Podcasts de historia

Batalla de Abydos, 411 a. C.

Batalla de Abydos, 411 a. C.

Batalla de Abydos, 411 a. C.

La batalla de Abydos (411 a. C.) fue una segunda victoria ateniense ganada en el Helesponto durante el 411 a. C., y jugó un papel importante en asegurar el suministro de alimentos de Atenas desde el Mar Negro y en restaurar la moral después del desastre de Siracusa en 413 a. C. (Gran Peloponeso Guerra).

Esta fue la primera batalla que tuvo lugar después del final de Tucídides, por lo que tenemos que confiar en los relatos de Jenofonte y Diodoro Siculus. Sus relatos de la batalla son similares en esquema, pero difieren en algunos detalles. En ambas versiones, la batalla comienza cuando Dorieus, hijo de Diagoras, un rodio que sirve en el lado del Peloponeso y al mando de una flota de Rodas, entró en el Helesponto. Fue descubierto por los atenienses y se desarrolló una persecución. Los rodios se vieron obligados a correr hacia la orilla, donde se vieron sometidos a una fuerte presión. Mindaro, el almirante peloponeso en el Helesponto, vio cómo se desarrollaba esta batalla y zarpó con su flota principal. Entonces se desarrolló una gran batalla naval entre las flotas ateniense y peloponesia. Esta fue una batalla reñida hasta que llegó Alcibíades con refuerzos atenienses. En este punto, los peloponesios se dirigieron a la costa, donde fueron salvados de un desastre total por su aliado, el sátrapa persa Farnabazus. Los atenienses lograron capturar una serie de barcos enemigos y luego se retiraron habiendo obtenido una victoria.

Nuestras dos fuentes coinciden en los primeros momentos de la batalla. Dorieus y su flota entraron en Hellespont donde fueron avistados por vigías atenienses. Jenofonte le da a Dorieus catorce barcos, Diodoro no menciona el tamaño de esta flota. Llegamos ahora a nuestro primer desacuerdo. Ambas fuentes coinciden en que los atenienses se hicieron a la mar para interceptar a Dorieus, pero discrepan sobre el número de barcos implicados en este momento. Diodoro da una cifra de setenta y cuatro barcos, toda la flota ateniense. Jenofonte sitúa la cifra en veinte, lo que sugiere que solo una parte de la flota ateniense estaba involucrada en esta etapa. Dorieus respondió dirigiéndose a la orilla, aterrizando en Dardanus o Rhoeteum. Ambos lugares estaban en la costa sur del Helesponto y al suroeste de la base principal del Peloponeso en Abydos.

Los atenienses siguieron a Dorieus e intentaron capturar sus barcos varados, pero aparentemente sin éxito. Según Jenofonte, finalmente se rindieron y regresaron a su propia base. En ambos relatos, el almirante del Peloponeso Mindarus vio la lucha y se hizo a la mar con su flota principal. Diodoro le da ochenta y cuatro barcos en su propia flota y un total de noventa y siete una vez que las dos flotas se unieron, lo que sugiere que Dorieus ahora tenía trece barcos. Mindaro tomó el mando del ala derecha y sus aliados siracusanos comandaban el de la izquierda.

Los atenienses respondieron llevando toda su flota para hacer frente a la nueva amenaza. Thrasybulus lideró su ala derecha, frente a Mindarus, y Thrasyllus a la izquierda, frente a los siracusanos. Nuestras dos fuentes están de acuerdo en que la batalla resultante fue un asunto largo y reñido, que duró desde temprano en la mañana hasta media tarde, según Jenofonte. Se decidió por casualidad. Alcibíades, ahora de regreso al servicio ateniense, llegó al Helesponto con 18 o 20 barcos. Al principio, ninguno de los bandos sabía con certeza de qué lado se unirían los recién llegados, pero pronto quedó claro que eran atenienses. Los peloponesios reaccionaron intentando escapar a un lugar seguro en Abydus, donde serían protegidos por el ejército persa de Pharnabazus.

Según Diodoro, los atenienses capturaron diez barcos durante la persecución, pero una tormenta les impidió seguir adelante. Cuando alcanzaron a los peloponesios, habían desembarcado y se habían unido a los persas, y a pesar de sus mejores esfuerzos, los atenienses no pudieron capturar más barcos.

Jenofonte no menciona la tormenta, pero está de acuerdo en que los enfrentamientos tuvieron lugar en la costa, entre los atenienses que intentaban capturar barcos y los peloponesios y persas. En este relato, los atenienses tienen más éxito, capturando treinta barcos enemigos sin sus tripulaciones (presumiblemente remolcándolos fuera de la playa mientras sus tripulaciones estaban en tierra). También recuperaron sus propios barcos perdidos durante la principal batalla naval reñida.

En cualquier caso, la batalla terminó como una victoria ateniense, y combinada con la victoria anterior en Cynossema (411 a. C.) ayudó a evitar que los peloponesios cortaran las cruciales líneas de suministro de Atenas al Mar Negro, de donde provenía gran parte de la comida de la ciudad.


Stargate - La batalla por Abydos

La batalla por Abydos se libró en el final de la sexta temporada de Stargate SG-1. En esta batalla, las flotas combinadas de los Señores del Sistema traen una fuerza de varias Ha & rsquotak (naves nodrizas de Goa & rsquould) que rodean la nave de Anubis. Aunque no fue la parte más importante del episodio, nos permitió vislumbrar el poder que Anubis ejercía a través de su sabiduría como un ser medio ascendido.

Abydos es, en sí mismo, un planeta desértico habitado por humanos y anteriormente en los dominios de Ra. Anubis había enviado su barco a Abydos en busca de una antigua reliquia, el Ojo de Ra, que, una vez adquirido, le habría dado un inmenso poder sobre todo. El SG-1 y los Lord & rsquos del Sistema intentaron detenerlo (aunque no lo habían planeado con anticipación y no eran aliados en Abydos) y, por lo tanto, enviaron su flota a Abydos mientras el SG-1 estaba en el planeta cuidando el Ojo de Real academia de bellas artes. Anubis, sin embargo, recibió el Ojo con la promesa de que dejaría el planeta en paz. Cuando recibió el Ojo, logró encender una superarma.

