Podcasts de historia

Nueva evidencia de que los humanos antiguos cruzaron una barrera marina significativa

Nueva evidencia de que los humanos antiguos cruzaron una barrera marina significativa

Hace tres años, el análisis genético de un dedo meñique de la cueva de Denisova en las montañas de Altai en Siberia condujo a una secuencia completa del genoma de una nueva línea del árbol genealógico humano: los denisovanos. Ahora los científicos creen que los denisovanos, que vivieron hace unos 41.000 años, de alguna manera lograron cruzar una de las barreras marinas más prominentes del mundo en Indonesia y luego se cruzaron con humanos modernos en su camino a Australia y Nueva Guinea.

La línea de Wallace es una importante barrera marina formada por una poderosa corriente marina a lo largo de la costa este de Borneo y marca la división entre mamíferos europeos y asiáticos al oeste de Australasia dominada por marsupiales al este. La fauna a ambos lados de la barrera es muy diferente entre sí porque la recta marina es muy difícil de cruzar.

“Por un lado tienes todos tus tigres, rinocerontes y monos y por el otro tienes todos tus marsupiales, lagartos gigantes y Australia”, dijo el profesor Alan Cooper de la Universidad de Adelaide en Australia. “Este es probablemente uno de los más importantes del mundo. líneas biogeográficas más famosas ".

Hasta ahora se pensaba que los humanos antiguos no podían cruzar la línea de Wallace, sin embargo, una investigación realizada por el profesor Cooper y el profesor Chris Stringer del Museo de Historia Natural en el Reino Unido sugiere que los patrones genéticos solo pueden explicarse si los denisovanos lograron cruzar la barrera.

Los investigadores encontraron que el ADN de Denisovan está prácticamente ausente en las poblaciones actuales de Asia continental, aunque aquí es donde se encontró el fósil original, pero estaba presente en las poblaciones indígenas de Australia, Nueva Guinea y áreas circundantes.

"En Asia continental, ni los especímenes humanos antiguos ni las poblaciones indígenas modernas geográficamente aisladas tienen ADN denisovano de ninguna nota, lo que indica que nunca ha habido una señal genética de mestizaje denisovano en el área", dijo el profesor Cooper. "El único lugar donde existe tal señal genética parece ser en áreas al este de la línea de Wallace y ahí es donde creemos que tuvo lugar el mestizaje, aunque eso significa que los denisovanos deben haber hecho de alguna manera ese cruce marino".

Los hallazgos tienen implicaciones para nuestra comprensión de la capacidad tecnológica de los denisovanos.

"Saber que los denisovanos se extendieron más allá de esta importante barrera marina abre todo tipo de preguntas sobre los comportamientos y las capacidades de este grupo, y hasta dónde podrían haberse extendido".

Ahora que los investigadores han encontrado qué lograron los denisovanos, la siguiente pregunta lógica debería ser cómo?


    Misterioso humano antiguo cruzó la línea Wallace & # 039s

    Los científicos han propuesto que los parientes humanos antiguos descubiertos más recientemente, los denisovanos, de alguna manera lograron cruzar una de las barreras marinas más prominentes del mundo en Indonesia, y luego se cruzaron con humanos modernos que se movían por el área en el camino a Australia y Nueva Guinea. .

    Hace tres años, el análisis genético de un dedo meñique de la cueva de Denisova en las montañas de Altai en el norte de Asia condujo a una secuencia completa del genoma de una nueva línea del árbol genealógico humano: los denisovanos. Desde entonces, se ha detectado evidencia genética que apunta a su hibridación con poblaciones humanas modernas, pero solo en poblaciones indígenas en Australia, Nueva Guinea y áreas circundantes. Por el contrario, el ADN de Denisovan parece estar ausente o en niveles muy bajos en las poblaciones actuales de Asia continental, aunque aquí es donde se encontró el fósil.

    Publicado hoy en un Ciencias En un artículo de opinión, los científicos, el profesor Alan Cooper de la Universidad de Adelaide en Australia y el profesor Chris Stringer del Museo de Historia Natural del Reino Unido, dicen que este patrón puede explicarse si los denisovanos hubieran logrado cruzar la famosa línea de Wallace, una de las más grandes del mundo. Barreras biogeográficas que está formada por una poderosa corriente marina a lo largo de la costa este de Borneo. La línea de Wallace marca la división entre mamíferos europeos y asiáticos al oeste de Australasia dominada por marsupiales al este.

    "En Asia continental, ni los especímenes humanos antiguos ni las poblaciones indígenas modernas geográficamente aisladas tienen ADN denisovano de ninguna nota, lo que indica que nunca ha habido una señal genética de mestizaje denisovano en el área", dice el profesor Cooper, director de la Universidad de Adelaide. Centro Australiano de ADN Antiguo. "El único lugar donde existe tal señal genética parece ser en áreas al este de la línea de Wallace y ahí es donde creemos que tuvo lugar el mestizaje, aunque eso significa que los denisovanos deben haber hecho de alguna manera ese cruce marino".

    "El reciente descubrimiento de otra enigmática especie humana antigua Homo floresiensis, los llamados Hobbits, en Flores, Indonesia, confirman que la diversidad de parientes humanos arcaicos en esta área era mucho mayor de lo que pensábamos ", dice el profesor Stringer, líder de investigación en orígenes humanos, Museo de Historia Natural, en Londres. "La morfología de los Hobbits muestra que son diferentes de los Denisovanos, lo que significa que ahora tenemos al menos dos, y potencialmente más, grupos inesperados en el área.

    "Las conclusiones que hemos extraído son muy importantes para nuestro conocimiento de la evolución y la cultura humanas tempranas. Saber que los denisovanos se extendieron más allá de esta importante barrera marina abre todo tipo de preguntas sobre los comportamientos y las capacidades de este grupo, y hasta dónde podrían llegar. se han extendido ".

    "Las preguntas clave ahora son dónde y cuándo los antepasados ​​de los humanos actuales, que se dirigían a colonizar Nueva Guinea y Australia hace unos 50.000 años, se reunieron e interactuaron con los denisovanos", dice el profesor Cooper.

    "Curiosamente, los datos genéticos sugieren que los machos denisovanos se cruzaron con las hembras humanas modernas, lo que indica la naturaleza potencial de las interacciones cuando un pequeño número de humanos modernos cruzó por primera vez la línea de Wallace y entró en territorio denisovano".


    ADN antiguo revela la compleja historia de la migración humana entre Siberia y América del Norte

    Existe mucha evidencia que sugiere que los humanos emigraron al continente de América del Norte a través de Beringia, una masa de tierra que una vez unió el mar entre lo que ahora es Siberia y Alaska. Pero exactamente quién cruzó, o volvió a cruzar, y quiénes sobrevivieron como antepasados ​​de los nativos americanos de hoy en día, ha sido un tema de largo debate.

    Dos nuevos estudios de ADN obtenidos de fósiles raros a ambos lados del estrecho de Bering ayudan a escribir nuevos capítulos en las historias de estos pueblos prehistóricos.

    El primer estudio profundiza en la genética de los pueblos norteamericanos, los paleo-esquimales (algunas de las primeras personas que poblaron el Ártico) y sus descendientes. & # 8220 [La investigación] se centra en las poblaciones que vivieron en el pasado y en la actualidad en el norte de América del Norte, y muestra vínculos interesantes entre los hablantes de Na-Dene con los primeros pueblos que migraron a América y los pueblos paleo-esquimales, & # 8221 Anne Stone, genetista antropológica de la Universidad Estatal de Arizona que evaluó ambos estudios para Naturaleza, dice por correo electrónico.

    Beringia se había formado hace unos 34.000 años, y los primeros humanos cazadores de mamuts la cruzaron hace más de 15.000 años y quizás mucho antes. Una migración posterior e importante, hace unos 5.000 años, de personas conocidas como paleo-esquimales se extendió por muchas regiones del Ártico americano y Groenlandia. Pero si son antepasados ​​directos de los pueblos de habla esquimal-aleut y na-dene de hoy en día, o si fueron desplazados por una migración posterior de los neo-esquimales, o del pueblo Thule, hace unos 800 años, sigue siendo un misterio. .

    Mapa de lo que una vez fue la conexión de Beringia entre la actual Siberia y Alaska. (Servicio de Parques Nacionales)

    Un equipo internacional estudió los restos de 48 humanos antiguos de la región, así como 93 pueblos vivos de Alaska I & # 241upiat y Siberia Occidental. Su trabajo no solo se sumó al número relativamente pequeño de genomas antiguos de la región, sino que también intentó unir todos los datos en un solo modelo de población.

    Los hallazgos revelan que tanto los pueblos antiguos como los modernos del Ártico americano y Siberia heredaron muchos de sus genes de los paleo-esquimales. Los descendientes de esta antigua población incluyen los hablantes de idiomas Yup & # 8217ik, Inuit, Aleuts y Na-Dene de Alaska y el norte de Canadá hasta el suroeste de los Estados Unidos. Los hallazgos contrastan con otros estudios genéticos que habían sugerido que los paleo-esquimales eran un pueblo aislado que desapareció después de unos 4.000 años.

    "Durante los últimos siete años, ha habido un debate sobre si los paleo-esquimales contribuyeron genéticamente a las personas que viven en América del Norte hoy en día, nuestro estudio resuelve este debate y, además, apoya la teoría de que los paleo-esquimales propagan las lenguas Na-Dene", coautor. David Reich, de la Facultad de Medicina de Harvard y el Instituto Médico Howard Hughes, dice en un comunicado de prensa.

    El segundo estudio se centró en los linajes asiáticos, señala Stone. & # 8220 El estudio es emocionante porque nos da una idea de la dinámica de la población, durante más de 30 mil años, que se ha producido en el noreste de Siberia. Y estos conocimientos, por supuesto, también brindan información sobre las personas que migraron a las Américas. & # 8221

    Los investigadores recuperaron muestras genéticas de 34 individuos & # 8217 permanece en Siberia, que data de 600 a 31,600 años. Estos últimos son los restos humanos más antiguos conocidos en la región, y revelaron un grupo de siberianos previamente desconocido. El ADN de un individuo siberiano, de unos 10.000 años, muestra más semejanza genética con los nativos americanos que cualquier otro resto encontrado fuera de las Américas.

    Hace quince años, los científicos desenterraron un sitio de 31.000 años a lo largo de Rusia y el río Yana # 8217, muy al norte del Círculo Polar Ártico, con antiguos huesos de animales, marfil y herramientas de piedra. Pero dos pequeños dientes de leche de niños son los únicos restos humanos recuperados del sitio de la Edad de Hielo y proporcionaron el único genoma humano conocido de personas que vivieron en el noreste de Siberia durante el período anterior al Último Máximo Glacial. Representan una población previamente desconocida que el equipo internacional de autores del estudio ha denominado & # 8220 Antiguos Siberianos del Norte & # 8221.

    Los dos dientes de leche de 31.000 años encontrados en el sitio del cuerno de rinoceronte de Yana en Rusia que llevaron al descubrimiento de un nuevo grupo de antiguos siberianos. (Academia de Ciencias de Rusia)

    Los autores sugieren que durante el Último Máximo Glacial (hace 26.500 a 19.000 años) algunos de estos aproximadamente 500 siberianos buscaron climas más habitables en el sur de Beringia. Stone dice que la migración ilustra las formas en que el cambio climático impactó la dinámica de la población antigua. & # 8220 Sí creo que los refugios durante el Último Máximo Glacial fueron importantes, & # 8221, dice. & # 8220 A medida que las poblaciones se mudaron a refugios, probablemente siguiendo a los animales que cazaban y para aprovechar las plantas que recolectaban a medida que esas distribuciones se desplazaban hacia el sur, esto resultó en interacciones y cambios poblacionales. Estas poblaciones luego se expandieron fuera de los refugios a medida que el clima se calentó y esta dinámica climática probablemente afectó a la población de todo el mundo. & # 8221

    En este caso, los antiguos siberianos del norte llegaron a Beringia y probablemente se mezclaron con pueblos migratorios del este de Asia. Su población finalmente dio lugar a los primeros pueblos de América del Norte y otros linajes que se dispersaron por Siberia.

    David Meltzer, antropólogo de la Universidad Metodista del Sur y coautor del nuevo estudio, dice que cuando se descubrió el sitio del río Yana, se decía que los artefactos se parecían a las herramientas de piedra distintivas (específicamente proyectiles & # 8220puntos & # 8221) de la cultura Clovis & # 8212 una población de nativos americanos primitivos que vivió en el actual Nuevo México hace unos 13.000 años. Pero la observación fue recibida con escepticismo porque Yana estaba separada de los sitios Clovis de América por 18.000 años, muchos cientos de millas e incluso los glaciares de la última Edad de Hielo.

    Parecía más probable que diferentes poblaciones simplemente hicieran puntas de piedra similares en diferentes lugares y épocas. & # 8220 Lo extraño es que, ahora resulta que estaban relacionados, & # 8221 Meltzer dice. & # 8220Es & # 8217s algo guay. No cambia el hecho de que no hay descendencia histórica directa en términos de los artefactos, pero sí nos dice que había esta población flotando en el extremo norte de Rusia hace 31.000 años cuyos descendientes contribuyeron con un poco de ADN a los nativos americanos. . & # 8221

    El hallazgo no es particularmente sorprendente dado que durante mucho tiempo se pensó que al menos algunos ancestros nativos americanos provenían de la región de Siberia. Pero detalles que parecían incognoscibles ahora están saliendo a la luz después de miles de años. Por ejemplo, los antiguos pueblos del norte de Siberia también parecen ser ancestros del individuo Mal & # 8217ta (que data de hace 24.000 años) de la región del lago Baikal en el sur de Rusia, una población que mostraba una porción de raíces europeas & # 8212 y de la cual los nativos americanos , a su vez, derivó alrededor del 40 por ciento de su ascendencia.

    Alla Mashezerskaya mapea los artefactos en el área donde se encontraron dos dientes de leche de 31.000 años. (Elena Pavlova)

    & # 8220Se abre camino hacia los nativos americanos, & # 8221 Meltzer dice sobre el antiguo genoma de Yana, & # 8220, pero & # 8217 lo hace a través de varias otras poblaciones que van y vienen en el paisaje siberiano durante el transcurso de la Edad del Hielo. . Cada genoma que obtenemos en este momento nos dice muchas cosas que no sabíamos porque los genomas antiguos en América y en Siberia de la Edad del Hielo son raros. & # 8221

    Un genoma más moderno de los restos de 10,000 años encontrados cerca de Siberia & # 8217s Kolyma River evidencia una mezcla de ADN de linajes del este asiático y antiguo norte de Siberia similar a la que se ve en las poblaciones de nativos americanos & # 8212 una coincidencia mucho más cercana que cualquier otro encontrado fuera del norte America. Este hallazgo, y otros de ambos estudios, sirven como recordatorios de que la historia de la mezcla humana y la migración en el Ártico no fue una calle de un solo sentido.

    & # 8220No hay & # 8217 absolutamente nada en el puente terrestre de Bering que diga que no se puede & # 8217t ir en ambos sentidos & # 8221, dice Meltzer. & # 8220Estaba abierto, relativamente plano, sin glaciares & # 8212 no era & # 8217t como si pasaras y la puerta se cierra detrás de ti y estás atrapado en América. Así que no hay razón para dudar de que el puente terrestre de Bering traficaba con seres humanos en ambas direcciones durante el Pleistoceno. La idea de volver a Asia es muy importante para nosotros, pero no tenían ni idea. No pensaron que iban a viajar entre continentes. Simplemente se estaban moviendo alrededor de una gran masa de tierra. & # 8221


    Los primeros estadounidenses vivieron en el puente de tierra de Bering durante miles de años

    La teoría de que las Américas estaban pobladas por humanos que cruzaban de Siberia a Alaska a través de un puente terrestre se propuso por primera vez en 1590 y ha sido generalmente aceptada desde la década de 1930.

    Pero la evidencia genética muestra que no existe un vínculo ancestral directo entre la gente de la antigua Asia oriental y los nativos americanos modernos. Una comparación del ADN de 600 nativos americanos modernos con el ADN antiguo recuperado de un esqueleto humano de la Edad de Piedra tardía de Mal'ta cerca del lago Baikal en el sur de Siberia muestra que los nativos americanos divergieron genéticamente de sus ancestros asiáticos hace unos 25.000 años, al igual que el último hielo la edad estaba llegando a su punto máximo.

