Podcasts de historia

Requisito AM-109 - Historia

Requisito AM-109 - Historia

Requisito

(AM-109: dp. 890; 1. 221'2 "; b. 32 '; dr. 10'9"; s. 18 k .; cpl.
105; una. 1 3 ", 2 40 mm., 2 dct., 5 dcp .; cl. Auic)

Requisite (AM-109) fue establecido el 12 de noviembre de 1941 por Winslow Marine Railway & Shipbuilding Co., Inc., Seattle, Washington; lanzado el 25 de julio de 1942; y comisionado el 7 de junio de 1943, el teniente Robert W. Graham, USNR, al mando.

Después de la sacudida en el sur de California, Requisite se dirigió a San Francisco. Thenee, el 1 de agosto, escoltó un convoy a Honolulu. Adjunta al Escuadrón de Servicio 6, se entrenó en aguas de Hawai hasta octubre. El día 25, despejó Pearl Harbor y se dirigió a las Nuevas Hébridas para prepararse para su primera operación anfibia, la invasión del atolón de Tarawa, en Gilberts.

Partiendo de Efate el 13 de noviembre, ocupó su puesto de embarcación de escucha en la entrada de la laguna frente a Betio la madrugada del día 20. Mientras se desarrollaba el bombardeo previo a la invasión, ella y Pursuit (AM-108) barrieron un canal desde el área de transporte hasta la laguna. Justo antes de los desembarcos asumió funciones como asistente de control y nave de inspección y comenzó a marcar el canal ya buscar posibles aneóragos en la laguna. El día 21, regresó al área de transporte y reanudó las tareas de inspección.

Mientras aseguraban a Tarawa, Requisite se trasladó a Abemama y ayudó en la descarga de equipo y suministros para el grupo de guarnición. Luego permaneció en el área hasta el 12 de diciembre, cuando fue enviada a Pearl Harbor.

El 22 de enero de 1944, se embarcó con TF 52 para la invasión de las Marshalls. En la pantalla antisubmarina del Southern Attaek Foree, en la ruta, llegó al atolón Kwajalein el día 31. Continuó sus actividades antisubmarinas hasta el 3 de febrero y luego comenzó a barrer las costas de Kwajalein y otras islas en la parte sur del atolón. El 6, plantó ayudas a la navegación y, el 15, salió con TG 51.11 para el asalto de Eniwetok.

Dos días después, entró en la laguna de Eniwetok entre las islas Japtan y Parry. Siguieron las tareas de barrido y inspección. El 24, regresó a Kwajalein y, durante marzo, acompañó a las fiestas de reeonnaissanee en LST y LCI a Wotho, Ujae, Lae, Ailinglapalap, Namorik y otros atolones e islas menores de Marshalls.

El 10 de abril, partió de esas islas y se dirigió hacia el este con un convoy LST. El día 24, ella se dirigió a Pearl Harhor y, 2 días después, continuó hacia San Francisco y la revisión.

El 16 de julio regresó a Hawái. Un viaje de escolta a Eniwetok y un deber de escolta entre islas en Hawai la llevaron a septiembre. Luego, el 23, se dirigió al oeste hacia su próximo objetivo de invasión, Filipinas.

Cruzando el Pacífico a través de Eniwetok, se unió a la Séptima Flota en Manus el 10 de octubre, y 7 días después comenzó a barrer los accesos al Golfo de Leyte. Continuó sus operaciones de barrido hasta el día 24, cuando fondeó en la bahía de San Pedro. Tres días después, comenzó una búsqueda de cinco días de supervivientes de las batallas del golfo de Leyte.

Durante noviembre, arrasó aguas cerca de Homomhon, Suluan, Calicoan y Dinagat. A principios de diciembre, ella y Pursuit barrieron el Canal Canigao, Pasaje Oeste, para proporcionar un segundo acceso al Mar de Camotes. Los días 6, 7 y 8, Requisite participó en el asalto a la bahía de Ormoe y luego regresó a la costa este de Leyte.

El 2 de enero de 1945, Requisite se trasladó al norte con TG 77.6. Al día siguiente entró en el mar de Sulu. Pasó la bahía de Manila el 5 de enero y, el día 6, comenzó las operaciones de barrido en el golfo de Lingayen, que se extendieron hasta el litoral. Luego reabasteció en Leyte y regresó a Luzón el 29 de enero para barrer San Felipe en Zambales Provinee antes de la invasión. El 31 ancló en Subie Bay.

En febrero, Requisite, con otros de la División de Minas 3 se trasladó al este, a Guam, de donde continuó hasta Ulithi. A mediados de marzo se embarcó en el Grupo 1 de línea de la fuerza de invasión Vkinawa.

Al llegar al Ryukyus el 24, Requisite barrió los accesos a Kerama Retto el mismo día. El 25, ella
operaciones extendidas a Keise Shima. El 26 la vio frente al sur de Okinawa. Del 27 al 29, operó en las playas de Hagushi; y los días 30 y 31, barrió la península de Motobu y Ie Shima. Luego se retiró a Kerama Retto.

Requisite permaneció en la zona de Okinawa, empleado en operaciones de limpieza y barrido hasta el 16 de abril. Siguió un respiro de un mes en las Marianas, pero a fines de mayo, ella estaba de regreso en el Ryukyus. A lo largo de junio, continuó patrullando y barriendo tareas en Okinawa. En julio comenzó a barrer el Mar de China Oriental en previsión de una invasión de las islas de origen japonesas. Luego, en agosto, partió para una disponibilidad en Leyte. Allí, cuando cesaron las hostilidades, regresó a Okinawa a finales de mes y en septiembre reanudó las operaciones de barrido, esta vez para levantar aguas japonesas para la llegada de las fuerzas de ocupación y la reanudación del tráfico marítimo en tiempos de paz. Fuera de Shikoku a principios de septiembre, se mudó a Honshu a mediados de mes y durante octubre operó en el área de Ise Wan. El 1 de noviembre añadió a sus funciones la responsabilidad de las comunicaciones y el cuartel general operativo, CTG 52.8, y el 17 de diciembre regresó a los Estados Unidos.

El barco llegó a San Diego el 17 de enero de 1946. Al mes siguiente, continuó hacia la costa este y llegó a Norfolk el 21 de febrero. Durante el año y medio siguiente operó con los objetivos de remolque de la Flota Atlántica para grupos de entrenamiento. Luego, ordenada inactivada, se dirigió a Orange Tex., Donde se dio de baja y se unió a la Flota de Reserva el 23 de diciembre de 1947.

Se volvió a poner en servicio el 15 de febrero de 1950 y se asignó a Requisite a tareas de prospección hidrográfica. Se presentó a la Flota del Atlántico para el servicio el 1 de marzo y durante los siguientes 3 años pasó la temporada de inspección de invierno operando en el Caribe y los meses más cálidos frente a Labrador y Groenlandia. Reclasificada AGS-18 el 18 de agosto de 1951, suspendió su programa del Atlántico Norte y el Caribe en el otoño de 1954. El 6 de octubre partió de Norfolk y, del 1 de noviembre de 1954 al 2 de febrero de 1955, realizó estudios en Iskenderun, Turquía. .

Al año siguiente, Requisite se trasladó al Pacífico norte. Llegó a su nuevo puerto base, Seattle, a fines de junio y antes de fin de mes había comenzado las operaciones en el Ártico. A mediados de septiembre, había examinado las rutas desde la isla Hersehel hasta la bahía Sheperd, realizando sondeos continuos y compilando información batitermógrafica y recolectando muestras de núcleos cada 20 millas. Continuó sus operaciones desde Seattle hasta julio de 1958. Luego, embarcada en San Francisco, permaneció en el Pacífico, desde el Ártico hasta la Polinesia y América Central hasta la primavera de 1959.

El 1 de mayo de 1959 partió rumbo a Filadelfia. Al llegar el día 23, reanudó operaciones con ServRon 8, Atlantio Fleet y durante el verano operó en el Caribe. En noviembre, navegó hacia el este para su primera temporada de prospecciones en el Golfo Pérsico. Durante la temporada 1960 61 regresó al Golfo Pérsico, pero permaneció en el Atlántico, el Caribe y frente a Nueva Inglaterra durante la temporada 1961-62. El 1 de julio de 1962, zarpó hacia Islandia y regresó a las operaciones de reconocimiento de Groenlandia, completando esa misión en noviembre. En enero de 1963, navegó hacia las Indias Occidentales, operó allí durante todo el verano y regresó a Filadelfia a principios de noviembre. Ordenó inactivada, informó al Grupo Filadelfia, Flota de Reserva Atlántica, el 23 de diciembre. Fue dada de baja y eliminada de la lista de la Marina el 1 de abril de 1964.

Requisite ganó ocho estrellas de batalla durante la Segunda Guerra Mundial.


Operaciones en el Pacífico de la Segunda Guerra Mundial

Tras el shakedown en el sur de California, Requisito procedió a San Francisco. Desde allí, el 1 de agosto, escoltó un convoy a Honolulu. Adjunta al Escuadrón de Servicio 6, se entrenó en aguas de Hawai hasta octubre. El día 25, despejó Pearl Harbor y se dirigió a las Nuevas Hébridas para prepararse para su primera operación anfibia, la invasión del atolón de Tarawa, en Gilberts.

Partiendo de Efate el 13 de noviembre, ocupó su puesto de embarcación de escucha en la entrada de la laguna frente a Betio la madrugada del día 20. Mientras se desarrollaba el bombardeo previo a la invasión, ella y Búsqueda (AM-108) barrió un canal desde el área de transporte hacia la laguna. Justo antes de los desembarcos, asumió funciones como asistente de control y nave de inspección y comenzó a marcar el canal y buscar posibles fondeaderos en la laguna. El día 21, regresó al área de transporte y reanudó las tareas de inspección.

Mientras Tarawa estaba siendo asegurado, Requisito se trasladó a Abemama y ayudó en la descarga de equipo y suministros para el grupo de guarnición. Luego permaneció en el área hasta el 12 de diciembre, cuando se puso en camino hacia Pearl Harbor.


Las campañas del Pacífico Central

Al principio de la guerra contra Japón fue necesario desarrollar estrategias que verían la eventual derrota del enemigo. A medida que MacArthur avanzaba a través del borde sur del Pacífico a través de las Islas Salomón y a lo largo de la costa de Nueva Guinea, se necesitaba la misma atención a las islas del Pacífico central. MacArthur solo pudo avanzar hasta cierto punto antes de que las fuerzas japonesas en numerosas islas a lo largo del Pacífico Central pudieran atacar tanto sus flancos como el de las fuerzas navales que operaban en el Pacífico Occidental. Las islas de Micronesia tendrían que ser capturadas o neutralizadas. Samuel Eliot Morison señaló

cuanto más al oeste proyectaba Estados Unidos su poderío marítimo, más peligroso se volvía dejar en posesión del enemigo medios tan amplios para los ataques de flanco en las líneas de comunicación aliadas, y más urgente era capturar sus aeródromos y anclajes de flota. Eniwetok, que se encuentra a poco más de mil millas de Saipan, valdría una docena de Velas. Las Carolinas no solo incluían las bases navales de Truk y Palau, sino que amenazaban con el avance del general MacArthur & rsquos después de que se rompiera la barrera de Bismarck. Saipan y Guam, bajo control enemigo, protegieron a las Filipinas en posesión de los aliados, ya que podrían llevar B-29 dentro del alcance de Japón. La telaraña de Marshall & rsquos podría enredar cualquier avance hacia el oeste desde Pearl Harbor que los Gilbert permitieron que los insectos artificiales se abalanzaran sobre la línea de vida entre Estados Unidos y Australia. 1

La vasta área que tuvieron que cubrir las fuerzas estadounidenses es obvia en este mapa del Área del Pacífico Central.

La característica clave de muchos de estos grupos de islas era la presencia de aeródromos o puertos importantes desde los cuales los japoneses podían extender su alcance hacia las fuerzas estadounidenses. La captura de bases clave en cada una de estas áreas aseguraría el éxito estadounidense en el avance hacia el oeste. Donde existían aeródromos con largas pistas, estos podían ser utilizados por aviones estadounidenses y negar su captura al enemigo. Algunos de los aeródromos de la isla podrían evitarse y neutralizarse fácilmente si el avión allí pudiera ser destruido por los ataques aéreos estadounidenses. El patrón de avance a través del Pacífico fue diseñado para lograr esto.

La primera de las campañas estaba dirigida a las islas Gilbert, con los principales objetivos en Tarawa y Makin. La isla clave en Makin Atoll era Butaritari. Allí aterrizaron el 19 de noviembre de 1943 6.472 soldados del 165º RCT y un equipo de desembarco del batallón del 105º de Infantería. Ambos eran unidades de la 27ª División. Para el 23 de noviembre, la isla había sido tomada con una pérdida de solo sesenta y seis muertos y 152 heridos. A la Marina estadounidense le fue peor. Una torreta en el acorazado. Misisipí BB 41 estalló matando a cuarenta y tres e hiriendo a diecinueve. El apoyo aéreo de vuelo para la operación fueron los cazas de la Armada de tres portaaviones al mando del Contralmirante H. M. Mullinnix & rsquos TG 52.3 Air Support Group. Ellos incluyeron Bahía Liscome CVE 56, Coral Sea CVB 43, y Corregidor CVE 58.Bahía de Liscome fue torpedeado por un submarino japonés el 24 de noviembre mientras operaba a veinte millas al sureste del atolón. Se fue al fondo llevándose con sus cincuenta y tres oficiales y 591 hombres, con muchos más heridos que lograron bajarse del barco. Los japoneses habían perdido aproximadamente 800, una combinación de tropas de combate y trabajadores.

En comparación, la batalla de Tarawa del 19 al 23 de noviembre fue una de las más sangrientas que libraron los marines en la Segunda Guerra Mundial. La isla clave del atolón era Betio, donde los japoneses tenían un aeródromo y sus defensas más fuertes. Alrededor de Betio había un arrecife que se extendía casi 200 & ndash300 yardas desde la isla en algunas áreas. El día de la invasión, el 19 de noviembre, vería una marea muerta durante las horas de los aterrizajes reales, lo que dificultaría el paso de la lancha a través del arrecife. Los infantes de marina se encontraron como presa fácil de los japoneses mientras llegaban a la orilla. El bombardeo naval y los ataques aéreos que precedieron a su desembarco habían golpeado la isla, pero los defensores, excavados profundamente, habían sobrevivido. No hubo cobertura cuando los marines se dirigieron a la orilla y muchos murieron mientras aún estaban en el agua hasta la cintura. Las pérdidas marinas en Tarawa totalizaron 980 muertos y 2.101 heridos. Además, la Armada perdió veintinueve. Numerosos historiadores han contado los detalles del heroico desembarco y la victoria en Tarawa, y no es necesario entrar en muchos detalles aquí. El hecho importante a considerar es que los infantes de marina no tenían apoyo de fuego cercano mientras realizaban su aterrizaje, una situación que provocó numerosas muertes y bajas.

El contralmirante Richmond K. Turner fue un astuto observador de la situación y rápidamente vio la debilidad en un asalto anfibio estadounidense. En su informe sobre "Lecciones aprendidas en Tarawa", escrito sólo una semana después del final de la batalla de Tarawa, Turner abogó por un mejor reconocimiento aéreo y submarino de las áreas objetivo, un mayor número de barcos que pudieran proporcionar contraataques contra posiciones defensivas, y bombardeo más prolongado de la isla enemiga antes del aterrizaje. Las cañoneras de LCI acababan de existir y habían tenido éxito en las Tesorerías. Turner recomendó que fueran una parte integral de cualquier asalto a la isla en operaciones futuras, asegurando la conversión de numerosos LCI (L) a la configuración de cañonera, así como el casco completamente modificado que se convertiría en el LCS (L). Serían apresurados a la conversión para los próximos asaltos a las Marshalls.

Los Marshalls

Las Marshalls ocuparon una gran superficie y hubo que investigar numerosos atolones e islotes. Parte de la tarea consistía en despejarlos de cualquier japonés y examinarlos para cualquier posible uso como anclaje o base. La primera de las Islas Marshall en ser tomada fue el atolón Kwajalein.

El asalto al atolón Kwajalein tenía dos objetivos principales. En el norte estaban las islas de Roi y Namur, conectadas por una lengua de tierra y una calzada que las convertía básicamente en un objetivo. En el sur, la isla de Kwajalein era el objetivo principal. Ambos estaban fuertemente defendidos, con islas a cada lado que debían ser aseguradas para brindar seguridad a las fuerzas invasoras y posiciones de artillería para apoyar los desembarcos. Roi-Namur sirvió como base aérea del atolón y rsquos y Kwajalein como base naval. Justo al norte de Kwajalein, los japoneses mantenían una base de hidroaviones en la isla de Ebeye.

Se asignaron dos fuerzas especiales para el asalto al atolón de Kwajalein. La Fuerza de Ataque del Norte (TF 53) al mando del Contralmirante R. L. Conolly asaltaría la parte norte del Atolón de Kwajalein, mientras que la Fuerza de Ataque del Sur (TF 52), al mando del Contralmirante Richmond K. Turner, atacaría las islas del sur del Atolón de Kwajalein. El día de la invasión del atolón Kwajalein fue el 31 de enero de 1944.

El 31 de enero LCI (G) 450 estaba haciendo su carrera en la isla Ennubirr. El ruido del bombardeo fue tan intenso que el CO, el teniente (jg) Thomas F. Kennedy, Jr., no se dio cuenta cuando su barco encalló en un arrecife mientras las cañoneras llevaban la lancha de desembarco a la costa. En medio del ataque y la puesta a tierra, los tripulantes del 450 notó que cuatro LVT se habían volcado unos cientos de metros a popa de la cañonera. Aproximadamente cincuenta hombres estaban en el agua siendo golpeados por las olas y en peligro de ser atropellados por los LVT en la siguiente ola. Se arrojaron cuerdas a los hombres y varios de ellos lograron atar el extremo a una boya de arrecife, permitiendo que otros se agarraran. Se arrojaron otras líneas a los hombres y la mayoría de ellos fueron subidos a bordo, gravemente debilitados por su lucha en el oleaje agitado. Hacia 1300, la mayoría de los hombres se habían salvado, pero dos se habían ahogado. Dos LVT más volcaron y tres hombres pasaron por debajo del resto fueron arrastrados a bordo donde se habían establecido instalaciones de emergencia para tratarlos. Muchos estaban sufriendo cortes y necesitaban atención médica. Debido a los esfuerzos de la tripulación de LCI (G) 450, cincuenta hombres se habían salvado. Al día siguiente, la cañonera fue arrastrada fuera del arrecife, pero sus tornillos y quilla estaban dañados. Fue remolcada de regreso a Pearl Harbor para reparaciones. 2

Parte de la Task Force 52, Unidad de apoyo de cañoneras TU 52.8.8 bajo el mando del teniente comandante Theodore Blanchard, partió de la bahía de Maalaea, Maui, Islas Hawaianas, el 14 de enero de 1944 después de entrenarse en las islas y hacer preparativos para su próxima misión. Incluidos en la unidad estaban la División 15 LCI (G)s 365 (F), 438, 439, 440, 441, y 442. Llegaron al atolón de Kwajalein el 31 de enero de 1944 y se prepararon para el asalto. La primera isla en sentir su poder sería Ennylabegan. El asalto y el aterrizaje fueron similares al procedimiento para la mayoría de los desembarcos en islas. Las lanchas cañoneras condujeron la lancha de desembarco desde la línea de salida, lanzaron salvas de cohetes, salieron de los carriles de botes cuando la lancha de desembarco pasaba y proporcionaron cobertura y fuego de llamada cuando las tropas aterrizaron. En algunos casos hubo poca o ninguna resistencia, y en otros la resistencia fue fuerte. La interconectividad de muchas de las islas en los atolones hizo necesario que los barcos mantuvieran un ojo vigilante en las áreas entre las islas donde las tropas japonesas podrían tratar de escapar de una isla a otra vadeando los arrecifes. Asimismo, también fue posible llevar tropas y suministros a una isla para reforzar a los defensores. Algunas de las islas estaban vacías o ligeramente defendidas, y otras tenían importantes posiciones defensivas y armas que debían ser eliminadas.

Los desembarcos en Ennylabegan y Kwajalein vieron poco fuego de respuesta a los barcos y no sufrieron pérdidas. Sin embargo, después de retirarse de sus recorridos de cobertura de fuego en Ebeye el 3 de febrero, varios de los barcos descubrieron agujeros en sus costados que indicaban que habían sido alcanzados por fuego enemigo. El más significativo fue LCI (G) 442 que contaba cinco agujeros en su costado hechos por disparos de 20 mm, pero el daño fue leve. Otros barcos impactados ese día, pero que no sufrieron daños graves, fueron LCI (G)s 365, 440, y 441.

