Podcasts de historia

Bosnia-Herzegovina

Bosnia-Herzegovina

Bosnia-Herzegovina pasó a formar parte del Imperio turco otomano en 1389. A lo largo de los años, los serbios que vivían en la zona hicieron varios intentos para obtener la independencia de Turquía. Las revueltas de 1821, 1831 y 1837 terminaron en fracaso. La insurrección armada contra el dominio turco en 1874 tampoco tuvo éxito. Sin embargo, los serbios que vivían en Bosnia ahora tenían un poderoso partidario en Rusia. Cuando Rusia derrotó a Turquía en 1877, obligó al gobierno turco a prometer independencia a Serbia y Rumania, autonomía a Bulgaria y reformas a Bosnia-Herzegovina.

Otras potencias europeas se preocuparon por el crecimiento de la influencia rusa y en 1878 celebraron el Congreso de Berlín. El acuerdo alcanzado en la conferencia dio como resultado la independencia de Serbia y Rumania y la autonomía de Bulgaria. Sin embargo, Bosnia-Herzegovina quedó bajo el control de Austria-Hungría. En 1908 esto se consolidó cuando el territorio se agregó al Imperio Austria-Húngaro.

La población de Bosnia y Herzegovina en ese momento era de unos dos millones. Más del 40% eran de fe serbio-ortodoxa, el 30% musulmanes y alrededor del 25% católicos romanos. El resto eran judíos y protestantes. La mayoría del grupo serbio-ortodoxo eran serbios que favorecían la unión con el estado de Serbia. Descontentos con el gobierno austriaco-húngaro, algunos se unieron a organizaciones terroristas como el grupo Mano Negra.

En 1911, Bogdan Zerajic intentó asesinar al general Varesanin, gobernador austríaco de Bosnia. Zerajic fracasó y también Muhamed Mehmedbasic cuando intentó matar al general Oskar Potiorek, gobernador de las provincias austriacas de Bosnia-Herzegovina en 1914. Sin embargo, ese mismo año, otro miembro del grupo Mano Negra, Gavrilo Princip, asesinó al archiduque Francisco Fernando. Inspector del ejército austrohúngaro y heredero al trono.


Bosnia-Herzegovina - Historia

Historia de Bosnia y Herzegovina
desde los orígenes hasta 1992

Muchos soldados que sirven aquí creen que Bosnia y Herzegovina es un estado joven, creado por el Acuerdo Marco General de Paz (GFAP) a finales de 1995. La verdad es bastante diferente. Bosnia y Herzegovina tiene una historia larga y distinguida. La historia de Bosnia y Herzegovina se describe brevemente a continuación en seis capítulos que abarcan el período comprendido entre el siglo III a. C. y 1992.

Acuerdo Marco General de Paz. Las conversaciones de proximidad de Dayton culminaron con la firma de un Acuerdo Marco General para la Paz (GFAP) en agosto de 1995. El texto del GFAP se encuentra en http://www.nato.int/ifor/gfa/gfa-home.htm.

La caída de Yugoslavia por Misha Glenny, Penguin Books, Londres, 1996. Este libro cubre los eventos en la ex Yugoslavia desde 1992 hasta 1996.

Para poner fin a una guerra por Richard Holbrooke, Random House, Nueva York, 1999. Estas memorias muy legibles y aclamadas por la crítica cubren la diplomacia detrás de las conversaciones de Dayton, el Acuerdo Marco General de Paz (GFAP) y los antecedentes de la Fuerza de Implementación (IFOR), el precursor de la Fuerza de Estabilización (SFOR).

Bosnia, una breve historia por Noel Malcolm, Macmillan, Londres, 1996. Ésta es una historia muy respetada de Bosnia desde 1180 hasta 1995.

La muerte de Yugoslavia por Laura Silber y Allan Little, Penguin Books, Londres 1996. Este es un libro muy claro que cubre el período de 1986 a 1995. Fue escrito para acompañar una serie de televisión de la BBC.

Cordero negro y halcón gris: un viaje por Yugoslavia por Rebecca West, Penguin Books, Nueva York, 1982. Esta es una crónica de los viajes de Rebecca West por la ex Yugoslavia en 1937 con penetrantes digresiones sobre la historia, la política y la cultura de la región.

El puente sobre el Drina de Ivo Andric, traducida por Lovett F. Edwards, University of Chicago Press, 1977. Esta novela histórica le valió a su autor, un ex diplomático yugoslavo distinguido, el Premio Nobel de Literatura en 1961. Transmite gran parte de la historia, la cultura y la política de los Balcanes.


Bosnia y Herzegovina: Historia

El área formaba parte de la provincia romana de Illyricum. Bosnia fue colonizada por serbios en el siglo VII. apareció como un país independiente en el siglo XII. pero más tarde reconoció a los reyes de Hungría como soberanos. La Bosnia medieval alcanzó el apogeo de su poder en la segunda mitad del siglo XIV, cuando controlaba muchos territorios circundantes. Bosnia también anexó el ducado de Hum, que, sin embargo, recuperó la autonomía en 1448 y pasó a ser conocido como Herzegovina. Durante este período, la región se vio debilitada por las luchas religiosas entre católicos romanos, ortodoxos y bogomilos. Así desunida, Bosnia cayó ante los turcos otomanos en 1463. Herzegovina resistió hasta 1482, cuando también fue ocupada y se unió administrativamente a Bosnia. La nobleza y gran parte del campesinado aceptaron el Islam.

La economía de Bosnia y Herzegovina declinó en la década de 1700 cuando el Imperio Otomano sufrió pérdidas en Europa. La lejanía física facilitó la conservación de la estructura social medieval, incluida la servidumbre (cuyos restos perduraron hasta el siglo XX). La frustración con el gobierno otomano dio lugar a una revuelta a principios de la década de 1830, dirigida por Husein Gradaščević, que buscó sin éxito la autonomía de Bosnia. La negativa de los turcos a instituir reformas condujo a un levantamiento campesino en 1875 que pronto llegó a involucrar a poderes externos y condujo a la Guerra Ruso-Turca de 1877-1878. Después de la guerra, el Congreso de Berlín (1878) colocó a Bosnia y Herzegovina bajo la administración y ocupación austrohúngaras, reconociendo al mismo tiempo la soberanía del sultán otomano. Austria-Hungría mejoró las condiciones económicas en el área, pero intentó sin éxito combatir el creciente nacionalismo serbio, que aumentó aún más cuando Bosnia y Herzegovina fue completamente anexionada en 1908.

El asesinato (1914) del archiduque Francisco Fernando por un nacionalista serbio en Sarajevo precipitó la Primera Guerra Mundial. En 1918, Bosnia y Herzegovina fue anexada a Serbia. El desmembramiento de Yugoslavia durante la Segunda Guerra Mundial llevó a la incorporación de Bosnia y Herzegovina al estado títere alemán de Croacia. Gran parte de la guerra de guerrillas partidista se desencadenó en las montañas de Bosnia durante la guerra. En 1946, Bosnia y Herzegovina se convirtió en una de las seis repúblicas constituyentes de Yugoslavia. Bajo el régimen comunista, Bosnia permaneció relativamente subdesarrollada. Los problemas económicos y las disputas étnicas durante la década de 1980 llevaron a un descontento generalizado con el gobierno central.

