Podcasts de historia

Elección de 1808

Elección de 1808

James Madison era partidario de un gobierno central fuerte y, naturalmente, se alió con la facción federalista emergente en la primera administración de Washington. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, se apartó y formó un vínculo más duradero con Thomas Jefferson. El fracaso de Madison en respaldar el plan de Alexander Hamilton para asumir las deudas estatales, su falta de apoyo a la candidatura a la vicepresidencia de John Adams en 1792 y su oposición. El Tratado de Jay (1795) aseguró una ruptura irreparable con los federalistas. Habiendo servido fielmente a Jefferson como secretario de estado durante ocho años, Madison fue recompensada con un fuerte respaldo republicano en 1808. Los totales electorales no estaban cerca.

Elección de 1808
Candidato

Partido

Electoral

Popular
Votar

James Madison (VA)
George Clinton (Nueva York)
John Langdon (NH)

Demócrata-Republicano

122

*

C.C. Pinckney (SC)
Rufus King (Nueva York)

Federalista

47

George Clinton (Nueva York)
James Madison (VA)
James Monroe (VA)

Demócrata-Republicano

6

No emitido

1

* Los totales de votos populares no se mantuvieron hasta las elecciones de 1824. Tres electores apoyaron a Madison para presidente, pero votaron por el Landgon de Nueva Inglaterra para vicepresidente. Otros seis emitieron sus votos presidenciales por Clinton y dieron tres votos cada uno a Madison y Monroe para vicepresidente.



James Madison: campañas y elecciones

De acuerdo con el precedente establecido por Washington, Thomas Jefferson se negó a postularse para un tercer mandato, respaldando en cambio a su amigo Madison como su sucesor. El deseo de Jefferson fue cumplido por un grupo demócrata-republicano en el Congreso, aunque no sin cierta oposición. Madison, de cincuenta y siete años, junto con el vicepresidente de Jefferson, George Clinton, se dirigieron al concurso temiendo lo peor.

El embargo de Jefferson de todo el comercio con Inglaterra y Francia había devastado la nación. Los estados de Nueva Inglaterra hablaron abiertamente de la secesión de la Unión. Los federalistas, convencidos de que llevarían la ira nacional a la victoria, volvieron a nombrar, sin el beneficio de una asamblea formal formal, a sus contendientes de 1804, Charles C. Pinckney de Carolina del Sur y Rufus King de Nueva York.

Los periódicos anti-Madison entraron en acción con historias y caricaturas que ridiculizaban la pequeña estatura física de Madison y la controversia asociada con el embargo. "¿Por qué el embargo es como una enfermedad?" preguntó un crítico. "Porque nos debilita". Más graves fueron las acusaciones federalistas de que Madison había apoyado el embargo para aumentar las manufacturas nacionales a expensas del comercio exterior. Un fuerte contingente de demócratas republicanos en contra de Madison estaba convencido de que la conducta tranquila de Madison protegía a un federalista hamiltoniano fuerte, uno que favorecía un gobierno central fuerte, disfrazado. Se necesitó todo el prestigio y el encanto de Jefferson para convencer a los republicanos demócratas disidentes, que se habían unido a su compañero virginiano James Monroe, de que no entraran en el campo federalista por despecho de Madison. Incluso George Clinton, que había aceptado la nominación a la vicepresidencia, denunció el proceso del caucus y anunció su propia candidatura a la presidencia.

Cuando los delegados del colegio electoral emitieron sus votos individuales el 7 de diciembre, pocos expertos políticos abrigaban dudas sobre el resultado final de las elecciones, aunque las contiendas en Rhode Island y New Hampshire todavía estaban envueltas en algunas dudas. Los resultados anunciados por el Congreso el 8 de febrero de 1809 fueron una pequeña sorpresa: Madison había abrumado a la oposición. Obtuvo 122 votos contra los 44 de Pinckney. La desventurada Clinton obtuvo sólo seis electores de su estado natal. Madison llevó doce estados a los cinco de Pinckney, todos los cuales estaban en la región de Nueva Inglaterra. La dinastía de Virginia había permanecido intacta.

La campaña y la elección de 1812

En los cuatro años comprendidos entre 1808 y 1812, la popularidad de Madison fluctuó entre mínimos extremos y máximos increíbles, según la situación con Gran Bretaña. Desde el momento en que asumió el cargo en 1809, Madison fue consumida por las continuas violaciones de Gran Bretaña de los derechos neutrales de Estados Unidos en el mar. Nada de lo que hizo pareció satisfacer a sus críticos. Los desafíos a sus supuestas políticas pro-francesas alcanzaron un punto álgido en los estados de Nueva Inglaterra, que se habían empobrecido por las acciones que Jefferson y Madison tomaron para cortar el comercio con Inglaterra.

Algunos congresistas del Medio Oeste y del Sur, decididos a expulsar a los británicos de Canadá y a los españoles del oeste de Florida, pidieron a Madison que enfrentara los ataques de los indios instigados por los británicos en el valle del río Ohio. En junio de 1812, Madison envió al Congreso un mensaje especial que enumeraba las quejas estadounidenses contra Gran Bretaña. No era una declaración de guerra, que ofendía la estricta interpretación construccionista de la Constitución de Madison, el mensaje pedía al Congreso que decidiera el curso de acción adecuado. Más tarde ese mes, después de mucho debate, la Cámara (79 a 49) y luego el Senado (19 a 13) votaron a la nación en la Guerra de 1812.

La nominación de Madison para un segundo mandato se produjo apenas quince días antes de su mensaje de guerra al Congreso. El 18 de mayo de 1812, Madison recibió el respaldo de los demócratas republicanos del Congreso en su grupo de nominaciones. Sin embargo, aproximadamente un tercio de los legisladores republicanos boicotearon el caucus por completo, y prometieron no participar en el nombramiento del presidente. Para el segundo lugar, el caucus eligió a John Langdon de New Hampshire. Langdon declinó la invitación, lo que llevó al grupo a seleccionar al venerable Elbridge Gerry, el "caballero demócrata" de Massachusetts y firmante de la Declaración de Independencia, para la vicepresidencia.