    Según la evidencia arqueológica, los humanos no sobrevivieron a la última edad de hielo y al pico de rsquos en el noreste de Siberia y, sin embargo, tampoco hay evidencia de que hayan llegado a Alaska o al resto del Nuevo Mundo. Si bien hay evidencia que sugiere que el noreste de Siberia estuvo habitado durante un período cálido hace unos 30.000 años antes de que alcanzara su punto máximo, después de esto, el registro arqueológico se silencia y solo regresa hace 15.000 años, después de que terminó la última era glacial.

    Entonces, ¿adónde fueron los antepasados ​​de los nativos americanos durante 15.000 años, después de que se separaron del resto de sus parientes asiáticos?

    Sobrevivir en Beringia
    Como John Hoffecker, Dennis O'Rourke y yo argumentamos en un artículo para Science, la respuesta parece ser que vivían en el Puente Terrestre de Bering, la región entre Siberia y Alaska que era tierra seca cuando los niveles del mar eran más bajos. el agua dulce del mundo estaba encerrada en el hielo, pero que ahora se encuentra debajo de las aguas de los mares de Bering y Chukchi. Esta teoría se ha apoyado cada vez más en pruebas genéticas.

    Se cree que el Puente Terrestre de Bering, también conocido como parte central de Beringia, tenía hasta 600 millas de ancho. Según la evidencia de los núcleos de sedimentos perforados en el paisaje ahora sumergido, parece que aquí y en algunas regiones adyacentes de Alaska y Siberia, el paisaje en el apogeo de la última glaciación hace 21.000 años era tundra arbustiva y ndash como se encuentra hoy en el Ártico de Alaska.

    Este está dominado por arbustos enanos como el sauce y el abedul, de solo unos centímetros de altura. Existe evidencia de que puede haber algunos rodales de abetos en estas regiones también en algunos microhábitats protegidos, donde las temperaturas eran más suaves que las regiones circundantes. La presencia de un grupo particular de especies de escarabajos que viven hoy en hábitats de tundra arbustiva en Alaska, y que están asociadas con un rango específico de temperaturas, también respalda la idea de que el área era un refugio tanto para la flora como para la fauna.

    Este tipo de vegetación no habría soportado a los grandes animales pastando y al mamut lanudo, el rinoceronte lanudo, los caballos del Pleistoceno, los camellos y los bisontes. Estos animales vivían en la vegetación de la estepa-tundra que dominaba el interior de Alaska y el Yukón, así como las regiones interiores del noreste de Siberia. Esta tundra arbustiva habría sostenido alces, quizás algunos borregos cimarrones y pequeños mamíferos. Pero tenía el único recurso que la gente más necesitaba para mantenerse caliente: la madera.

    La madera y la corteza de los arbustos enanos se habrían utilizado para iniciar incendios que quemaron grandes huesos de mamíferos. Las grasas dentro de estos huesos no se encenderán a menos que se calienten a altas temperaturas, y para eso se necesita un fuego leñoso. Y hay evidencia de sitios arqueológicos de que la gente quemó huesos como combustible y los restos carbonizados de los huesos de las piernas se han encontrado en muchos hogares antiguos. Es el calor de estos incendios lo que mantuvo vivos a estos intrépidos cazadores-recolectores durante el frío glacial de las noches invernales del Ártico.

    Escape a América
    La última edad de hielo terminó y el puente terrestre comenzó a desaparecer bajo el mar, hace unos 13.000 años. Los niveles globales del mar aumentaron a medida que las vastas capas de hielo continentales se derritieron, liberando miles de millones de galones de agua dulce.A medida que el puente de tierra se inundó, toda la región de Beringia se volvió más cálida y húmeda, y la vegetación arbustiva de la tundra se extendió rápidamente, superando a las plantas de estepa-tundra que habían dominado las tierras bajas del interior de Beringia.

    Si bien esto significó el final de los mamuts lanudos y otros animales grandes que pastaban, probablemente también proporcionó el ímpetu para la migración humana. A medida que los glaciares en retirada abrieron nuevas rutas hacia el continente, los humanos viajaron primero al interior de Alaska y el Yukón, y finalmente al sur de la región ártica y hacia las regiones templadas de las Américas. La primera evidencia arqueológica definitiva que tenemos de la presencia de personas más allá de Beringia y el interior de Alaska proviene de esta época, hace unos 13.000 años.

    Los arqueólogos llaman a estas personas paleoindios. La evidencia genética registra mutaciones en el ADN mitocondrial transmitido de madre a descendencia que están presentes en los nativos americanos actuales y rsquos, pero no en los restos de Mal'ta. Esto indica una población aislada del continente siberiano durante miles de años, que son los antepasados ​​directos de casi todas las tribus nativas americanas tanto en América del Norte como en América del Sur y ndash los pueblos originales y ldquofirst y rdquo.

    Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Lea el artículo original.


    Los humanos salieron con antiguos parientes denisovanos más allá de la Línea Wallace

    Fecha de los denisovanos Los humanos antiguos conocidos como denisovanos solo se cruzaron con los humanos modernos después de que ambos cruzaron una barrera marina severa en Indonesia, dicen los investigadores.

    Esto puede explicar por qué el ADN de estos humanos antiguos solo se encuentra en personas de algunas partes del sudeste asiático, Papúa Nueva Guinea y en los aborígenes australianos, argumentan el profesor Alan Cooper, de la Universidad de Australia del Sur, y el profesor Chris Stringer, de Historia Natural. Museo de Londres.

    La evidencia del pariente humano ahora extinto se encontró por primera vez en una cueva siberiana hace tres años. Desde entonces, los estudios genéticos han revelado que se cruzaron con los humanos modernos.

    Pero si bien se han encontrado rastros de ADN denisovano en el sudeste asiático, no se han encontrado en las poblaciones de Asia continental, que está más cerca de donde se encontraron los fósiles originales.

    "Ha sido un poco un misterio", dice Cooper.

    Si bien algunos han argumentado que esto puede explicarse por el "hundimiento" de la firma genética denisovana por el ADN de los humanos modernos que siguieron a los denisovanos hasta Asia continental, Cooper argumenta en contra de esto.

    Primero, dice, las encuestas de cazadores recolectores de negritos indígenas en Asia no muestran evidencia de ADN denisovano. Esto es a pesar de que algunas de estas personas no han tenido contacto con otros grupos que podrían haber "inundado" la firma genética denisovana.

    En segundo lugar, dice Cooper, los restos humanos antiguos encontrados en China el año pasado tampoco contenían ADN de Denisovan.

    "En Asia continental, ni los especímenes humanos antiguos, ni las poblaciones indígenas modernas geográficamente aisladas tienen ADN de Denisovan de alguna nota, lo que indica que nunca ha habido una señal genética de mestizaje de Denisovan en el área", dice.

    Al este de la línea Wallace

    El único lugar donde existe una señal genética de Denisovan parece estar al este de la Línea Wallace, que corre entre Bali y Lombok y hasta la costa este de Borneo, argumentan los investigadores en la revista. Ciencias.

    Este estrecho marino nunca ha sido puenteado por tierra y es difícil de cruzar, por lo que la fauna de un lado es tan diferente a la del otro.

    "Por un lado tienes todos tus tigres, rinocerontes y monos y por el otro tienes todos tus marsupiales, lagartos gigantes y Australia", dice Cooper. "Esta es probablemente una de las líneas biogeográficas más famosas del mundo".

    "Creemos que los denisovanos lo cruzaron y que los humanos se cruzaron con ellos después de cruzarlo", dice.

    Cooper dice que solo un número relativamente pequeño de humanos habría podido cruzar la Línea Wallace.

    Dice que luego habrían conocido a una población más grande de denisovanos que se habían establecido allí de antemano.

    Cooper dice que las poblaciones pequeñas tienden a extenderse, al igual que el grupo relativamente pequeño de humanos modernos que salen de África se cruzó una sola vez con los neandertales que conocieron.

    Además, dice, en una población pequeña, cualquier señal genética transmitida a las generaciones futuras sería bastante fuerte, porque hay poco más para inundar la señal.

    Todo esto explica por qué el ADN de Denisovan solo se detecta en humanos al este de la línea Wallace, dice Cooper.

    Capacidades de Denisovan

    Los hallazgos tienen implicaciones para nuestra comprensión de la capacidad tecnológica de los denisovanos.

    "Saber que los denisovanos se extendieron más allá de esta importante barrera marina abre todo tipo de preguntas sobre los comportamientos y las capacidades de este grupo, y hasta dónde podrían haberse extendido", dice Cooper.

    Curiosamente, agrega, el análisis del flujo de genes muestra que ocurrió como resultado de la reproducción de machos denisovanos con hembras humanas modernas.

    Los hallazgos también significan que la diversidad de parientes humanos arcaicos en el área era mucho mayor de lo que se pensaba anteriormente, con los denisovanos uniéndose a los hobbits como otro pariente inesperado que vive al este de la Línea Wallace al mismo tiempo que los humanos modernos.

    ¿Quiénes eran los denisovanos?* En 2010, los científicos descubrieron que un hueso de un dedo encontrado en una cueva en Siberia pertenecía a un nuevo grupo de humanos antiguos a los que llamaron Denisovan (por la cueva en la que fue descubierto).
    * Aunque están relacionados con los neandertales, los denisovanos son genéticamente distintos tanto de los neandertales como de los humanos modernos.
    * El fósil era de una niña que vivió hace unos 41.000 años.
    * Estudios genéticos recientes muestran que los denisovanos tenían piel oscura, cabello castaño y ojos marrones.
    * Una gran población se extendió desde Siberia hasta el sudeste asiático.
    * Se cruzaron con humanos modernos, pero solo se encuentran rastros de ADN denisovano en pueblos indígenas en algunas partes del sudeste asiático, Papua Nueva Guinea y en aborígenes australianos.

    Utilice estos enlaces de marcadores sociales para compartir Los seres humanos salieron con antiguos parientes denisovanos más allá de la línea Wallace.


    En Creta, nueva evidencia de marineros muy antiguos

    Los primeros humanos, posiblemente incluso antepasados ​​prehumanos, parecen haber estado navegando por el mar mucho más tiempo de lo que nadie hubiera sospechado.

    Esa es la sorprendente implicación de los descubrimientos hechos los dos últimos veranos en la isla griega de Creta. Las herramientas de piedra encontradas allí, dicen los arqueólogos, tienen al menos 130.000 años, lo que se considera una fuerte evidencia de la primera navegación conocida en el Mediterráneo y es motivo para repensar las capacidades marítimas de las culturas prehumanas.

    Creta ha sido una isla durante más de cinco millones de años, lo que significa que los fabricantes de herramientas deben haber llegado en barco. Así que esto parece hacer retroceder la historia de los viajes por el Mediterráneo a más de 100.000 años, dicen los especialistas en arqueología de la Edad de Piedra. Descubrimientos de artefactos anteriores habían mostrado que las personas llegaron a Chipre, algunas otras islas griegas y posiblemente Cerdeña no antes de hace 10,000 a 12,000 años.

    El viaje marino temprano más antiguo establecido en cualquier lugar fue la migración a través del mar de Homo sapiens anatómicamente moderno a Australia, que comenzó hace unos 60.000 años. También hay un sugestivo goteo de evidencia, en particular los esqueletos y artefactos en la isla indonesia de Flores, de homínidos más antiguos que se abren paso por agua hacia nuevos hábitats.

    Aún más intrigante, los arqueólogos que encontraron las herramientas en Creta notaron que el estilo de las hachas de mano sugería que podrían tener hasta 700.000 años de antigüedad. Eso puede ser una exageración, admitieron, pero las herramientas se asemejan a los artefactos de la tecnología de la piedra conocida como achelense, que se originó con poblaciones prehumanas en África.

    Más de 2.000 artefactos de piedra, incluidas las hachas de mano, fueron recolectados en la costa suroeste de Creta, cerca de la ciudad de Plakias, por un equipo dirigido por Thomas F. Strasser y Eleni Panagopoulou. Ella trabaja en el Ministerio de Cultura de Grecia y él es profesor asociado de historia del arte en Providence College en Rhode Island. Fueron asistidos por geólogos y arqueólogos griegos y estadounidenses, incluido Curtis Runnels de la Universidad de Boston.

    El Dr. Strasser describió el descubrimiento el mes pasado en una reunión del Instituto Arqueológico de América. Se aceptó un informe formal para su publicación en Hesparia, la revista de la Escuela Estadounidense de Estudios Clásicos de Atenas, que apoya el trabajo de campo.

    El equipo de inspección de Plakias buscó restos materiales de artesanos más recientes, nada más antiguos que 11.000 años. Tales artefactos habrían sido espadas, puntas de lanza y puntas de flecha típicas de los períodos Mesolítico y Neolítico.

    “Encontramos esos, luego encontramos las hachas de mano”, dijo el Dr. Strasser la semana pasada en una entrevista, y eso envió al equipo a un tiempo más profundo.

    "Estábamos desconcertados", dijo el Dr. Runnels en una entrevista. "Se suponía que estas cosas no debían estar allí".

    La noticia del hallazgo circula entre las filas de los estudiosos de la Edad de Piedra. Los pocos que han visto los datos y algunas imágenes (la mayoría de las herramientas residen en Atenas) dijeron que estaban emocionados y cautelosamente impresionados. La investigación, si se confirma con un estudio más a fondo, mezcla los horarios del desarrollo tecnológico y los relatos de libros de texto sobre la movilidad humana y prehumana.

    Ofer Bar-Yosef, una autoridad en arqueología de la Edad de Piedra en Harvard, dijo que la importancia del hallazgo dependería de la datación del sitio. "Una vez que los investigadores proporcionen las fechas", dijo en un mensaje de correo electrónico, "tendremos una mejor comprensión de la importancia del descubrimiento".

    El Dr. Bar-Yosef dijo que solo había visto algunas fotografías de las herramientas de Creta. Los formularios solo pueden indicar una posible edad, dijo, pero "el manejo de los artefactos puede dar una impresión diferente". Y las citas, dijo, lo contarían.

    El Dr. Runnels, que tiene 30 años de experiencia en la investigación de la Edad de Piedra, dijo que un análisis realizado por él y tres geólogos "no dejó muchas dudas sobre la edad del sitio, y las herramientas deben ser aún más antiguas".

    Los acantilados y cuevas sobre la costa, dijeron los investigadores, han sido levantados por fuerzas tectónicas donde la placa africana se hunde y empuja hacia arriba la placa europea. Las capas elevadas expuestas representan la secuencia de períodos geológicos que han sido bien estudiados y fechados, en algunos casos correlacionados con fechas establecidas de períodos glaciales e interglaciares de la edad de hielo más reciente. Además, el equipo analizó la capa que contenía las herramientas y determinó que el suelo había estado en la superficie hace entre 130.000 y 190.000 años.

    El Dr. Runnels dijo que consideraba que esta era una edad mínima para las herramientas en sí. Incluyen no solo hachas de mano de cuarzo, sino también cuchillas y raspadores, todos de estilo achelense. Las herramientas podrían haberse fabricado milenios antes de que se congelaran en el tiempo en los acantilados de Creta, por así decirlo, dijeron los arqueólogos.

    El Dr. Runnels sugirió que las herramientas podrían tener al menos el doble de antigüedad que las capas geológicas. El Dr. Strasser dijo que podrían tener hasta 700.000 años. Se planean más exploraciones este verano.

    La fecha de 130.000 años situaría el descubrimiento en una época en la que el Homo sapiens ya había evolucionado en África, en algún momento después de hace 200.000 años. Su presencia en Europa no se hizo evidente hasta hace unos 50.000 años.

    Los arqueólogos solo pueden especular sobre quiénes fueron los fabricantes de herramientas. Hace ciento treinta mil años, los humanos modernos compartían el mundo con otros homínidos, como los neandertales y el Homo heidelbergensis. Se cree que la cultura achelense comenzó con el Homo erectus.

    La hipótesis estándar había sido que los fabricantes de herramientas achelenses llegaron a Europa y Asia a través del Medio Oriente, pasando principalmente a través de lo que ahora es Turquía hacia los Balcanes. Los nuevos hallazgos sugieren que sus dispersiones no se limitaron a rutas terrestres. Pueden dar credibilidad a las propuestas de migraciones de África a través del Estrecho de Gibraltar a España. La costa sur de Creta, donde se encontraron las herramientas, está a 200 millas del norte de África.

