Podcasts de historia

Robert E. Lee - Cumpleaños, niños y citas

Robert E. Lee - Cumpleaños, niños y citas

Robert E. Lee fue un general confederado que lideró el intento de secesión del Sur durante la Guerra Civil. Desafió a las fuerzas de la Unión durante las batallas más sangrientas de la guerra, incluidas Antietam y Gettysburg, antes de rendirse al general de la Unión Ulysses S. Grant en 1865 en Appomattox Court House en Virginia, marcando el final del devastador conflicto que casi dividió a los Estados Unidos.

¿Quién era Robert E. Lee?

Lee nació en Stratford Hall, una plantación en Virginia, el 19 de enero de 1807, en una familia rica y socialmente prominente. Su madre, Anne Hill Carter, también creció en una plantación y su padre, el coronel Henry "Light Horse Harry" Lee, descendió de colonos y se convirtió en líder de la Guerra Revolucionaria y gobernador de Virginia durante tres períodos.

Pero la familia pasó por momentos difíciles cuando el padre de Lee hizo una serie de malas inversiones que lo dejaron en la prisión de deudores. Huyó a las Indias Occidentales y murió en 1818 mientras intentaba regresar a Virginia cuando Lee era apenas un adolescente.

Con poco dinero para su educación, Lee fue a la Academia Militar de los Estados Unidos en West Point para recibir una educación militar. Se graduó segundo de su clase en 1829 y al mes siguiente perdería a su madre.

Los hijos de Robert E. Lee

Después de graduarse, la carrera militar de Lee despegó rápidamente cuando eligió un puesto en el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE. UU.

Un año después, comenzó a cortejar a una conexión de la infancia, Mary Custis Washington. Dada la reputación disminuida de su padre, Lee tuvo que proponer matrimonio dos veces para obtener la aprobación para casarse con Mary, la bisnieta de Martha Washington y la bisnieta del presidente George Washington.

La pareja se casó en 1831; Lee y su esposa tuvieron siete hijos, incluidos tres hijos, George, William y Robert, que lo siguieron al ejército para luchar por los Estados Confederados durante la Guerra Civil.

Mientras la pareja establecía su familia, Lee viajaba con frecuencia con el ejército en proyectos de ingeniería. Se distinguió por primera vez en la batalla durante la Guerra México-Americana bajo el mando del general Winfield Scott en las batallas de Veracruz, Churubusco y Chapultepec. Scott una vez declaró que Lee era "el mejor soldado que he visto en el campo".

¿Era Robert E. Lee un dueño de esclavos?

Lee no creció en una gran plantación, pero su esposa heredó un esclavo en 1857 de su padre, George Washington Park Custis.

Lee ejecutó el testamento de su suegro, que incluía Arlington House cerca de Washington, DC, una plantación mal administrada con deudas y casi 200 esclavos, a quienes Custis quería que fueran liberados dentro de los cinco años posteriores a su muerte.

Como resultado de la herencia de su esposa, Lee se convirtió en dueño de cientos de esclavos. Si bien los relatos históricos varían, el trato de Lee a los esclavos se describió como tan combativo y severo que condujo a revueltas de esclavos.

Lee en Harpers Ferry

Durante la década de 1850, las tensiones entre el movimiento abolicionista y los propietarios de esclavos alcanzaron un punto de ebullición, y la unión de los estados estaba cerca de un punto de ruptura. Lee entró en la refriega al detener una redada en Harpers Ferry en 1859, capturando al abolicionista radical John Brown y sus seguidores.

Al año siguiente, Abraham Lincoln fue elegido presidente, lo que provocó que siete estados del sur (Alabama, Florida, Georgia, Luisiana, Mississippi, Carolina del Sur y Texas) se separaran en protesta. El secretario de Guerra de los Estados Unidos, Jefferson Davis, se convirtió en presidente de los Estados Confederados de América.

El primer ataque de la Guerra Civil se produjo el 12 de abril de 1861, cuando los confederados tomaron el control de Fort Sumter en Carolina del Sur.

El estado natal de Lee, Virginia, se separó menos de una semana después, creando el momento decisivo de su carrera. Cuando se le pidió que dirigiera las fuerzas de la Unión, renunció al servicio militar en lugar de luchar contra sus amigos y vecinos de Virginia.

General Robert E. Lee

Lee no era un secesionista, pero se unió inmediatamente a los confederados y fue nombrado general y comandante de la lucha por la secesión del Sur.

Lee ha sido ampliamente criticado por sus estrategias agresivas que provocaron bajas masivas. En la batalla de Antietam, el 17 de septiembre de 1862, Lee hizo su primer intento de invadir el norte en el día más sangriento de la guerra.

Antietam terminó con aproximadamente 23.000 bajas y la Unión reclamó la victoria para el general George McClellan. Menos de una semana después, el presidente Lincoln emitió la Proclamación de Emancipación.

Las batallas continuaron durante el frío y duro invierno y hasta el verano de 1863, cuando las tropas de Lee desafiaron a las fuerzas de la Unión en Pensilvania durante la Batalla de Gettysburg de tres días, que se cobró la vida de 28.000 soldados confederados y 23.000 bajas en el lado de la Unión.

La guerra se prolongó durante dos años más hasta que la victoria de Lee se volvió imposible. Con un ejército menguante, Lee se rindió a Grant el 9 de abril de 1865 en Appomattox Court House en Virginia, poniendo fin a la Guerra Civil.

Casa de Robert E. Lee

Al comienzo de la guerra, Lee y su familia se dirigieron al sur, dejando Arlington House, pero no reclamaron su propiedad.

El gobierno federal se apoderó de la propiedad (ahora conocida como Cementerio Nacional de Arlington) y la usó como tumbas militares para miles de soldados de la Unión caídos, posiblemente para evitar que Lee regresara a casa.

La residencia de la familia Lee ahora es administrada por el Servicio de Parques Nacionales como Arlington House, The Robert E. Lee Memorial, y está abierta al público para recorridos.