Un grupo rebelde de demócratas republicanos de Nueva York que habían participado en el boicot del caucus apoyó al alcalde de la ciudad de Nueva York, DeWitt Clinton, sobrino del ex vicepresidente George Clinton, quien había muerto en el cargo. Los partidarios de Clinton esperaban forjar una coalición ganadora entre los republicanos que se oponían a la guerra que se avecinaba, los demócratas-republicanos enojados con Madison por no avanzar de manera más decisiva hacia la guerra, los norteños cansados ​​de la dinastía de Virginia y el control sureño de la Casa Blanca, y los habitantes de Nueva Inglaterra descontentos que querían casi todo el mundo sobre Madison. Consternado por las perspectivas de vencer a Madison, un grupo de importantes federalistas se reunió con los partidarios de Clinton para discutir una estrategia de unificación. Por difícil que fuera para ellos unir fuerzas, esta asamblea de notables nominó a Clinton para presidente y Jared Ingersoll, un abogado de Filadelfia, para vicepresidente.

Los clintonianos, que no tenían nombre oficial del partido, adaptaron su mensaje a la región y al público. Dijeron una cosa a los republicanos demócratas de la guerra, otra a los republicanos demócratas por la paz y otra cosa a los federalistas pacifistas. Sus tácticas volvieron al honorable John Quincy Adams, hijo del ex presidente federalista John Adams, en contra de sus ex compañeros de partido. El mayor de los Adams, de hecho, no solo respaldó a Madison, sino que también acordó encabezar la lista electoral de Madison en su distrito natal de Quincy, Massachusetts.

Mientras que la oposición de Nueva Inglaterra y del Atlántico medio le dio 89 votos a Clinton, Madison obtuvo once estados y 128 votos electorales. Ganó todos los estados del sur, así como Pennsylvania, Ohio y Vermont. Los federalistas habían debilitado seriamente, si no completamente destruido, su estatus como partido establecido por su estrategia fusionista. Para ser justos, es poco probable que cualquier otra estrategia hubiera logrado la victoria contra un presidente sentado que libra lo que muchos en ese momento llamaron la Segunda Revolución Americana. (Para más información sobre la Segunda Revolución Estadounidense, consulte la sección de Relaciones Exteriores.) Ningún presidente en ejercicio en tiempos de guerra antes o después de Madison ha perdido su candidatura a la reelección.


Elección presidencial de 1808: una guía de recursos

Las colecciones digitales de la Biblioteca del Congreso contienen una variedad de material asociado con la elección presidencial de 1808, incluidos manuscritos, folletos, literatura de campaña y documentos gubernamentales. Esta guía recopila enlaces a materiales digitales relacionados con la elección presidencial de 1808 que están disponibles en todo el sitio web de la Biblioteca del Congreso. Además, proporciona enlaces a sitios web externos que se centran en las elecciones de 1808 y una bibliografía seleccionada.

Resultados de las elecciones presidenciales de 1808 [1]

* George Clinton recibió 6 votos electorales para presidente de Nueva York.

  • El 8 de febrero de 1809, los votos del Colegio Electoral para las elecciones presidenciales de 1808 fueron contados en sesión conjunta del Congreso e informados en el Anales del Congreso, así como en el Diario de la casa y Diario del Senado.
    , & quot; Permítame tomarme la libertad de decir eso, ya que ha consentido en ser puesto como el próximo Magistrado C de los Estados Unidos. sin embargo, usted personalmente ignora el éxito, se lo debe a yr. numerosos y honorables amigos que se encargarán de que tenga éxito, limitando ese cuidado, como siempre lo hará, por las obligaciones que imponen la verdad y el honor. & quot [Transcripción], & quot; lo he visto mencionado en varios periódicos, que no No habría división entre los republicanos, en las próximas elecciones presidenciales, y deseo de todo corazón poder verlo desde el mismo punto de vista, pero confieso que no. Como republicanos, el vicepresidente y el Sr. Munroe se disculpa, todos los cuales tienen sus favoritas en este país, y si no se puede hacer ningún acomodo, temo que aquellos de la política oppasitt puedan obtener alguna ventaja con ello. & Quot [Transcripción], & quot Puede considerarse presunción en un extraño que le moleste sobre un tema, en el caso del cual sólo tengo un interés común con el resto de mis conciudadanos: me refiero a su elección a la silla presidencial. Pero por devoción, por su talento y carácter, lo considero el mejor capacitado para la importante confianza de cualquier otro que se haya propuesto, y he aprovechado cada oportunidad para hacerme eco de la sabiduría de la selección por parte de la mayoría de los miembros del Congreso. Pero señor, no está al tanto del juego profundo que está jugando el partido Clinton aquí. & Quot [Transcripción], & quot; tengo el honor y el placer de informarle que acabo de firmar todas las Listas necesarias de nuestros Electores y los documentos oficiales necesarios ser autenticado por el Ejecutivo & amp; que este día recibió el Voto unánime del Estado como Presidente & amp; que nuestra Legislatura fue unánime en la elección de los Electores en la medida en que recibieron, unos 135 y otros cerca de ese de 136 en total número de votos, y felicitarlo por la certeza de su elección en general y generosamente en todas partes, excepto quizás en Nueva Inglaterra. "[Transcripción]," Que no haya tenido un voto unánime de los electores de este estado es de lamentar particularmente en cuenta del efecto que puede producir en nuestras preocupaciones exteriores, por la apariencia de una falta de unanimidad entre nosotros. La conducta de los amigos del Sr. Clinton & rsquos es muy excepcional, aunque los intereses públicos posiblemente exijan que se olvide. & Quot [Transcripción]

Los documentos completos de Thomas Jefferson de la División de Manuscritos de la Biblioteca del Congreso constan de aproximadamente 27.000 documentos.