El atolón de Kwajalein, el atolón más grande del mundo y rsquos, tiene sesenta y seis millas de largo y unas veintidós millas de ancho. Consiste en noventa y tres pequeñas islas de varios tamaños. La extensión del atolón era tan grande que las fuerzas estadounidenses que lo atacaban tuvieron que dividirse en dos fuerzas de tarea, del norte y del sur. Muchas de las islas estaban deshabitadas y no tenían nombres conocidos.Como resultado, solo eran conocidos por los nombres en clave que les asignaron los estadounidenses. Nombres como Roi, Namur, Ennylabegan y Enubuj contrastan con los nombres en clave Beverly, Buster y Burton.

Después de dejar el área de Ebeye, los barcos navegaban cerca de otras islas, atacando lugares sospechosos de enemigos en las islas Ebeye y Loi en compañía de McKee DD 575. Los disparos contra Loi tuvieron que detenerse alrededor de las 1500 cuando veinticinco nativos aparecieron en la playa ondeando banderas blancas. El grupo estaba formado por hombres, mujeres y niños, puestos en peligro por los combates. Los servicios de las cañoneras ya no eran necesarios en Kwajalein y se trasladaron al atolón de Eniwetok el 15 de febrero.

El atolón Eniwetok, ubicado aproximadamente a 340 millas al noroeste del atolón Kwajalein, fue asaltado el 17 de febrero de 1944. El atolón consta de treinta islas e islotes en un área de aproximadamente veintiuna por diecisiete millas. Dos descansos en el atolón, Deep Passage y Wide Passage, permiten el ingreso a su laguna. Las islas de Engebi, Parry y Eniwetok estaban en el extremo norte y sur del atolón. Engebi, en el extremo norte del atolón, albergaba una pista de aterrizaje de 4.025 pies de largo con un gran contingente de tropas japonesas. Sin embargo, sus defensas aún estaban en construcción. Las islas Eniwetok y Parry en el sur no tenían una pista de aterrizaje, pero tenían armas costeras para cubrir las dos entradas a la laguna.

Las operaciones comenzaron en el atolón de Eniwetok el 17 de febrero con el asalto a las islas Canna y Camellia. Los desembarcos en ambas islas alrededor de las 13:20 se completaron con éxito, con las cañoneras sin oposición. Poco tiempo después, a las 1550, LCI (G) 365 Se solicitó que proporcionara fuego de cobertura para el Partido Conjunto de Reconocimiento de Playas que se estableció para investigar las playas del desembarco en Engebi. Se dirigió fuego intenso contra los dos DUKW y el único LCVP enviado para investigar. Los barcos respondieron con un fuerte fuego de cobertura, silenciando a la oposición. El grupo de reconocimiento terminó su trabajo y se retiró del área en 1810. Engebi fue invadida con éxito al día siguiente.

El 19 de febrero, las cañoneras tuvieron poca resistencia durante el desembarco en la isla de Eniwetok. Una vez completado el desembarco, anclaron cerca de la isla para evitar cualquier movimiento de las tropas japonesas fuera de la isla.

La batalla más difícil por las cañoneras aún estaba por delante. El 22 de febrero, el asalto a la isla Parry sería el juicio más peligroso, aunque inesperado, para las cañoneras. El 22º de Infantería de Marina, apoyado por un batallón de artillería del ejército que se había trasladado a la isla de Eniwetok, estaba programado para aterrizar en la isla. Mientras las cañoneras maniobraban hacia la línea de salida en 0805, el equipo de ataque del Cuerpo de Marines envió un mensaje de que se anticipaba una fuerte resistencia en el flanco derecho de las playas de desembarco. Se solicitó fuego naval adicional y la Armada cumplió con la solicitud. Las tres cañoneras más agresivas, LCI (G)s 365, 440, y 442, fueron asignados al flanco derecho y el fuego naval adicional de los barcos más grandes se dirigió al área.

El atolón de Eniwetok tiene aproximadamente veintidós millas de largo y diecisiete millas de ancho. Consta de treinta islas de varios tamaños. Nombres como Eniwetok, Ruunitto y Engebi eran bien conocidos, pero a otras islas sin nombre se les asignaron nombres en clave como Camellia, Posy y Zinnia.

Existió un problema importante en este asalto cuando los barcos se acercaron a las playas de desembarco desde una posición a favor del viento. Todo el humo y el polvo del bombardeo voló hacia ellos, oscureciendo el área objetivo. Como resultado, la zona de aterrizaje quedó oculta, por lo que fue necesario que los destructores dispararan por radar. Su proximidad a las playas de desembarco colocó a los tres cañoneros bajo el fuego de los destructores, y fueron alcanzados por proyectiles de 5 pulgadas de los barcos estadounidenses. LCI (G) 365 tomó un proyectil de 5 pulgadas en su lado de estribor en medio del barco. Explotó dentro de la nave matando e hiriendo a varios hombres. LCI (G) 440 tomó dos obuses que mataron a siete hombres e hirieron a cuarenta. A las 08.55, otro proyectil destructor golpeó el LCI (G) 442, matando a seis e hiriendo a cinco. Dominick C.Maurone, cuya posición de cuartel general fue el primer cargador en el barco y el cañón rsquos de 40 mm, recordó:

Este diagrama, tomado del informe del Grupo Expedicionario Comandante Eniwetok, muestra las áreas de apoyo de fuego para la conquista del atolón. Comandante Grupo Expedicionario Eniwetok (Comandante Grupo de Tarea 51.11 & mdash Comandante de la Quinta Fuerza Anfibia Grupo 2, Quinta Fuerza Anfibia) Serie 044, Eniwetok Operations & mdashReport of, 7 de marzo de 1944, Anexo (A).

Recién habíamos comenzado a disparar en la isla cuando nuestro cañón de 40 mm se atascó. Fui el primer cargador en el arma. Tuve que pasar por debajo del arma para sacar el proyectil que atascó el arma y el infierno. Mientras estaba debajo de la pistola escuché este gran silbido, sonaba como cohetes estallando. Entonces noté que el segundo cargador de nuestra pistola estaba en la cubierta. Cuando lo miré, estaba sangrando y tenía un gran espacio en la espalda. No escuché más disparos desde nuestro barco y estábamos bajo ataque y demonios. Estábamos fuera de combate y nos dijeron que nos pusiéramos a cubierto. Hasta el día de hoy no sé qué me hizo ir a la parte trasera de la plataforma de armas y deslizarme por la escalera hasta la cola del abanico, mientras que el resto de la tripulación en la parte delantera de la plataforma de armas bajó la escalera hasta la plataforma del pozo. Fuimos alcanzados con proyectiles de 5 ". El primero golpeó en el lado de estribor delantero de la cubierta de armas. El segundo golpeó la escalera que bajaba a la cubierta del pozo. Ese día llevábamos algunos oficiales invitados que querían ver cómo se veía la acción. como en el frente. El primer proyectil golpeó el lado de estribor destruyendo el cañón de 40 mm, dañando la torre de mando, hiriendo a algunos de los oficiales en la torre de mando, dejando la sala de radio y el volante fuera de servicio. Mientras estábamos perdiendo el control, Podía oír las balas golpeando el cabrestante que estaba en el medio de la cola de abanico. Hasta ese momento estaba demasiado ocupado para sentir miedo. Sentado allí y rezando, estaba seguro de que estaba muy asustado. Los marines habían asegurado la cabeza de playa y pudimos para reiniciar los motores y alejarnos de la isla. Entonces comenzamos a tratar a nuestros heridos. Dábamos morfina a los que estaban sufriendo. Nuestro Pharm. Mate era uno de los 8 tripulantes que murieron. 3

Los tres barcos sufrieron graves daños y se incendiaron. Sus tripulaciones comenzaron a combatir los incendios y pronto tuvieron las llamas bajo control. El mismo fuego destructor derribó un avión de observación de la Marina. Más tarde en el día CTG 51.11, el contralmirante Harry W. Hill, envió el siguiente mensaje al teniente comandante Blanchard y a los comandantes de los tres barcos:

Estoy profundamente afligido por la muerte y las lesiones sufridas en acción por sus buenos hombres. LA GALANCIA Y EL DESCUENTO CONTENIDO DE LOS PELIGROS MOSTRADOS POR TODOS LOS LCI (L) S (LCI (L) DIV. 15) ADJUNTOS A ESTE MANDO HA SIDO UNA INSPIRACIÓN PARA TODOS NOSOTROS. 4

En sus comentarios y recomendaciones sobre la operación, el Capitán DW Loomis señaló, & ldquoEl uso de LCI (L) s para el apoyo a corta distancia de la ola de asalto líder, mediante bombardeo de cohetes y fuego de 40 mm, ahora se ha convertido en un procedimiento casi estándar en la fase de aproximación de embarcaciones. , desde su primer empleo en los desembarcos de atolones en RUOTTO-NAMUR y KWAJALEIN. & rdquo 5

La iluminación nocturna de los objetivos se consideró deseable ya que el enemigo no podía moverse con eficacia sin la cobertura de la oscuridad. Los destructores normalmente disparaban proyectiles de estrellas sobre el área a iluminar, sin embargo, no pudieron ingresar a muchas de las lagunas por temor a encallar. Loomis sugirió que sería una buena idea diseñar un cohete de bengalas que pudiera ser disparado por las cañoneras LCI. Su calado poco profundo les permitiría entrar en las aguas poco profundas cerca de la costa e iluminar las posiciones enemigas. 6

Las cañoneras partieron del atolón Kwajalein el 29 de febrero de 1944 y regresaron a Pearl Harbor para reparaciones y descanso.

El 7 de marzo de 1944, se envió una fuerza de reconocimiento desde Kwajalein para investigar los atolones de Wotho, Ujae y Lae. La fuerza incluida Requisito AM 109, LST 23, LCI (G)s 441 y 345. A bordo del LST había infantes de marina del 1er Batallón, 22º Regimiento. Callaghan DD 792 fue enviado como escolta. Los desembarcos se realizaron en los tres atolones entre el 7 y el 13 de marzo con una ligera resistencia de algunos japoneses en Wotho y Ujae. Una vez que los japoneses se dieron cuenta de su difícil situación, se suicidaron. Los tres atolones fueron explorados y los barcos regresaron a la base después de izar la bandera frente a algunos grupos de nativos hostiles. 8

Las marianas

La guerra en el Pacífico iba bien para las fuerzas aliadas. Desde el ataque inicial a la flota estadounidense en Pearl Harbor, la Armada estadounidense había reconstruido muchos de los barcos dañados y la producción de nuevos barcos aumentó con cada día que pasaba. Las fuerzas de McArthur & rsquos habían logrado avances significativos a lo largo de la costa de Nueva Guinea y Hollandia estaba en su punto de mira. Los grupos de las islas Gilbert y Marshall habían caído en manos de las fuerzas estadounidenses y las Marianas se consideraban un objetivo importante. Desde los aeródromos de las islas de Saipan y Tinian, los bombarderos podían llegar a las islas de origen de Japón. Además, se podrían desarrollar bases navales en las islas, dando a la Armada una posición avanzada en el Pacífico. La invasión estaba prevista para el 15 de junio de 1944.

Atacando las Marianas había dos fuerzas de tarea organizadas como TF 52 y 53. Ambos eran parte de la Fuerza de tarea 51, que era la Fuerza Expedicionaria Conjunta bajo el mando del vicealmirante Richmond K. Turner. Las Tropas Expedicionarias estaban bajo el mando del Teniente General Holland M. Smith USMC. La Task Force 52, bajo el mando del vicealmirante Turner y el general Smith, atacó a Saipan y Tinian. Esta fuerza de asalto estaba formada por el V Cuerpo Anfibio con la 2ª y 4ª Divisiones de Infantería de Marina reforzadas. El Grupo de Trabajo 53, al mando del Contralmirante Richmond L. Conolly, contenía el III Cuerpo Anfibio al mando del Mayor General Roy S. Geiger. Este mando ostentaba la 3ª División de Infantería de Marina y la 1ª Brigada Provisional de Infantería de Marina. La Task Force 53 debía atacar Guam.

El teniente general Holland M. Smith USMC (izquierda) mira su reloj mientras el vicealmirante Richmond K. Turner observa. La fotografía fue tomada a la hora H del día D en Saipan, el 15 de junio de 1944. NARA 80G 307681.

En el momento de la campaña para apoderarse de las Marianias, el apoyo de fuego cercano por parte de las cañoneras de LCI se había convertido en una práctica estándar. Sin embargo, las condiciones de los arrecifes en estas islas plantearon un problema particular. Debido a que los arrecifes se extendían demasiado lejos de la costa, se temía que no sería posible que los veinticuatro LCI (G) se encontraran dentro del alcance de los cohetes en las playas del norte. Esto colocaría a la nave de desembarco en una posición particularmente peligrosa. Tendrían un apoyo de fuego limitado al acercarse a la playa. El vicealmirante Turner, CTF 51, decidió experimentar con otras naves de desembarco. Se habían montado morteros en tres LCT y se utilizaron con éxito en Bougainville en noviembre de 1943. Se realizaron más pruebas en Pearl Harbor cuando se montaron ocho morteros del Ejército de 4,2 pulgadas en el casco de la LCT (6). Se pensó que la velocidad de disparo y el alcance de los morteros eran un buen complemento al lanzamiento de cohetes entregado por los LCI (G). En lugar de dirigirse a la playa, estas cañoneras de mortero podrían navegar paralelas a las playas y lanzar sus morteros mortales por delante de la lancha de desembarco. Los morteros podían desmontarse fácilmente de los LCT y luego podían reanudar las tareas habituales de transporte de carga. Se realizaron ensayos para la invasión de las Marianas, y las LCT se llevaron a las cubiertas de las LST. El mal tiempo causó daños y pérdida de varios LCT cuando sus amarres fallaron y los LCT se volcaron. Con poco tiempo, y consciente de que las LCT podrían correr la misma suerte en el camino a las Marianas, el proyecto se abandonó con la idea de que podría usarse en alguna campaña futura, ya sea con LCT o LCI (L). 9 Esto resultó ser un experimento valioso, y los morteros finalmente encontraron un hogar en los LCI (L) s. Entraron en la guerra de Peleliu en septiembre de 1944 como la nueva cañonera LCI (M).

Los poseedores de registros en el comando de la Marina no pudieron mantenerse al día con la rápida conversión de muchas de las lanchas de desembarco. No era inusual que muchas de las cañoneras mantuvieran su designación inicial durante varios meses después de su conversión. Por ejemplo, LCI (L) 754, que se había convertido a una configuración (G), estaba presentando sus informes de acción como LCI (G) 754 en Iwo Jima mientras ella estaba disparando morteros contra el enemigo en esa isla. Ya se había convertido en una cañonera de mortero en ese momento.

Experimentando con varias configuraciones de lanchas de desembarco utilizadas para apoyo de fuego, el contralmirante Richmond K. Turner hizo montar morteros en seis LCT con la intención de usarlos para la invasión de Saipan. Los accidentes operativos impidieron su uso allí, pero dejaron abiertas a la consideración de tales adaptaciones en el futuro. NARA 80G 307495.

Los nadadores del equipo de demolición subacuática se habían utilizado en Tarawa y Kwajelein, pero su técnica no se había perfeccionado. La recogida de los nadadores fue particularmente problemática ya que la pequeña embarcación de desembarco, normalmente una LCPR, tuvo que detenerse para realizar la recogida. El barco era un objetivo difícil cuando estaba navegando, pero una vez que se detuvo, fue un objetivo fácil. Cuando las Marianas estuvieron listas para la invasión, se habían desarrollado nuevos métodos.

Dos hombres se acurrucarían en una balsa de goma que estaba sujeta al lado de la costa de la lancha de desembarco. Uno de los hombres sostenía una cuerda rígida de un metro con un lazo en cada extremo. La lancha de desembarco se acercaría a un nadador a gran velocidad. Al levantar el brazo, el nadador enganchaba el codo en el lazo de la cuerda que el hombre de la balsa sostenía hacia él. Esto lo empujaría junto a la balsa de goma, y ​​el segundo hombre lo empujaría a bordo. 10

La Task Force 52, bajo el mando del vicealmirante Turner, participó en el asalto a las islas de Saipan y Tinian. Directamente debajo de él estaba el Western Landing Group (TG 52.2), que incluía el Grupo de apoyo de cañoneras y el Grupo de demolición de playas. El Grupo de Apoyo de Cañoneras fue designado TU 52.2.3 y estaba bajo el mando del Comandante Michael Malanaphy. Consistía en tres grupos de LCI: el grupo siete de LCI bajo el mando del teniente comandante McFadden, LCI (G)s 77 (GF) 78, 79, 80, 81, 82, 347, 372, 373 (FF), 454, 725 y 726 El Grupo Nueve de LCI bajo el mando del teniente comandante Eikel, estaba compuesto por LCI (G)s 451, 452, 453, 455, 456 (GF), 458, 459,460, 461, 462, y 463 y 470 LCI Grupo Ocho (menos División Quince) bajo el mando del Teniente Comandante Blanchard y consistió en LCI (G)s 345, 346, 438, 441, 449, 457 (GF).

La primera isla programada para la conquista fue Saipan. El día de la invasión se fijó para el 15 de junio de 1944. Defendían la isla aproximadamente 32.000 soldados japoneses, la mayor parte de los cuales eran miembros del 31º Ejército al mando del teniente general Yoshitsugu Saito. Aunque los japoneses fueron capaces de poner una fuerte defensa, se vieron obstaculizados por los continuos ataques aéreos y submarinos estadounidenses contra sus barcos de suministro. Su ubicación en el Pacífico occidental lo colocó bien dentro de los límites extremos de la conquista japonesa, y no se dieron cuenta hasta tarde de que tendría que ser defendido. En consecuencia, los preparativos para construir defensas estaban en marcha, pero no estaban completos en el momento del ataque estadounidense.

LCI (G)s 725 y 726 acercarse a Saipán para disparar cohetes el 15 de junio de 1944. NARA 80G 253886.

Los arrecifes de las playas de asalto en Saipan (que se muestran como una línea irregular) impidieron que las cañoneras estuvieran dentro del alcance de los cohetes en las áreas de playa del norte y en algunas de las áreas de playa del sur. Comandante de las Fuerzas Anfibias del Pacífico (Comandante de la Fuerza Expedicionaria Conjunta) Serie 00704, Informe de operaciones anfibias para la captura de las islas Marianas: operación de recolección, 25 de agosto de 1944, Anexo 2 Adjunto (F).

A las 7.00 horas del 15 de junio, las cañoneras LCI se reunieron en la línea de salida y esperaron para liderar el asalto. Mientras esperaban, acorazados, cruceros y destructores bombardearon la isla con sus cañones más pesados. Alrededor de 160 aviones basados ​​en portaaviones realizaron fuertes ataques en el área de aterrizaje antes del aterrizaje, y otros setenta y dos aviones bombardearon las playas justo cuando la lancha de desembarco tocaba la costa. A las 0810 se completaron los preliminares. Las cañoneras hicieron su ataque de manera típica y luego se quedaron cerca de la costa proporcionando fuego de cobertura. Sin embargo, su fuego no fue tan efectivo como se esperaba. El Comandante General V Cuerpo Anfibio, General Holland Smith, informó:

LCI (G) & rsquos precedieron a las olas de los botes y dispararon 40 mm y bombardeos de cohetes contra las playas. Sin embargo, el arrecife de CHARAN-KANOA en todas las playas del norte y en algunas playas del sur se extendía más allá del alcance máximo de los cohetes, esto impidió el uso de cohetes contra esas playas. El bombardeo permitió a nuestras tropas desembarcar en un número efectivo. Pero varios objetivos importantes no fueron destruidos ni neutralizados. Estos incluían morteros y artillería enemigos que podían atacar las playas desde pendientes inversas y posiciones de ametralladoras y tropas en el terreno bajo inmediatamente detrás de las playas. 11

LCI (G) 458 informó que los barcos del Grupo Nueve, que operan frente a las playas del norte, se vieron obstaculizados en su misión:

El grupo del norte se mantuvo alejado al menos a 1800 yardas de la playa por un arrecife que se abría paso, lo que hizo imposible el lanzamiento de cohetes. Las playas estaban fuertemente controladas por un enemigo equipado con tanques ligeros, morteros, ametralladoras y artillería. Los LCI debían avanzar en las playas justo antes de las primeras oleadas de LCT y por medio de su bombardeo de fuego reprimirían al enemigo hasta que se pudieran realizar los desembarcos iniciales. 12

El fuego japonés directo sobre las cañoneras no fue práctico. Cualquier batería de cañones que disparara desde la costa hacia el mar sería rápidamente detectada y puesta fuera de combate por los destructores, cruceros y acorazados. El fuego que asolaba las cañoneras generalmente provenía de morteros ubicados en las laderas inversas cerca de la costa. Estos no se podían ver ni destruir. El fuego de mortero se acercó a las cañoneras en varias ocasiones y, alrededor de las 08.30, LCI (G) 451 fue alcanzado por un proyectil de mortero y quedó parcialmente inutilizado. LCI (G) 79 informó de casi fallas de mortero con metralla esparcida sobre su popa. Las cañoneras completaron su misión y se retiraron del área inmediata al asalto.