    "No podemos decir que los fabricantes de herramientas vinieron a 200 millas de Libia", dijo el Dr. Strasser. "Si estás en una balsa, es un viaje largo, pero es posible que hayan venido del continente europeo a través de travesías más cortas a través de las islas griegas".

    Pero arqueólogos y expertos en la historia náutica temprana dijeron que el descubrimiento parecía mostrar que estos marineros sorprendentemente antiguos tenían embarcaciones más resistentes y confiables que las balsas. También deben haber tenido la capacidad cognitiva para concebir y realizar repetidos cruces de agua a grandes distancias para establecer poblaciones sostenibles que produzcan una gran cantidad de artefactos de piedra.


    Contenido

    Colonización nórdica de las Américas Editar

    Los viajes nórdicos a Groenlandia y Canadá antes de los viajes de Colón están respaldados por evidencia histórica y arqueológica. Una colonia nórdica se estableció en Groenlandia a finales del siglo X y duró hasta mediados del siglo XV, con asambleas de la corte y el parlamento (cosa) que tiene lugar en Brattahlíð y un obispo está destinado en Garðar. [7] Los restos de un asentamiento nórdico en L'Anse aux Meadows en lo que ahora es Terranova, una gran isla en la costa atlántica de Canadá, fueron descubiertos en 1960 y han sido datados por radiocarbono entre 990 y 1050 EC. [3] Este sigue siendo el único sitio ampliamente aceptado como evidencia de un contacto transoceánico precolombino post-prehistórico con las Américas. L'Anse aux Meadows fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1978. [8] También está posiblemente relacionada con el intento de colonia de Vinland establecida por Leif Erikson alrededor del mismo período o, más ampliamente, con la exploración nórdica de las Américas. [9]

    Aunque L'Anse aux Meadows establece que los colonos nórdicos viajaron y construyeron estructuras permanentes en América del Norte, existen pocas fuentes que describan el contacto entre los pueblos indígenas y los nórdicos. Se conoce el contacto entre la gente de Thule (antepasados ​​de los inuit modernos) y los nórdicos en los siglos XII o XIII. Los groenlandeses nórdicos llamaron a estos colonos entrantes "skrælingar". El conflicto entre los groenlandeses y los "skrælings" se registra en el Anales islandeses. El término skrælings también se usa en las sagas de Vínland, que se relacionan con eventos durante el siglo X, cuando se describe el comercio y el conflicto con los pueblos nativos. [10]

    Contacto polinesio, melanesio y austronesio Editar

    Estudios genéticos Editar

    Entre 2007 y 2009, el genetista Erik Thorsby y sus colegas publicaron dos estudios en Antígenos tisulares que evidencia una contribución genética amerindia a las poblaciones humanas en la Isla de Pascua, determinando que probablemente fue introducido antes del descubrimiento europeo de la isla. [11] [12] En 2014, la genetista Anna-Sapfo Malaspinas del Centro de Geogenética de la Universidad de Copenhague publicó un estudio en Biología actual que encontró evidencia genética humana de contacto entre las poblaciones de la Isla de Pascua y América del Sur, que data de hace aproximadamente 600 años (es decir, 1400 EC ± 100 años). [13]

    En una investigación publicada en 2013, se descubrió que algunos miembros del ahora extinto pueblo Botocudo, que vivían en el interior de Brasil, eran miembros del haplogrupo B4a1a1 del ADNmt, que normalmente se encuentra solo entre los polinesios y otros subgrupos de austronesios. Esto se basó en un análisis de catorce cráneos. Dos pertenecían a B4a1a1 (mientras que doce pertenecían a subclades del haplogrupo C1 de ADNmt, común entre los nativos americanos). El equipo de investigación examinó varios escenarios, ninguno de los cuales pudo decir con certeza era correcto. Descartaron un escenario de contacto directo en la prehistoria entre Polinesia y Brasil como "demasiado improbable para ser entretenido seriamente". Si bien B4a1a1 también se encuentra entre el pueblo malgache de Madagascar (que experimentó un asentamiento austronesio significativo en la prehistoria), los autores describieron como sugerencias "fantasiosas" que B4a1a1 entre los Botocudo era el resultado de la trata de esclavos africanos (que incluía Madagascar). [14]

    Un estudio genético publicado en Naturaleza en julio de 2015 declaró que "algunos nativos americanos del Amazonas descienden en parte de una población fundadora que tenía una ascendencia más estrechamente relacionada con los australianos indígenas, los habitantes de Nueva Guinea y los isleños de Andaman que con cualquier euroasiático o nativo americano actual". [15] [16] Los autores, que incluyeron a David Reich, agregaron: "Esta firma no está presente en la misma medida, o en absoluto, en los norteamericanos y centroamericanos actuales o en un

    Genoma asociado a Clovis de 12.600 años, lo que sugiere un conjunto más diverso de poblaciones fundadoras de las Américas de lo que se aceptaba anteriormente ". Esto parece entrar en conflicto con un artículo publicado aproximadamente simultáneamente en Ciencias que adopta la perspectiva de consenso anterior, es decir, que los antepasados ​​de todos los nativos americanos ingresaron a las Américas en una sola ola de migración desde Siberia no antes de

    23 ka, separado de los inuit y diversificado en ramas nativas americanas "del norte" y "del sur"

    13 ka. Existe evidencia de un flujo de genes posterior a la divergencia entre algunos nativos americanos y grupos relacionados con los asiáticos orientales / inuit y australo-melanesios. [17] Esto es evidencia de contacto por grupos prepolinesios de Oceanía, p. Ej. Melanesios u otros austronesios.

    En 2020 otro estudio en Naturaleza encontró que las poblaciones en las islas Mangareva, Marquesas y Palliser y la Isla de Pascua tenían una mezcla genética de poblaciones indígenas de América del Sur, siendo el ADN de las poblaciones contemporáneas de la gente Zenú de la costa del Pacífico de Colombia la coincidencia más cercana. Los autores sugieren que las firmas genéticas probablemente fueron el resultado de un único contacto antiguo. Propusieron que un evento de mezcla inicial entre indígenas sudamericanos y polinesios ocurrió en el este de Polinesia entre 1150 y 1230 EC, con una posterior mezcla en la Isla de Pascua alrededor de 1380 EC, [4] pero sugirieron otros posibles escenarios de contacto, por ejemplo, viajes polinesios al sur. América seguida por el regreso de los polinesios a la Polinesia con los sudamericanos, o con la herencia genética sudamericana. [18] Varios académicos no involucrados en el estudio sugirieron que era más probable un evento de contacto en América del Sur. [19] [20] [21]

    Otras afirmaciones de contacto polinesio y / o melanesio Editar

    Batata Editar

    La batata, un cultivo alimenticio originario de América, estaba muy extendida en la Polinesia cuando los exploradores europeos llegaron por primera vez al Pacífico. La batata ha sido fechada por radiocarbono en las Islas Cook hasta el año 1000 EC, [ contradictorio ] y el pensamiento actual es que fue llevado a la Polinesia central c. 700 d.C. y se extendió por la Polinesia desde allí. [22] Se ha sugerido que fue traído por polinesios que habían viajado a través del Pacífico a Sudamérica y regresaron, o que los sudamericanos lo llevaron a Polinesia. [23] También es posible que la planta flotara a través del océano después de ser descartada del cargamento de un barco.[24] El análisis filogenético apoya la hipótesis de al menos dos introducciones separadas de batatas de América del Sur en la Polinesia, incluida una antes y otra después del contacto europeo. [25]

    Los lingüistas holandeses y especialistas en lenguas amerindias Willem Adelaar y Pieter Muysken han sugerido que la palabra para batata es compartida por las lenguas polinesias y las lenguas de América del Sur. Protopolinesio *kumala [26] (comparar Isla de Pascua Kumara, Hawaiano ʻUala, Maorí Kumara cognados aparentes fuera de la Polinesia Oriental pueden tomarse prestados de las lenguas de la Polinesia Oriental, lo que cuestiona el estado y la edad protopolinesia) puede estar conectado con el quechua y el aymara k'umar

    Adelaar y Muysken afirman que la similitud en la palabra para camote "constituye una prueba cercana de contacto incidental entre habitantes de la región andina y el Pacífico Sur". Los autores argumentan que la presencia de la palabra boniato sugiere un contacto esporádico entre Polinesia y América del Sur, pero no necesariamente migraciones. [27]

    Canoas de California Editar

    Investigadores como Kathryn Klar y Terry Jones han propuesto una teoría del contacto entre los hawaianos y la gente de Chumash del sur de California entre los años 400 y 800 d.C. Las canoas de tablones cosidos fabricadas por Chumash y la vecina Tongva son únicas entre los pueblos indígenas de América del Norte, pero tienen un diseño similar a las canoas más grandes utilizadas por polinesios y melanesios para viajes en alta mar. Tomolo'o, la palabra Chumash para tal oficio, puede derivar de tumula'au/kumula'au, el término hawaiano para los troncos en los que los constructores de barcos tallan tablas para coserlas en canoas. [28] [29] El término análogo de Tongva, tii'at, no está relacionado. Si ocurrió, este contacto no dejó ningún legado genético en California o Hawái. Esta teoría ha atraído una atención limitada de los medios dentro de California, pero la mayoría de los arqueólogos de las culturas Tongva y Chumash la rechazan con el argumento de que el desarrollo independiente de la canoa de tablones cosidos durante varios siglos está bien representado en el registro material. [30] [31] [32]

    Pollos Editar

    En 2007, surgieron evidencias que sugerían la posibilidad de un contacto precolombino entre el pueblo mapuche (araucanos) del centro-sur de Chile y los polinesios. Los huesos de pollos Araucana encontrados en el sitio El Arenal en la Península de Arauco, un área habitada por Mapuche, apoyan una introducción precolombina de variedades locales de las islas del Pacífico Sur a América del Sur. [33] Los huesos encontrados en Chile fueron datados por radiocarbono entre 1304 y 1424, antes de la llegada de los españoles. Las secuencias de ADN de los pollos se compararon con las de los pollos en Samoa Americana y Tonga, y se encontró que eran diferentes a las de los pollos europeos. [34] [35]

    Sin embargo, este hallazgo fue cuestionado por un estudio de 2008 que cuestionó su metodología y concluyó que su conclusión es defectuosa, aunque la teoría que postula aún puede ser posible. [36] Otro estudio en 2014 reforzó ese rechazo, y postuló la falla crucial en la investigación inicial: "El análisis de especímenes antiguos y modernos revela una firma genética polinesia única" y que "una conexión previamente reportada entre América del Sur preeuropea y Lo más probable es que los polines de la Polinesia sean el resultado de la contaminación con ADN moderno, y es probable que este problema confunda los estudios de ADN antiguo que involucran secuencias de pollo del haplogrupo E ". [37]

    Ageratum conyzoides Editar

    Ageratum conyzoides, también conocido como billygoat-weed, chick weed, goatweed o whiteweed, es originario de las Américas tropicales y fue encontrado en Hawai por William Hillebrand en 1888, quien consideró que había crecido allí antes de la llegada del Capitán Cook en 1778. Un nativo legítimo nombre (meie parari o mei rore) y el uso medicinal nativo establecido y el uso como aroma y en leis se han ofrecido como apoyo para la era precocina. [38] [39]

    Cúrcuma Editar

    Cúrcuma (Curcuma longa) se originó en Asia, y hay evidencia lingüística y circunstancial de la propagación y el uso de la cúrcuma por los pueblos austronesios en Oceanía y Madagascar. Günter Tessmann en 1930 (300 años después del contacto europeo) informó que una especie de Cúrcuma fue cultivada por la tribu Amahuaca al este del Alto Río Ucayali en Perú y era una planta de tinte que se usaba para pintar el cuerpo, y los Witoto cercanos la usaban como pintura facial en sus bailes ceremoniales. [40] [41] David Sopher señaló en 1950 que "la evidencia de una introducción transpacífica preeuropea de la planta por parte del hombre parece realmente muy fuerte". [42]

    Lingüística del hacha de piedra Editar

    La palabra para "hacha de piedra" en Isla de Pascua es toki, entre los maoríes de Nueva Zelanda toki ("azuela"), mapuche toki en Chile y Argentina, y más allá, Yurumanguí totoki ("hacha") de Colombia. [27] La ​​palabra mapuche toqui también puede significar "jefe" y por lo tanto estar vinculado a la palabra quechua toqe ("jefe de milicia") y el aymara toqueni ("persona de gran juicio"). [43] En opinión de Moulian et al. (2015) los posibles vínculos sudamericanos complican las cosas en cuanto a la visión de la palabra toki como sugerente de contacto polinesio. [43]

    Similitud de características Editar

    En diciembre de 2007, se encontraron varios cráneos humanos en un museo en Concepción, Chile. Estos cráneos se originaron en la isla Mocha, una isla frente a la costa de Chile en el Océano Pacífico, anteriormente habitada por los mapuche. El análisis craneométrico de los cráneos, según Lisa Matisoo-Smith de la Universidad de Otago y José Miguel Ramírez Aliaga de la Universidad de Valparaíso, sugiere que los cráneos tienen "rasgos polinesios", como una forma pentagonal cuando se ven desde atrás, y una mecedora. mandíbulas. [44]

    Reclamaciones de contacto con Ecuador Editar

    Un estudio genético de 2013 sugiere la posibilidad de contacto entre Ecuador y Asia Oriental. El estudio sugiere que el contacto podría haber sido transoceánico o una migración costera en etapa tardía que no dejó huellas genéticas en América del Norte. [45]

    Reclamaciones de contactos chinos Editar

    Otros investigadores han argumentado que la civilización olmeca nació con la ayuda de refugiados chinos, particularmente al final de la dinastía Shang. [47] En 1975, Betty Meggers de la Institución Smithsonian argumentó que la civilización olmeca se originó alrededor del 1200 a. C. debido a las influencias chinas Shang. [48] ​​En un libro de 1996, Mike Xu, con la ayuda de Chen Hanping, afirmó que los celtas de La Venta tienen caracteres chinos. [49] [50] Estas afirmaciones no están respaldadas por los principales investigadores mesoamericanos. [51]

    Se han hecho otras afirmaciones sobre los primeros contactos chinos con América del Norte. En 1882, se informó que aproximadamente 30 monedas de bronce, quizás ensartadas, se encontraron en el área de Cassiar Gold Rush, aparentemente cerca de Dease Creek, un área que estaba dominada por los mineros de oro chinos. Un relato contemporáneo dice: [52]

    En el verano de 1882, un minero encontró en el arroyo De Foe (¿Deorse?), Distrito de Cassiar, Br. Columbia, treinta monedas chinas en la arena aurífera, veinticinco pies por debajo de la superficie. Parecían haber sido ensartados, pero al levantarlos, el minero los dejó caer. La tierra por encima y alrededor de ellos era tan compacta como cualquier otra en el vecindario. Una de estas monedas la examiné en la tienda de Chu Chong en Victoria. Ni en metal ni en marcas se parecía a las monedas modernas, pero en sus figuras se parecía más a un calendario azteca. Por lo que puedo distinguir las marcas, este es un ciclo cronológico chino de sesenta años, inventado por el emperador Huungti, 2637 a. C., y que circula de esta forma para que su pueblo lo recuerde.