Citas

Como hombre bien educado con considerable experiencia social y militar, Lee es célebre por muchas de sus citas sobre la esclavitud, el deber, el honor y el servicio militar, que incluyen:

  • En esta era ilustrada, creo que hay pocos, pero lo reconoceré, que la esclavitud como institución, es un mal moral y político en cualquier país.
  • Whisky: me gusta, siempre me gustó, y esa es la razón por la que nunca lo uso.
  • Está bien que la guerra sea tan terrible, no sea que nos encariñamos demasiado con ella.
  • Lejos de participar en una guerra para perpetuar la esclavitud, me alegra que la esclavitud haya sido abolida. Creo que será de gran interés para el Sur.
  • No puedo confiar en que un hombre controle a otros que no pueden controlarse a sí mismo.
  • La educación de un hombre nunca se completa hasta que muere.
  • Cumpla con su deber en todas las cosas. No puedes hacer más, nunca debes desear hacer menos.

Día de Robert E. Lee

En agosto de 1865, poco después del final de la guerra, Lee fue invitado a servir como presidente del Washington College (ahora Washington and Lee University), donde él y su familia están enterrados.

Desde su muerte a los 63 años el 12 de octubre de 1870, luego de un derrame cerebral, ha mantenido un lugar de distinción en la mayoría de los estados del sur.

El cumpleaños de Lee el 19 de enero se celebra (en diversos grados) el tercer lunes de enero como el Día de Robert E. Lee, un feriado estatal oficial en Mississippi y Alabama, y ​​el 19 de enero en Florida y Tennessee.

Estatuas de Robert E. Lee

El general confederado sigue siendo una de las figuras más divisivas en la historia de Estados Unidos.

Las estatuas y otros monumentos construidos en su honor se han convertido en focos de tensión en ciudades como Nueva Orleans, Luisiana, Baltimore, Maryland y Dallas, Texas. Muchos Robert. Las estatuas de E. Lee han sido retiradas, pero la decisión de Virginia en 2017 de derribar una provocó una protesta violenta que se volvió mortal en Charlottesville.

Si bien Lee no apoyó la secesión, nunca defendió los derechos de los esclavos. En cambio, dirigió a los confederados mientras intentaban disolver los Estados Unidos que su propio padre ayudó a crear.

Fuentes

Robert E. Lee. Experiencia americana de PBS.
Casa de Arlington. Cementerio Nacional de Arlington.
Universidad Robert E. Washington & Lee.
Robert E. Stratford Hall.
La guerra civil. Confianza americana del campo de batalla.
Cotizaciones de Robert E. Lee. Hijo del Sur.
El compañero del lector para la historia estadounidense. Eric Foner y John A. Garraty, editores. Houghton Mifflin Harcourt Publishing Company.


Robert E. Lee V: Cómo es llevar este nombre


Una estatua desfigurada del general Robert E. Lee en la capilla de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte (Bernard Thomas / Herald-Sun / AP)

Robert E. Lee V es el tataranieto del general Robert E. Lee. El residente de D.C. también es el director deportivo de varones desde hace mucho tiempo en la escuela Potomac en McLean, Va., A la que asisten mis hijos. Visité a Lee en su oficina para hablar sobre el papel que ha jugado su nombre, y los monumentos históricos que lo llevan, en la última semana. A continuación se presentan extractos editados.

Pregunta: Las estatuas de Robert E. Lee se han convertido en un pararrayos. Es tu nombre en las estatuas. Vayas donde vayas, al sur de la línea Mason-Dixon, hay una estatua de Robert E. Lee o una autopista de Robert E. Lee o una Robert E. Lee lo que sea. ¿Qué opinas ahora del reexamen de ese legado?

En primer lugar, si puede evitar días como el sábado pasado en Charlottesville, elimínelos hoy. Eso no es en lo que nuestra familia está interesada en absoluto, y eso no es lo que pensamos que el general Lee querría en absoluto. . . . Y tal vez el segundo paso sea colocar estas estatuas en algún lugar donde haya un contexto histórico, como un museo, y la gente pueda hablar sobre el contexto. Póngalo en el contexto de las décadas de 1860 y 1800, para que la gente comprenda mejor la época en la que vivieron [las figuras de la Guerra Civil].

Charlottesville es un lugar donde envía a estudiantes que conoce y ama todos los años a jugar a la pelota, a matricularse. ¿Qué pensabas cuando veías cómo se desarrollaba el sábado?

Estábamos de vacaciones en Lake Tahoe. Teníamos una pequeña reunión familiar. Teníamos muy poco servicio celular, y Willie Crittenberger, mi sobrino, ahora vive en Chicago, fue al lago y pudo obtener más servicio celular allí. Y regresa y dice: "Algo está sucediendo en Charlottesville. Twitter está explotando ". Así que realmente no sabíamos qué estaba pasando en tiempo real.

Pero es un evento tan trágico. Y odio que algunas personas se escondan detrás del nombre de Robert E. Lee. Decir que estamos haciendo esto por él y por el Sur, y eso no es en absoluto lo que él defendió. Él es uno de los que dijo inmediatamente después de la guerra que bajen los brazos y volvamos a unir a esta nación, no a dividirla aún más.

¿Es eso lo que piensas? ¿Que la gente se esconde detrás de su nombre?

No puedo decirte el razonamiento detrás del KKK o de los extremistas de derecha, pero cuando se esconden detrás de la bandera confederada y el general Lee. . . . [Dejó que esa idea flotara en el aire].

¿Crees que están malinterpretando o tergiversando su legado?

No creo que comprendan su legado en absoluto. Entiendo que es fácil para Robert E. Lee V decir esto, pero en nuestra familia nunca nos enseñaron que Robert E. Lee estaba luchando por la esclavitud. Luchaba por el estado de Virginia y por su patria. Él era Nunca luchando por mantener viva la institución de la esclavitud.

Sin embargo, tenía esclavos.

Él hizo. Absolutamente lo hizo. Eso es lo que resulta tan confuso de esto. Y es por eso que escuchas historias sobre Thomas Jefferson, George Washington y el general Lee. Son solo hombres de su tiempo. . . . Fue una institución horrenda. Una mancha de historia. Si la estatua o el nombre del general Lee es tan divisivo, debes eliminarlo.

Entonces, el nombre en sí es obviamente muy importante para su familia. Eres el quinto.

