Podcasts de historia

Historia del grupo especial aumentado (SGA)

Historia del grupo especial aumentado (SGA)


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En marzo de 1960, el presidente Dwight Eisenhower de Estados Unidos aprobó un plan de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) para derrocar a Fidel Castro. El plan incluía un presupuesto de 13 millones de dólares para entrenar "una fuerza paramilitar fuera de Cuba para la acción guerrillera". La estrategia fue organizada por Richard Bissell y Richard Helms.

En septiembre de 1960, Allen W. Dulles, director de la CIA, inició conversaciones con dos figuras destacadas de la mafia, Johnny Roselli y Sam Giancana. Posteriormente, otros capos del crimen como Carlos Marcello, Santos Trafficante y Meyer Lansky se involucraron en este complot contra Castro.

Después del desastre de Bahía de Cochinos, el presidente John F. Kennedy creó un comité llamado Grupo Especial Aumentado (SGA) encargado de derrocar al gobierno de Castro. La SGA, presidida por Robert F. Kennedy (Fiscal General), incluyó a John McCone (Director de la CIA), McGeorge Bundy (Asesor de Seguridad Nacional), Alexis Johnson (Departamento de Estado), Roswell Gilpatric (Departamento de Defensa), General Lyman Lemnitzer (Jefes Conjuntos del personal) y el general Maxwell Taylor. Aunque oficialmente no son miembros, Dean Rusk (Secretario de Estado) y Robert S. McNamara (Secretario de Defensa) también asisten a las reuniones.

En una reunión de este comité en la Casa Blanca el 4 de noviembre de 1961, se decidió llamar a este programa de acción encubierta de sabotaje y subversión contra Cuba, Operación Mangosta. El Fiscal General Robert F. Kennedy también decidió que el General Edward Lansdale (miembro del personal del Comité del Presidente de Asistencia Militar) debería ser puesto a cargo de la operación.


SGA tiene la experiencia y los conocimientos necesarios para proporcionar servicios de gestión de efectivo eficientes y seguros que se pueden adaptar para satisfacer los requisitos de cada cliente.

Solicite una cotización hoy

Interesado en nuestros productos o servicios? ¿O desea saber más sobre cómo podemos ayudarlo a proteger su hogar o negocio? Solicite un presupuesto gratuito y uno de nuestros expertos en seguridad se pondrá en contacto con usted.

Bienvenido a SGA Security

Bienvenido a SGA Security. Somos un proveedor de soluciones de seguridad multinacional en África Oriental con más de 48 años de experiencia operativa y más de 17.500 empleados en la región.

Acerca de la seguridad SGA

SGA Security es el principal proveedor de servicios de seguridad de la región con operaciones de base fija en África Oriental que prestan servicios a contratos de seguridad en todo el continente.

Nuestros servicios

El enfoque de seguridad de la SGA es inicialmente evaluar completamente los riesgos inherentes en cada lugar donde se requiere seguridad. Después de una evaluación de riesgos completa.

Últimas noticias

Nachiket Patankar: ¿Por qué dejé la ingeniería mecánica para un trabajo de seguridad? Nachiket Patankar es el director general de seguridad de SGA a cargo de la región de la costa. El hombre de 38 años tiene un Master & rsquos & hellip

NUESTRA HUELLA

Asegúrate en 3 sencillos pasos

1. Déjanos llamarte

Envíenos una solicitud y lo llamaremos y lo ayudaremos a evaluar sus necesidades de seguridad.

2. Encuesta gratuita y cotización de amplificador

Reciba una cotización de seguridad gratuita por teléfono o en su ubicación de uno de nuestros expertos en seguridad.

3. Instalación

Con nuestro equipo de instalación profesional, estará configurado con nuestros servicios de seguridad de clase mundial en cuestión de minutos.

Servicios de respuesta a alarmas

En SGA, su seguridad es nuestra máxima prioridad. Los servicios de supervisión y respuesta armada están estrechamente integrados y combinan soluciones de alta tecnología con mano de obra dedicada que está allí cuando nos necesita. Cuando se recibe una señal de activación en la Estación Central SGA, nuestras salas de control regionales las 24 horas.

Custodiando

SGA proporciona servicios de seguridad física basados ​​en los requisitos específicos del cliente y la base del grupo en el campo de la recopilación de inteligencia siempre es evidente en la forma en que se lleva a cabo el reclutamiento, la capacitación y la administración del personal. El enfoque SGA abarca personas, procedimientos, inteligencia y.

Seguimiento

Como propietario de un negocio, desea saber cómo se manejan sus vehículos, adónde han viajado y asegurarse de que sus conductores lleguen a tiempo a sus clientes. Las soluciones de seguimiento de flotas de SGA permiten a los clientes monitorear la flota y los activos en tiempo real, brindando la información necesaria para realizar.

Gestión de efectivo

En SGA, tenemos los conocimientos y la experiencia para brindar servicios de administración de efectivo eficientes y seguros que se pueden adaptar para satisfacer los requisitos de cada cliente. Estos servicios son llevados a cabo por personal de seguridad profesional, que ha recibido capacitación especializada para cumplir con los altos estándares de la industria.

Perros de seguridad

La sección de perros SGA es una división de la unidad de vigilancia en el lugar que proporciona perros de seguridad entrenados y cuidadores para la protección de la propiedad y el personal. SGA proporciona personal capacitado y experto con perros, para complementar los procedimientos de seguridad existentes adaptados a las necesidades de cada cliente. Equipo de gestión profesional de SGA.

Servicios técnicos

SGA ha seguido impulsando constantemente los estándares industriales más altos posibles, estableciendo puntos de referencia para la excelencia, mientras evoluciona continuamente para satisfacer las necesidades cambiantes de los clientes. La dedicación de SGA para ayudar en la protección de las personas y la propiedad proporcionando productos y soluciones innovadores de calidad.

Mensajero

SGA Courier ofrece una gama de servicios de mensajería profesionales y eficientes. Con un personal experimentado y amable, SGA se dedica a satisfacer todas las necesidades de entrega de los clientes dentro de una gran red de sucursales, depósitos y puntos de entrega en Uganda y Tanzania.

Servicios especiales

SGA ofrece una variedad de servicios especialmente diseñados para las necesidades únicas de nuestros clientes. Nuestros servicios personalizados incluyen: seguridad de eventos, control y gestión de multitudes, servicios de escolta y protección personal VIP, consultoría de seguridad, gestión de riesgos, traslados al aeropuerto.


Contenido

El ascenso al poder de Fidel Castro había sido observado por la CIA desde 1948. [14] Cuando llegó al poder, la CIA se preocupó cada vez más por sus acciones y opiniones políticas. A fines de la década de 1950, la CIA comenzó a recopilar más información de inteligencia sobre Castro, sospechando que era leal al comunismo. Inicialmente, la organización no pudo descubrir pruebas contundentes de que Castro fuera comunista. Sin embargo, la CIA seguía preocupada por la forma en que el gobierno de Castro adoptó posturas procomunistas. La inteligencia de la CIA concluyó que los confidentes cercanos de Castro, Ernesto Che Guevara y Raúl Castro Ruz, ambos tenían tendencias comunistas. [14] El general C. P. Cabell señaló en noviembre de 1959 que, si bien Castro no era comunista, permitió que el partido comunista en Cuba creciera y difundiera su mensaje. No obstante, en diciembre ya se estaban lanzando planes entre altos funcionarios de política exterior de Estados Unidos que pedían derrocar al gobierno de Castro. [15] Un informe oficial de la CIA afirma que, en marzo de 1960, Estados Unidos ya había decidido que Fidel Castro debía ser desplazado. Debido al temor de Estados Unidos a las repercusiones de las Naciones Unidas, el plan se mantuvo en el más alto nivel de secreto y, por lo tanto, la "negación plausible" se convirtió en un punto focal clave en la política estadounidense de servicios clandestinos. [dieciséis]

Autorización formal para la acción Editar

El gobierno autorizó formalmente la operación el 17 de marzo de 1960, cuando el presidente Eisenhower firmó un documento de la CIA titulado "Un programa de acción encubierta contra el régimen de Castro". [17] Un informe desclasificado del Inspector General Lyman Kirkpatrick detalla la historia de la operación, y afirma que la orden presidencial otorgó a la agencia la autorización para crear una organización de cubanos exiliados para administrar programas de oposición, iniciar una "ofensiva propagandística" para atraer apoyo. para el movimiento, crear una red de recolección de inteligencia dentro de Cuba y “desarrollar una fuerza paramilitar que se introducirá en Cuba para organizar, capacitar y liderar grupos de resistencia contra el régimen de Castro. [17] La ​​ofensiva de propaganda empleó el uso de transmisiones de radio y folletos para difundir. Esta medida tenía como único objetivo propagar el apoyo al gobierno provisional. [18] La estimación presupuestaria de la CIA para esta operación encubierta fue de aproximadamente 4,4 millones de dólares. [17] El documento firmado por Eisenhower fue también el único informe emitido por el gobierno durante todo el proyecto. Esto resalta el secreto del gobierno de los Estados Unidos al llevar a cabo la operación, así como su política de negación plausible. Este programa requería que la agencia trabajara las veinticuatro horas del día y recopilara una gran cantidad de información detallada y específica, así como que cooperara con otras agencias. [17] Para asegurar el respaldo financiero necesario, el "Grupo Bender" se desarrolló como una organización que proporcionaría a los empresarios estadounidenses una vía secreta a través de la cual comerciar con grupos cubanos. [17] El 11 de mayo de 1960, el Grupo Bender llegó a un acuerdo con el grupo denominado Frente Revolucionario Democrático (FRD). [17] Las actividades de propaganda incluyeron el uso de medios impresos y de radio para difundir mensajes anticastristas. Estos programas se lanzaron en toda América Latina. [17] La ​​agencia compró grandes cantidades de bienes inmuebles para utilizarlos en esta operación. Se estableció una base de operaciones en Miami el 25 de mayo, utilizando una “firma de carrera y desarrollo de Nueva York” y “un contrato con el Departamento de Defensa” como coberturas. [17] También se estableció una estación de comunicaciones el 15 de junio utilizando una operación del Ejército como cobertura. [17] La ​​agencia también obtuvo casas seguras en todo Miami para diferentes "propósitos operativos". [17] La ​​CIA también adquirió propiedades en diferentes ciudades de Estados Unidos y en el extranjero por diversas razones.

Desde marzo hasta agosto de 1960, la CIA tenía planes para socavar a Castro y su atractivo público saboteando sus discursos. [19] Los esquemas ideados tenían como objetivo desacreditar a Castro influyendo en su comportamiento y cambiando su apariencia. [20] Un plan discutido fue rociar su estudio de transmisión con un compuesto similar al LSD, pero fue desechado porque el compuesto era demasiado poco confiable. Otro complot fue atar una caja de puros de Castro con un químico que se sabe que causa desorientación temporal. Los planes de la CIA para socavar la imagen pública de Castro llegaron incluso a forrar sus zapatos con sales de talio que harían que se le cayera la barba. El plan era atarse los zapatos con las sales mientras estaba de viaje fuera de Cuba. Se esperaba que dejara sus zapatos fuera de su habitación de hotel para que los limpiaran, momento en el que se le administrarían las sales. El plan fue abandonado porque Castro canceló el viaje. [19]

La oposición de Estados Unidos a Castro se basó en la posición del gobierno estadounidense de que la coerción dentro de Cuba era severa y que el gobierno estaba sirviendo de modelo para los movimientos anticoloniales aliados en otras partes de las Américas. [21] Un mes después del fracaso de la invasión de Bahía de Cochinos, la CIA propuso un programa de sabotaje y ataques terroristas contra objetivos civiles y militares en Cuba. [9] En noviembre de 1961, Robert Kennedy y Richard Goodwin sugirieron al presidente Kennedy que el gobierno de los Estados Unidos comenzara esta campaña, y fue autorizada por el presidente. [22] Creían que un esfuerzo centralizado dirigido por altos funcionarios de la Casa Blanca y otras agencias gubernamentales para derrocar a Fidel Castro y derrocar al gobierno cubano era el mejor curso de acción. Luego de una reunión en la Casa Blanca el 3 de noviembre de 1961, esta iniciativa se conoció como Operación Mangosta y sería dirigida por el General de Brigada de la Fuerza Aérea Edward Lansdale en el lado militar y William King Harvey en la CIA. [22]

Se contrataron otras agencias para ayudar con la planificación y ejecución de la Operación Mangosta. Después de la decisión de Eisenhower, se señala en una historia oficial de la invasión de Bahía de Cochinos que "inmediatamente después de la decisión de Eisenhower de promover el programa anticastrista, hubo un grado considerable de cooperación entre la CIA y otras agencias involucradas - el Departamento de Defensa, el Departamento de Estado, la Oficina Federal de Investigación, Servicio de Inmigración y Naturalización, y otros ". [23] A los representantes del Departamento de Estado, del Departamento de Defensa y de la CIA se les asignaron roles más importantes en la implementación de las actividades de la operación, mientras que representantes de la Agencia de Información de Estados Unidos y el Departamento de Justicia también fueron llamados ocasionalmente para ayudar con la operación. [22] Como líder de la operación, el general de brigada Lansdale recibió informes y actualizaciones de estas agencias e informó directamente a un grupo de funcionarios gubernamentales de alto rango, conocido como grupo especial aumentado (SG-A). Bajo Eisenhower, se tomarían cuatro formas principales de acción para ayudar a la oposición anticomunista en Cuba en ese momento. Estos fueron: (1) proporcionar una poderosa ofensiva de propaganda contra el régimen, (2) perfeccionar una red de inteligencia encubierta dentro de Cuba, (3) desarrollar fuerzas paramilitares fuera de Cuba y (4) obtener el apoyo logístico necesario para operaciones militares encubiertas en Cuba. la isla. En esta etapa, todavía no estaba claro si estos esfuerzos terminarían conduciendo a la invasión de Bahía de Cochinos. [24]

Algunos de los objetivos delineados de las operaciones incluyeron la recopilación de inteligencia y la generación de un núcleo para un movimiento popular cubano, además de explotar el potencial del hampa en las ciudades cubanas y obtener la cooperación de la Iglesia para llevar a las mujeres de Cuba a acciones que socavaría el sistema de control comunista. [22] Los Departamentos de Estado, Defensa y Justicia fueron responsables de una combinación de estos objetivos. Kennedy y el resto del SG-A esperaban deshacerse del régimen de Castro y traer un cambio al sistema político de Cuba.

El presidente Kennedy, el fiscal general, el director de la CIA John McCone, Richard Goodwin y el general de brigada Lansdale se reunieron el 21 de noviembre de 1961 para discutir los planes para la Operación Mangosta. Robert Kennedy destacó la importancia de una acción dinámica inmediata para desacreditar al régimen de Castro en Cuba. [22] Quedó decepcionado por el fracaso de la invasión de Bahía de Cochinos sólo unos meses antes. A finales de noviembre, el presidente Kennedy había ultimado los detalles de la Operación Mangosta. Lansdale permaneció a cargo de la operación, y el acceso al conocimiento de la Operación Mangosta permaneció estrictamente confidencial y limitado. Como era común en toda la presidencia de Kennedy, la toma de decisiones estaría centralizada y alojada dentro del Grupo Especial secreto (SG-A). [22] En este momento, la Operación Mangosta estaba en marcha.

El Estado Mayor Conjunto del Departamento de Defensa de Estados Unidos consideró que el objetivo final del proyecto era proporcionar una justificación adecuada para la intervención militar de Estados Unidos en Cuba. Solicitaron que el Secretario de Defensa les asignara la responsabilidad del proyecto, pero el Fiscal General Robert F. Kennedy retuvo el control efectivo.