La flota de los Señores del Sistema estaba dirigida por el Señor del Sistema Yu. Llegaron en órbita alrededor del planeta después de Anubis y rodearon su nave. Le dieron tiempo para pensar en rendirse. Durante el tiempo, Anubis logró obtener el Ojo y potenciar su superarma, como se dijo antes. Envió una carga desde una aguja en la nave de Anubis y rsquo a la otra Goa & rsquould Ha & rsquotak. Todos los Ha & rsquotak abrieron fuego instantáneamente, pero sus armas no eran rival para los escudos de la nave de Anubis y rsquo. Varios Ha & rsquotak cayeron momentáneamente, pero muchos continuaron disparando también. Cuando solo quedaban unos pocos, los Ha & rsquotak se retiraron. Lord Yu estaba a bordo de una de las embarcaciones que logró huir.

Después de que el Ha & rsquotak huyó, Anubis giró el arma de su nave hacia el planeta. Como había prometido no lastimar a los Abydonians, Daniel Jackson ascendió (quien había formado la transición del Ojo a Anubis) intentó asaltar a Anubis, pero fue detenido. Anubis luego aniquiló todo en el planeta con su superarma.

Hay una batalla en la historia que es bastante similar a la de Abydos, en términos de situación y resultado. La batalla de Ager Falernus se libró en el 217 a. C. entre Aníbal y Quinto Fabio Máximo, cónsul y dictador de la República romana. Las fuerzas romanas rodearon a Aníbal en las llanuras de Falernus, de las cuales la única salida fue cortada por fuerzas hostiles (custodiando un río y pasos de montaña).

Quintus Fabius mantuvo una línea clara al no involucrar al adversario, por lo que aquí es donde las situaciones difieren un poco, pero no mucho. Hannibal pensó en una forma de salir enviando ganado arrasado por la ladera con algunos protectores (alrededor de 2.000 hombres junto con el ganado). Los romanos que custodiaban el paso se marcharon porque pensaban que era el principal ejército cartaginés, pero el cónsul no se movió de su campamento porque pensó que las batallas nocturnas eran demasiado traicioneras. El ejército principal de Aníbal, a partir de entonces, salió por el paso y la gente que se había quedado junto con el ganado también se salvó debido a las acciones de los guerreros españoles. También lograron matar a muchos romanos que estaban en el paso tratando de evitar que los cartagineses se fueran.


Una historia de Gallipoli

El sitio de Troya en el lado asiático, que mira hacia el cabo Helles, tiende a dominar la historia cultural de la región. Del mismo modo, Homero, el poeta de la Ilíada, domina la literatura occidental como ningún otro individuo.

La presencia de Troy al otro lado de la vía fluvial no pasó desapercibida para aquellos soldados que tuvieron un compromiso académico con los Clásicos en los años anteriores a la guerra, como Patrick Shaw-Stewart, Compton Mackenzie, John Masefield y Sir Ian Hamilton. Muchos soldados británicos, como Robert Graves, de las grandes escuelas y universidades privadas, llevaron consigo textos clásicos al frente occidental. Pero los destinados a Gallipoli, comprensiblemente, sintieron que tenían una conexión especial con la antigüedad.

El poeta Rupert Brooke apenas podía ocultar su alegría de ir a Gallipoli, a los campos de batalla de Troya, en lugar de a Francia o Bélgica. Resultó que nunca lo logró porque murió en Scyros, la isla de Aquiles, justo antes del primer desembarco en Helles.

Rupert Brooke, poeta inglés, murió antes de llegar a Gallipoli. michaelrogers, CC BY-NC

También hubo muchas otras luchas de renombre en el área inmediata, incluida la guerra griega con los persas de 480-479 a. C. Esta guerra seguramente debe ser una de las luchas más importantes de la historia europea, dado que la existencia misma de las ciudades griegas dependía de su victoria sobre el enemigo.

Herodoto es nuestra principal fuente histórica de esta lucha. Termina todo su trabajo en la península de Gallipoli en el modesto y pequeño pueblo de Eceabat, a poca distancia del campo de batalla de Anzac.

Más tarde, en el mismo siglo, los atenienses y espartanos, junto con sus aliados, libraron algunas batallas navales monumentales en el estrecho de los Dardanelos. Estos fueron parte de la guerra del Peloponeso librada entre las dos superpotencias griegas desde el 431 al 404 a. C. La batalla de Cynossema (411 a. C., frente a la actual Kilitbahir, cerca de Eceabat) involucró a unos 160 barcos. Se combatió solo un poco más arriba del canal desde donde las armadas francesa y británica sufrieron el duelo el 18 de marzo de 1915.

Del mismo modo, la batalla de Aigospotami (405 a. C., cerca de la actual Gelibolu) vio una lucha aún más monumental de unos 350 barcos. Se podría decir que esta última lucha fue el conflicto final y decisivo de la guerra del Peloponeso y produjo la inminente derrota de Atenas.

En el siglo IV, Alejandro Magno, probablemente el visitante más famoso de la península, llegó a la península y envió a su ejército a través de los estrechos de Sestos a Abydos. Bajó a la punta del Gallipoli en Helles y cruzó desde allí a la Troya de Homero.


A pesar de ser conocido por su formidable ejército, Esparta ha sufrido tantas, si no más, derrotas famosas como victorias en batalla. Por lo tanto, preguntamos: & # 8220¿Es Sparta & # 8217 el ejército más famoso en realidad sobrevalorado? & # 8221 ¡Examine la lista de su historial de batalla a continuación y háganos saber sus pensamientos en los comentarios usando Disqus!

Profundizando: 22 derrotas espartanas

En 669/8 a. C., los argivos derrotaron a Esparta en la Primera Batalla de Hysiae.

C ª. 550 a. C., los Arcadianos derrotaron a Esparta en la Batalla de los Grilletes.

20.000 bajas y pérdidas persas. Sin embargo, las ciudades-estado griegas (incluida Esparta) finalmente ganaron la guerra contra Persia.

En 429 a. C., Atenas con 20 trirremes derrotó a Esparta, Corinto y otros miembros de la Liga del Peloponeso con 47 trirremes en la Batalla de Rhium. Si bien Atenas no sufrió bajas ni pérdidas, 12 barcos, con la mayoría de sus tripulaciones, en el otro lado fueron capturados.

