del castillo, el área ocupada por los apartamentos privados del rey y la reina. Incluían un salón y una suntuosa cámara de presencia, aunque solo quedan las conchas de las una vez magníficas ventanas para dar alguna indicación de su antiguo esplendor. Una pequeña y hermosa capilla da nombre a una de las torres, y la Torre del Rey proporcionó más habitaciones privadas.

En realidad, el rey Eduardo fue sitiado en Conwy durante la rebelión de Madog ap Llywelyn en 1295. Aunque la comida escaseaba, las paredes se mantuvieron firmes. Algunas modificaciones se llevaron a cabo bajo Edward, el Príncipe Negro en el siglo XIV. (Nota de Jeff: En 1403, el castillo cayó por engaño a las fuerzas de Owain Glyndwr, fue retenido por sus hombres y luego rescatado a los ingleses por unos fondos muy necesarios.) Conwy vio algo de acción en la Guerra Civil, pero luego se dejó a los elementos. .

Ninguna visita a Conwy está completa sin un circuito de las murallas de la ciudad. Son uno de los conjuntos más finos y completos de Europa, con más de 3/4 de milla de largo con 21 torres y tres pasarelas originales.

Fotografías adicionales del castillo de Conwy

Acercándose al castillo desde el paseo de la muralla.

Vista de la Torre de la Capilla y el Río Conwy desde la Torre del Rey.

Vista de la moderna entrada al castillo que va desde el centro de visitantes.

Vista de la sección Mill Gate de la muralla de la ciudad cerca del castillo.

Vista detallada de una chimenea del Gran Salón de Conwy.

Vista adicional de la moderna entrada al castillo (pequeña puerta en la parte inferior derecha).


Castillo de Conwy

CLASIFICACIÓN DE PATRIMONIO:

El castillo de Conwy es uno de los primeros ejemplos del "anillo de hierro" de Eduardo I construido para pacificar a los príncipes rebeldes del norte de Gales.

Edward finalmente sometió la amenaza galesa en Snowdonia en 1283. Consciente de la importancia estratégica de Conwy para el área, Edward inmediatamente comenzó a construir un enorme castillo allí. El castillo era tan importante para Edward que importó hasta 1.500 artesanos de toda Inglaterra para acelerar el proceso de construcción. El castillo se completó en solo cuatro años, una hazaña notable en aquellos días.

Conwy fue obra del maestro James de St. George, el constructor favorito de Edward. El Maestro James también fue responsable de Harlech, Beaumaris y al menos otros 9 castillos galeses de Edward. Para obtener más información sobre este notable arquitecto, consulte nuestro artículo sobre Beaumaris.

Conwy es inusual porque los muros del castillo descienden desde los altos acantilados donde se encuentra el castillo, para encerrar toda la ciudad medieval. Parte de la muralla ha desaparecido a lo largo de los siglos, pero en general le ha ido bien y el visitante puede pasear por las antiguas almenas. Todavía hay 21 torres a lo largo del recorrido del muro, y las tres puertas de enlace flanqueadas por torres gemelas te dan una sensación de la grandeza original del esquema de Edward.

La razón de los fuertes muros defensivos se vuelve clara cuando se considera que Edward no solo importó constructores, sino que también importó toda una población de colonos ingleses a Conwy. Estos nuevos colonos fueron cuidadosamente protegidos de la población galesa local por el castillo y las murallas de la ciudad. En cierto sentido, Conwy se convirtió en un puesto de avanzada de Inglaterra dentro del territorio enemigo hostil.

El castillo en sí está compuesto por ocho torres redondas masivas que forman un rectángulo. Esto en sí mismo distingue a Conwy del modelo de anillos concéntricos que Edward y Master James perfeccionaron en la mayoría de sus otros castillos galeses.

