Podcasts de historia

Cómo los códigos negros limitaron el progreso de los afroamericanos después de la guerra civil

Cómo los códigos negros limitaron el progreso de los afroamericanos después de la guerra civil

Cuando terminó la esclavitud en los Estados Unidos, la libertad aún eludía a los afroamericanos que estaban lidiando con el conjunto represivo de leyes conocidas como códigos negros. Ampliamente promulgadas en todo el sur después de la Guerra Civil, un período llamado Reconstrucción, estas leyes limitaron los derechos de los negros y los explotaron como fuente de trabajo.

De hecho, la vida después de la servidumbre no difería mucho de la vida durante la servidumbre para los afroamericanos sujetos a los códigos negros. Esto fue por diseño, ya que la esclavitud había sido una empresa de miles de millones de dólares, y los antiguos estados confederados buscaron una manera de continuar con este sistema de subyugación.

"Es posible que hayan perdido la guerra, pero no van a perder poder cívica y social", dice M. Keith Claybrook Jr., profesor asistente en el Departamento de Estudios Africanos de la Universidad Estatal de California en Long Beach. "Entonces, los códigos negros fueron un intento de restringir y limitar la libertad".

Perder la Guerra Civil significó que el Sur no tuvo más remedio que reconocer las políticas de la era de la Reconstrucción que abolieron la esclavitud. Sin embargo, al usar la ley para negar a los afroamericanos las oportunidades y privilegios de los que disfrutaban los blancos, la antigua Confederación pudo mantener a estos estadounidenses recién liberados en una esclavitud virtual.

LEER MÁS: El primer hombre negro electo al Congreso casi no pudo tomar su asiento

Una escapatoria en la Decimotercera Enmienda

RELOJ: Códigos negros

Los plantadores blancos en estos estados negaron a los negros la oportunidad de alquilar o comprar tierras y les pagaron una miseria. La ratificación de 1865 de la Decimotercera Enmienda prohibió la esclavitud y la servidumbre en todas las circunstancias "excepto como castigo por un delito". Esta laguna dio como resultado que los estados del sur aprobaran los códigos negros para criminalizar las actividades que facilitarían el encarcelamiento de los afroamericanos y los obligarían a ser esclavos una vez más.

Promulgados por primera vez en 1865 en estados como Carolina del Sur y Mississippi, los códigos negros variaban ligeramente de un lugar a otro, pero en general eran muy similares. Prohibieron "holgazanear, vagabundeo", dice Claybrook. “La idea era que si ibas a ser libre, debías estar trabajando. Si había tres o cuatro negros hablando por ahí, en realidad eran vagabundos y podían ser condenados por un delito y enviados a la cárcel ".

Además de criminalizar el desempleo para los afroamericanos, los códigos exigían que las personas negras firmasen contratos laborales anuales que aseguraran que recibieran el salario más bajo posible por su trabajo. Los códigos contenían medidas contra la tentación para evitar que los posibles empleadores pagaran a los trabajadores negros salarios más altos que los que les pagaban sus empleadores actuales. No firmar un contrato de trabajo podría resultar en que el delincuente sea arrestado, condenado a mano de obra no remunerada o multado.

LEER MÁS: ¿Una cláusula de excepción en la 13ª Enmienda aún permite la esclavitud?

Esclavitud por deuda

Las tarifas eran la forma más fácil de restablecer la servidumbre, ya que los afroamericanos ganaban tan poco que para la mayoría de ellos era imposible pagar una multa elevada. La falta de pago de las multas permitió al estado ordenarles que liquidaran sus saldos, un sistema llamado peonaje por deudas. Por lo general, este trabajo era de naturaleza agrícola, tal como lo habían hecho los estadounidenses negros mientras estaban esclavizados.

Los niños negros no se salvaron del trabajo forzoso. Si se consideraba que sus "padres no eran aptos o no estaban presentes, el estado recibía a estos niños como huérfanos y los pondrían en prácticas", dice Claybrook. "Una vez más, están trabajando sin compensación".

Los códigos negros no solo obligaron a los afroamericanos a trabajar gratis, sino que también los pusieron bajo vigilancia. Sus idas y venidas, reuniones y servicios religiosos fueron monitoreados por las autoridades y funcionarios locales. Los negros necesitaban pases y patrocinadores blancos para moverse de un lugar a otro o para salir de la ciudad. En conjunto, estas regulaciones codificaron un estatus de subclase permanente para los afroamericanos.