El 8 de enero de 1960, el General Cabell, Subdirector de Inteligencia Central (DDCI), realizó una sesión informativa conjunta sobre Cuba para el Departamento de Estado y el Estado Mayor Conjunto. [25] Durante esta reunión, el coronel L. K. White había mencionado que Fidel Castro iba a necesitar ser tratado. En este momento el DDCI también discutió la necesidad de incrementar los programas encubiertos y semi-encubiertos dirigidos a Castro. [25] Estos programas incluían guerra psicológica, acción política, acción económica y acción paramilitar. [25] Para el 18 de enero, el DDCI había planteado varias operaciones cubanas. [26] Más tarde se discutió que debería crearse una rama separada para manejar todo lo relacionado con el movimiento anticastrista. La división de la Casa Blanca organizó la Rama 4 (WH / 4) como el nuevo grupo de trabajo para dirigir las Operaciones Cubanas. [25] El grupo de trabajo incluyó a 40 personas, con 18 en la sede, 20 en la estación de La Habana y dos en la base de Santiago. [25] Al Departamento de Estado le preocupaba que si derrocaban a Castro, la gente que vendría después de él sería peor que él, principalmente el Che Guevara y Raúl Castro. Así que propusieron una forma de conseguir un mejor líder que aprobaron en su lugar. La CIA comenzó a preocuparse de que su participación en el movimiento anticastrista condujera a un movimiento antiestadounidense. [26] El 14 de marzo de 1960, Dulles presentó un “Plan General de Acción Encubierta para Cuba” que se enfocaría solo en los problemas cubanos. Se discutió la capacidad guerrillera de los grupos anticastristas tanto dentro como fuera de Cuba. [26]

Richard Bissell, subdirector de planes, le preguntó a Sheffield Edwards, director de seguridad, si Edwards podía establecer contacto con el sindicato de juego de Estados Unidos que estaba activo en Cuba. El objetivo claramente era el asesinato de Castro, aunque Edwards afirma que hubo una evitación estudiada del término en su conversación con Bissell. Bissell recuerda que la idea se originó con J.C. King, entonces Jefe de la División WH, aunque King ahora recuerda haber tenido un conocimiento limitado de dicho plan y en una fecha mucho posterior, aproximadamente a mediados de 1962. [27]

El Consejo Revolucionario Anticastrista, integrado por un grupo de cubanos, emitió un comunicado de prensa en una conferencia en la ciudad de Nueva York el 22 de marzo de 1961. El comunicado de prensa anunció la unificación de fuerzas contra Castro y describió la plataforma de su misión. Los objetivos consistieron en derrocar la "tiranía comunista que esclaviza al pueblo de Cuba". El comunicado de prensa enumeró las prerrogativas de la política agraria, la política económica, los sistemas legales, la reforma educativa, la estructura militar, etc. Era un plan integral. El comunicado de prensa se implementó como otra herramienta de propaganda que la CIA consideró que podría promover su misión. [18]

Había requisitos previos para los reclutados y alistados por la CIA: debían ser prooccidentales, anticomunistas, políticamente neutrales y capaces de obtener otro apoyo cubano. Se identificaron objetivos específicos para los cubanos incorporados al Frente de Oposición Cubano, el objetivo principal es restaurar la constitución cubana de 1940. El propósito del Frente de Oposición Cubano se puede resumir en 1) actuar como un faro para atraer a otros grupos anticastristas, 2) servir como chivo expiatorio en caso de que se descubrieran operaciones encubiertas, y 3) actuar como un posible reemplazo de Castro después de su caída. [17] Para la Operación Cubana, la CIA hizo una lista de guerrilleros potenciales dentro de las provincias cubanas. Había siete grupos formados cada uno por entre 180 y más de 4.000 posibles desertores. Estaban formados por presos políticos y guerrilleros que la CIA creía que podían ser convencidos para alistarse en las operaciones contra Castro.[18] En respuesta a la creciente cantidad de armamento de la Unión Soviética, así como a la creciente influencia del Partido Comunista en Cuba, ya en junio de 1960, 500 cubanos exiliados estaban siendo entrenados como miembros paramilitares para ejecutar la Bahía de Cochinos. invasión, con algunos de esos exiliados siendo entrenados en Panamá. [28] Debido a una reciente desclasificación de miles de páginas de la CIA en 2011 (50 aniversario de la invasión de Bahía de Cochinos), ahora se sabe que el grupo de trabajo de la CIA a cargo del asalto paramilitar sabía que la operación no podría tener éxito sin convirtiéndose en una invasión abierta apoyada por el ejército estadounidense. Según Peter Kornbluh, esta fue la revelación más importante de la desclasificación de la historia oficial de la CIA. [29]

El 12 de abril de 1961 la CIA preparó un informe completo sobre la Operación Cubana que delineaba su orientación y concepto. El complot contra Castro se caracterizaría por la aparición de una “creciente y cada vez más eficaz resistencia interna, ayudada por las actividades de los aviones cubanos derrotados y por la infiltración de armas y pequeños grupos de hombres”. (Operación Cubana) El informe enfatizó además los pasos particulares que se deben tomar para lograr la apariencia de una revolución interna. Miro Cardona daría declaraciones públicas acentuando que el gobierno de Estados Unidos no estaba involucrado y que los operativos eran realizados por cubanos. [18]

Apenas unos días después, el 16 de abril, inicialmente había 11 objetivos que estaban programados para ser atacados. La lista de objetivos luego se redujo a 4. Estos 4 incluían la Base Aérea San Antonio, la Base Aérea Campo Liberado y finalmente las bases navales ubicadas en Batabano y Nueca Gerona. [30] Además, el número de aviones B-26 que se utilizarán en el ataque se redujo de 15 a 5, lo que finalmente limitó la cobertura aérea de Estados Unidos. La Historia Oficial de la Operación de Bahía de Cochinos de la CIA señala que la cobertura aérea limitada dejó a la fuerza aérea de la Brigada expuesta a los ataques de las fuerzas de Castro. El documento afirma que "No hay duda de que si hubiera habido más aviones JMATE y más tripulaciones, habría sido posible una cobertura aérea constante". [31] Ambos Kennedy ignoraron el hecho de que los ataques aéreos limitados evitarían que la fuerza aérea de la Brigada fuera efectiva debido al riesgo de contraataque de la fuerza aérea cubana. Un miembro del personal de la Casa Blanca fue citado diciendo: "El plan era destruir la fuerza aérea de Castro en tierra antes de que comenzara la batalla y luego proporcionar apoyo aéreo, con una" Fuerza Aérea "anticastrista que constaba de unas dos docenas de aviones excedentes sobrevolados por Exiliados cubanos. Ese plan fracasó ". [31] El 18 de abril había un transporte aéreo programado desde la USAF y ese fue el mejor día para que ocurriera la movilización de la Brigada B-26. Durante este ataque no se perdieron aviones y hubo un ataque exitoso sobre la columna de Castro que se movía de Playa Larga a Playa Girón. [30] La Historia Oficial de esta operación señala que hubo varias incertidumbres en cuanto a los resultados de varias operaciones entre el 17 y el 19 de abril de 1961, incluido el número y las identidades de las víctimas tanto de los pilotos como de los civiles cubanos, así como una pregunta sobre el posible uso de napalm por el avión del Jefe Interino de la Sección Aérea de los EE. UU. Garfield Thorsrud el 17 de abril de 1961. La Historia Oficial señala que el uso de napalm no había sido aprobado oficialmente hasta el día siguiente, el 18 de abril de 1961. Diez días después, TIDE arrojó 5 bombas B-26. [32]

Mongoose fue dirigida por Edward Lansdale en el Departamento de Defensa y William King Harvey en la CIA. Lansdale fue elegido debido a su experiencia con la contrainsurgencia en Filipinas durante la rebelión de Hukbalahap, así como por su experiencia en el apoyo al régimen de Diem en Vietnam. Samuel Halpern, un coorganizador de la CIA, transmitió la amplitud de la participación: "La CIA y el ejército y las fuerzas militares de los EE. UU. Y el Departamento de Comercio, e Inmigración, el Tesoro, Dios sabe quién más, todos estaban en Mongoose. la operación salió de la oficina de Bobby Kennedy con Ed Lansdale como cerebro ". [33]

Durante la planificación de la "OPERACIÓN MONGOOSE", un Memorando de la CIA de marzo de 1962 buscó una descripción breve pero precisa de los pretextos que el Estado Mayor Conjunto consideró que proporcionarían una justificación para la intervención militar estadounidense en Cuba. El memorando anteriormente clasificado describe la forma en que la CIA y el Estado Mayor Conjunto buscaron una razón para invadir la isla de Cuba que sería aceptable para el pueblo estadounidense. El documento afirma que "tal plan permitiría combinar una acumulación lógica de incidentes con otros eventos aparentemente no relacionados para camuflar el objetivo final y crear la impresión necesaria de la temeridad e irresponsabilidad cubanas a gran escala, dirigida a otros países como así como los Estados Unidos ". Continúa afirmando: "El resultado deseado de la ejecución de este plan sería colocar a los Estados Unidos en la aparente posición de sufrir agravios defendibles de un gobierno temerario e irresponsable de Cuba y desarrollar una imagen internacional de una amenaza cubana a la paz". en el hemisferio occidental ". [34] Otra consideración importante fue que cualquier intervención militar estadounidense en Cuba no debería involucrar a la Unión Soviética. [35] Dado que Cuba no era parte del pacto de Varsovia, y aún no había ninguna evidencia significativa de una conexión entre Cuba y la Unión Soviética, se creía que la intervención militar podría tener lugar sin mayores consecuencias por parte de la Unión Soviética. Unión todavía. [35]

Había 32 tareas [36] o planes [37] (así como hay 33 [38] especies vivas de mangostas) consideradas en el Proyecto Cubano, algunas de las cuales se llevaron a cabo. Los planes variaron en eficacia e intención, desde propósitos propagandísticos hasta una disrupción efectiva del gobierno y la economía cubanos. Los planes incluían el uso de las Fuerzas Especiales del Ejército de los EE. UU., La destrucción de los cultivos de azúcar cubanos y la minería de puertos.

Hubo una reunión del Grupo Especial (Aumentada) en la sala de conferencias del secretario de Estado David Rusk el 10 de agosto de 1962 en la que el secretario de Defensa Robert McNamara abordó el tema de la liquidación de los líderes cubanos. La discusión resultó en un memorando de acción del Proyecto MONGOOSE preparado por Edwards Landsdale. [27]

El 4 de octubre de 1962, un Grupo Especial sobre la Operación Mangosta se reunió para discutir los procedimientos. El Fiscal General, el Sr. Johnson y el General Lansdale estaban allí, entre otros. Si bien discutieron algunos intereses propios en la adquisición de aguas cubanas para los derechos mineros, la planificación de planes de contingencia militar y el ataque a Guantánamo, estas creencias e ideas no fueron compartidas por todos los participantes. Al final de la reunión, determinaron cuatro objetivos principales. (1) Necesitaban más inteligencia sobre Cuba para determinar cómo proceder. Esto probablemente implicaría más investigaciones por parte de la CIA en Cuba. (2) Necesitaban aumentar la cantidad de sabotajes en los que estaban involucrados sus agentes. La línea "debería haber mucho más sabotaje" está subrayada. (3) Que las regulaciones y restricciones debían cumplirse para que la CIA como agencia y sus agentes de operación pudieran tomar algunos atajos en el entrenamiento y los preparativos. (4) Que la CIA haría todo lo posible para deshacerse de Castro y detener la expansión del comunismo en el hemisferio occidental. El cuarto punto dice: "Se deben hacer todos los esfuerzos para desarrollar enfoques nuevos e imaginativos sobre la posibilidad de deshacerse del régimen de Castro". [39]

El 26 de octubre de 1962, Castro escribió una carta a Jruschov en la que describía sus creencias sobre lo que sucedería en el acto de agresión y le dijo que tuviera la seguridad de que Cuba resistiría y actuaría con las fuerzas de agresión opuestas. [40]

La Operación Northwoods fue un plan propuesto en 1962, que fue firmado por el Presidente del Estado Mayor Conjunto y presentado al Secretario de Defensa Robert McNamara para su aprobación, que pretendía utilizar operaciones de bandera falsa para justificar la intervención en Cuba. Entre los cursos de acción considerados se encuentran los ataques reales y simulados en suelo estadounidense o extranjero que serían atribuidos al gobierno cubano. Estos habrían involucrado atacar o denunciar ataques falsos contra exiliados cubanos, dañar bases y barcos estadounidenses, aviones "cubanos" atacando países centroamericanos como Haití o República Dominicana, tener cargamentos de armas encontrados en playas cercanas, fingir que un avión militar cubano destruye un avión civil estadounidense, y el posible desarrollo de otra campaña terrorista de bandera falsa en suelo estadounidense. [1] La operación fue rechazada por Kennedy y nunca se llevó a cabo. En 1962 se demostró que otras naciones estaban financiando la revolución de Castro. [41]

El Proyecto Cubano jugó un papel importante en los eventos que llevaron a la Crisis de los Misiles Cubanos de 1962. El cronograma de seis fases del Proyecto fue presentado por Edward Lansdale el 20 de febrero de 1962 y fue supervisado por el Fiscal General Robert Kennedy. El 16 de marzo de 1962 se informó al presidente Kennedy sobre las directrices de la operación. Lansdale describió el programa coordinado de operaciones políticas, psicológicas, militares, de sabotaje y de inteligencia, así como los intentos de asesinato de líderes políticos clave. Cada mes desde su presentación, se implementó un método diferente para desestabilizar el régimen comunista. Algunos de estos planes incluían la publicación de propaganda política anticastrista, armamento para grupos militantes de oposición, el establecimiento de bases guerrilleras en todo el país y los preparativos para una intervención militar en octubre en Cuba. La CIA ideó muchos planes individuales para asesinar a Castro. Sin embargo, ninguno tuvo éxito.

La estación de recopilación de inteligencia y operaciones encubiertas de la CIA JM / WAVE en Miami se estableció como el centro de operaciones de Task Force W, la unidad de la CIA dedicada a la Operación Mangosta. [11] / [12] Las actividades de la agencia también se realizaron en el Centro de Admisión del Caribe en Opa-Locka, Florida. [42] e incluso en un momento solicitó la ayuda de la mafia (quienes estaban ansiosos por recuperar sus operaciones de casino cubano) para planear un intento de asesinato contra Castro William Harvey fue uno de los oficiales de caso de la CIA que trató directamente con el mafioso John Roselli. [43] El mafioso John Roselli fue presentado a la CIA por el ex agente del FBI Robert Mahue. Mahue conocía a Roselli desde la década de 1950 y era consciente de su conexión con el sindicato del juego. Bajo el alias de "John Rawlson", a Roselli se le encomendó la tarea de reclutar cubanos de Florida para ayudar en el asesinato de Castro. [44]

El profesor de Historia Stephen Rabe escribe que "los estudiosos se han centrado comprensiblemente en ... la invasión de Bahía de Cochinos, la campaña estadounidense de terrorismo y sabotaje conocida como Operación Mangosta, los complots de asesinato contra Fidel Castro y, por supuesto, la crisis de los misiles cubanos. Menos se ha prestado atención al estado de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba después de la crisis de los misiles ". Rabe escribe que los informes del Comité de la Iglesia revelan que desde junio de 1963 en adelante, la administración Kennedy intensificó su guerra contra Cuba mientras la CIA integró propaganda, "negación económica" y sabotaje para atacar al estado cubano así como objetivos específicos dentro. [5] Un ejemplo citado es un incidente en el que agentes de la CIA, que buscaban asesinar a Castro, proporcionaron a un funcionario cubano, Rolando Cubela Secades, un bolígrafo con una aguja hipodérmica venenosa. [5] En este momento, la CIA recibió autorización para 13 operaciones importantes en Cuba, incluidos ataques a una planta de energía eléctrica, una refinería de petróleo y un ingenio azucarero. [5] Rabe ha argumentado que la "administración Kennedy. No mostró interés en la repetida solicitud de Castro de que Estados Unidos cesara su campaña de sabotaje y terrorismo contra Cuba. Kennedy no siguió una política de doble vía hacia Cuba. Estados Unidos entretendría sólo propuestas de rendición ". Rabe documenta además cómo "grupos de exiliados, como Alpha 66 y el Segundo Frente de Escambray, realizaron redadas atropelladas en la isla. En barcos que transportaban mercancías ... compraron armas en los Estados Unidos y lanzaron. Ataques desde las Bahamas". [5]

El historiador de Harvard Jorge Domínguez afirma que el alcance de la Operación Mangosta incluyó acciones de sabotaje contra un puente ferroviario, instalaciones de almacenamiento de petróleo, un contenedor de almacenamiento de melaza, una refinería de petróleo, una planta de energía, un aserradero y una grúa flotante. Domínguez afirma que "sólo una vez en [las] ​​mil páginas de documentación un funcionario estadounidense planteó algo que se asemejaba a una leve objeción moral al terrorismo patrocinado por el gobierno estadounidense". [4] Posteriormente se llevaron a cabo acciones contra una refinería de petróleo, una central eléctrica, un aserradero y una grúa flotante en un puerto cubano para socavar la economía cubana.