Mi padre sigue vivo. Él es increible. Tiene 92 años. . . Y luego soy el quinto y tenemos un hijo. Es el sexto.

Prefiere hablar de la lesión de Bryce Harper que de todo esto. Sin embargo, reconoce, para su crédito, lo que está sucediendo. Él dice: “¿Qué está pasando? ¿Por qué tanta violencia? ¿Por qué todo el odio? Porque para nosotros, eso no es en absoluto lo que defendía el general Lee. Hoy estaría horrorizado.

¿Alguien en Nueva Orleans o Charlottesville o en alguno de estos lugares que está lidiando con esto se ha acercado a su familia?

Algunos de los medios de comunicación lo han hecho. Como MSNBC, CNN. Pero ninguno de los legisladores ni nada por el estilo. Y sabes, honestamente, creo que es una decisión de toda la comunidad, y las comunidades deben resolver esto. . . . [El alcalde de Baltimore] dijo que tuvieron largas discusiones al respecto y decidieron hacerlo por la noche, pero que había estado en tensión por un tiempo.

Tiene que suceder allí, en la comunidad. Podemos ofrecer nuestras ideas. Estoy seguro de que la preparatoria Robert E. Lee aquí en Fairfax no será la preparatoria Robert E. Lee por mucho más tiempo. Si eso tiene sentido para esa comunidad, entonces está bien. Pero también diría que espero que no lo describamos como una figura que luchaba por la esclavitud.

¿Qué pensaría de las estatuas?

Fue extremadamente modesto. John Kowalik [director de la escuela Potomac] me estaba contando una historia hace unas semanas que había olvidado. Cuando el general Lee se convirtió en presidente de Washington College, ahora Washington and Lee, le preguntaron si podían asistir a Washington and Lee cuando todavía era presidente allí, y él dijo que no.

Hay seis Robert E. Lees en su familia. El nombre es obviamente significativo para la familia.

Ninguno de mis amigos conocería siquiera el legado. Para ellos soy Rob Lee, y les podría importar menos. Pero cuando nombramos a [mi hijo] Robert E. Lee VI, lo hacíamos en reconocimiento a mi padre y a su padre. Y sí, camino al General Lee. No hay duda. . . . No creo que se tratara de la perpetuación de mantener vivo el nombre, como, "Por Dios, tenemos que mantener el nombre". Ya sabes, era más como, "Es un apellido maravilloso, y lo vamos a reconocer como ese".

Cuando eras pequeño y tu hijo Robbie crecía y tu padre crecía, había todos estos monumentos dondequiera que vayas y todas estas carreteras con el nombre de tu familia.

Durante las vacaciones de primavera, fuimos a Hilton Head, Carolina del Sur, y mientras te diriges hacia allí, cuando llegas a Richmond [y al sur], le das tu tarjeta Visa al encargado de la gasolinera o al dueño del restaurante, y es extraordinario. la reacción. . . . Fue el general perdedor de esta gran guerra en nuestro país, y la gente le tiene un respeto increíble. La gente verá tu nombre y siempre tienen cosas buenas que decir.

Pero no vamos a vivir nuestras vidas de esa manera. No somos un Robert E. Lees profesional. . . . Pasamos muy, muy, muy poco tiempo hablando del general Lee.

El presidente Trump dijo que cuando la estatua de Robert E. Lee caiga, Jefferson será el siguiente y luego Washington. ¿Qué opinas de esa comparación?

Realmente no sé qué decir sobre el presidente Trump. Si tuviera que decir algo, solo diría que desearía que saliera más fuerte el sábado por la tarde. Creo que lo dejaré así.

La gente que organizó la marcha en Charlottesville lo hizo en nombre de su antepasado.

¿Dijeron que esto era una marcha sólo para [oponerse a que se derribara] esta estatua? . . . No hay nada de malo en ese punto de vista. Pero realmente no sé si ese era el objetivo de estas personas. Querían estar en las cadenas de noticias por cable durante 72 horas seguidas y tener una plataforma para decir algunas cosas feas. Tener una protesta pacífica es una cosa. Tener un día de violencia es otra.

¿Qué pasa con el resto de su mensaje? "Sangre y tierra". ¿Y "los judíos no nos reemplazarán"?

¿Qué? ¿Qué? No lo entiendo. Creo que eso es tergiversar su nombre. Eso no es lo que representaba el general Lee. Y yo saber eso no es lo que representamos como familia. . . . Si quieres tener una conversación sobre cómo derribar la estatua, genial. Organice una reunión en el ayuntamiento en el estadio de fútbol de la Universidad de Virginia, tenga una conversación al respecto y debata y deje que los legisladores tomen algunas decisiones difíciles. Y si la familia Lee u otras familias con ascendencia confederada pueden ayudar con eso, estaremos encantados de hacerlo. Pero querido Dios, tenemos que evitar días como el sábado en Charlottesville.


Matrimonio y familia

Mientras estuvo destinado en Fort Monroe, se casó con Mary Anna Randolph Custis (1808 & # x20131873), bisnieta de Martha Washington por su primer esposo Daniel Parke Custis, y bisnieta de George Washington, el primer presidente de los Estados Unidos. Estados. Se casaron el 30 de junio de 1831 en Arlington House, la casa de sus padres justo enfrente de Washington, D.C. La tercera artillería de los Estados Unidos sirvió como guardia de honor en el matrimonio. Finalmente tuvieron siete hijos, tres niños y cuatro niñas:

  1. George Washington Custis Lee (Custis, & # x201cBoo & # x201d) 1832 & # x20131913 sirvió como General de División en el Ejército Confederado y ayudante de campo del presidente Jefferson Davis soltero
  2. Mary Custis Lee (Mary, & # x201cDaughter & # x201d) 1835 & # x20131918 soltera
  3. William Henry Fitzhugh Lee (& # x201cRooney & # x201d) 1837 & # x20131891 sirvió como General de División en el Ejército Confederado (caballería) se casó dos veces con hijos sobrevivientes por segundo matrimonio
  4. Anne Carter Lee (Annie) 1839 & # x20131862 soltera
  5. Eleanor Agnes Lee (Agnes) 1841 & # x20131873 soltera
  6. Robert Edward Lee, Jr. (Rob) 1843 & # x20131914 sirvió como Capitán en el Ejército Confederado (Artillería Rockbridge) se casó dos veces con hijos sobrevivientes por segundo matrimonio
  7. Mildred Childe Lee (Milly, & # x201cPrecious Life & # x201d) 1846 & # x20131905 soltera

Todos los niños le sobrevivieron excepto Annie, que murió en 1862. Todos están enterrados con sus padres en la cripta de la Capilla Lee en Washington and Lee University en Lexington, Virginia. Lee también está relacionado con Helen Keller, a través de la madre de Helen, Kate.