Después de que los códigos negros se promulgaron en todo el sur en 1865, el Congreso aprobó la Ley de Derechos Civiles de 1866 para otorgar a los afroamericanos más derechos, hasta cierto punto. Esta legislación permitía a las personas negras alquilar o poseer propiedades, celebrar contratos y llevar casos ante los tribunales (contra compañeros afroamericanos). Además, permitía demandar a las personas que infringían sus derechos.

LEER MÁS: Hitos de la historia negra: Cronología

Progreso con las enmiendas 14 y 15

RELOJ: 15a Enmienda

La aprobación de las enmiendas 14 y 15 dio a los afroamericanos alguna esperanza para el futuro. Ratificada en 1868, la 14ª Enmienda otorgó ciudadanía e "igual protección de las leyes" a los negros, mientras que la 15ª Enmienda, ratificada en 1870, prohibió a los estados privar a los ciudadanos del derecho a votar por motivos de raza. Al final, el Sur rescindió los códigos negros, pero la derogación de estas restricciones no mejoró significativamente la vida de los afroamericanos.

"Con la aprobación de las enmiendas 14 y 15, hubo un cambio hacia las leyes Jim Crow, que eran una especie de perpetuación de los códigos negros", dice Connie Hassett-Walker, profesora asistente de estudios de justicia y sociología en la Universidad de Norwich. en Vermont. “No basta con accionar el interruptor y toda esa discriminación y odio estructural simplemente se apaga. Siguió adelante ".

Y los afroamericanos no estaban "separados sino iguales", como afirmaban los estados que aplicaban las leyes de Jim Crow. En cambio, sus comunidades tenían menos recursos que las comunidades blancas, y los grupos supremacistas blancos como el Ku Klux Klan las aterrorizaban.

El Ku Klux Klan y los linchamientos aterrorizan a los afroamericanos

“Empiezas a ver el aumento de los linchamientos, y los linchamientos fueron realmente sobre el mensaje enviado a las personas vivas”, dice Hassett-Walker. "Puede que se tratara de castigar a esa persona en particular, pero se hizo para mantener a las otras personas a raya, para decir: 'Mira, esto podría pasarte a ti'".

El simple hecho de ejercer el derecho al voto podría dar lugar a una visita del Klan, y las opciones de empleo para los afroamericanos seguían siendo limitadas. Trabajaban en gran medida como aparceros, lo que implicaba trabajar la tierra de otros (generalmente personas blancas) por una fracción del valor de cualquier cultivo cultivado.

LEER MÁS: Cómo 'El nacimiento de una nación' revivió al Ku Klux Klan

Decir que la aparcería pagaba mal sería quedarse corto, y los afroamericanos empobrecidos acumularon deudas en las tiendas que les cobraron altas tasas de interés por los suministros que necesitaban como agricultores arrendatarios.

Aquellos que no podían pagar sus deudas se arriesgaban al encarcelamiento o al trabajo forzoso, al igual que enfrentaron durante los códigos negros. El sistema de peonaje por deudas les quitó ingresos y los encerró en la servidumbre una vez más. Además, la policía los encarceló por delitos menores por los que los blancos no fueron encarcelados en igual número, si es que lo hicieron. En prisión, los estadounidenses negros —hombres, mujeres y niños— proporcionaron mano de obra gratuita.

Es posible que los códigos negros hayan sido derogados, pero los afroamericanos continuaron enfrentándose a una serie de regulaciones que los redujeron a ciudadanos de segunda clase hasta bien entrado el siglo XX. Se necesitaría el activismo de los líderes de derechos civiles, y la Ley de Derechos Civiles de 1964, para ver derogada esta legislación.

LEER MÁS: 8 pasos que allanaron el camino hacia la Ley de Derechos Civiles de 1964


Cómo los Códigos Negros limitaron el progreso de los afroamericanos después de la Guerra Civil - HISTORIA




Roger D. Bridges,
Investigación histórica y narrativa

& quot Y nuestro peticionario, aunque humilde en su cargo y sin estatus político en su Estado, no obstante que he residido en él durante veinticinco años, y hoy estoy pagando impuestos sobre treinta mil dólares, le suplico humildemente que recomiende en su Mensaje al Legislatura. la derogación de las leyes negras de este su estado. ”Así comenzaba la carta de John Jones al gobernador de Illinois, Richard Yates, el 4 de noviembre de 1864. Cuando Jones escribió esta carta, era el afroamericano más conocido y rico del estado. Aunque era mucho más rico que la mayoría de los habitantes de Illinois, Jones todavía no podía votar.