El Proyecto Cubano fue diseñado originalmente para culminar en octubre de 1962 con una "revuelta abierta y el derrocamiento del régimen comunista". Esto fue en el pico de la Crisis de los Misiles en Cuba, en la que Estados Unidos y la URSS estuvieron alarmantemente cerca de una guerra nuclear por la presencia de misiles soviéticos en Cuba, verificada por aviones de vuelo bajo en misiones fotográficas y fotografías de vigilancia terrestre. [ cita necesaria ] La operación fue suspendida el 30 de octubre de 1962, pero ya se habían desplegado en Cuba 3 de los 10 equipos de sabotaje de seis hombres.

Domínguez escribe que Kennedy puso freno a las acciones de Mongoose cuando la crisis de los misiles cubanos se intensificó (ya que las imágenes de armas nucleares soviéticas estacionadas en la costa norte de Cuba fueron obtenidas por la inteligencia estadounidense a través de reconocimiento satelital), pero "volvió a su política de patrocinar el terrorismo contra Cuba como el enfrentamiento con la Unión Soviética disminuyó ". [4] Sin embargo, Noam Chomsky ha argumentado que "las operaciones terroristas continuaron durante los momentos más tensos de la crisis de los misiles", señalando que "fueron formalmente canceladas el 30 de octubre, varios días después del acuerdo entre Kennedy y Khrushchev, pero continuaron de todos modos". En consecuencia, "el Comité Ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional recomendó varios cursos de acción", entre ellos 'utilizar exiliados cubanos seleccionados para sabotear instalaciones cubanas clave de tal manera que la acción pudiera atribuirse plausiblemente a cubanos en Cuba' así como 'sabotear Carga y envío cubano, y carga y envío del bloque [soviético] a Cuba ". [45]

La Operación Mangosta consistió en un programa de acción encubierta, que incluyó sabotaje, guerra psicológica, recolección de inteligencia y la creación de una revolución interna contra el gobierno comunista. [22] Estados Unidos todavía carecía de la capacidad de hacer llegar información de manera efectiva a la mayoría del pueblo cubano. Tenían un embargo comercial, la denegación de instalaciones de abastecimiento de combustible, una mayor seguridad portuaria y un procedimiento de control sobre el transbordo, los datos técnicos y la inspección aduanera. Estados Unidos también utilizó medios diplomáticos para frustrar las negociaciones comerciales cubanas en Israel, Jordania, Irán, Grecia y posiblemente Japón. [42] Desde el principio, Lansdale y otros miembros del SG-A identificaron el apoyo interno a un movimiento anticastrista como el aspecto más importante de la operación. La organización estadounidense y el apoyo a las fuerzas anticastristas en Cuba se consideraron clave, lo que amplió la participación estadounidense de lo que había sido principalmente la asistencia económica y militar de las fuerzas rebeldes. Por lo tanto, Lansdale esperaba organizar un esfuerzo dentro de la operación, dirigido por la CIA, para construir de manera encubierta apoyo para un movimiento popular dentro de Cuba. Este fue un gran desafío. Era difícil identificar las fuerzas anticastristas dentro de Cuba y faltaba una oleada de apoyo popular que los insurgentes cubanos pudieran aprovechar. [22] En los primeros meses, una revisión interna de la Operación Mangosta citó las capacidades limitadas de la CIA para reunir inteligencia sólida y realizar operaciones encubiertas en Cuba. En enero de 1962, la CIA no había logrado reclutar agentes cubanos adecuados que pudieran infiltrarse en el régimen de Castro. [22] La CIA y Lansdale estimaron que necesitaban 30 operativos cubanos. Lansdale criticó el esfuerzo de la CIA para aumentar sus actividades para cumplir con los plazos oportunos de la Operación Mongoose. Robert McCone de la CIA se quejó de que la línea de tiempo de Lansdale estaba demasiado acelerada y que sería difícil lograr las tareas exigidas en tan poco tiempo.

En febrero, Lansdale ofreció una revisión completa de todas las actividades de Operation Mongoose hasta la fecha. Su tono fue urgente, afirmando que "el tiempo corre en nuestra contra. El pueblo cubano se siente impotente y está perdiendo la esperanza rápidamente. Necesita símbolos de resistencia interna y de interés externo pronto. Necesita algo a lo que unirse con la esperanza de empezar a trabajar". seguramente hacia el derrocamiento del régimen ". [22] Pidió un aumento de los esfuerzos de todas las agencias y departamentos para acelerar la ejecución del Proyecto Cubano. Presentó un plan de seis partes dirigido al derrocamiento del gobierno de Castro en octubre de 1962.

En marzo de 1962, se produjo un informe de inteligencia clave, escrito por la CIA, para Lansdale. Demostró que aunque aproximadamente solo una cuarta parte de la población cubana apoyaba al régimen de Castro, el resto de la población estaba descontenta y pasiva. El informe escribe que la mayoría pasiva de los cubanos se había "resignado a aceptar el régimen actual como el gobierno efectivo en existencia". [22] La conclusión fue que era poco probable una revuelta interna dentro de Cuba.

La falta de progreso y la promesa de éxito durante los primeros meses de la operación tensaron las relaciones dentro del SG-A. McCone criticó el manejo de la operación, creyendo que "la política nacional era demasiado cautelosa" y sugirió un esfuerzo militar estadounidense para entrenar a más guerrilleros, y se llevaron a cabo ejercicios militares de desembarco anfibio a gran escala frente a la costa de Carolina del Norte en abril de 1962. [ 22]

En julio, la operación aún mostraba pocos avances. La Fase I de la Operación Mangosta llegó a su fin. El Grupo Especial proporcionó planes el 14 de marzo de 1962 para la primera fase de la operación hasta fines de julio de 1962. Había cuatro objetivos principales para la Fase 1 a. fue reunir información sólida sobre el área objetivo, b. Emprender todas las demás acciones políticas, económicas y encubiertas que no sean la creación de una revuelta en Cuba o la necesidad de una intervención armada de Estados Unidos, c. Ser coherente con la política abierta de los EE. UU. Y estar en condiciones de retirarse con una pérdida mínima de activos en el prestigio de EE. UU. D. Continuar la planificación de JCS y las acciones preliminares esenciales para una capacidad de intervención decisiva de EE. UU. [42] Durante la Fase I, la conferencia de Punta del Este fue una importante acción política estadounidense para aislar a Castro y neutralizar su influencia en el hemisferio. La exitosa visita del presidente Kennedy a México fue otra acción política importante de Estados Unidos que tuvo un impacto en la operación, pero no estuvo directamente relacionada con la operación.En la Fase I se llevaron a cabo dos operaciones políticas: contra la explotación propagandística castro-comunista del Primero de Mayo y suscitar una fuerte reacción en el Hemisferio ante la represión militar cubana de la manifestación del hambre en Cárdenas en junio. [46] Otro interés clave para la Operación Mangosta fueron los refugiados cubanos, ya que se pensaba que querían derrocar al régimen comunista en La Habana y recuperar su tierra natal. Los refugiados recibieron asistencia abierta de Estados Unidos para permanecer en el país, pero participaron en acciones encubiertas de manera limitada. Se tomaron en consideración las limitaciones políticas de audibilidad y visibilidad para el manejo y uso del potencial refugiado. [42] A medida que la Fase 1 se acercaba, se redactó un plan proyectado de la Fase II y se consideraron cuatro posibilidades. La primera opción era cancelar los planes operativos y tratar a Cuba como una nación en bloque y proteger al Hemisferio de ella. La siguiente posibilidad era ejercer todas las posibles presiones diplomáticas, económicas, psicológicas y de otro tipo para derrocar al régimen castrista-comunista sin el empleo abierto de militares estadounidenses. Otra posibilidad era ayudar a los cubanos a derrocar el régimen castro-comunista con una fase paso a paso para asegurar el éxito, incluido el uso de la fuerza militar si fuera necesario. La última posibilidad era utilizar una provocación y derrocar al régimen castro-comunista por la fuerza militar estadounidense. [42] En su revisión de julio, Lansdale recomendó un plan de acción a corto plazo más agresivo. Creía que el tiempo era esencial, especialmente dada la intensificación de la concentración militar soviética en Cuba. Se trazaron nuevos planes para reclutar más cubanos para infiltrarse en el régimen de Castro, interrumpir las transmisiones de radio y televisión cubanas y desplegar unidades de comando de sabotaje. [22]

Sin embargo, a fines de agosto, la concentración militar soviética en Cuba descontento a la administración Kennedy. El temor a una represalia militar abierta contra Estados Unidos y Berlín por las operaciones encubiertas de Estados Unidos en Cuba frenó la operación. En octubre, cuando la crisis de los misiles cubanos se intensificaba, el presidente Kennedy exigió el cese de la Operación Mangosta. La Operación Mangosta cesó formalmente sus actividades a fines de 1962. [22]

En abril de 1967, el Inspector General emitió un informe sobre los distintos complots concebidos para asesinar a Fidel Castro. El informe separa las tramas en varios marcos de tiempo que comienzan con "antes de agosto de 1960" y terminan con "finales de 1962 hasta bien entrado 1963". Si bien se confirmó, las tramas de asesinato son una “historia imperfecta”, y debido a la “sensibilidad de las operaciones en discusión”, “no se mantuvieron registros oficiales sobre la planificación, autorizaciones o ejecución de dichas tramas”. Una forma clave de documentación utilizada para construir la línea de tiempo de las parcelas fue el testimonio oral recopilado años después de que se planearon originalmente las parcelas. [20]

Antes de agosto de 1960 Editar

El informe del Inspector General detalla “al menos tres, y quizás cuatro, esquemas que estaban bajo consideración” durante un período entre marzo y agosto de 1960. Se especula que todos los esquemas considerados en este momento podrían haber estado en proceso de planificación en al mismo tiempo. El primer plan en este lapso de tiempo involucró un ataque a la estación de radio que Castro usaba para “transmitir sus discursos con un aerosol de un químico que producía reacciones similares a las del ácido lisérgico (LSD)”. No salió nada de esta trama, porque no se podía confiar en que la sustancia química produjera los efectos deseados. [48]

Jake Esterline afirmó que una caja de puros, que fue tratada con productos químicos, también se consideró en el complot para asesinar a Castro. El esquema era que la sustancia química produciría una "desorientación temporal de la personalidad", y que "Castro fumase una antes de dar un discurso" daría como resultado que Castro hiciera un "espectáculo público de sí mismo". Más tarde, Esterline admitió que, aunque no podía recordar exactamente qué estaban destinados a hacer los puros, no creía que fueran letales. [48] ​​Sidney Gottlieb contradice la letalidad de los puros, quien "recuerda el plan ... preocupado por matar". La CIA incluso trató de avergonzar a Castro al intentar infiltrar sales de talio, un potente depilatorio, en los zapatos de Castro, causando que "se le cayera la barba, las cejas y el vello púbico". La idea de este plan giraba en torno a "destruir la imagen de Castro como 'La Barba'". La única persona con memoria de esta trama, identificada únicamente por el alias [03], concluyó “que Castro no hizo el viaje previsto y el plan fracasó”. [48]

Un volumen de la CIA desclasificado de 2011 titulado "Operaciones aéreas, marzo de 1960 a abril de 1961" de la exhaustiva "Historia oficial de la operación de Bahía de Cochinos" indicaba que "estaba claro desde el principio que las operaciones aéreas desempeñarían un papel clave en el programa de la CIA para derrocar al líder cubano ". En el verano de 1960, el JMATE, una unidad bajo el mando directo de Richard M. Bissell y el DPD, se esforzó por adquirir "aviones para infiltración, propaganda y envíos de suministros a los grupos disidentes dentro de Cuba". En julio de 1960, quedó claro que "las operaciones aéreas tácticas con aviones de combate jugarían un papel importante en los planes de JMATE". [49]

Agosto de 1960 a abril de 1961 Editar

En agosto de 1960, la CIA inició la primera fase de un plan titulado "Gambling Syndicate". Richard Bissell hizo que el contacto de la CIA, Robert Maheu, trajera a Johnny Roselli, un miembro del sindicato de Las Vegas. [48] ​​Maheu, disfrazado de ejecutivo de relaciones personales de una empresa que sufría graves pérdidas económicas en Cuba debido a las acciones de Castro, ofreció a Roselli 150.000 dólares por el exitoso asesinato de Castro. [48] ​​Roselli proporcionó a un co-conspirador, "Sam Gold", que luego sería identificado como el gángster de Chicago Sam Giancana y "Joe, el mensajero", identificado más tarde como Santos Trafficante, el cacique de la Cosa Nostra de Cuba.

Además, el Dr. Edward Gunn recordó haber recibido una caja de puros que tenía la tarea de envenenar, sin embargo, Gunn destruyó los puros en 1963.

Varios esquemas, con respecto a la mejor manera de entregar el veneno del sindicato, que se consideraron durante este tiempo incluían “(1) algo altamente tóxico… para ser administrado con un alfiler… (2) material bacteriano en forma líquida (3) tratamiento bacteriano de un cigarrillo o puro y (4) un pañuelo tratado con bacterias ”. Según Bissell, la opción más viable presentada fueron los líquidos bacterianos. Sin embargo, el producto final eran pastillas de botulina sólidas que se disolvían en líquido.

Roselli, junto con el asociado "Sam Gold", utilizaron su conexión para coaccionar al funcionario cubano Juan Orta a realizar el asesinato a través de sus facturas de juego. [20] Orta, después de recibir varias píldoras de "alto contenido letal", supuestamente intentó el asesinato varias veces, pero finalmente se retiró después de tener "los pies fríos". [48] ​​El informe del Inspector General afirma que Orta había perdido su acceso a Castro antes de que él recibiera las píldoras y por lo tanto no pudo completar la tarea. Roselli sí encontró a otro oficial, el Dr. Anthony Verona, para realizar el asesinato.

Abril de 1961 hasta finales de 1961 Editar

El plan para asesinar a Castro con píldora venenosa fue cancelado después de Bahía de Cochinos. Además, el informe del Inspector General especula que este intento fracasó porque Castro ya no visitaba el restaurante donde se suponía que le administraban la píldora. [48]

La segunda fase de la operación Gambling Syndicate comenzó en mayo de 1961 con el Proyecto ZRRIFLE, encabezado por Harvey. Harvey fue responsable de ocho intentos de asesinato de Castro, pero ninguno de estos intentos logró alcanzar ningún objetivo de política exterior. Esta parte del esquema contenía "una Capacidad de Acción Ejecutiva (asesinato de un líder extranjero), una capacidad de reserva general para llevar a cabo asesinatos cuando sea necesario". El objetivo principal del Proyecto ZRRIFLE era detectar agentes potenciales e investigar técnicas de asesinato que pudieran utilizarse. [48] ​​El proyecto ZRRIFLE y las operaciones de la agencia en Cuba se canalizaron hacia un programa en noviembre de 1961 cuando Harvey se convirtió en el jefe del grupo de trabajo para Cuba.

Finales de 1961 a finales de 1962 Editar

Los relatos contradictorios en el informe del Inspector General sobre cómo se desarrollaron los acontecimientos posteriores durante este período de tiempo hacen que sea difícil discernir el camino de cómo el grupo de trabajo de Cuba manejó sus operaciones. Sin embargo, hubo consenso en que Roselli se involucró nuevamente con la agencia junto con Verona. [48]

Finales de 1962 hasta bien entrado 1963 Editar

A medida que pasaban los meses de 1962, Verona construyó un equipo de tres hombres para atacar a Castro, sin embargo, los planes se cancelaron dos veces con el informe del Inspector General citando "condiciones internas". luego, la crisis de los misiles de octubre echó a perder los planes ”. La conclusión a la que llegó Harvey es que “las tres milicias nunca se fueron a Cuba”. Las conexiones entre Roselli y la CIA se vinieron abajo una vez que Harvey fue notificado de que Roselli estaba en la lista de vigilancia del FBI.