    Grant Keddie, curador de arqueología del Royal B.C. El museo los identificó como fichas de templo de buena suerte acuñadas en el siglo XIX. Él creía que las afirmaciones de que eran muy antiguas los hacían notorios y que "las monedas del templo se mostraron a muchas personas y diferentes versiones de historias relacionadas con su descubrimiento y edad se difundieron por la provincia para ser impresas y cambiadas con frecuencia por muchos autores en los últimos 100 años ". [53]

    Un grupo de misioneros budistas chinos liderados por Hui Shen antes del año 500 d.C. afirmó haber visitado un lugar llamado Fusang. Aunque los cartógrafos chinos colocaron este territorio en la costa asiática, otros han sugerido ya en el siglo XIX [54] que Fusang podría haber estado en América del Norte, debido a las similitudes percibidas entre partes de la costa de California y Fusang descritas por fuentes asiáticas. [55]

    En su libro 1421: el año en que China descubrió el mundo, El autor británico Gavin Menzies hizo la afirmación infundada de que las flotas del tesoro del almirante Ming Zheng He llegaron a América en 1421. [56] Los historiadores profesionales sostienen que Zheng He llegó a la costa oriental de África, y descartan la hipótesis de Menzies como totalmente sin pruebas. [57] [58] [59] [60]

    En 1973 y 1975, en la costa de California se descubrieron piedras con forma de rosquilla que se asemejaban a anclas de piedra que usaban los pescadores chinos. Estas piedras (a veces llamadas Piedras de Palos Verdes) inicialmente se pensaba que tenían hasta 1.500 años de antigüedad y, por lo tanto, prueba del contacto precolombino por parte de los marineros chinos. Investigaciones geológicas posteriores mostraron que estaban hechos de una roca local que se conoce como pizarra de Monterey, y se cree que fueron utilizados por colonos chinos que pescaban en la costa durante el siglo XIX. [61]

    Reclamaciones de contactos japoneses Editar

    El arqueólogo Emilio Estrada y sus colaboradores escribieron que la alfarería que se asoció con la cultura Valdivia de la costa de Ecuador y databa de 3000-1500 a. C. exhibía similitudes con la alfarería que se produjo durante el período Jōmon en Japón, argumentando que el contacto entre las dos culturas podría explicar Las similitudes. [62] [63] Los problemas cronológicos y de otro tipo han llevado a la mayoría de los arqueólogos a descartar esta idea como inverosímil. [64] [65] Se ha sugerido que las semejanzas (que no están completas) se deben simplemente al número limitado de diseños posibles al incidir arcilla.

    La antropóloga de Alaska Nancy Yaw Davis afirma que el pueblo Zuni de Nuevo México exhibe similitudes lingüísticas y culturales con los japoneses. [66] El idioma Zuni es un aislado lingüístico, y Davis sostiene que la cultura parece diferir de la de los nativos circundantes en términos de tipo de sangre, enfermedad endémica y religión. Davis especula que sacerdotes budistas o campesinos inquietos de Japón pueden haber cruzado el Pacífico en el siglo XIII, haber viajado al suroeste de Estados Unidos e haber influido en la sociedad zuni. [66]

    En la década de 1890, el abogado y político James Wickersham [67] argumentó que el contacto precolombino entre marineros japoneses y nativos americanos era muy probable, dado que desde principios del siglo XVII hasta mediados del siglo XIX se sabe que varias docenas de barcos japoneses han sido llevado desde Asia a América del Norte a lo largo de las poderosas corrientes de Kuroshio. Los barcos japoneses desembarcaron en lugares entre las Islas Aleutianas en el norte y México en el sur, transportando un total de 293 personas en los 23 casos en los que se incluyeron recuentos de personas en los registros históricos. En la mayoría de los casos, los marineros japoneses regresaron gradualmente a casa en buques mercantes. En 1834, un barco japonés desarmado y sin timón naufragó cerca de Cape Flattery en el noroeste del Pacífico. Tres supervivientes del barco fueron esclavizados por Makahs durante un período antes de ser rescatados por miembros de la Compañía de la Bahía de Hudson. Nunca pudieron regresar a su tierra natal debido a la política aislacionista de Japón en ese momento. [68] [69] Otro barco japonés desembarcó alrededor de 1850 cerca de la desembocadura del río Columbia, escribe Wickersham, y los marineros fueron asimilados a la población local de nativos americanos. Si bien admitió que no hay una prueba definitiva de contacto precolombino entre japoneses y norteamericanos, Wickersham pensó que era inverosímil que tales contactos como los descritos anteriormente hubieran comenzado solo después de que los europeos llegaran a América del Norte y comenzaran a documentarlos.

    En 1879, Alexander Cunningham escribió una descripción de las tallas en la Stupa de Bharhut en el centro de la India, que data de c. 200 a. C., entre los que destacó lo que parecía ser una representación de una chirimoya (Annona squamosa). [70] Cunningham no sabía inicialmente que esta planta, autóctona de los trópicos del Nuevo Mundo, se introdujo en la India después del descubrimiento de la ruta marítima por Vasco da Gama en 1498, y se le señaló el problema. Un estudio de 2009 afirmó haber encontrado restos carbonizados que datan del 2000 a. C. y parecen ser los de semillas de chirimoya. [71]

    Grafton Elliot Smith afirmó que ciertos motivos presentes en las tallas de las estelas mayas en Copán representaban al elefante asiático, y escribió un libro sobre el tema titulado Elefantes y etnólogos en 1924. Los arqueólogos contemporáneos sugirieron que las representaciones se basaban casi con certeza en el tapir (indígena), con el resultado de que las sugerencias de Smith generalmente han sido descartadas por investigaciones posteriores. [72]

    Algunos objetos representados en tallas de Karnataka, que datan del siglo XII, que se asemejan a mazorcas de maíz (Zea mays—Un cultivo nativo del Nuevo Mundo), fueron interpretados por Carl Johannessen en 1989 como evidencia de contacto precolombino. [73] Estas sugerencias fueron rechazadas por varios investigadores indios basándose en varias líneas de evidencia. Algunos han afirmado que el objeto representa en cambio un "Muktaphala", una fruta imaginaria adornada con perlas. [74] [75]

    Hay algunas anomalías lingüísticas que ocurren en la región de América Central, específicamente en la región de Chiapas, México y las islas del Caribe que podrían sugerir que los marineros indios / del sudeste asiático se dirigieron a las Américas antes de Colón. Para empezar, la palabra arawakan-taína (una vez hablada en el Caribe) "kanawa" de la que deriva la palabra "canoa", es semántica y morfológicamente similar a la palabra sánscrita para barco "nawka". También hay dos palabras en tzotzil (habladas en la región de Chiapas) que tienen cualidades tan similares. La primera es la palabra tzotzil "achon" que significa "entrar", que puede derivar de la palabra sánscrita / bengalí "ashon / ashen" que significa "ven". La raíz sánscrita "ceniza" generalmente significa "venir" o "entrar". La segunda es la palabra tzotzil "sjol", que significa "cabello" y es curiosamente similar a la palabra bengalí para cabello, "chul". No vale la pena que el contador ecuatorial proporcione una ruta de viento directa desde el sudeste asiático hasta la región donde ocurren estas anomalías. [ cita necesaria ]

    Reclamaciones que involucran contactos africanos Editar

    Los reclamos propuestos para una presencia africana en Mesoamérica se derivan de los atributos de la cultura olmeca, la supuesta transferencia de plantas africanas a las Américas [76] y las interpretaciones de relatos históricos europeos y árabes.

    La cultura olmeca existió aproximadamente desde el 1200 a. C. hasta el 400 a. C. La idea de que los olmecas están relacionados con los africanos fue sugerida por José Melgar, quien descubrió la primera cabeza colosal en Hueyapan (ahora Tres Zapotes) en 1862. [77] Más recientemente, Ivan Van Sertima especuló una influencia africana en la cultura mesoamericana en su libro Vinieron antes que Colón (1976). Sus afirmaciones incluían la atribución de las pirámides mesoamericanas, la tecnología del calendario, la momificación y la mitología a la llegada de africanos en barco en las corrientes que van desde África occidental a América. Muy inspirado por Leo Wiener (abajo), Van Sertima sugiere que el dios azteca Quetzalcoatl representaba a un visitante africano. Sus conclusiones han sido severamente criticadas por los académicos convencionales y consideradas pseudoarqueología. [78]

    Leo Wiener's África y el descubrimiento de América sugiere similitudes entre Mandinga y los símbolos religiosos nativos de Mesoamérica, como la serpiente alada y el disco solar, o Quetzalcoatl, y palabras que tienen raíces mande y comparten significados similares en ambas culturas, como "kore", "gadwal" y "qubila". (en árabe) o "kofila" (en mandinka). [79] [80]

    Fuentes del norte de África describen lo que algunos consideran visitas al Nuevo Mundo de una flota del Imperio de Malí en 1311, dirigida por Abu Bakr II. [81] Según el resumen del diario de Colón realizado por Bartolomé de las Casas, el propósito del tercer viaje de Colón fue probar las dos afirmaciones del rey Juan II de Portugal de que "se habían encontrado canoas que partían de la costa de Guinea [África Occidental] y navegó hacia el oeste con mercancías "así como las afirmaciones de los habitantes nativos de la isla caribeña de Hispaniola que" del sur y sureste habían llegado negros cuyas lanzas estaban hechas de un metal llamado guanín. de donde se encontró que de 32 partes: 18 eran de oro, 6 de plata y 8 de cobre. " [82] [83] [84]

    La investigadora brasileña Niede Guidon, que dirigió las excavaciones de los sitios de Pedra Furada "dijo que creía que los humanos. Podrían haber venido no por tierra desde Asia sino en barco desde África", y el viaje tuvo lugar hace 100.000 años, mucho antes de las fechas aceptadas para la las primeras migraciones humanas que llevaron al asentamiento prehistórico de las Américas. Michael R. Waters, geoarqueólogo de la Universidad Texas A & ampM, señaló la ausencia de evidencia genética en las poblaciones modernas para respaldar la afirmación de Guidon. [85]

    Reclamaciones que involucran contactos árabes Editar

    Los primeros relatos chinos de expediciones musulmanas afirman que los marineros musulmanes llegaron a una región llamada Mulan Pi ("piel de magnolia") (chino: 木 蘭皮 pinyin: Mùlán Pí Wade – Giles: Mu-lan-p'i ). Mulan Pi se menciona en Lingwai Daida (1178) de Zhou Qufei y Zhufan Zhi (1225) de Chao Jukua, al que se hace referencia en conjunto como el "Documento Sung". Mulan Pi se identifica normalmente como España y Marruecos de la dinastía almorávide (Al-Murabitun), [86] aunque algunas teorías marginales sostienen que, en cambio, es una parte de las Américas. [87] [88]

    Un partidario de la interpretación de Mulan Pi como parte de las Américas fue el historiador Hui-lin Li en 1961, [87] [88] y aunque Joseph Needham también estaba abierto a la posibilidad, dudaba que los barcos árabes en ese momento hubieran sido capaz de soportar un viaje de regreso a través de una distancia tan larga a través del Océano Atlántico, señalando que un viaje de regreso hubiera sido imposible sin el conocimiento de los vientos y corrientes predominantes. [89]

    Según el historiador musulmán Abu al-Hasan Ali al-Mas'udi (871-957), Khashkhash Ibn Saeed Ibn Aswad navegó sobre el Océano Atlántico y descubrió una tierra previamente desconocida (Arḍ Majhūlah, Árabe: أرض مجهولة) en 889 y regresó con un cargamento de valiosos tesoros. [90] [91] El pasaje se ha interpretado alternativamente en el sentido de que Ali al-Masudi consideraba que la historia de Khashkhash era una historia fantástica. [92]

    Reclamaciones que involucran al antiguo contacto fenicio Editar

    En 1996, Mark McMenamin propuso que los marineros fenicios descubrieran el Nuevo Mundo c. 350 aC.[93] El estado fenicio de Cartago acuñó estatas de oro en 350 a. C. con un patrón en el exergo inverso de las monedas, que McMenamin interpretó como un mapa del Mediterráneo con las Américas mostradas al oeste a través del Atlántico. [93] [94] McMenamin demostró más tarde que estas monedas encontradas en Estados Unidos eran falsificaciones modernas. [95]

    Reclamaciones que involucran contacto judaico antiguo Editar

    La inscripción de Bat Creek y la Piedra del Decálogo de Los Lunas han llevado a algunos a sugerir la posibilidad de que los marinos judíos hayan viajado a América después de huir del Imperio Romano en el momento de las guerras judío-romanas en los siglos I y II d.C. [96]

    Sin embargo, los arqueólogos estadounidenses Robert C. Mainfort Jr. y Mary L. Kwas argumentaron en Antigüedad americana (2004) que la inscripción de Bat Creek fue copiada de una ilustración en un libro de referencia masónico de 1870 e introducida por el asistente de campo del Smithsonian que la encontró durante las actividades de excavación. [97] [98]

    En cuanto a la Piedra del Decálogo, hay errores que sugieren que fue tallada por uno o más novatos que pasaron por alto o malinterpretaron algunos detalles en un Decálogo fuente del cual lo copiaron. Dado que no hay otra evidencia o contexto arqueológico en las cercanías, lo más probable es que la leyenda de la universidad cercana sea cierta: que la piedra fue tallada por dos estudiantes de antropología cuyas firmas se pueden ver inscritas en la roca debajo del Decálogo ". Eva y Hobe 13-3-30 ". [99]

    El erudito Cyrus H. Gordon creía que los fenicios y otros grupos semíticos habían cruzado el Atlántico en la antigüedad, llegando finalmente a América del Norte y del Sur. [100] Esta opinión se basó en su propio trabajo sobre la inscripción de Bat Creek. [101] John Philip Cohane también sostuvo ideas similares. Cohane incluso afirmó que muchos topónimos geográficos en los Estados Unidos tienen un origen semítico. [102] [103]

    Hipótesis solutrense Editar

    La hipótesis solutrense sostiene que los europeos emigraron al Nuevo Mundo durante la era Paleolítica, alrededor de 16.000 a 13.000 a. C. Esta hipótesis propone el contacto en parte sobre la base de las similitudes percibidas entre las herramientas de pedernal de la cultura solutrense en la Francia, España y Portugal de hoy en día (que prosperó alrededor de 20.000 a 15.000 a. C.), y la cultura Clovis de América del Norte, que se desarrolló alrededor de 9000. AEC. [104] [105] La hipótesis de Solutrean se propuso a mediados de la década de 1990. [106] Tiene poco apoyo entre la comunidad científica y los marcadores genéticos son inconsistentes con la idea. [107] [108]

    Reclamaciones que involucran contactos romanos antiguos Editar

    La evidencia de contactos con las civilizaciones de la Antigüedad clásica, principalmente con el Imperio Romano, pero a veces también con otras culturas de la época, se ha basado en hallazgos arqueológicos aislados en sitios estadounidenses que se originaron en el Viejo Mundo. La Bahía de las Jarras en Brasil ha producido vasijas de almacenamiento de arcilla antiguas que se asemejan a ánforas romanas [109] durante más de 150 años. Se ha propuesto que el origen de estas tinajas es un naufragio romano, aunque se ha sugerido que podrían ser tinajas de aceite de oliva españolas de los siglos XV o XVI.