La mayoría de los LCI (G) convertidos en 1944 llevaban cohetes además de armas. Una vez que disparaban su salva de cohetes, dependían del fuego de 40 mm y 20 mm para sofocar al enemigo. Desafortunadamente, esto no siempre fue suficiente. Un LCI (G) generalmente montaba un solo cañón de 40 mm en la proa y uno cerca de la popa. Delante de la torre de mando había dos tinas de armas, cada una con un calibre de 20 mm. Dos bañeras adicionales estaban detrás de la torre de mando, y también montaban cañones individuales de 20 mm. Esto significaba que en una carrera directa a la playa, el LCI (G) solo podía disparar desde el único cañón de 40 mm montado en la proa directamente delante y los dos cañones de 20 mm delante de la torre de mando. Estaban limitados a 40 grados desde adelante. Teniente (jg) Francis W. Cole Jr., Comandante en Jefe de LCI (G) 458 en Saipán, informó:

Al apoyar los desembarcos de tropas, este barco nunca ha podido llevar más de uno o dos cañones de cuarenta MM y ningún cañón de veinte MM para apuntar al sector particular de la playa que se supone que debe cubrir.Esto se debe a que el arco cuarenta es el único arma que puede disparar directamente hacia adelante. Girando de costado podemos traer dos cuarenta y dos veinte de nuestra batería de tres cuarenta y cuatro veinte, pero entonces somos un gran objetivo para el enemigo. Esta deficiencia se sintió particularmente la mañana del 18 de junio cuando queríamos dirigir el barco directamente hacia objetivos específicos y llevar tantos cañones como fuera posible.

Por tanto, se recomienda retirar la superestructura del castillo de proa con su cabrestante y montar la proa cuarenta en la cubierta principal, quitar las rampas y montar las dos proa veinte en los extremos delanteros de las plataformas de rampa. 13

El problema observado por el fuego directo de las cañoneras se solucionó más tarde con la introducción de la variante LCS (L). Los LCS (L) llevaban un cañón doble de 40 mm justo delante de la conexión y un cañón de proa que podía ser un cañón de 3 "/ 50, uno simple de 40 mm o uno doble de 40 mm. Por lo tanto, el LCS (L) podía disparar desde tres o cuatro barriles directamente delante del barco.

El 18 de junio, pocos días después del desembarco, se avistaron barcazas enemigas frente a la ciudad de Garapan mientras intentaban desembarcar tropas detrás de los estadounidenses. Los LCI (G) fueron enviados para destruirlos. Trabajando en concierto, LCI (G)s 79, 81, 371, 451, 452, 458, y 460 los atacó. Informaron haber hundido trece de las barcazas de cuarenta pies de largo después de un tiroteo con varias. 14 El fuego de mortero desde la costa rodeó a algunos de los barcos, pero ninguno fue alcanzado. Sin embargo, un proyectil de un arma de 5 pulgadas LCI (G) 371, atascando su timón. Excelente manejo del barco por parte de su CO, el teniente E. W. Gooding, y cubriendo el fuego de LCI (G) 460, le permitió escapar y sobrevivir. Una semana después, a las 02.20 del 26 de junio, LCI (G) 438 avistó dos barcazas enemigas cerca de Mutcho Point en Saipan y las iluminó con su reflector de señales. Las barcazas les dispararon con cañones de 37 mm y golpearon la cañonera causando daños importantes. A las 02.30, LCI (G) 456 hundió una barcaza en la misma área, recibiendo algunos daños menores por su fuego de respuesta. El teniente comandante T. Blanchard, comandante del Grupo Ocho de LCI (L), condujo varias otras cañoneras al área, pero no se realizaron más acciones. 15

Las tropas enemigas todavía estaban en el área. A las 05.15 horas del 4 de julio, el OD a bordo LCI (G) 345 vio un pequeño bote alejándose de Saipan hacia Tinian. A medida que se acercaba la cañonera, se vio que sus ocupantes dejaban caer objetos al agua y luego se escondían en el fondo del bote para evitar ser vistos. Con todas las armas apuntadas en el barco, el 345 se acercó y capturó a cuatro soldados japoneses que luego fueron puestos bajo custodia para interrogarlos. Habían dejado caer sus rifles, equipo y granadas por el costado antes de ser capturados.

Una vez completada la captura de Saipan, llegó el momento de pasar a Tinian. La isla de Tinian tiene sólo diez millas de largo y unas cinco millas de ancho. Se encuentra justo al sur de Saipan y está separada de esa isla por un canal de tres millas de ancho. Los valiosos activos de la isla eran su terreno relativamente plano y cuatro aeródromos operativos. Las fuerzas japonesas en la isla ascendían a unas 9.000, aproximadamente la mitad de las cuales eran del Ejército y la otra mitad de la Armada. El oficial japonés de mayor rango en Tinian era el vicealmirante Kakuji Kakuta, pero el mando operativo del ejército y los rsquos estaba bajo el mando del coronel Kiyochi Ogata, oficial al mando del 50º Regimiento de Infantería, 29ª División del Ejército. Las fuerzas navales estaban bajo el mando directo del capitán Goichi Oya.

La conquista de Saipán, justo al norte, convirtió a Tinian en un objetivo menos importante. Sin embargo, todavía tenía que tomarlo. Los folletos de propaganda que pedían a los japoneses que se rindieran fracasaron y las fuerzas estadounidenses se prepararon para tomar la isla. Aislados de cualquier apoyo o suministros, los japoneses en Tinian solo podían esperar el ataque. Con poca prisa, las fuerzas estadounidenses pudieron adoptar un enfoque deliberado para la aniquilación de los defensores japoneses. Los esfuerzos coordinados entre la Armada y la Fuerza Aérea del Ejército debilitaron lentamente a los japoneses, y cuando llegó el día del asalto, la infraestructura de Tinian & rsquos había sido severamente dañada. Los ataques aéreos fueron realizados por aviones que volaban desde un grupo de tareas de portaaviones rápido, así como aviones de cinco CVE y aviones terrestres de campos en Saipan. El tamaño relativamente pequeño de la isla, junto con la gran cantidad de aviones, aseguró que muy pocos objetivos se perdieran en el asalto aéreo.

El asalto a Tinian tuvo lugar el 24 de julio de 1944, con doce cañoneras LCI liderando el asalto a las Playas Blancas 1 y 2. Comandante de las Fuerzas Anfibias de la Flota del Pacífico (Comandante de la Quinta Fuerza Anfibia, Comandante de la Fuerza de Tarea 51) Informe sobre operaciones anfibias para la captura de las islas Marianas (operación de recolectores), 25 de agosto de 1944, Anexo 6 ​​Adjunto (A).

Un factor que no se vio en muchos aterrizajes fue el uso de artillería en tierra. La cercanía de Saipan hizo posible utilizar fuego de artillería del Ejército desde allí como parte del bombardeo previo al aterrizaje. Participaron 96 obuses de 105 mm, 26 obuses de 155 mm y 24 cañones de 155 mm, ubicados en la costa sur de Saipán. El día D se fijó para el 24 de julio de 1944. Se programó el aterrizaje de la 2ª y 4ª División de Infantería de Marina, con un total de 35.000 hombres. La 27 División de Infantería del Ejército se mantuvo en reserva en Saipán.

Surgieron disputas sobre cuál de las playas de Tinian usar para el desembarco, y el Batallón de Reconocimiento del Cuerpo Anfibio de Infantería de Marina y rsquos V fue enviado a tierra por la noche en botes de goma para inspeccionar el área. Acompañados de nadadores de la UDT, identificaron que las Playas Blancas eran las mejores zonas de aterrizaje. La misión investigó Yellow Beaches y White Beach 1 en la noche del 10 al 11 de julio, y White Beach 2 en la noche del 11 al 12 de julio.

El plan para usar las cañoneras para apoyar los aterrizajes se describió en el informe de acción de CTF 52 & rsquos para el asalto a Tinian. Indicó:

El plan de apoyo de LCI (G) generalmente prescribía lo siguiente: 6 LCI (G) y rsquos en la playa BLANCA UN carril para botes y nueve en la playa BLANCA DOS carriles para botes, precedieron a la ola LCT principal hacia la playa y lanzaron 20 MM y 40 MM y bombardeo de cohetes. en las playas en apoyo cercano del desembarco. Seis LCI (G) & rsquos en el flanco norte de la playa BLANCA UN carril para botes y nueve en el flanco sur de la playa BLANCA DOS carriles para botes, línea de salida a la izquierda a la hora HOW y pasaron entre carriles para botes y acorazados flanqueantes entregando 20 y 40 MM y Lanzamiento de cohetes en los flancos de las playas de desembarco en un punto a 1000 yardas de los extremos de las áreas de playa. LCI (G) y rsquos flanqueantes se alejaron del área de aterrizaje, en paralelo a la costa al completar las primeras salvas de cohetes de bombardeo, recargaron los soportes de cohetes y nuevamente se volvieron hacia la costa para lanzar segundas salvas. Continuaron esto hasta que se cubrieron áreas hasta USHI y FAIBUS POINTS respectivamente. Los LCI & rsquos en los carriles para botes se volvieron hacia los flancos más cercanos cuando la LCT y rsquos habían pasado, y siguieron a los LCI & rsquos que flanqueaban con fuego en los flancos norte y sur del área de aterrizaje. 16

Las cañoneras de TU 52.6.7 llegaron a las playas de Tinian a las 06.25 del 24 de julio. Un fuerte viento y una corriente del noreste los sacaban continuamente de la estación, y con frecuencia tenían que adaptarse para mantener la posición. A las 0721 se dirigieron hacia las playas disparando sus cañones de 40 mm, pero muchos de los posibles objetivos en tierra quedaron oscurecidos por el humo de los incendios iniciados por los bombardeos de los barcos más grandes. Radar equipado LCI (G) 77 pudo disparar sus cohetes en el momento apropiado. Otros barcos del grupo notaron su fuego y lanzaron sus cohetes inmediatamente después. Los barcos del Grupo Nueve encontraron problemas similares con objetivos oscurecidos, pero aún así lograron desconectar sus salvas de cohetes, golpeando las áreas de la playa. Avanzando a menos de 500 yardas de la playa, las cañoneras dispararon contra objetivos en la costa y luego se quedaron al margen mientras los LVT pasaban por sus líneas y aterrizaban a los Marines.

A la mañana siguiente, a las 06.35, LCI (G) 453 recibió un mensaje de radio de CTF 52 para tomar bajo fuego algunos objetivos específicos justo al sur de las playas del desembarco. Los objetivos parecían ser varios edificios pequeños, y fueron alcanzados con una docena de cohetes, 508 rondas de 40 mm y 1,160 rondas de 20 mm de fuego. Aparentemente, esto fue suficiente para apoyar a los marines en tierra y la cañonera partió del área. 17 Los siete barcos del Grupo Ocho siguieron un patrón similar. Cuando terminó, informaron haber lanzado un total de 1,582 cohetes en White Beach 2, junto con 8,860 rondas de 40 mm y 20,995 rondas de municiones de 20 mm.

Durante los siguientes días, las cañoneras trabajaron en conjunto con los marines en tierra, proporcionando fuego de llamada cuando era necesario y disparando contra posiciones japonesas. A finales de julio y hasta los primeros días de agosto, los barcos estaban a unos cientos de metros de la costa. Se utilizaron altavoces para animar a los japoneses a rendirse. Muchos lo hicieron, pero algunos se suicidaron y algunos fueron hechos prisioneros. El Grupo Ocho informó que & ldquoMarine Headquarters anunció que LCI (G) 457 con el sistema de megafonía a bordo había hablado con aproximadamente dos mil quinientos (2500) civiles y soldados japoneses de que salieran de las cuevas para que se rindieran. Solo veinticinco o treinta miembros del personal permanecieron en las cuevas. & Rdquo 18

La conquista de las Marianas había pasado factura a las fuerzas estadounidenses, sin embargo, para los japoneses, fue un desastre. La Encuesta sobre bombardeos estratégicos de Estados Unidos informó más tarde:

Los japoneses, por su parte, se enfrentaban ahora a una situación estratégica enormemente cambiada con las fuerzas estadounidenses fuertemente emplazadas en su línea de defensa interior en una posición que amenazaba gravemente su capacidad para continuar las hostilidades y el infierno. Casi unánimemente, los japoneses informados consideraron a Saipán como la batalla decisiva de la guerra y su pérdida como el fin de toda esperanza de una victoria japonesa. 19

La última conquista de la isla de las Marianas fue Guam. Originalmente programada para el 18 de junio, la invasión fue aplazada por la Batalla del Mar de Filipinas, del 19 al 20 de junio, que desvió a algunas de las fuerzas navales estadounidenses de las Marianas. Además, la batalla por Saipan resultó ser más difícil de lo que se imaginó originalmente, y se determinó aumentar el tamaño de la fuerza de desembarco en Guam. La Fuerza de Ataque del Sur TF 53, al mando del contralmirante Richard Conolly, desembarcaría al III Cuerpo Anfibio bajo el mando del mayor general Roy S. Geiger. Este Cuerpo consistía en la 3ª División de Infantería de Marina comandada por el Mayor General Alan Turnage y la 1ª Brigada Provisional comandada por el General de Brigada Lemuel C. Shepherd, Jr. junto con la 77ª División del Ejército y rsquos al mando del Mayor General Andrew D. Bruce. Esto colocó a un total de 19.000 soldados y 37.000 infantes de marina en Guam. Oponiéndose a ellos en Guam estaba la 29ª División de Infantería al mando del Teniente General Takeshi Takashina. Además, la 6ª Fuerza Expedicionaria bajo el mando del mayor general Kiyoshi Shigemitsu tenía 5.100 hombres. Se disponía de mano de obra adicional, incluida una guardia naval de 3.000 hombres y otras unidades diversas. La fuerza de combate japonesa disponible total ascendía a 19.000.

El aplazamiento del ataque a Guam dio más tiempo al Grupo de Trabajo 53 para elegir sus objetivos de manera cuidadosa y deliberada. Usando una combinación de ataques aéreos y marítimos, que resultó en la destrucción de la mayor parte de la artillería japonesa en la isla, la Fuerza de Tarea debilitó significativamente las habilidades defensivas japonesas.

La primera baja de cañonera relacionada con el asalto a Guam se produjo el 17 de junio de 1944 cuando LCI (G) 468 estaba en ruta de Kwajalein a Guam como parte del Grupo de Trabajo 53.16. En el grupo de tareas se incluyeron nueve LCI (G), quince LST, el barco de reparación de la lancha de desembarco ARL 3, y las capas de la red Acebo un 19 y Aloe AN 6.

Alrededor de 1750, como los barcos estaban a unas 180 millas al este de Guam, fueron atacados por varios aviones japoneses. El informe de acción de LCI (G) 468 indica:

Cuando se avistó el primer avión, se estableció una condición y todos los cañones estaban listos para disparar cuando el primer avión comenzó a funcionar unos segundos después. El primer avión llegó muy bajo en el haz del ARL3 que estaba aproximadamente a 800 yardas por delante del LCI (G) 468. Este avión dejó caer un torpedo aproximadamente a 700 yardas del ARL3 y se alejó yendo por delante de la formación. En este momento apareció otro avión de una nube cerca del punto de donde vino el primer avión. El fuego se detuvo y se cambió al segundo tan pronto como se consideró que el segundo estaba dentro del alcance. En este momento se observó que los trazadores se acercaban muy cerca del barco y unos segundos después el barco fue alcanzado por fuego ya sea de otro barco en formación o de las ametralladoras del avión atacante. Se cree que un oficial herido y un hombre en el cañón de postes 20 MM y un oficial herido en el puesto de mando fueron alcanzados por este fuego. Se planeó girar bruscamente hacia el avión atacante para presentar un objetivo más pequeño, pero la víctima en la estación de mando (puente) impidió que este plan se llevara a cabo. El segundo avión se acercó a unas 150 yardas del LCI (G) 468 y lanzó su torpedo que golpeó la proa del barco y el Hellip. Aproximadamente el tercio delantero de la nave fue destruido & hellip. No hubo fuego o explosión de municiones por el impacto del torpedo y no se produjo una inundación excesiva, con el resultado de que el barco podría haber permanecido a flote indefinidamente excepto por la amenaza de un nuevo ataque enemigo y la distancia a una base amiga. 20

Guam fue la última isla de las Marianas tomada como parte de la Operación Forager. Originalmente programada para el asalto el 18 de junio de 1944, la invasión se retrasó hasta el 21 de julio de 1944 por la Batalla del Mar de Filipinas, que tuvo lugar del 19 al 20 de junio de 1944. Comandante de las Fuerzas Anfibias de la Flota del Pacífico (Comandante de la Quinta Fuerza Anfibia, Comandante de la Fuerza de Tarea 51) Informe sobre operaciones anfibias para la captura de las islas Marianas (operación de recolectores), 25 de agosto de 1944, Anexo 5 Adjunto (A).

Dos oficiales y trece hombres murieron en el ataque. Además, resultaron heridos el comandante, el teniente (jg) George D. Mayo y dos tripulantes. Con un tercio del barco desaparecido y sin un puerto seguro cerca, se ordenó que el barco se hundiera por disparos de Stembel DD 644 al día siguiente.

Antes de los desembarcos, los UDT 3, 4 y 6 realizaron un reconocimiento submarino de las playas de desembarco propuestas en Guam. Llegaron a Guam a bordo Dickerson APD 21, Kane APD 18, y Clemson APD 32 respectivamente, con la llegada del UDT 3 el 14 de julio y la llegada de los equipos 4 y 6 el 17 de julio. Se asignaron tres días para el reconocimiento y cuatro más para la demolición de los obstáculos de la playa.

Los obstáculos submarinos encontrados por la UDT consistieron en montones de coral contenidos en una malla de alambre y espaciados alrededor de cinco pies de distancia. Una vez identificados, tuvieron que ser destruidos para evitar que interfirieran con las naves de desembarco. Parte de este trabajo tuvo que hacerse por la noche, pero el mal tiempo y las fuertes lluvias obstaculizaron las misiones nocturnas durante el período anterior a la invasión. Los UDT utilizaron una combinación de misiones de reconocimiento reales y de diversión para confundir al enemigo. En el caso de una desviación, los LCPR corrieron cerca de la costa como para dejar a los nadadores, pero no lo hicieron. En todos los casos, el fuego desde las posiciones enemigas en la costa fue intenso, pero la combinación de cañoneras, destructores y cruceros pronto le puso fin.

LCI (G)s 469, 471, 472, y 473 se les encomendó la tarea de brindar apoyo a los UDT. Combinando fuerzas con las cuatro cañoneras fueron los destructores Dewey DD 349 y MacDonough DD 351 que fueron reemplazados a la mitad de la cobertura por Sigsbee DD 502 y Schroeder DD 501. La combinación de LCI (G) con destructores demostró ser tan eficaz para proporcionar fuego de cobertura para el UDT 3 que se solicitaron cañoneras adicionales para los otros equipos. Dentro de las veinticuatro horas de haber hecho la solicitud, el teniente comandante Blanchard llegó con LCI (G)s 345, 346, 348, 438, 441, 449, 455, y 457.