En su 1987 Reflexiones sobre la crisis de los misiles cubanos, Raymond L. Garthoff escribió que, "Para el 8 de noviembre, Estados Unidos había empezado a endurecer perceptiblemente su insistencia" en varios asuntos no resueltos por el acuerdo Kennedy-Khrushchev del 28 de octubre, "incluyendo lo que los soviéticos solo podían ver como un esfuerzo para dar marcha atrás en cuál era, para ellos, la cuestión clave que quedaba: las garantías estadounidenses de no atacar a Cuba. En esa fecha, un equipo cubano de sabotaje de acción encubierta enviado desde Estados Unidos hizo explotar con éxito una instalación industrial cubana ”. Garthoff dijo que el sabotaje había sido planeado antes del acuerdo del 28 de octubre y fue irrevocable cuando la administración Kennedy se dio cuenta de que todavía estaba en progreso. Sin embargo, "Para los soviéticos, esto probablemente fue visto como un recordatorio sutil estadounidense de su capacidad para acosar e intentar para subvertir el régimen de Castro ”. [50] Chomsky dice que este sabotaje mató a “cuatrocientos trabajadores, según una carta del gobierno cubano al secretario general de la ONU. [51]

Ese ciertamente puede ser el punto de vista de Garthoff, pero tales provocaciones directas de los cubanos y soviéticos chocaron con la promesa de desactivación de la crisis de misiles de JFK de eliminar los misiles estadounidenses Júpiter de Turquía a cambio de la retirada de los misiles soviéticos de Cuba, [52] y los esfuerzos hacia un acercamiento con Castro después de la crisis. [53] El intercambio de misiles había sido visto por muchos como un intercambio equitativo que salvó la cara para ambos lados al considerar las capacidades de cada uno para asestar un golpe serio al otro. [54] Posteriormente, Kennedy había buscado el diálogo con Castro para revertir la amarga relación de las dos naciones. [53] Como resultado del continuo desafío de la CIA, las tensiones entre el presidente y la Agencia, enconadas desde la fallida invasión de Bahía de Cochinos, continuaron aumentando.

A principios de 1963, la CIA ideó un complot para proporcionar a Castro un traje de buceo contaminado con hongos y “contaminando el aparato respiratorio con bacilos tuberculosos”. El plan nunca se implementó pero se especula que se había comprado un traje de buceo con la intención de dárselo a Castro.

Varios otros métodos de asesinato en los que había pensado la CIA incluían la explosión de conchas marinas, hacer que un antiguo amante le diera pastillas venenosas [55] y exponerlo a varios otros artículos envenenados como una pluma estilográfica e incluso helado. [56] Junto a los planes para asesinar a Castro se encontraba uno para eliminar a Rolando Cubela, un héroe revolucionario cubano. El complot de Cubela comenzó como un operativo para reclutar a alguien cercano a Castro para lanzar un golpe de Estado. [57]

El Comité de la Iglesia del Senado de los Estados Unidos de 1975 declaró que había confirmado al menos ocho conspiraciones de la CIA para asesinar a Castro. [58] Fabián Escalante, a quien durante mucho tiempo se le asignó la tarea de proteger la vida de Castro, sostiene que ha habido 638 planes de asesinato separados de la CIA o atentados contra la vida de Castro. [55]

Debido a que el asesinato de Castro parecía ser un objetivo importante de la administración de Kennedy, se ha creado un mito en la historia de Estados Unidos de que Kennedy estaba obsesionado con la idea de matar a Castro. Sin embargo, eso no es verdad. Un artículo titulado "Conspiraciones para el asesinato de Castro" afirma que "las conspiraciones de la CIA para matar a Castro comenzaron antes de que John Kennedy ganara la presidencia y continuaron después de su muerte". [59] En un informe escrito por el inspector general de la CIA en 1967, admite que esta es la razón detrás de la naturaleza fantasiosa de muchos de los intentos de asesinato. También dijo que advirtió que asesinar a Castro no necesariamente desestabilizaría al gobierno de la manera deseada. No pensó que el asesinato de Castro haría mucho para liberar a Cuba del control comunista. Menciona que la gente se centró demasiado en la idea de matar a Castro cuando "deshacerse de Castro" no tiene por qué significar matarlo. Debido a este microenfoque, no se hicieron planes más amplios y complejos con mayores posibilidades de éxito. [46]

La CIA planteó muchas ideas de asesinato durante la Operación Mangosta. [56] El más infame fue el supuesto plan de la CIA para capitalizar el conocido amor de Castro por los cigarros deslizando en su suministro un "cigarro explosivo" muy real y letal. [60] [61] [62] [63] [64] Si bien numerosas fuentes afirman que la explosión de la trama del cigarro es un hecho, al menos una fuente afirma que es simplemente un mito, [65] y otra lo descarta como mera comida sensacionalista de supermercado. . [66] Otro sugiere que la historia tiene sus orígenes en la CIA, pero que ellos nunca la propusieron seriamente como trama. Más bien, el complot fue inventado por la CIA como una idea intencionalmente "tonta" para alimentar a quienes los interrogaban sobre sus planes para Castro, a fin de desviar el escrutinio de áreas de investigación más serias. [67]

Otro atentado contra la vida de Castro fue por medio de una pluma estilográfica cargada con el veneno Black Leaf 40 y entregada a un activo cubano en París el día del asesinato del presidente Kennedy, el 22 de noviembre de 1963. Cabe destacar que la evidencia también indica que estos dos hechos ocurrieron. simultáneamente, en el mismo momento. [68] [69] Rolando Cubela, el asesino potencial, refuta este relato, diciendo que Black Leaf 40 no estaba en la pluma. La inteligencia de los Estados Unidos respondió más tarde para decir que Black Leaf 40 era simplemente una sugerencia, pero Cubela pensó que había otros venenos que serían mucho más efectivos. En general, no quedó impresionado con el dispositivo. [70] El inventor entendió que Cubelo rechazó el dispositivo por completo. [71]

Después de que terminó la Operación Mangosta, la Administración Kennedy hizo algunos intentos para enmendar las relaciones con el gobierno cubano. Como revelan algunos documentos publicados por el Archivo de Seguridad Nacional, esto sucedió bastante poco después de que finalizó el proyecto. [53] Un documento viene en forma de un documento de opciones de un especialista latinoamericano sobre cómo arreglar las relaciones. El documento comienza sugiriendo que, a través de los intentos de la CIA de asesinar a Castro y derrocar al gobierno, ellos habían "estado mirando seriamente sólo una cara de la moneda" y que podrían intentar el reverso y tratar de "atraer silenciosamente a Castro hacia nosotros. . " El documento continúa presionando para que se realicen más estudios sobre cómo exactamente harían para mejorar las relaciones. [72] El documento también establece los dos posibles resultados que se derivarían de una mejor relación con Cuba. El documento dice: "A corto plazo, probablemente podamos neutralizar al menos dos de nuestras principales preocupaciones sobre Castro: la reintroducción de los misiles ofensivos y la subversión cubana. A la larga, podríamos trabajar para eliminar a Castro. en nuestro tiempo libre y desde un buen punto de vista. " [73] El esfuerzo por enmendar las relaciones estaría fuertemente enmarcado por las relaciones negativas formadas debido a la Operación Mangosta. [ cita necesaria ]

Un tema que generó desconfianza entre las relaciones de los cubanos apoyados por Estados Unidos y la Agencia fue un frente "inestable" debido a la falta de un acuerdo real entre los cubanos y la Agencia. "Los dirigentes cubanos querían algo que decir sobre el curso de las operaciones paramilitares", según una inspección realizada por el inspector general Pfeiffer. [74] Surgieron preguntas dentro de esta inspección que incluían: "Si el proyecto hubiera sido mejor concebido, mejor organizado, mejor dotado de personal y mejor administrado, ¿esa cuestión precisa alguna vez tendría que presentarse para la decisión presidencial?" [74] Una investigación adicional demostró que los 1.500 hombres no habrían sido suficientes desde el principio contra las grandes fuerzas militares de Castro, así como la falta de "manejo de alto vuelo" de las agencias, lo que en conjunto condujo al fracaso total de la Operación Mangosta también. como la invasión de Bahía de Cochinos. [ cita necesaria ]

Una comisión dirigida por el general Maxwell Taylor, conocida como el Comité Taylor, investigó los fracasos de la invasión de Bahía de Cochinos. El objetivo era averiguar quién fue el responsable del desastre. En uno de sus volúmenes de un informe interno escrito entre 1974 y 1984, el historiador jefe de la CIA, Jack Pfeiffer, criticó la investigación del Comité Taylor, ya que consideraba a la CIA como la principal responsable del fiasco de Bahía de Cochinos. Al final del cuarto volumen, Pfeiffer lamenta que Taylor haya contribuido a perpetuar la idea de que "el presidente Kennedy era un caballero blanco engañado por activistas de la CIA demasiado confiados, si no traviesos". [ cita necesaria ]

En 1975, un comité del Senado dirigido por el senador Frank Church (demócrata por Idaho), que investigaba presuntos abusos perpetrados por la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, publicó el primero de un total de catorce informes titulado "Presuntos planes de asesinato que involucran a líderes extranjeros". El Comité de la Iglesia rastreó conspiraciones documentadas contra Castro que se originaron en 1962. Los documentos citaban el contacto que tuvo la CIA con el mafioso y asesino a sueldo estadounidense, John Roselli. Roselli, un agitador, salivaba para eliminar a Castro y devolver a Cuba a los "buenos viejos tiempos". Otro complot aún más extraño involucró a un héroe revolucionario cubano llamado Rolando Cubela, cuyo nombre en código es AMLASH por la CIA. La CIA buscó la participación de Cubela en una operación de asesinato. En el otoño de 1963, Desmond Fitzgerald, un funcionario de alto rango que una vez estuvo bajo la tutela de Frank Wisner y un buen amigo del futuro director de la CIA William Colby, que había servido en las estaciones de la CIA en el Lejano Oriente durante la década de 1950, persiguió los servicios clandestinos de Cubela. . En sus reuniones, Fitzgerald se presentó de manera engañosa como el representante personal del Fiscal General de los Estados Unidos, Robert F. Kennedy. Algunos académicos vieron este plan de ataque como un enfoque de "palo y zanahoria" de Kennedy al tratar con Castro. Sin embargo, otros historiadores ven estos esfuerzos de la CIA como un medio para socavar la iniciativa de paz del presidente John F. Kennedy hacia Castro.Algunos historiadores revisionistas afirman que los intentos de eliminar a Castro representaron una faceta de una "obsesión por Kennedy" supuestamente no compartida por el resto de Washington. Desde entonces, esta noción ha sido fácilmente disipada por dos razones: 1) Castro no fue el único objetivo de asesinato político en la agenda de Kennedy y 2) Los complots de la CIA para matar a Castro existieron tanto antes como después del mandato presidencial de Kennedy. [75]

El Proyecto Cubano, al igual que la anterior invasión de Bahía de Cochinos, es ampliamente reconocido como un fracaso de la política estadounidense contra Cuba. Según Noam Chomsky, tenía un presupuesto de $ 50 millones por año, empleaba a 2.500 personas, incluidos unos 500 estadounidenses, y permaneció en secreto durante 14 años, de 1961 a 1975. Fue revelado en parte por la Comisión de la Iglesia en el Senado de los EE. UU. Y en parte "por un buen periodismo de investigación". Dijo que "es posible que la operación aún esté en curso [1989], pero ciertamente duró toda la década de los 70". [76]

En la película de Oliver Stone JFK, Operation Mongoose se retrata en secuencias de flashback como un campo de entrenamiento donde, entre otros, Lee Harvey Oswald se vuelve versado en tácticas de la milicia anticastrista.


Edward Geary Lansdale y la nueva contrainsurgencia

Incluso antes de su investidura, Kennedy tuvo acceso a extensos estudios de planificación de políticas sobre Vietnam a través de canales no oficiales, según un excompañero de Harvard (entonces el oficial de escritorio del Departamento de Estado sobre Vietnam), el presidente electo incluso había revisado y aprobado una "lista de compras de la embajada de Saigón". ”Por la contrainsurgencia vietnamita. Kennedy también recibió uno o más de los artículos de "opinión" de Edward Lansdale sobre Vietnam y quedó impresionado por su defensa de un enfoque "no burocrático" de la contrainsurgencia. 2 La pronta aprobación de Kennedy apenas diez días después de asumir el cargo de un nuevo "Plan de contrainsurgencia" para Vietnam, un cambio de un énfasis anterior en una amenaza al estilo de Corea para Vietnam del Sur, sugiere un conocimiento más que casual de los problemas involucrados. La reevaluación de Vietnam se había desarrollado después del nombramiento del 1 de septiembre de 1960 de un nuevo comandante estadounidense allí, el teniente general Lionel C. McGarr, quien decidió “redirigir”. . . énfasis en el entrenamiento y las operaciones hacia una postura de contraguerrilla mucho mejor ". 3

Aunque los medios propuestos en el plan de Vietnam para reajustarse a la insurgencia no eran particularmente innovadores, el plan representó una desviación del énfasis anterior en la asistencia para desarrollar un establecimiento militar estrictamente convencional en Vietnam. Aunque a las Fuerzas Especiales se les asignó por primera vez un papel contrainsurgente en Vietnam en 1960), su propósito allí era solo proporcionar entrenamiento de guardaparques La doctrina con la que el general McGarr propuso desarrollar la “postura contraguerrillera” era esencialmente tradicional, sobre la larga experiencia del ejército estadounidense como fuerza de ocupación o de mantenimiento de la paz. Solo en 1961, cuando se hizo una demanda presidencial de un edificio especialmente diseñado contrainsurgencia establecimiento, fue el desarrollo de la guerra no convencional de las Fuerzas Especiales / Centro de Guerra Especial adoptado en todos los ámbitos como la base de una doctrina militar de contrainsurgencia. El núcleo militar de la guerra no convencional, la organización, tácticas y técnicas de la CIA encubierta y las "guerrillas" de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos proporcionaron un núcleo para la nueva doctrina de contrainsurgencia. Los adornos del desarrollo económico, la reforma social y política y las formulaciones sofisticadas del enfoque de "decencia y hermandad" de Ed Lansdale simplemente embellecieron ese núcleo de tácticas y técnicas no convencionales.

Para la administración de Kennedy entrante, había pocos estadounidenses más eminentemente calificados para asesorar sobre la guerra no convencional y el papel estadounidense en Indochina que Edward Geary Lansdale. Aunque la reputación de Lansdale como un contrainsurgente sensible y práctico se vería empañada en la década de 1960, su leyenda pública perduraría. El general Lansdale fue, en cualquier caso, uno de los contrainsurgentes estadounidenses más influyentes, e importante aunque solo sea porque su papel como director abarcó los años de formación de la doctrina, desde las Filipinas de la década de 1940 hasta Vietnam en la de 1960.

Lansdale fue sacado de Saigón en 1956, después de dos años como huésped y confidente de la casa del presidente Diem, y fue expulsado de regreso en Washington a la Oficina del Secretario de Defensa en 1957, para servir como Subsecretario Adjunto de Operaciones Especiales. Durante los siguientes cuatro años, Lansdale participaría discretamente tanto en operaciones encubiertas como en diplomacia militar. Aunque generalmente operaba bajo una cobertura adecuada, su recepción por parte de compinches y contrapartes en el extranjero ocasionalmente hizo que la naturaleza de sus actividades fuera bastante transparente. Gracias a su talento para la publicidad, en 1960 se había convertido en una celebridad, especialmente en el Pacífico. En enero-febrero de 1959, por ejemplo, Lansdale viajó a Saigón y Manila con el Comité de Asistencia Militar del Presidente (el Comité de Draper). Su recepción en Manila, donde fue considerado universalmente un alto oficial de la CIA, fue una vergüenza considerable para el comité: un memorándum entre sus colegas decía que se dirigía "oficialmente" bajo la égida de Draper a sus "viejos terrenos de pisotones". Cubriendo puntos de interés turístico como Manila, Saigón, etc. del sudeste asiático ”. 4

A medida que se acercaba el final de la administración de Eisenhower, el general Lansdale continuó desempeñando un papel en la política estadounidense sobre Indochina con una serie de memorandos influyentes. Aunque Lansdale fue casi único en presionar por el desarrollo de capacidades de guerra no convencionales allí, su análisis de la naturaleza de la insurgencia en Vietnam no fue particularmente único. La historia oficial del ejército del período observa que el principal informe de política de Indochina de 1960 del ejército describía al pueblo de Vietnam como "apático, flexible y dispuesto a obedecer a cualquier autoridad que tuviera un poder superior" en la medida en que ignoraba el cambio político y la insurgencia. De naturaleza revolucionaria, el informe podría haber sido escrito "por un oficial consular estadounidense en Indochina durante las décadas de 1920 y 1930 o por un administrador colonial francés". 5 Un informe del 11 de agosto de 1960 del general Lansdale expresó una opinión similar: “La mayoría de los agricultores, en su opinión, ayudaron al Viet Cong, ya sea por su enfado con el gobierno, principalmente atribuible al mal comportamiento de las tropas en las operaciones de contrainsurgencia, o por temor a los vietnamitas. Cong terrorismo ". 6

Todavía veía una solución al estilo filipino para Vietnam, es decir, ganarse al pueblo simplemente asegurándose de que las tropas se comportaran decentemente (aunque veinte años después reconocería que era más fácil decirlo que hacerlo).