En octubre de 1991, tras la secesión de Eslovenia, Croacia y Macedonia (ahora Macedonia del Norte), los croatas y bosnios del parlamento de Bosnia y Herzegovina, temiendo la dominación serbia y los movimientos serbios hacia la división de la república, votaron por una declaración de soberanía. En 1992, la soberanía de Bosnia y Herzegovina fue reconocida por la Comunidad Europea (ahora la Unión Europea) y los Estados Unidos, y entró en las Naciones Unidas. Muchos serbios de Bosnia se opusieron a la nueva república, en la que eran minoría, y las tropas serbias, tanto de Serbia como de Bosnia, comenzaron a dividir las áreas pobladas por serbios y declararon la República Serbia de Bosnia y Herzegovina. Los croatas en Bosnia, temiendo la dominación bosnia, declararon su propia comunidad croata de Herceg-Bosna.

Un embargo de armas reforzó la disparidad entre los serbios bien armados y sus enemigos, y los bosnios se vieron obligados a abandonar sus hogares y ciudades como parte de una política de limpieza étnica llevada a cabo principalmente por los serbios. Miles murieron, muchos fueron colocados en campos de detención y muchos más huyeron del país. (El líder serbio de Bosnia, Radovan Karadžić, fue uno de los serbios acusados ​​posteriormente en ausencia por un tribunal de las Naciones Unidas por crímenes de guerra; fue extraditado a La Haya por Serbia en 2008 y condenado en 2016). Las principales potencias occidentales rechazaron la intervención militar pero respaldaron la establecimiento de seis zonas seguras con presencia de las Naciones Unidas, donde supuestamente los bosnios no serían atacados.

Los enfrentamientos entre bosnios y croatas se intensificaron en 1993. Los bombardeos, principalmente de las fuerzas serbias, destruyeron gran parte de Sarajevo y arrasaron otras ciudades del país. En 1994, las fuerzas yugoslavas y croatas lucharon en apoyo de los serbios de Bosnia y los croatas, respectivamente. El ejército del gobierno bosnio lanzó importantes ofensivas desde Bihac y otros lugares, y el equilibrio de poder entre serbios, croatas y bosnios cambió de vez en cuando.

En 1994, bosnios y croatas de Bosnia acordaron un alto el fuego y establecieron una Federación conjunta de Bosnia y Herzegovina. Durante 1995, las fuerzas serbias bombardearon la sitiada Sarajevo y lanzaron ataques contra las zonas seguras de Tuzla, Zepa y Srebrenica, proclamadas por la ONU. Hubo deportaciones masivas de bosnios y casos generalizados de violaciones y ejecuciones de civiles, especialmente en Srebrenica. Posteriormente, las fuerzas croatas y bosnias hicieron grandes avances contra los serbios en el oeste de Bosnia. Se estima que entre 97.000 y 110.000 personas murieron durante los años de lucha, aproximadamente dos tercios de los que murieron eran bosnios.

A finales de 1995, el gobierno bosnio dominado por bosnios y los líderes de Croacia y Serbia se reunieron bajo los auspicios de Estados Unidos en Dayton, Ohio, y negociaron un acuerdo de paz. Pidió una república bosnia con un gobierno central y dos regiones semiautónomas, aproximadamente del mismo tamaño, una dominada por serbios, la otra por bosnios y croatas en federación. El acuerdo preveía el envío de tropas dirigidas por la OTAN para fines de mantenimiento de la paz, las fuerzas originalmente debían permanecer hasta junio de 1998. Además, un alto representante del Consejo de Implementación de la Paz (las naciones que supervisan el proceso de paz) es la autoridad final en el aspectos civiles del asentamiento y tiene el poder de destituir a los funcionarios electos de Bosnia. El acuerdo se implementó y las condiciones han mejorado lentamente.

La desilusión de Bosnia con los moderados que habían ocupado el poder desde 1998 resultó en victorias electorales para los partidos étnicos nacionalistas en 2002. Las fuerzas de mantenimiento de la paz de Bosnia fueron transferidas en 2004 de la dirección de la OTAN a la de la Unión Europea. En 2006, la Corte Internacional de Justicia comenzó a conocer el caso de genocidio de Bosnia contra Serbia. Los cargos, que se presentaron por primera vez en 1993, acusaron a Serbia de genocidio planeado por el estado contra musulmanes bosnios. El tribunal, que tenía acceso limitado a las pruebas internas serbias, no declaró a Serbia culpable de genocidio (lo que habría requerido demostrar la intención por parte de los líderes serbios), pero encontró (2007) que Serbia había violado el derecho internacional cuando no pudo prevenir o enjuiciar a los responsables del genocidio contra los bosnios.

Los líderes políticos bosnios acordaron en marzo de 2006 las revisiones constitucionales que establecerían una presidencia unipersonal y llevarían al país hacia un sistema parlamentario de primer ministro fuerte. Los cambios, diseñados para fortalecer el gobierno central, también tenían como objetivo promover la adhesión de Bosnia a la Unión Europea y la OTAN. Sin embargo, al mes siguiente, las reformas no lograron obtener la mayoría requerida de dos tercios en el parlamento.

Sigue habiendo mucha desconfianza entre las tres comunidades de Bosnia, cuyos miembros ahora viven típicamente en áreas que son en gran parte étnicamente homogéneas, y las elecciones presidenciales y parlamentarias de octubre de 2006 para el gobierno central reforzaron e incluso exacerbaron las divisiones étnicas. En abril de 2008, el parlamento aprobó la unificación de las fuerzas policiales de Bosnia, pero la ley suavizada dejó en gran medida a las fuerzas policiales serbias fuera del control central. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminó en diciembre de 2009 que la constitución de Bosnia contiene disposiciones ilegales y discriminatorias y pidió que se revisara, pero el proceso resultó difícil y prolongado.

En las elecciones de octubre de 2010, los candidatos moderados ganaron los escaños de la presidencia musulmana y croata, pero el escaño serbio lo ganó un nacionalista. Sin embargo, la formación de un nuevo gobierno central no se logró hasta febrero de 2012, y en junio las disputas sobre el presupuesto amenazaron al gobierno. La insatisfacción con el gobierno y los políticos corruptos llevó a protestas masivas y disturbios en febrero de 2014, principalmente en áreas musulmanas y croatas. En las siguientes elecciones de octubre, los partidos nacionalistas obtuvieron buenos resultados entre los tres grupos étnicos. Finalmente, se formó un gobierno en marzo de 2015. Cuatro años después, los partidos nacionalistas nuevamente obtuvieron buenos resultados en general, y nuevamente se tardó en formar un gobierno. El diplomático austriaco Valentin Inzko ha sido el alto representante internacional desde marzo de 2009.