Con frecuencia se presentaban problemas para trabajar alrededor de las islas, ya que muchas de las aguas estaban inexploradas. En 2000 el 17 de julio, LCI (G) 348 estaba cubriendo las operaciones de UDT 3 frente a Red Beach 2 cuando aterrizó en un arrecife. Pronto estuvo bajo fuego de mortero y ametralladora desde la orilla. LCI (G) 471intentó sin éxito sacarla dos veces sin éxito. Los disparos enemigos continuaron amenazando a las dos cañoneras, y el Comandante de la Unidad de Tarea (CO de Sigsbee) ordenó a la tripulación y a los oficiales, junto con materiales clasificados, que salieran del barco y los llevaran a un refugio más seguro en Sigsbee. Sigsbee y Schroederpatrullaron cerca para evitar cualquier intento japonés de abordar el barco. En cuestión de horas, los cruceros Wichita CA 45, St. Louis CL 49, y Minneapolis CA 36 llegaron, y su fuego combinado puso fin a cualquier intento japonés de bombardear la cañonera varada. Bajo su cobertura, la tripulación y los oficiales regresaron. Al día siguiente, el remolcador Apache ATF 67 llegó de Saipán y sacó la cañonera. Fue remolcada de regreso a Saipan para reparar su hélice doblada. 21

En su informe sobre las operaciones de la UDT 3 en Guam, el teniente T. C. Crist, oficial a cargo de la UDT 3, señaló:

Uno de los factores más importantes que contribuyeron al éxito de la Operación Demolición fue el apoyo de fuego proporcionado, particularmente por LCI (G) & rsquos. Mantuvieron la playa cubierta con un volumen de fuego de 40 y 20 MM a quemarropa tal que parecía casi imposible que el enemigo hiciera grandes intentos para detener la operación. Su fuego fue preciso (a menudo era necesario disparar directamente sobre las cabezas del personal de demolición que trabajaba en el arrecife). Se cree que nuestro trabajo no hubiera sido posible sin un gran número de víctimas si no hubiera sido por este apoyo de fuego cercano. Se recomienda que los LCI se incluyan en todas las futuras operaciones de demolición previas al asalto. Una dificultad encontrada fue el problema de mantener los LCI en la posición adecuada y lejos del agua sucia durante las operaciones nocturnas. Es posible que Radar en los LCI resuelva este problema si dicha instalación es práctica.

La intensidad y precisión de la cobertura contra incendios durante los dos días anteriores al día W fueron asombrosas, considerando el hecho de que mientras el personal de demolición trabajaba a 50 yardas de la playa, la playa en sí estaba cubierta con fuego de LCI, Destructores, Cruceros y también de bombardeos y ametrallamientos de aviones. 22

Los UDT tuvieron que eliminar numerosos obstáculos antes del asalto a Guam. Este mapa muestra los obstáculos submarinos removidos en Asan Beach, Guam, por UDT 3. Oficial a cargo del equipo de demolición submarina # 3 Serie 0022, Equipo de demolición subacuática n. ° 3 e informe de funcionamiento de mdash, 18 de agosto de 1944. Anexo (A).

El 20 de julio, el área alrededor de la bahía de Agat fue cubierta por LCI (G)s 437, 442, 474, y 475. El trabajo de los UDT había terminado y existía la preocupación de que los japoneses pudieran intentar minar o instalar obstrucciones en las áreas ya despejadas. Las cañoneras patrullaban la playa entre Alutom Island y Pelagi Rock. Conchas de estrellas del crucero Honolulú CL 48 iluminó las playas y dio a las cañoneras la oportunidad de disparar contra varios objetivos de oportunidad.

La asignación de los barcos Blanchard & rsquos en Guam había sido la protección de los UDT. Una vez completada su tarea, dejaron Guam y regresaron a Saipán para ser reasignados el 20 de julio. Otras cañoneras cubrirían la invasión.

El 21 de julio comenzó la invasión.A las dos horas de bombardeo de los barcos más grandes siguió el asalto de las cañoneras LCI. El área de desembarco estaba en las playas Roja, Verde y Azul cerca de Asan en la costa occidental de Guam, y las Playas Amarilla y Blanca cerca de Agat, que se encuentran a seis millas al sur. Los dieciocho LCI (G) se habían convertido recientemente en la costa oeste y su armamento ahora incluía cuarenta y dos lanzadores de cohetes CIT Tipo 8 que le daban a cada barco la capacidad de lanzar 504 cohetes en cada salva. Cada barco transportaba cohetes suficientes para dos salvas. Las playas del desembarco norte y sur tenían cada una nueve LCI (G) para brindar un apoyo cercano. Las playas del norte de Asan fueron apoyadas por LCI (G)s 348, 464, 465, 466, 467, 469, 471, 472 y 473 bajo el mando del teniente comandante William R. McCaleb.

Las playas del sur en Agat fueron apoyadas por LCI (G) División Quince, Grupo Nueve barcos bajo el mando del Teniente L.Howard Rabenstein, que incluía LCI (G)s 365 (F), 366, 437, 439, 440, 442, 450, 474 y 475. El asalto de desembarco de las cañoneras comenzó poco después de 0801 cuando abandonaron la línea de partida. Se lanzaron un total de 4.536 cohetes contra las playas, dando a los marines una excelente cobertura mientras aterrizaban. La cantidad de vidas de marines estadounidenses salvadas por tal aluvión solo se puede adivinar, pero tenía que ser significativa.

Teniente John F. Auge, CO de LCI (G) 469 señalado:

Al disparar primero los cohetes en los lanzadores fijados a 30 ° y luego los de los lanzadores a 45 °, se colocó una barrera sobre una franja de playa de aproximadamente 250 a 350 yardas de profundidad a través de la cual es dudoso que pudiera existir alguna resistencia enemiga. Los cañones de 40 mm fueron particularmente efectivos para derribar emplazamientos de ametralladoras enemigas visibles, etc. y para ametrallar la playa junto con los cañones de 20 mm. 23

La continua resistencia enemiga cerca de la costa provocó un mayor bombardeo por parte de las cañoneras LCI. El fuego de mortero era un problema particular, uno que era difícil de combatir ya que los morteros se disparaban desde el reverso de las colinas. La mayor parte parecía estar dirigida a los LVT (A) que estaban cerca de las playas, y cuatro de ellos sufrieron impactos directos. Noventa minutos después del desembarco en Agat, LCI (G) 365 fue alcanzada por un proyectil de 75 mm, matando a seis de sus hombres e hiriendo a dieciocho. El fuego de respuesta del área alrededor de Pelagi Rock y Bangi Point fue dirigido a las cañoneras. Una de las armas estaba ubicada en una cueva al norte de la playa, y se pensaba que otra estaba en la cima del acantilado. LCI (G) 437 informó de algunos casi accidentes de lo que parecían ser proyectiles de tres pulgadas que la rociaron con agua y metralla. El fuego se dirigió hacia el área cerca de Pelagi Rock y la cercana ciudad de Agat hasta que cesó el contrafuego.

Se recibió noticia de que el comandante de TU 54.4.6, el teniente L. Howard Rabenstein, había resultado herido en el ataque a LCI (G) 365 y el teniente Schenck de LCI (G) 439 asumió el mando de la unidad de tarea. LCI (G)s 439, 440, 442, 450, 474, y 475se retiró de los carriles para botes a las 08.50 y ametrallaron las playas entre la isla Alutom y Bangi Point con cañones de 40 mm y 20 mm. El bombardeo de la zona continuó hasta las 0944 cuando las cañoneras se retiraron del área para reagruparse.

Durante varios días después de los aterrizajes, se completaron misiones continuas de llamadas de fuego y ataques nocturnos contra las posiciones enemigas y rsquos. LCI (G)s 465, 466, y 467 dispararon salvas de cohetes contra la playa de Anigua y ametrallaron el área en apoyo de las posiciones de los marines en el área. Al parecer su trabajo fue bastante efectivo, ya que en la tarde del 27 de julio los barcos recibieron el siguiente mensaje que había sido enviado desde el Cuartel General de la Tercera División de Infantería de Marina al CTG 53.1:

DURANTE LAS NOCHES DEL 25 Y 26 DE JULIO, LCI GUN BOAT DISPARÓ EN NUESTRO FRENTE IZQUIERDO PRODUJO SEGURIDAD PARA NUESTRA DIVISIÓN FLANK IZQUIERDO AL NEGAR LA CARRETERA AGANA-ASAN HACIA EL ENEMIGO X LT HAYDEN ENLACE OFICIAL DE GUNBOATS REPORTES EXPOSICIONES LUGARES FESTIVOS 5 EN EL ÁREA OBJETIVO 605 WX Y 585 CX ESTA DESTRUCCIÓN DE SUMINISTROS ENEMIGOS COMBINADA CON EL APOYO CERCANO DEL 3ER BATALÓN HA DEMOSTRADO SER DE GRAN AYUDA EN NUESTRO ASALTO X POR FAVOR, DÉ LAS GRACIAS AL RESPONSABLE APOYO NAVAL. 24

Aunque se habían completado los desembarcos, las cañoneras aún se encontraban en peligro. LCI (G) 465, mintiendo frente a Adalup Point, sufrió una falla cercana cuando una bomba de fragmentación explotó a veinte metros de su aleta de estribor, hiriendo a tres de sus hombres y perforando su casco en doce lugares. Aparentemente, la bomba provino de un TBF Avenger. Un grupo de ellos había estado bombardeando la cresta al este de Adelup Point. Después de lanzar sus bombas sobre las posiciones enemigas, volaron en círculos hacia el mar para otra carrera. Se pensó que esta bomba se había atascado y se había caído cuando el avión pasaba cerca del barco.

El 24 de julio, LCI (G)s 366, 439, 440, 442, 450, 474, y 475 se dirigió hacia el lado sur de Orote y disparó contra las posiciones enemigas. El contra-fuego desde la costa resultó en dos de los barcos, 366 y 439, sufriendo graves daños y varias bajas. Ambos fueron alcanzados por disparos de 75 mm. Dos días después, LCI (G) 437 navegaba en la misma zona y fue atacado, pero escapó sin daños.

El 28 de julio LCI (G) 469 estaba cruzando cerca de Adelup Point para recoger a un hombre de LCI (G) 466 cuando estuvo bajo fuego en la costa en 1805. Sus vigías notaron por primera vez que caían proyectiles en el agua cerca de algunos LST varados, y en pocos minutos fue rodeada por proyectiles de artillería enemiga. La metralla golpeó su cubierta pero nadie resultó herido. LCI (G)s 466, 469, 471, 472, y 473 formó una línea y se acercó a la ciudad de Agana, abriendo fuego con cañones de 20 mm y 40 mm. Afortunadamente, un oficial de enlace de la Marina estaba a bordo. LCI (G) 473 y ayudó a coordinar el fuego que sofocó el ataque. Tan pronto como las cañoneras dejaron de disparar, el fuego de la orilla regresó. CTG 53.16 ordenó a los barcos que se dirigieran hacia el mar para escapar de la amenaza, ya que parecía demasiado difícil identificar la fuente. 25 Los infantes de marina solicitaron apoyo adicional en tierra. El 30 de julio LCI (G) 437 tomó a bordo un equipo de apoyo de fuego del Cuerpo de Marines del V Cuerpo de Artillería Phib. El equipo de apoyo de fuego encontró objetivos en la costa en el puerto de Apra, y el barco les disparó con fuego de 40 mm desde una distancia de 650 yardas. Allí se habían descubierto dos nidos de ametralladoras que estaban frenando el avance de los marines y rsquos. Las dificultades en la comunicación con los observadores de la costa impidieron el uso de cohetes ya que la ubicación de los Marines no era obvia.

Aunque los asaltos en la playa generalmente se realizaban con botes de desembarco que transportaban infantes de marina o tropas del ejército, a menudo hubo variaciones en el patrón. El 31 de julio, cinco tanques anfibios amarrados junto a LCI (G) 437 y solicitó asistencia. Estaban a punto de intentar un aterrizaje sobre el arrecife cerca de los acantilados en el puerto de Apra. Se solicitó y se acordó cubrir el fuego de las cañoneras. A las 1000, los tanques se dirigieron a la costa cerca de la base del acantilado mientras las cañoneras disparaban contra las posiciones enemigas sospechosas con fuego de 40 mm. Las cañoneras alcanzaron objetivos de playa con cuatro salvas de cinco cohetes cada una. Una vez que los tanques llegaron al arrecife, las cañoneras dejaron de disparar y se mantuvieron alerta en caso de que fueran necesarias. Los tanques aterrizaron de manera segura y las cañoneras se retiraron del área a las 1033.

La inteligencia de la Marina transmitió a la flota la posibilidad de un contraataque japonés. Habían sido alertados por nativos de Guam y solicitaron que las lanchas cañoneras atacaran una zona. El 3 de agosto LCI (G)s 471, 472, y 473 ametrallaron el área en el lado este de la bahía de Tumon. Después de su ataque de ametralladora, las cañoneras enviaron quinientos cohetes por los acantilados hacia el área sospechosa y luego permanecieron en el área hasta el día siguiente en caso de que fueran necesarios. Con la campaña de Guam bajo control, no se necesitaban todas las cañoneras. El 4 de agosto LCI (G)s 464, 465, 467, y 472 salió de Guam y el 12 de julio LCI (G)s 437 y 442 se separaron y se dirigieron a Pearl Harbor.

Aunque la isla había sido capturada, todavía había focos de japoneses listos para luchar. El 11 de agosto LCI (G)s 466 y 469 estaban de patrulla en el área de Ritidian Point-Pat Point. En tierra, una patrulla de los marines había sido emboscada y aislada de su unidad. Después de ser señalado por semáforo, el 466 envió un bote a tierra para evacuar a tres heridos. Uno de los marines ya había muerto y el barco y el barco de rsquos eran demasiado pequeños para atravesar el fuerte oleaje. Un barco japonés plegable de fondo plano fue visto cerca de la playa y puesto en servicio. Ambos marines heridos fueron retirados y el barco envió comida y agua al resto de la patrulla de marines. Los marines heridos fueron trasladados a Consuelo AH 5.

Al día siguiente, una patrulla de la 22 División de obuses de la Marina Pac fue emboscada y necesitaba ayuda en la misma zona. El oficial al mando de la patrulla había muerto y los hombres restantes se habían dispersado. Dos de la patrulla fueron evacuados por LCI (G) 469.

Desde mediados de agosto hasta finales de mes, las cañoneras patrullaron el área alrededor de Ritidian Point y el área circundante en el norte de Guam. Aquí y allá se encontró resistencia enemiga, con los barcos bombardeando ubicaciones enemigas. El 16 de agosto LCI (G)s 466 y 474 fue tras algunos francotiradores japoneses que operaban entre los puntos LaFac y Anao. No está claro qué esperaban lograr los japoneses utilizando fuego de rifle contra las cañoneras, pero se sintieron ultrajados y superados en armamento cuando lo hicieron. Ambas cañoneras lanzaron fuego de 40 mm y 20 mm y algunos cohetes en las zonas de donde emanaba el fuego y éste fue silenciado. No estaba claro si el enemigo había muerto o se había puesto a cubierto en algunas de las muchas cuevas de la zona. Ocasionalmente, un pequeño número de japoneses aparecía en la playa y se rendía.

LCI (G) 469 llevó a un oficial de enlace de la Marina a bordo para una misión de llamada de fuego. De camino al área, aterrizó en Luminao Reef cuando regresaba al puerto de Apra. Un hombre se fue por la borda, posiblemente para inspeccionar la situación y no salió a la superficie. Su cuerpo fue recuperado a la tarde siguiente. Los intentos de sacar la cañonera del arrecife no tuvieron éxito hasta que un remolcador la sacó el 3 de septiembre. Se descubrió que su oficial al mando tenía la culpa y fue relevado del mando.

El rescate de los heridos era una tarea asignada ocasionalmente a las cañoneras. Su combinación de potencia de fuego y tiro poco profundo hizo posible la recogida y evacuación. A las 06:00 del 13 de septiembre LCI (G) 466 Se puso en contacto con los marines en tierra que tenían un hombre enfermo que evacuar. La cañonera envió su pequeño bote a tierra con algo de comida para los marines. El barco estaba en peligro cuando varios soldados japoneses aparecieron en la cima de una cresta cercana. Preocupados de que los japoneses pudieran disparar contra su barco mientras regresaba, la cañonera desató un torrente de disparos de 40 mm y 20 mm sobre los japoneses con los marines actuando como observadores. A las 07.30, los japoneses habían sido asesinados o expulsados, y el barco regresó al 466 llevando al infante de marina enfermo.

Aproximadamente a las 16.30, los vigías de la cañonera vieron humo en tierra, posiblemente de un fuego de cocina. Después de verificar si había infantes de marina en el área y recibir una respuesta negativa, la cañonera envió una andanada de cohetes al área seguida de disparos de 40 mm y 20 mm con resultados indeterminados. No importaba mucho ya que el propósito del fuego era simplemente lanzar fuego hostigador sobre el enemigo. 26 Tal fuego fue diseñado para negar el descanso al enemigo y, con suerte, causar bajas.

En septiembre, la mayoría de los japoneses habían sido llevados a la costa noreste de Guam. Pasó el mes intentando que se rindieran. Se colocaron intérpretes de idioma japonés, junto con japoneses capturados, en algunas de las cañoneras y se instalaron altavoces para atraer a los rezagados. Se les garantizó la seguridad si se mostraban en la playa y permitían que los recogieran. Muchos aprovecharon la oferta pero otros se negaron.

El altavoz instalado en la cañonera era una instalación temporal. Tenía un alcance limitado según la dirección del viento y el terreno. Con viento y terreno favorables, podría escucharse a una distancia de 500 yardas. La jungla podía absorber el sonido y reducir el alcance a la mitad, por lo que los únicos japoneses capaces de escuchar la llamada de rendición eran los que estaban relativamente cerca de las playas.

El jueves 7 de septiembre, se lanzaron alrededor de 1.300 folletos impresos en japonés en la zona conocida por albergar a japoneses rezagados. Su traducción al inglés decía:

1. & enspOn Guam ha cesado toda la resistencia japonesa organizada. Las tropas estadounidenses controlan toda la isla. Las tropas del ejército y la marina japonesas lucharon valientemente, pero ahora es inútil continuar las hostilidades.

2. & enspLas tropas americanas no quieren matar a soldados desarmados y personal de la Armada, civiles, mujeres y niños. Muchos oficiales japoneses, soldados y civiles ya se han rendido. Viven en un bonito campamento. Tienen mucha comida, agua y tabaco. Han recibido ropa nueva. Han tenido el mismo tratamiento médico que las tropas estadounidenses.

3. & ensp También te han dicho que te gustaría rendirte. Por lo tanto, tenemos un plan que les brinda la oportunidad de rendirse. Es como sigue:

(1) & enspHoy y mañana se ha ordenado a las fuerzas estadounidenses que no disparen contra ningún japonés en la zona costera entre Lafac Point y Pago Point. Le garantizamos que no le dispararán patrullas, aviones o lanchas armadas.

(2) & enspMañana un cañonero se moverá a lo largo de la costa entre Lafac Point y Pago Point para recogerlo en las playas. Este barco tendrá un cartel que diga & ldquoSURRENDER. & Rdquo

(3) & enspCuando vea este barco, debe caminar desde las playas hacia el agua y esperar a que lo recojan. No llevarás ningún tipo de arma encima y debes tener las manos levantadas por encima de la cabeza.

(4) & enspSi mañana no aprovechas esta oportunidad de unirte a camaradas que se han rendido, te expulsaremos de la tierra, el mar y el aire hasta que los hayamos matado a todos. 27

Del 8 al 20 de septiembre, LCI (G) 471 fue designado como el & ldquosurrender ship & rdquo y navegó desde Ritidian Point hasta Fadian Point. Después de advertencias adicionales, muchos japoneses aún no se rindieron. Fueron disparados y asesinados por fuego de 20 mm y 40 mm después de rechazar la oferta. LCI (G) 471 capturó aproximadamente a cien japoneses durante este período. Del grupo, se descubrió que tres eran mujeres coreanas. Probablemente los japoneses las habían obligado a prestar servicio como "mujeres de comodidad". También había un par de otras mujeres y algunos niños. No todo el resto eran soldados del ejército, algunos también eran trabajadores. A finales de septiembre todavía se encontraban rezagados de las fuerzas japonesas, pero la necesidad de las cañoneras había terminado. 28 Fueron reasignados en pequeños grupos y enviados a otras áreas donde se necesitarían sus servicios.

Instrumental en el proceso de rendición fueron capturados japoneses que aceptaron actuar como intérpretes y hablar con sus compatriotas sobre la rendición. Junzo Niitsuma, un suboficial de segunda clase de la Armada japonesa, fue notable entre ellos. Niitsuma había sido tratado bien por sus captores estadounidenses a bordo LCI (G) 471 y fue considerado un & ldquotrustee & rdquo. En numerosas ocasiones bajó a tierra para reunirse con individuos o pequeños grupos para negociar su rendición. Con el tiempo, uno o dos japoneses más lo acompañaron. Sus misiones solían tener éxito, debido en gran parte a la condición de los japoneses en tierra. Muchos de los que se rindieron habían estado sin alimentos ni atención médica suficientes durante algún tiempo y estaban en malas condiciones físicas. En un caso, un grupo de japoneses estaba considerando seriamente rendirse debido a su falta de comida. Sin embargo, el día anterior a su rendición, descubrieron un alijo de comida que dejaron los marines estadounidenses. Reforzados por el suministro de alimentos, decidieron permanecer en tierra y luchar. Otros se negaron a rendirse porque estaban convencidos de que los matarían.