La evaluación presentada en el memorando de Lansdale al secretario de Defensa en enero de 1961, pocos días antes de la toma de posesión de John F. Kennedy, reiteró sus puntos de vista anteriores: el Vietcong se había impuesto a los vietnamitas del sur, la insurgencia dependía del apoyo sostenido del exterior. Vietnam del Sur y el presidente Diem fueron indispensables para contrarrestar la amenaza comunista. 7 Se diferenciaba del establecimiento militar principalmente en reconocer que de hecho existía un problema de insurrección en Vietnam, y no solo la amenaza de una invasión convencional del Norte. El memorando de Lansdale fue considerado profundamente profundo por la administración entrante, y consolidó la posición del general como un experto interno en contrainsurgencia en Indochina.

Al asumir el cargo, Kennedy llevó a Lansdale a la Casa Blanca para una reunión de los principales oficiales del Pentágono, el Departamento de Estado y la Seguridad Nacional y, aparentemente para su horror, insinuó allí que Lansdale podría ser el próximo embajador de Estados Unidos en Saigón. 8 El subsecretario de Defensa de la nueva administración, Roswell Gilpatric, recordando sus tratos con Lansdale años más tarde para un proyecto de historia oral de archivo, explicó que, aunque Lansdale era un paria entre sus pares militares, y quizás incluso menos estimado por el Departamento de Estado, el White House quedó impresionado con él:

Lansdale no estaba a favor. . . durante mi período, ya sea con el ejército o con el Departamento de Estado. Estaba en la caseta del perro con los dos. Y estaba convencido de que estaban equivocados. Estaba convencido de que no era un traficante de ruedas, no era un espadachín irresponsable, y finalmente logré conseguirle su estrella como general, muy difícil. . . era objeto de cierta desconfianza. Pensé y sigo pensando que era una persona muy capaz. De todos modos, se mantuvo activo, tanto en relación con el sudeste asiático como con Cuba, hasta que me fui en enero del 64. 9

Una clave de la influencia de Lansdale, como señaló Gilpatric, fue una habilidad peculiar para relacionarse con los legisladores, si no con sus propios colegas militares:

[E] e era un tipo militar inusual en el sentido de que era completamente desinhibido al tratar con políticos y civiles. Y aparentemente se propuso por su cuenta educar al nuevo equipo. Pero como estaba en mi oficina, la oficina de subsecretario, tuve más contacto con él. Y en cuestión de semanas el presidente me había pedido que encabezara un grupo de trabajo, el primer grupo de trabajo sobre Vietnam, y nombré a Lansdale mi oficial de proyecto. Así que él era el que estaba en el lado militar, aparte de la gente de uniforme en el Estado Mayor Conjunto y los mismos Jefes Conjuntos, al que estábamos expuestos. 10

La experiencia personal de Lansdale claramente tuvo mucho peso tanto con Gilpatric como con el propio Kennedy: “Había estado ahí mucho. Había sido asesor personal de [Ngo Dinh] Diem. Antes de eso, había sido asesor del gobierno filipino en sus problemas de guerrilla. Puede que haya obtenido una opinión algo sesgada, pero al menos obtuve una muy concreta y específica. "11

Lansdale no obtuvo el cargo de embajador, pero en abril de 1961, su reputación era tal que el programa de la administración Kennedy para "dar la vuelta" a la Revolución Cubana después de Bahía de Cochinos quedó bajo su dirección. La Operación MONGOOSE, que se convertiría en la operación clandestina más grande desde Bahía de Cochinos, estaba destinada a reemplazar al gobierno de Castro e incluía planes elaborados para acelerar la operación a través del asesinato de Castro. Lansdale reflexionó más tarde con un investigador de Harvard sobre cómo los planes más ambiciosos de Kennedy para él habían sido frustrados por los burócratas de Estado y Defensa: "Esta" locura "

El general de la Fuerza Aérea con una mancha de la CIA había sido internado de manera segura durante dos años como asistente especial. . . y estaba a punto de ser jubilado ". 12 Las excentricidades de Lansdale aparentemente no lograron restar valor al atractivo que su imaginación ejercía sobre los miembros influyentes del círculo de Kennedy, aunque sus puntos de vista sobre la "contrainsurgencia práctica", aunque simples, rara vez eran prácticos. Lansdale siguió siendo un asesor principal sobre contrainsurgencia durante la administración de Kennedy y después de su propio regreso a Vietnam en 1965.

La posición del general Lansdale en el Departamento de Defensa lo convirtió en un polo natural de atracción para los dignatarios de la contrainsurgencia de las naciones aliadas y un intermediario a través del cual se consideraron y difundieron las innovaciones contrainsurgentes a través del establecimiento estadounidense. Los congresistas, periodistas y editores preocupados por la postura de los Estados Unidos en la Guerra Fría naturalmente se inclinaron hacia Lansdale, y su interés ocasionalmente dio resonancia a los nuevos conceptos de contrainsurgencia y guerra especial. El editor Frederick Praeger, que ya era editor de textos militares utilizados en las escuelas militares, visitó al general Lansdale en mayo de 1961 para hablar de contrainsurgencia y expresó su interés en publicar "textos sobre la guerra de guerrillas". Durante los años siguientes, Lansdale mantuvo correspondencia con Praeger y le aconsejó sobre "[oficiales] estadounidenses retirados y oficiales de fuerzas armadas extranjeras" como posibles autores. Praeger, a su vez, produjo una biblioteca virtual de contrainsurgencia en unos pocos años.

Una propuesta para utilizar entrenadores israelíes para establecer comunidades estratégicas de "autodefensa económico-militar" en Laos cruzó el escritorio del general Lansdale en junio de 1961 y provocó un intercambio de memorandos sobre el tema con Walt Rostow y el examen minucioso de la OWTI de Lansdale de los métodos de Israel. La respuesta inicial al esquema sugirió su ya considerable familiaridad con la contrainsurgencia israelí:

Quiero comentar sobre la premisa de Sander de que los entrenadores israelíes deberían desempeñar un papel importante en la ingeniería de tales agrupaciones de defensa. Siempre debemos reconocer que la habilidad de los israelíes en su propio programa fue realmente secundaria a la tremenda motivación que los impulsó hacia el éxito. La falta de esta motivación perjudicó los programas en Birmania y Argelia. 13

El general Lansdale se reunió posteriormente con el nuevo agregado militar israelí en Washington, el coronel Yehuda Prinhar. En un memorando del 30 de agosto para el secretario de Defensa McNamara y el subsecretario Gilpatric, Lansdale informó sobre una reunión inicial con el coronel Prihar y declaró su intención de aceptar una invitación de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) para visitar Israel para estudiar “conceptos antiguerrilla. " El general Lansdale (y el mayor JK Patchoell) llegaron el 15 de octubre de 1961: sus registros de itinerario anotados a mano se reunieron con los jefes de operaciones e inteligencia de las FDI, el comandante de la organización NAHAL y las visitas a los puestos avanzados de NAHAL, y “un acuerdo organizado para la autodefensa ”Bajo el sistema de Defensa Territorial. Los establecimientos de formación visitados incluyeron el Centro Gadna (Batallones Juveniles) cerca de Tel Aviv y el Centro Aerotransportado ("el Órgano Especial de Guerra aquí").

El general Lansdale había organizado previamente una sesión informativa del coronel Prihar para los principales funcionarios de defensa estadounidenses en septiembre de 1961 en la oficina del secretario de Defensa (a la que invitó al general Maxwell Taylor y al jefe de la CIA Allen Dulles). Los memorandos relativos a la sesión informativa sugieren el respeto que se le concedió a las habilidades de contrainsurgencia de Israel y el conocimiento de las misiones de asesoramiento anteriores de Israel en el extranjero:

El israelí [sic] son verdaderos expertos en la guerra no convencional. El propio coronel Prihar es uno de los mejores y fue asesor del ejército birmano en su campaña de contrainsurgencia. Tenía la esperanza de organizar una sesión de seminario para él en la Escuela de Contraguerrilla en Fort Bragg, pero los oficiales libaneses en la clase podrían haber resultado vergonzosos y no había forma diplomática de eliminarlos. Ahora estoy organizando un seminario para el coronel Prihar en el Pentágono. Grabaremos esto para poder producir un estudio de caso similar a la campaña “Anti-Huk [balahap] en Filipinas. y luego difundir una versión escrita. [E] ste debería resultar valioso para los militares estadounidenses. 14

El coronel Prihar fue un clásico contrainsurgente transnacional, habiendo servido en el ejército británico en la Segunda Guerra Mundial, se unió a las Fuerzas de Defensa de Israel en 1948 y, posteriormente, dirigió la Escuela de Infantería de las FDI y las Escuelas Conjuntas de Comando y Estado Mayor. También había participado en lo que pudo haber sido una de las primeras misiones de asesoramiento de Israel en el extranjero, el "Equipo de investigación israelí" para asesorar "sobre formas y medios de hacer frente" a la insurgencia birmana. En su conferencia sobre el Pentágono, el coronel Prihar discutió

Conceptos israelíes del papel de los militares en la construcción de la nación, con énfasis en los métodos que el gobierno israelí ha desarrollado para proteger las fronteras nacionales de la infiltración (el llamado concepto de "aldea fuerte") y otras medidas para fortalecer las áreas rurales de las incursiones de guerrillas hostiles y otras fuerzas paramilitares. 15

El alcance del general Lansdale también se extendió a las Américas, con visitas tanto al Comando del Caribe de los Estados Unidos como a Venezuela en marzo de 1963.16 Las Fuerzas Especiales de Bolivan fueron las siguientes en recibir al general Lansdale en mayo de 1963 (cuatro años antes de su duelo con el Che Guevara). El 28 de mayo, el general Lansdale acompañó al jefe del Comando del Caribe, general Andrew O’Meara, a la inauguración del nuevo Centro de Contrainsurgencia de Bolivia.Centro de Instrucci y oacuten de Tropas Especiales (CITE) en La Chimba. 17 La primera asignación de Lansdale en las Américas, sin embargo, fue completar la tarea que había comenzado la invasión de Bahía de Cochinos: la Operación MONGOOSE.

Operación MONGOOSE

Tanto el presidente como su hermano Robert dejaron en claro a la CIA y al ejército que "querían que Castro se fuera de allí", 18 y que "no había que escatimar tiempo, esfuerzo ni mano de obra" para destituir al gobierno revolucionario de Cuba. La respuesta de la ClA fue la mayor de sus operaciones clandestinas de la época. De 1961 a 1964, MONGOOSE enfrentó a las fuerzas encubiertas de Estados Unidos contra Cuba, hasta que el presidente Lyndon Johnson supuestamente lo dejó.

El Grupo Especial Aumentado (SGA) se estableció bajo la presidencia de McGeorge Bundy en noviembre de 1961 para supervisar la operación. A pedido de Kennedy, el grupo nombró al general Edward Lansdale como jefe de operaciones. Lansdale eligió el nombre en clave MONGOOSE para la campaña de Cuba. Su plan inicial estaba en consonancia con su reputación de contrainsurgente imaginativo y, como tal, era absolutamente irreal: “trazó un escenario elaborado con un calendario preciso en el que se pedía una marcha sobre La Habana y el derrocamiento de Castro en octubre de 1962. Todo funcionó en papel ". 19 Aunque la CIA se enteró rápidamente (o supo desde el principio) que no había perspectivas tangibles de un levantamiento general en Cuba, procedió con un programa de operaciones encubiertas similar a las incursiones hostigadoras llevadas a cabo contra Nicaragua en 19811983: “Mongoose gradualmente cambió su énfasis desde la construcción de resistencia hasta el sabotaje, las redadas paramilitares, los esfuerzos para perturbar la economía cubana contaminando las exportaciones de azúcar, la circulación de dinero falso y cartillas de racionamiento, y cosas por el estilo. "Queremos un boom y una explosión en la isla", dijo Lansdale ". 20

El propio papel de Lansdale era ser coordinador y hombre de ideas, aunque, como recuerda Thomas Powers, “tenía un juicio desigual. Las ideas locas a veces parecían parecerle imaginativas y plausibles ". 21 Una de esas ideas fue explotar la supuesta costumbre cubana por "superstición":

Cuba iba a ser inundada con rumores de que la Segunda Venida era inminente, que Cristo había elegido a Cuba para Su llegada y que quería que los cubanos actuaran primero para deshacerse de Castro. Luego, en la noche predicha, un submarino estadounidense emergería frente a las costas de Cuba y ensuciaría el cielo con proyectiles de estrellas, lo que convencería a los cubanos de que La Hora estaba a la mano. 22

El mismo Lansdale pudo haber estado preparado para montar un burro en La Habana como punto culminante del espectáculo. En 1950, un plan de Lansdale para vestir un submarino estadounidense con librea soviética con el fin de atraer a las guerrillas filipinas a una emboscada fue echado a pique por altos mandos. Lansdale se quejó más tarde de que la solicitud `` parecía solo despertar sus sospechas de que me había vuelto loco ''. 23

Mientras Lansdale ideaba nuevos escenarios para Cuba, una proporción considerable de la operación se dirigió hacia un solo objetivo: el asesinato de Fidel Castro. El complot para asesinar a Castro aparentemente se había iniciado en 1960 e involucraba el ahora familiar reclutamiento de figuras del crimen organizado como asesinos a sueldo y el desarrollo de venenos por parte de la División de Servicios Técnicos de la CIA. Según los informes, los esfuerzos se redoblaron en el otoño de 1961 después de que el jefe de acción encubierta Richard Bissell (subdirector de planes) "fuera reprendido [por] sentarse en su trasero y no hacer nada para deshacerse de Castro y el régimen de Castro". 24 Posteriormente, la CIA organizó una unidad con su Task Force W, el grupo ZR / RIFLE, para llevar a cabo la “Acción Ejecutiva” -es decir, asesinatos- y el 16 de noviembre de 1961 discutió su uso para matar a Castro. 25 equipos de asesinatos, de nuevo vinculando a la CIA con el crimen organizado, entraron en Cuba en 1962, mientras que planes más extraños continuaron hasta poco después del asesinato del propio Kennedy: entre ellos se encontraban los intentos de eliminar a Castro con dispositivos como la explosión de almejas gigantes (mientras él era buceo) y puros envenenados ".

Es posible que el coronel Lansdale se haya mantenido deliberadamente en la oscuridad, pero no por ningún escrúpulo particular de su parte. Thomas Powers analiza el papel de Lansdale a la luz del silencio de la CIA con respecto al asesinato tanto en reuniones interdepartamentales como en memorandos, y describe la reacción de William Harvey, jefe de Task Force W, a un memorando de Lansdale sobre asesinatos:

Harvey estaba doblemente asombrado. . . el 13 de agosto [1962], cuando recibió un memorando oficial de Edward G. Lansdale. . . que pidió explícitamente a Harvey que preparara documentos sobre varios programas anticastristas "incluida la liquidación de líderes". Harvey. . . le dijo a Lansdale en términos sencillos lo que pensaba de la "estupidez de poner este tipo de comentario por escrito en un documento así". 27

Diez años después, Lyndon Johnson evaluó sin rodeos todo el asunto: "Habíamos estado operando un maldito Murder, Inc. en el Caribe". 28

Más importante que las coloridas excentricidades de Lansdale y la División de Servicios Técnicos fue la importancia de la Operación MONGOOSE como un prototipo de campaña de desestabilización o "sangrado". Si Estados Unidos no pudiera destituir y reemplazar al gobierno cubano, haría sufrir al pueblo cubano, destruyendo su economía azucarera, sus centrales eléctricas, su tranquilidad. Gilpatric recuerda:

Se permitió a la agencia enviar agentes a Cuba con fines de sabotaje, con el fin de tratar de interrumpir el fortalecimiento del control del régimen [y] de mantener al régimen de Castro tan fuera de lugar e inestable que no pudiera concentrar sus actividades con fines dañinos. en otra parte. Y entonces la agencia. . . Fue muy agresivo al presentar esquemas, algunos de los cuales fueron realmente fantásticos y nunca despegaron. Otros tenían mucho sentido, algunos de los cuales demostraron ser efectivos y exitosos. 29

MONGOOSE involucró tanto a agentes estadounidenses como exiliados cubanos, aunque estos últimos comprendieron la mayor parte de las fuerzas enviadas en redadas y misiones de sabotaje. Según Gilpatric, las fuerzas enviadas "variaban desde equipos de cuatro o cinco individuos hasta a veces varias veces eso", con cada detalle de cada operación monitoreado de cerca por el Grupo Especial Aumentado (al que Gilpatric se refiere como el grupo 54-12). . 30 Gilpatric también sugiere que los grupos terroristas cubanos en el exilio, como Alpha 66, que supuestamente eran renegados más allá del control de la CIA en ese momento (y apuntaban al presidente mismo después de la "traición" en Bahía de Cochinos), eran de hecho parte de la en marcha

después de la "traición" en Bahía de Cochinos), fueron de hecho parte del esfuerzo continuo del gobierno estadounidense para hostigar a Cuba. 31

Un hilo de continuidad va desde los programas encubiertos estadounidenses contra Cuba en la década de 1960 hasta las operaciones encubiertas en África en la década de 1970 y en Nicaragua en la década de 1980, en las personas de los exiliados cubanos reclutados para Bahía de Cochinos y las subsecuentes ofensivas de MONGOOSE. Como en la década de 1950, cuando el proyecto de ley Lodge facilitó el reclutamiento de emigrados de Europa del Este para las nuevas Fuerzas Especiales del ejército, la legislación posterior a Bahía de Cochinos permitió la regularización de los "activos paramilitares" cubanos de Estados Unidos como personal del gobierno de Estados Unidos.