Nacido en Carolina del Norte en 1816 o 1817, Jones había llegado hacia 1841 al condado de Madison, Illinois, donde se instaló ilegalmente. No fue hasta tres años después, mientras se preparaba para mudarse a Chicago con su esposa y su hija pequeña, que presentó la fianza necesaria y recibió su certificado de libertad, un documento requerido por todas las personas negras en el estado. Debido a que había nacido fuera del estado, según la ley de 1829, se le exigió que presentara una fianza de $ 1,000 para asegurarse de que no se convertiría en un cargo de cuota para el condado ni violaría ninguna ley. Aunque Illinois ingresó a la Unión nominalmente como un estado libre en 1818, la esclavitud había existido allí durante casi cien años. Continuaría existiendo, aunque con restricciones crecientes, hasta 1845.


Pero la eliminación de la esclavitud legal no significó la eliminación de los Códigos Negros. De hecho, no fue hasta la aprobación de la Decimoquinta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos y la adopción de la Constitución de Illinois de 1870 que terminaron las últimas barreras legales (pero no las sociales). Como sus vecinos del medio oeste, la mayoría de los primeros colonos de Illinois creían en la supremacía blanca y la inferioridad afroamericana. En consecuencia, las constituciones y leyes de Illinois reflejaron esos puntos de vista.

Según John Mason Peck, uno de los primeros misioneros e historiadores bautistas de Illinois, los franceses introdujeron la esclavitud en el país de Illinois controlado por los franceses, quizás ya en 1717 o tan tarde como 1721. Los británicos, que tomaron el control del país de Illinois en 1765, permitió que continuara la esclavitud, y también lo hicieron los estadounidenses después de la conquista de George Rogers Clark en 1778. Aunque la Ordenanza del Noroeste de 1787 prohibió la esclavitud o la servidumbre involuntaria, las leyes e interpretaciones territoriales y estatales posteriores permitieron la retención de esclavos franceses. Cuando el Congreso admitió a Illinois como estado en 1818, la constitución del estado permitió la esclavitud limitada en las minas de sal en el condado de Massac y legalizó la esclavitud continua de esclavos introducida por los franceses. Al mismo tiempo, la nueva constitución incluía una disposición

eso eventualmente liberaría incluso a esos esclavos al declarar que los hijos de esclavos serían liberados cuando alcanzaran la edad adulta: para las mujeres esa edad era de dieciocho años, para los hombres era de veintiuno. Por lo tanto, parecía que el último esclavo no sería liberado hasta 1839, o veintiún años después de la adopción de la constitución estatal y la admisión de Illinois en la unión.

Los legisladores de la primera Asamblea General aprobaron medidas diseñadas para disuadir a los afroamericanos de venir a Illinois. A los negros se les negó el sufragio y otras leyes los privaron de la mayoría de los derechos concedidos a los hombres blancos libres. A los afroamericanos se les prohibió inmigrar sin un certificado de libertad. Además, tenían que registrar ese certificado, junto con los certificados de los niños, inmediatamente después de ingresar al estado. Entre otras cosas, la legislatura estatal tenía la intención de disuadir a Illinois de convertirse en un refugio para esclavos fugitivos. Cualquier fugitivo encontrado en el estado podría ser condenado por un juez de paz a treinta y cinco latigazos. Los afroamericanos que se reúnan en grupos de tres o más podrían ser encarcelados y azotados. Además, no podían testificar ante un tribunal ni servir en la milicia. Finalmente, la ley estatal prohibía a los propietarios de esclavos, bajo pena de una multa severa, traer esclavos a Illinois para liberarlos.



Para contrarrestar esas medidas represivas, poco antes de la Asamblea General convocada tras las elecciones de 1822, "Personas libres de color" presentó una petición solicitando el derecho al sufragio. En el memorial señalaron: "Pagamos impuestos, trabajamos en carreteras públicas, como otros". "La petición fue denegada y algunos legisladores intensificaron sus esfuerzos para traer esclavos adicionales al estado". Cuando la Asamblea General se reunió en 1822, los defensores de la esclavitud lograron aprobar una resolución que requería que los ciudadanos del estado votaran sobre si convocar una convención constitucional. Esa decisión provocó una lucha larga y encarnizada.