Mientras las cañoneras patrullaban las áreas costeras en busca de la rendición de los japoneses, tenían cuidado de no dar la apariencia de engaño. Por otro lado, tenían que tener credibilidad. A los rezagados japoneses se les dio al menos cinco oportunidades para rendirse con la advertencia de que serían asesinados si no lo hacían. En varios casos fue necesario disparar contra los japoneses que obviamente no se rendirían.

Llevar a los japoneses que se rindieron de la costa a las cañoneras fue con frecuencia una tarea difícil. Las cañoneras solo podían llegar al borde del arrecife que podría estar a un par de cientos de yardas de la playa. Su método sería dejar caer el ancla de popa más lejos y luego acercarse lentamente al borde del arrecife. Una vez allí, bajarían un bote pequeño y cruzarían el arrecife hasta la orilla. Las fuertes corrientes y las olas rompientes complicaban con frecuencia el transporte y, en muchas ocasiones, los estadounidenses tenían que nadar hasta la orilla con una cuerda y salvavidas para arrastrar a los japoneses de regreso a través de los arrecifes. La condición debilitada de muchos de los japoneses hizo necesario que fueran asistidos en la mayoría de los casos. El proceso se detalló en el informe de acción de los Marines y rsquo:

La costa noreste de Guam está rodeada casi en su totalidad por arrecifes de coral. Gran parte del terreno frente a la playa es un acantilado, numerosas cuevas y crestas escarpadas caracterizan el área de la playa. Debido al carácter del terreno, la evacuación de los japoneses fue difícil y peligrosa.

La evacuación se logró poniendo en el agua un bote para dos personas, que luego se dirigió al borde del arrecife. El marinero en el bote entonces lanzaría una línea de arrecife a los japoneses en el arrecife y los japoneses serían llevados al bote. Este sistema funcionó en seis casos. En otros cuatro casos (incluidas las 3 mujeres japonesas) fue necesario que un nadador cruzara el arrecife con una cuerda y un chaleco salvavidas, y luego nadara de regreso a través del arrecife con el prisionero. Tres prisioneros fueron evacuados de esta manera por el teniente (jg) Charles E. Crandall, USNR y el cuarto por el PFC John R. Brice, Compañía C, 1er Batallón, 3 de marzo. El interrogatorio de los prisioneros y el lugar de su rendición indicaron que el siguiente concentración de japoneses permaneció a lo largo de la costa noreste de Guam:

(1) y cinco oficiales y 200 hombres en las cercanías de la casilla de destino 548 Love.

(2) & enspOne oficial y cuarenta hombres en 648 Queen.

(3) & enspForty obreros desorganizados en las cercanías de 853 Love. 29

No todo salió bien para los fideicomisarios japoneses que trabajaban para obtener la rendición de sus compatriotas. Trabajaban para los estadounidenses y, como tales, se los consideraba traidores. El 19 de septiembre los patronos regresaron a la 471 a las 0820. Ellos informaron que fueron perseguidos por un oficial que amenazó con cortarles la cabeza con su espada. & rdquo 30 A finales de septiembre, LCI (G) 471 había obtenido la rendición de unos cien japoneses.

Las cañoneras se habían desempeñado de manera excelente en Guam. El teniente W. G. Carbury, comandante en jefe del UDT Cuatro, escribió más tarde:

La gran lección aprendida de la operación casi perfecta de la U. D. T. en Guam fue la aplicación muy exitosa del apoyo de fuego LCI (G). Los Equipos 3 y 4 participantes recomendaron encarecidamente que se empleara esta cobertura siempre que fuera posible. El LCI (G) & rsquos 40 mm.Las pistolas pueden rociar eficazmente la playa antes de que los equipos entren y luego estar listos para disparar sobre o flanquear al personal en el agua en caso de que se abran ametralladoras o francotiradores. Los DD & rsquos y CL & rsquos a su vez apoyan a LCI (G) & rsquos. 31

La captura de las Marianas, en particular Saipan y Tinian, le dio a los Estados Unidos importantes bases aéreas desde las cuales podrían atacar las islas de origen de Japón. Antes de que concluyeran los combates en la isla, la pista de aterrizaje de Isley Field de 6.000 pies estaba operativa y manejaba a 150 cazas. Su misión principal era el apoyo de las tropas que aún luchaban en las Marianas. Poco tiempo después de la conquista de las Marianas, el desarrollo de las pistas para dar cabida a los B-29 estaba en marcha y las islas se convirtieron en la base principal para los ataques a las islas de origen de Japón.

Un resultado adicional e inesperado de la toma de las Marianas fue el efecto sobre el gabinete de Tojo en Japón. La Encuesta sobre bombardeos estratégicos de Estados Unidos concluyó:

Al anunciar la caída de Saipán a la nación, el general Tojo, el hombre más responsable de la entrada de su país en la guerra, dijo: "Japón se ha enfrentado a una gran crisis nacional sin precedentes". El 18 de julio, el gabinete de Tojo, que había dirigido la destinos de Japón desde los días anteriores a Pearl Harbor, se vio obligado a dejar el cargo para ser reemplazado por un gobierno encargado de dar una "reconsideración fundamental" al problema de la continuación de la guerra. 32

Islas Carolinas, El Palaus

Habiendo tomado las islas Gilbert, Marshalls y Marianas, el siguiente paso lógico en los avances de las fuerzas del Pacífico Central fueron las islas de las Carolinas central y occidental. Estos incluían las islas Palaus, Yap y Ulithi. Esta fue la última extensión del poder japonés en la zona. La posesión de las islas daría a las fuerzas estadounidenses una sólida línea de defensa, que se extendía a través del Pacífico de norte a sur, y también proporcionaría una excelente base avanzada en Ulithi que serviría a las flotas. La campaña para capturar las Carolinas occidentales se desarrolló desde julio hasta septiembre de 1944. Se consideró que los ataques aéreos enemigos eran un problema menor que la posibilidad de ataques submarinos contra barcos estadounidenses en el área. Aunque se consideraba que Ulithi estaba ligeramente defendido, se pensaba que los japoneses tenían 38.000 soldados en Palaus y 10.000 en Yap.

A partir de marzo de 1944, los portaaviones rápidos habían comenzado los ataques aéreos en las Islas Palau con tal intensidad que la capacidad aérea japonesa era casi inexistente y su envío en el área se paralizó prácticamente. Entre la última semana de agosto y la primera semana de septiembre de 1944, los B-24 Liberators, que volaban desde bases en el suroeste del Pacífico, llevaron a cabo nueve ataques aéreos contra Peleliu, dañando aún más su infraestructura. Justo antes de los aterrizajes en el Palaus, se completaron ataques aéreos adicionales contra Iwo Jima, Chichi Jima, Mindanao, Luzón y las Visayas para suprimir la capacidad del enemigo de lanzar ataques aéreos contra las fuerzas de desembarco en el Palaus.

La fuerza japonesa en Palaus se centró en la isla más grande del grupo, Babelthuap. La guarnición original de 5.000 personas se había reforzado en mayo de 1944 con la llegada de la 14ª División de Infantería al mando del teniente general Sadae Inoue. Las tropas allí eran unas veinticinco mil. Inoue tenía su cuartel general en la isla Koror, que se encontraba directamente al sur de la isla más grande de Babelthuap. Las comunicaciones entre todas las islas del Palaus fueron excelentes, con cables tendidos bajo el agua entre las islas para que Inoue pudiera estar al tanto de la situación en cualquiera de ellas. Las islas estaban rodeadas por un arrecife de coral, y el reabastecimiento o refuerzo entre las islas se logró fácilmente mediante barcazas. La protección contra el tráfico de barcazas ocupó gran parte del tiempo de las cañoneras y rsquos en el Palaus.

El uso de Babelthuap & rsquos por parte de los estadounidenses fue limitado, pero este no fue el caso de las dos islas en el extremo sur del grupo de islas, Peleliu y Angaur. No tan fuertemente defendidas como Babelthuap, las dos islas eran más planas y se adaptaban mejor a la construcción de pistas de aterrizaje. Una pista de aterrizaje existente en Peleliu fue un premio atractivo. Como resultado, se decidió evitar Babelthuap y aterrizar solo en Peleliu y Angaur. Los ataques aéreos reprimieron a las fuerzas japonesas en Babelthuap, y las patrullas en los pasajes entre Babelthuap y las otras islas al sur impidieron que los japoneses trasladaran tropas al sur. Gran parte de este patrullaje involucró el uso de las cañoneras LCI y durante los meses siguientes, los involucró en acción cuando los japoneses en Babelthuap intentaron atacarlos.

La mayoría de los desembarcos de las islas en el Pacífico siguieron un patrón similar, con unidades de reconocimiento de la Marina desembarcando en botes de goma varios días antes del desembarco para identificar las posiciones y la fuerza del enemigo. Unos días antes del desembarco, los equipos de demolición submarina investigaron las aguas costeras, identificando rasgos del fondo y destruyendo los obstáculos colocados en el agua por el enemigo. En el caso de Peleliu, esto fue diferente. La defensa japonesa en el área de la playa se consideró demasiado pesada para que los marines de reconocimiento pudieran penetrar de forma segura. El reconocimiento UDT de las playas fue solo por un día, y su trabajo involucró las playas del desembarco, no lo que había más allá. Se completó un bombardeo de tres días de las playas, pero no fue suficiente para reprimir a las fuerzas japonesas.

Una vez que se aseguraron las islas de Angaur y Peleliu, existió un problema importante con las fuerzas japonesas en las islas del norte. Aunque habían sido bombardeados y bombardeados repetidamente por aviones y barcos estadounidenses, no habían perdido nada de su fuerza de combate. Continuamente intentaron infiltrar sus fuerzas hacia el sur. Para evitar el reabastecimiento de hombres y equipo, se establecieron tres líneas de piquete entre las islas para evitar que el tráfico de barcazas se moviera hacia el sur. A las cañoneras de LCI se les asignó la tarea y estaban continuamente en peligro.

La estrategia de defensa japonesa había evolucionado a mediados de julio de 1944. Al darse cuenta de que la mayoría de sus posesiones en el Pacífico involucraba pequeñas islas y que el avance estadounidense implicaría asaltos anfibios, idearon nuevas tácticas. Cada desembarco estadounidense había seguido un patrón similar. Durante uno o dos meses antes del aterrizaje, barcos pesados ​​bombardearon objetivos en la isla e hicieron numerosos ataques aéreos en la región diseñados para eliminar cualquier oposición aérea al aterrizaje. Varios días antes de la invasión real, los disparos navales de barcos más grandes cubrieron las áreas cercanas y detrás de las playas de desembarco. Otras salidas aéreas estadounidenses buscaron y bombardearon posiciones enemigas cerca de las playas y detrás de ellas para evitar la acumulación de fuerzas o defensas. Justo antes de la invasión, los equipos de demolición submarina exploraron las playas y despejaron obstáculos. Los dragaminas despejaron el área frente a las playas de desembarco en preparación para la lancha de desembarco. El asalto comenzó por la mañana con disparos intensos adicionales dirigidos a posiciones japonesas, seguido de otro ataque aéreo. Justo antes de la lancha de desembarco había una línea de cañoneras anfibias que cubrían las playas y el área justo detrás de las playas con disparos de cohetes y armas.

Desembarco en las playas de Peleliu, 15 de septiembre de 1944. De Robert Ross Smith, Ejército de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial: La guerra en el Pacífico: El acercamiento a Filipinas (Washington, DC: Oficina del Jefe de Historia Militar, Departamento del Ejército, 1953), mapa IX.

Como resultado de sus experiencias en invasiones anteriores a mediados de julio de 1944, los japoneses cambiaron su estrategia. Las fortificaciones se construyeron bajo tierra con solo los puertos de armas sobre el suelo. Había pocos blocaos o pastilleros para que el enemigo los viera. Dado que las islas eran los restos de antiguos volcanes y corales acumulados, por lo general estaban llenos de cuevas. Como resultado, los japoneses construyeron sus puestos de mando y una red de túneles de conexión subterráneos. Las bocas de las cuevas que daban al océano se usaban para emplazamientos de armas cuidadosamente escondidas detrás de la maleza y difíciles, si no imposibles, de detectar desde el aire. Muchas de las cuevas eran vulnerables a los proyectiles perforadores de blindaje, pero la Armada las guardó para enfrentarse a la Armada japonesa y no las utilizó contra objetivos en tierra. Los japoneses ya no se opondrían a los estadounidenses en la playa de la invasión, sino que montarían defensas cerca de las playas que frenarían el asalto. Sin embargo, su principal línea de defensa estaba a una distancia suficiente de las playas de desembarco para no ser destruida por los disparos navales. La posición de sus armas estaba oculta a la observación directa y aérea mediante el uso de cuevas y maleza. Las fuerzas se mantuvieron en reserva para contraatacar a los estadounidenses cuando surgiera la oportunidad.

En Peleliu, la falta de conocimiento estadounidense del terreno fue de gran beneficio para los japoneses. Lamentablemente, los mapas de la isla estaban desactualizados e inexactos. El reconocimiento de aviones y submarinos de la isla no pudo revelar la existencia de una cresta de treinta pies de altura en el flanco izquierdo de las playas del desembarco. En el extremo derecho, una pequeña isla dominaba las playas del desembarco. El coronel Kunio Nakagawa, comandante del 2º Regimiento de Infantería de Japón en Peleliu, había construido emplazamientos de armas en ambos flancos que eran capaces de lanzar un fuego cruzado mortal en la zona de aterrizaje. Aunque la cresta había sido despojada de follaje por el bombardeo naval y los bombardeos de cohetes, los cañones japoneses todavía estaban en su lugar, pero no eran evidentes.

Era un motivo de orgullo entre las fuerzas anfibias que el bombardeo de cohetes que precedía al aterrizaje asegurara que no hubiera japoneses vivos en la zona de aterrizaje para oponerse a los marines y soldados. En muchos casos, el bombardeo de cohetes mató a pocos japoneses que simplemente no estaban allí. En lugar de oponerse a la fuerza masiva de los disparos navales estadounidenses y los bombardeos aéreos, los japoneses eligieron defensas tierra adentro que estaban bien pensadas y proporcionaban la protección adecuada para los japoneses. Fue un caso clásico de adaptarse o perecer.

Aterrizando en las playas de Peleliu estaba la 1ª División de Infantería de Marina al mando del mayor general Rupertus, con la 81ª División del Ejército y rsquos bajo el mando del mayor general Paul J. Mueller en reserva. Un general de división demasiado confiado, Rupertus, informó a la prensa a bordo que la conquista de Peleliu solo debería llevar unos cuatro días. Frente a ellos en Peleliu estaban Nakagawa & rsquos 5.300 hombres, complementados por otras 5.000 tropas de apoyo. Nakagawa tenía la ventaja de un inmenso sistema de cuevas dentro de las crestas de la montaña Umurbrogol. Los túneles interconectados conducían de una cueva a otra, y los japoneses podían permanecer allí indefinidamente mientras desangraban lentamente a los marines. Esta fue la primera vez durante la guerra que se utilizó esta nueva táctica, y resultó ser un modelo útil para el teniente general Tadamichi Kuribayashi mientras se preparaba para defender Iwo Jima varios meses después.

Dieciocho LCI (G) que transportaban cohetes estaban activos en el ataque a Peleliu. Incluyeron el Grupo Nueve LCI (G)s 77 (GF), 78, 79, 81, 82, 347, 454, 725 y 726 que comprende la Unidad 1 bajo el mando del teniente comandante J. F. McFadden. La unidad 2 consistió en LCI (G)s 452, 453, 455, 456, 458 (GF), 459, 460, 463, y 470 bajo el mando del teniente comandante Robert Eikel. Un segundo grupo de nueve LCI (G) bajo el mando del teniente comandante E. L. Yates estaba en el Grupo 39. Estaba compuesto por LCI (G)s 396, 397, 404, 405, 406, 727, 728, 729, y 730 (F).

Las fuerzas de asalto que atacaban a Peleliu tenían una nueva arma en su arsenal, la LCI (M). El 16 de septiembre, las lanchas de mortero LCI (G) 739, 740, 741, y 742, bajo el mando del teniente comandante M. J. Lindemann, se agregaron a los barcos del Grupo Nueve. Los planes para montar el mortero químico Army & rsquos 4.2 en los barcos de la Armada habían estado en marcha desde principios de 1943. Después de experimentos con LCVP y LCT, la Armada finalmente decidió convertir el LCI (L) para transportar tres de los morteros. Los primeros barcos convertidos fueron de la Flotilla 14, Grupo 10. Fueron LCI (L)s 739, 740, 741, y 742.Los cuatro barcos se habían construido en Commercial Iron Works en Portland, Oregon, y se pusieron en servicio en marzo y abril de 1944.. Después de los cruceros de shakedown y el entrenamiento en San Diego, se reportaron a Pearl Harbor para recibir entrenamiento adicional. Mientras estaban allí, se convirtieron a LCI (M) s a fines de julio de 1944.

Los ensayos del asalto habían tenido lugar en Tetere, isla de Guadalcanal, el 1 de septiembre, y las cañoneras de mortero tuvieron su primera práctica real utilizando sus nuevos morteros junto con otras cañoneras. Las cuatro lanchas de mortero, al mando del teniente comandante Lindemann, fueron luego asignadas al Grupo 40 de la Flotilla 14 para el ataque a Peleliu. A partir del 16 de septiembre, se les asignó la Flotilla 13 Grupo 9.

Las cañoneras se formaron en la línea de salida a las 07.20 del 15 de septiembre. A las 0749 Hazlewood DD 531 dio la señal de bandera para comenzar el asalto y los LCI (G) sy LCI (M) se dirigieron hacia las playas. El asalto a Peleliu había comenzado. A 2,000 yardas, las cañoneras abrieron fuego con sus cañones de 40 mm y dispararon su primera salva de cohetes a unas 1,000 yardas de la playa. Después de enviar su salva de cohetes a los japoneses, reanudaron los disparos cuando los LCT pasaron por delante de ellos. A las 0823, los LCT estaban demasiado cerca de la costa para que las cañoneras pudieran disparar con seguridad sin golpearlos y cesaron el fuego. El fuego de mortero de los japoneses fue un problema importante, y muchas de las cañoneras informaron de casi accidentes. LCI (G) 79 fue alcanzado por un proyectil perforador de blindaje estimado en 37 mm, que golpeó cerca de la escotilla de babor después y pasó a la cañonera. Se produjeron daños menores en el barco sin víctimas. Los infantes de marina en las playas eran particularmente vulnerables a este tipo de fuego hasta que aseguraron áreas tierra adentro. Varios de sus tanques fueron alcanzados por morteros e incendiados.

El soldado Robert Leckie, de la Primera División de Infantería de Marina, observó de primera mano el ataque de los LCI (G) en Peleliu. Más tarde escribió: “Los cohetes delgados y los destructores corrían cerca de la orilla, tan elegantes como caballos de pura sangre. Cuando los cohetes descargaban sus temibles salvas, se oía un terrible rugido, como la introducción de acero caliente en el agua, y el aire sobre ellos se oscurecía por los vuelos de misiles. & Rdquo 33

Sus primeros ataques con morteros por parte de LCI (M) s tuvieron lugar en Peleliu del 15 al 16 de septiembre de 1944 y del 17 al 20 de septiembre en Angaur. LCI (M) 739 informó haber entregado 1.300 rondas de mortero de alto explosivo en Peleliu y luego envió otras 834 rondas contra la isla de Angaur. 34 Los barcos de mortero volverían a estar en acción en Iwo Jima y Okinawa, pero su debut había sido un gran éxito.

Las islas al norte de Peleliu tenían guarniciones japonesas que podrían ser enviadas para reforzar su posición en Peleliu. Para evitar el reabastecimiento y el refuerzo, se instaló una estación de piquete nocturno a partir del 16 de septiembre. Esto generalmente incluía cuatro LCI (G) y uno o dos destructores que patrullaban el arrecife oriental entre las islas Ngargersiul y Gorokottan. Los destructores tenían la capacidad de proporcionar iluminación de proyectiles de estrellas en el área para ayudar a detectar cualquier barcaza que intentara hacer la carrera. El primero de estos intentos de suministro se realizó durante la noche del 22 al 23 de septiembre. Los destructores y cañoneras dispararon contra las barcazas con resultados indeterminados.