El general Lee asume el mando del ejército

Sabiendo que no podía ganar retirándose a trabajos defensivos, en tres semanas Lee tomó la ofensiva, iniciando la Batalla de los Siete Días, una serie de peleas que llevaron a los federales de regreso a la península. En la batalla final, Malvern Hill, Lee lanzó a sus hombres en una serie de costosas cargas contra posiciones fuertes de la Unión, pero no pudo tomar la colina. Quizás Lee estaba buscando disipar su reputación de & # 8220Granny Lee & # 8221; quizás estaba recordando que los asaltos frontales a menudo habían funcionado en México; quizás sintió que la victoria estaba a solo un cargo más de distancia. Cualquiera que sea su razón, los Siete Días demostraron tanto su capacidad de maniobra y sorpresa como su disposición a sufrir pérdidas significativas en pos de la victoria, rasgos que volverían a surgir. Sin embargo, Lee había expulsado al enemigo de las puertas de Richmond y su estrella comenzó a elevarse en el sur.

Luego se trasladó al norte, su ejército del norte de Virginia se dividió en dos cuerpos, el más grande bajo el mando de su & # 8220Old War Horse & # 8221, el teniente general James Longstreet, y el otro bajo el mando del teniente general Thomas J. & # 8220Stonewall & # 8221. # 8221 Jackson. En la batalla de Second Bull Run, el segundo Manassas para los confederados, Lee derrotó al mayor general John Pope. Un mes después, en septiembre de 1862, Lee dirigió a su ejército en su primera incursión en suelo del norte, cruzando el Potomac hacia Maryland. Esa campaña terminó en la Batalla de Antietam (Sharpsburg) el 17 de septiembre, el día más sangriento de toda la historia de Estados Unidos. Al final de la lucha de ese día, calculó con calma que el cauteloso McClellan no renovaría la contienda y permitió a sus hombres un día de descanso antes de retirarse a Virginia.

En diciembre siguiente, el reemplazo de McClellan & # 8217, el mayor general Ambrose Burnside, se adelantó a Lee pero no pudo cruzar el río Rappahannock rápidamente. La batalla resultante de Fredericksburg masacró el ala derecha del ejército de Burnside.

A finales de abril de 1863, un cuarto comandante de la Unión, el mayor general Joseph Hooker, intentó flanquear y derrotar a Lee. El resultado fue lo que es ampliamente considerado como la mayor victoria de Lee, la batalla de Chancellorsville. Dividiendo audazmente su ejército frente a números superiores, el & # 8220 Gray Fox & # 8221 rechazó a la fuerza principal de Hooker & # 8217, luego se volvió y detuvo al resto del Ejército del Potomac en la Iglesia de Salem.


Robert E. Lee - Cumpleaños, niños y citas - HISTORIA

AKA Robert Edward Lee

Nació: 19 de enero de 1807
Lugar de nacimiento: Stratford, VA
Murió: 12 de octubre de 1870
Lugar de muerte: Lexington, VA
Causa de la muerte: Neumonía
Permanece: Enterrado, Lee Chapel Museum, Lexington, VA

Género: Masculino
Religión: Anglicano / Episcopal [1]
Raza o etnia: blanco
Orientación sexual: Derecho
Ocupación: Militar

Nacionalidad: Estados Unidos
Resumen ejecutivo: General Confederado

Servicio militar: Ejército de los Estados Unidos (1829-61) Ejército Confederado (1861-65)

Soldado estadounidense, general del Ejército de los Estados Confederados, era el hijo menor del general de división Henry Lee, llamado "Light Horse Harry". Nació en Stratford, condado de Westmoreland, Virginia, el 19 de enero de 1807, y entró en West Point en 1825. Graduándose cuatro años después segundo en su clase, recibió una comisión en el Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos. En 1831 se casó con Mary, hija de G.W.P. Custis, hijo adoptivo de Washington y nieto de la Sra. Washington. En 1836 se convirtió en primer teniente y en 1838 en capitán. En este rango participó en la Guerra de México, ganando repetidamente distinciones por conducta y valentía. Recibió los brevets de mayor por Cerro Gordo, teniente coronel por Contreras-Churubusco y coronel por Chapultepec.

Después de la guerra fue empleado en trabajos de ingeniería en Washington y Baltimore, tiempo durante el cual, como antes de la guerra, residió en la gran propiedad de Arlington, cerca de Washington, que había llegado a él a través de su esposa. En 1852 fue nombrado superintendente de West Point, y durante sus tres años aquí llevó a cabo muchos cambios importantes en la academia. Debajo de él, como cadetes, estaban su hijo George Washington Custis Lee, su sobrino, Fitzhugh Lee y Jeb Stuart, todos los cuales se convirtieron en oficiales generales en la Guerra Civil. En 1855 fue nombrado teniente coronel del 2º de Caballería, comandado por el coronel Albert Sidney Johnston, con quien sirvió contra los indios de la frontera de Texas. En 1859, mientras estaba en Arlington de licencia, fue convocado para comandar las tropas estadounidenses enviadas para hacer frente a la incursión de John Brown en Harper's Ferry. En marzo de 1861 fue nombrado coronel de la 1ra Caballería de los Estados Unidos, pero su carrera en el antiguo ejército terminó con la secesión de Virginia en el mes siguiente. Lee era muy reacio a la secesión, pero se sintió obligado a ajustarse a la acción de su propio estado. Las autoridades federales le ofrecieron a Lee el mando del ejército de campaña a punto de invadir el sur, a lo que se negó. Al renunciar a su cargo, se dirigió a Richmond y de inmediato fue nombrado mayor general de las fuerzas de Virginia. Unas semanas más tarde se convirtió en general de brigada (entonces el rango más alto) en el servicio confederado.