El castillo de Conwy vio su última acción militar durante la Guerra Civil Inglesa. El ejército parlamentario de Cromwell sitió el castillo durante tres meses en 1646 antes de que los defensores capitularan. Después de la Restauración de la Monarquía, el Conde de Conwy tomó posesión del castillo. El conde, desafortunadamente, usó su posición para despojar al castillo de hierro, madera y plomo para la construcción, dejando a Conwy expuesta a siglos de desintegración y abandono.

El castillo está muy bien conservado, especialmente teniendo en cuenta las depredaciones del conde, y desde las torres se pueden tener unas vistas maravillosas del puerto y la ciudad de Conwy. The Inner Ward contiene los apartamentos reales construidos para Edward y la reina Leonor en 1283. Estos apartamentos originalmente se levantaban sobre sótanos con calefacción, pero los pisos ya no están intactos.

La importancia del castillo de Conwy desde el punto de vista arquitectónico se ve confirmada por el hecho de que ha sido nombrado Patrimonio de la Humanidad.

En la ciudad de Conwy, puede ver la Casa más pequeña de Gran Bretaña, el Museo Teapot y Aberconwy House, una auténtica vivienda de comerciante del siglo XIV. Además, Conwy alberga el impresionante Puente colgante de Conwy, construido por Thomas Telford en 1826.

Más fotos

La mayoría de las fotos están disponibles para su licencia, comuníquese con la biblioteca de imágenes de Britain Express.

Acerca del castillo de Conwy
Dirección: Rose Hill Street, Conwy, Gwynedd, Gales, LL32 8AY
Tipo de atracción: Castillo
Sitio web: Castillo de Conwy
Correo electrónico: [email protected]
Cadw
Mapa de localización
SO: SH783 774
Crédito de la foto: David Ross y Britain Express

ENTRADAS POPULARES

Hemos "etiquetado" la información de esta atracción para ayudarlo a encontrar atracciones históricas relacionadas y obtener más información sobre los períodos de tiempo principales mencionados.

Períodos de tiempo históricos:

Encuentra otras atracciones etiquetadas con:

castillo (Arquitectura) - Eduardo I (Persona) - Eduardiano (Referencia histórica) - Medieval (Período de tiempo) - Regencia (Arquitectura) -

ATRACCIONES HISTÓRICAS CERCANAS

Patrimonio clasificado de 1 a 5 (de bajo a excepcional) en interés histórico


El castillo rectangular está construido con piedra local e importada y ocupa una cresta costera, originalmente con vistas a un importante cruce sobre el río Conwy.

Entras al castillo a través de la barbacana occidental frente a la puerta principal. Una vez se llegó a la barbacana desde un puente levadizo y una rampa que subía abruptamente desde la ciudad de abajo. Curiosamente, esta barbacana presenta los primeros matacanes de piedra que se conservan en Gran Bretaña, y la puerta originalmente habría estado protegida por un rastrillo. ¡Los matacanes son agujeros en las almenas donde los defensores podrían arrojar piedras, aceite o cualquier cosa a un intruso desprevenido!

La puerta conduce a la sala exterior donde habrían existido edificios administrativos y de servicios. En el lado sur de la sala se encuentran el gran salón y la capilla, ubicados sobre los sótanos del castillo. En el lado norte de la sala hay otros edificios pequeños como la cocina, la sala de cocción y la panadería. El pabellón interior estaría separado del pabellón exterior por una pared interior, un puente levadizo y una puerta. En el interior, la sala era la casa privada real.

Reconstrucción del castillo de Conwy

Estas habitaciones reales estaban en el primer piso que rodeaba el exterior de la sala. Las cuatro torres tienen una torre de vigilancia adicional, probablemente destinada a la seguridad y para mostrar claramente la bandera real. En el lado este de la sala interior hay otra barbacana que rodea el jardín del castillo. Ha habido muchos cambios en el jardín, incluido un césped, enredaderas, manzanos cangrejos y flores ornamentales formales. Una vez, una puerta conducía al río donde se construyó un pequeño muelle, lo que permitía a los visitantes importantes ingresar al castillo en privado y también reabastecer el castillo.