    "El sábado se celebró una asamblea de miembros del Congreso a la que asistieron 89.". El Sr. Madison tenía 83. votos, Clinton 3. Monroe 3. como presidente, y Clinton tenía 79. como V. Presidente. & quot [Transcripción], & quot; Veo con infinito dolor que surge una competencia entre usted y otro, que han sido muy queridos el uno por el otro, y también por mí. Oro sinceramente para que estas disposiciones no se vean afectadas entre ustedes conmigo. Confío en que no lo harán ". [Transcripción]," Con respecto a las próximas elecciones, he sido y seguiré siendo un espectador inactivo del movimiento. Si la nación estuviera dispuesta a llamar a cualquier ciudadano a ese puesto, sería su deber aceptarlo. En ese suelo descanso. No he hecho nada para llamar la atención de nadie en referencia a él, ni lo haré en el futuro. Nadie conoce mejor que yo el mérito del señor Madison, y puedo declarar que, en caso de ser elegido, tendrá mis mejores deseos para el éxito de su administración, así como una reseña del gran interés que tengo en lo que concierne. su bienestar como en el de mi país. Su éxito no me dará ninguna mortificación personal. No disminuirá mi amistad por él, que es sincera y fuerte. & Quot [Transcripción], & quot; En el presente concurso en el que usted está involucrado, no siento pasión. No participo. No espero ningún sentimiento. Cualquiera de mis amigos que sea llamado a los cuidados supremos de la nación, sé que serán administrados con sabiduría y fidelidad, y en la medida en que mi conducta individual pueda influir, serán apoyados cordialmente. "[Transcripción]," La cuestión presidencial es aclarando a diario, y la oposición disminuyendo. Es muy posible que el sufragio de la nación sea indiviso. Pero con esta pregunta es mi deber no entrometerme. & Quot [Transcripción]

El proyecto de la presidencia estadounidense: elección de 1808

El sitio web del Proyecto de la Presidencia Estadounidense presenta los resultados de las elecciones presidenciales de 1808.

Una colección de resultados electorales de 1787 a 1825 en la que se pueden realizar búsquedas. Los datos fueron compilados por Philip Lampi. La Sociedad Estadounidense de Anticuarios y las Colecciones y Archivos Digitales de la Universidad de Tufts lo han montado en línea con fondos del National Endowment for the Humanities.


Elección presidencial de 1808: plataformas

Republicanos demócratas: Continuaron aprovechando la ola de popularidad de Jefferson. La Ley de Embargo ciertamente les había quitado los logros que lograron en Nueva Inglaterra, pero aun así, el resto de los Estados Unidos no quería volver a los federalistas.

Federalistas: El principal punto de discordia fue la Ley de Embargo que estaba destruyendo la economía. Sin embargo, el partido seguía siendo relativamente desorganizado al saber en contra de qué estaban en lugar de lo que creían que podía ayudar a Estados Unidos.


¿Por qué fue tan importante la elección de 1800?

La elección de 1800 fue importante porque ambos candidatos presidenciales, Thomas Jefferson y Aaron Burr, quienes también eran miembros del Partido Demócrata-Republicano, recibieron 73 votos electorales, enviando la elección a la Cámara de Representantes. Alexander Hamilton, líder del Partido Federalista, y Burr tenían una rivalidad personal entre ellos, lo que llevó a Hamilton a trabajar fuera del centro de atención para asegurarse de que Burr no se convirtiera en el próximo presidente.

La elección estimuló la rivalidad partidista a nuevos niveles, allanando el camino para tácticas electorales creativas y oscuras. La Cámara de Representantes eligió a Jefferson como nuevo presidente en la 36ª votación. En su discurso inaugural, Jefferson pidió la reconciliación entre los partidos en disputa, declarando que "todos somos republicanos, todos somos federalistas".


Ataques a John Quincy Adams

John Quincy Adams, hijo del padre fundador y segundo presidente John Adams, comenzó su carrera en el servicio público trabajando como secretario del enviado estadounidense a Rusia cuando aún era un adolescente. Tuvo una ilustre carrera como diplomático, que sentó las bases de su posterior carrera en la política.

Los partidarios de Andrew Jackson comenzaron a difundir el rumor de que Adams, mientras se desempeñaba como embajador estadounidense en Rusia, había conseguido una niña estadounidense para los servicios sexuales del zar ruso. El ataque fue sin duda infundado, pero los jacksonianos se deleitaron con él, incluso llamaron a Adams un "proxeneta" y afirmaron que conseguir mujeres explicaba su gran éxito como diplomático.

Adams también fue atacado por tener una mesa de billar en la Casa Blanca y supuestamente cobrarle al gobierno por ello. Era cierto que Adams jugaba al billar en la Casa Blanca, pero pagó la mesa con sus propios fondos.


Elecciones presidenciales de Estados Unidos, 1808 (AMPU)

El & # 160Elección presidencial de Estados Unidos de 1808Fue la sexta elección presidencial cuatrienal, celebrada del viernes 4 de noviembre al miércoles 7 de diciembre de 1808. El candidato federalista Alexander Hamilton derrotó al candidato demócrata-republicano James Madison.

Madison se había desempeñado como secretario de Estado desde que el presidente Thomas Jefferson asumió el cargo en 1801. Jefferson, que se había negado a postularse para un tercer mandato, apoyó firmemente a Madison, un compañero virginiano. El actual vicepresidente George Clinton y el ex embajador James Monroe desafiaron a Madison por el liderazgo del partido, pero Madison ganó la nominación de su partido y Clinton fue nominada nuevamente como vicepresidente. Los federalistas optaron por nominar al ex gobernador de Nueva York y ex secretario del Tesoro, Alexander Hamilton.

Ambos candidatos se vieron abrumados por la controversia, Madison a la Ley de Embargo de 1807 y Hamilton a su romance con Maria Reynolds. La elección fue una de las más feas de la historia de Estados Unidos, ejemplificada por la amarga rivalidad de Hamilton con Thomas Jefferson. Hamilton derrotó por poco a Madison.


Elección de 1808 - Historia

FECHAS DE LA ELECCIÓN PRESIDENCIAL DE EE. UU. & QuotEVENTOS & quot:
1789 al presente

* (asterisco) indica la fecha más temprana en la que los electores presidenciales podrían ser & quot asignados por cuotas & quot en un estado (ya sea por voto popular o no) en estas elecciones presidenciales, el más reciente La fecha en que dichos Electores podrían ser elegidos (presumiblemente, por métodos distintos a la Elección Popular, como, por ejemplo, la elección de la Legislatura) era, por supuesto, la fecha en que los Electores estaban programados para emitir sus votos en cualquier caso.

Una fecha en cursiva indica que se utilizó una fecha distinta a la definida por ley debido a circunstancias especiales. (como se explica debajo de esta tabla).