Los detalles sobre las carreras de algunos veteranos de Bahía de Cochinos han surgido como consecuencia tanto del derribo en octubre de 1986 del aviador estadounidense Eugene Hasenfus en Nicaragua como de las investigaciones de “Contragate”. Hasenfus y las autoridades nicaragüenses afirmaron que dos de los hombres de enlace en el contra En el operativo de reabastecimiento en El Salvador fueron exiliados cubanos, ya bien conocidos por su servicio con la CIA, estas denuncias fueron posteriormente investigadas y confirmadas por los medios de comunicación y asistentes del Congreso. Entre estos hombres de enlace se encontraban el aparente jefe del operativo en el aeropuerto militar de San Salvador, Illopango, Félix Martínez (bajo el seudónimo de Max Gómez) y otro veterano de Bahía de Cochinos, Luis Posada Carriles (bajo el nombre de Ramón Medina). 32 Los asistentes del Congreso se sintieron particularmente indignados por el descubrimiento, justo cuando se llevaron al Congreso las propuestas estadounidenses de contraterrorismo, que uno de los oficiales de reabastecimiento había sido detenido previamente en Venezuela como terrorista internacional. Posada Carriles había escapado de una cárcel venezolana el 17 de agosto de 1985, después de casi diez años de prisión por el atentado con bomba contra un avión civil cubano.

El atentado de 1976 mató a las setenta y tres personas a bordo, incluida la mayor parte del equipo cubano de los Juegos Panamericanos de 1976, una masacre tan terrible como la de los Juegos Olímpicos de Munich (este fue hasta la fecha el único atentado terrorista de este tipo de avión latinoamericano). Investigaciones posteriores confirmaron que Posada Carriles había servido en la invasión de Bahía de Cochinos como experto en explosivos y luego fue comisionado en el Ejército de los Estados Unidos. El Departamento de Estado informó al Congreso que

[Luis Clemente] Posada-Carriles fue designado 2Lt [Subteniente] en el Ejército de los Estados Unidos en marzo de 1963 bajo el programa de voluIlteer en el exilio cubano. Sirvió en el Ejército de los Estados Unidos hasta septiembre de 1966. Los registros del Departamento del Ejército reflejan que existe un extenso archivo de investigación sobre Posada-Carnles posterior a su entrada en servicio activo. La investigación se basó en información. . . en relación con su presunta participación en actividades de exiliados cubanos en Florida y en otras partes de las Américas, que supuestamente incluían posibles violaciones de los estatutos federales de Estados Unidos. El expediente de investigación del Ejército de Posada-Carriles fue solicitado (por su nombre) y fue entregado al Comité Selecto de Asesinatos de la Cámara de Representantes en 1978. 33

La CIA, a su vez, no pudo -o no quiso- brindar información sobre Posada Carriles (o Ramón Medina), y afirmó que “no brindó ninguna asistencia, directa o indirecta, para facilitar la fuga de Luis Posada de la cárcel en Venezuela , o su entrada a El Salvador ”. 34

La Operación MONGOOSE de la administración Kennedy comenzó a desvanecerse poco después de la crisis de los misiles en Cuba de octubre de 1962. En el apogeo de la crisis, se emitió una orden para detener las redadas en Cuba, pero fue ignorada: una redada dirigida por Eugenio Mart & iacutenez (más tarde de Watergate) estaba en marcha el 21 de octubre cuando Kennedy anunció un bloqueo de Cuba. En los meses siguientes se disolvió el Grupo Especial Aumentado, el general Lansdale pasó a otros proyectos y se dejó que los propios profesionales de la CIA siguieran adelante con la campaña de guerra no convencional cubana de sabotaje y asesinato. Las operaciones importantes continuaron realizándose a lo largo de 1963 y hasta el año siguiente. Pero con el asesinato de John F. Kennedy el 22 de noviembre, se le partió el corazón a la ofensiva Lyndon Johnson, nunca fanático de la guerra no convencional, ordenó el cese de la campaña de Cuba el 7 de abril de 1964. 36

Construcción de la nación y "Pax Americana"

En la década de 1960, Lansdale también fue un entusiasta defensor del lado político de la contrainsurgencia. Sus escritos están repletos de consejos para los aspirantes a contrainsurgentes sobre la necesidad de comprender al pueblo potencialmente insurgente y de ganarse su simpatía por la decencia y los principios del juego limpio. Se aconseja a los asesores estadounidenses, presumiblemente decentes por naturaleza, que impartan sus propios principios justos pero firmes a sus homólogos extranjeros, de modo que las tropas en el campo dejen de llevar a cabo sus antiguas prácticas de saqueo y brutalidad casual y continúen con el trabajo de contrainsurgencia. La aparente reforma de Magsaysay del ejército filipino fue comúnmente citada como un modelo para la moderación y la acción cívica en la contrainsurgencia. Lansdale señaló en una discusión de 1957 en el War College que la política era solo de sentido común:

Si la gente teme y odia al ejército, temerá y odiará al gobierno. . El coronel Lansdale citó la política de ocupación militar comunista para enfatizar la comprensión comunista del punto anterior. Cuando un ejército comunista o una unidad guerrillera ingresa inicialmente a una aldea. . . soldados individuales. . . Dejan a un lado las armas y ofrecen su ayuda para cortar leña, arar, etc. Respetan escrupulosamente la propiedad. . . y no tomar nada por la fuerza. Esto contrasta notablemente con el desempeño normal de la soldadesca gubernamental. [En] las Filipinas antes de 1950, los soldados del gobierno probablemente mataron a más civiles innecesariamente que los Huk [balahap], a pesar de la acusación de que Huks obtuvo apoyo civil sólo a través de la coacción y el terrorismo. 37

Sin embargo, los medios para lograr el cambio de comportamiento prescrito seguían siendo esquivos. En una carta de 1979, reconoció el fracaso del esfuerzo en Vietnam:

La acción cívica fue esencialmente un comportamiento fraternal de las tropas siguiendo las líneas enseñadas por Mao y [el general vietnamita Vo Nguyen] Giap a sus tropas. Es cierto que los estadounidenses nunca lograron enseñar esto al ejército vietnamita. Hasta el final de la guerra de Vietnam, el ejército seguía robando a la población. 38

Aunque Lansdale alentó el trato humano de los civiles por parte de los militares, insistió al mismo tiempo en que "todo vale" en el campo de la guerra psicológica, una contradicción en la que, en la mayoría de los casos, prevaleció esta última noción.

La reputación de Lansdale como un contrainsurgente sensible, preocupado por los aspectos no militares de la reforma y el desarrollo, es desmentida por su historial real, así como por sus discursos y escritos inéditos. La guerra psicológica era su método particular, y estaba fascinado con sus posibilidades: “La guerra psicológica es probablemente el arma más antigua del hombre, aparte de las manos desnudas. Al usarlo en las guerras sucias y secretas de hoy, o en el futuro, lo importante es recordar que es un arma-y que un arma tiene su propio uso único y su propio efecto ". 39 Lansdale fue un excelente ejemplo del contrainsurgente que se convenció a sí mismo de que comprendido las personas con las que trabajaba y que, como consecuencia, podía superarlas y manipularlas. La guerra psíquica, en opinión de Lansdale, era un engaño y el engaño debía emplearse incluso en las llamadas reformas políticas, por ejemplo, el programa en gran parte falso de Filipinas de concesiones de tierras para los guerrilleros rendidos.

Lansdale adoptó el papel de embaucador y emergió como un principio fundamental de la guerra psicológica en sus conferencias en las escuelas del servicio militar. Claramente disfrutaba el uso de tácticas "sucias", especialmente aquellas que contenían un elemento de humor:

Como nota a pie de página. . . recuerde el humor, incluso si se trata de una broma pesada de la que sólo usted puede permitirse sonreír. El humor es a menudo la prueba de una buena operación psicológica, ya que el humor se construye sobre las debilidades de la humanidad, y jugar hábilmente con estas debilidades aumenta la eficacia del arma psicológica. Aquellos de ustedes que conocen las operaciones del almirante Miles en China deberían recordar los riesgos que corrieron sus agentes chinos al pintar eslóganes burlándose de los japoneses. En algunos casos, la principal motivación de los voluntarios que se arriesgaban a morir al hacer esto era el atractivo de hacer una broma. 40

El enfoque del "tramposo" de Lansdale a la guerra psíquica tuvo una influencia duradera en el ejército estadounidense, sobre todo a través de la inclusión de sus exuberantes relatos en los materiales de entrenamiento militar mucho después de su jubilación. El tomo de referencia en dos volúmenes del Departamento del Ejército sobre guerra psicológica publicado en abril de 1976 (Folleto del Ejército 525-7-1) reproducía varios textos de Lansdale sobre el tema. "Practical Jokes", un artículo extraído de la autobiografía de Lansdale En medio de las guerras, se refiere a un "enfoque completamente nuevo" de la guerra psíquica, que incluye ejemplos como la distribución de chocolate caliente y café gratuitos a los manifestantes "mezclados generosamente con un laxante potente". Lansdale ignora los efectos políticos a largo plazo de tal broma, así como la posibilidad de ser detectado por las víctimas. (Se hicieron "bromas" anónimas similares en 1969 contra los manifestantes en la Marcha en Washington, cuando se distribuyeron bebidas calientes mezcladas con LSD: el rumor, quizás falso, de que los villanos eran de la inteligencia del ejército se extendió rápidamente). e implementar tales esquemas, por supuesto, es otro aspecto del enfoque de Lansdale. Otras bromas de guerra psicológica de Lansdale citadas en el Folleto del Ejército 5257-1 y otros manuales de entrenamiento del ejército involucran violencia criminal ejemplar: el asesinato y mutilación de cautivos y la exhibición de sus cuerpos.

El método de Lansdale para hacer frente a las insurgencias del Tercer Mundo se basó exclusivamente en su éxito en Filipinas. Giraba en torno a pequeños equipos de élite de estadounidenses colocados en estrecho e influyente contacto con personalidades indígenas que serían los mejores líderes títeres. En Filipinas, el instrumento elegido fue Ram & Oacuten Magsaysay, un soldado guiado del ministerio de defensa a la presidencia por el equipo de élite de Lansdalets. En Vietnam, el instrumento fue Ngo Dinh Diem, sostenido en el poder durante sus dos primeros años con problemas bajo el escudo protector de otro equipo de élite. 42 Lansdale continuó presentando propuestas formales para continuar aplicando este enfoque en Vietnam hasta bien entrada la década de 1960.

Aunque la opinión de Lansdale de que los problemas de la insurgencia se podían resolver con pequeños equipos y la intriga maquiavélica se expresó con mayor frecuencia en sus artículos sobre la experiencia filipina, aparece un enfoque más completo en un memorando del 18 de junio de 1963 a McGeorge Bundy del asesor Gordon Chase. 43 El documento, "Una mirada de alto nivel a la Guerra Fría", resume otro artículo de "pensamiento" de Lansdale que llama a "la necesidad de una estrategia precisa que le dé a Estados Unidos la victoria que busca en la guerra fría", y propone como forma de hacerlo, la creación de un pequeño grupo de estrategia (que estará encabezado por Bundy). De los siete temas que debatirá dicho grupo, dos son de especial relevancia.

El factor humano-El grupo puede querer estudiar la viabilidad de formar y desplegar una super-élite (menos de 100 personas) de manera que se produzca un cambio decisivo en el resultado de la guerra fría. Un método de despliegue sería enviar parte de la élite a un área crítica, como reemplazo de un Equipo de País completo y con órdenes simples para ganar los goles estadounidenses. Cuando la élite hubiera ganado, dejaría un plan para las acciones de seguimiento y regresaría a casa para su despliegue en otro lugar o para dividirse en cuadros.

Escuela de Acción Política-El grupo puede querer estudiar la viabilidad de establecer una escuela para la acción política que crearía un liderazgo mundial libre calificado capaz de competir con los graduados de las escuelas Lenin y Sun Yat Sen y de derrotar completamente al comunismo. Sin embargo, con o sin tal escuela. . . Existe la necesidad de un buen libro de texto político, un texto de historia de caso moderno de liderazgo democrático en el Mundo Libre, para su uso en los niveles de liderazgo como una especie de versión estadounidense de "El Príncipe".

Proponer soluciones "simples", por supuesto, es mucho más fácil que generar soluciones simples y, a pesar de su acceso a la información, el general Lansdale, sorprendentemente, se interesó relativamente poco en los detalles prácticos de la contrainsurgencia más allá de su propia experiencia. Lansdale era más conocido entre el círculo de Kennedy por su "experiencia" en "el aspecto político" de la Guerra Fría. Como recuerda Gilpatric, “Lansdale estaba fascinado por la escena política. Y no mostró el mismo grado de interés o preocupación en lo que estaban haciendo sus colegas militares en el programa de entrenamiento de contrainsurgencia y desarrollo de nuevas técnicas, equipos, armas, etc. con actividades de tipo guerrilla ". 44

En un documento bastante confuso redactado en abril de 1954, Lansdale describió sus esfuerzos como dirigidos hacia un objeto político, uno que olía a neocolonialismo: una “Pax Americana”. “Sin embargo, el imperio estadounidense no impondría" matones "en sus satélites, sino gente tan decente como Ram & Oacuten Magsaysay (y Ngo Dinh Diem):

El guerrero político estadounidense en realidad está extendiendo la Pax Americana cuando trabaja con eficacia. En su plan básico de operación, entonces, debe considerar la naturaleza histórica del liderazgo mundial de una nación, incluida la Pax Romana con su legión y la Pax Britannica con su armada, además de los factores sociales y económicos, en comparación con los juegos de poder. de Genghis Khan, Tamerlane o Hitler (que algunos de nuestros guerreros están tentados a imitar cuando dan poder a matones sin principios simplemente porque son anticomunistas). Por lo tanto, el hábil guerrero político estadounidense no se ve a sí mismo como un gladiador solitario. Entiende que es parte de un equipo que tiene otros miembros, incluso si los otros miembros no entienden esto tan claramente como él. 45

Desvanecimiento en Saigón

En junio de 1964, Lansdale propuso en un documento de veintidós páginas, "Concepto para la victoria en Vietnam", para reunir a su antiguo equipo de Filipinas: "La Fuerza". En su estilo inimitablemente alegre, Lansdale reiteró su creencia fundamental en el poder de unos pocos individuos para influir en los eventos: “Este es un concepto para la victoria en Vietnam, una victoria ganada por los vietnamitas libres con ayuda estadounidense. . . un 'primer equipo' de hombres que han demostrado su capacidad para derrotar a los insurgentes subversivos comunistas asiáticos, antes de que sea demasiado tarde ". 46

Como en el completo guerre r & eacutevolutionnaire enfoque de los teóricos franceses (pero sin su profundidad), el “concepto de victoria” de Lansdale comienza con medidas para influir en la gente en casa, para movilizar “la gran 'voluntad de ganar' del pueblo estadounidense [que] todavía falta en gran parte. " 47 Su concepto para la conducción de la guerra, sin embargo, es uno de vastas generalidades y esquemas periféricos o descabellados: expandir las fuerzas minoritarias de contraguerrilla ("montagnards, las sectas y los khmers étnicos") trayendo fuerzas "voluntarias" de países vecinos en empresas privadas “Freedom Companies” y organizando batallones exclusivamente para los combates nocturnos (“cambiando la diana por la tarde y el día de servicio por las horas de la noche”). La "Acción de comando" propuesta por Lansdale para implementar la pacificación, garantizando "una acción agresiva contra el Viet Cong y una acción positiva para ayudar al pueblo" (sin importar cómo se distingan los dos), tipifica su enfoque de la contrainsurgencia:

Orden, emitida simultáneamente por GVN [el gobierno de Vietnam del Sur] y los comandos estadounidenses, militares y civiles: Las fuerzas armadas y el personal civil del gobierno tienen la misión principal de proteger al pueblo de Vietnam del Sur, su misión secundaria es ayudarlos. No cumplir con estas misiones voluntad ser castigado con la muerte o con cualquier otro castigo que pueda ordenar el consejo de guerra. 48

Aunque la ilimitada confianza en sí mismo del general Lansdale en que un pequeño núcleo de estadounidenses audaces, valientes y brillantes liderados por él mismo podría "dar la vuelta" a una insurgencia subversiva sobrevivió al largo declive de su protegido Ngo Dinh Diem, Lansdale no regresaría a Vietnam hasta la administración de Johnson. La acumulación de fuerzas terrestres estadounidenses estaba bien encaminada. Aunque aclamado públicamente por su habilidad contrainsurgente, en 1964 los contrainsurgentes profesionales del ejército comenzaron a cansarse del enfoque simplista de Lansdale. El general Maxwell Taylor, que había reemplazado a Henry Cabot Lodge como embajador en Dune 1964, compartía la baja opinión de McGeorge Bundy sobre los planes de Lansdale, y juntos se negaron a que Lansdale ocupara un puesto de autoridad en Saigón. 49 En 1961, el presidente Kennedy le había pedido a Taylor que recogiera los pedazos después de la invasión de Bahía de Cochinos, y presidía una comisión de investigación que criticaba brutalmente la incompetencia de la CIA. El manejo de Lansdale de su asignación posterior a Bahía de Cochinos de matar a Castro, con el mismo espíritu entusiasta que la invasión, puede haber sido quizás demasiado para Taylor.