Las operaciones militares con las que se inició la gran Guerra Civil en 1861 fueron dirigidas por el presidente Jefferson Davis y el general Lee. Lee estuvo personalmente a cargo de las infructuosas operaciones de Virginia Occidental en otoño y, habiendo sido nombrado general de pleno derecho el 31 de agosto, durante el invierno dedicó su experiencia como ingeniero a la fortificación y defensa general de la costa atlántica. Desde allí, cuando el ejército bien entrenado del Potomac estaba a punto de descender sobre Richmond, lo llamaron apresuradamente a Richmond. El general Johnston fue herido en la batalla de Fair Oaks (Seven Pines) el 31 de mayo de 1862, y el general Robert E. Lee fue asignado al mando del famoso Ejército de Virginia del Norte, que durante los siguientes tres años "llevó la rebelión en sus bayonetas ". Poco se puede decir de la carrera de Lee como comandante en jefe que no sea parte integral de la historia de la Guerra Civil. Su primer éxito fue la "Batalla de los Siete Días" en la que detuvo el avance de George B. McClellan, esto fue seguido rápidamente por la aplastante derrota del ejército federal bajo John Pope, la invasión de Maryland y la sanguinaria e indecisa batalla del Antietam. . El año terminó con otra gran victoria en Fredericksburg. Chancellorsville, ganado contra probabilidades de dos a uno, y la gran batalla de Gettysburg de tres días, donde por primera vez la fortuna se volvió decisivamente contra los confederados, fueron los principales acontecimientos de 1863.

En otoño, Lee libró una guerra de maniobras contra el general George Gordon Meade. La tremenda lucha de 1864 entre Lee y Grant incluyó las batallas de Wilderness, Spottsylvania, North Anna, Cold Harbor y el largo asedio de Petersburg, en el que, casi invariablemente, Lee tuvo éxito localmente. Pero la presión constante de su implacable oponente lentamente agotó su fuerza. Por fin, con no más de un hombre para oponerse a los tres de Ulysses S. Grant, se vio obligado a romper sus líneas de Petersburgo (abril de 1865). Una serie de intensos combates reveló su propósito, y Grant persiguió a los menguantes restos del ejército de Lee hacia el oeste. Encabezado por la caballería federal y presionado de cerca por la retaguardia por el cuerpo principal de Grant, el general Lee no tuvo más alternativa que rendirse. En Appomattox Court House, el 9 de abril, la carrera del Ejército del Norte de Virginia llegó a su fin. La orden de despedida de Lee se emitió al día siguiente y, a las pocas semanas, la Confederación llegó a su fin. Durante unos meses, Lee vivió tranquilamente en el condado de Powhatan haciendo su presentación formal a las autoridades federales e instando a su propia gente a aceptar las nuevas condiciones. En agosto le ofrecieron, y aceptó, la presidencia del Washington College, Lexington (ahora Washington and Lee University), puesto que ocupó hasta su muerte el 12 de octubre de 1870. Fue enterrado en los terrenos del colegio.

Por sus logros, Lee ganó un lugar destacado entre los grandes generales de la historia. Aunque obstaculizado por la falta de materiales y por necesidades políticas, su estrategia fue siempre audaz y nunca dudó en correr los riesgos más graves. En el campo de batalla fue tan enérgico en el ataque como constante en la defensa, y su influencia personal sobre los hombres a quienes dirigió fue extraordinaria. Ningún estudioso de la Guerra Civil Estadounidense puede dejar de notar cómo la influencia de Lee dominó el curso de la lucha, y su habilidad incomparable nunca se mostró más conspicuamente que en las últimas etapas desesperadas de la contienda. La historia personal de Lee se pierde en la historia de la gran crisis de la vida nacional de Estados Unidos, amigos y enemigos por igual reconocieron la pureza de sus motivos, las virtudes de su vida privada, su cristianismo sincero y la lealtad implacable con la que aceptó la ruina de su fiesta.

Padre: Henry Lee (general de división, nacido el 29 de enero de 1756 y muerto el 25 de marzo de 1818)
Madre: Ann Hill Carter (n. 1773, m. 1829)
Hermano: Custis
Hermano: Charles Carter Lee
Esposa: Mary Anna Rudolph Custis (m. 30 de junio de 1831)
Hija: Anne Carter Lee ("Annie", n. 1839, m. 1862)
Hija: Eleanor Agnes Lee (n. 1841, m. 1873)
Hijo: Robert Edward Lee
Hija: Mildred Lee
Hija: Mary Lee
Hijo: William H. Fitzhugh Lee
Hijo: George Washington Custis Lee (educador, nacido el 16 de septiembre de 1832 y muerto el 18 de febrero de 1913)


"Los Lee son complejos": los descendientes se enfrentan al legado de un general rebelde

Pocas familias estadounidenses están tan arraigadas en la historia de la nación como los Lees of Virginia. Los miembros del clan firmaron la Declaración de Independencia, sirvieron a la nueva nación como jueces y generales, legisladores y gobernadores, y uno, Zachary Taylor, incluso se convirtió en presidente.

Durante décadas, la familia pareció estar unida para promover la adulación de su miembro más conocido, el preeminente general confederado Robert E. Lee. Pero ahora, mientras los ánimos se encienden en todo el país por los monumentos confederados y lo que representan, los Lee están lidiando de nuevo con el legado accidentado del general. Y junto con muchas otras familias, están divididos sobre qué hacer con las estatuas públicas de un antepasado famoso.

"Como tantas otras cosas en este mundo, los Lee son complejos", dijo Blair Lee IV, de 72 años, un desarrollador inmobiliario retirado de Maryland que describe a Robert E. Lee como un "primo lejano".

"La guerra enfrentó a hermano contra hermano y primo contra primo", dijo, "y todavía estamos en esto hoy".

Algunos de los Lee han hecho llamados públicos para que bajen las estatuas y quieren distanciar a la familia de los supremacistas blancos que marcharon en Charlottesville, Virginia, para protestar por la remoción propuesta de una estatua de Lee allí.