Cuatro veces en la historia de Estados Unidos, una sesión conjunta de tabulación del Congreso no declarar que una persona será elegida como Presidente o Vicepresidente (o ambos) en la fecha en que se reunió: a continuación se incluye una lista de estas circunstancias:

  • Elección No. 4 (1800) Un empate en el Voto Electoral para Presidente (en ese momento, cada Elector votó por dos personas para presidente) resultó en que la Cámara de Representantes de los EE. UU. (votando por estado, y no como congresistas individuales), después de 36 votaciones celebradas durante varios días, eligió presidente a Thomas Jefferson (el otro candidato en el empate del Voto Electoral, Aaron Burr, se convirtió en vice Presidente según las disposiciones constitucionales de la época).
  • Elección No. 10 (1824) Ningún candidato ha recibido la mayoría del Voto Electoral para Presidente (a estas alturas, bajo los términos de la 12a Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, los Electores votaron por separado para Presidente y Vicepresidente: John Calhoun ya había recibido la mayoría del Voto Electoral para Vicepresidente -Presidente), la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, votando (por estado- y no como congresistas individuales) en una sola boleta, elegido- como presidente- John Quincy Adams, quien había terminado segundo detrás de Andrew Jackson en la votación electoral para presidente.
  • Elección No. 13 (1836) Ningún candidato recibió la mayoría del Voto Electoral para Vicepresidente (Martin Van Buren ya había recibido la mayoría del Voto Electoral para Presidente), el Senado de los Estados Unidos (votando como senadores individuales, no por estado) eligió como Vicepresidente , Richard Mentor Johnson.
  • Elección No. 23 (1876) Como se describe más detalladamente debajo de esta tabla, los Votos Electorales disputados provenientes de varios Estados hicieron imposible que el Congreso, a través de la maquinaria constitucional ordinaria, determinara quién había sido elegido Presidente y Vicepresidente.

Número de elección [para la (N) a administración]:

Como es el caso de los Congresos de dos años de duración cada uno, los Presidenciales Administraciones de cuatro años de duración, igualmente, se pueden numerar (de hecho, el número de una `` Administración '' de cuatro años determinada es la mitad del número del último de los dos Congresos en funciones durante esa Administración: por ejemplo, porque fue el 110º Congreso que se reunió durante los dos últimos años del segundo mandato del presidente George W. Bush, esos cuatro años de ese mandato conforman el 55a Administración [110/2 = 55]).

Aunque no es oficial, Elecciones presidenciales puede numerarse de acuerdo con el número de la Administración del Presidente que ha sido elegido en la misma (por lo tanto, la Elección Presidencial de 2004, que resultó en la elección del Presidente George W. Bush para un segundo período [nuevamente, la 55.a Administración antes mencionada] - fue Presidencial Elección No. 55).

Fecha electores presidenciales y cuota asignada & quot [Elección presidencial]:

Cada Estado nombrará, en la forma que le indique su legislatura, un número de Electores, igual al número total de Senadores y Representantes a que el Estado pueda tener derecho en el Congreso.
de Artículo II, Sección 1, inciso 2 de la CONSTITUCIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS

La & designación de cuotas & quot (para usar el lenguaje constitucional apropiado, como se vio arriba) de los electores presidenciales es lo que los estadounidenses comunes y corrientes quieren decir cuando decimos 'Elección presidencial', aunque muchos estadounidenses desconocen que en realidad están eligiendo una lista de electores en lugar de, como describirían lo que están haciendo, & quot; votando para presidente & quot (y, obviamente, al mismo tiempo, vicepresidente).

El Congreso podrá determinar el momento de elegir a los Electores.
de Artículo II, Sección 1, inciso 4 de la CONSTITUCIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS

Hoy en día, este es el día en que los ciudadanos estadounidenses residentes en los 50 estados constituyentes de la Unión y el Distrito de Columbia que deseen votar en dicha Elección Presidencial (y, de hecho, sean elegibles [y se hayan registrado] para hacerlo) van a su respectivos lugares de votación y emitirán sus votos (aunque varios estados ahora permiten la votación anticipada e, incluso aparte de esto, muchos estadounidenses votarán por votación ausente, en cada caso, emitiendo votos mucho antes de esta fecha [pero sus votos no se contarán hasta esta fecha]) - pero, en los primeros días de la República Federal, era simplemente la fecha o fechas en las que cada Estado elegía formalmente a sus Electores Presidenciales (ya sea por Voto Popular de la ciudadanía del Estado o no) no fue sino hasta 1836 que todos los estados excepto uno permitieron el voto popular para presidente [en realidad, la gente de los estados y la designación de cuotas para usar el lenguaje que se encuentra en la propia Constitución de los Estados Unidos, los electores presidenciales de su estado por lo tanto]).

Lo que sigue es el texto real de las regulaciones para dicha Elección Presidencial (nuevamente, esta es la fecha en que los Electores Presidenciales deben ser & quot asignados por cuotas & quot) y los años electorales en los que una regulación dada estuvo realmente en vigencia:

. [E] l primer miércoles de enero próximo será el día para el nombramiento de Electores en varios Estados.
de Resolución del 13 de septiembre de 1788 del Congreso [= Continental] de la Confederación

. [E] lectores serán designados en cada Estado para la elección de un Presidente y un Vicepresidente de los Estados Unidos, dentro de los treinta y cuatro días anteriores al primer miércoles de diciembre de mil setecientos noventa y dos, y dentro de los treinta y cuatro días. cuatro días antes del primer miércoles de diciembre de cada cuatro años que sucedan a la última elección, cuyo número de Electores será igual al número de Senadores y Representantes a que, por Ley, los distintos Estados puedan tener derecho en ese momento.
de 1 Estad. 239, Sección 1

. [L] os Electores de Presidente y Vicepresidente serán nombrados en cada Estado el martes siguiente al primer lunes del mes de noviembre del año en que serán designados.
de 5 Stat. 721

Aunque la fecha de las elecciones presidenciales en sí no se modificó en absoluto, la verborrea en el estatuto relevante se modificó más tarde de la siguiente manera:

Los Electores de Presidente y Vicepresidente serán nombrados, en cada Estado, el martes siguiente al primer lunes de noviembre, cada cuatro años después de cada elección de Presidente y Vicepresidente.
de 62 Stat. 672, ahora codificado como Código de los Estados Unidos: Título 3, sección 1 [3 USC 1]

Fecha en que los electores emitieron su voto en los distintos estados:

Los Electores se reunirán en sus respectivos Estados y votarán por papeleta.
de Artículo II, Sección 1, inciso 3 de la CONSTITUCIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS (idioma retenido en el 12a ENMIENDA a la Constitución de los Estados Unidos)

Los Electores Presidenciales así & designados por cuotas & quot - hoy en día, aunque indirectamente, por voto del Pueblo en cada uno de los varios Estados de la Unión (y DC) - deben reunirse más tarde en cada jurisdicción (tenga en cuenta que, a pesar del uso frecuente del término, no hay algo así como un solo & quot; Colegio Electoral & quot que se reúne todos juntos, los Electores de cada Estado [y DC] se reúnen por separado; por lo tanto, hay realmente 51 & quot; colegios electorales & quot) separados y emiten sus votos para Presidente y Vicepresidente.