    El arqueólogo Romeo Hristov sostiene que un barco romano, o la deriva de un naufragio de este tipo hacia las costas estadounidenses, es una posible explicación de los hallazgos arqueológicos (como la cabeza barbuda de Tecaxic-Calixtlahuaca) de la antigua Roma en América. Hristov afirma que la posibilidad de tal evento se ha hecho más probable por el descubrimiento de evidencia de viajes de romanos a Tenerife y Lanzarote en las Canarias, y de un asentamiento romano (desde el siglo I a.C. hasta el siglo IV d.C.) en Lanzarote. . [110]

    En 1950, un botánico italiano, Domenico Casella, sugirió que una representación de una piña estaba representada entre pinturas murales de frutas mediterráneas en Pompeya. Según Wilhelmina Feemster Jashemski, esta interpretación ha sido cuestionada por otros botánicos, quienes la identifican como una piña del pino piñonero, que es originario de la zona mediterránea. [111]

    Cabecera Tecaxic-Calixtlahuaca Editar

    Una pequeña escultura de cabeza de terracota, con barba y rasgos europeos, fue encontrada en 1933 (en el Valle de Toluca, 72 kilómetros al suroeste de la Ciudad de México) en una ofrenda de entierro bajo tres pisos intactos de un edificio precolonial que data de entre 1476. y 1510. El artefacto ha sido estudiado por la autoridad artística romana Bernard Andreae, director emérito del Instituto Alemán de Arqueología en Roma, Italia, y el antropólogo austríaco Robert von Heine-Geldern, quienes afirmaron que el estilo del artefacto era compatible con pequeñas esculturas romanas del siglo II. Si es genuino y no se colocó allí después de 1492 (la cerámica encontrada con él data de entre 1476 y 1510) [112], el hallazgo proporciona evidencia de al menos un contacto único entre el Viejo y el Nuevo Mundo. [113]

    Según Michael E. Smith de ASU, John Paddock, un destacado erudito mesoamericano, solía decir a sus clases en los años antes de morir que el artefacto fue plantado como una broma por Hugo Moedano, un estudiante que originalmente trabajaba en el sitio. A pesar de hablar con personas que conocieron al descubridor original (García Payón) y a Moedano, Smith dice que no ha podido confirmar o rechazar esta afirmación. Aunque sigue siendo escéptico, Smith admite que no puede descartar la posibilidad de que la cabeza fuera una ofrenda posclásica genuinamente enterrada en Calixtlahuaca. [114]

    Contacto europeo de los siglos XIV y XV Editar

    Henry I Sinclair, conde de Orkney y barón feudal de Roslin (c. 1345 - c. 1400), fue un noble escocés. Es más conocido hoy en día por una leyenda moderna que afirma que participó en exploraciones de Groenlandia y América del Norte casi 100 años antes de Cristóbal Colón. [115] En 1784, fue identificado por Johann Reinhold Forster [116] como posiblemente el Príncipe Zichmni descrito en cartas supuestamente escritas alrededor de 1400 por los hermanos Zeno de Venecia, en las que describen un viaje a través del Atlántico Norte bajo el mando de Zichmni. [117]

    Henry era el abuelo de William Sinclair, primer conde de Caithness, el constructor de la Capilla Rosslyn cerca de Edimburgo, Escocia. Los autores Robert Lomas y Christopher Knight creen que algunas tallas en la capilla son mazorcas de maíz del Nuevo Mundo. [118] Este cultivo era desconocido en Europa en el momento de la construcción de la capilla y no se cultivó allí hasta varios cientos de años después. Knight y Lomas ven estas tallas como evidencia que apoya la idea de que Henry Sinclair viajó a las Américas mucho antes que Colón. En su libro, hablan de la reunión con la esposa del botánico Adrian Dyer y explican que la esposa de Dyer les dijo que Dyer estaba de acuerdo en que la imagen que se pensaba que era maíz era exacta. [118] De hecho, Dyer encontró sólo una planta identificable entre los tallados botánicos y en su lugar sugirió que el "maíz" y el "aloe" eran patrones de madera estilizados, sólo que coincidentemente parecían plantas reales. [119] Los especialistas en arquitectura medieval interpretan las tallas como representaciones estilizadas de trigo, fresas o lirios. [120] [121]

    Algunos han conjeturado que Colón pudo persuadir a los Reyes Católicos de Castilla y Aragón para que apoyaran su viaje planeado solo porque estaban al tanto de algún viaje anterior reciente a través del Atlántico. Algunos sugieren que el propio Colón visitó Canadá o Groenlandia antes de 1492, porque según Bartolomé de las Casas escribió que había navegado 100 leguas más allá de una isla que llamó Thule en 1477. Si Colón realmente hizo esto y qué isla visitó, si es que visitó alguna, es incierto. Se cree que Colón visitó Bristol en 1476. [122] Bristol fue también el puerto desde el que zarpó John Cabot en 1497, tripulado principalmente por marineros de Bristol. En una carta de finales de 1497 o principios de 1498, el comerciante inglés John Day escribió a Columbus sobre los descubrimientos de Cabot, diciendo que la tierra encontrada por Cabot fue "descubierta en el pasado por los hombres de Bristol que encontraron 'Brasil' como su señoría sabe". [123] Puede haber registros de expediciones desde Bristol para encontrar la "isla de Brasil" en 1480 y 1481. [124] El comercio entre Bristol e Islandia está bien documentado desde mediados del siglo XV.

    Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés registra varias de estas leyendas en su Historia general de las Indias de 1526, que incluye información biográfica sobre Colón. Discute la historia entonces actual de una carabela española que se desvió de su curso mientras se dirigía a Inglaterra y terminó en una tierra extranjera poblada por miembros de tribus desnudos. La tripulación reunió suministros y regresó a Europa, pero el viaje duró varios meses y el capitán y la mayoría de los hombres murieron antes de llegar a tierra. El piloto del barco de la carabela, un hombre llamado Alonso Sánchez, y algunos más llegaron a Portugal, pero todos estaban muy enfermos. Colón era un buen amigo del piloto, y lo llevó a ser atendido en su propia casa, y el piloto describió la tierra que habían visto y la marcó en un mapa antes de morir. La gente de la época de Oviedo conocía esta historia en varias versiones, aunque el propio Oviedo la consideraba un mito. [125]

    En 1925, Soren Larsen escribió un libro afirmando que una expedición conjunta danés-portuguesa desembarcó en Terranova o Labrador en 1473 y nuevamente en 1476. Larsen afirmó que Didrik Pining y Hans Pothorst sirvieron como capitanes, mientras que João Vaz Corte-Real y el posiblemente mítico John Scolvus sirvió como navegantes, acompañado por Álvaro Martins. [126] No se ha encontrado nada más allá de las pruebas circunstanciales que respalden las afirmaciones de Larsen. [127]

    El registro histórico muestra que los pescadores vascos estuvieron presentes en Terranova y Labrador desde al menos 1517 en adelante (por lo tanto, es anterior a todos los asentamientos europeos registrados en la región, excepto los nórdicos). Las expediciones de pesca de los vascos llevaron a importantes intercambios comerciales y culturales con los nativos americanos. Una teoría marginal sugiere que los marineros vascos llegaron por primera vez a América del Norte antes de los viajes de Colón al Nuevo Mundo (algunas fuentes sugieren que el final del siglo XIV es una fecha tentativa) pero mantuvieron el destino en secreto para evitar la competencia por los recursos pesqueros de las costas de América del Norte. No hay evidencia histórica o arqueológica que respalde esta afirmación. [128]

    Leyendas irlandesas y galesas Editar

    La leyenda de San Brendan, un monje irlandés de lo que hoy es el condado de Kerry, implica un viaje fantástico al océano Atlántico en busca del paraíso en el siglo VI. Desde el descubrimiento del Nuevo Mundo, varios autores han intentado vincular la leyenda de Brendan con un descubrimiento temprano de América. En 1977, el viaje fue recreado con éxito por Tim Severin utilizando una réplica de un antiguo currach irlandés. [129]

    Según un mito británico, Madoc era un príncipe de Gales que exploró las Américas ya en 1170. Si bien la mayoría de los eruditos consideran que esta leyenda es falsa, se utilizó para reforzar las pretensiones británicas en las Américas frente a las de España. [130] [131]

    El biólogo y controvertido epigrafista aficionado Barry Fell afirma que se ha encontrado escritura irlandesa Ogham tallada en piedras en las Virginias. [132] El lingüista David H. Kelley ha criticado algunos de los trabajos de Fell pero, no obstante, argumentó que en Estados Unidos se han descubierto inscripciones genuinas de Celtic Ogham. [133] Sin embargo, otros han planteado serias dudas sobre estas afirmaciones. [134]

    Reclamaciones de la coca y el tabaco egipcios Editar

    Los rastros de coca y nicotina que se encuentran en algunas momias egipcias han llevado a la especulación de que los antiguos egipcios pudieron haber tenido contacto con el Nuevo Mundo. El descubrimiento inicial fue realizado por una toxicóloga alemana, Svetlana Balabanova, después de examinar la momia de una sacerdotisa que se llamaba Henut Taui. Las pruebas de seguimiento en el tallo del cabello, que se realizaron para descartar la posibilidad de contaminación, revelaron los mismos resultados. [135]

    Un programa de televisión informó que los exámenes de numerosas momias sudanesas que también fueron realizados por Balabanova reflejaron lo que se encontró en la momia de Henut Taui. [136] Balabanova sugirió que el tabaco puede contabilizarse ya que también puede haber sido conocido en China y Europa, como lo indica el análisis realizado en restos humanos de esas respectivas regiones. Balabanova propuso que tales plantas nativas del área general pueden haberse desarrollado de forma independiente, pero desde entonces se han extinguido. [136] Otras explicaciones incluyen el fraude, aunque el curador Alfred Grimm del Museo Egipcio de Munich lo niega. [136] Escéptica de los hallazgos de Balabanova, Rosalie David, Guardiana de Egiptología en el Museo de Manchester, realizó pruebas similares en muestras que fueron tomadas de la colección de momias de Manchester e informó que dos de las muestras de tejido y una muestra de cabello dieron positivo para el presencia de nicotina. [136] El biólogo británico Duncan Edlin analiza las fuentes de nicotina distintas del tabaco y las fuentes de cocaína en el Viejo Mundo. [137]

    Los estudiosos de la corriente principal siguen siendo escépticos y no ven los resultados de estas pruebas como una prueba del antiguo contacto entre África y las Américas, especialmente porque puede haber posibles fuentes de cocaína y nicotina en el Viejo Mundo. [138] [139] Dos intentos de replicar los hallazgos de cocaína de Balabanova fracasaron, sugiriendo "que Balabanova y sus asociados están malinterpretando sus resultados o que las muestras de momias analizadas por ellos han estado misteriosamente expuestas a la cocaína". [140]

    Un nuevo examen de la momia de Ramsés II en la década de 1970 reveló la presencia de fragmentos de hojas de tabaco en su abdomen. Este hallazgo se convirtió en un tema popular en la literatura marginal y los medios de comunicación y fue visto como una prueba del contacto entre el Antiguo Egipto y el Nuevo Mundo. El investigador, Maurice Bucaille, señaló que cuando se desenvolvió la momia en 1886 el abdomen quedó abierto y "ya no era posible darle importancia a la presencia en el interior de la cavidad abdominal de cualquier material que allí se encontrara, ya que el material podría haber provienen del entorno circundante ". [141] Tras la renovada discusión sobre el tabaco provocada por la investigación de Balabanova y su mención en una publicación de 2000 de Rosalie David, un estudio en la revista Antigüedad sugirió que los informes de tabaco y cocaína en momias "ignoraron sus historias posteriores a la excavación" y señalaron que la momia de Ramsés II se había movido cinco veces entre 1883 y 1975. [139]

    Hallazgo de ADN islandés Editar

    En 2010, Sigríður Sunna Ebenesersdóttir publicó un estudio genético que mostraba que más de 350 islandeses vivos portaban ADN mitocondrial de un nuevo tipo, C1e, perteneciente al clado C1 que hasta entonces solo se conocía de las poblaciones nativas americanas y del este de Asia. Utilizando la base de datos genética deCODE, Sigríður Sunna determinó que el ADN entró en la población islandesa a más tardar en 1700, y probablemente varios siglos antes. Sin embargo, Sigríður Sunna también afirma que "mientras que un origen nativo americano parece más probable para [este nuevo haplogrupo], no se puede descartar un origen asiático o europeo". [142]

    En 2014, un estudio descubrió un nuevo subclade de ADNmt C1f a partir de los restos de tres personas que se encuentran en el noroeste de Rusia y datan de hace 7.500 años. No se ha detectado en poblaciones modernas. El estudio propuso la hipótesis de que los subclados hermanos C1e y C1f se habían separado temprano del ancestro común más reciente del clado C1 y habían evolucionado de forma independiente, y que el subclade C1e tenía un origen del norte de Europa. Islandia fue colonizada por los vikingos hace 1130 años y habían realizado fuertes incursiones en el oeste de Rusia, donde ahora se sabe que residía el subclade hermano C1f. Propusieron que ambos subclados fueron traídos a Islandia a través de los vikingos, y que C1e se extinguió en el norte de Europa continental debido al cambio de población y su pequeña representación, y el subclade C1f se extinguió por completo. [143]

    Leyendas y sagas nórdicas Editar

    En 1009, las leyendas informan que el explorador nórdico Thorfinn Karlsefni secuestró a dos niños de Markland, un área en el continente norteamericano donde los exploradores nórdicos visitaron pero no se establecieron. Luego, los dos niños fueron llevados a Groenlandia, donde fueron bautizados y se les enseñó a hablar nórdico. [144]

    En 1420, el geógrafo danés Claudius Clavus Swart escribió que él personalmente había visto "pigmeos" de Groenlandia que fueron capturados por los escandinavos en un pequeño bote de piel. Su bote fue colgado en la Catedral de Nidaros en Trondheim junto con otro bote más largo también tomado de "pigmeos". La descripción de Clavus Swart encaja con los inuit y dos de sus tipos de barcos, el kayak y el umiak. [145] [146] De manera similar, el clérigo sueco Olaus Magnus escribió en 1505 que vio en la catedral de Oslo dos botes de cuero tomados décadas antes. Según Olaus, los barcos fueron capturados a los piratas de Groenlandia por uno de los Haakon, lo que situaría el evento en el siglo XIV. [145]

    En la biografía de su padre Cristóbal, Ferdinand Columbus, dice que en 1477 su padre vio en Galway, Irlanda, dos cadáveres que habían llegado a la orilla en su barco. Los cuerpos y el bote eran de apariencia exótica y se ha sugerido que eran inuit que se desviaron del rumbo. [147]

    Inuit Editar

    Se ha sugerido que los nórdicos llevaron a otros pueblos indígenas a Europa como esclavos durante los siglos siguientes, porque se sabe que tomaron esclavos escoceses e irlandeses. [145] [146]

    También hay evidencia de que los inuit llegaron a Europa por su propio poder o como cautivos después de 1492. Un cuerpo sustancial del folclore inuit de Groenlandia recopilado por primera vez en el siglo XIX habla de viajes en barco a Akilineq, aquí representado como un país rico al otro lado del océano. [148]

    El contacto precolombino entre Alaska y Kamchatka a través de las islas Aleutianas subárticas habría sido concebible, pero las dos oleadas de asentamientos en este archipiélago comenzaron en el lado estadounidense y su continuación occidental, las islas Commander, permanecieron deshabitadas hasta que los exploradores rusos se encontraron con los aleutianos. en 1741. No hay evidencia genética o lingüística de un contacto anterior a lo largo de esta ruta. [149]

    Reclamaciones de contacto precolombino con misioneros cristianos Editar

    Durante el período de la colonización española de las Américas, varios mitos y obras de arte indígenas llevaron a varios cronistas y autores españoles a sugerir que los predicadores cristianos pudieron haber visitado Mesoamérica mucho antes de la Era de los Descubrimientos. Bernal Díaz del Castillo, por ejemplo, estaba intrigado por la presencia de símbolos cruzados en los jeroglíficos mayas, lo que según él sugería que otros cristianos pudieron haber llegado al México antiguo antes que los conquistadores españoles. Fray Diego Durán, por su parte, vinculó la leyenda del dios precolombino Quetzalcóatl (a quien describe como casto, penitente y hacedor de milagros) con los relatos bíblicos de los apóstoles cristianos.Bartolomé de las Casas describe a Quetzalcóatl como de piel clara, alto y barbudo (lo que sugiere un origen del Viejo Mundo), mientras que Fray Juan de Torquemada le atribuye haber traído la agricultura a las Américas. La erudición moderna ha arrojado serias dudas sobre varias de estas afirmaciones, ya que la agricultura se practicaba en las Américas mucho antes del surgimiento del cristianismo en el Viejo Mundo, y se ha descubierto que las cruces mayas tienen un simbolismo muy diferente al presente en las tradiciones religiosas cristianas. [150]

    Según el mito precolombino, Quetzalcóatl partió de México en la antigüedad viajando hacia el este a través del océano, prometiendo que regresaría. Algunos estudiosos han argumentado que el emperador azteca Moctezuma Xocoyotzin creía que el conquistador español Hernán Cortés (que llegó a lo que hoy es México desde el este) era Quetzalcóatl, y que su llegada era un cumplimiento de la profecía del mito, aunque otros han cuestionado esta afirmación. [151] Las teorías marginales sugieren que Quetzalcóatl pudo haber sido un predicador cristiano del Viejo Mundo que vivió entre los pueblos indígenas del México antiguo y, finalmente, intentó regresar a casa navegando hacia el este. Carlos de Sigüenza y Góngora, por ejemplo, especuló que el mito de Quetzalcóatl podría haberse originado a partir de una visita a las Américas por parte del Apóstol Tomás en el siglo I d.C. Más tarde, Fray Servando Teresa de Mier argumentó que el manto con la imagen de la Virgen de Guadalupe, que según la Iglesia Católica fue usado por Juan Diego, fue traído a América mucho antes por Thomas, quien lo usó como instrumento para evangelización. [150]

    El historiador mexicano Manuel Orozco y Berra conjeturó que tanto los jeroglíficos cruzados como el mito de Quetzalcóatl podrían haberse originado en una visita a Mesoamérica de un misionero católico nórdico en la época medieval. Sin embargo, no hay evidencia arqueológica o histórica que sugiera que las exploraciones nórdicas llegaron hasta el México antiguo o América Central. [150] Otras identidades propuestas para Quetzalcoatl, que se han atribuido a sus defensores que persiguen agendas religiosas, incluyen a San Brendan o incluso a Jesucristo. [152]