En septiembre de 1965, Henry Cabot Lodge —sin duda, afortunadamente sin saber de MONGOOSE— regresó como embajador en la embajada de Saigón. A petición suya, el general Lansdale lo siguió poco después con su “equipo” escogido a dedo, la mayoría de los cuales había trabajado con él antes. Sin embargo, el período de Lansdale como asesor principal del esfuerzo de pacificación que se estaba llevando a cabo en ese momento, "Desarrollo Revolucionario", fue breve. El consenso, según lo enunciado por Frances FitzGerald, es que Lansdale estaba simplemente a la deriva en este último destino en Vietnam: la burocracia de Saigón "lo aisló efectivamente del mando tipo misión y de todo trabajo excepto el de naturaleza simbólica". "Viviendo en su gran villa", Lansdale hasta 1968 "pasaba la mayor parte de su tiempo hablando con intelectuales vietnamitas, algunos ex oficiales del Viet Minh y sus propios devotos estadounidenses". Lansdale se convertiría en "un héroe para los jóvenes funcionarios estadounidenses idealistas que veían el fracaso de la política estadounidense como un fracaso de las tácticas". 50

Como creyente en el potencial del líder u operador individual, la acción quirúrgica aislada, el proyecto de exhibición y, sobre todo, el poder de la guerra psicológica, Lansdale fue el prototipo de la era de la contrainsurgencia. No tuvo ni la paciencia ni la sabiduría para contemplar programas integrales de labor policial poco dramática o de desarrollo o reforma en profundidad. Su vocación era por lo espectacular, lo teatral. En Filipinas, la labor de asesoramiento de Lansdale se consideró relativamente exitosa: allí, la guerra psicológica había contribuido de hecho a la derrota de un movimiento insurgente, aunque los escépticos podían atribuir la derrota a las propias debilidades inherentes de la insurgencia. Además, los trucos de terror y manipulación de la guerra psíquica, que enfatizó en sus conferencias, no parecen haber jugado un papel significativo en la derrota de los Huks. Sin embargo, la defensa de Lansdale de las operaciones especiales, las "bromas pesadas" y la iniciativa individual fue compartida por los contrainsurgentes creativos de la década de 1960 y continúa informando la doctrina del conflicto de baja intensidad en la década de 1990.


Seguridad Social

El número de área lo asigna la región geográfica. Antes de 1972, las tarjetas se emitían en las oficinas locales del Seguro Social en todo el país y el número de área representaba el estado en el que se emitió la tarjeta. Este no necesariamente tenía que ser el Estado donde vivía el solicitante, ya que una persona podía solicitar su tarjeta en cualquier oficina de la Seguridad Social. Desde 1972, cuando la SSA comenzó a asignar SSN y emitir tarjetas de forma centralizada desde Baltimore, el número de área asignado se ha basado en el código postal de la dirección postal proporcionada en la solicitud de la tarjeta de Seguro Social original. La dirección postal del solicitante no tiene que ser la misma que su lugar de residencia. Por lo tanto, el número de área no necesariamente representa el estado de residencia del solicitante, ya sea antes de 1972 o desde entonces.

Generalmente, los números se asignaron comenzando en el noreste y moviéndose hacia el oeste. Así que la gente de la costa este tiene los números más bajos y los de la costa oeste tienen los números más altos.

Nota: No se debe dar demasiada importancia al "código geográfico". No pretende ser ningún tipo de información geográfica utilizable. El esquema de numeración se diseñó en 1936 (antes de las computadoras) para facilitar a la SSA almacenar las aplicaciones en nuestros archivos en Baltimore, ya que los archivos estaban organizados por regiones y alfabéticamente. En realidad, era solo un dispositivo de contabilidad para nuestro propio uso interno y nunca se pretendió que fuera nada más que eso.

Dentro de cada área, el número de grupo (dos (2) dígitos del medio) varía de 01 a 99 pero no se asignan en orden consecutivo. Por razones administrativas, los números de grupo emitidos primero consisten en los números IMPAR del 01 al 09 y luego los números PAR del 10 al 98, dentro de cada número de área asignado a un Estado. Después de que se hayan emitido todos los números del grupo 98 de un área en particular, se utilizan los grupos PAR 02 a 08, seguidos de los grupos ODD 11 a 99.

Los números de grupo se asignan de la siguiente manera:
IMPAR - 01, 03, 05, 07, 09 ------ PAR - 10 a 98
PAR - 02, 04, 06, 08 ------ IMPAR - 11 a 99

Consulte la última tabla de emisión mensual de números de seguro social para conocer los rangos de áreas de SSN más recientes emitidos hasta la fecha. Los supuestos números de Seguro Social que contienen números de área distintos a los que se encuentran en esa tabla son imposibles.

Dentro de cada grupo, los números de serie (los últimos cuatro (4) dígitos) van consecutivamente desde 0001 hasta 9999.


Contenido

Unidades base de la Fuerza Aérea del Ejército Editar

En 1944, las Fuerzas Aéreas del Ejército (AAF) se enfrentaron a un problema con sus unidades en los Estados Unidos. En ese momento, la mayoría de las unidades AAF participaban en la capacitación y preparación de individuos y unidades para su despliegue en teatros de combate o en el cumplimiento de los requisitos logísticos de las unidades en el extranjero. Las unidades militares estándar, basadas en tablas de organización relativamente inflexibles, estaban demostrando estar mal adaptadas a esta misión. En consecuencia, la AAF adoptó un sistema más funcional en el que cada base estaba organizada en una unidad numerada separada. [1] Bajo este sistema, cada comando que reportaba a la AAF recibió una asignación masiva de mano de obra y luego recibió la flexibilidad de formar unidades para llevar a cabo su misión "personalizando" las unidades en cada estación. Los comandos AAF luego organizaron su mano de obra en "Unidades Base AAF" numeradas. Para evitar la duplicación, a los comandos se les asignaron bloques de números para usar al organizar sus unidades, [2] que van desde 100-199 para la Primera Fuerza Aérea hasta 4000-4999 para el Comando de Servicio Técnico Aéreo. Cuando la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) se convirtió en un servicio separado, las Unidades Base AAF se convirtieron en Unidades Base AF.

Organización de la base del ala Editar

En agosto de 1947, la AAF comenzó una prueba de servicio del modelo de organización de la base del ala. [3] Esta prueba se limitó a alas de combate y unificó el grupo de combate y todos los elementos de apoyo en una base bajo una sola ala, que llevaba el mismo número que el grupo de combate. [4] La prueba demostró el plan de base del ala a satisfacción de la nueva USAF y se implementó en todos los comandos de combate en el verano de 1948. [3] El éxito del plan también llevó a su implementación en los comandos de apoyo y las unidades de apoyo. de comandos de combate también. A partir de finales de la primavera de 1948, las Unidades Base AF fueron reemplazadas por alas, grupos y escuadrones. [5] Para el Cuartel General de julio de 1948, la USAF comenzó a asignar bloques de números a sus principales formaciones subordinadas, los Comandos Mayores (MAJCOM), de la misma manera que había asignado bloques para Unidades Base AF. Debido a que las nuevas unidades controladas por MAJCOM serían alas, grupos y escuadrones, al igual que los controlados por el Cuartel General, USAF, los bloques asignados comenzaron en 1100, y los números por debajo de 1000 se reservaron para uso de la USAF. Los números originalmente iban desde 1100-1199 para el comando de campo Bolling hasta 4900-4999 [6] [nota 1] para el comando de armas especiales. Finalmente, los números se expandieron hasta 9999 para las unidades de reserva del Comando Aéreo Continental. [6] [nota 2]

El término utilizado por la USAF para denotar alas (y otras unidades) controladas por MAJCOMs varió durante la primera década en que se utilizó el sistema. Originalmente, se llamaban Unidades de Tabla de Distribución (T / D). [7] [nota 3] Posteriormente se les denominó Unidades Designadas. [8] [nota 4] Desde finales de la década de 1950, el término aceptado era MAJCON (de Major Command Controlled) Unidades, mientras que las unidades controladas por Hq USAF se llamaban AFCON (Air Force Controlled) Unidades. [7] Todas las unidades provisionales eran unidades MAJCON. [8] Aunque el Cuartel General, la USAF ocasionalmente autorizó a los MAJCOM a numerar alas provisionales fuera de los bloques de números asignados a los comandos, en esta lista solo se incluyen alas provisionales de cuatro dígitos. Las alas provisionales numeradas fuera del sistema de cuatro dígitos, como el Ala Estratégica, Provisional 72d en Andersen AFB durante la Guerra de Vietnam o el Ala de Bombardeo, Provisional, 806th en RAF Fairford durante la Operación Tormenta del Desierto, no están incluidas en la lista.

Bajo el sistema de organización y linaje de la USAF, los linajes de las unidades MAJCON (historias, premios y honores de batalla) terminaron cuando las unidades fueron descontinuadas y nunca pudieron ser revividas. [9] La USAF consideró las alas MAJCON "temporales", aunque muchas permanecieron en existencia durante mucho tiempo. [nota 5] Algunas alas MAJCON parecen haber sido revividas, pero incluso cuando tienen el mismo número y nombre, la USAF las considera como dos unidades completamente separadas, como se muestra en las dos entradas para el Ala 1500 de la Base Aérea en la lista.

Aunque la política de la USAF durante esta era indicaba que las unidades MAJCON no podían reactivarse, cuando el sistema MAJCON se terminó en 1991-1992, numerosas unidades MAJCON se convirtieron en unidades AFCON y se les asignaron números de dos o tres dígitos. [10] Además, desde 1991 las unidades MAJCON descontinuadas se han restablecido y "consolidado" (fusionado) con unidades AFCON. [11] Otras antiguas unidades MAJCON han sido revividas como unidades AFCON. [12]

Durante el período cubierto por esta lista, hubo varias ocasiones en las que los Comandos Mayores recibieron la aprobación del Departamento de la Fuerza Aérea para reemplazar MAJCON Wings bajo su control por AFCON Wings. Una de las razones de estos cambios fue mantener el linaje de las unidades de combate existentes o revivir y perpetuar el linaje de unidades inactivas con antecedentes de combate ilustres. En 1963, SAC descontinuó sus Alas de Reabastecimiento Aéreo y Alas Estratégicas equipadas con aviones de combate y las reemplazó con unidades AFCON. [13] ADC había actuado de manera similar en 1955 con el Proyecto Flecha, que fue diseñado para traer de regreso a la lista activa unidades de combate que habían compilado récords memorables en las dos guerras mundiales, aunque el Proyecto Flecha involucró grupos y escuadrones, no alas. [14]

En ocasiones, Hq, USAF proporcionó que un ala AFCON que reemplaza a un ala MAJCON heredó los honores, pero no la historia, del ala reemplazada. Por ejemplo, cuando la 320a Ala de Bombardeo y la 456a Ala Estratégica Aeroespacial reemplazaron a la 4134a Ala Estratégica y la 4126a Ala Estratégica en 1963, heredaron honores (no linaje) de las alas MAJCON que reemplazaron. [15] Esta herencia se produjo porque SAC era consciente de la importancia histórica de los logros de las Alas Estratégicas y la necesidad de perpetuar este linaje, así como el linaje de unidades ilustres que ya no estaban activas. [13] En la práctica, esta herencia de honores se ha limitado a la adopción de emblemas. Mientras que el 320 decidió usar el emblema aprobado anteriormente, el 456 eligió reemplazar el emblema aprobado cuando era un ala de transporte de tropas con el emblema del 4126.

Alas de apoyo táctico FEAF Editar

En julio de 1950, los planificadores de la USAF no previeron que la Guerra de Corea sería de larga duración. En consecuencia, cuando llegó el momento de que las Fuerzas Aéreas del Lejano Oriente desplegaran unidades tácticas en Corea, retuvo sus alas permanentes en Japón ya que estaban fuertemente comprometidas con la defensa aérea de Japón. [16] Sin embargo, al mes siguiente, se hizo evidente que los escuadrones de la base aérea originalmente desplegados en Corea para apoyar a las unidades tácticas no tenían suficiente personal y equipo. Por lo tanto, se organizaron cinco alas de apoyo táctico para el control operativo de los grupos tácticos en Corea. [16] Esto resultó ser un expediente temporal, ya principios de diciembre de 1950 las alas permanentes se desplegaron en Corea para controlar sus grupos tácticos ya ubicados allí, reemplazando las alas de apoyo táctico existentes. [dieciséis]

Alas estratégicas y de reabastecimiento aéreo de SAC Editar

Cuando comenzó el programa de dispersión del Boeing B-52 Stratofortress a fines de la década de 1950, [17] las nuevas unidades SAC creadas para respaldar este programa fueron MAJCON Strategic Wings y recibieron designaciones de cuatro dígitos. Aunque estas alas eran unidades MAJCON, normalmente cada una incluía un Escuadrón de Bombardeo, un Escuadrón de Reabastecimiento Aéreo y un Escuadrón de Mantenimiento de Municiones, todos los cuales eran unidades AFCON. Algunos también incluyeron un Escuadrón de Misiles Estratégicos AFCON. [nota 6] SAC también utilizó el concepto de ala estratégica para el mando de las unidades Boeing B-47 Stratojet y Boeing KC-97 Stratofreighter desplegadas hacia adelante (Operación Reflex). El SAC también tenía varias alas de reabastecimiento de combustible MAJCON cuyos escuadrones voladores eran unidades AFCON.