Los barcos suministraron fuego de llamada según fuera necesario. El 17 de septiembre LCI (G) 453 recibió una llamada de los infantes de marina en tierra para ayudarlos contra las posiciones enemigas. Teniente (jg) John H. Terry, CO de LCI (G) 453 informó:

Cuando nos acercábamos al área designada, nuestras tropas dispararon una granada de humo amarillo para marcar su línea del frente, y estábamos en contacto por radio con ellos a través del Teniente. Comdr. Eikel. A las 16:25 nos dirigimos hacia la playa en el área objetivo designada. A las 1636, se despejaron las cubiertas y se dispararon cohetes de alcance, nuestras tropas en tierra y detectaron los disparos de alcance de los cohetes e informaron por radio que estaban en el objetivo inmediatamente después de recibir el informe, se disparó toda la salva de cohetes. Como el objetivo estaba a varios cientos de metros de la costa de la playa, fue necesario que nos acercáramos al borde mismo del arrecife para estar dentro del alcance adecuado. A las 1639 habíamos virado a babor para salir del arrecife y abrimos fuego contra el área objetivo con los cañones de proa y estribor. A las 1643 cesó el fuego y se alejó del arrecife. Dos días después, el LCI (G) 459 en una misión similar en la misma zona chocó contra una mina y se hundió rápidamente. 35

Hora cero en Peleliu, el 15 de septiembre de 1944. Se ve a lo lejos una línea de lanchas de cohetes que disparan cohetes contra posiciones japonesas mientras los botes de desembarco se preparan para llevar tropas a la costa. NARA 80G 46642.

A las 1000 del día siguiente, LCI (G) 452 se situó frente al Umurbrogol Ridge para brindar apoyo a los Marines. Disparó una salva de cohetes a las estribaciones de la montaña. Más tarde ese mismo día, a las 1705, regresó para otro bombardeo de cohetes. El fuego de francotiradores desde la orilla plagó la cañonera, pero pronto disparó su salva de cohetes. Esta vez el resultado fue una gran explosión e incendio que continuó ardiendo hasta el día siguiente.

A la mañana siguiente, a las 11.20 del 19 de septiembre, LCI (G)s 458 y 459 estaban frente a White Beach One para proporcionar apoyo con cohetes a las tropas en tierra. El CO de LCI (G) 458, El teniente (jg) Francis W. Cole Jr., estaba observando la misión de LCI (G) 459 a través de sus prismáticos. los 459 estaba justo fuera del arrecife y lentamente se estaba colocando en posición para su salva de cohetes cuando desapareció en una gran explosión. No estaba claro si había sido alcanzada por un proyectil de artillería disparado desde la costa o había chocado contra una mina. El humo y los escombros se dispararon a varios cientos de pies en el aire. Cuando el humo se disipó, se vio que la cañonera estaba severamente dañada en medio del barco y bajo en el agua. LCI (G) 458 inmediatamente acudió en su ayuda. Mientras se acercaba al barco siniestrado, era obvio que probablemente estaba dañado sin posibilidad de reparación. Había un agujero de tres metros de circunferencia en su costado de estribor y tenía una escora de cuarenta y cinco grados. Varios de sus hombres estaban en el agua y el 458 comenzó a recogerlos. Tres tripulantes del 458, Los marineros Arthur L. Davies, James Bricker y Albert L. Rice, subieron a bordo del barco que se hundía y lo buscaron en busca de supervivientes. Dejaron el barco a salvo después de no encontrar ninguno. En cuestión de minutos, el barco se tambaleó bruscamente hacia babor y se hundió primero bajo la proa. Todos los hombres de la cañonera se salvaron, incluido un oficial de la Infantería de Marina y dos suboficiales de la Marina que habían estado sirviendo como enlace con los Marines en tierra. 36 Entre los heridos había nueve hombres, incluido el oficial al mando, teniente (jg) J. R. Rann, y el comandante del Grupo Nueve de LCI, el teniente comandante Robert Eikel.

Cargando cohetes en LCI (G) 456 en Peleliu el 19 de septiembre de 1944. NARA 80G 257599.

Una línea de cohetes de fuego de LCI (R) en Peleliu el 15 de septiembre de 1944. La cañonera en primer plano es LCI (R) 77. NARA 80G 59500.

Poco tiempo después, a las 14.00, se solicitó nuevamente la llamada de fuego. LCI (G)s 82 y 456 se dirigieron hacia la orilla para disparar sus cohetes con 456 a la cabeza. LCI (G) 82 divisó una mina muerta adelante entre los dos barcos. Apenas había LCI (G) 456 desató sus cohetes que la mina explotó.Afortunadamente, ninguno de los barcos sufrió daños y se ordenó a los dos salir del área debido a la amenaza de las minas. Habiendo perdido ya una cañonera, la Armada no estaba dispuesta a perder ni un segundo. Nueve hombres en 456 tenía heridas leves pero ninguna grave.

Para el 20 de septiembre, la lucha se había extendido lo suficiente tierra adentro como para quedar fuera del alcance de los cohetes. Para alcanzar los objetivos, los barcos tendrían que entrar en aguas poco profundas donde habían encontrado minas. Los marines estaban solos. 37

Durante la noche entre el 23 y el 24 de septiembre, los japoneses intentaron llevar municiones a sus tropas en Peleliu con barcazas. Los LCI (G) de patrulla los descubrieron y rápidamente los atacaron. Los destructores que navegaban cerca detectaron la ubicación de las barcazas cuando las cañoneras les dieron golpes de 40 mm y las remataron, acercándose al arrecife a pesar del peligro de las minas. Al final de la acción, trece barcazas se habían hundido en la laguna a medio camino entre las islas Ngargersiul y Gorokottan. La mayoría de ellos habían explotado cuando los golpearon, lo que indica que tenían grandes suministros de municiones a bordo. La noche siguiente, los japoneses intentaron enviar un par de barcazas nuevamente, y una fue atrapada en el canal frente a la isla Gorokottan y se hundió mientras que la otra escapaba. Las patrullas alrededor de la isla continuaron hasta el final de la guerra, impidiendo el suministro de las fuerzas restantes en la isla y el movimiento entre las islas.

Los arrecifes que se extendían frente a la costa en Peleliu impidieron que los LCL (R) se acercaran tanto como habían planeado. Esto disminuyó el efecto de su cobertura de cohetes. NARA 80G 283746.

Una tarea importante para las cañoneras de LCI fue el suministro de "fuego de llamada" para apoyar a las tropas que ya habían desembarcado. Por lo general, esto se lograba incorporando a un observador de la unidad de infantería para coordinar los esfuerzos. Aquí, un observador de la Marina de los EE. UU. A bordo LCI (G) 456busca objetivos en Peleliu el 19 de septiembre de 1944. NARA 80G 257561.

El daño por fuego amigo siempre era una posibilidad. El 2 de noviembre LCI (G) 406 estaba en servicio de piquete cuando fue atacada por un avión estadounidense. El resultado fueron sesenta agujeros en su casco, junto con una gran cantidad de daños en el equipo.

Se trajeron unidades adicionales del ejército para reforzar a los marines que habían sufrido grandes bajas. Las unidades del Ejército y la Infantería de Marina continuaron atacando a los japoneses en Umurbrogol Ridge durante varias semanas. Finalmente, el 25 de octubre, el coronel Nakagawa, siguiendo las tradiciones de su casta militar, se suicidó. Dos días después, los últimos restos de la fuerza de combate japonesa en la isla habían sido eliminados. Pequeños grupos de japoneses lograron evadir a los estadounidenses en Peleliu y se mantuvieron ocultos en la parte norte de la isla esperando la oportunidad de atacar. Aguantaron hasta abril de 1947 cuando finalmente se rindieron.

Angaur, al sur de Peleliu, fue invadida el 17 de septiembre. Aterrizando allí estaban los Equipos de Combate del Regimiento 321 y 322 de la División 81 del Ejército y rsquos. Un batallón japonés, bajo el mando del mayor Ushio Goto, defendió Angaur. Aunque no era un alto cargo, Goto entendió el proceso mediante el cual podía causar el mayor daño a los invasores estadounidenses. Las playas del desembarco al sur de la isla y las aguas cercanas a ellas eran perfectas para la minería, una tarea que los japoneses habían emprendido. La tierra de la isla era plana en las áreas sur y central, elevándose gradualmente a una meseta elevada en la zona noroeste conocida como Cerro Ramuldo. El centro de la meseta de forma irregular era hueco, lo que le daba la apariencia de un antiguo volcán. Tanto las paredes interiores como exteriores de la meseta estaban llenas de cuevas que eran lugares perfectos para los cañones. El fuego de los cañones hacia afuera podría cubrir toda la isla, incluidas las playas del desembarco. El interior de la meseta también estaba cubierto de cuevas para que cualquier fuerza estadounidense que intentara asaltar un lado fuera atacada por armas de fuego escondidas en cuevas en el lado opuesto de la depresión. Las playas de desembarco estaban situadas en las secciones noreste y sureste de la isla, lejos de los cañones de las fuerzas de Goto & rsquos que se habían retirado al Cerro Ramuldo.

Dos días antes del desembarco, el contralmirante Blandy decidió sondear las defensas enemigas y rsquos. En la brecha que envió LCI (G)s 404 y 728. Acompañándolos estaba el destructor Fullam DD 474 que había dañado un tornillo en el camino a las islas. El 15 de septiembre, los tres barcos corrieron cerca de la costa mientras disparaban contra supuestos emplazamientos de armas japonesas. El fuego de respuesta desde la orilla fue mínimo y pronto terminó. Los hombres de Goto & rsquos se dieron cuenta de que sus defensas estaban siendo investigadas y detuvieron el fuego. Pensando que habían destruido emplazamientos de armas enemigas, el oficial al mando de LCI (G) 728 informó que habían silenciado a las fuerzas enemigas cerca de la playa. No convencido, Blandy los envió de regreso al día siguiente para verificar nuevamente, esta vez acompañándolos en su nave de mando. Fremont APA 44. En este punto, los japoneses revelaron algunas de sus defensas cuando dirigieron fuego de mortero contra el barco Blandy & rsquos. No fue golpeado. 38

Los aterrizajes se realizaron sin oposición después de un bombardeo de cinco días por barcos de la Armada. Las cañoneras de TU 32.6.5 al mando del comandante John H. Morrill participaron en el asalto previo al aterrizaje. Unidad LCI Able, bajo el mando del Teniente Comandante Lindeman, que consta de LCI (M)s 739, 740 (F), 741, 742 y LCI (G)s 396 y 397, atacó Red Beach. Unidad Baker, bajo el mando del comandante Morrill, que estaba compuesta por LCI (G)s 404, 405, 406, 727, 728, 729, y 730 (FF), atacó Blue Beach. El fuego estándar de cohetes y morteros se lanzó en las playas antes del desembarco de las tropas, pero las cañoneras pronto se dieron cuenta de que estaban en campos de minas. Lo mejor que pudieron hacer en ese momento fue colocar marcadores junto a cada mina para indicar su presencia. El barreminas en el área de la playa no había sido una opción, ya que las cabezas de coral cerca de las playas habrían enganchado a los dragaminas y al equipo rsquo.

Se necesitaban patrullas constantes para mantener a los japoneses alejados de Peleliu. Este deber fue realizado por las cañoneras LCI y, al final, LCI (L) s. USS LCI (G) 405 Sin serie, Action Report & mdashReport of Action Morning 24 de diciembre de 1944, 15 de febrero de 1945, Enclosure & ldquoA. & Rdquo

Después del desembarco inicial, las cañoneras trabajaron en concierto con las tropas en tierra. Permanecieron justo detrás de ellos mientras avanzaban por las playas y proporcionaron fuego de llamada según fuera necesario. El mayor batallón Goto & rsquos de 1.600 hombres se había retirado al cerro Ramuldo, en la parte norte de la isla, donde resistieron hasta el 23 de octubre. Mientras se llevaban a cabo las etapas finales de la batalla en Angaur, los ingenieros del ejército estaban ocupados construyendo un aeródromo. Entró en funcionamiento el 15 de octubre y sirvió como base para los B-24 Liberators el 21 de octubre.

La toma de Peleliu y Angaur fue completa. Angaur, separada de Peleliu por siete millas de agua y situada fuera del sistema de arrecifes que rodeaba la mayor parte de Palaus, estaba bastante segura una vez realizada la conquista inicial. La falta de una fuerza japonesa significativa allí, junto con su tamaño pequeño y relativamente plano, hizo que fuera más fácil de conquistar. Sostenerlo no fue un problema, ya que los refuerzos japoneses del norte tenían demasiados obstáculos que superar para llegar a él.

Peleliu, en comparación, era más grande y un poco más difícil de controlar. Una vez que la fuerza japonesa fue derrotada, hubo una amenaza constante desde el norte. Las fuerzas japonesas en Babelthuap y otras islas al norte de Peleliu todavía estaban en buenas condiciones y listas para causar problemas a los estadounidenses en Peleliu. Una gran parte del problema provino del número de islas que separan Peleliu y Babelthuap, muchas de las cuales contenían soldados japoneses que podían avanzar más al sur para atacar Peleliu.

Al norte de Babelthuap se encontraba el Pasaje Kossol, una gran área rodeada de arrecifes que proporcionaba refugio y anclaje a muchos barcos de la Armada. Fueron necesarias patrullas constantes del paso para asegurarse de que los japoneses no intentaran atacar barcos anclados. Dentro del arrecife hacia el sur había numerosas islas y buenos fondeaderos para los barcos estadounidenses. El problema radicaba en llegar a ellos, ya que muchas de las ensenadas de las lagunas interiores estaban fuertemente minadas. De particular valor fue el puerto de Schonian, justo al norte de Peleliu, que estaba bien protegido y cerca de la isla. Para proteger los barcos anclados allí y el propio Pelelilu, se establecieron tres líneas de piquete. Se les conocía como las líneas de piquete superior, media e inferior. La entrada al puerto de Schonian estaba en el paso de Denges, y la línea de piquete central iba desde el océano hacia el este, atravesaba el pasaje y cruzaba la laguna hasta los arrecifes del lado occidental. La línea de piquete superior se extendía a través del Pasaje Yoo hacia el norte. Las islas de la zona estaban controladas por los japoneses que atacaban los piquetes en cada oportunidad.

La Flotilla Trece de LCI bajo el mando del Comandante Morrill fue asignada para mantener a los japoneses al norte de Peleliu alejados de los estadounidenses en la isla. Morrill había jugado un papel decisivo en el diseño de estrategias para patrullar las aguas al norte de Peleliu y había trabajado bien con el mando del ejército bajo el mando del mayor general Paul J. Mueller. El 17 de octubre, las fuerzas de la Armada en Palaus recibieron un nuevo comandante en jefe, el contralmirante John W. Reeves. Morrill fue convocado a una conferencia con su nuevo jefe y el general Mueller. Mueller anunció que le daría a Morrill cien hombres del ejército para que sus cañoneras fueran utilizadas a su discreción. Los LCI (G) también iban a recibir un mortero 4.2 cada uno para una amplificación de su armamento. Reeves aparentemente era un comandante realista. Reconoció lo que había estado haciendo la Flotilla Trece bajo el mando de Morrill y solicitó un recorrido al norte de Peleliu para comprender mejor la situación a la que se enfrentaban las cañoneras. A las 07:00 de la mañana siguiente, subió a bordo LCI (G) 730 para su gira. Morrill lo llevó a las áreas al norte de Peleliu y disparó contra supuestas posiciones enemigas. El almirante Reeves pudo juzgar la situación él mismo mientras la cañonera esquivaba el fuego de respuesta.

En tres días, Reeves había ideado un plan. Quería una zona de amortiguación de tres millas entre las fuerzas del ejército en Peleliu y las fuerzas enemigas en las islas del norte. En esa zona no habría japoneses. Morrill se dispuso a idear un plan. Las tropas del ejército se utilizarían en cualquier isla sospechosa de albergar a japoneses. Trabajando en conjunto con las cañoneras, debían reconocer cada isla, identificar a los japoneses allí y ayudar a destruirlos. Las tres líneas de piquete establecidas por Morrill estaban atendidas continuamente para evitar una mayor infiltración. 39

Nadadores suicidas

Surgió una nueva amenaza en las aguas de Peleliu. Alrededor de la 0100 de la mañana del 17 de noviembre, nadadores suicidas atacaron con fuerza los barcos en el puerto de Schonian. Miradores a bordo del buque insignia de la flotilla Commander Morrill & rsquos, LCI (G) 730, vio algo inusual en el agua y se encendieron los reflectores. Dick Arnold, Intendente en LCI (G) 730, describió la escena:

Había docenas de nadadores kamikaze en el agua, todos con gorras amarillas (descubrimos el significado de eso más tarde). Todos llevaban garfios y postes de bambú y algunos empujaban balsas de bambú cargadas con explosivos.

Su objetivo era doble: abordar los barcos en silencio y matar a la tripulación (que supusieron que estaría durmiendo) y colocar las bombas de quinientas libras debajo de la popa de los LCI y hacer estallarlas. Todos los nadadores tenían grandes fajas bien atadas alrededor de la cintura para protegerlos de la explosión de la bomba.

El problema era que muchos de los nadadores kamikazes estaban demasiado cerca de los barcos para que nuestros cañones de calibre 20 mm y .30 pudieran apuntarlos.

Nuestros gritos llevaron a toda la tripulación a la superficie y todos comenzaron a disparar a los nadadores con sus .45 & rsquos. Fue como dispararle al pichón. Los que estaban más lejos fueron despachados con ametralladoras. También tuvimos que tener cuidado de no golpear a ninguno de los otros LCI cercanos a nosotros.

En medio de este caos, un japonés había logrado esconderse detrás de nuestro LCVP, que estaba amarrado a la popa. Cuando todos los nadadores fueron asesinados o expulsados, descubrimos a este japonés solitario. El "hombre viejo", el capitán Morrill (John Henry) gritó "sostenga el fuego" y lo subimos a bordo. 40

Robert F. Heath, un tripulante a bordo LCI (G) 404, escuché una explosión en el puerto de Schonian y luego escuché los informes del ataque. Su barco se dirigió inmediatamente a la escena, pero cuando llegaron al área, la acción había terminado. Señaló: & ldquothese nadadores son peligrosos. Hay informes de ellos trepando por las cajas de anclaje de LCI y apuñalando a miembros de la tripulación desprevenidos. Preferiría estar moviéndome todo el tiempo cuando estamos cerca de las islas japonesas por la noche. Con esta última información estamos fortaleciendo nuestros relojes a pesar de que nunca hemos tenido problemas con los relojes que no están alerta. & Rdquo 41

El 25 de noviembre de 1944 había cesado la resistencia japonesa organizada en Peleliu. Las cañoneras de LCI se encontraron patrullando fuera de la isla para evitar la fuga de los japoneses rezagados y para evitar que los japoneses introdujeran tropas a escondidas en la isla. Sin embargo, no estaban fuera de peligro. LCI (G) 397 había participado en el asalto a la isla de Angaur el 17 de diciembre y había participado en la ocupación de Ulithi. Después de eso, fue enviada al Palaus para realizar tareas de patrulla y piquete en Kossol Passage. Un buque insignia del Grupo LCI 19, formó parte de una misión de seis barcos que comenzó el 28 de noviembre de 1944. Su misión era patrullar la circunferencia de la isla Eil Malk, interceptando y destruyendo cualquier barco enemigo y personal que encontraran. LCI (G) 397 Fondeó cerca de la isla la noche del 5 de diciembre. El tiempo se había vuelto amargo, con lluvias y lloviznas intermitentes que tapaban la luna. En general, fue una noche perfecta para la acción del enemigo. Teniente James C. Carlton, CO de LCI (G) 397, informó

a las 2120, el OOD notó un resplandor fosforescente de aproximadamente 75 yardas con un rumbo relativo de 005 grados, y el barco y los rsquos se dirigieron a unos 025 grados de verdadero. La inspección binocular realizada por el OOD demostró que el resplandor fosforescente tenía una intensidad constante y que estaba cerrando la nave. A las 2141, el OOD telefonea al capitán del cañón en la proa 40 mm y le pregunta si pueden ver algo en el agua entre 50 y 100 yardas por delante del barco, marcando aproximadamente 005 grados en relación. La respuesta a esta consulta fue negativa. A las 2142, no satisfecho con esta respuesta, el OOD inmediatamente encendió la luz intermitente de 12 "en el área e iluminó a tres nadadores en el agua a unos 30 pies de la proa, rumbo a unos 010 grados relativos. A las 2143, el OOD dio inmediatamente la orden general. a todos los cañones que pudieran soportar disparar y destruir a los nadadores y al mismo tiempo llevar el barco al Cuartel General. 2143. La primera persona en abrir fuego fue el OOD que inmediatamente destruyó a un nadador con un rifle calibre .30. El intendente de tercera clase de guardia contaba con otro. En ese momento, segundos después, había tantos cañones disparando que no se determinó definitivamente quién representaba el tercero originalmente a la vista desde la proa de estribor. 42

Se sospechaba que podría haber tres nadadores más en el agua, pero no se pudo encontrar. Los hombres habían estado empujando una balsa de madera de aproximadamente 2 y 3 pies de tamaño y se pensó que podría contener explosivos. Fue atacado por cañones de 20 mm y 40 mm, pero resultó ser un flotador sin demoliciones adjuntas. El teniente Carlton creía que los explosivos ya se habían desprendido de la balsa y que los nadadores la estaban guiando hacia la cañonera. A las 22.48 se escuchó el sonido de una ronda entrante, y un proyectil de pequeño calibre explotó a unos cien metros del haz de babor del barco y rsquos. La acción generó preocupaciones sobre nuevos ataques, y el barco levó anclas y se trasladó a otro lugar a 1,000 yardas de distancia.