    Según al menos un historiador, una flota de Caballeros Templarios partió de La Rochelle en 1307, huyendo de la persecución del rey Felipe IV de Francia. [153] No se sabe con certeza qué destino, en su caso, alcanzó esta flota. Una teoría marginal sugiere que la flota pudo haber llegado a las Américas, donde los Caballeros Templarios interactuaron con la población aborigen. Se especula que esta visita hipotética pudo haber influido en los símbolos de cruz hechos por los pueblos mesoamericanos, así como en sus leyendas sobre una deidad de piel clara. [153] Helen Nicholson de la Universidad de Cardiff ha puesto en duda la existencia de este viaje, argumentando que los Caballeros Templarios no tenían barcos capaces de navegar por el Océano Atlántico. [154]

    Reclamaciones de la antigua migración judía a las Américas Editar

    Desde los primeros siglos de la colonización europea de las Américas y hasta el siglo XIX, varios intelectuales y teólogos europeos intentaron dar cuenta de la presencia de los pueblos aborígenes amerindios relacionándolos con las Diez Tribus Perdidas de Israel, quienes según la tradición bíblica, fueron deportados tras la conquista del reino israelí por el Imperio Neo-Asirio. Tanto en el pasado como en el presente, estos esfuerzos se utilizaron y se siguen utilizando para promover los intereses de grupos religiosos, tanto judíos como cristianos, y también se han utilizado para justificar el asentamiento europeo en las Américas. [155]

    Una de las primeras personas en afirmar que los pueblos indígenas de las Américas eran descendientes de las Tribus Perdidas fue el rabino y escritor portugués Menasseh Ben Israel, quien en su libro La esperanza de Israel argumentó que el descubrimiento de los supuestos judíos perdidos presagiaba la inminente venida del Mesías bíblico. [155] En 1650, un predicador de Norfolk, Thomas Thorowgood, publicó Judíos en América o probabilidades de que los estadounidenses sean de esa raza, [156] para la sociedad misionera de Nueva Inglaterra. Tudor Parfitt escribe:

    La sociedad estaba activa en tratar de convertir a los indios, pero sospechaba que podían ser judíos y se dio cuenta de que era mejor estar preparados para una ardua tarea. El tratado de Thorowgood argumentó que la población nativa de América del Norte era descendiente de las Diez Tribus Perdidas. [157]

    En 1652, Sir Hamon L'Estrange, un autor inglés que escribe sobre historia y teología, publicó Los estadounidenses no son judíos, o es improbable que los estadounidenses sean de esa raza. en respuesta al tratado de Thorowgood. En respuesta a L'Estrange, Thorowgood publicó una segunda edición de su libro en 1660 con un título revisado e incluía un prólogo escrito por John Eliot, un misionero puritano que había traducido la Biblia a un idioma indio. [158]

    Enseñanzas de los Santos de los Últimos Días Editar

    El Libro de Mormón, un texto sagrado del movimiento Santo de los Últimos Días, que su fundador y líder, Joseph Smith Jr, publicó en 1830 cuando tenía 24 años, afirma que algunos habitantes antiguos del Nuevo Mundo son descendientes de pueblos semíticos que zarpó del Viejo Mundo. Los grupos mormones como la Fundación para la Investigación Antigua y los Estudios Mormones intentan estudiar y ampliar estas ideas.

    La National Geographic Society, en una carta de 1998 al Instituto de Investigación Religiosa, declaró que "los arqueólogos y otros eruditos han investigado durante mucho tiempo el pasado del hemisferio y la sociedad no sabe nada encontrado hasta ahora que haya fundamentado el Libro de Mormón". [159]

    Algunos eruditos SUD sostienen la opinión de que el estudio arqueológico de las afirmaciones del Libro de Mormón no pretende reivindicar la narrativa literaria. Por ejemplo, Terryl Givens, profesor de inglés en la Universidad de Richmond, señala que hay una falta de precisión histórica en el Libro de Mormón en relación con el conocimiento arqueológico moderno. [160]

    En la década de 1950, el profesor M. Wells Jakeman popularizó la creencia de que la estela 5 de Izapa representa la visión del árbol de la vida de los profetas del Libro de Mormón, Lehi y Nefi, y fue una validación de la historicidad de las afirmaciones del asentamiento precolombino en las Américas. [161] Sus interpretaciones de la talla y su conexión con el contacto precolombino han sido cuestionadas. [162] Desde entonces, la erudición sobre el Libro de Mormón se ha concentrado en los paralelos culturales en lugar de las fuentes de "pistola humeante". [163] [164] [165]


    Nueva evidencia de que los humanos antiguos cruzaron una barrera marina significativa - Historia

    Este artículo se publicó por primera vez en la edición de invierno de 2006 de Biblia y pala.

    Introducción

    Puede ser una sorpresa para muchos estudiantes de la Biblia que en el texto hebreo original el cuerpo de agua que cruzaron los israelitas al salir de Egipto se llame yam suph, “Mar de juncos”, no Mar Rojo (Éx 15: 4, 22 Dt. 11: 4 Jos 2:10 4:23 24: 6 Neh 9: 9 Sal 106: 7, 9, 33 136: 13, 15). Desafortunadamente, yam suph se ha traducido como "Mar Rojo" en casi todas nuestras traducciones, la Biblia de Jerusalén y la Biblia Hebrea de la New Jewish Publication Society son excepciones notables.

    La frase "Mar Rojo" entró en el relato con la traducción del Antiguo Testamento al griego del siglo III a. C. Llamada la Septuaginta (abreviada como LXX), sus traductores convirtieron yam suph ("Mar de juncos") en eruthrá thálassē ("Mar Rojo"). La Vulgata Latina siguió su ejemplo con mari Rubro ("Mar Rojo") y la mayoría de las versiones en inglés continuaron esa tradición.

    Desafortunadamente, "Red Sea" no era una traducción en absoluto, y los traductores de la LXX lo entendieron. Si bien no conocemos su razonamiento, le dieron a yam suph una interpretación historizada, basada en su comprensión de la región en ese momento (Kitchen 2003: 262 Hoffmeier 1996: 206 2005: 81). Cuando la Biblia indica que los israelitas cruzaron una importante masa de agua en la frontera oriental de Egipto, los traductores de la LXX la conectaron con la masa de agua que conocían como el Mar Rojo. En lugar de traducir la frase hebrea literalmente, ofrecieron esta identificación histórica como su interpretación del texto.

    Sugiero que esta es una traducción desafortunada que ha confundido el tema durante siglos y nos ha impedido apreciar la verdadera precisión histórica de los relatos del Éxodo y del cruce del mar. A fines del siglo XX, los eruditos comenzaron a restablecer el significado del texto hebreo en su contexto egipcio de una manera nueva y luego a conectarlo con evidencia arqueológica reciente (ver Hoffmeier 2005: 81–85).

    El mar Rojo

    Pero, preguntas, ¿qué pasa con el Mar Rojo? El Mar Rojo incluye dos dedos de agua salada del Océano Índico que se extienden hacia el norte hasta el mundo bíblico y ayudan a separar los dos continentes de África y Asia. La rama oriental del Mar Rojo se conoce como Golfo de Aqaba (árabe) o Golfo de Elat (hebreo), y la rama occidental se conoce como Golfo de Suez (árabe, y el origen del nombre del Canal de Suez que conecta este rama occidental hasta el mar Mediterráneo).

    En griego clásico, el nombre Mar Rojo se usó para ambos golfos, así como para el cuerpo principal del Mar Rojo, el Golfo Pérsico y el Océano Índico (Kitchen 2003: 262–63 Hoffmeier 1997: 200). Desafortunadamente, hoy en día no sabemos por qué estos cuerpos de agua se llamaron originalmente "Mar Rojo" (Hoffmeier 1997: 206).

    Una sugerencia interesante tiene una base bíblica. Quizás el Mar Rojo recibió su nombre de los edomitas, perennes enemigos de los israelitas en el Antiguo Testamento. Los edomitas, cuyo nombre significa "rojo" en hebreo, controlaron el golfo de Aqaba durante gran parte del período del Antiguo Testamento. Se ha sugerido que los israelitas posteriores tuvieron dificultades para referirse a este mar por el nombre de su enemigo (es decir, el mar edomita), por lo que utilizaron el significado de Edom ("rojo", griego eruthrá) en su lugar para identificarlo (Hoffmeier 1997 : 206).

    Otra posibilidad es que el Golfo de Suez ya se conocía como el Mar Rojo (por una razón actualmente desconocida), y su aplicación al Golfo de Aqaba era una extensión natural (Hoffmeier 1997: 206). Cualquiera que sea el origen del término, no era el nombre del cuerpo de agua que la Biblia dice que los israelitas cruzaron en el Éxodo.

    Para complicar más las cosas, el Nuevo Testamento sigue a la LXX al referirse a la ubicación del cruce del mar del Éxodo como el "Mar Rojo". Si bien un tratamiento completo de las referencias del Nuevo Testamento está más allá del alcance de este artículo, sugeriré que nuestra comprensión de la frontera oriental del antiguo Egipto y las terminologías que la describen aún están incompletas y que el estado actual de nuestra investigación es como trabajar en un rompecabezas con todavía faltan varias piezas clave.

    der Suezkanal, de Albert Ungard edler von Öthalom, taf. IV (Viena: A. Hartleben's, 1905) Ruta del Canal de Suez. El famoso Canal es una de las mayores hazañas de ingeniería de los tiempos modernos, proporcionando una importante ruta de transporte entre Europa y Asia. El estudio piloto estimó que se tendría que mover un total de 2.613 millones de pies cúbicos de tierra, incluidos 600 millones en tierra, y otros 2.013 millones dragados del agua. El costo total estimado original fue de doscientos millones de francos. El canal se extiende por más de 160 km desde Port Said en el mar Mediterráneo hasta Suez en el mar Rojo. Los primeros esfuerzos para construir un canal moderno provinieron de la Expedición a Egipto de Napoleón Bonaparte, quien esperaba que el proyecto le diera a Francia una ventaja comercial sobre Inglaterra. Aunque fue comenzado en 1799 por Charles Le Pere, un error de cálculo estimó que había una diferencia de nivel de 33 pies (10 m) entre el Mar Mediterráneo y el Mar Rojo y el trabajo se suspendió. Cuando más tarde se determinó que no había diferencia entre los dos mares, el cónsul francés en Egipto, Ferdinand de Lesseps, tuvo la visión y la perseverancia para completar el proyecto. El trabajo comenzó en 1859 y, después de una serie de contratiempos y retrasos, se completó una década más tarde, separando físicamente a África de Asia. El Canal de Suez apareció en la escena política en 1956, durante la crisis de Suez provocada cuando el presidente egipcio Nasser anunció la nacionalización del Canal. Su decisión fue en respuesta a la negativa británica, francesa y estadounidense de un préstamo para construir la presa alta de Asuán. Los ingresos del Canal, argumentó, ayudarían a financiar el proyecto High Dam. El anuncio provocó una rápida reacción de Inglaterra, Francia e Israel, quienes invadieron Egipto. Su acción fue condenada por la comunidad internacional y el canal fue entregado a Egipto. En 1967, el Canal se cerró como resultado de la Guerra de los Seis Días, cuando Israel ocupó la península del Sinaí. El canal fue reabierto en 1975 después de la guerra árabe-israelí de 1973. El Canal se ha ampliado dos veces desde la reapertura. Llamada la encrucijada de Europa, Asia y África, aproximadamente 50 barcos cruzan el canal diariamente, demorando de 11 a 16 horas en hacer el trayecto. Un hecho poco conocido sobre la Estatua de la Libertad de Nueva York es que originalmente se encontraba en la entrada del Canal de Suez en Port Said. Inspirado por las colosales estatuas de Ramsés II en Abu Simbel, al escultor francés Frederic Auguste Bartholdi se le ocurrió la idea de una enorme estatua de una mujer con una antorcha. Ella debía representar el progreso: "Egipto llevando la luz de Asia", según Bartholdi. Sin embargo, el líder de Egipto, khedive Ismail, decidió que el proyecto era demasiado caro y lo reemplazó con una estatua más modesta de Ferdinand de Lesseps. Bartholdi llevó sus planes a los Estados Unidos y promovió el concepto de una estatua femenina colosal dedicada a “La libertad iluminando el mundo” en el puerto de Nueva York. Se le encargó la realización de la obra y se recaudaron fondos a ambos lados del Atlántico. Al final, la estatua se convirtió en un regalo de amistad internacional del pueblo de Francia al pueblo de los Estados Unidos. Y así, "Canal Lady" se convirtió en "Lady Liberty".

    Mar de juncos

    Existe un acuerdo general entre los estudiosos de hoy, tanto liberales como conservadores, de que yam suph significa "Mar de Juncos". El suph hebreo definitivamente se refería a una planta de agua de algún tipo (Kitchen 2003: 262), como se indica en Éxodo 2: 3-5 e Isaías 19: 6-7, donde se mencionan las cañas del río Nilo (Hoffmeier 2005: 81). . De hecho, es probable que el hebreo suph (“caña”) sea un préstamo egipcio, del jeroglífico para plantas acuáticas (twf) (Huddlestun 1992: 636 Hoffmeier 1997: 204 2005: 81–83).

    Desafortunadamente, actualmente no es posible una identificación más precisa de una planta de agua específica para suph. Sin embargo, la Biblia es clara en que el mar que cruzaron los israelitas era el "Mar de Juncos". Esto sugiere una gran masa de agua en la frontera oriental de Egipto que se identifica con juncos. Pero, ¿dónde estaba ubicado? En la Biblia, el nombre yam suph se usa en referencia al Golfo de Aqaba (Ex 23:31 Nm 21: 4 Dt 1:40, 2: 1 1 Reyes 9:26) y aparentemente al Golfo de Suez (Nm 33: 10-11). Eso hace que ambos sean candidatos legítimos para la ubicación del cruce marítimo.

    Si bien pocos estudiosos han postulado que el punto de cruce del Mar Reed se encuentra en el este del Golfo de Aqaba, Robert Cornuke y Larry Williams han popularizado recientemente esa idea (Blum 1998). Sin embargo, esa ubicación parece estar demasiado al este de Goshen para ajustarse a la comprensión literal del itinerario del Éxodo (Hoffmeier 2005: 130–40 Franz 2000 Wood 2000).

    Por otro lado, la opinión popular entre los estudiosos conservadores ha sido ubicar el cruce del Éxodo en algún lugar a lo largo del extremo norte del golfo de Suez occidental. Desafortunadamente, los nombres de lugares en el relato de Éxodo no se ajustan muy bien a esa región. Tampoco la investigación arqueológica moderna ha agregado ningún apoyo a esta ubicación para el cruce marítimo del Éxodo.

    Independientemente de si se elige uno u otro golfo, lo importante es que la ubicación era el yam suph. Si se elige el Golfo de Suez como el sitio del cruce del Éxodo, la ubicación debe basarse en datos bíblicos y extrabíblicos. El Golfo de Suez no debe elegirse porque se le llame hoy Mar Rojo, o incluso en la antigüedad. Propongo que una comprensión literal y cuidadosa del texto bíblico, junto con la investigación más reciente del delta del Nilo oriental, sugiere una ubicación diferente al Golfo de Suez.

    Cañas en las cercanías de Tell Defenneh. Si bien la creación del Canal de Suez en el siglo XIX cambió permanentemente el istmo de Suez, todavía crecen cañas en algunas de las áreas pantanosas de la región. Esta foto fue tomada en el área del antiguo sistema del lago Ballah, a unas pocas millas al oeste del Canal de Suez. El autor sugiere que fue en esta área del lago donde la investigación geológica y arqueológica reciente mejor demuestra los nombres de lugares mencionados en el cruce del mar Éxodo.

    Istmo de Suez

    El área terrestre al norte del Golfo de Suez, hasta la costa mediterránea, se conoce hoy como el Istmo de Suez. Incluye el delta del Nilo oriental (donde se encontraba Goshen, al este de la rama Pelusiac del Nilo, véase Kitchen 2003: 254, 261), los lagos pantanosos al este y el desierto más allá. En la antigüedad había cinco lagos en esta estrecha franja de tierra: Ballah Lake, Lake Timsah, Great Bitter Lake y Little Bitter Lake.