También te puede interesar…

Entusiasta medieval y aficionado a la Edad Media. Disfruto escribiendo y compartiendo sobre historia medieval, castillos, reyes y los importantes acontecimientos históricos de nuestras tierras.


Inner Ward, Conwy Castle - Historia

El siguiente tramo de este viaje lo lleva al castillo medieval de Conwy en el norte de Gales o Gwyneddrr.

A través de Magic Carpet Journals. Historia y fotos de M. Maxine George

Castillo de Conwy, Gales

¡Los castillos me fascinan! (No es un comentario inusual de alguien que nació y se crió en el continente de América del Norte, donde lo más cerca que podemos estar de los castillos son Toronto & # 8217s Casa Loma o California & # 8217s Scotty & # 8217s Castle en Death Valley, ninguno de los dos se ajusta a mi definición de castillo. .) Cuando me ofrecieron la oportunidad de ver los & # 8220Giants of the North & # 8221 (Conwy Castle, Caernarfon Castle y Harlech Castle) mientras visitaba Gales, no hace falta decir que aproveché la oportunidad.

La ciudad-castillo de Conwy fue el comienzo impresionante de nuestro recorrido por los tres Castillos del Anillo de Hierro del Rey Eduardo I. El castillo de Conwy es un monumento antiguo programado y forma parte de los sitios del Patrimonio Mundial designados como Castillos y murallas del rey Eduardo I en Gwynedd, el nombre galés del norte de Gales.

Los castillos del norte de Gales son magníficos edificios de piedra que dan a quienes los recorren una impresión de su antigua grandeza. Cuando comenzamos nuestro recorrido por el castillo de Conwy, mis amigos y yo teníamos cámaras en la mano tratando de preservar nuestros recuerdos de la fascinante estructura que estábamos explorando. Los componentes de madera se han podrido con el tiempo, y el metal fue quitado y vendido hace eones, por lo que permanecen como esqueletos masivos sin la sangre visceral y el tejido para restaurarlos por completo a su antigua gloria. Visitar esos castillos me trajo a la mente visiones de aquellos que poblaron esta tierra mucho antes de nuestro tiempo. Sus historias se cuentan en libros de historia y películas & # 8211, pero nada se compara con trepar por el corazón de esas fortalezas. Miré con asombro las enormes torres creadas hace tantos siglos. Mi mente trabajaba horas extras mientras deambulaba por esas magníficas ruinas tratando de visualizar cómo se veían en su glorioso mejor momento. Las personas que vivieron y respiraron en ellos también vinieron rápidamente a mi mente.

Al concluir la exitosa segunda campaña del rey Eduardo I de Inglaterra para conquistar Gales, comenzó a construir su Anillo de Castillos de Hierro. El castillo de Conwy y las murallas de la ciudad se construyeron durante un período de cuatro años entre 1283 y 1287. Los galeses fueron desarraigados y se construyó una nueva ciudad dentro de las murallas para albergar una colonia inglesa, las familias de los hombres apostados en la guarnición y sus proveedores. Se necesitaron 1500 trabajadores para completar el proyecto Conwy. Reemplazó a un castillo más antiguo, Deganwy Castle, que había sido destruido por el líder galés, Llewelyn el Último, en 1263. Construido sobre un precipicio de roca en la desembocadura del río Conwy y con vistas al Mar del Norte, el castillo defendía tanto el río como el ciudad & # 8217s puerto. This massive fortification shows the lengths to which the English King was willing to go to suppress the Welsh people and impress them with his might.

With water on two sides of the castle, access was strictly limited to those who could be seen from within the towers or through the arrow slits in the walls. The castle was once approached up a stepped ramp. (Today only a small portion of the original ramp exists.) A drawbridge existed to cross the water that once flowed around the base of the castle. The water was diverted in the 19th Century when the North Coast Railway was built on reclaimed land around the castle. Today we walked up a steep, paved incline along the base of the castle wall. Once across the drawbridge, a gateway with a portcullis was the next defense. The pointed iron bars in the portcullis gate could be dropped on invaders. Donna Goodman, our guide, showed us where the portcullis gate once hung, but unfortunately the iron went with the metal, being hocked in exchange for money, many years ago. Recycling took place in ancient times too! Passing that we went into the barbican, then turned left in a planned bottleneck, then through the main gateway. The objective for the design of this elaborate entrance was defensive planning.