El proceso de reorganización, que tuvo lugar entre enero y septiembre de 1963, se aplicó a 22 Alas Estratégicas B-52, tres Alas de Reabastecimiento Aéreo y al Ala Estratégica 4321 en la Base de la Fuerza Aérea Offutt, Nebraska, que tenía asignado un escuadrón de misiles estratégicos. "Estas unidades se suspendieron y se activaron unidades AFCON de dos y tres dígitos. En la mayoría de los casos, los escuadrones de bombardeo que habían sido asignados a las alas estratégicas se desactivaron y los escuadrones de bombardeo que previamente habían sido asignados a las alas recién activadas se activaron. Si bien estas acciones fueron casi equivalentes a una nueva designación, no fueron redesignaciones oficiales ". [13] Las alas estratégicas en el extranjero, que tenían unidades AFCON adjuntas para el control operativo, pero no asignadas, no se convirtieron en alas AFCON hasta 1966. [nota 7]

Alas de transporte aéreo MATS Modificar

Cuando se estableció el sistema MAJCON en 1948, el transporte aéreo estratégico y el transporte aéreo táctico se trataron de manera diferente. Las unidades de transporte aéreo táctico (llamadas transporte de tropas) operaban dentro de un teatro de operaciones y se consideraban unidades de combate AFCON. Las unidades de transporte aéreo estratégico (llamado transporte aéreo) operaban principalmente fuera de los teatros de operaciones y se consideraban unidades de apoyo. Como unidades de apoyo, eran unidades MAJCON. Todas las alas de transporte aéreo fueron asignadas al Servicio de Transporte Aéreo Militar (MATS) y numeradas dentro del bloque de 1250 a 1750. En 1952, sin embargo, los escuadrones de transporte aéreo MATS MAJCON fueron reemplazados por Escuadrones AFCON. [nota 8] Al ser alas MAJCON con escuadrones AFCON asignados, las alas de transporte aéreo MATS se parecían a las alas estratégicas SAC. En enero de 1966, MATS fue reemplazado por Military Airlift Command y sus siete alas de transporte aéreo MAJCON existentes fueron reemplazadas por AFCON Military Airlift Wings. [nota 9]

Alas de entrenamiento voladoras Editar

La Fuerza Aérea consideró todas las unidades de entrenamiento como unidades de apoyo. Aunque se les asignó la misión de entrenamiento avanzado, las alas de entrenamiento de la tripulación de combate operaban los mismos tipos de aeronaves que las alas de combate y conservaban la capacidad de aumentar las fuerzas de combate. [18] [19] El Ala de Bombardeo 93d de SAC y el Ala de Transporte Aéreo Militar 443d de MAC eran unidades AFCON que realizaban la misma misión de entrenamiento de tripulación para bombardeo, reabastecimiento de combustible y transporte aéreo. [18] [19] En octubre de 1969, el Comando Aéreo Táctico (TAC) se unió a ellos y reemplazó sus alas de entrenamiento de la tripulación de combate MAJCON para aviones de combate y de reconocimiento con alas de entrenamiento de combate AFCON. [20] [nota 10]

La conversión final de las alas MAJCON a AFCON ocurrió entre 1972 y 1973. Las restantes unidades de entrenamiento de vuelo MAJCON en la Fuerza Aérea fueron asignadas al Comando de Entrenamiento Aéreo (ATC). ATC siguió el ejemplo de TAC y reemplazó sus alas de entrenamiento de pilotos MAJCON y su ala de entrenamiento de navegantes por alas de entrenamiento de vuelo AFCON. [21]

Durante la Guerra del Golfo de 1990-91, las alas MAJCON, como el ala compuesta 7440 (Provisional) en la Base Aérea Incirlik, Turquía, y el Ala Bombardero 801 (Provisional) [nota 11] en la Base Aérea Morón, España sirvieron junto a las alas AFCON. El sistema MAJCON existió hasta el 30 de abril de 1991, cuando todas las unidades se convirtieron en unidades AFCON. Varias alas MAJCOM se convirtieron al estado AFCON mientras conservaban su designación de cuatro dígitos o se volvieron a designar con uno a tres dígitos.

"Al mismo tiempo, la Fuerza Aérea retiró la autorización de los principales comandos para crear organizaciones MAJCON. Esas organizaciones de cuatro dígitos activas el 30 de abril de 1991, cambiaron a organizaciones bajo el control directo del Cuartel General de la USAF para acciones organizativas, eliminando todas las organizaciones MAJCON. Entre las antiguas organizaciones de MAJCON eran unas veinte alas activas de cuatro dígitos. En unos pocos años, sin embargo, todas esas alas fueron desactivadas, consolidadas o reemplazadas por alas de números inferiores ". [22] Un ejemplo es el ala 4404 en Arabia Saudita, que sólo fue reemplazada por un ala AFCON de tres dígitos, el ala expedicionaria aérea 363d, el 1 de diciembre de 1998. [23]

Las alas de cuatro dígitos todavía están permitidas si son organizaciones provisionales, aunque el número de ala se basa en el área de responsabilidad de la unidad, no en el comando al que está asignada. [24] Sin embargo, la mayoría de las unidades provisionales de la USAF ahora son unidades expedicionarias. Aunque las alas expedicionarias se activan según sea necesario por los MAJCOM, sus números están controlados por Hq, USAF y su linaje y honores pueden heredarse. [25]

Ala Localización MAJCOM Organizado Interrumpido
/Movido
Observaciones Árbitro
Ala de la base aérea número 1001
Ala compuesta número 1001
Andrews AFB, MD HQC 1 de octubre de 1957
1 de julio de 1968
1 de julio de 1968
1 de julio de 1969
Fue 1401st ABW. Reemplazado por el 1er ala compuesta. [26] [27]
Ala de Servicios Médicos, Provisional, 1010th Andrews AFB, MD HQC 15 de octubre de 1962 Desconocido [27]
1020a Ala de Actividades Especiales de la USAF Bolling AFB, DC
Fort Myer, VA
HQC 26 de mayo de 1949
30 de julio de 1949
30 de julio de 1949
C. 30 de junio de 1963
Misión absorbida por 1100a ABW. [28] [29]
Ala 1050 de la Base Aérea Andrews AFB, MD HQC 1 de abril de 1949 26 de agosto de 1952 Rediseñado 1401st ABW. [27]
1090a ala de informes especiales de la USAF Sandia Base, Nuevo México USAF C. Mayo de 1951 C. 2 de noviembre de 1964 Fue la Agencia Especial de Reportes de la USAF.
Ala 1100 de la base aérea Bolling AFB, DC HQC 16 de marzo de 1949 30 de septiembre de 1977 Reemplazado por 1100th ABG. [29]
Ala 1100 de la base aérea Bolling AFB, DC MAC 15 de diciembre de 1980 1 de octubre de 1985 Transferido al Distrito de la Fuerza Aérea de Washington como 1100th ABG. [29]
1140a Ala de informes especiales de la USAF Sandia Base, Nuevo México USAFSRA C. 28 de agosto de 1948 Desconocido Rediseñado 1100th USAF Special Reporting Group.
1254a Ala de transporte aéreo Washington Natl Apt, VA
Andrews AFB. Maryland
ALFOMBRILLAS 1 de diciembre de 1960

Abreviaturas: ABG = Grupo de base aérea, ABW = Ala de base aérea, CCTW = Ala de entrenamiento de la tripulación de combate, CSG = Grupo de apoyo de combate, TFW = Ala de combate táctico, TTG = Grupo de entrenamiento técnico


Historia del grupo especial aumentado (SGA) - Historia

Utilice uno de los siguientes servicios para iniciar sesión en PBS:

Intentaste agregar este video a Mi lista. Pero primero, necesitamos que inicie sesión en PBS utilizando uno de los servicios a continuación.

Acaba de intentar agregar este programa a Mi lista. Pero primero, necesitamos que inicie sesión en PBS utilizando uno de los servicios a continuación.

Al crear una cuenta, reconoce que PBS puede compartir su información con nuestras estaciones miembro y nuestros respectivos proveedores de servicios, y que ha leído y comprendido la Política de privacidad y los Términos de uso.

Tienes un máximo de 100 videos en Mi lista.

Podemos eliminar el primer video de la lista para agregar este.

Tienes un máximo de 100 programas en Mi lista.

Podemos eliminar el primer programa de la lista para agregar este.

Annie Tan descubre un momento oscuro en la historia de su familia y # x27.

& quot Me recuerda que tengo un legado que vivir & quot

Los emprendedores asiático-americanos como Jerry Yang ayudaron a convertir Silicon Valley en una potencia

Los inmigrantes asiáticos ayudaron a construir Silicon Valley

Los inmigrantes chinos que construyeron el ferrocarril fueron borrados de la historia, pero no olvidados.

La asombrosa historia de los hombres que construyeron el ferrocarril

Para los estadounidenses de origen coreano como Susan Ahn, la Segunda Guerra Mundial fue una lucha para defender tanto a Estados Unidos como a Corea.

Para Susan Ahn, la Segunda Guerra Mundial fue una lucha para Estados Unidos y Corea

La historia de la identidad, las contribuciones y los desafíos experimentados por los estadounidenses de origen asiático. Mas, mas


El evangelio en vida

Desde nuestra fundación en 1934 hasta hoy, SGA ha estado trabajando con iglesias en Rusia, los países ex soviéticos de Europa del Este y Asia Central para compartir el Evangelio, ayudar a capacitar líderes para la iglesia y ayudar a los heridos y olvidados en el nombre. de Jesús.

Compartiendo el evangelio

SGA conecta a cristianos norteamericanos, como usted, con misioneros plantadores de iglesias rusos individuales, y ayuda a enviarlos a vivir, trabajar y proclamar el Evangelio. ¡Usted puede tener una parte emocionante en este cumplimiento de la Gran Comisión que cambia vidas!

Una donación de sangre y una oportunidad dada por Dios

El pastor Herman comenzó a donar sangre con regularidad hace unos 10 años y oró para que le diera la oportunidad de glorificar a su Salvador Jesucristo.

Equipando la Iglesia

La preparación de pastores, maestros, líderes juveniles y trabajadores infantiles fieles para toda la vida del ministerio es vital para las iglesias evangélicas en Rusia y sus países vecinos. Nuestras escuelas brindan capacitación bíblica doctrinalmente sólida en el ministerio pastoral, la evangelización y la educación cristiana.

Perspectiva de Michael

Durante los últimos 30 años, miles de estudiantes se han graduado del Seminario Bíblico de Irpen y han dedicado sus vidas al servicio cristiano.

Ayudando a los olvidados

En las tierras de Rusia, más de 700.000 niños viven en orfanatos o hogares infantiles estatales. Sus necesidades físicas y espirituales son enormes. La mayoría de estos niños nunca serán adoptados por una familia amorosa. Sin Cristo, se enfrentan a un futuro sombrío.

Bendición de una madre soltera con cuatro hijos en Semyonov

Siguiendo la dirección del Espíritu Santo, una iglesia patrocinada por la SGA en la ciudad de Semyonov en la región rusa de Nizhniy Novgorod ha tomado a Natasha y su familia bajo su protección.

Los huérfanos buscan el amor duradero que solo Dios puede proporcionar. ¡Puedes ayudarlos a encontrarlo!


Referencias

Abbott, Grace. 1941. Del socorro a la seguridad social: el desarrollo del nuevo servicio de bienestar público. Chicago: Prensa de la Universidad de Chicago.

Consejo Asesor de Seguridad Social. 1938. Informe final del Consejo Asesor de Seguridad Social. Washington, DC (10 de diciembre).

& mdash & mdash & mdash. 1949. Los informes del Consejo Asesor de Seguridad Social a la Comisión de Finanzas del Senado. Washington DC.

Altmeyer, Arthur J. 1941. "Seguro social para trabajadores con discapacidad permanente". Boletín de seguridad social 4 (3): 3 y ndash10.

Ball, Robert M. 1973. "Enmiendas al Seguro Social de 1972: Resumen e Historia Legislativa". Boletín de seguridad social 36 (3): 3 y ndash25.

Berkowitz, Edward D. 1987. Política para discapacitados: programas estadounidenses para discapacitados. Nueva York: Cambridge University Press.

Junta de Fideicomisarios de los Fondos Fiduciarios del Seguro Federal de Vejez y Sobrevivientes y Seguro de Incapacidad. 1957. Carta. 30 de Abril.

& mdash & mdash & mdash. 1992. Informe anual de 1992 de la Junta de Síndicos de los Fondos Fiduciarios del Seguro Federal de Vejez y Sobrevivientes y del Seguro por Incapacidad. Washington DC.

Collins, Katherine P. y Anne Erfle. 1985. "Ley de Reforma de la Discapacidad del Seguro Social de 1984: Historia Legislativa y Resumen de Disposiciones". Boletín de seguridad social 48 (4): 5 y ndash11.

Consejo de Asesores Económicos. 2004. Informe económico del presidente. Washington DC.

Derthick, Martha. 1979. Formulación de políticas para la seguridad social. Washington, DC: Institución Brookings.

& mdash & mdash & mdash. 1990. Agency Under Stress: La administración de la seguridad social en el gobierno estadounidense. Washington, DC: Institución Brookings.

Ferron, Don T. 1995. "Tendencias de diagnóstico de los beneficiarios de la seguridad social discapacitados, 1986 & ndash93". Boletín de seguridad social 58 (3): 15 y ndash21.

Hennessey, John C. y L. Scott Muller. 1994. & quot; Esfuerzos laborales de los beneficiarios trabajadores discapacitados: Hallazgos preliminares de la encuesta de seguimiento de nuevos beneficiarios & quot. Boletín de seguridad social 57 (3): 42 y ndash51.

& mdash & mdash & mdash. 1995. "El efecto de la rehabilitación vocacional y los incentivos laborales para ayudar al beneficiario trabajador discapacitado a regresar al trabajo". Boletín de seguridad social 58 (1): 15 y ndash28.

Hess, Arthur E. 1957. "Seguro de vejez, sobrevivientes y discapacidad: Problemas tempranos y operaciones de las disposiciones por discapacidad". Boletín de seguridad social 20 (12): 11 y ndash21.

Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes. 1971. Informe del Comité de Medios y Arbitrios sobre H.R.1. Washington, DC (25 de mayo).

& mdash & mdash & mdash. 2000. 2000 Libro Verde. Washington DC.

Lando, Mordechai E. y Aaron Krute. 1976. "Seguro de discapacidad: cuestiones de programa e investigación". Boletín de seguridad social 39 (10): 3 & ndash17.

Biblioteca del Congreso. 1968. Breve resumen de las principales disposiciones de las enmiendas al Seguro Social de 1967 (P.L. 90-248) y Comparación detallada con la ley anterior. Washington DC.

Muller, L. Scott. 1992. "Beneficiarios por discapacidad que trabajan y su experiencia bajo el programa de incentivos laborales". Boletín de seguridad social 55 (2): 2 y ndash19.

Robertson, A. Haleworth. 1978. "Estado financiero del programa de seguridad social después de las enmiendas a la seguridad social de 1977". Boletín de seguridad social 41 (3): 21 & ndash30.

Schmulowitz, Jack. 1973. "Recuperación y terminación de beneficios: experiencia de los beneficiarios trabajadores discapacitados". Boletín de seguridad social 36 (6): 3 y ndash15.

Snee, John y Mary Ross. 1978. "Enmiendas al Seguro Social de 1977: Historia Legislativa y Resumen de Disposiciones". Boletín de seguridad social 41 (3): 3 y ndash20.

Administracion de la Seguridad Social. Oficina de Seguro de Vejez y Sobrevivientes. 1959. Estadísticas y resumen de la experiencia operativa con discapacidad. Baltimore, MD (29 de junio).

Administracion de la Seguridad Social. Equipo de Reingeniería de Procesos de Discapacidad. 1994. "Rediseño del proceso de discapacidad: la propuesta del equipo de reingeniería del proceso de discapacidad de la SSA". Boletín de seguridad social 57 (2): 51 y ndash55.

Administracion de la Seguridad Social. Oficina de Política Legislativa y Regulatoria. Oficina de Políticas. 1981. "Enmiendas a la discapacidad de la seguridad social de 1980: historial legislativo y resumen de disposiciones". Boletín de seguridad social 44 (4): 14 y ndash31.

Administracion de la Seguridad Social. Oficina de Políticas. Oficina de Investigación, Evaluación y Estadísticas. 2006a. Informe estadístico anual sobre el programa de seguro de invalidez de la seguridad social, 2004. Washington, DC: SSA.

& mdash & mdash & mdash. 2006b. Suplemento estadístico anual del Boletín de la Seguridad Social, 2005. Washington, DC: SSA.

& mdash & mdash & mdash. 2006c. Tendencias en el Seguro Social y los Programas de Ingreso de Seguridad Suplementario por Discapacidad. Washington, DC: SSA.

Junta Asesora de Seguridad Social. 2001. Trazando el futuro de los programas de discapacidad del Seguro Social: la necesidad de un cambio fundamental. Washington, DC: SSAB.

Junta de Seguridad Social. 1944. "Seguridad social durante y después de la guerra: recomendaciones del noveno informe anual de la Junta". Boletín de seguridad social 7 (12): 2 y ndash3.

& mdash & mdash & mdash. 1945. "De cara a la paz: recomendaciones de la Junta de Seguridad Social en su décimo informe anual". Boletín de seguridad social 8(12): 3 .

Soule, Charles E. 1984. Seguro de ingresos por discapacidad: el riesgo único. Homewood, IL: Dow Jones-Irwin.

Stecker, Margaret L. 1951. "Los beneficiarios prefieren trabajar". Boletín de seguridad social 14 (1): 15 y ndash17.


Ver el vídeo: 1st Battalion, 1st Special Forces Group Airborne complete Welcome To The Jungle course (Mayo 2022).