[El Congreso podrá determinar]. el día en que [los Electores] darán sus votos, que será el mismo en todos los Estados Unidos.
de Artículo II, Sección 1, inciso 4 de la CONSTITUCIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS

Aunque se reúnan por separado, los electores debe reunirse el mismo día y el texto actual del reglamento que rige sólo cuales día debe ser la fecha de estos colegios electorales separados & quot; junto con los años electorales en los que dichas regulaciones estuvieron en vigor- siga:

. [E] l primer miércoles de febrero próximo será el día para que los Electores se reúnan en sus respectivos Estados y voten por un Presidente.
de Resolución del 13 de septiembre de 1788 del Congreso [= Continental] de la Confederación

. [L] os electores se reunirán y votarán sobre el. primer miércoles de diciembre.
de 1 Estad. 239, Sección 2

. [L] os Electores de cada Estado se reunirán y emitirán su voto el segundo lunes de enero siguiente a su designación.
de 24 Stat. 373, Sección 1

Los Electores de Presidente y Vicepresidente de cada Estado se reunirán y votarán el primer lunes posterior al segundo miércoles de diciembre siguiente a su designación.
de 62 Stat. 673, ahora codificado como Código de los Estados Unidos: Título 3, Sección 7 [3 USC 7]

Fecha del voto electoral tabulado por una sesión conjunta del Congreso:

. El Presidente del Senado, en presencia del Senado y la Cámara de Representantes, abrirá todos los certificados. [que contiene el voto electoral de cada jurisdicción], y luego se contarán los votos.
de Artículo II, Sección 1, inciso 3 de la CONSTITUCIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS (idioma retenido en el 12a ENMIENDA a la Constitución de los Estados Unidos)

Incluso con los electores presidenciales habiendo cumplido y cumplido con sus obligaciones constitucionales, un presidente (o, para el caso, vicepresidente) de los Estados Unidos no es oficialmente elegido a menos y hasta que el Congreso de los Estados Unidos dice él o ella es. En este sentido (y a pesar de la afirmación a menudo escuchada de que la Corte Suprema de los Estados Unidos `` realmente '' eligió presidente a George W.Bush en 2000), el Congreso es, más o menos, el `` árbitro '' o el `` árbitro '' en todas y cada una de las elecciones presidenciales.

Una Sesión Conjunta del Congreso cuenta y tabula el Voto Electoral que le envían los & quot; colegios electorales & quot; en varios estados y el Distrito de Columbia (por lo tanto, esta reunión de la legislatura federal se conoce coloquialmente como & quot; Sesión conjunta de tabulación & quot) y luego, asumiendo , por supuesto, que un candidato ha recibido la mayoría del Voto Electoral total, declara oficialmente quién ha sido elegido Presidente (y Vicepresidente).

Al igual que con las fechas de las Elecciones Presidenciales (es decir, la designación de cuotas de los Electores) y las diversas universidades electorales en sí mismas, la fecha en la que el Congreso celebra esta Sesión Conjunta de Tabulación también está regulada por estatuto. Lo que sigue es el texto real de dichos reglamentos (y, nuevamente, las elecciones para las que estaban en vigor):

. [E] l primer miércoles de marzo será el momento. para iniciar procedimientos bajo el. Constitución.
de Resolución del 13 de septiembre de 1788 del Congreso [= Continental] de la Confederación
(NOTA: Así, el 4 de marzo de 1789 fue el más temprano fecha en la que el Congreso pudo contar formalmente el Voto Electoral, según resultaron las cosas, el Primer Congreso no logró quórum en ambas cámaras [necesario para celebrar una Sesión Conjunta de todo el Congreso] hasta el 6 de abril de 1789 y, por lo tanto, el Voto Electoral proveniente de la primera Elección Presidencial no fue contado y tabulado por el Congreso hasta esa fecha)

1792 a 1872 1880 a 1932:

. El Congreso se reunirá el segundo miércoles de febrero de mil setecientos noventa y tres, y el segundo miércoles de febrero siguiente a cada reunión de los Electores y los certificados. [que contiene el voto electoral de cada jurisdicción]. Se abrirá entonces, se contarán los votos y se determinarán y declararán las personas que ocuparán los cargos de Presidente y Vicepresidente, conforme a la Constitución.
de 1 Estad. 239, Sección 5
[NOTA: La elección de 1876 (La [¿en?] famosa 'Elección en disputa' entre el demócrata Samuel Tilden y el republicano Rutherford B. Hayes) fue un caso especial; vea lo que sigue inmediatamente]

. [E] l Senado y la Cámara de Representantes se reunirán. el primer jueves de febrero de anno Domini mil ochocientos setenta y siete.
de 19 Stat. 227, Sección 1

Se hizo evidente, mucho antes de que la Sesión Conjunta de Tabulación del Congreso después de esta Elección Presidencial (es decir, la & quot; designación de cuotas & quot de electores por parte del pueblo de varios estados a través de la boleta electoral) estaba programada para reunirse el 14 de febrero de 1877, que algo andaba terriblemente mal con El Voto Electoral que surgió de las reuniones de más de unos pocos & citar colegios electorales & quot celebradas el 6 de diciembre de 1876: no sólo el Voto Electoral sería del todo cerrado (como se puede deducir fácilmente de los informes de los Retornos Populares en cada Estado ya publicados en periódicos de la nación), pero al menos tres estados en el sur (esta sigue siendo la era de la Reconstrucción posterior a la Guerra Civil) estaban enviando dos conjuntos de votos electorales, uno a favor de cada candidato presidencial de los partidos principales, al Congreso. Para empeorar las cosas, uno de estos partidos principales controlaba una cámara del (en aquellos días, era el [& quot; pato cojo & quot]) saliente del Congreso, mientras que el otro partido controlaba al otro (por lo que no había posibilidad de una simple votación de la línea del Partido) en el Congreso eligiendo al candidato a presidente de un Partido en cualquier caso).