    Toda esta zona, desde el límite norte del golfo de Suez hasta la costa mediterránea, no es en absoluto como en la antigüedad. La evidencia sugiere que el Golfo de Suez se extendía más al norte en la antigüedad que en la actualidad, aunque actualmente no sabemos qué tan al norte (Hoffmeier 1997: 209). Además, la costa mediterránea durante el segundo milenio antes de Cristo estaba mucho más al sur de lo que está hoy (Scolnic 2004: 96–97 Hoffmeier 2005: 41–42), por lo que el istmo entre los dos era mucho más estrecho que en la actualidad. Lo que se ha mantenido constante sobre la región a lo largo de la historia es el hecho de que siempre ha sido conocida por sus lagos pantanosos de agua dulce. En consecuencia, no debería sorprendernos que el Canal de Suez se cortara directamente aquí en 1869.

    Los textos egipcios usan el jeroglífico para "caña" (twf) en referencia a esta región, lo que sugiere que eran prominentes allí (Huddlestun 1992: 636-37) y que el nombre estaba asociado con esa área (Hoffmeier 2005: 81-83). De hecho, Hoffmeier, de acuerdo con Manfred Bietak, excavador de Rameses (ver Wood 2004), ha concluido que el término jeroglífico p3 twfy (siendo p3 el artículo definido "el") se refería específicamente a un lago de juncos en particular en la frontera oriental de Egipto— Lago Ballah (2005: 88).

    Al señalar el importante estudio paleoambiental de Bietak de la región, Hoffmeier agregó que Tell Abu Sefeh, en la moderna Qantara East en el lado oeste del área actual del lago Ballah, probablemente refleja el nombre egipcio antiguo para ese lago (p3 twfy) y su contraparte hebrea (ñame). suph) (2005: 88–89). Hoffmeier también señala que las excavaciones en Tell Abu Sefeh han descubierto restos de un puerto impresionante con muelles que una vez manejó varios buques comerciales (2005: 88).Si bien la evidencia arqueológica ha identificado restos posteriores al período del Éxodo, es obvio que el lago Ballah fue una vez una masa sustancial de agua en la frontera oriental de Egipto.

    Kitchen sugirió que los antiguos podrían haber utilizado la terminología del mar de juncos para todos los cuerpos de agua en la serie de lagos de juncos que recorrían toda la longitud norte-sur del istmo (2003: 262). Por extensión, también se aplicó al último de estos cuerpos de agua: el Golfo de Suez. Esto también explicaría Números 33:10, donde los israelitas volvieron a pasar yam suph (el llamado “yam suph II” [Kitchen 2003: 271]) más adelante en la narración del Éxodo, después del cruce milagroso de yam suph antes. Quizás en ese momento, o incluso más tarde, el mismo término también llegó a usarse para otra masa de agua "conectada": el Golfo de Aqaba.

    Los estudios geológicos indican que los factores naturales han producido grandes cambios tanto en el delta del Nilo como en el istmo de Suez a lo largo de los milenios. La actividad humana más reciente ha cambiado la región sobre todo. La finalización de la antigua (1902) y la nueva (1970) represas del río Nilo en Asuán han afectado drásticamente el caudal del río y han reducido considerablemente sus inundaciones. Con la inundación del Nilo inexistente, la válvula de seguridad de inundación perenne — el Wadi Tumilat, que corre desde el Nilo hasta el Istmo de los lagos de Suez — ya no servía para esa necesidad (Hoffmeier 1997: 207). Un impacto aún mayor en los lagos del istmo provino de la construcción del Canal de Suez, terminado en 1869. Drenó gran parte del área pantanosa del lago Ballah (Hoffmeier 1997: 211 2005: 43).

    Más allá del impacto combinado en el istmo de estos proyectos de construcción modernos, el nivel del agua del Golfo de Suez es actualmente más bajo que en la antigüedad. Aparentemente, debido a causas naturales no relacionadas con la presa del río Nilo o el Canal de Suez, el Golfo de Suez es más bajo hoy y no se extiende tan al norte en el istmo como antes (Hoffmeier 1997: 207-208).

    Vista del Canal de Suez mirando al sur desde Qantara. El Canal de Suez se extiende 105 millas (170 km) desde Port Said en el mar Mediterráneo hasta la ciudad de Suez en el extremo norte del Golfo de Suez. Desde aquí, los barcos tienen acceso directo al Océano Pacífico. El Canal, originalmente de 8 m (26 pies) de profundidad, 54 m (177 pies) de ancho en la parte superior y 22 m (72 pies) de ancho en la parte inferior, es mucho más profundo y ancho hoy en día para albergar a los barcos modernos. La finalización del Canal en 1869 alteró permanentemente la antigua región de los lagos al norte del Golfo de Suez. Sorprendentemente, los canales cortados en la misma región por los antiguos egipcios eran de dimensiones similares al Canal de Suez original. El área que se ve en la foto es donde anteriormente se encontraba el extremo norte del antiguo lago Ballah. Este es el lugar más probable para la travesía marítima según una investigación reciente.

    Canal de la frontera oriental

    Durante milenios, el hombre ha deseado impactar en la región del istmo de Suez, pero con un éxito mínimo. Los textos del Antiguo Egipto y los estudios geológicos modernos han identificado antiguas líneas de canales cortados entre los lagos pantanosos en la antigüedad, llamados Canal de la Frontera Oriental por sus descubridores (Hoffmeier 2005: 42). Mucho antes del Canal de Suez, tanto los gobernantes nativos como los extranjeros abrieron canales a través del Istmo por una variedad de razones. Los documentos antiguos mencionan la construcción de canales por los faraones Sesostris I o III (XII dinastía), Necao II (610-595 aC) y el rey persa Darío (522-486 aC), así como Ptolomeo II (282-246 aC) (Hoffmeier 1997 : 165, 169).

    Por lo tanto, no fue sorprendente que los geólogos encontraran evidencia de un canal artificial que se unía a los lagos en el sector norte del istmo. Probablemente cortado con fines defensivos, así como para el riego y la navegación, creó una formidable barrera fronteriza oriental. Las porciones conocidas de este canal tienen consistentemente 230 pies (70 m) de ancho en la parte superior, un estimado de 66 pies (20 m) de ancho en la parte inferior y de 6.5 a 10 pies (2-3 m) de profundidad. Este antiguo canal era más ancho que el canal original de Suez, 177 pies (54 m) en la parte superior y 72 pies (22 m) en la parte inferior.

    Si bien nadie está sugiriendo que los israelitas cruzaron un canal, aparentemente fue una característica importante en la defensa de la frontera oriental de Egipto diseñada para dificultar los viajes. Los terraplenes adyacentes creados al cavar este canal habrían aumentado la formidabilidad de este sistema defensivo fronterizo (Hoffmeier 1997: 170–71 Kitchen 2003: 260).

    Por lo tanto, cruzar el mar en esta región representó una verdadera salida de Egipto. Al oeste de la frontera del lago y el canal estaba la tierra cultivada del delta, con Goshen ubicado en el lado este, pero aún forma parte de Egipto. Al este de los lagos estaba el desierto donde los israelitas ya no estarían dentro del propio Egipto (Hoffmeier 2005: 37, 43). Cualquiera que haya visitado Egipto no puede evitar sentirse sorprendido por el marcado contraste entre el verde y cultivado delta del Nilo y el árido desierto marrón, en lugares a pocos metros de distancia.

    Contraste entre el desierto y lo sembrado. El valle cultivado del río Nilo (900 km [550 mi] desde la frontera sur de Egipto hasta el delta) y el delta cultivado (que se extiende hasta 240 km [150 mi] de este a oeste a lo largo de la costa mediterránea) con el árido desierto en ambos el este y el oeste es sorprendente. A lo largo de la historia, los egipcios vivieron casi exclusivamente a lo largo del valle y delta del río cultivado. Sin embargo, en cualquier lugar del desierto que se practique el riego, el suelo es fértil. Esta foto fue tomada de las tumbas del Reino Medio en Bene Hasan, a unas 165 millas (265 km) al sur de El Cairo.

    Wadi Tumilat

    Durante la época prehistórica (antes del 3200 a. C.), la rama más oriental del Nilo pasó una vez por el Wadi Tumilat. Con una extensión de 52 km desde el oeste de la moderna Zagazig (antigua Bubastis) hasta Ismailiya (en el lago Timsah), creó una parte del borde oriental del delta del Nilo. Si bien el curso de esta rama del delta desapareció en tiempos históricos, y la rama este actual está significativamente más al oeste, tanto la evidencia histórica como arqueológica indican que los canales antiguos fueron cortados desde el río Nilo hacia el este a través del Wadi Tumilat (Hoffmeier 1997: 165 2005 : 41).

    Este antiguo curso de agua aparentemente continuó inundándose periódicamente a lo largo de la historia con el desbordamiento de la inundación anual del Nilo (Hoffmeier 1997: 165 2005: 43). Por lo tanto, el Wadi Tumilat puede haber sido una de las razones por las que el istmo de Suez se hizo conocido por sus lagos de agua dulce pantanosos y los “juncos” asociados (twf). El Wadi Tumilat era sin duda parte de la Tierra Bíblica de Goshen. Es dentro de esta misma zona del Istmo de Suez donde las investigaciones topográficas y arqueológicas ubican los sitios iniciales mencionados en el itinerario del Éxodo.

    El mismo nombre del valle hoy incluso insinúa su lugar en el Éxodo. El término árabe "Tumilat" en realidad conserva el nombre del dios egipcio Atum (Hoffmeier 2005: 62, 64, 69), y parece que fue muy respetado en esta región durante la época del Éxodo. La ciudad de almacén de Pitón (Ex 1:11) es el nombre hebreo de un sitio que se habría conocido en Egipto como pr-itm ("casa [o templo] de Atum") y probablemente estaba ubicado en el antiguo Wadi Tumilat. (Hoffmeier 2005: 58–59). Además, el sitio del itinerario del Éxodo de Etham fue sin duda el nombre de la misma deidad egipcia (Hoffmeier 2005: 69).

    La geografía de la región y la cuenta Exodus encajan. Los israelitas partieron de Ramsés hacia el norte de Wadi Tumilat y se dirigieron al sur después de la última plaga (véase Éx 13: 17–14: 3). Llegaron a Sucot en el Wadi Tumilat y luego se dirigieron al este hacia Etham en las cercanías del lago Timsah. Girando hacia el norte, fueron alcanzados por los perseguidores egipcios en Pi Hahiroth, entre Migdol y el mar y antes de Baal Zephon (Ex 14: 2).

    Todo esto seguía siendo el área verde y cultivada del delta del Nilo, todavía Egipto propiamente dicho. Los israelitas enfrentaban una frontera inexpugnable entre ellos y la libertad en el Sinaí: los lagos de agua dulce con sus canales interconectados y una serie de fortalezas estratégicamente ubicadas. A ellos ya Faraón les pareció que no tenían adónde ir (Éx 14: 3, 11-12).

    Campos agrícolas en el delta oriental en el área de Qantir, antiguo Rameses. El delta del Nilo ha sido creado por el flujo continuo durante el milenio del río Nilo desde el lago Victoria en el sur hasta el mar Mediterráneo. Cada pocos siglos, los flujos de varios ramales del delta del Nilo migran y crean nuevos caminos hacia el mar, así como tierras deltaicas adicionales cultivables en el borde del Mediterráneo. Fue en el delta oriental donde vivían los israelitas en Gosén.

    Había tres antiguas carreteras principales que salían del delta del Nilo hacia el este. Uno era un camino minero desde el delta sur cerca de Memphis hasta el extremo norte del Golfo de Suez. Una segunda salida desde el extremo oriental del Wadi Tumilat hacia el Negev y la tercera era la carretera costera internacional (Shea 1990: 103-107 Kitchen 2003: 266-268 Hoffmeier 1996: 181, 187-188 ver Scolnic 2004: 95, fig. .1).

    La Biblia es muy clara en que los israelitas vivieron en Ramsés desde el comienzo de la Estancia (Gn 47:11) hasta el Éxodo (Ex 12, 37). También fue el punto de partida de la carretera directa de Egipto a Canaán, una ruta del norte que recorre la antigua costa mediterránea. También en la carretera militar de Egipto hacia el este, había 23 fortalezas guarnecidas con tropas egipcias a intervalos a lo largo del camino. El segmento más occidental de la carretera internacional, fue llamado el Camino de Horus por los egipcios y "el camino a través del país filisteo" en la Biblia (Ex 13:17). Si bien la carretera internacional se conoce comúnmente como Via Maris (en latín, “Camino del mar”), investigaciones recientes han demostrado que este es un nombre moderno, no antiguo (Beitzel 1991).

    der Suezkanal, de Albert Ungard edler von Öthalom, taf. I (Viena: A. Hartleben's, 1905) Antiguos canales en el delta oriental. Desde la antigüedad, ha existido interés en un vínculo entre el Mediterráneo y el Mar Rojo. La mayoría de los primeros esfuerzos se dirigieron hacia un enlace entre el Nilo y el Mar Rojo. Estrabón y Plinio registran que el primer esfuerzo fue dirigido por Sesostris I o III (XII Dinastía). Bajo Necao II (610-595 a. C.) se construyó un canal entre la rama Pelusiaca del Nilo y el extremo norte de los Lagos Amargos a un costo reportado de 100,000 vidas. Durante muchos años, el canal cayó en mal estado, solo para ser ampliado, abandonado y reconstruido nuevamente. Después de haber sido descuidado, fue reconstruido por el gobernante persa Darío I (522-486 a. C.), cuyo canal todavía se puede ver a lo largo del Wadi Tumilat. Fue extendido hasta el Mar Rojo por Ptolomeo II Filadelfo (282-246 a. C.), abandonado durante el primer dominio romano, pero reconstruido nuevamente por Trajano (98-117 d. C.). Durante los siguientes siglos, una vez más fue abandonado y, a veces, dragado por varios gobernantes para varios, pero limitados, propósitos. Amr Ibn el-As reconstruyó el canal después de la toma islámica de Egipto creando una nueva línea de suministro desde El Cairo, pero en el año 767 d.C. el califa abasí El-Mansur cerró el canal por última vez para cortar el suministro a los insurgentes ubicados en el delta.

    El Camino de Horus está representado en relieve por el faraón Seti I en el templo de Amón en Karnak, con once fortalezas e incluso un canal. Con la vía fluvial representada verticalmente a través del relieve y el faraón Seti moviéndose horizontalmente a lo largo de la Vía Horus, se puede suponer que la vía fluvial corre de norte a sur mientras la carretera internacional se dirige al este hacia Canaán. La vía fluvial está etiquetada como ta-denit, que significa "las aguas divisorias". Si bien ese nombre no aclara si es un canal o un lago pantanoso, el mismo título y su orientación norte-sur sugieren que es la frontera entre el delta del Nilo (Egipto propiamente dicho) y el desierto al este. Representado como bordeado de juncos, parece estar asociado al menos con un lago pantanoso (Hoffmeier 1996: 166-167).

    Sentado a lo largo de Horus Road y adyacente a la vía fluvial hay un sitio identificado como Tjaru, una gran ciudad e importante fortaleza en la frontera oriental de Egipto. Si bien las estructuras aparecen a ambos lados de la vía fluvial, el nombre está en el lado del desierto, un lugar apropiado para asegurar la frontera de Egipto. A partir del relieve de Karnak de Seti y el texto egipcio Papiro Anastasi I, Gardiner identificó 23 fortificaciones a lo largo de la Carretera de Horus, comenzando con el fuerte fronterizo en Tjaru y terminando con una fortaleza en Raphia en el sur de Canaán (Hoffmeier 1996: 183 2004: 61 2005: 41) . En los últimos años, la investigación geológica y arqueológica en la región del Sinaí Norte ha comenzado a identificar muchos de estos sitios, incluso alineando los nombres antiguos correctos con sus sitios arqueológicos correspondientes (Hoffmeier 2004: 64–65 2005: 41).

    El sitio clave para identificar a lo largo del Camino de Horus es Tjaru, el punto de partida de la carretera en la frontera con Egipto. Si bien Tjaru no aparece en la narrativa del Éxodo, en al menos una fuente egipcia se identifica con la ubicación del cruce marítimo del Éxodo. Una lista geográfica de sitios en El Onomasticon de Amenemope registra los dos últimos sitios en la frontera norte de Egipto como Tjaru y p3 twfy (el equivalente egipcio del hebreo yam suph). Esta asociación sugiere que al menos parte del ñame se encontraba cerca (Hoffmeier 2004: 65–66). Esa identificación también se puede ver en el relieve de Seti en Karnak, donde Tjaru se encuentra a lo largo de la vía fluvial bordeada de cañas.