Pero otros quieren que los monumentos al general permanezcan donde están, y Blair Lee está entre ellos, a pesar de que desciende de una rama de la familia que se puso del lado de la Unión en la Guerra Civil.

"No entiendo cómo la demolición de los monumentos confederados promueve la causa de la armonía racial en este país", dijo Lee, cuyo padre fue gobernador de Maryland en la década de 1970. "Si buscamos personas por las que estar enojados, ¿por qué no borrar los nombres de los monarcas ingleses de muchos lugares?"

El debate sobre la estatua da una idea de cómo los Lee de hoy están reaccionando a lo que los historiadores dicen que ha sido una magistral campaña de propaganda dirigida a restaurar y reforzar la supremacía blanca en el sur a través de la mitología de la "Causa Perdida".

Los sureños blancos se apropiaron del término de la descripción de Sir Walter Scott de la fallida lucha del siglo XVIII por la independencia de Escocia, y lo usaron para suavizar y romantizar la rebelión confederada, según James C. Cobb, un historiador.

El propio Robert E. Lee se opuso a la construcción de monumentos públicos a la rebelión, diciendo que solo mantendrían abiertas las muchas heridas de la guerra. Pero después de su muerte en 1870, los admiradores del sur lo convirtieron en la pieza central de la campaña Causa Perdida. Sus restos se guardan en un mausoleo de Virginia cerca de los de su esposa, sus siete hijos e incluso su caballo, Traveller, un eco de la reverencia que algunas naciones latinoamericanas prodigan a sus héroes nacionales.

Los propagandistas insistieron en que bajo el general Lee, el Sur había luchado noblemente por los principios de la autodeterminación y los derechos de los estados, a pesar de tener pocas esperanzas de derrotar al Norte más industrializado. La esclavitud, según ellos, era un tema secundario y había sido una institución bastante benigna que ofrecía a los negros una vida mejor de la que hubieran tenido de otra manera.

Al pasar por alto el mantenimiento de la esclavitud como el principal objetivo de guerra del Sur, los defensores de lo que llegó a llamarse el culto Lee desviaron la atención del propio historial del general Lee como propietario de esclavos y de cualquier discusión sobre cómo el árbol genealógico de Lee llegó a incluir Afroamericano.

“Hubo una campaña de cambio de marca que promovió una falacia total sobre lo que era la Guerra Civil”, dijo Karen Finney, de 50 años, tatara-tatara-tatara-nieta de Robert E. Lee. Su madre, Mildred Lee, trabajadora social, es blanca, su padre, Jim Finney, abogado de derechos civiles, era negro.

Imagen

"Es simple: mi antepasado era un dueño de esclavos que luchó por preservar la esclavitud", dijo Finney, quien trabajó como portavoz de la campaña presidencial de Hillary Clinton en 2016. “Si su bando hubiera ganado, ese sistema de esclavitud me habría incluido a mí también. Los partidarios de las estatuas todavía quieren persuadir a la gente de que no se trata de la supremacía blanca. Es hora de derribar las estatuas ".

Aunque están en lados diferentes del debate sobre la estatua, lo que la Sra. Finney y Blair Lee IV tienen en común, junto con cientos de otros parientes cercanos y lejanos, es su conexión ancestral con Richard Lee, uno de los primeros colonos de Virginia en el siglo XVII. quien se cree que vino de Shropshire en West Midlands de Inglaterra.

A lo largo de las décadas, esa ascendencia llegó a conferir un prestigio considerable, instigada por la creación en 1921 de la Sociedad de los Lees de Virginia, una organización para "promover un mejor conocimiento de los servicios patrióticos de la Familia Lee".

Carter B. Refo, the society’s membership secretary, declined to discuss the statue issue or the Lee family’s long association with slavery before the Civil War. “The Society has a policy of not making public statements, so I am unable to help in that regard,” he said.

Lee descendants maintain a tradition of curating the family’s place in history. Edmund Jennings Lee compiled a genealogical tome in 1895 that remains an important reference work on the family. Today, one of the descendants who helps organize and edit the family’s papers is Robert E.L. DeButts Jr., who works in the financial crime compliance group at Goldman Sachs.

Much of the admiration for Robert E. Lee centers on his long and distinguished military career, on his opposition to secession, on claims that he disliked slavery and on his postwar years, when he supported reconciliation between North and South as president of Washington College (now Washington and Lee University) in Lexington, Va.

“There was this promotion of the general as a Christian gentlemen who only fought to side with his homeland, the Commonwealth of Virginia,” said Glenn LaFantasie, a professor of Civil War history at Western Kentucky University. “Of course, Lee was much more than that, an owner of slaves and a man who sought the capture of his runaway slaves. He fought to perpetuate slavery.”

When his command, the Army of Northern Virginia, invaded Pennsylvania in 1863, some units went on a spree, kidnapping fugitive slaves for their Confederate former masters. Lee urged his soldiers to avoid “the perpetuation of barbarous outrages upon the unarmed,” but did not stop the kidnappings.

Slavery’s importance in forging the fortunes of the Lee family has gained greater attention through the work of Elise Harding-Davis, 70, a prominent African-Canadian historian who says that she, too, is a relative of Lee’s.

Ms. Harding-Davis said that Lee family documents had corroborated oral history in her family that Kizzie, her enslaved great-great-great-great-great grandmother, was a daughter of Lee’s father, Henry Lee III, known as Light-Horse Harry, a Revolutionary War cavalry commander. That would make Kizzie the Confederate general’s half sister.

“We don’t take pride in being Lees, but in being pioneers of North America,” Ms. Harding-Davis said, emphasizing that her ancestors moved to Ontario generations ago in search of freedom. “When you understand the ugliness of the Civil War, and what Robert E. Lee fought for, you know that the statues must come down.”

Researchers at Stratford Hall, the historic plantation in Virginia where Lee was born, have described the kinship claim by Kizzie’s descendants as “tantalizing” and offered the hope that with further research, “maybe their journey will indeed lead to the Lees of Stratford.”

Other descendants remain proud of Robert E. Lee, while rejecting what the far right of today would have him symbolize.