La enciclopedia electrónica de Columbia, 6ª ed. Copyright © 2012, Columbia University Press. Reservados todos los derechos.

Ver más artículos de la Enciclopedia sobre: Geografía política de la ex Yugoslavia


Retos constitucionales y políticos

Lograr una visión común del país entre bosnios, croatas y serbios y desarrollar una genuina cooperación interétnica al tiempo que se reduce la visión nacionalista de las cosas.

Reducir la dependencia del país de la autoridad internacional.

Reformando la ineficiente estructura de gobierno establecida bajo el Acuerdo de Dayton actualmente, el país con una población de poco menos de 4 millones de personas cuenta con dos entidades para tres pueblos constituyentes (bosnios, croatas, serbios), cinco presidentes, cuatro vicepresidentes, 13 primeros ministros, 14 parlamentos, 147 ministros y 700 parlamentarios.

Fortalecimiento de la estructura central a expensas de las entidades de Bosnia y Herzegovina, p. Ej. conceder más poderes de decisión al consejo de ministros. A nivel nacional, las competencias gubernamentales son limitadas, sin embargo, no existe consenso para fortalecerlas. En contraste, las entidades operan virtualmente como países separados y el costo de las estructuras administrativas se considera innecesario y demasiado caro.

Reformar ambas cámaras del parlamento, reducir los poderes de la presidencia tripartita y reconsiderar su sistema de rotación.

Mejorar el escrutinio de los derechos humanos.

Cambiar el sistema electoral que se basa en partidos nacionalistas y, por lo tanto, plantea preocupaciones prácticas para la democracia de consenso.

Cambios propuestos por la Comisión de Venecia: Transferencia de competencias de las entidades al estado reforma de estructuras estatales legislativas y ejecutivas ineficientes Eliminación de "prerrogativas de derechos étnicos o grupales" fortalecimiento de los derechos ciudadanos aclaración de la relación futura de las entidades con el estado


Historia

Después de que los Acuerdos de Paz de Dayton pusieran fin a la guerra de 1992-1995, Bosnia y Herzegovina (Bosnia y Herzegovina) se encontraba en una encrucijada: el camino de la paz y la reconciliación por un lado y el camino de la división étnica y el conflicto por el otro. La estabilidad del país fue y sigue siendo fundamental para el futuro de Europa y para los intereses de Estados Unidos en la región. Con este fin, Estados Unidos ha tratado de ayudar a Bosnia y Herzegovina a desarrollar las bases de una sociedad pluralista y democrática y una economía de libre mercado sólida y en crecimiento.

La lucha contra la corrupción sigue siendo un desafío clave y está estrechamente relacionada con la continua necesidad de reconciliación. Los políticos a menudo usan el miedo a otros grupos étnicos como un medio para encubrir la corrupción continua. Los programas de USAID se centran en ayudar a Bosnia y Herzegovina a lograr las reformas económicas y sociales necesarias para implementar la Agenda de Reforma de la UE.

Respuesta: reconstrucción y reintegración

La primera década después de la guerra fue testigo de un progreso significativo, desde la reconstrucción de la infraestructura de Bosnia y Herzegovina hasta el establecimiento de instituciones judiciales a nivel estatal. Inmediatamente después de la guerra, USAID comenzó proyectos de infraestructura específicos para ayudar a reiniciar negocios y ayudar a los ciudadanos a regresar a sus vidas normales nuevamente. La asistencia de USAID fue fundamental en la reparación de puentes fronterizos y grandes centrales eléctricas. USAID también apoyó la reconstrucción y reparación de sistemas de agua, escuelas, clínicas de salud, carreteras e infraestructura eléctrica (1.600 proyectos en total) y proporcionó pequeñas subvenciones y préstamos para permitir que los refugiados de minorías regresen a sus hogares.

El programa inicial de préstamos para el desarrollo empresarial de USAID ayudó a las empresas privadas a reiniciar sus operaciones y proporcionar empleos para los ciudadanos, y los reflujos financiaron muchas otras áreas, como el seguro de depósitos, la contabilidad del sector público, la producción agrícola y la supervisión bancaria, lo que estabilizó y restauró la confianza pública en la banca. sistema. Para garantizar elecciones de posguerra libres y justas, USAID brindó capacitación a ciudadanos y administradores electorales, y brindó observadores nacionales. La asistencia de USAID también ayudó a establecer la primera red de televisión privada e independiente de Bosnia y Herzegovina.

Desde esos primeros 10 años, USAID ha seguido promoviendo el estado de derecho y mejorando la eficacia y la capacidad de respuesta de las instituciones de gobernanza, mejorar el entorno empresarial y contribuir al crecimiento económico sostenible y ayudar a Bosnia y Herzegovina a convertirse en una sociedad más tolerante y pluralista. Más recientemente, ha trabajado para ayudar a Bosnia y Herzegovina a aumentar sus contribuciones a la seguridad regional y mundial.

Progreso: desarrollo democrático y económico en el camino de la UE

Desde 1996, el gobierno de los Estados Unidos, principalmente a través de USAID, ha proporcionado más de $ 1.7 mil millones en asistencia para apoyar el progreso democrático, social y económico en Bosnia y Herzegovina y para hacer avanzar al país hacia su objetivo de integración euroatlántica. Bosnia y Herzegovina ha avanzado en la reconstrucción de vidas y la infraestructura para permitir que los ciudadanos disfruten de un mejor nivel de vida.

Los programas de desarrollo económico de USAID han promovido una economía competitiva y orientada al mercado, con un crecimiento del empleo liderado por el sector privado y una mejor gobernanza para la actividad empresarial. Esto incluye apoyo a sectores específicos de la economía — agricultura, procesamiento de madera y metales, textil, logística / transporte y turismo — así como programas de garantía de préstamos con bancos comerciales para desbloquear el capital financiero que tanto se necesita. En cuanto a la gobernanza económica, USAID ha ayudado a Bosnia y Herzegovina a mejorar la coordinación fiscal y el cumplimiento en todos los niveles de gobierno. USAID ha ayudado a Bosnia y Herzegovina a establecer un sistema más transparente y moderno de impuestos directos y recaudación de beneficios sociales para crear un entorno más propicio para las empresas. USAID también ha promovido la eficiencia energética y la política energética mejorada para ayudar a Bosnia y Herzegovina a maximizar su potencial como exportador neto de energía y aumentar la competencia.

La asistencia de USAID para la democracia y la gobernanza ha ayudado a Bosnia y Herzegovina a desarrollar instituciones más funcionales y responsables que satisfagan las necesidades de los ciudadanos. La asistencia ha aumentado la participación ciudadana en la toma de decisiones políticas y sociales a través de actividades que fortalecen el papel de la sociedad civil. USAID también ha ayudado a los representantes electos a desarrollar, redactar, defender e implementar legislación y mejorar su capacidad de respuesta y rendición de cuentas a sus electores. Para apoyar el estado de derecho, los proyectos de USAID han fortalecido los sistemas legales para brindar acceso transparente a la justicia para todos los ciudadanos.