También en el 429 a. C., Atenas volvió a derrotar a los peloponesios (Liga de Corinto y Esparta) en la Batalla de Naupactus. Esta vez, Atenas tenía 40 barcos contra 77 barcos. Atenas perdió 8 barcos capturados contra al menos un barco hundido y 6 barcos capturados en el lado del Peloponeso.

En 425 a. C., Atenas derrotó a Esparta en la batalla de Pylos. Atenas tenía 50 barcos, 90 hoplitas y

540 tropas ligeras. Esparta tenía 60 barcos y un número indeterminado de tropas. Atenas perdió 8 barcos Esparta perdió 18 barcos.

En el 411 a. C., Atenas con 76 barcos derrotó a Esparta con 86 barcos en la Batalla de Cynossema. Atenas perdió 15 barcos Esparta perdió 21 barcos.

En 410 a. C., Atenas derrotó a Esparta y sus aliados en la batalla de Abydos. Atenas tenía 74 barcos más 18 barcos como refuerzos contra Esparta y sus aliados & # 8217 97 barcos. Las pérdidas atenienses fueron mínimas, pero Esparta y sus aliados perdieron 30 barcos.

En 410 a. C., Atenas derrotó a Esparta y Persia en la batalla de Cyzicus. ¡Los 86 trirremes de Atenas y # 8217 triunfaron sobre 80 trirremes con Atenas sufriendo pérdidas mínimas, mientras que los enemigos de Atenas y # 8217 perdieron toda la flota!

En el 406 a. C., Atenas, a pesar de perder 25 de los 155 barcos, derrotó a Esparta, que perdió 70 de los 120 barcos, en la Batalla de Arginusae. Sin embargo, a pesar de las derrotas enumeradas anteriormente que ocurrieron entre el 429 a. C. y el 406 a. C., la Liga Pelopponesiana dirigida por Esparta finalmente ganó la Guerra del Peloponeso sobre la Liga de Delos dirigida por Atenas. Sin embargo, Atenas volvería a luchar contra Esparta muy pronto & # 8230

En 403 o 404 a. C., los exiliados atenienses que consistían en 700 soldados de infantería derrotaron a la guarnición espartana de Atenas que consistía en 700 soldados de infantería y dos divisiones de caballería. Las bajas y pérdidas en el exilio ateniense fueron leves, pero 123 espartanos murieron.

En 403 o 404 a. C., la batalla de Munichia se libró entre 1.000 atenienses exiliados por el gobierno oligárquico de los Treinta Tiranos y los varios miles de fuerzas de ese gobierno, apoyados por una guarnición espartana. En la batalla, una fuerza sustancialmente superior compuesta por la guarnición espartana de Atenas y el ejército del gobierno oligárquico atacó una colina en El Pireo (la Muniquia) que había sido tomada por 1.000 exiliados, pero fue derrotada. Los exiliados atenienses & # 8217 bajas y bajas fueron ligeras a sus oponentes, sin embargo, perdieron 70 hombres muertos.

En 395 a. C., Tebas derrotó a Esparta en la batalla de Haliartus. El líder espartano Lisandro, el héroe triunfante de la Guerra del Peloponeso, murió en esta batalla.

En el 394 a. C., Atenas y Persia (90 trirremes) derrotaron a Esparta (85 trirremes) en la batalla de Cnidus. Las pérdidas de Atenas y Persia fueron mínimas, ¡pero Esparta perdió toda una flota! La guerra terminó de manera inconclusa con Persia dictando la paz.

En 391 a. C., Atenas con una fuerza compuesta casi en su totalidad por peltastas (infantería ligera) derrotó a 600 hoplitas espartanos (infantería pesada) en la batalla de Lechaeum. Las bajas y pérdidas atenienses fueron mínimas, pero 250 espartanos murieron. El significado histórico de esta batalla es que marcó la primera ocasión en la historia griega en la que una fuerza compuesta principalmente por tropas ligeras derrotó a una fuerza hoplita.

En 376 a. C., la Atenas clásica derrotó a Esparta en las batallas de Naxos.

En 375 a. C., 300 de Tebas derrotaron a 1.000-1.800 espartanos en la batalla de Tegyra.

En 371 a. C., la Liga Beocia liderada por Tebas, que constaba de 6.000 a 7.000 hoplitas y 1.500 jinetes, derrotó a 10.000-11.000 hoplitas espartanos y otros 1.000 jinetes espartanos en la Batalla de Leuctra. Según el historiador griego Diodorus Siculus, los vencedores perdieron solo 300 contra más de 4000 bajas y pérdidas en el lado perdedor.

En el 331 a. C., 40.000 macedonios derrotaron a 22.000 espartanos (20.000 de infantería y 2.000 de caballería) en la Batalla de Megalópolis. Las bajas y pérdidas macedonias ascendieron a 3.500, mientras que las bajas y pérdidas espartanas ascendieron a 5.300 e incluyeron al rey espartano Agis III.

En 222 a. C., Macedonia y la Liga Aquea con 28.000 infantes y 1.200 jinetes derrotaron a Esparta y unos 20.000 infantes y 650 jinetes en la Batalla de Sellasia. Aunque las bajas y pérdidas macedonias y aqueas fueron sustanciales, las bajas y pérdidas de Esparta fueron cuantiosas, habiendo muerto 5.800 espartanos.

En 207 a. C., la Liga Aquea derrotó a Esparta en la Batalla de Mantinea.

En 195 a. C., unos 50.000 hombres lucharon por una alianza de Roma, la Liga Aquea, Rodas, Pérgamo y Macedonia contra Esparta en la Batalla de Gythium. Ganaron los aliados.

Profundizando: 15 victorias espartanas

Sin embargo, Sparta ha ganado varias victorias, aunque es posible que notes que esta lista es en realidad más corta que la lista de derrotas de Sparta. Estos incluyen las siguientes batallas:

C ª. 682 a. C., Esparta obtuvo una victoria decisiva sobre Messenia y Arcadia en la Batalla del Gran Foss.

En el 457 a. C., 11.500 espartanos derrotaron a 14.000 atenienses en la batalla de Tanagra. Se desconocen las bajas y pérdidas de la batalla.

En 494 a. C., Esparta derrotó a Argos en la batalla de Sepeia. Las bajas y pérdidas de Argos & # 8217 ascendieron a 6.000.

En 417 a. C., en la Segunda Batalla de Hysiae, los espartanos capturaron la ciudad argiva de Hysiae, tomando a todos los ciudadanos varones como rehenes antes de posteriormente matar a los rehenes.