“There are a lot of wonderful things General Lee is known to have done, and this is the antithesis of what he wanted,” Tracy Lee Crittenberger, 58, said of the violence in Charlottesville, where white supremacists and their opponents brawled in the streets and a man plowed his speeding car into a crowd of counterprotesters, killing one woman.

“But we have to acknowledge we’re not living in General Lee’s time period any more,” said Ms. Crittenberger, an admissions official at the Madeira School, a private boarding school for girls in McLean, Va. “If communities decide to take the statue down,” she said, “then I’m not against it.”


CIVIL WAR OP-ED: Remembering Robert E. Lee: American Patriot and Southern Hero

Please let me call to your attention that Monday, January 19, 2015, is the 208 th birthday of Robert E. Lee, whose memory is still dear in the hearts of many Southerners. Why is this man so honored in the South and respected in the North? Lee was even respected by the soldiers of Union blue who fought against him during the War Between the States.

What is your community doing to commemorate the birthday of this great American?

General Lee’s portrait adorns the State Capitol in Atlanta where the Georgia Division Sons of Confederate Veterans hosted their 1 st Lee birthday in 1988. The SCV will host their annual Robert E. Lee birthday celebration on Saturday January 17, 2015 at Georgia’s Old Secession Capitol on Greene Street in Milledgeville. Read more at: http://gascv.org/2015-annual-robert-e-lee-birthday-celebration/

During Robert E. Lee's 100th birthday in 1907, Charles Francis Adams, Jr., a former Union Commander and grandson of US President John Quincy Adams, spoke in tribute to Robert E. Lee at Washington and Lee College's Lee Chapel in Lexington, Virginia. His speech was printed in both Northern and Southern newspapers and is said to had lifted Lee to a renewed respect among the American people.

And In Lexington, Virginia events are scheduled for the birthday of Robert E. Lee and Stonewall Jackson on January 16 th and 17 th . Read more at: http://leejacksonday.webs.com/

Dr. Edward C. Smith, respected African-American Professor of History at American University in Washington, D.C. , told the audience in Atlanta, Ga. during a 1995 Robert E. Lee birthday event, quote 'Dr. Martin Luther King and Robert E. Lee were individuals worthy of emulation because they understood history.' Unquote

During January students, teachers, parents, Joe and Jane America and indeed the world will hear much praise and tribute to the late Civil Rights leader and Baptist Pastor Dr. Martin Luther King, Jr. born on January 15, 1929 in Atlanta, Georgia…But, will parents and educators also teach young people about General Stonewall Jackson and General Robert E. Lee born during the same month…Will the American Media give fair news coverage to those who honor these two great American-Christian men of Southern valor? Their birthday is not on calendars, but….

Robert E. Lee’s birthday is January 19 th and Stonewall Jackson’s is two days later on the 21 st . Their memory is still dear in the hearts of many Americans and folks all around God’s good earth.

Booker T. Washington, America's great African-American Educator, wrote in 1910, quote 'The first white people in America, certainly the first in the South to exhibit their interest in the reaching of the Negro and saving his soul through the medium of the Sunday-school were Robert E. Lee and Stonewall Jackson.' unquote

American Presidents who have paid tribute to Lee include: Franklin D. Roosevelt, who spoke during the 1930s at a Lee statue dedication in Dallas, Texas, Theodore 'Teddy' Roosevelt and Dwight D. Eisenhower who proudly displayed a portrait of Lee in his presidential office.

During a tour through the South in 1905, President Theodore Roosevelt told the aged Confederate Veterans in Richmond, Virginia, quote, 'Here I greet you in the shadow of the statue of your Commander, General Robert E. Lee. You and he left us memories which are part of the memories bequeathed to the entire nation by all the Americans who fought in the War Between the States.' Unquote

Georgia's famous Stone Mountain carving of Jefferson Davis, Stonewall Jackson and Robert E. Lee was dedicated on May 9, 1970. William Holmes Borders, a noted African-American theologian and pastor of the Wheat Avenue Baptist Church, was asked to give the invocation. The many dignitaries attending this historic event included United States Vice President Spiro Agnew. Thousands of people bring their families each year to see this memorial to these three great Americans.

Who was Robert E. Lee that has been praised by both Black and White Americans and people from around the world?

Robert E. Lee, a man whose military tactics have been studied worldwide, was an American soldier, Educator, Christian gentlemen, husband and father. Lee said quote, 'All the South has ever desired was that the Union, as established by our forefathers, should be preserved, and that the government, as originally organized, should be administered in purity and truth.' Unquote

Robert E. Lee was born on Jan. 19, 1807, at ' Stratford ' in Westmoreland County, Virginia. The winter was cold and the fireplaces were little help for Robert's mother, Ann Hill (Carter) Lee, who suffered from a severe cold.

Ann Lee named her son 'Robert Edward' after two of her brothers.

Robert E. Lee undoubtedly acquired his love of country from those who lived during the American Revolution. His Father, 'Light Horse' Harry was a hero of the revolution and served three terms as governor of Virginia and as a member of the United States House of Representatives. Two members of his family also signed the Declaration of Independence.

Lee was educated at the schools of Alexandria, Va., and he received an appointment to West Point Military Academy in 1825. He graduated in 1829, second in his class and without a single demerit.

Robert E. Lee's first assignment was to Cockspur Island, Georgia, to supervise the construction of Fort Pulaski.

While serving as 2nd Lieutenant of Engineers at Fort Monroe, Va., Lee wed Mary Ann Randolph Custis. Robert and Mary had grown up together, Mary was the daughter of George Washington Parke Custis, the Grandson of Martha Washington and adopted son of George Washington.

Mary was an only child therefore, she inherited Arlington House, across the Potomac River from Washington, D.C., where she and Robert E. Lee raised seven children, three boys and four girls.

Army promotions were slow. In 1836, Lee was appointed to first Lieutenant. In 1838, with the rank of Captain, Robert E. Lee fought in the War with Mexico and was wounded at the Battle of Chapultepec.

Lee was appointed Superintendent of West Point in 1852 and is considered one of the best superintendents in that institution's history.