Para generar confianza entre las comunidades y a nivel nacional, los programas de reconciliación de USAID han involucrado a ciudadanos de todos los ámbitos de la vida: funcionarios políticos, gubernamentales, religiosos y educativos, jóvenes, mujeres, comunidades religiosas, asociaciones de víctimas de la guerra y grupos de la sociedad civil. y brindó oportunidades para que estos líderes y ciudadanos de Bosnia y Herzegovina desafiaran sus propias creencias y luego comenzaran a transformar sus comunidades.

La asistencia de USAID es esencial para garantizar que Bosnia y Herzegovina continúe avanzando y superando su complicada historia para ocupar su lugar junto a sus vecinos de los Balcanes como miembro de la UE.


Bosnia y Herzegovina - Historia y cultura

El colorido pasado de Bosnia y Herzegovina es evidente en sus maravillas arquitectónicas centenarias, su panorama artístico y su gastronomía. Hay tres pueblos constituyentes principales en el país, a saber, los bosnios, los serbios y los croatas, y cada grupo mantiene su distinción étnica. La influencia turca es evidente en muchos elementos de la cultura, ya que el país estuvo ocupado por los otomanos durante casi 400 años. Esto hizo que la población desarrollara diversas sectas religiosas, incluido el catolicismo romano, el cristianismo ortodoxo oriental y el islam.

Historia

La actual Bosnia y Herzegovina es producto de una interesante historia cultural, política y social. Comenzó con el surgimiento de civilizaciones ilirias, que evolucionaron hacia el Reino de Bosnia. El reino finalmente se convirtió en una anexión del Imperio Otomano y más tarde, la Monarquía Austro Húngara. Siguieron largos años de guerra, desde la Primera Guerra Mundial hasta la lucha por la independencia a mediados de la década de 1990.

Bosnia estuvo bajo diferentes imperios a lo largo de su historia. Primero fue ocupada por los romanos, luego los eslavos y los húngaros, hasta que los otomanos comenzaron a atacar la región a fines del siglo XIV. La dominación otomana provocó un gran cambio en la cultura, creencias y normas de la gente, evidente en la fascinante mezcla de arquitectura religiosa en todo el país, especialmente en el distrito antiguo de la capital. A medida que el dominio otomano se debilitó, los bosnios unieron fuerzas con los eslavos de Croacia y Serbia en un levantamiento contra los turcos. Obtuvieron la victoria al expulsar a los otomanos, pero los bosnios se encontraron bajo nuevos gobernantes.

Después de la Primera Guerra Mundial, se formó el Reino de los serbios, que incluía a Eslovenia, Croacia, Montenegro y Serbia, y Bosnia se anexó como una nueva nación. El país pasó a llamarse Yugoslavia en 1929. La región vio el horror de la limpieza étnica y surgieron movimientos de resistencia entre los chetniks (nacionalistas serbios) y los partisanos de Yugoslavia. La guerra terminó a favor de los partisanos y Bosnia-Herzegovina se convirtió en república tres años después. Las seis repúblicas (Serbia, Croacia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro y Macedonia) estaban bajo el liderazgo comunista de Josip Broz Tito, quien gobernaba con mano opresiva. Esto condujo a una fuerte lucha por la autonomía, especialmente después de la inestabilidad política y las dificultades económicas provocadas por la muerte de Tito en 1980.

El nacionalista Slobodan Milosevic asumió la presidencia en Serbia en 1989 y se pronunció sobre una visión de una Gran Serbia libre de todas las demás etnias. Tras las elecciones en las otras repúblicas yugoslavas, un partido musulmán ganó en Bosnia y Herzegovina, mientras que los nacionalistas se adjudicaron la victoria en Croacia. Eslovenia y Croacia declararon su independencia y se les concedió la libertad de Serbia en 1991 y 1992, respectivamente. Bosnia, sin embargo, quedó atrapada entre los dos y finalmente se dividió. Esto desencadenó la guerra de Bosnia por la independencia entre croatas y musulmanes de Bosnia, y entre musulmanes de Bosnia y serbios, que duró hasta mediados de la década de 1990.

El Museo Histórico de Bosnia y Herzegovina (Sarajevo) contiene casi medio millón de artefactos históricos que personifican la larga, espantosa y rica historia del país. Se pueden encontrar reliquias más interesantes en el Museo de la Lucha Nacional por la Liberación (Jajce). Los monumentos y memoriales son un testimonio de los triunfos y tribulaciones de la guerra y la revolución que finalmente llevaron a la libertad del país.

Cultura

La cultura de Bosnia y Herzegovina está fuertemente influenciada por su rica herencia. La diversidad cultural es el núcleo mismo del país. La población está dividida en muchos grupos, pero la mayoría son bosnios, serbios y croatas. Las personas de ascendencia judía, albanesa, rumana y turca viven en paz junto a otros grupos a pesar de las diferencias en sus creencias. Su diversidad también es evidente en las normas sociales, las festividades religiosas y culturales, la música, el arte y la cocina.

Los bailes regionales y los disfraces folclóricos son un placer para ver, y verás muchos de ellos durante los festivales. A menudo, los bailarines se unen tomados de la mano o agarrando hilos de cuentas, pañuelos o una pieza de la ropa del otro como signo de unidad. Estas actuaciones van acompañadas de instrumentos tradicionales como flautas, tambores, liras y violines.

Existe una fuerte influencia religiosa en el arte y la arquitectura del país. Entre sus muchas atracciones se encuentran las lápidas medievales que se remontan al Reino de Bosnia. El arte en forma de pinturas de la iglesia primitiva y paneles tallados muestra varios íconos religiosos del estudio bíblico y santos asociados con iglesias, sinagogas y mezquitas católicas y ortodoxas. Los edificios religiosos centenarios también son prueba de la diversidad cultural, junto con muchos otros monumentos religiosos como la Mezquita Gazi Husrev-beg (Sarajevo), que es el monumento musulmán más grande de Bosnia y Herzegovina.


2008 Julio - El exlíder serbio bosnio Radovan Karadzic arrestado por crímenes de guerra en Belgrado después de casi 13 años de fuga.

2011 Mayo: las autoridades serbias arrestan al exjefe militar serbio de Bosnia Ratko Mladic, uno de los sospechosos de crímenes de guerra más buscados del mundo.

2011 Diciembre: los líderes políticos musulmanes, croatas y serbios de Bosnia alcanzan un acuerdo sobre la formación del nuevo gobierno central, lo que pone fin a 14 meses de estancamiento desde las elecciones generales de 2010.

2013 Mayo: Un tribunal de la ONU declara a seis ex líderes croatas de Bosnia culpables de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad durante las guerras de los Balcanes de la década de 1990.

2014 Mayo: las peores inundaciones de los tiempos modernos dejan a una cuarta parte de la población sin agua potable, ya que medio millón de personas son evacuadas de sus hogares.