En el 411 a. C., 9.000 espartanos derrotaron a 8.000 atenienses en la batalla de Syme. Las bajas y pérdidas de los espartanos ascendieron a 900, mientras que las bajas y pérdidas de Atenas ascendieron a 2.900.

En septiembre del 411 a. C., 8.000 espartanos derrotaron a 11.000 atenienses en la batalla de Eretria. Las bajas y pérdidas de Sparta & # 8217 ascendieron a 1.100 bajas y las pérdidas de Atenas & # 8217 ascendieron a más de 4.000.

En el 406 a. C., Esparta con 90 barcos logró derrotar a Atenas con 80 barcos en la Batalla de Notium. Esparta no sufrió bajas, pero Atenas perdió entre 15 y 22 barcos.

También en el 406 a. C., Esparta & # 8217s 170 barcos derrotaron Atenas & # 8217s 70 barcos en la Batalla de Mitilene.

En el 405 a. C., 180 barcos que luchaban por Esparta, Persia, Corinto y la Liga del Peloponeso ganaron la batalla decisiva de Aegospotami sobre 170 barcos que luchaban por Atenas y la Liga de Delos. Si bien las pérdidas de los espartanos fueron mínimas, Atenas perdió 150 barcos y también 3.000 marineros que fueron ejecutados. Atenas fue entonces sitiada. La rendición de Atenas terminó con la guerra del Peloponeso.

En el 403 a. C., Esparta derrotó a los exiliados atenienses en la batalla del Pireo. Aunque se desconocen las pérdidas de los espartanos, murieron más de 180 exiliados atenienses.

En 394 a. C., 18.000 hoplitas espartanos derrotaron a 24.000 hoplitas de Tebas, Argos, Atenas y Corinto en la batalla de Nemea a un costo de 1.100 espartanos muertos o heridos y 2.800 tebanos, argivos, atenienses y corintios muertos o heridos.

En 394 a. C., Esparta y Orcómeno con una fuerza de 15.000 derrotaron a Tebas, Argos y aliados con una fuerza de 20.000 en la Batalla de Coronea. Los vencedores sufrieron bajas y pérdidas por un total de 350 frente a los perdedores que sufrieron bajas y pérdidas por un total de 600.

En la primavera del 272 a. C., más de 2.000 espartanos y macedonios derrotaron a 27.000 hombres y 24 elefantes de Epiro en el asedio de Esparta. Las bajas y pérdidas fueron cuantiosas en ambos lados.

En 227 a. C., Esparta derrotó a la Liga Aquea en la Batalla del Monte Lycaeum. Las pérdidas del Spartan fueron leves, pero las pérdidas de la Liga Achcaean & # 8217 fueron grandes.

En 226 a. C., Esparta volvió a derrotar a la Liga Aquea en la decisiva Batalla de Dyme. Las fuerzas de Esparta incluían entre 9.000 y 11.000 mientras el rey Cleómenes III (r. 235-222 a. C.) entrenó a 4.000 nuevos hoplitas para su fuerza de 5.000 hoplitas ya activos, mientras que 600 del total pueden haber sido caballería. La Liga Aquea tenía alrededor de 20.000 soldados en total, de los cuales alrededor de 800-1000 eran de caballería. Las bajas y pérdidas de los espartanos fueron bajas, pero las pérdidas de la Liga Aquea fueron grandes.

Profundizando más: dos resultados no concluyentes

Otras batallas que involucraron a Esparta tuvieron resultados menos claros.

C ª. 684 a. C., Mesenia luchó contra Esparta con resultados controvertidos en la Batalla de Deres.

En 546 a. C., Argos y Esparta enfrentaron a 300 hombres entre sí en la indecisa Batalla de los 300 Campeones con 299 de Esparta y # 8217 300 muertos o perdidos y 298 de Argos y # 8217 300 muertos o perdidos.

Pregunta para estudiantes (y suscriptores): ¿Es el ejército de Esparta muy célebre realmente sobrevalorado? Háganos saber en la sección de comentarios debajo de este artículo.

Si le gustó este artículo y le gustaría recibir una notificación de nuevos artículos, no dude en suscribirse a Historia y titulares gustándonos en Facebook y convertirse en uno de nuestros patrocinadores!

¡Apreciamos mucho su número de lectores!

Evidencia histórica

Para obtener más información, consulte & # 8230

Hutchinson, Godfrey. Esparta: no apta para el Imperio. Libros de primera línea, 2015.

La imagen destacada en este artículo, Leonidas en las Termópilas (1814) de Jacques-Louis David, es una reproducción fotográfica fiel de una obra de arte bidimensional de dominio público. La obra de arte en sí es de dominio público por la siguiente razón: Esta obra está en el dominio publico en su país de origen y en otros países y áreas donde el término de derechos de autor es el autor & # 8217s vida más 70 años o menos.


El Templo de Ramsés II - también llamado el "Templo del Portal"

Además de construir el Templo de Seti I con su padre, Ramsés II también construyó su propio templo, a unas 300 yardas al noroeste de la de su padre. Construido de piedra caliza con pilares de piedra arenisca, este templo es colorido y más moderno que el templo de Seti I. El templo de Ramsés II cuenta con marcos de puertas de granito rosa y negro, con un santuario de alabastro. En la entrada hay un pilón en ruinas y un patio con un portal de granito rosa que conduce a un corte de peristilo (sin techo). El segundo patio está rodeado por pilares que representan a Ramsés II en un Pose de Osirid. Una pose de Osirid se asemeja a la apariencia de una momia, con los brazos cruzados sobre el pecho. Un pórtico conduce a dos salas flanqueadas por pilares con capillas fuera de esas salas. Los relieves de la batalla de Kadesh, que se remontan al Reino Medio, se encuentran aquí.


Abydos, ciudad de peregrinaje de los faraones

Las Listas Indicativas de los Estados Partes son publicadas por el Centro del Patrimonio Mundial en su sitio web y / o en documentos de trabajo con el fin de garantizar la transparencia, el acceso a la información y facilitar la armonización de las Listas Indicativas a nivel regional y temático.