    Alivio que representa el Camino de Horus en Tjaru. La frontera oriental de Egipto está representada en un relieve del faraón Seti I (1291-1279 a. C.) en el exterior de la pared norte de la Sala Hipóstila en el templo de Karnak de Amón en Luxor. Dos registros de relieves contienen la única representación antigua conocida del segmento más occidental de la famosa carretera costera internacional entre Egipto y Gaza. En Egipto se llamaba el Camino de Horus y en la Biblia “el camino por la tierra de los filisteos” (Éx 13:17). Se representa al faraón Seti I viajando horizontalmente a través del relieve en su carro de guerra. En tres escenas, el faraón recibe tributo de dignatarios en Raphia (la última parada del Camino Horus en Canaán), derrota al nómada Shasu con su arco y finalmente regresa triunfalmente de Canaán rodeado de cautivos asiáticos. Once de los 23 fuertes conocidos en el Camino de Horus entre Egipto y Canaán están representados en las escenas. Las principales características a lo largo del Camino de Horus a través del desierto hacia Canaán son los fuertes y las fuentes de agua que lo acompañan. En el registro de la derecha que se ve aquí, la carretera se encuentra con una vía fluvial que corre verticalmente a través del relieve. Entre las estructuras monumentales a la izquierda de la vía fluvial está el nombre "Tjaru". Se trataba de una gran ciudad y una importante fortaleza en la frontera oriental de Egipto, y el punto de partida de las campañas militares egipcias en Asia. En Tjaru, un puente cruza la vía fluvial y hay edificios adicionales a la derecha del puente. La vía fluvial vertical está etiquetada como "las aguas divisorias". Indica la frontera egipcia, así como la división del delta del Nilo cultivado verde en el este del desierto árido marrón al oeste. Grupos de leales súbditos egipcios que esperan al otro lado de la vía fluvial indican que esto es Egipto. Esto sugiere que el relieve debe entenderse con la frontera egipcia corriendo verticalmente con la vía fluvial, Egipto a la derecha y el desierto del Sinaí a la izquierda. Tratándolo como un mapa, eso pondría el norte en la parte inferior y el este a la izquierda. La vía fluvial está representada con dos características principales: cañas que bordean ambas orillas y el agua llena de cocodrilos. En el fondo de la vía fluvial (norte) se representa otro cuerpo de agua más grande con peces solamente (una característica vista por investigadores anteriores pero no visible hoy). Si bien ninguno de los cuerpos de agua ha sido identificado con certeza hasta ahora, ilustra los juncos de la región del lago pantanoso que le dio su nombre al mar del relato del Éxodo.

    Entender el Camino de Horus en el Egipto del Imperio Nuevo ofrece una explicación tangible para la declaración bíblica de que los israelitas no tomaron "el camino a través del país filisteo" (el Camino de Horus) directamente a Gaza en la costa. Al tomar el camino militar de Egipto y enfrentarse a los fuertes guarnecidos por Egipto en el camino, junto con el ejército egipcio persiguiéndolos desde atrás, habría sido muy difícil no "cambiar de opinión y regresar a Egipto" (Éx 13:17). Pero este no era el plan de Dios. En cambio, después de dejar Pi Hahiroth y cruzar el "mar" (la frontera egipcia), Dios les dijo a los israelitas que fueran "por el camino del desierto" (Ex 13:18) hacia yam Suph II (Golfo de Suez) en lugar de a Canaán ( Hoffmeier 1996: 181, 187-188). Al este de la frontera, los israelitas entraron en el "Desierto de Shur" (Éx 15:22 1 Sa 15: 7 27: 8). Que significa "muro" en hebreo, "Shur" puede haberse referido al canal de la frontera oriental y los terraplenes que lo acompañan, junto con la línea de fuertes a lo largo de la frontera (Scolnic 2004: 102 Hoffmeier 1996: 188). Por lo tanto, este desierto estaba inmediatamente al otro lado del "muro" de canales, terraplenes y fortalezas que bordeaba Egipto. Como este era el desierto al que entraron los israelitas inmediatamente después de cruzar el mar (Éx 15:22), claramente el "desierto de Shur" estaba en el norte del Sinaí, al este del istmo.

    Las excavaciones recientes han identificado claramente a Tjaru, el nombre jeroglífico de la importante ciudad e instalación militar en la frontera oriental de Egipto. Desde este fuerte, los faraones de las dinastías XVIII y XIX lanzaron sus campañas militares en Asia. Las excavaciones han identificado los restos de la dinastía XVIII (siglos XV-XIII a. C.) de la antigua Tjaru en la actual Hebua I, a unas pocas millas al noreste del lago Ballah (Hoffmeier 1996: 186-187 2004: 63 2005: 91-104 Kitchen 2003: 260 Scolnic 2004: 112). Esta identificación ha ayudado a los estudiosos a comenzar a ubicar todos los demás sitios antes del cruce del mar en el itinerario del Éxodo.

    Bibliografía

    Beitzel, Barry J. 1991 La Via Maris en fuentes literarias y cartográficas. Arqueólogo bíblico 54: 65–75.

    Blum, Howard 1998 El oro del éxodo. Nueva York: Simon y Schuster.

    Franz, Gordon 2000 ¿Está el monte Sinaí en Arabia Saudita? Biblia y pala 13: 101–13.

    Gardiner, Alan 1920 El antiguo camino militar entre Egipto y Palestina. Revista de arqueología egipcia 6: 99-116

    Hoffmeier, James K. 1997 Israel en Egipto. Nueva York: Universidad de Oxford.

    Hoffmeier, James K. 2004 Excavaciones del Proyecto Arqueológico del Norte del Sinaí en Tell el-Borg (Sinaí): ¿Un ejemplo de la "nueva" arqueología bíblica? Páginas. 53–66 en El futuro de la arqueología bíblica, eds. James K. Hoffmeier y Alan Millard. Grand Rapids MI: Eerdmans.

    Hoffmeier, James K. 2005 Antiguo Israel en el Sinaí. Nueva York: Universidad de Oxford.

    Huddlestun, John R. 1992 Mar Rojo, Antiguo Testamento. Páginas. 633–42 en Anchor Bible Dictionary 5, ed. David N. Freedman. Nueva York: Doubleday.

    Kitchen, Kenneth A. 2003 Sobre la confiabilidad del Antiguo Testamento. Grand Rapids MI: Eerdmans.

    Scolnic, Benjamin E. 2004 Una nueva hipótesis de trabajo para la identificación de Migdol. Páginas. 91–120 en El futuro de la arqueología bíblica, eds. James K. Hoffmeier y Alan Millard. Grand Rapids MI: Eerdmans.

    Shea, William H. 1990 Dejando Egipto. Arqueología e investigación bíblica 3: 98-111.

    Wood, Bryant G. 2000 Bajo la superficie: un comentario editorial. Biblia y pala 13: 98–99.

    Wood, Bryant G. 2004 El Recinto Real de Rameses. Biblia y pala 17: 45–51.


    Misterioso humano antiguo cruzó la línea de Wallace

    Los científicos han propuesto que los parientes humanos antiguos descubiertos más recientemente, los denisovanos, de alguna manera lograron cruzar una de las barreras marinas más prominentes del mundo en Indonesia, y luego se cruzaron con humanos modernos que se movían por el área en el camino a Australia y Nueva Guinea.

    Hace tres años, el análisis genético de un dedo meñique de la cueva de Denisova en las montañas de Altai en el norte de Asia condujo a una secuencia completa del genoma de una nueva línea del árbol genealógico humano: los denisovanos. Desde entonces, se ha detectado evidencia genética que apunta a su hibridación con poblaciones humanas modernas, pero solo en poblaciones indígenas en Australia, Nueva Guinea y áreas circundantes. Por el contrario, el ADN de Denisovan parece estar ausente o en niveles muy bajos en las poblaciones actuales de Asia continental, aunque aquí es donde se encontró el fósil.

    Publicado hoy en un Ciencias En un artículo de opinión, los científicos, el profesor Alan Cooper de la Universidad de Adelaide en Australia y el profesor Chris Stringer del Museo de Historia Natural del Reino Unido, dicen que este patrón puede explicarse si los denisovanos hubieran logrado cruzar la famosa línea de Wallace, una de las más grandes del mundo. Barreras biogeográficas que está formada por una poderosa corriente marina a lo largo de la costa este de Borneo. La línea de Wallace marca la división entre mamíferos europeos y asiáticos al oeste de Australasia dominada por marsupiales al este.

    "En Asia continental, ni los especímenes humanos antiguos ni las poblaciones indígenas modernas geográficamente aisladas tienen ADN denisovano de ninguna nota, lo que indica que nunca ha habido una señal genética de mestizaje denisovano en el área", dice el profesor Cooper, director de la Universidad de Adelaida en Australia. Centro de ADN antiguo. `` El único lugar donde existe tal señal genética parece ser en áreas al este de la línea de Wallace y ahí es donde creemos que tuvo lugar el mestizaje, aunque eso significa que los denisovanos deben haber hecho de alguna manera ese cruce marino ''.

    "El reciente descubrimiento de otra enigmática especie humana antigua Homo floresiensis, los llamados Hobbits, en Flores, Indonesia, confirma que la diversidad de parientes humanos arcaicos en esta área era mucho mayor de lo que pensábamos", dice el profesor Stringer, líder de investigación. en Human Origins, Museo de Historia Natural de Londres. “La morfología de los Hobbits muestra que son diferentes de los Denisovanos, lo que significa que ahora tenemos al menos dos, y potencialmente más, grupos inesperados en el área.

    “Las conclusiones que hemos sacado son muy importantes para nuestro conocimiento de la evolución y la cultura humanas primitivas. Saber que los denisovanos se extendieron más allá de esta importante barrera marina abre todo tipo de preguntas sobre los comportamientos y las capacidades de este grupo, y hasta dónde podrían haberse extendido ''.

    "Las preguntas clave ahora son dónde y cuándo los antepasados ​​de los humanos actuales, que se dirigían a colonizar Nueva Guinea y Australia hace unos 50.000 años, se reunieron e interactuaron con los denisovanos", dice el profesor Cooper.

    "Curiosamente, los datos genéticos sugieren que los machos denisovanos se cruzaron con las hembras humanas modernas, lo que indica la naturaleza potencial de las interacciones cuando un pequeño número de seres humanos modernos cruzaron por primera vez la línea de Wallace y entraron en territorio denisovano".


    Nueva evidencia sugiere que los humanos llegaron a las Américas mucho antes de lo que se pensaba

    (Izquierda) Una vista de cerca de un fémur de mastodonte fracturado en espiral. (Derecha) Una roca descubierta en el sitio de Cerutti Mastodon en el condado de San Diego se cree que fue utilizada por los primeros humanos como piedra de martillo. Tom Démeré / Museo de Historia Natural de San Diego ocultar leyenda

    (Izquierda) Una vista de cerca de un fémur de mastodonte fracturado en espiral. (Derecha) Una roca descubierta en el sitio de Cerutti Mastodon en el condado de San Diego se cree que fue utilizada por los primeros humanos como piedra de martillo.

    Tom Démeré / Museo de Historia Natural de San Diego

    Los investigadores en el sur de California dicen que han descubierto evidencia de que los humanos vivieron allí hace 130.000 años.

    Si es cierto, sería el signo más antiguo de seres humanos en las Américas, anterior a la mejor evidencia hasta ahora en unos 115.000 años. Y la afirmación tiene a los científicos preguntándose si creerla.

    En 1992, los arqueólogos que trabajaban en la construcción de una carretera en el condado de San Diego encontraron el esqueleto parcial de un mastodonte, un animal parecido a un elefante ahora extinto. Los esqueletos de mastodonte no son tan inusuales, pero había otras cosas extrañas con ellos.

    "Los restos estaban asociados con una serie de rocas y huesos rotos", dice Tom Deméré, paleontólogo del Museo de Historia Natural de San Diego. Dice que las rocas mostraban claras señales de haber sido utilizadas como martillos y yunque. Y algunos de los huesos de mastodonte así como un diente presentaban fracturas características de ser golpeados, aparentemente con esas piedras.

    Parecía obra de humanos. Sin embargo, no había marcas de cortes en los huesos que mostraran que el animal fue sacrificado para obtener carne. Deméré cree que esta gente buscaba algo más. "La sugerencia es que este sitio es estrictamente para romper huesos", dice Deméré, "para producir material en blanco, materia prima para hacer herramientas para huesos o para extraer médula". La médula es una rica fuente de calorías grasas.

    Don Swanson, paleontólogo del Museo de Historia Natural de San Diego, señala un fragmento de roca cerca de un gran fragmento de colmillo de mastodonte horizontal. Museo de Historia Natural de San Diego / Naturaleza ocultar leyenda

    Don Swanson, paleontólogo del Museo de Historia Natural de San Diego, señala un fragmento de roca cerca de un gran fragmento de colmillo de mastodonte horizontal.

    Museo de Historia Natural de San Diego / Naturaleza

    Los científicos sabían que habían descubierto algo raro. Pero no se dieron cuenta de lo raro que era durante años, hasta que obtuvieron una fecha confiable sobre la antigüedad de los huesos mediante el uso de una tecnología de datación de uranio-torio que no existía en la década de 1990.

    Los huesos tenían 130.000 años. Esa es una fecha asombrosa, ya que otra evidencia muestra que los primeros humanos llegaron a las Américas hace unos 15.000 a 20.000 años.

    "Esa es una diferencia de orden de magnitud. Vaya", dice John Shea, arqueólogo de la Universidad Stony Brook de Nueva York que se especializa en el estudio de la fabricación de herramientas antiguas. "Si es correcto, entonces hay una dispersión extraordinariamente antigua al Nuevo Mundo que tiene una firma arqueológica muy diferente de cualquier cosa que hayan dejado los humanos recientes".

    Shea dice que es diferente porque los fabricantes de herramientas de la Edad de Piedra generalmente dejan escamas de piedra, piezas afiladas rotas o "cortadas" de ciertos tipos de roca que sirven como herramientas de corte. No hubo ninguno en el sitio de California. Otra cosa extraña: no hay señales de que el mastodonte haya sido masacrado por la carne.

    "Esto es extraño", dice Shea. "Es un valor atípico en términos de cómo se ven los sitios arqueológicos de ese rango de tiempo en cualquier otro lugar del planeta". Sugiere que estos huesos podrían haberse roto por causas naturales, por un flujo de lodo, tal vez, o por el pisoteo de animales en algún momento después de la muerte del mastodonte.

    Otro escéptico es John McNabb, arqueólogo de la Universidad de Southampton en Inglaterra. Su pregunta: ¿Cómo llegaron esas personas a California?

    Hace veinte mil años, coinciden los arqueólogos, la gente hizo cruzar a Alaska desde Siberia, quizás más de una vez. Los niveles del mar eran más bajos entonces y había un puente terrestre que conectaba los continentes. En una entrevista con la revista Naturaleza, que publicó la investigación de California, McNabb dice que el puente terrestre no estaba allí hace 130.000 años. "La ruta marítima entre los dos continentes [era] más ancha [entonces]", dice, "así que ese es un problema con esto: ¿Cómo podemos hacer que los humanos crucen?"

    McNabb dice que lo que se necesita para demostrar realmente que se trata de un sitio arqueológico son los huesos de las personas que llegaron allí.

    El equipo de California responde que ha pasado más de 20 años examinando la evidencia. "Sé que la gente será escéptica con esto porque es muy sorprendente", dice el arqueólogo y miembro del equipo Steve Holen, "y yo era escéptico cuando miré el material por primera vez. Pero definitivamente es un sitio arqueológico".

    Holen, del Centro de Investigación Paleolítica Estadounidense, dice que estas primeras personas podrían haberse cruzado en barcos. En cuanto a los huesos rotos, dice que el tipo de fractura no es accidental. Y la forma en que las piedras de martillo y los huesos se distribuyeron en el suelo no parece natural.

    Una pregunta que el equipo no puede responder es quiénes eran estas personas. Una técnica genética que utiliza mutaciones en el genoma de una población como una especie de "reloj" dice que el primer ancestro común de los nativos americanos vivió hace unos 20.000 años. Entonces, si hubo colonos anteriores, podría ser que hicieron una ardua migración desde Siberia, solo para morir sin dejar descendientes.


    Ver el vídeo: Simulacro despliegue barreras anticontaminación (Diciembre 2021).