Bosnia-Herzegovina - Historia

En la República de Bosnia-Herzegovina, el conflicto entre los tres principales grupos étnicos, serbios, croatas y musulmanes, resultó en un genocidio cometido por los serbios contra los musulmanes en Bosnia.

Bosnia es uno de los varios países pequeños que surgieron de la desintegración de Yugoslavia, un país multicultural creado después de la Primera Guerra Mundial por los victoriosos aliados occidentales. Yugoslavia estaba compuesta por grupos étnicos y religiosos que habían sido rivales históricos, incluso enemigos acérrimos, incluidos los serbios (cristianos ortodoxos), croatas (católicos) y albaneses (musulmanes).

Mapas relacionados


Ex Yugoslavia


Grupos étnicos

Durante la Segunda Guerra Mundial, Yugoslavia fue invadida por la Alemania nazi y fue dividida. Surgió un feroz movimiento de resistencia liderado por Josip Tito. Tras la derrota de Alemania, Tito reunificó Yugoslavia bajo el lema "Hermandad y unidad", fusionando Eslovenia, Croacia, Bosnia, Serbia, Montenegro, Macedonia, junto con dos provincias autónomas, Kosovo y Vojvodina.

Tito, comunista, fue un líder fuerte que mantuvo lazos con la Unión Soviética y los Estados Unidos durante la Guerra Fría, enfrentando a una superpotencia contra la otra mientras obtenía asistencia financiera y otras ayudas de ambas. Después de su muerte en 1980 y sin su fuerte liderazgo, Yugoslavia se hundió rápidamente en el caos político y económico.

A fines de la década de 1980 surgió un nuevo líder, un serbio llamado Slobodan Milosevic, un excomunista que se había inclinado hacia el nacionalismo y el odio religioso para ganar el poder. Comenzó avivando las tensiones de larga data entre serbios y musulmanes en la provenza independiente de Kosovo. Los serbios cristianos ortodoxos de Kosovo eran minoría y afirmaron que la mayoría musulmana albanesa los maltrataba. Los disturbios políticos respaldados por Serbia en Kosovo finalmente llevaron a la pérdida de la independencia y al dominio de Milosevic.

En junio de 1991, Eslovenia y Croacia declararon su independencia de Yugoslavia, lo que pronto provocó una guerra civil. El ejército nacional de Yugoslavia, ahora compuesto por serbios controlados por Milosevic, irrumpió en Eslovenia pero no logró someter a los separatistas allí y se retiró después de solo diez días de combates.

Milosevic perdió rápidamente el interés en Eslovenia, un país en el que casi no hay serbios. En cambio, centró su atención en Croacia, un país católico donde los serbios ortodoxos constituían el 12 por ciento de la población.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Croacia había sido un estado pronazi dirigido por Ante Pavelic y su partido fascista Ustasha. Los serbios que vivían en Croacia, así como los judíos, habían sido objeto de masacres generalizadas de Ustasha. En el campo de concentración de Jasenovac, habían sido masacrados por decenas de miles.

En 1991, el nuevo gobierno croata, encabezado por Franjo Tudjman, parecía estar reviviendo el fascismo, incluso usando la vieja bandera Ustasha, y también promulgó leyes discriminatorias contra los serbios ortodoxos.

Con la ayuda de las guerrillas serbias en Croacia, las fuerzas de Milosevic invadieron en julio de 1991 para "proteger" a la minoría serbia. En la ciudad de Vukovar, bombardearon a los croatas superados en armas durante 86 días consecutivos y la redujeron a escombros. Después de la caída de Vukovar, los serbios comenzaron las primeras ejecuciones masivas del conflicto, matando a cientos de croatas y enterrándolos en fosas comunes.

La respuesta de la comunidad internacional fue limitada. Estados Unidos bajo el presidente George Bush decidió no involucrarse militarmente, pero en cambio reconoció la independencia tanto de Eslovenia como de Croacia. Las Naciones Unidas impusieron un embargo de armas para toda la ex Yugoslavia. Sin embargo, los serbios bajo Milosevic ya eran la mejor fuerza armada y, por lo tanto, mantenían una gran ventaja militar.

A finales de 1991, los serbios y croatas que combatían en Croacia negociaron un acuerdo de alto el fuego patrocinado por Estados Unidos.

En abril de 1992, Estados Unidos y la Comunidad Europea optaron por reconocer la independencia de Bosnia, un país mayoritariamente musulmán donde la minoría serbia constituía el 32 por ciento de la población. Milosevic respondió a la declaración de independencia de Bosnia atacando Sarajevo, su capital, más conocida por albergar los Juegos Olímpicos de Invierno de 1984. Sarajevo pronto se hizo conocida como la ciudad donde francotiradores serbios disparaban continuamente a civiles indefensos en las calles, incluidos más de 3.500 niños.

Los musulmanes bosnios fueron superados sin remedio. A medida que los serbios ganaban terreno, comenzaron a rodear sistemáticamente a los musulmanes locales en escenas inquietantemente similares a las que habían ocurrido bajo los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, incluidos tiroteos masivos, repoblación forzada de ciudades enteras y confinamiento en campos de concentración improvisados ​​para hombres. y chicos. Los serbios también aterrorizaron a las familias musulmanas para que huyeran de sus aldeas utilizando la violación como arma contra mujeres y niñas.

Las acciones de los serbios fueron etiquetadas como "limpieza étnica", un nombre que rápidamente se apoderó de los medios internacionales.

A pesar de los informes de los medios de comunicación sobre los campos secretos, las matanzas en masa, así como la destrucción de las mezquitas musulmanas y la arquitectura histórica en Bosnia, la comunidad mundial permaneció mayoritariamente indiferente. La ONU respondió imponiendo sanciones económicas a Serbia y también desplegó sus tropas para proteger la distribución de alimentos y medicinas a los musulmanes desposeídos. Pero la ONU prohibió estrictamente a sus tropas interferir militarmente contra los serbios. Por lo tanto, permanecieron firmemente neutrales sin importar cuán mala se volviera la situación.

A lo largo de 1993, confiando en que la ONU, Estados Unidos y la Comunidad Europea no emprenderían acciones militares, los serbios de Bosnia cometieron libremente un genocidio contra los musulmanes. Los serbios de Bosnia operaron bajo el liderazgo local de Radovan Karadzic, presidente de la ilegítima República de los serbios de Bosnia. Karadzic le había dicho una vez a un grupo de periodistas: "Los serbios y los musulmanes son como perros y gatos". No pueden vivir juntos en paz. Es imposible ''.

Cuando Karadzic fue confrontado por los reporteros sobre las atrocidades en curso, negó sin rodeos la participación de sus soldados o unidades especiales de policía.

On February 6, 1994, the world's attention turned completely to Bosnia as a marketplace in Sarajevo was struck by a Serb mortar shell killing 68 persons and wounding nearly 200. Sights and sounds of the bloody carnage were broadcast globally by the international news media and soon resulted in calls for military intervention against the Serbs.