LCI (G) 405 Sufrió una experiencia similar la noche del 24 de diciembre. Estaba anclada por su ancla de popa en el Pasaje de Yoo a las 0430 cuando el OOD y los hombres de guardia descubrieron a cinco nadadores japoneses acercándose a su cuarto de babor con una balsa de 5 y 10 pies. A bordo de la balsa había un cargo de demolición estimado en 12 y veces 14 pulgadas de tamaño. LCI (G) 405 era una de las muchas cañoneras que habían "adquirido" una potencia de fuego adicional que podía deprimir lo suficiente como para combatir objetivos cercanos al barco. Montada en su cola de popa había una ametralladora calibre .30. Se hizo sonar el cuartel general y los hombres de guardia abrieron fuego con ametralladora calibre .30 y fuego de armas pequeñas. Tres de los nadadores fueron alcanzados por las primeras ráfagas, pero dos lograron escapar nadando bajo el agua. Desafortunadamente para ellos, salieron a la superficie con disparos adicionales que los mataron. LCI (G) 405& rsquos CO, Teniente (jg) A. C. Timmons, recomendó que los barcos en el área fondeen con sus anclas de proa, ya que les permitiría ponerse en marcha más rápido en caso de ataque. 43

Los continuos ataques furtivos de los japoneses provocaron cambios en la forma en que se prepararon las tripulaciones. Prácticamente todos los hombres, especialmente los que estaban de guardia, recibieron pistolas calibre .45 junto con rifles y ametralladoras. Se les ordenó que dispararan a cualquier cosa en el agua que se moviera y alertar al resto de la tripulación de cualquier posible ataque. Dado que los barcos estaban anclados y sus cañones no podían presionar lo suficiente para cubrir el área cercana al barco, fue necesario utilizar armas pequeñas. De esta manera, se frustraron muchos de estos ataques de los nadadores. Sin embargo, un ataque a LCI (G) 404 durante la noche del 8 de enero tuvo éxito. Anclado en Yoo Passage en una noche oscura y lluviosa, la cañonera fue atacada por unos cuarenta nadadores. La mayoría murieron por disparos, pero uno logró colocar una bomba debajo de la popa del barco antes de morir. Explotó e inutilizó la cañonera. La llevaron de regreso al puerto de Schonian para su reparación. Su patrón fue relevado del servicio poco después.

Un ataque similar ocurrió el 12 de enero de 1945 cuando LCI (L) 732 estaba cubriendo el lado este de Yoo Passage con LCI (G)s 405 y 729 en el este. Las cañoneras estaban ancladas y en posición de cubrirse unas a otras. Se esperaba que el 732 era más probable que fuera un objetivo que las dos cañoneras ya que estaba más cerca de la isla de Garameyaosu, lo que le daba al enemigo más cobertura para atacarla.

Era una noche oscura y lluviosa, justo el tipo de condiciones necesarias para que una misión suicida tuviera éxito. Dos botes de doce pies de remos, cada uno con cinco soldados japoneses armados con granadas y rifles, abandonaron la orilla. A las 22.35, los dos botes fueron avistados por la cañonera y la luz de búsqueda rsquos a una distancia de 350 yardas y tomados bajo fuego por sus armas automáticas. Ambos botes fueron destruidos y la orilla cercana a ellos fue fuertemente ametrallada en caso de que alguno de los japoneses hubiera llegado a la orilla. A la mañana siguiente, se encontró a la deriva en el Pasaje Yoo un barco con un disparo grave que llevaba ropa japonesa, un cuchillo de vaina, algunos detonadores y una granada de mano. Estos fueron entregados a la inteligencia naval. 44

Los Palaus nunca estuvieron completamente a salvo. Los ataques enemigos esporádicos continuaron plagando las cañoneras. A las 11.30 del 18 de enero de 1945, LCI (G) 396 se dirigía a la salida de Yoo Passage cuando vio una mina y la atacó al sureste de Ngarmediu Point en la isla de Urukthapel. Se colocaron vigías para detectar a otros en el área. A las 11.55, la cañonera chocó contra otra mina que explotó debajo del barco en medio del barco por el lado de estribor. El barco se tambaleó hacia babor bajo la explosión. El oficial de cubierta, el teniente (jg) W. B. Townsend y el señalero salieron disparados de la torre de mando y cayeron sobre la cubierta de armas. El CO del barco, el teniente J. Peil, avanzó para comprobar los daños y vio que la parte delantera del barco se había desprendido y se estaba asentando a estribor. Los incendios de petróleo en el agua envolvieron la parte delantera del barco y se rompió y se hundió. Los tripulantes apagaron los incendios a bordo del barco y se puso un bote pequeño para rescatar a los hombres que habían sido arrojados por la borda. LCI (G) 728 acudió inmediatamente en su ayuda y comenzó a remolcarla mar adentro. LCI (G)s 729, 732, y 730 llegó para ayudar. Las baterías de tierra enemigas se abrieron con lo que parecían ser cañones de cinco o seis pulgadas. Para cubrir las cañoneras, LCI (G)s 729 y 730 hizo humo y devolvió el fuego cuando la embarcación dañada fue remolcada hacia el mar y lejos de las baterías de la costa. El apoyo aéreo en forma de varios infantes de marina llegó desde el campo en Peleliu y silenciaron a la batería enemiga. Cuatro hombres murieron, tres desaparecieron y se presume que estaban muertos y cincuenta resultaron heridos.

Los cambios en la estructura de mando del Palaus se llevaron a cabo a finales de enero y vieron una serie de cañoneras reasignadas a la inminente invasión de Filipinas o devueltas a las bases traseras para su reparación. Los reemplazaban LCI (L) con oficiales al mando no capacitados. Mientras que los capitanes de la cañonera sabían cómo manejar a los japoneses y tenían cañones de 40 mm, cohetes y morteros para combatirlos, los nuevos barcos carecían de su potencia de fuego o experiencia. La situación empeoraba cada vez más. El comandante Morrill escribió más tarde: “En cualquier momento después de abril del 45, el general japonés Sadae Inooue podría haber retomado Peleliu y Angaur. No eligió hacerlo, aparentemente porque la guerra estaba llegando a su fin en su tierra natal, Japón. En cambio, hizo incursiones en nuestros barcos y en la guarnición de Peleliu. & Rdquo 45

Los nadadores enemigos continuaron siendo un problema. A las 02.40 del 17 de abril de 1945, LCI (G) 456 estaba anclado en el puerto de Schonian, junto con otros quince LCI y dos PGM, cuando cuatro japoneses en una balsa de bambú intentaron acercarse a ella. La balsa medía aproximadamente un metro por dos metros y medio, y asegurada en el medio había una carga de demolición. Una vez avistados por el reflector del barco y rsquos, los cuatro japoneses se lanzaron por la borda y trataron de alejarse nadando. Definitivamente dos murieron por disparos de rifle y se pensó que los otros dos también murieron. La balsa y su carga de demolición se hundieron cerca de la cañonera.

A fines de abril de 1945, el Comandante M. B. Brown, Comandante LCI (L) Flotilla Thirteen, informó:

Durante el mes de abril, la línea de piquetes LCI ha sido objeto de más ataques enemigos que durante cualquier mes anterior. Durante abril, la Fuerza LCI fue atacada por instalaciones en tierra catorce veces, fue atacada por tres grupos de nadadores y destruyó 17 minas enemigas. Este aumento de la actividad enemiga es indicativo de que el enemigo probablemente está lanzando morteros y armas de campo ligero desde BABELTHUAP hacia el sur y ha cambiado temporalmente sus tácticas de ataque suicida de nadadores con cargas de demolición a disparos organizados y controlados contra nuestras naves de piquete. El aumento de los bombardeos pesados ​​en tierra y los ataques aéreos de nuestras fuerzas contra áreas de actividad enemigas se han utilizado como contramedidas contra el enemigo, además de hostigar con morteros y disparos de armas automáticas desde nuestros piquetes. 46

Se agregó un nuevo dispositivo a las cañoneras de patrulla en forma de un reflector de sesenta pulgadas que se instaló en LCI (L) 733. Esto reemplazó a la antigua luz de treinta centímetros y pudo iluminar toda el área del Pasaje Yoo desde una distancia lo suficientemente lejos de la costa para evitar ataques de morteros japoneses. Durante mayo se observó una notable disminución en el número de ataques con morteros, artillería y nadadores; sin embargo, los ataques esporádicos contra las cañoneras y LCI (L) continuaron hasta el final de la guerra. Los LCI no bajaron la guardia.

El coronel Tokuchi Tada (izquierda) estudia los términos de la rendición mientras el teniente general Sadae Inoue (centro) observa. Sentado al final de la mesa está el General de Brigada Ford O. Rogers, USMC. La rendición tuvo lugar el 3 de septiembre de 1945 a bordoAmick DE 168. NARA 80G 338573.

Estas actividades se reanudaron en junio y continuaron hasta julio. En medio de la acción enemiga contra las cañoneras, hubo varios japoneses que manifestaron su voluntad de rendirse, generalmente en grupos de dos o tres. Llevaban balsas o botes pequeños a áreas cercanas a las cañoneras y ondeaban banderas blancas. En ocasiones, sus compañeros de tierra intentaron sin éxito matarlos con fuego de mortero. Aquí y allá, las cañoneras destruían pequeñas embarcaciones o eran atacadas por morteros o artillería, pero la guerra estaba en sus últimas semanas. El fin de la guerra el 14 de agosto no marcó el fin de las hostilidades en Peleliu. Aunque el acuerdo se había alcanzado en el Cuartel General Imperial, tomó varios días filtrar hasta los comandos remotos que habían sido pasados ​​por alto y aislados. El fuego de mortero continuó dirigido contra el personal japonés que se rindió hasta el 16 de agosto. Por dirección, las cañoneras dejaron de disparar contra cualquier japonés avistado en la zona. Finalmente, el 29 de agosto, dos lanchas de desembarco japonesas con el coronel Nakagawa y otros nueve japoneses se acercaron LCI (L) 737 frente a Abappaomogan para entregar un mensaje del general Inoue al comandante estadounidense. Decía:

De Sadae Inoue Comandante General de las Fuerzas Japonesas a FO Rogers Comandante General de las Fuerzas Americanas X Voy a enviar a mi representante a la costa de Airai con la intención de reunirse con sus fuerzas a las 1300 hora de Tokio Mañana 30 de agosto X Este mensajero militar esperará su respuesta a bordo del barco que se envía este mensaje X Firmado Sadae Inoue Comandante General de las Fuerzas Japonesas. El Coronel Nakagawa también tenía en su poder un sobre sellado dirigido al Comandante General de las Fuerzas Americanas que fue entregado a la mañana siguiente. A las 0027 (K) se recibió el siguiente mensaje del Comando de la isla, Peleliu, para transmitirlo al enviado japonés: & lsquoFor Teniente general Inoue X Los miembros de mi personal se reunirán en conferencia con sus representantes a las 1300 hora de Tokio el 30 de agosto de acuerdo con su propuesta X Firmado FO Rogers Comandante General. Al recibir este mensaje, se permitió a los japoneses regresar a su base. 47

Las hostilidades en Peleliu habían terminado.

El 2 de septiembre de 1945, el teniente general Inoue y el grupo rsquos abordaron la escolta del destructor. Amick DE 168 y entregó formalmente las Islas Palau.

Presentes durante agosto de 1945 en el Palaus fueron LCI (G)s 406, 566, 729, y 730, junto con LCI (L)s 396, 550, 731 y ndash737, 820, 821, 866 y ndash872, 874, 875, 973, 991, 1066, 1067 y 1073. La mayor parte del patrullaje se había llevado a cabo, no por cañoneras, sino por LCI (L) s. Con el final de la guerra, algunos fueron enviados para ayudar en el desembarco de infantes de marina en China y otros se dirigieron a casa. El 3 de noviembre de 1945, LCI (L)s 869, 870, 871, 874, y 875 se dirigió a Guam. Aunque la guerra había terminado, aún quedaba trabajo por hacer. Muchos de los LCI de la Flotilla Trece permanecieron en el área de Palaus para barrer las minas de los pasajes y puertos, y finalmente partieron hacia Pearl Harbor el 18 de noviembre de 1945.


Requisito AM-109 - Historia

USS Ringgold (DD-500)
Historia del barco

Fuente: Dictionary of American Naval Fighting Ships (publicado en 1981)

El segundo Ringgold (DD-500) fue establecido el 25 de junio de 1942 por Federal Shipbuilding & amp Dry Dock Co., Kearny, N.J. lanzado el 11 de noviembre de 1942 patrocinado por la Sra. Arunah Sheperdson Abell, nieta del Contralmirante Cadwallader Ringgold y encargado el 30 de diciembre de 1942, Comdr. Thomas F. Conley al mando.

Shakedown, que tomó Ringgold desde el Brooklyn Navy Yard hasta la Bahía de Guantánamo, Cuba, y viceversa, extendido hasta el 18 de febrero. Maniobras de entrenamiento adicionales la mantuvieron operando en las cercanías de Trinidad hasta mediados de julio. Partiendo de Nueva York en ruta hacia el Pacífico el 21 de julio, transitó el Canal de Panamá el 27 y se presentó al Comandante en Jefe de la Flota del Pacífico en Pearl Harbor, donde izó el banderín de Comandante de la División 50 del Destructor.

Después de varias semanas de entrenamiento, Ringgold se unió a un grupo de trabajo de transportistas rápido construido alrededor Yorktown (CV-10), Essex (CV-9) y Independencia (CVL-22). La fuerza trabajó sobre la isla de Marcus el 1 de septiembre de 1943 y luego se trasladó a realizar una incursión en los Gilbert. Los aviones de transporte realizaron siete ataques del 18 al 19 de septiembre en Tarawa y Makin. Un cronista japonés registró que Tarawa "es un mar de llamas" nueve aviones estacionados y cinco barcos fueron destruidos. Más importante, Lexington Los aviones (CV-16) regresaron con una serie de fotografías oblicuas bajas del lado de la laguna de Betio, y resultaron ser de gran utilidad para planificar el asalto a Tarawa.

Los días 5 y 6 de octubre, la fuerza de portaaviones rápida más grande organizada hasta ese momento, que comprende Essex, Yorktown, Lexington, Cowpens (CVL-25), Independencia, y Madera Belleau (CVL-24), Contralmirante Alfred E. Montgomery al mando, atacado en Wake Island. El objetivo también fue bombardeado por acorazados, cruceros y destructores.

El siguiente objetivo fue Tarawa, tomado por la Fuerza de Ataque del Sur comandada por el Contralmirante Harry W. Hill en Maryland (BB-46). Sus barcos transportaron a la resistente 2.ª División de Infantería de Marina, cuyos componentes habían luchado en Guadalcanal. Destructores Ringgold y Dashiell (DD-659) estaban programados para una entrada anticipada a la laguna el 20 de noviembre. Justo antes de la puesta del sol del día 19, Ringgold Empuje por delante del cuerpo principal de la fuerza de ataque para asegurar una posición de radar en un punto de inflexión al norte de Mavana.

Sin embargo, los gráficos del área eran inexactos. En varios, Betio se orientó incorrectamente. Afortunadamente, el submarino Nautilo (SS-168) había reconocido la zona y había informado del error, por lo que se improvisó una nueva carta de aproximación a bordo. Maryland. De este modo, fue posible realizar una localización precisa del radar.

Desafortunadamente, Nautilo' El excelente trabajo de reconocimiento fue mal recompensado. A las 2200, como Ringgold y Santa Fe (CL-60) empujados por delante de la fuerza de ataque, detectaron un contacto de radar. Se había corrido la voz para vigilar el submarino, pero se creía que se había movido hacia el oeste esa tarde para rescatar a un aviador derribado, y que se sumergiría una vez que encontrara fuerzas amigas.

Pero Nautilo, al estar cerca de un arrecife, no se sumergió. El almirante Hill, ansioso por evitar cualquier encuentro con posibles patrullas japonesas, dio la orden de tomar el contacto bajo fuego. Ringgold's La primera salva golpeó la base de la torre de mando del submarino. Aunque rompió su válvula de inducción principal, no explotó. Nautilo sumergida en "circunstancias adversas", pero su personal de control de daños trabajó bien y rápido, de modo que pudo llegar a Abemama y completar su misión.

Poco después de que comenzara el fuego de contrabatería a las 0500, ya las 0622 se produjo el bombardeo naval programado, que resultó en un traspaso sistemático de Betio. Buscaminas Búsqueda (AM-108) y Requisito (AM-109), al amparo de una cortina de humo, barrió un canal desde el área de transporte hacia la laguna durante el bombardeo, y usaron sus propias armas para ladrar respuestas a las baterías de tierra japonesas.

Entonces, mientras Búsqueda boyas marcadas colocadas, Requisito lideró ambos Ringgold y Dashiell en la laguna. Era un espectáculo galante cuando, con proyectiles cayendo a su alrededor, se precipitaron hacia la laguna. Ringgold recibió dos golpes, ambos fallidos, aunque uno logró apagar su motor de babor. Su ingeniero jefe, el teniente comandante. Se dice que Wayne A. Parker imitó al legendario niño holandés tapando un agujero con su cuerpo mientras se realizaban reparaciones de emergencia.

Las naves más grandes aún no podían aventurarse en la laguna, por lo que este audaz cuarteto proporcionó todo el fuego frontal que recibieron las defensas de la playa, disparando de una manera tan lujuriosa que hubo que cargarles más munición antes de que terminara el día. De los 5.000 hombres en tierra al final del día, casi 1.500 habían resultado muertos o heridos. Lo que más ayudó a estos marines a lo largo de ese espantoso día fue la presencia de destructores Ringgold y Dashiell, aliviado por Frazier (DD-607) y Anderson (DD-411). Brindaron apoyo de fuego de guardia cercano, mientras que los aviones de transporte bombardearon y ametrallaron posiciones japonesas casi continuamente hasta la puesta del sol. Pero el apoyo de & quotair proporcionado en Tarawa fue leve en fuerza y ​​elemental en técnica en comparación con lo que se hizo 18 meses después en Okinawa ''.

Cuando se puso el sol, todos los combatientes, excepto tres destructores, y los transportes se retiraron a áreas costeras para protegerse contra ataques aéreos y submarinos. Los transportes regresaron a las 21.40. Ringgold anclado dentro de la laguna, Anderson cruzó la costa sur, y Frazier estaba fuera del extremo trasero de la isla para proporcionar fuego de llamada durante la noche.

Los estadounidenses bien podrían haber sido arrastrados al mar esa noche, si los japoneses hubieran podido montar un enérgico contraataque. Pero el Contralmirante Keiji Shibasaki, el Comandante del Atolón, no pudo contraatacar. La mitad de sus 4.500 hombres ya estaban muertos y sus comunicaciones habían sido interrumpidas por disparos navales. Carecía de control sobre las unidades fuera de su puesto de mando, y las únicas tropas que podían lanzar un ataque de ese tipo eran el llamado "cañón de mosquete", que estaba siendo bombardeado continuamente por los destructores. El 27 de noviembre de 1943, tanto Tarawa como Abemama estaban asegurados.

Después de completar las reparaciones en diciembre, Ringgold participó en el asalto y captura de los atolones de Kwajalein y Eniwetok durante enero y febrero de 1944, donde proporcionó apoyo de fuego cercano para las fuerzas de desembarco. El 20 de marzo, bombardeó las instalaciones costeras de Kavieng, Nueva Irlanda, como acción de distracción para los desembarcos en el archipiélago de Bismark del Norte [sic Bismarck]. Desde el 24 de abril hasta el 1 de mayo de 1944, participó en el asalto y captura de Hollandia, Nueva Guinea holandesa.

En junio Ringgold participó en las operaciones de las Marianas. Durante la invasión de Guam, se desempeñó como Buque de Control de Lanchas de Desembarco y brindó apoyo con armas de fuego. Durante el aterrizaje inicial, envió 23 oleadas de lanchas de desembarco a la playa. Luego vino la invasión de la Isla Moratai [sic Isla Morotai], las Molucas del Norte, donde Ringgold nuevamente proporcionó apoyo con armas de fuego.