The area we now entered was known as the “outer ward”. It was the area that housed the living quarters for the garrison, the kitchens and stables. It also contained the prison tower. The damp, dark dungeon, with all its evil connotations, was located at the base of this tower. The outer ward was protected by four massive towers in the thick outer castle wall, approximately 70′ (21 m.) tall by 30′ (9.1 m.) in diameter. A 15′ (4.6 m.) thick stone wall, with enfilading arrow loops and archer’s turrets, divided this outer ward from the inner ward. Also separating them, in the outer ward, was a deep rock gulley and the castle well. A drawbridge once connected the two wards of the castle. It is obvious that each area could be separately defended if the need arose. The exterior castle wall of the inner ward was also protected by another four of the massive towers those had additional turrets and arrow slits to allow greater defense of the Royal apartments. As I walked through this imposing structure, I was utterly amazed to think it could have been built so many centuries ago, and the skill it must have taken to design and execute its erection, all within four years.

The inner ward contained the royal apartments. Conwy Castle has the most complete set of medieval royal apartments still existing in Britain today. They were located on the first floor, while the service accommodation was in the basement which was heated and provided the heat for the royal residences above.

The remains of the fireplaces that once warmed Conwy Castle, Wales

The remains of a series of fireplaces could be seen in the basement walls, above which the Great Hall once stood. Now the separating wooden floors no longer exist, and only the holes in the walls were visible where the massive beams rested in the distant past. One can only imagine the once grand external staircase that led to the Great Hall. I really had to stretch my imagination to picture this as being the luxurious residence of King Edward I and his wife, the Queen remembered as Eleanor of Aquitaine.

The once majestic Conwy Castle, Wales

My friends and I eagerly entered the various towers and climbed up the circular stone steps, some of which led to the royal apartments or other private rooms. We checked out all the openings we found that took us into the various rooms. Sometimes I would enter an opening off the stairway to find a small enclosed space in the wall, with an opening covered by a metal grate which was open to the outside of the castle walls. It would have been a latrine.

The openings for a latrine and an arrow slit in the Conwy Castle wall.

In the Chapel Tower, much of its original carved decoration can still be seen in the little Royal Chapel. The tower’s winding stone stairs also led up onto the castle’s wall walk and even further up to the tops of the towers. I wouldn’t have been surprised to see a soldier, with a metal helmet and breast plate, patrolling the castle wall. Instead, I kept finding my friends, with cameras in hand, taking pictures of the marvelous view of the interior of the castle, the town and the harbour. From these vantage points I too kept my camera busy, especially as I looked out on the impressive bridges fanning across the River Conwy.

It wasn’t unusual to spot a Canadian photographer in Conwy Castle.

The three bridges as seen from the Castle walk at the rear of the fortress.

A view from the Conwy Castle walk.

At the rear of the fortress a second barbican guarded entrance allowed entrance from the Conwy River. This was particularly valuable, allowing royalty private access or emergency exit by water, without having to go through what might have been hostile Welsh settlements. Today, the watergate is now gone. It was removed in 1826 when the castellated suspension bridge was built, carrying the London to Holyhead road across the River Conwy. In the same century the railway bridge was built with stone battlements to blend in with the medieval stone castle. Then in 1978 a modern bridge was built, making a triumvirate of bridges dominating the river crossing just outside the castle walls. The combination of the bridges with the castle make an impressive sight!

As I roamed the castle with camera in hand, my mind kept trying to envision the grandeur of the castle at the height of its glory, but instead kept coming back to the fact that this castle had been built to symbolize domination of the Welsh people over 700 years ago, and I understand that the Welsh people have never accepted that domination. Traveling here has made me realize how well the Welsh people have maintained their separate identity, keeping their language, their customs, their pride, their music and especially their flag with the red dragon flying, through the many generations since that time.