La responsabilidad exclusiva del contenido de cada lista indicativa recae en el Estado Parte interesado. La publicación de las Listas Indicativas no implica la expresión de opinión alguna del Comité del Patrimonio Mundial o del Centro del Patrimonio Mundial o de la Secretaría de la UNESCO sobre la condición jurídica de ningún país, territorio, ciudad o zona o de sus límites.

Los nombres de las propiedades se enumeran en el idioma en el que han sido presentados por el Estado Parte.

Descripción

Antecedentes históricos El área fue ocupada por las poblaciones de el-Amra, luego de Nagada, quienes construyeron un pueblo prehistórico y protodinástico que luego se convirtió en la ciudad de Abdjou (Abydos es la transcripción del nombre egipcio) con reyes protodinásticos (Horus) y el Thinites (I y II dinastía), cuya capital (Este) estaba un poco más al norte y cuya principal necrópolis estaba en el área de Um el-Qaab. Numerosos templos, a menudo dedicados a la divinidad local, también se remontan al período Thinites, así como dos fortalezas en Shünet el-Zebib. La importancia de Abydos aumentó con el establecimiento, con la V dinastía, del culto a Osiris, dios y soberano de la tierra. Según la mitología, la ciudad albergaba su tumba principal que contenía su cabeza después de que su hermano Seth desmembrara su cuerpo. Antef II (2121-2070, comienzo de la XI dinastía) convirtió oficialmente Abydos en la ciudad de Osiris y principal centro del culto a Osiris. Los egipcios creían que cada difunto era un Osiris: la proximidad del dios de los muertos aumentaba así las posibilidades de resurrección y de vida eterna. Deseando ser enterrados allí, aunque solo sea simbólicamente, algunos faraones de la II dinastía en adelante y los fieles también erigieron pequeños cenotafios de ladrillo o estelas que los representan cerca de la tumba de Osiris, señor del inframundo. La ciudad se convirtió así en uno de los centros culturales más importantes donde se celebraban los misterios de la fiesta del dios. El Libro de los Muertos que llamó a Abydos "la isla de los Justos" contiene una fórmula específica "para entrar en Abydos y formar parte del séquito de Osiris". La mayoría de los monumentos de Abydos se basan en esta creencia. En la colina de Kom es-Sultan (en el centro de la antigua ciudad sagrada) y dedicada a Osiris después de la XII dinastía, el santuario de Khentamention se construyó principalmente con ladrillos sin cocer, de ahí su desaparición, pero las obras de construcción continuaron sin interrupción durante casi todo el período egipcio. Estas creencias funerarias explican también la existencia de enormes necrópolis de diversas épocas ubicadas entre el área de la ciudad y los templos que hoy son los más importantes, el de Sethi I (1294-1279) y su hijo Ramsés II (1279-1213, XIX dinastía). ). Abydos alcanzó el apogeo de su gloria bajo estos dos reyes. Por razones políticas y religiosas Sethi construí allí un templo funerario para este padre Ramsés I y otro para él. Prácticamente no queda nada del templo de Ramsés I, mientras que el de Sethi I es una de las obras maestras mejor conservadas del antiguo Egipto. El templo de Sethi I El templo iniciado por Sethi I, el diseño general, y completado por su hijo Ramsés II (es decir, la parte principal y la decoración) es una pieza arquitectónica excepcional por varias razones: 1 °) su valor arquitectónico: a diseño doblemente original de la planta con una forma en ángulo recto en lugar de seguir un eje central y tiene siete ejes paralelos que conducen a siete capillas una al lado de la otra, cada una dedicada a una divinidad. 2 °) El valor documental excepcionalmente rico y variado de algunos relieves que arrojan información rara y precisa sobre: ​​a) la lista de reyes que gobernaron Egipto desde los primeros reyes Thinite (I y II dinastía) hasta el propio Seti I (XIX dinastía) aprox. de 2500 a 1290, con la excepción de tres reyes (1359-1342) omitidos a propósito, incluido Akhenaton, el rey hereje b) la lista de 42 nomos de Egipto (22 para el Alto Egipto y 20 para el Bajo Egipto) c) la ilustración completa del mito de Osiris donde se retrata al dios Seth, el furioso hermano de Osiris que representaba las fuerzas del mal, y parece que esta es la única vez que se muestra al dios asesino Seth en un templo al lado de Osiris. 3 °) El valor estético de las esculturas en relieve, especialmente aquellas con Sethi I presentando ofrendas a Osiris, y realzadas con pinturas donde los delicados trazos y la elegante composición se destacan sutilmente del fondo, constituyen una verdadera proeza técnica y establecen el "purismo clásico "que caracterizó el arte de este período así como una profunda religiosidad. El Templo de Ramsés II Desafortunadamente, solo quedan las partes inferiores de las estructuras arquitectónicas del templo construido por Ramsés II para su propia gloria. Quedan todavía algunos restos extremadamente significativos de la decoración realizada con sumo cuidado e infinita paciencia, así como el famoso poema de Pentaoun en el segundo pilón, sobre la batalla de Qadesh, una pieza de valentía del período guerrero del gran rey de Egipto, cuyo gran templo de Abu Simbel también tiene uno de los relieves más bellos. El plan- El primer patio había desaparecido, solo el segundo patio sobrevivió con un pórtico doble, seguido del santuario y luego dos salas hipóstilas en la parte posterior de las cuales, en el eje del templo, se encuentran tres capillas dedicadas a los tres dioses, Osiris, Isis y Horus, mientras que otras capillas subsidiarias conducen a los lados del segundo hipóstilo. El Osirion A menudo atribuido a Osiris, sin embargo, las opiniones están divididas en cuanto al destino de esta construcción inusual: ¿es este el cenotafio de Sethi II o la tumba ritual de Osiris o ambos al mismo tiempo? Descripción- La plataforma central de granito estaba rodeada por un canal, como un islote. Diez pilares centrales gigantes, siete de los cuales son monolitos, sirvieron como arquitrabes que sostienen una probable cubierta. A su alrededor hay salas subsidiarias, una de las cuales es una gran sala con techo de brea con una abundante decoración que incluye motivos astronómicos y una evocación a la resurrección de Sethi I: ¿es esta la sala del sarcófago del rey? Se encuentran los restos de una ciudad, una pirámide y un templo funerario, un cenotafio, un templo con terrazas y los santuarios de la reina Tetisheri de la época de Ahmosis I (XVIII dinastía). Abydos, en la época de Estrabón (58 a. C., entre el 21 y el 25 d. C.) ya era solo un pequeño centro cuya importancia se había reducido a un lugar de culto.