Con este fin, el Congreso aprobó rápidamente una legislación (fue promulgada por el presidente saliente Ulysses S. Grant el 29 de enero de 1877) pasando por alto por completo el proceso más habitual de escrutinio de votos electorales, requiriendo en su lugar que el Congreso celebre lo que de otro modo sería la Sesión conjunta de tabulación normal al principio, en este caso, el 1 de febrero de 1877, para discernir qué Estados estaban en disputa y luego entregar formalmente tales disputas a la llamada `` Comisión Electoral '', que consta de senadores, congresistas y jueces de la Corte Suprema de los EE. UU. task by Congress itself (the earlier-than-usual meeting of Congress in Tabulation Joint Session was intended to buy the Electoral Commission more time [an extra fortnight] in which to resolve these disputes, for there was ever a looming deadline of 4 March 1877 , on which date a new President- whoever it turned out to be- would have to take office [if only because, by a combination of constitutional fiat and Federal statute, Pre sident Grant's term ended- no matter what!- on that very date]).

. [after the Electoral Commission has determined which Electors' vote shall be officially counted in each of the disputed States] the two houses shall again meet, and such decision [of the Electoral Commission] shall be read and entered in the journal of each House, and the counting of the [Electoral] votes shall proceed in conformity therewith.
de 19 Stat. 227, Section 2

Congress, thus, would have to hold a "follow-up" Joint Session after the Electoral Commission had reported its decision as regarded each State re: which its Electoral Vote was in dispute and the last such Joint Session to count and tabulate a disputed State's Electoral Vote as decided by the Electoral Commission was held on 2 March 1877, just two days before the new President thereby elected [Rutherford B. Hayes] would constitutionally take office (interestingly, Hayes was not publicly inaugurated until 5 March 1877 because 4 March- the date on which, at the time, a newly-elected Congress as well as a newly-elected President took office- happened to fall on a Sunday that year however, because the 1876 Presidential Election dispute had been so politically charged [the vote of the Electoral Commission itself had been along Party lines, 8-7 in favor of the Republican Electors, in all disputed cases], there were actual fears of a coup d'etat instigated by supporters of Tilden! Thus, Hayes was first sworn in privately, at the White House on the invitation of outgoing President Grant, on the evening of Saturday 3 March [it also didn't help that neither Constitution nor statute made clear just cuando, on 4 March, the President actually took office inaugurating the President during the day was traditional but there was an argument to be made that his Term of Office, as well as those of Congressmen and newly elected or re-elected U.S. Senators- had actually begun at Midnight Local Mean Time in Washington (Standard Time was still a decade away in 1877): to this end, an outgoing Congress- never all that sure it had any authority to act early on a given 4 March- always adjourned sine die no later than 3 March. it is for this very reason that the 20th Amendment to the U.S. Constitution- which moved up the beginnings of terms of members of Congress to 3 January and the term of a President to 20 January- purposely makes clear that terms of office begin- and end- at Noon in the Nation's Capital (now on Eastern Standard Time, of course)]).

Congress shall be in session on the sixth day of January succeeding every meeting of the Electors. [and] all the certificates and papers purporting to be certificates of the electoral votes. shall be opened, presented, and acted upon.
de 62 Stat. 675, now codified as United States Code: Title 3, section 15 [3 USC 15]

There have been, since the 1936 Presidential Election, seis exceptions to 6 January being the date for the Tabulation Joint Session: two of these were merely because 6 January happened to fall on a Sunday- in 1957 and 1985- and, in each such case, the Tabulation Joint Session was held on the following day (thus, these do no appear in italics in the table above).

Cuatro otro cases, however, were expressly permitted by statute:

[I]n carrying out the procedure set forth in section 15 of Title 3, United States Code, for 1989, `the fourth day of January' shall be substituted for `the sixth day of January' in the first sentence of such section.
102 Stat. 3341 (adopted 9 November 1988)--
thereby, the Tabulation Joint Session of Congress resulting from the 1988 Presidential Election was held two days early relative to the statutory date- on 4 January 1989

The meeting of the Senate and House of Representatives to be held in January 1997 pursuant to section 15 of Title 3, United States Code, to count the electoral votes for President and Vice President cast by the electors in December 1996 shall be held on January 9, 1997 (rather than on the date specified in the first sentence of that section).
110 Stat. 3558 (adopted 11 October 1996)--
thereby, the Tabulation Joint Session of Congress resulting from the 1996 Presidential Election was held three days late relative to the statutory date- on 9 January 1997 (this last was necessitated by the newly-elected 105th Congress not even first convening for its First Session until 7 January of that year)

The meeting of the Senate and House of Representatives to be held in January 2009 pursuant to section 15 of title 3, United States Code, to count the electoral votes for President and Vice President cast by the electors in December 2008 shall be held on January 8, 2009 (rather than on the date specified in the first sentence of that section).
122 Stat. 4846 (adopted 15 October 2008)--
thereby, the Tabulation Joint Session of Congress resulting from the 2008 Presidential Election was to be held two days late relative to the statutory date- on 8 January 2009 (this last necessitated by the newly-elected 111th Congress not even first convening for its First Session until 6 January of that year)

The meeting of the Senate and House of Representatives to be held in January 2013 pursuant to section 15 of title 3, United States Code, to count the electoral votes for President and Vice President cast by the electors in December 2012 shall be held on January 4, 2013 (rather than on the date specified in the first sentence of that section). 126 Stat. 1610 (adopted 28 December 2012)--
thereby, the Tabulation Joint Session of Congress resulting from the 2012 Presidential Election was to be held two days early relative to the statutory date- on 4 January 2013 (this last necessitated by the fact that 6 January happened to fall on a Sunday that year).