The Welsh flag still flies over Conwy Castle.

Entrance to the Prison Tower, Conwy Castle Wales

Conwy Castle well still has water in it. A view from the Castle Walk. A portion of the Conwy town walls and one tower.
A gate in the Conwy town wall. The wall and several towers around Conwy. Conwy Castle as seen above the town of Conwy.

Conwy Castle and Walls are under the care of Cadw which is a Welsh word meaning ‘to keep’ or ‘to protect.’


Inner Ward, Conwy Castle - History

Taken together, the castle and town walls of Conwy are the most impressive of all the fortresses raised by King Edward I to subdue Wales. Planned as a single unit and substantially built in an astonishing four and a half years between 1283 and 1287, they remain the finest and most complete example of a fortified town and castle in Britain.

Over three-quarters of a mile long, the town walls defended the largest of Edward's Welsh "frontier towns" each of their twenty-one towers ingeniously served as a circuit breaker, allowing attackers who scaled the intervening tower to be cut off and slain.

Conwy's town walls also acted as the outermost defences of the royal castle, an imposingly compact eight-towered stronghold on a promontory surrounded by water on three sides. Nearest the town, the castle's own outer ward housed the garrison. Then, doubly defended by town wall and outer ward, came the king's private apartments in the castle's inner ward, its towers still crowned by turrets for the royal standards.

Conwy's triumph of medieval fortress-building is not to be missed by any visitor to north Wales, A World Heritage Listed Site.


Places of interest to visit in Conwy

A fine example of a medieval timber-framed merchants house. Built around 1400, Aberconwy is said to be the oldest house in Wales. Now a Heritage Centre, it contains an interesting exhibition illustrating the social history of the area since Roman times. Run by National Trust*

Opening times: time vary, see website for details - Admission Charge*
Localización: Castle Street, Conwy, LL32 8AY - Tel: 01492 592246 - Website


Parts of a castle

Castles were built specifically to defend against an enemy siege. Every piece of the castle was designed with this in mind. There were many different designs of castles that ranged from the simple wooden motte and bailey to the all defensive stone keep. The following is a list and description of all major pieces of the a large stone keep.

The first and outermost piece was the moat, which was a large deep ditch that surrounded the castle. The moat was usually filled with water, which greatly hindered oncoming offensives. Following the inner edge of the moat is the outer curtain, otherwise known as the outer wall. This was the second line of defense. Embedded in the outer wall was the outer gate house. The outer gate house contained the drawbridge which was used to cross the moat. Behind The outer wall was a much larger inner wall (inner curtain), which likewise contained the inner gate house. Embedded within the inner wall were large towers used to house a variety of deadly weapons such as archers, boiling oil, and throwing stones. If the enemy was successful in breaching the inner wall or the inner gate house they would find themselves stuck in the inner ward, which was a large courtyard right in the center of the castle. The inner ward was defended by the keep which was a large castle like tower. The keep was the safest place in the castle and the final line of defense. Once overrun, the castle was lost.


Tag: Welsh history

Welcome back folks! What started as a day trip to Anglesey has turned into a trip around all four of Edward I’s castles in north Wales! For day three, let me take you around Conwy.

Perhaps the most arresting approach to any town in Britain, this is the sight that greets you on the way in to the town. Amazing stuff!

I’ve written two similar blogs already this week – Beaumaris and Caernarfon – but I don’t feel that I’ve done the subject of the Conquest of Wales much justice. Well, I won’t go into it here, but I will at least sketch in some info for you. Llywelyn the Great reigned as Prince of Gwynedd and Lord of Snowdonia from 1199 to 1240. He was married to the daughter of King John, but his expansionist foreign policy brought him into frequent conflict with England. However, he was recognised as Prince by Henry III, his brother-in-law.