The U.S. under its new President, Bill Clinton, who had promised during his election campaign in 1992 to stop the ethnic cleansing in Bosnia, now issued an ultimatum through the North Atlantic Treaty Organization (NATO) demanding that the Serbs withdraw their artillery from Sarajevo. The Serbs quickly complied and a NATO-imposed cease-fire in Sarajevo was declared.

The U.S. then launched diplomatic efforts aimed at unifying Bosnian Muslims and the Croats against the Serbs. However, this new Muslim-Croat alliance failed to stop the Serbs from attacking Muslim towns in Bosnia which had been declared Safe Havens by the U.N. A total of six Muslim towns had been established as Safe Havens in May 1993 under the supervision of U.N. peacekeepers.

Bosnian Serbs not only attacked the Safe Havens but also attacked the U.N. peacekeepers as well. NATO forces responded by launching limited air strikes against Serb ground positions. The Serbs retaliated by taking hundreds of U.N. peacekeepers as hostages and turning them into human shields, chained to military targets such as ammo supply dumps.

At this point, some of the worst genocidal activities of the four-year-old conflict occurred. In Srebrenica, a Safe Haven, U.N. peacekeepers stood by helplessly as the Serbs under the command of General Ratko Mladic systematically selected and then slaughtered nearly 8,000 men and boys between the ages of twelve and sixty - the worst mass murder in Europe since World War II. In addition, the Serbs continued to engage in mass rapes of Muslim females.

On August 30, 1995, effective military intervention finally began as the U.S. led a massive NATO bombing campaign in response to the killings at Srebrenica, targeting Serbian artillery positions throughout Bosnia. The bombardment continued into October. Serb forces also lost ground to Bosnian Muslims who had received arms shipments from the Islamic world. As a result, half of Bosnia was eventually retaken by Muslim-Croat troops.

Faced with the heavy NATO bombardment and a string of ground losses to the Muslim-Croat alliance, Serb leader Milosevic was now ready to talk peace. On November 1, 1995, leaders of the warring factions including Milosevic and Tudjman traveled to the U.S. for peace talks at Wright-Patterson Air Force base in Ohio.

After three weeks of negotiations, a peace accord was declared. Terms of the agreement included partitioning Bosnia into two main portions known as the Bosnian Serb Republic and the Muslim-Croat Federation. The agreement also called for democratic elections and stipulated that war criminals would be handed over for prosecution. 60,000 NATO soldiers were deployed to preserve the cease-fire.

By now, over 200,000 Muslim civilians had been systematically murdered. More than 20,000 were missing and feared dead, while 2,000,000 had become refugees. It was, according to U.S. Assistant Secretary of State Richard Holbrooke, "the greatest failure of the West since the 1930s."

Copyright © 1999 The History Place™ All Rights Reserved

Terms of use: Private home/school non-commercial, non-Internet re-usage only is allowed of any text, graphics, photos, audio clips, other electronic files or materials from The History Place.


Occupation Edit

Following the Russo-Turkish War (1877–1878), in June and July 1878 the Congress of Berlin was organized by the Great Powers. The resulting Treaty of Berlin caused Bosnia and Herzegovina to nominally remain under sovereignty of the Ottoman Empire, [1] but was de facto ceded to Austria-Hungary, which also obtained the right to garrison the Sanjak of Novi Pazar. According to article 25:

The provinces of Bosnia and Herzegovina shall be occupied and administered by Austria-Hungary. The government of Austria-Hungary, not desiring to undertake the administration of the Sanjak of Novi-Pazar, which extends between Serbia and Montenegro in a South-Easterly direction to the other side of Mitrovitza, the Ottoman administration will continue to exercise its functions there. Nevertheless, in order to assure the maintenance of the new political state of affairs, as well as freedom and security of communications, Austria-Hungary reserves the right of keeping garrisons and having military and commercial roads in the whole of this part of the ancient vilayet of Bosnia. To this end the governments of Austria-Hungary and Turkey reserve to themselves to come to an understanding on the details. [2]

The Austro-Hungarian Army engaged in a major mobilization effort to prepare for the assault on Bosnia and Herzegovina, [3] commanding by the end of June 1878 a force of 82,113 troops, 13,313 horses and 112 cannons in the VI, VII, XX, and XVIII infantry divisions as well as a rear army in the Kingdom of Dalmatia. [4] The primary commander was Josip Filipović the forward XVIII infantry division was under the command Stjepan Jovanović, while the rear army commander in Dalmatia was Gavrilo Rodić. [5] The occupation of Bosnia and Herzegovina started on 29 July 1878 and was over on 20 October. [6]

The Ottoman army in Bosnia and Herzegovina at the time consisted of roughly 40,000 troops with 77 cannons, that combined with local militias to around 93,000 men. [7] The Austro-Hungarian troops were occasionally met with ferocious opposition from elements of both Muslim and Orthodox populations there, and significant battles occurred near Čitluk, Stolac, Livno and Klobuk. [8] Despite setbacks at Maglaj and Tuzla, Sarajevo was occupied in October 1878. Austro-Hungarian casualties amounted to over 5,000 and the unexpected violence of the campaign led to recriminations between commanders and political leaders. [9] Fierce resistance from Muslims was expected as Austro-Hungarians realized their occupation meant that Bosnian Muslims would lose their privileged status based on their religion. [1]

Tensions remained in certain parts of the country (particularly Herzegovina) and a mass emigration of predominantly Muslim dissidents occurred. However, a state of relative stability was reached soon enough and Austro-Hungarian authorities were able to embark on a number of social and administrative reforms which intended to make Bosnia and Herzegovina into a "model colony". With the aim of establishing the province as a stable political model that would help dissipate rising South Slav nationalism, Habsburg rule did much to codify laws, to introduce new political practices, and generally to provide for modernization.

Ethnic relations Edit

The Austro-Hungarian administration advocated the ideal of a pluralist and multi-confessional Bosnian nation. Joint Imperial Minister of Finance and Vienna-based administrator of Bosnia Béni Kállay thus endorsed Bosnian nationalism in the form of Bošnjaštvo ("Bosniakhood") with the aim to inspire in Bosnia's people 'a feeling that they belong to a great and powerful nation' [10] and viewed Bosnians as "speaking the Bosnian language and divided into three religions with equal rights.". [11] [12] Between 1861 and 1869, Topal Osman Pasha, an Ottoman Grand vizier had striven to do the same. [13]

On the one hand, these policies attempted to insulate Bosnia and Herzegovina from its irredentist neighbors (Orthodox Serbia, Catholic Croatia, and the Muslim Ottoman Empire) and to marginalize the already circulating ideas of Serbian and Croatian nationhood among Bosnia's Orthodox and Catholic communities, respectively. [12] On the other hand, the Habsburg administrators precisely used the existing ideas of nationhood (especially Bosnian folklore and symbolism) in order to promote their own version of Bošnjak patriotism that aligned with loyalty to the Habsburg state. Habsburg policies are thus best described not as anti-national, but as cultivating their own style of pro-imperial nationalisms. This policy had mixed results. Overall, most Serb and Croat politicians ultimately ignored or opposed the policy, but Serb and Croat politicians also tried and failed to secure the allegiance of Bosnian Muslim constituencies. At the same time, Austro-Hungarian officials actively promoted Bosnia and Herzegovina as new and flourishing crownlands. Habsburg officials publicized numerous exhibits on Bosnian history, folklore, and archaeology, with artists like Alphonse Mucha presenting the Bosnian pavilion at the Paris Exposition of 1900. [14]

The idea of a unified South Slavic state (typically expected to be spearheaded by independent Kingdom of Serbia) became a popular political ideology in the region at this time, including Bosnia and Herzegovina.