División interna y caída

los Guerra del Peloponeso fue una antigua guerra griega librada por la Liga de Delos dirigida por Atenas contra la Liga del Peloponeso dirigida por Esparta. Los historiadores han dividido tradicionalmente la guerra en tres fases. En la primera fase, la Guerra de Archidamian, Esparta lanzó repetidas invasiones de Ática, mientras que Atenas aprovechó su supremacía naval para asaltar la costa del Peloponeso e intentar suprimir los signos de malestar en su imperio. Este período de la guerra concluyó en el 421 a. C., con la firma de la Paz de Nicias. Sin embargo, ese tratado pronto se vio socavado por la reanudación de los combates en el Peloponeso. En 415 aC, Atenas envió una fuerza expedicionaria masiva para atacar Siracusa, Sicilia el ataque fracasó desastrosamente, con la destrucción de toda la fuerza en 413 aC. Esto marcó el comienzo de la fase final de la guerra, generalmente conocida como Guerra Deceleana o Guerra Jónica. En esta fase, Esparta, que ahora recibía apoyo del Imperio aqueménida, apoyó rebeliones en los estados súbditos de Atenas en el mar Egeo y Jonia, lo que socavó el imperio de Atenas y, finalmente, privó a la ciudad de la supremacía naval. La destrucción de la flota de Atenas en la batalla de Aegospotami puso fin a la guerra y Atenas se rindió al año siguiente. Corinto y Tebas exigieron que Atenas fuera destruida y todos sus ciudadanos esclavizados, pero Esparta se negó.

Este artículo se refiere al período 409 AC y # 8211 400 AC.

Esta década fue testigo del continuo declive del Imperio aqueménida, la feroz guerra entre las ciudades-estado griegas durante la Guerra del Peloponeso, el período de los Reinos Combatientes en curso en la China de la dinastía Zhou y los últimos años de la civilización olmeca en el México actual.

Thrasybulus Fue un líder general y democrático ateniense. En 411 a. C., a raíz de un golpe oligárquico en Atenas, los marineros a favor de la democracia en Samos lo eligieron como general, lo que lo convirtió en el líder principal de la resistencia democrática al golpe que finalmente triunfó. Como general, fue responsable de retirar del exilio al controvertido noble Alcibíades, y los dos trabajaron juntos extensamente durante los siguientes años. En 411 y 410, Trasybulus estuvo al mando junto con Alcibíades y otros en varias victorias navales atenienses críticas.

Alcibíades, hijo de Cleinias / & # 716 & # 230ls & # 601 & # 712ba & # 618 & # 601diz / Griego antiguo: & # 7944 & # 955 & # 954 & # 953 & # 946 & # 953 & # 940 & # 948 & # 951 & # 962, romanizado:Alkibi & # 225d & # 275s, [alkibi & # 225d & # 603 & # 720s], del deme de Scambonidae, fue un prominente estadista, orador y general ateniense. Fue el último miembro famoso de la familia aristocrática de su madre, los Alcmaeonidae, que perdió protagonismo después de la Guerra del Peloponeso. Desempeñó un papel importante en la segunda mitad de ese conflicto como asesor estratégico, comandante militar y político.

Año 411 a. C. fue un año del calendario romano pre-juliano. En ese momento, se conocía como el Año del Consulado de Mugillanus y Rutilus. La denominación 411 a. C. para este año se ha utilizado desde principios del período medieval, cuando la era del calendario Anno Domini se convirtió en el método predominante en Europa para nombrar años.

Theramenes fue un estadista ateniense, destacado en la última década de la guerra del Peloponeso. Fue particularmente activo durante los dos períodos de gobierno oligárquico en Atenas, así como en el juicio de los generales que habían comandado en Arginusae en el 406 a. C. Oligarca moderado, a menudo se encontraba atrapado entre los demócratas por un lado y los oligarcas extremistas por el otro. Successful in replacing a narrow oligarchy with a broader one in 411 BC, he failed to achieve the same end in 404 BC, and was executed by the extremists whose policies he had opposed.

El naval Battle of Cyzicus took place in 410 BC during the Peloponnesian War. In the battle, an Athenian fleet commanded by Alcibiades, Thrasybulus, and Theramenes routed and completely destroyed a Spartan fleet commanded by Mindarus. The victory allowed Athens to recover control over a number of cities in the Hellespont over the next year. In the wake of their defeat, the Spartans made a peace offer, which the Athenians rejected.

los Sicilian Expedition was an Athenian military expedition to Sicily, which took place from 415� BC during the Peloponnesian War between the Athenian empire, or the Delian League, on one side and Sparta, Syracuse and Corinth on the other. The expedition ended in a devastating defeat for the Athenian forces, severely impacting Athens.

los History of the Peloponnesian War is a historical account of the Peloponnesian War, which was fought between the Peloponnesian League and the Delian League. It was written by Thucydides, an Athenian historian who also served as an Athenian general during the war. His account of the conflict is widely considered to be a classic and regarded as one of the earliest scholarly works of history. los Historia is divided into eight books.

El naval Battle of Cynossema took place in 411 BC during the Second Peloponnesian War. In the battle, an Athenian fleet commanded by Thrasybulus and Thrasyllus, although initially thrown on the defensive by a numerically superior Spartan fleet, won a narrow victory. This victory had an impact out of proportion to its tactical significance, coming when Athens' traditional democratic government had been replaced by an oligarchy and an Athenian defeat could have ended the war. The newly confident Athenian fleet proceeded to win two more victories in the Hellespont in quick succession, the second being the dramatic rout at Cyzicus, which ended the immediate Spartan threat to Athens' Black Sea lifeline.

los Battle of Abydos was an Athenian naval victory in the Peloponnesian War. In the battle, the Spartan fleet under Mindarus attempted to rescue a small allied fleet that had been driven ashore at Dardanus, but was attacked by the Athenian fleet, under Thrasybulus. The fighting was evenly contested for a great length of time, but towards evening the arrival of Alcibiades with Athenian reinforcements tipped the balance in favor of the Athenians, and the Peloponnesians were forced to flee back to their base at Abydos, suffering heavy losses along the way.