In these four cases immediately above, the date of the Tabulation Joint Session lo hace appear in italics in the table.


Protest Votes in the Electoral College

Electors are not required by the Constitution to vote for a particular candidate. Some states and parties require their electors to pledge to vote for a candidate and may fine or replace electors who break their pledge.

It is rare for more than one elector to vote against the party’s pledged candidate, but it has happened on a few occasions.

In 1808, six New York electors from the Democratic-Republican Party refused to vote for James Madison and instead voted for the party’s vice-presidential candidate, George Clinton.

The last time an elector voted for a candidate from another party was in 1972, when a Republican from Virginia voted for the Libertarian candidate, John Hospers, instead of the eventual winner, Richard M. Nixon. A single elector has refused to vote for the party’s presidential candidate in 11 elections.


All the times in U.S. history that members of the electoral college voted their own way

Andres Ramos collect the ballots voted by the members of the electoral college at the state Capitol in Sacramento.

(Marcus Yam / Los Angeles Times)

Members of the electoral college take an oath as they gather to vote for president at the state Capitol in Sacramento.

(Marcus Yam / Los Angeles Times)

Faith Garamendi turns in her ballot as members of the electoral college gather to vote at the state Capitol in Sacramento.

(Marcus Yam / Los Angeles Times)

Protesters march around the state Capitol to urge the members of the electoral college to vote against Donald Trump in a last-ditch effort to change the course of the presidential elections in Sacramento.

(Marcus Yam / Los Angeles Times)

Anne Corio, center, joins protesters in their last stand before members of the electoral college gather to vote at the state Capitol in Sacramento.

(Marcus Yam / Los Angeles Times)

Former President Bill Clinton, left, and New York Gov. Andrew Cuomo vote in the state’s electoral college at the Senate chamber in Albany.

(Hans Pennink / Assocaited Press)

An elector reacts while placing her signed ballot into a ballot box in the house of representatives chamber of the Pennsylvania Capitol building in Harrisburg.

(Mark Makela / Getty Images)

Georgia electors meet to cast their ballots in Atlanta Monday.

A teller places ballots into a box after tallying elector’s votes in Pennsylvania.

(Matt Rourke / Associated Press)

Tennessee electors Tom Lawless and Beth Scott Clayton Amos confer during a meeting of the state’s electoral college to cast ballots for Republican President-elect Donald Trump in Nashville.

(Erik Schelzig / Associated Press)

Arizona electoral college members take their pledge of office prior to formally casting their ballots for President-elect Donald Trump at the Capitol in Phoenix, Monday.

(Matt York / Associated Press)

Vermont electors are sworn in before casting their ballots for Democratic presidential candidate Hillary Clinton at the Statehouse in Montpelier, Monday.

Randall Kirkpatrick, one of Indiana’s eleven electors, signs paperwork to officially cast votes for President-elect Donald Trump in Indianapolis.

(Darron Cummings / Associated Press)

Steve O’Hearn, 58, dressed as a Russian for Trump, poses as he joins protestors outside the Pennsylvania Capitol building.

(Mark Makela / Getty Images)

Daniel Bortner, one of Indiana’s eleven electors, holds the paperwork he signed to cast his ballot for Gov. Mike Pence as vice president.

(Darron Cummings / Associated Press)

Brock Ervin demonstrates outside the Indiana House chamber before the state’s eleven electors cast ballots for president and vice president.

(Darron Cummings / Associated Press)

Protesters stand on the steps of the Massachusetts Statehouse in Boston on Monday to protest against President-elect Donald Trump as electors around the nation cast their ballots.

(CJ Gunther / European Pressphoto Agency)

Protesters demonstrate Monday before Pennsylvania’s electors vote at the state Capitol in Harrisburg.

(Matt Rourke / Associated Press)

Demonstrators wave signs and chant in freezing temperatures Monday morning as electors arrive at the Pennsylvania state Capitol to cast votes for president.

(Matt Rourke / Associated Press)

Protesters demonstrate outside the state Capitol in Atlanta on Monday before the sixteen Georgia electors meet to cast their ballots.

(Erik S. Lesser / European Pressphoto Agency)

Protesters demonstrate on the steps of the Pennsylvania state Capitol in Harrisburg.

(Matt Rourke / Associated Press)

Kate Young, 43, has a plea for electors at the Pennsylvania Capitol.

(Mark Makela / Getty Images)

Protesters march outside the Capitol in Atlanta before the sixteen Georgia electors meet to cast their ballots for president.

(Erik S. Lesser / European Pressphoto Agency)

They had been lobbied for weeks to abandon Republican presidential nominee Donald Trump. But ultimately, only two members of the electoral college did so, while five members deserted Democratic nominee Hillary Clinton.

It was the largest number of individual defections by electors in a U.S. presidential election — but not enough to change the outcome.

3:08 PM, Jun. 02, 2019 An earlier version of this article incorrectly reported that Horace Greeley won the 1872 general election. He lost. The article also misidentified Walter B. Jones as Walter E. Jones.

The final tally in Monday’s vote was 304 votes for Trump and 227 votes for Clinton. The two Republican renegades were from Texas, while Clinton lost pledged votes from Hawaii, Maine and Washington.

These seven individuals join a small club of “faithless electors” in American history.

Samuel Miles of Pennsylvania had the distinction of being the first, in 1796. Miles was a Federalist who had promised to vote for the Federalist candidate, John Adams, but instead cast his vote for Democratic-Republican candidate Thomas Jefferson.

There had been a total of 157 faithless electors until Monday, according to FairVote.org, a nonprofit that advocates for national popular-vote elections for president.

Several of them broke with the electorate less out of rebellion than for practical reasons. Throughout the years, 71 electors changed their votes because the candidate their state chose died before the electoral college could convene. In 1872, for example, Horace Greeley, the nominee of both the Democratic and Liberal Republican parties, lost the general election and died 24 days later. Sixty-three of the 66 Democratic electors refused to vote for a deceased candidate.

In the 1808 election, which set the previous record for individual defections, six New York electors from the Democratic-Republican party refused to vote for James Madison and voted instead for the party’s vice presidential candidate, George Clinton.

The Constitution does not specifically require electors to cast their votes according to the popular vote in their states, but the laws of 29 states and the District of Columbia bind electors to do so. Some require pledges or threaten fines or criminal action, according to a summary of state laws by the National Assn. of Secretaries of State.