Certain Muslim circles in Bosnia and Herzegovina published the newspaper Bošnjak ("Bosniak"). This newspaper caused fierce discussions in Bosnia and Herzegovina, Croatia, and Serbia. The newspaper supported Kállay's policy, whose goal was to strengthen Austro-Hungarian rule in occupied Bosnia and Herzegovina. Although Kállay's policy was not widely accepted even amongst Muslims, Bošnjak nevertheless represented the national aspirations of some Muslims in Bosnia and Herzegovina.

Kállay's policy was finally defeated in 1896 and 1899, when Bosnian Serbs and Muslims called for religious and educational autonomy. Kállay's policy had some potential to resist Croatian and Serbian national aspirations, but after 1899 and 1900 his policy of promoting Bosnian identity had no significant effect. [15]

After the death of Kallay, the policy was abandoned. By 1905, nationalism was an integral factor of Bosnian politics, with national political parties corresponding to the three groups dominating elections. [12]

Soon after Austria-Hungary occupied Bosnia and Herzegovina in 1878, the government took the area's religious activities and institutions under its sovereignty. Austro-Hungarian authorities issued regulations which made Muslim clergy Austro-Hungarian state officials, answering exclusively to them.

This was to isolate Bosnian Muslims from the Ottoman Empire, and its clergy who were subordinate to the Sultan. The Muslims were largely unhappy with their new status, and formed Muslim political opposition. This Muslim opposition demanded, at first, Muslim religious autonomy from Austria-Hungary, but later, as it grew stronger, they demanded autonomy from the Ottoman Empire. The Muslim opposition tried to align itself with the Serbs, who were also demanding religious and educational autonomy. But unsolved agrarian relations between the Muslim leadership and the Serbs was an obstacle to any far-reaching alliance. The alliance that did form was only tactical. Later, the Muslim leadership emphasized Ottoman sovereignty over Bosnia and Herzegovina, and demanded the right to organize their religious activity under the aegis of the Shaykh al-Islām of the Ottoman Empire. [dieciséis]

With Kállay's death in 1903, the situation in Bosnia and Herzegovina was liberalized. The national movements in Bosnia and Herzegovina were transformed into political parties. Muslims founded the Muslim National Organization (MNO) in 1906, Serbs formed the Serbian National Organization (SNO) in 1907, and Croats formed the Croat National Union (HNZ) in 1908. Another significant Croatian party, though less represented than the HNZ, was the Croatian Catholic Association (HKU). [17]

The MNO considered Bosnia and Herzegovina to be part of the Ottoman Empire until the collapse of Austria-Hungary in 1918. They considered Austria-Hungary a European country assigned to control Bosnia and Herzegovina. Their main goal was to achieve Muslim religious autonomy and to maintain the agrarian relations that were in force at the time. In 1909 they achieved their religious autonomy. [18]

Textbooks printed in Serbia and a number of other Serbian-language books were banned. [19] Austro-Hungarian authorities signed a treaty with the Ecumenical Patriarchate of Constantinople by which the Emperor gained control over the Serbian Orthodox Church in Bosnia and Herzegovina in exchange for annual reimbursement. Serbs largely disapproved of Austro-Hungarian control over their religious institutions, and organised a struggle to gain their religious autonomy. The struggle was ended in their favour in 1905. After gaining religious autonomy, the Serbs gathered around four political groups, out of which three become notable. The notable groups became known by the names of their official newspapers, the Srpska riječ (Serbian Word), the Petar Kočić's Narod i Otadžbina (the People and Fatherland) and the Lazar Dimitrijević's Dan (the Day). Later they demanded unity under one party, which was approved to them, so they founded the Serbian People's Organisation. [20] As a relative majority, the Serbs were a dominant political factor, and as such they demanded Bosnia and Herzegovina's autonomy from the Ottoman Empire and Austria-Hungary. [21] Serbian politics in Bosnia and Herzegovina was dominated by the three factions gathered around the three newspapers. The main problem of Serbian civic politics was the agrarian reaction. Serb peasants demanded to be liberated from feudal relations, while on the other hand they wanted to maintain cooperation with the Muslim People's Organisation in achieving national aspirations. The group gathered around Kočić's Narod i Otadžbina newspaper completely stood for Serbian peasantry against the Muslims in order to change the agrarian position of the peasantry. Kočić's group also banned any cooperation with the Austrian-Hungarian authorities. The group gathered around Dimitrijević also advocated a radical change of the agrarian relations and criticised the Serbian civic leadership for neglecting the peasantry, but they advocated cooperation with the Austro-Hungarian authorities in changing agrarian relations. The main goal of Serbian politics in Bosnia and Herzegovina was the removal of Austro-Hungarian authority in Bosnia and Herzegovina and annexation of Bosnia and Herzegovina to the Kingdom of Serbia. Their goals, however, were no obstacle to economic cooperation with the Austrian-Hungarian authorities. [22]

In order to suppress national aspirations, the Austrian-Hungarian authorities tried to limit the activity of the Franciscans in Bosnia and Herzegovina. The Emperor and the Holy See discussed the reestablishment of the Catholic Church in Bosnia and Herzegovina. The Emperor's goal was to have the Church in Bosnia subordinated to his secular power within the Church. In the end, in 1881, the Holy See yielded, on condition that the Emperor did not explicitly mention his authority in a bulla which he, however, did. After establishing secular power over the Catholic Church in Bosnia and Herzegovina, the Emperor established the cathedral in Sarajevo and named Archbishop Dr. Josip Štadler as its head. [23] Just before the occupation of Bosnia and Herzegovina, the Croatian Sabor asked the Emperor to alter the situation in Bosnia and Herzegovina so it could be unified with the Kingdom of Croatia-Slavonia and the Kingdom of Dalmatia. The Emperor refused to accept this demand and dismissed the Sabor. This was done as the Austrian-Hungarian authorities had a plan to isolate Bosnia and Herzegovina from its neighbouring Slavic countries, Croatia and Serbia, and to halt the national aspirations of the peoples in Bosnia and Herzegovina. The authorities did not only suppress the Croatian and Serbian names, but also any flags, coats of arms and folk songs. Any activity that would emphasise a common interest of Croats in Bosnia and Herzegovina and those in the Triune Kingdom was suppressed from the start. As they were unable to form a political party, especially under Kállay's administration, Croats formed various musical societies, reading rooms, schools, economic institutions and newspapers. [24] The authorities forbade these societies from using the word "Croatian", even though they allowed use of the word "Serbian" for Serbian societies. Only later was the use of the word "Croatian" allowed. This official policy was pushed by Hungarian circles, especially under Kállay and his successor Stephan Burián von Rajecz. The goal of their policy was to weaken the Croatian position in Bosnia and Herzegovina by strengthening the Serbian position, in order to make unification of Bosnia and Herzegovina with Croatia less likely. Even though the authorities tried to isolate Bosnia and Herzegovina from the influence of neighbouring Slavic countries, Croatian people in Bosnia were nevertheless influenced by all three major political movements from Croatia, first the Illyrian movement, later Yugoslavism and Croatian nationalism. [25]