President to-be Abraham Lincoln offered command of the Union army to Lee in 1861, but he refused. He said, 'I cannot raise my hand against my birthplace, my home, my children.'

The Custis-Lee Mansion 'Arlington House' would be occupied by Federals, who would turn the estate into a war cemetery. Today Arlington House is preserved by the National Park Service as a Memorial to Robert E. Lee. < http://www.nps.gov/arho/ > http://www.nps.gov/arho/

Lee served as adviser to President Jefferson Davis, and then on June 1, 1862, commanded the legendary Army of Northern Virginia.

After four terrible years of death and destruction, Gen. Robert E. Lee met Gen. Ulysses S. Grant at Appomattox Courthouse in Virginia and ended their battles.

Lee was called Marse Robert, Uncle Robert and Marble Man.

Lee was a man of honor, proud of his name and heritage. After the War Between the States, he was offered $50,000 for the use of his name. His reply was: 'Sirs, my name is the heritage of my parents. It is all I have and it is not for sale.' His refusal came at a time when he had nothing.

In the fall of 1865, Lee was offered and accepted the presidency of troubled Washington College in Lexington, Virginia. The school was later renamed Washington and Lee College in his honor.

Robert E. Lee died of a heart attack at 9:30 AM on the morning of October 12, 1870, at Washington College. His last words were 'Strike the tent.' He was 63 years of age.

He is buried at Lee Chapel on the school grounds with his family and near his favorite horse, Traveller.

On this his 208th birthday let us ponder the words he wrote to Annette Carter in 1868: 'I grieve for posterity, for American Principles and American liberty.'


Confederate Robert E. Lee’s racist legacy fuels the U.S. renaming movement | Wall Street Journal Race News

As the U.S. continues to work to resolve the symbol of race relations and reverence confederation Who fought for the continuation of slavery in the 1860s, communities across the country are considering new ways to commemorate one of the most famous leaders of the rebellion: General Robert E. Lee.

To today, fraction The buildings, roads, monuments and institutions are named after Li. Thousands of children are educated in schools named after Lee every January, a handful of states still celebrate “Robert Lee Day”, with portraits of the late generals appearing on monuments and memorials in dozens of cities.

Lee was an honorary officer from Virginia, who fought for the United States before the Civil War and married George Washington’s family. He won some of the most important victories for the Confederacy in the struggle to protect slavery.

For some people, Lee is a loyal man to his home state of Virginia. For others, his decision to fight the federal government in order to divide the United States made him a traitor.

But some people are reconsidering continuing their attachment to Lee, or changing the way they treat a person whose legacy has divided Americans to this day.

“What happens in our community is not a decision made by people who have long since died, but a decision we make today,” the historian and author of the book “Fake Reasons: Fraud, Fabrication, and White Supremacy in Confederate Memory” Author Adam Dobby told Al Jazeera. “Understanding the difference between the Civil War and celebrating the Confederacy, I think this is the key difference we need to make clear.”

A bookstore that was previously located in a slave area was moved to a non-historical building, using this space to tell the history of slaves in the plantation.

“This is one of the main goals of the project. To promote the story of the enslaved people and enslaved communities in Arlington Palace,” National Park Ranger Aaron La Roca told Al Jazeera. “We are focusing on these stories. We are bringing them to the forefront.”


Robert E. Lee's Last Stand: His Dying Words and the Stroke That Killed Él. (P1.294)

OBJECTIVE: To review historical details of the stroke preceding the death of Robert E. Lee, and offer perspective on the understanding and management of cerebrovascular disease in the late 19 th century. BACKGROUND: On the evening of September 28, 1870, Robert Edward Lee suffered a stroke. He died two weeks later at the age of 63 ending one of the most storied lives in American history, yet little has attended to his death and the nature of his stroke. DESIGN/METHODS: Investigation of Lee’s medical history and death from Lee - The Last Years by C.B. Flood including accounts by his physicians, Drs. H.T. Barton and R.L. Madison, close friend Col. W.P. Johnston, and family. RESULTADOS: In the autumn of 1870, while serving as president of Washington College, Lee regularly experienced fatigue, shortness of breath with exertion, and chest pains. Previous diagnoses included “rheumatism” and “pericardial inflammation” - Fredericksburg (1863). On September 28, Lee stood to say grace over supper, “opened his mouth but no words came out.” Sitting back in his chair, he “bowed down, looking very strange and speaking incoherently.” His physicians found no paralysis or “apoplexy” but diagnosed “venous congestion of the brain” secondary to “cerebral exhaustion.” In following days, observers noted “⋯his lips never uttered a sound!” and “for the most part communicated with nodding or shaking his head.” Therapy included bed rest, turpentine, strychnine, and morphine. The morning of October 12, he developed a “feeble, rapid pulse” and “shallow breathing.” Lee’s reported last words were, “Tell Hill he must come up!” “Strike the tent!” Yet, his daughter at the bedside recalled only “struggling” with “long, hard breathes,” and “in a moment he was dead.” CONCLUSIONES: Lee suffered chronic angina and congestive heart failure, with a probable myocardial infarction during the war. His death stemmed from an acute, possibly cardioembolic stroke manifesting as expressive aphasia, and subsequent respiratory complications. Given his aphasia, Lee’s famous last words are questionable.

Disclosure: Dr. Southerland has received personal compensation in an editorial capacity for Neurology Podcast.


Early Military Career

While Mary and the children spent their lives on Mary&aposs father&aposs plantation, Lee stayed committed to his military obligations. His loyalties moved him around the country, from Savannah to St. Louis to New York.

In 1846, Lee got the chance he had been waiting for his whole military career when the United States went to war with Mexico. Serving under General Winfield Scott, Lee distinguished himself as a brave battle commander and a brilliant tactician. In the aftermath of the U.S. victory over its neighbor, Lee was held up as a hero. Scott showered Lee with particular praise, saying that in the event the United States went into another war, the government should consider taking out a life insurance policy on the commander.

But life away from the battlefield proved difficult for Lee to handle. He struggled with the mundane tasks associated with his work and life. For a time, he returned to his wife&aposs family&aposs plantation to manage the estate, following the death of his father-in-law. The property had fallen under hard times, and for two long years, he tried to make it profitable again.