Llywelyn left his kingdom in turmoil when he left his lands entirely to his youngest son Dafydd, disinheriting his illegitimate son Grufudd (under Welsh law at this time, land was inherited by all children as a partition). Dafydd immediately imprisoned Grufudd at Criccieth and consolidated his power from Llywelyn’s castle at Deganwy. Henry III then decided to intervene, however, and supported Grufudd. In 1246 Dafydd died, and the castle at Deganwy was captured by the English, who made it a mighty seat of power in the area, establishing a town in its shadow.

The castle at Deganwy was destroyed by Grufudd’s son, Llywelyn, in 1263, as he led a campaign to expel the English from his ancestral lands. In 1267, Henry III accepted Llywelyn as Prince of Gwynedd, in return for Llywelyn’s homage. Henry died in 1272, and was succeeded by his son Edward I. Llywelyn begged off attending the coronation, then repeatedly refused to pay homage to Edward. Things probably could have been handled better, of course, insofar as Henry had solicitado Llywelyn pay him homage, but Edward demanded eso. In what can easily be imagined as a towering fury, Edward launched a concerted attack on Llywelyn, with forces coming from Chester, Montgomery, Carmarthen and by boat to Anglesey. It didn’t take long for Llywelyn to surrender at Aberconwy Abbey in 1277.

The terms of this surrender were to confine Llywelyn to Snowdonia, and to ensure they were kept, a massive programme of castle-building began, with fortresses being put up at Flint, Rhuddlan, Builth and Aberystwyth. Edward granted land to his lords across most of north wales, and further castles were built at Denbigh, Holt, Chirk, Ruthin and Hawarden. It was a misguided attack on the latter by Llywelyn’s younger brother Dafydd in 1282 that sparked the second campaign of Edward I, with an even larger army intent on ending the Welsh problem once and for all. Llywelyn was killed at Cilmeri, and Edward established his forward command post at Aberconwy Abbey in March 1283. It was from here that the capture of Dafydd was led, and evidence suggests that Edward had initially planned to make Conwy the administrative centre of his power in Wales, though ultimately it was Caernarfon that fulfilled this role.

Conwy was planned from the outset as a castle and town, and the initial planning stages began even before Dafydd’s capture and execution. Building work was incredibly swift, with the curtain walls being built within the first two years of construction. By 1287, both the castle and town walls were complete, at the cost of £15,000 (over £12.5m by today’s standards).

The castle has the most complete interior of any royal castle from medieval Britain, including the royal apartments in the inner ward, and the hall in the outer ward.

During the rebellion of 1294, Edward and his queen Eleanor of Castile stayed at Conwy while the English response was carried out. This is apparently the only known time that the king stayed at the castle. Of course, he was soon off fighting up in Scotland, anyway.

The town that sprang up around the castle was intended for English habitation only, and until the Tudor period, Welshmen were forbidden from entering any of the English towns in Wales, much less from trading with them. There are few surviving buildings in the town from this early period, though Aberconwy House is a typical medieval merchant’s house.

The town walls encircle an area of 22 acres and run for 1400 yards in a virtually unbroken circuit, with three fortified gates and twenty-one towers placed at regular intervals:

Not far from the massively-fortified Upper Gate is the site of ‘Llywelyn’s Hall’, a timber-framed structure that originally stood flush to the town walls, and is marked now by the only section of wall with windows built in. The hall was moved to Caernarfon in 1316 as a symbolic show of domination over the Welsh, but has long since vanished.

The entire project of building is really crazy when you think that, firstly, it was finished in four years, but also that it was being built at the same time as Caernarfon and Harlech Castles over on the west coast! An awesome amount of manpower and materiel was needed for this project, which really goes to show just how powerful the medieval monarchy was!

Conwy Castle was the first of the four royal castles of Edward I that I visited, nearly seven years ago now, and it is probably the one I’ve been to most since. It’s definitely worth a visit, with a stroll along the town walls to finish! Marvellous!


Ver el vídeo: Castillo de conwy. (Mayo 2022).