In Croatian politics there were two factions and their formal political organising ran slowly. The fundamental reason for this Croatian political division was disagreement between the Franciscan Bosnian Province and the Archbishop's Chancery on the organisation of parishes within the archdiocese. [26] The first initiative for creation of a Croatian political party came from the Croatian intelligentsia which gained support from the Franciscans. In 1908, after some preparations, it founded the Croatian People's Union with Ivo Pilar as its main ideologist. [27] In its program, the HNZ advocated the annexation of Bosnia and Herzegovina by Austria-Hungary [28] and its unification with the rest of the Croatian lands. [27] In relations with the Serbs, the HNZ stood for a strict reciprocity, rejecting the idea of Bosnia and Herzegovina's unification with any other country or its autonomy. The HNZ did not demand any changes in social relations or changes in the agrarian relations. They tried to maintain good relations with the Muslim population, which was the only way to gain political strength. Because of this, they were harshly criticized by the Štadler's Croatian Catholic Association (HKU) that advocated an end to the serf system. Pilar believed that the HNZ's goals could only be achieved if Croats gained support from the Muslim population, and at the same time, he criticised Štadler for his Catholic propaganda. [27] Štadler, who was Pilar's main opponent, believed that Catholic Croats should not be educated in any way other than as Catholics, thus advocating segregation between Catholics and Muslims. [29] The HKU, like the HNZ, advocated unification of Bosnia and Herzegovina with other Croatian lands. It also promoted Christian morals, and unlike the HNZ, the HKU advocated the abolition of the serf system as they had no relations with the Muslims. [30]

Annexation Edit

Even though Bosnia and Herzegovina was still part of the Ottoman Empire, at least formally, the Austrian-Hungarian authorities had factual control over the country. Austria-Hungary waited for a chance to incorporate Bosnia and Herzegovina formally as well. Any action concerning Bosnia and Herzegovina depended on international opinion, which Austrian-Hungarian authorities were aware of. They used the Young Turk Revolution in the Ottoman Empire to finally annex Bosnia and Herzegovina. The Young Turk movement had gained support in mass protests throughout the Ottoman Empire during 1908, with their intention to restore the suspended Ottoman constitution. The Austrian-Hungarian authorities were afraid that the revolution could spread to Bosnia and Herzegovina, as it had support from the Bosnian Muslims and the Serbs, who supported the autonomy of Bosnia and Herzegovina within the Ottoman Empire. On 7 September 1908, the SNO and the MNO demanded that Bosnia and Herzegovina accept the constitution as part of the Ottoman Empire. [30]

On 5 October the Emperor Franz Joseph announced the annexation of Bosnia and Herzegovina and ordered the Minister of Finance to compose a constitution for Bosnia and Herzegovina. The annexation was announced in Sarajevo two days later, on 7 October. This annexation led to an international crisis, which was solved on 26 February 1909 when the Ottoman Empire recognised the annexation having received material compensation and on the Austrian-Hungarian garrisons leaving the Sanjak of Novi Pazar. By this, Bosnia and Herzegovina was formally under the Austrian-Hungarian sovereignty. On 21 March 1909, the German Empire sent an ultimatum to the Russian Empire to recognise the annexation, which Russia did immediately. Soon, the Kingdom of Serbia recognised the annexation on 31 March, the Kingdom of Montenegro doing so on 5 April. [31]

The annexation caused unrest amongst the Muslim and Serb population. The Streifkorps (special counterinsurgency units) were reestablished in context of demonstrations in Serbia and in Montenegro against the annexation. [32] The Muslims could not believe the sovereignty of the Sultan could be overturned with a proclamation, and that they were now ruled by a Christian emperor. The MNO and the SNO refused to give any official statement about the annexation. In Budapest they held a meeting on 11 October 1908 they issued the Message to the People of Bosnia and Herzegovina, where they stated that the people couldn't reconcile with the Austrian-Hungarian occupation in 30 years and asked for the people to remain calm and wait for the decision of the superpowers. Both parties announced that they would continue the struggle for the autonomy of Bosnia and Herzegovina. [31] However, since all European countries had already recognised the annexation, the SNO and the MNO, who wanted to continue their activity as legitimate organisations, thus recognised the annexation the SNO doing so in May 1909 and the MNO in February 1910. [33] Unlike the Serbs and the Muslims, the Croats enthusiastically accepted the Austrian-Hungarian annexation. In an audience to the Emperor Franz Joseph, the representatives of the HNZ, Pilar, Nikola Mandić and Antonije Sunarić expressed the gratitude of the Croat people to the Emperor for the annexation at the end of October 1908. However, Croat enthusiasm did not endure, as Bosnia and Herzegovina failed to be joined with Croatia as expected. [34]

In Bosnia and Herzegovina, every major ethnic group was represented by its political party. The Muslims were represented by the Muslim People's Organisation, the Serbs were represented by the Serbian People's Organisation, while the Croats were represented by the two political parties, the Croatian People's Union and the Croatian Catholic Association.


Related Articles

Europe’s Best Festivals for City Breaks

Europe’s major cities show off their best side when festivals are held. Just think of the atmosphere and experiences when we ourselves offer the Øya Festival, Moldejazzen, or the Bergen Festival. Here are ten of the best folk festivals you can take with you on your next city break. Venice Carnival – påskeferie in Venice [&hellip]

Kosovo Religion

Most of Kosovo’s large Albanian majority are Muslims and are mainly Sunni. The Serbs are predominantly Orthodox Christians. According to the Constitution, Kosovo is a secular state. Religion, for the most part, is not a strong reminder in everyday life, although there are many mosques, and prayer calls can be heard during the day. The [&hellip]

Restaurants in Hamburg

The restaurants below are organized alphabetically and divided into four different price ranges. Expensive (over 100 €) Moderate (50 to 100 €) Inexpensive (up to 50 €) This is the average price for a three-course menu per person without drinks. Lifted Landhaus Scherrer The Landhaus Scherrer gourmet restaurant stands for exclusivity and rich tradition. This top gastronomic address is the culinary [&hellip]


Ver el vídeo: MEGA - Τελευταία Γεγονότα - 26 Ιουλίου 1992 (Diciembre 2021).