Thrasyllus was an Athenian strategos (general) and statesman who rose to prominence in the later years of the Peloponnesian War. First appearing in Athenian politics in 410 BC, in the wake of the Athenian coup of 411 BC, he played a role in organizing democratic resistance in an Athenian fleet at Samos. There, he was elected strategos by the sailors and soldiers of the fleet, and held the position until he was controversially executed several years later after the Battle of Arginusae.

Mindarus was a Spartan admiral who commanded the Peloponnesian fleet in 411 and 410 BC, during the Peloponnesian War. Successful in shifting the theatre of war into the Hellespont, he then experienced a string of defeats in the third and final of these, he was killed and the entire Peloponnesian fleet was captured or destroyed.

los Samian War was an Ancient Greek military conflict between Athens and Samos. The war was initiated by Athens's intervention in a dispute between Samos and Miletus. When the Samians refused to break off their attacks on Miletus as ordered, the Athenians easily drove out the oligarchic government of Samos and installed a garrison in the city, but the oligarchs soon returned, with Persian support.

Hagnon, son of Nikias was an Athenian general and statesman. In 437/6 BC, he led the settlers who founded the city of Amphipolis in Thrace in the Peloponnesian War, he served as an Athenian general on several occasions, and was one of the signers of the Peace of Nicias and the alliance between Athens and Sparta. In 411 BC, during the oligarchic coup, he supported the oligarchy and was one of the ten commissioners (probouloi) appointed to draw up a new constitution.

Classical Greece was a period of around 200 years in Greek culture. This Classical period saw the annexation of much of modern-day Greece by the Persian Empire and its subsequent independence. Classical Greece had a powerful influence on the Roman Empire and on the foundations of Western civilization. Much of modern Western politics, artistic thought, scientific thought, theatre, literature and philosophy derives from this period of Greek history.

Astyochus o Astyochos was a Spartan navarch who served as commander of the collective Spartan naval forces along the coast of Asia Minor from 412� BC. He is regarded by many contemporaries and modern scholars as a key reason for Sparta's early failures in the Ionian War. His expeditions consisting of involvements in Lesbos, Chios, Erythrae and Clazomenae all proved unsuccessful. He also refused requests for help from Chios, causing the Spartan administration to become increasingly dissatisfied with his leadership. Thucydides portrays Astyochus as timid and inept, and also depicts him often in conflict with his peers in Ionia. Toward the end of his role of commander, he exhibited great reluctance to attack the Athenians and also failed to properly pay his troops, leading to riots and violence, and eventually, his removal as commander in 412 BC, to be replaced by the Spartan Mindarus.

Phrynichus was an Athenian general (estrategas) during the Peloponnesian War who supported the Athenian coup of 411 BC which briefly replaced the Athenian democracy by an oligarchy.

Peisander was an Athenian from the población of Acharnae, who played a prominent part in the Athenian coup of 411 BC, which briefly replaced the Athenian democracy by an oligarchy controlled by a group called the Four Hundred.


Alcibiades

Alcibiades was the last famous member of the Alcmaeonidae family, and a close relative of Pericles. He was blessed with great beauty, and an agreeable disposition, but was spoiled, vain, and self-willed. Although he had outstanding leadership ability, and did Athens great service, he did her far more harm, due to his incontinence and selfishness. But the real interest in the life of Alcibiades is not so much an exposition of his own personal flaws, but the fact that the Athenian people as a whole, when confronted with a leader with such obvious defects, chose to overlook and excuse them, and continued to stake the fate of their entire city on a leader with such obvious character deficiencies.

T HE MULTITUDE SALUTED HIM WITH LOUD ACCLAMATIONS
Alcibiades took part in early battles in the Peloponnesian war, and during this time befriended Socrates. Although he respected Socrates a great deal, he was utterly unable to live up to his example of virtuous living. The great personal popularity Alcibiades enjoyed caused him to become interested in politics, and in a short while he was the leader of the pro-war party. When the Peace of Nicias was declared and hostilities with Sparta were suspended, the pro-war party looked about for ways to reignite the conflict, and the plan of an attack upon the wealthy city of Syracuse was hatched. Alcibiades led the charge and was able to convince a population that was finally at peace after ten years of futile fighting, that it should resume the mantle of war, and attack another city unprovoked. Nicias, the head of the pro-peace party, strongly opposed the mission, but was over-ruled. In spite of his opposition however, he was drafted to lead the expedition, along with Lamachus, and Alcibiades. Only a month into the mission, Alcibiades was recalled to Athens on charges of vandalism and impiety, but instead of returning, he escaped to Sparta, and vengefully advised the Spartans how best to flout the plans of the Athenians. In spite of his luxurious and excessive personal habits, he was welcomed into Sparta, where he assumed the ascetic mannerisms of a true Lacemaedonian. With Alcibiades counsels, Sparta managed to turn the tide against Athens not only in Syracuse, but also in Attica. The war was officially resumed, and Athens suffered a disastrous defeat in Syracuse.

But Alcibiades could not stay out of trouble in Sparta, he feuded with King Agis II, and had to flee again, this time to Tissaphernes in Asia Minor. Here he dressed and adopted the mannerisms of a luxurious eastern despot, and began to interfere with Tissaphernes' alliance with Sparta. He now decided to throw in his lot with Athens, and raised a fleet to aid the Athenian Navy in the Aegean Sea. After winning several important victories, he returned to Athens in triumph, apparently forgiven for his treachery. But his new found popularity could not sustain him through even one military setback, and after suffering a single defeat, he was again exiled, first to Thrace, and then finally, after the fall of Athens to Phrygia. But the enemies of Alcibiades would finally catch up with him. The Satrap of Phrygia, under pressure from the Spartans, arranged for his assassination. Thus ended the life of the notorious Alcibiades, in the same year the city of Athens, that he had misled, beguiled, and betrayed, finally surrendered in despair.


The Flower of Life at the Osirion

The flower of life ‘engraved’ on a megalithic block at the Osirion. Image Credit: Shutterstock

Another fascinating feature we found at the Osirion is the Flower of Life.

The shape was not painted but was engraved in the rock. This means that even though so scratch of a piece the curious symbols remains. It is carved a few centimeters into the rock.

There are those who dare to say that the symbol seems as if it was engraved with some sort of laser. Of course, there isn’t actually evidence to support this claim, other than the fact that ‘it looks like that’.