No elector has ever been prosecuted for not voting as pledged.

Since 1900, there have been only 16 faithless electors who defected for individual reasons, including the seven from Monday. Here’s a rundown of who those 16 are and why they voted the way they did:

Preston Parks of Tennessee was chosen as an elector for the Democratic Party, which was pledged to incumbent Harry S. Truman. Before the election, some Democrats opposed to Truman’s support of civil rights and racial integration split off and formed the States’ Rights Democratic Party, also known as the Dixiecrats. Parks actively campaigned for Dixiecrat candidate Strom Thurmond and said in advance of the election that he would not vote for Truman under any circumstances, instead voting for Thurmond.

W.F. Turner, a Democratic elector from Alabama, voted for a local circuit judge, Walter B. Jones, for president instead of the Democratic nominee, Adlai Stevenson. Jones, an avowed white supremacist who in 1960 presided over New York Times Co. vs. Sullivan, which later became a landmark Supreme Court case that defined the standard for journalistic libel, was not on the popular ballot. Fellow electors at the time told Turner he was under an “obligation” to vote for Stevenson because the electors had signed a party loyalty oath. Turner replied: “I have fulfilled my obligations to the people of Alabama. I’m talking about the white people.”

Henry D. Irwin, a Republican from Oklahoma, telegraphed all of his fellow Republican electors in the country asking if they would consider supporting a Barry Goldwater-Harry Byrd ticket over Richard Nixon-Henry Cabot Lodge. Irwin received approximately 40 replies, some favorable, but when it came time to cast their votes, Irwin was the only one who defected. According to an account in the book “Why the Electoral College is Bad for America,” by George C. Edwards III, Irwin told the Senate Judiciary Committee in a subsequent hearing about possibly changing the presidential election procedures that he had worked to get electors to abandon John F. Kennedy and Nixon in favor of a strongly conservative candidate. He said he voted the way he did because he “feared the immediate future of our government under the control of the socialist-labor leadership.”

Lloyd Bailey, a Republican from North Carolina, voted for George Wallace of the American Independence Party over Nixon, the Republican candidate. Bailey was a member of the ultraconservative John Birch Society and, according to Edwards’ book, disliked what he considered to be Nixon’s “leftist” appointments of Henry Kissinger and Daniel Patrick Moynihan to advisory positions, as well as his request to Chief Justice Earl Warren to remain on for an additional six months.

Roger MacBride, a Republican elector from Virginia, deserted Nixon to vote for the candidate of the nascent Libertarian Party, John Hospers, a philosophy professor at USC. MacBride was a political disciple of Rose Lane, according to his obituary in the New York Times. Lane was the daughter of author Laura Ingalls Wilder and an adherent to Ayn Rand’s philosophy of objectivism. After Lane died, MacBride became the guardian of the “Little House on the Prairie” series and produced a television version of it. He went on to become the Libertarian presidential candidate in 1976, but received no electoral college votes.

Mike Padden, a Republican from Washington state, cast his vote for Ronald Reagan (who had lost in the Republican primary) over Gerald Ford, having decided that Ford was not definitively clear in his opposition to abortion. Edwards notes in his book that the 1976 election between Ford and Jimmy Carter was exceptionally close, and had Ford garnered slightly more support, Padden’s faithless vote would have essentially resulted in a tie, throwing the election to the House of Representatives.

Democratic elector Margarette Leach, a nurse and former member of the West Virginia Legislature, voted for vice presidential nominee Lloyd Bentsen as president and presidential nominee Michael Dukakis as vice president. “I wanted to make a statement about the electoral college,” Leach told the New York Times. “We’ve outgrown it. And I wanted to point up what I perceive as a weakness in the system — that 270 people can get together in this country and elect a president, whether he’s on the ballot or not.”

Barbara Lett-Simmons, a Democratic elector from the District of Columbia, left her ballot blank to protest what she called the district’s “colonial status,” or its lack of congressional representation. Lett-Simmons later said she would have voted for Democratic nominee Al Gore if she thought he had a chance of winning. The presidential election that year, between incumbent Vice President Gore and Texas Gov. George W. Bush, was the closest in U.S. history, with 537 votes separating the two candidates in the deciding state of Florida. The narrow margin required a recount and ultimately necessitated a Supreme Court decision. In the end, Bush received 271 electoral votes and Gore 266.

One Minnesota elector voted for vice presidential candidate John Edwards (actually spelled “Ewards” on the ballot) instead of presidential candidate John F. Kerry. That elector also voted for Edwards for vice president. It is not known who it was, since none of the state’s 10 electors identified himself or herself as having cast a protest vote or having made a mistake.

Christopher Suprun, a paramedic and former firefighter who was one of the first responders on Sept. 11, wrote in a New York Times op-ed in the run-up to the electoral college vote that Trump is “someone who shows daily he is not qualified for the office.” Suprun said he had a legal right and constitutional duty to vote his conscience and planned to do so. On Monday, he cast his vote for Ohio Gov. John Kasich.

Another Republican elector from Texas, William Greene, cast his vote for former Texas Rep. Ron Paul, according to the Austin American-Statesman.

(A third Texan, Art Sisneros, had also opposed Trump and resigned from the electoral college ahead of the vote. He was replaced by an alternate.)

In Washington, where voting for a person not nominated by the party carries a $1,000 fine, four electors defected from Clinton, who won the state’s popular vote.

Esther John, who voted for former Secretary of State Colin Powell, told local media she did so “in the hopes that Democrats and Republicans could reconcile.”

Peter B. Chiafolo, a co-founder of the group Hamilton Electors, which seeks to change the electoral process, also voted for Powell. So did Levi Guerra, who, together with Powell, had previously attempted to challenge Washington’s faithless elector law in court.

Robert Satiacum, an environmental activist, voted for Faith Spotted Eagle, a Yankton Sioux elder who has protested against the Keystone XL and Dakota Access pipelines.

In Hawaii, where Clinton won 62% of the vote, elector David Mulinix voted for Vermont Sen. Bernie Sanders because he thought Sanders was the “most qualified” candidate.


Ver el vídeo: EN DIRECTO. Elecciones en Alemania: los resultados y reacciones (Diciembre 2021).