El 20 de octubre de 1944, las fuerzas estadounidenses regresaron a Filipinas y Ringgold nuevamente proporcionó apoyo de fuego, esta vez para los desembarcos en la isla de Panaon frente al sur de Leyte. Dos días después, se le ordenó ir a Mare Island, California, para una revisión.

A principios de febrero de 1945, Ringgold se unió a la famosa Task Force 58 del vicealmirante Mitscher para los primeros ataques de portaaviones contra el continente japonés y Okinawa en apoyo de la operación Iwo Jima. Al amparo de un frente meteorológico, la fuerza lanzó sus grupos aéreos al amanecer del 16 de febrero, a 120 millas del objetivo. Los ataques contra el poder aéreo enemigo se llevaron a cabo en el corazón de la patria japonesa hasta bien entrado el día siguiente. En el curso de este ataque de 2 días, los japoneses perdieron 416 aviones en el aire, 354 más en tierra y un portaaviones de escolta.

Después de las reparaciones en Ulithi y Pearl Harbor, Ringgold se reincorporó a la Fuerza de Tarea Fast Carrier en apoyo de la Operación Okinawa, incorporándose el 4 de junio de 1945. Una vez completada esta tarea, la fuerza se retiró a la Bahía de San Pedro, Golfo de Leyte, Filipinas, llegando el 13 de junio.

El 1 de julio, el barco volvió a hacerse a la mar, esta vez con la Fuerza de Tarea de Portaaviones Rápido de la 3ª Flota del almirante Halsey para atacar la patria japonesa. En la noche del 15 al 16 de julio, con DesRon 25 y CruDiv 17, Ringgold participó en un barrido anti-envío a 6 millas de la costa norte de Honshu, Japón. Una vez más, la noche del 30 de julio, participó en una redada contra el envío en Suruga Wan y bombardeó la ciudad de Shimizu, Honshu, Japón.

Reincorporarse al Grupo de Trabajo 38 el 31 de julio, Ringgold Continuó las operaciones costeras con esa fuerza hasta el cese del fuego. Ordenado para escoltar Antietam (CV-36) a Apra Harbour, Guam, el 22 de agosto, llegó allí 4 días después y fue sometida a reparaciones. De camino a Okinawa el 16 de septiembre, Ringgold tomó 83 pasajeros para Pearl Harbor, y luego se dirigió a la costa este de los Estados Unidos.


Se ratifica la 21ª enmienda Finaliza la prohibición

Se ratifica la 21ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, que deroga la 18ª Enmienda y pone fin a la era de la prohibición nacional del alcohol en Estados Unidos. A las 5:32 p.m. EST, Utah se convirtió en el estado número 36 en ratificar la enmienda, logrando la mayoría requerida de tres cuartos de los estados & # x2019 aprobación. Pensilvania y Ohio lo habían ratificado más temprano ese día.

El movimiento por la prohibición del alcohol comenzó a principios del siglo XIX, cuando los estadounidenses preocupados por los efectos adversos del alcohol comenzaron a formar sociedades de templanza. A finales del siglo XIX, estos grupos se habían convertido en una poderosa fuerza política, haciendo campaña a nivel estatal y pidiendo la abstinencia nacional de bebidas alcohólicas. Varios estados prohibieron la fabricación o venta de alcohol dentro de sus propias fronteras. En diciembre de 1917, el Congreso aprobó la 18ª Enmienda, que prohíbe la fabricación, venta o transporte de licores embriagantes para bebidas, y la envió a los estados para su ratificación. El 16 de enero de 1919, los estados ratificaron la 18ª Enmienda. La prohibición entró en vigor el año siguiente, el 17 de enero de 1920.

Mientras tanto, el Congreso aprobó la Ley Volstead el 28 de octubre de 1919, por encima del veto del presidente Woodrow Wilson. La Ley Volstead preveía la aplicación de la Prohibición, incluida la creación de una unidad especial de Prohibición del Departamento del Tesoro. En sus primeros seis meses, la unidad destruyó miles de alambiques ilícitos administrados por contrabandistas. Sin embargo, los agentes federales y la policía hicieron poco más que frenar el flujo de alcohol y el crimen organizado floreció en Estados Unidos. Contrabandistas a gran escala como Al Capone de Chicago construyeron imperios criminales a partir de esfuerzos de distribución ilegal, y los gobiernos federal y estatal perdieron miles de millones en ingresos fiscales. En la mayoría de las áreas urbanas, el consumo individual de alcohol se toleraba en gran medida y los bebedores se reunían en & # x201Cspeakeasies & # x201D, el término de la era de la Prohibición para las tabernas.


Requisito AM-109 - Historia

Este marco para placa de matrícula USS Requisite AM-109 se fabrica con orgullo en los EE. UU. En nuestras instalaciones en Scottsboro, Alabama. Cada uno de nuestros marcos MilitaryBest U.S. Navy cuenta con tiras de aluminio recubiertas de polietileno en la parte superior e inferior que se imprimen mediante sublimación, lo que le da a estos marcos militares de automóviles de calidad un hermoso acabado de alto brillo.

Consulte las reglamentaciones locales y estatales para conocer la compatibilidad de estos marcos de la marina de guerra para su uso en su vehículo.

Un porcentaje de la venta de cada artículo de MilitaryBest se envía a los departamentos de licencias de cada rama de servicio respectiva en apoyo del programa MWR (Moral, Welfare, & Recreation). Estos pagos los realiza ALL4U LLC o el mayorista de donde se originó el artículo. Nuestro equipo le agradece su servicio y su apoyo a estos programas.

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE


Vuelo 103 de Pan Am

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Vuelo 103 de Pan Am, también llamado Bombardeo de Lockerbie, vuelo de un avión de pasajeros operado por Pan American World Airways (Pan Am) que explotó sobre Lockerbie, Escocia, el 21 de diciembre de 1988, luego de que una bomba fuera detonada. Las 259 personas a bordo murieron y 11 personas en tierra también murieron.

Alrededor de las 7:00 pm del 21 de diciembre, el vuelo 103 de Pan Am, un Boeing 747 en ruta a la ciudad de Nueva York desde Londres, explotó sobre Lockerbie, Escocia. El avión había alcanzado una altura de aproximadamente 31.000 pies (9.500 metros) y se estaba preparando para la parte oceánica del vuelo cuando detonó una bomba activada por temporizador. La bomba, construida con el explosivo plástico inodoro Semtex, estaba escondida en un reproductor de casetes que estaba guardado en una maleta. La explosión rompió el avión en miles de pedazos que aterrizaron en un área que cubría aproximadamente 850 millas cuadradas (2,200 kilómetros cuadrados). Los 259 pasajeros y miembros de la tripulación murieron. Los escombros que cayeron destruyeron 21 casas y mataron a otras 11 personas en el suelo.


Operando con Task Force 52 [editar | editar fuente]

El 22 de enero de 1944, se embarcó con la Task Force TF 52 para la invasión de las Marshalls. En la pantalla antisubmarina de la Fuerza de Ataque del Sur, en ruta, llegó al atolón Kwajalein el día 31. Continuó sus actividades antisubmarinas hasta el 3 de febrero y luego comenzó a barrer las costas de Kwajalein y otras islas en la parte sur del atolón. El día 6 plantó ayudas a la navegación y el día 15 se lanzó al grupo de trabajo TG 51.11 para el asalto de Eniwetok.

Dos días después, entró en la laguna de Eniwetok entre las islas Japtan y Parry. Siguieron las tareas de barrido y inspección. El 24, regresó a Kwajalein y, durante marzo, acompañó a grupos de reconocimiento en LST y LCI a Wotho, Ujae, Lae, Ailinglapalap, Namorik y otros atolones e islas menores de las Marshalls.

El 10 de abril, partió de esas islas y se dirigió hacia el este con un convoy LST. El día 24, escoltó a sus cargas hasta Pearl Harbor y 2 días más tarde continuó hasta San Francisco y la revisión.

El 16 de julio regresó a Hawái. Un viaje de escolta a Eniwetok y un deber de escolta entre islas en Hawai la llevaron a septiembre. Luego, el 23, se dirigió al oeste hacia su próximo objetivo de invasión, Filipinas.


Los primeros años de Boudicca

Poco se sabe sobre la crianza de Boudicca porque la única información sobre ella proviene de fuentes romanas, en particular de Tácito (56-117 d.C.), un senador e historiador del Imperio Romano, y Casio Dio (155-235 d.C.), un cónsul romano. e historiador destacado. Sin embargo, se cree que nació en una familia de élite en la antigua ciudad de Camulodunum (ahora Colchester) alrededor del año 30 d.C., y puede haber sido nombrada en honor a la diosa celta de la victoria, Boudiga.

En su adolescencia, Boudicca habría sido enviada a otra familia aristocrática para que se formara en la historia y las costumbres de la tribu, además de aprender a luchar en la batalla. Las antiguas mujeres celtas servían como guerreras y gobernantes, y las niñas podían ser entrenadas para luchar con espadas y otras armas, al igual que los niños.

Las mujeres celtas eran distintas en el mundo antiguo por la libertad y los derechos que disfrutaban y la posición que ocupaban en la sociedad. En comparación con sus contrapartes en las sociedades griegas, romanas y otras sociedades antiguas, se les permitió mucha más libertad de actividad y protección bajo la ley.

La mujer celta fue entrenada para usar espadas y otras armas. ( Viajando hacia la Diosa )


El historiador fue clarividente al advertir que el valor de los hechos depende de quién los maneje.

Inscribirse

Reciba el correo electrónico del Morning Call del New Statesman.

Entre enero y marzo de 1961, el historiador y diplomático Edward Hallett Carr pronunció una serie de conferencias, posteriormente publicadas como una de las teorías históricas más famosas de nuestro tiempo: ¿Qué es la Historia? En sus conferencias, aconseja al lector que “estudie al historiador antes de comenzar a estudiar los hechos”, argumentando que cualquier relato del pasado se escribe en gran medida en la agenda y el contexto social de quien lo escribe. “Los hechos ... son como peces en la losa de la pescadería. El historiador las recoge, las lleva a casa, las cocina y las sirve ”.

Los recuerdos de mi infancia de la historia y el aprendizaje de la historia se vieron reforzados por el legado familiar omnipresente de mi bisabuelo, EH Carr, apodado "el Prof". Era el tipo de hombre que siempre tenía agujeros en las mangas, comía pudín de leche todas las noches y detestaba el alboroto. A pesar de esto, era muy venerado, tanto que mi abuela desempolvaba las plantas de la casa antes de su llegada. Murió seis años antes de que yo naciera, pero su energía vivió dentro de nuestra familia y alentó mi insaciable interés por la historia. Cuando desplegué mi árbol genealógico en el piso de la sala de mis abuelos y me acerqué al nombre de Edward Hallett Carr, comencé un interés de toda la vida, y un diálogo imaginario, con mi bisabuelo.

El año pasado, ¿Qué es la Historia? fue lanzado como un Penguin Classic, y desde su publicación original ha vendido más de un cuarto de millón de copias. Sigue siendo un texto clave en el estudio de la historia, y sus preguntas provocadoras perduran, aún teniendo peso sobre algunos de los problemas más frecuentes que enfrenta nuestra sociedad al abordar el problema de los “hechos”.

EH Carr, conocido por familiares y amigos como "Ted", llevaba su vida diaria con una estricta rutina. Se levantaba temprano todos los días y, después del té y las tostadas, se encerraba todo el día en su estudio. Escribió todo a mano con lápiz y solo su secretaria pudo transcribir sus garabatos. Sus interminables páginas escritas a mano finalmente resultaron en una articulación contorsionada en su mano derecha, una impresión física de su lápiz. Su trabajo fue un gran éxito, pero su vida personal no. Tuvo dos matrimonios infructuosos, el segundo de los cuales fue con la estimada historiadora Betty Behrens, y uno de los recuerdos de mi abuelo del "Prof" fue que hacia el final él estaba frecuentemente en desacuerdo con su esposa. Al final, su trabajo fue su primer amor.

Carr no era un historiador según los estándares tradicionales. No estudió historia en la universidad, ni se doctoró ni siguió una carrera académica convencional. Después de graduarse de Cambridge en 1916 con un título de clásicos, se unió al Ministerio de Relaciones Exteriores, que resultó enormemente influyente en la forma en que más tarde se acercó al estudio de la historia. Durante su carrera política, solo en 1919 estuvo presente en la Conferencia de Paz de París, involucrado en la redacción del Tratado de Versalles y en la determinación de la nueva frontera entre Alemania y Polonia. Más tarde tuvo un puesto en la División de Relaciones Exteriores del Ministerio de Información, donde trabajó con el notorio espía ruso Guy Burgess. El recuerdo de este período de su vida está en las estanterías del estudio de mi padre. Una copia encuadernada en piel de Don Quixote “A Ted”, un regalo de despedida de sus colegas del Ministerio de Información Guy Burgess fue uno de los signatarios.

En 1936, asumió un puesto en la Universidad de Aberystwyth como profesor de política internacional. Aquí, comenzó sus escritos sobre política exterior, incluyendo La crisis de los veinte años (1939) estrenada poco antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, en la que interrogaba sobre los problemas político-económicos estructurales que iban a dar lugar al conflicto.

En 1941, se convirtió en editor asistente en la Veces, antes de dedicarse a la academia, primero en Balliol College, Oxford, en 1953, y dos años más tarde en Trinity College, Cambridge. Continuó escribiendo hasta el día de su muerte, en 1982, a los 90 años, cuando su cuerpo estaba dolorosamente cansado, pero su mente seguía corriendo a un ritmo implacable.

Carr fue uno de nuestros pensadores más grandes e influyentes. Sin embargo, fue su interés en la Revolución Rusa, que presenció desde la distancia como empleado del Ministerio de Relaciones Exteriores, lo que inspiró su fascinación por la historia. La semilla del pensamiento que se convirtió en ¿Qué es la Historia? puede haber sido plantado incluso antes, cuando todavía era un estudiante de Cambridge. Recordó a un profesor influyente que argumentó que el relato de Herodoto sobre las guerras persas en el siglo V a. C. fue moldeado por su actitud hacia la guerra del Peloponeso. Carr llamó a esto una “revelación fascinante” y “me dio mi primera comprensión de lo que trataba la historia”. Para Carr, Herodoto demostró que el historiador con frecuencia no se basa en hechos objetivos, sino en sus experiencias de ellos. "Nuestra imagen de Grecia en el siglo V a. C. es defectuosa no principalmente porque muchos de los fragmentos se hayan perdido accidentalmente, sino porque es, en general, la imagen formada por un pequeño grupo de personas en la ciudad de Atenas".

Originalmente liberal, Carr comenzó a mirar el mundo con “ojos diferentes”, y ya en 1931, después de la Gran Depresión, comenzó a perder la fe en el concepto de capitalismo y la estructura política en la que se forjó su carácter inicial. En su creciente interés por la historia rusa - y leyendo la literatura rusa que estaba disponible para él - se inspiró para escribir los 14 volúmenes Una historia de la Rusia soviética, cuya primera parte se publicó en 1950. Durante su composición se convenció más de la ideología soviética y antes de su muerte en 1982, se le instó a formalizar sus creencias políticas, lo que hizo en una carta personal de tres páginas a mi abuelo . Esto ahora sobrevive, escondido en lo profundo de los archivos familiares, estipula que era marxista.

Una historia de la Rusia soviética Fue un intento audaz de recopilar cuidadosa y meticulosamente todos los hechos disponibles y, al hacerlo, articuló un enfoque impresionantemente objetivo de la historia rusa. Sin embargo, fue en esta búsqueda de la objetividad que Carr se enfrentó a la misma cuestión planteada hace tantos años en Cambridge con Herodoto. Encontró el enfoque objetivo de la teoría histórica difícil de lograr. En el largo proceso de escritura Una historia de la Rusia soviética parece haberse desgarrado al acercarse. Inicialmente se mostró optimista “es posible sostener que la verdad objetiva existe”, pero en 1950 concluyó: “la objetividad no existe”.

Los historiadores del siglo XIX creían en la historia objetiva. Adoptaron una línea de tiempo de eventos y pruebas, un método que el erudito Leopold von Ranke hizo famoso en la década de 1830, quien quería "simplemente mostrar cómo era realmente". Carr rechazó este enfoque obsoleto y lo describió como una "falacia absurda".

TS Eliot dijo una vez: "Si uno realmente puede penetrar en la vida de otra época, está penetrando en la propia vida". Eliot también reconoció que el estudio de la historia es clave para comprender el mundo contemporáneo. Sin embargo, como compiló Una historia de la Rusia soviéticaCarr descubrió que lograr tal penetración en la época era una tarea imposible: si bien podemos formular una comprensión subjetiva del pasado, por supuesto, no podemos saberlo exactamente como era.

Los hechos se pueden cambiar o manipular para beneficiar a quienes los transmiten, algo de lo que somos muy conscientes hoy. Durante la vida de Carr, el régimen de Stalin destruyó documentos, alteró pruebas y distorsionó la historia. Teniendo esto en cuenta, es la continua tergiversación y el uso indebido de los hechos, deliberados o accidentales, lo que Carr interroga en ¿Qué es la Historia? Anima a cualquier estudiante de historia a discernir: “¿Qué es un hecho histórico? Ésta es una cuestión crucial que debemos analizar un poco más de cerca ”.

Carr comienza su interrogatorio analizando cómo el "hecho" es elaborado y presentado por el historiador que lo estudia. Lo hace dividiendo los hechos en dos categorías: hechos del pasado y hechos del presente. Un hecho del pasado - por ejemplo, "la batalla de Hastings se libró en 1066" - es indiscutible pero básico. Un hecho del presente es algo que un historiador ha elegido como un hecho: “En general, el historiador obtendrá el tipo de hechos que quiere. Historia significa interpretación ".

Carr no fue el pionero de la teoría histórica subjetiva. RG Collingwood pensó que el pasado objetivo y la opinión del historiador sobre él se mantenían en relación mutua, lo que sugiere que la visión del pasado de ningún historiador era incorrecta y también que la historia solo se manifiesta con la interpretación del historiador. Carr impugnó este enfoque, argumentando que es trabajo del historiador comprometerse con el hecho como un diálogo "es un proceso continuo de interacción entre el historiador y sus hechos, un diálogo interminable entre el presente y el pasado".

¿Qué es la Historia? no solo aborda el tema de la interpretación de los hechos, sino también cómo el historiador es moldeado por ellos. La historia, afirma, es un "proceso social" y ningún individuo está libre de restricciones sociales, por lo que no podemos imponer nuestra comprensión moderna del mundo a nuestros antepasados. “El progreso en los asuntos humanos”, escribió, “ya ​​sea en la ciencia, en la historia o en la sociedad, se ha producido principalmente a través de la audaz disposición de los seres humanos a no limitarse a buscar mejoras parciales en la forma en que se hacen las cosas, sino a presentar aspectos fundamentales desafíos en nombre de la razón a la forma actual de hacer las cosas y a los supuestos declarados u ocultos en los que se basa ”.

En 1962, Isaiah Berlin, contemporáneo y opositor de Carr, revisó ¿Qué es la Historia? en el Nuevo estadista y criticó las cuestiones centrales planteadas. Berlin discrepó con la teoría de que la motivación personal no contaba con la acción y no estuvo de acuerdo con Carr en la cuestión clave de la objetividad, que según Berlin se podía obtener a través de los métodos utilizados por el historiador.

A pesar de las críticas, ¿Qué es la Historia? promueve la necesidad de la subjetividad en el estudio de la historia, argumentando que todos somos moldeados por la sociedad y el tiempo en que vivimos. En última instancia, al comprender esto, podemos pensar críticamente sobre la evidencia que se nos presenta, antes de comenzar para armar el rompecabezas del pasado.

Poco antes de su muerte, Carr había preparado material para una segunda edición de ¿Qué es la Historia? Sólo se escribió su prefacio, pero en él busca “un optimista, en todo caso, una visión más sana y equilibrada del futuro”.

Mi abuelo, John Carr, describe cómo su padre “elegiría sentarse en el salón principal, con nosotros alrededor, siguiendo nuestras propias actividades, mientras él escribía sus profundos pensamientos en pedazos de papel acumulados alrededor de su silla”. Es este recuerdo del caos del pensamiento profundo, los trozos de papel revoloteando alrededor de sus pies, lo que me gustaría apreciar, y en mi mente, tal vez sentarme y mirar mientras conjura su próximo libro. En realidad, tengo la suerte de observar que la obra que creó ocupa su lugar en el gran escenario de la historia y comparto con mi abuelo la esperanza de que “estimulará un mayor estudio y comprensión del futuro camino a seguir en el mundo”.

Helen Carr es escritora, historiadora medieval y bisnieta de EH Carr.


Ver el vídeo: Михаил Александрович Таранцов, доктор исторических наук (Enero 2022).