Facts About Abydos

  • Abydos evolved into a centre of gravity in ancient Egypt’s rich religious life
  • Centre of the cult worshipping the Egyptian god of the underworld, Osiris
  • Only three of the ten originally built main temples remain, the Ramses II Temple, the Great Osiris Temple and the Temple of Seti I
  • The L-shaped Temple of Seti I is the best preserved surviving temple
  • Highlights of the Temple of Seti I are its mysterious hieroglyphs, the Abydos King List and its seven chapels
  • The climactic Festival of Osiris was once staged in Great Osiris Temple which today lies in ruins
  • Reliefs from Ramses’ famed Battle of Kadesh adorn the Ramses II Temple.

Abydos’ Pre-Dynastic and First Dynasty Tombs

Archaeological evidence suggests Egypt’s First Dynasty (3000-2890 B.C.) kings and the final two Second Dynasty (c. 2890 to c. 2686 B.C.) kings built their tombs in Abydos. These tombs were furnished with everything the soul required during its journey through the afterlife in large, stored in a complex of chambers.

North of Abydos’ royal tombs lies cemeteries U and B, housing Pre-Dynastic tombs predating Egypt’s First Dynasty. Archaeologists believe some of Abydos’ Pre-Dynastic royal tomb complexes house “proto-kings” who reigned over large parts of Egypt.

It is challenging to distinguish between early tombs built to house their kings through all eternity and those for the elite at Abydos. Engraved objects unearthed in some of these tombs contain fine examples of early Egyptian writing.

Grave Boats And Royal Enclosures

About 1.5 kilometres (one mile) north of Abydos’ royal tombs sits an enigmatic complex of enclosures build from sun-dried mud brick. These appear to be dedicated to Abydos’ kings and a queen. Each structure has its own chapel and is enclosure by imposing mud brick walls. Curiously, this complex is oriented northwest to southeast, rather than east to west.

The purpose of these monumental enclosures remains a mystery. Eight of the enclosures have been attributed to First Dynasty rulers with two more enclosures belonging to two later Second Dynasty kings. Three of these enclosures are dedicated to the pharaoh “Aha” with one honouring queen Merneith. Archaeologists speculate more enclosures are yet to be excavated at the site.

As with their royal mausoleums, the First Dynasty structures contained the burials of servants sacrificed to serve their king in his afterlife. In some enclosures, there are hundreds of sacrificial burials. By far the most imposing enclosure is that of the Second Dynasty King Khasekhemwy. His enclosure measures 134 meters (438 feet) by 78 meters (255 feet) and its walls are believed to have originally been 11 meters (36 feet), with entranceways being cut into all four sides of the walls. Khasekhemwy’s chapel, discovered inside his enclosure, housed a labyrinthine series of chambers including a modest chamber containing traces of libations and incense burning.

At the crossroads of the western mastaba and King Djer’s enclosure located northeast of Khasekhemwy’s enclosure are 12 boat graves. Each grave contains a complete ancient wooden boat some even have a crudely worked rock anchor. Evidence suggests the boats were buried around the same time, as the enclosures were constructed. Boats played a significant part in Egyptian religious rituals. Full-size boats were discovered near the Great Pyramids. The visual imagery inscribed on temple walls and in tombs depicts boats and an enormous fleet used by deceased kings and their deities, to sail through all eternity.

Osiris’ Temple

Beginning in Egypt’s Middle Kingdom (c. 2050 BC to 1710 BC), Abydos became the centre of an Osiris cult. A sprawling temple complex was built for the deity close by Abydos’ “Terrace of the Great God.” The site’s precise location has so far proven elusive, although two architectural layers from buildings date to the reigns of kings Nectanebo I (c. 360 to 342 BC), and Nectanebo II (c. 360 to 342 BC). Nectanebo II was the third and last pharaoh of Egypt’s Thirtieth Dynasty. While yet to be fully excavated, progress with the excavation indicates earlier temples may sit underneath the two earlier phases.

Egypt’s Last Royal Pyramid

Around 3,500 years ago Abydos was the site selected for Egypt’s final royal pyramid. Constructed by the 18th Dynasty’s founding king Ahmose, his pyramid, appears to have never been completed, and all that remains is a 10-meter (32-foot) high ruin. Researchers estimate the pyramid once was 53 meters (172 feet) square, comparatively modest compared to Giza’s Great Pyramids.

A nearby pyramid temple yielded shards of decorative work containing scenes depicting the Hyksos invaders being defeated by the king. An engraved stele discovered to the south narrates how a pyramid and its enclosure was constructed for the king’s grandmother, Queen Tetisheri. This claim was supported by a magnetometry survey, which revealed a 90 by 70 meters (300 wide by 230-foot deep) brick enclosure wall lying under the sand, awaiting excavation.

Seti I’s Temple

Abydos is home to numerous monuments including Seti I’s (c. 1294 BC to 1279 BC) temple. Known as the “House Of Millions Of Years,” today his temple remains one of the best preserved in all Abydos.

The primary temple structure built using limestone measures 56 by 157 meters (183 by 515 feet) and is set within a typical mud brick enclosure. The temple ascends in graceful terraces following the gradient of the surrounding desert. The lowest terrace houses an artificial lake complete with quay. Behind it, rises the first pylon with royal statue pillars bringing up its rear. Originally, each chapel held a boat-shaped palanquin to transport the deity’s image during the ceremonial procession.

The Osireion

This enigmatic structure is set behind the temple. In its surviving form today, the central room has an unfinished almost megalithic appearance. An imposing 128-meter (420-foot) passageway leads visitors to the Osireion. One hypothesis for the structure is it could have served as “Osiris-Seti’s” tomb depicting Seti as Osiris.

The Osireion’s main hall layout comprises an island, which may have held Osiris-Sety’s now vanished sarcophagus. The island is surrounded by a deep moat. The room’s ceiling was 7 meters (23 feet) across and was held up ten massive granite pillars, estimated to each weigh 55 tonnes set in two rows. The Osireion was a monumentally massive structure in one of Egypt’s oldest sites that witnessed the flow of thousands of years of Egypt’s religious evolution.

Reflecting On The Past

Enigmatic Abydos was once one of Egypt’s most powerful religious centres. Today, where desert sand now blows, once stood thousands of worshippers participating in the annual parade of Osiris’ image around the city.