Los principales líderes políticos, religiosos y sociales del estado se involucraron en una extenuante guerra de palabras en periódicos y folletos, en el púlpito y en el tocón. Muchos de los principales políticos fundadores del estado, incluido su primer gobernador, Shadrach Bond, y el primer vicegobernador, Pierre Menard, tenían esclavos y apoyaron la introducción de una constitución a favor de la esclavitud. El gobernador recién elegido Edwards Coles, el secretario de estado (nacido en Gran Bretaña) Morris Birkbeck y el pionero misionero e historiador bautista John Mason Peck dirigieron las fuerzas contra la esclavitud.

Los votantes de Illinois rechazaron (6,822 en contra, 4,950 a favor) el llamado a una convención constitucional. Pero se tomaron más medidas represivas contra los residentes afroamericanos del estado. Los periódicos del estado estaban llenos de anuncios de estados vecinos que ofrecían recompensas por la captura y devolución de esclavos fugitivos. John Crain, alguacil del condado de Washington, anunció que había detenido a dos esclavos fugitivos. A menos que sus dueños los llamaran, pagaran los cargos y los expulsaran del estado, `` serán contratados según lo ordena la ley ''. Cazadores de esclavos como William Rose de Nashville, Tennessee, anunciaron sus servicios como agentes para encontrar fugitivos en Illinois.

Los periódicos de Illinois no solo publicaron anuncios de fugitivos, sino que el estado intentó desalentar aún más la inmigración negra levantando nuevas barreras. La ley de 1829 requería que cualquier negro libre se registrara en la sede del condado y pagara una fianza de $ 1,000 para cubrir los costos en caso de que se convirtiera en indigente o violara las leyes estatales o locales. Dado que pocos hombres o mujeres negros tenían tales sumas disponibles, por lo general tenían que encontrar un hombre blanco amigable que actuara como fiador por ellos. Al mismo tiempo, los negros también tenían que registrar sus certificados de libertad del estado desde el que inmigraron.

A pesar de las restricciones y la represión, la población negra de Illinois siguió creciendo lentamente. Si bien el número de esclavos siguió disminuyendo, el sistema de contratos siguió siendo severo y restrictivo. Todavía en 1843, el senador electo de los Estados Unidos Sidney Breese, que necesitaba dinero para establecerse en Washington, D.C., le escribió al ex teniente gobernador Pierre Menard, ofreciéndole `` poner en sus manos algunos negros valiosos con poder para venderlos. . .. "Para 1845, sin embargo, los últimos vestigios legales de la esclavitud


terminó cuando la corte suprema del estado en Jarrot contra Jarrot, declaró que incluso los esclavos introducidos por los franceses tenían derecho a la libertad según las disposiciones de la Ordenanza del Noroeste de 1787 y la Constitución de Illinois.

Sin embargo, la decisión de la corte hizo poco por cambiar las actitudes de los habitantes blancos de Illinois. B.T. Burke, alguacil del condado de Macoupin, anunció que había encarcelado a un esclavo recientemente fugitivo de John Henderson en Missouri. En diciembre de 1845, un residente de Illinois declaró en una carta sarcástica al Tribuna de Nueva York:


Aún así, la presión continuó aumentando para hacer más para mantener a Illinois como un "estado de hombres blancos". Una forma de hacerlo, creían algunos, era promover la colonización de negros en el Caribe o en Liberia. El estado tenía una sociedad de colonización activa que incluía a luminarias como Stephen A. Douglas, John Mason Peck y otros. El razonamiento de muchos se ilustra en una comunicación de un colonizador de Belleville que escribió:

Muchos habitantes de Illinois, tanto a favor como en contra de la esclavitud, apoyaron la colonización. La mayoría de los afroamericanos y abolicionistas blancos, sin embargo, rechazaron la repatriación de los afrodescendientes de la nación. También denunciaron la emancipación gradual y el estatus de segunda clase de estos residentes. Los abolicionistas en general apoyaron tanto la emancipación inmediata como la concesión de la ciudadanía plena con los mismos derechos para todos los residentes negros de la nación. Aunque William Lloyd Garrison, Frederick Douglass y John Brown eran los abolicionistas más conocidos de la nación, los habitantes de Illinois John Jones, Joseph H. Barquet y Elijah Lovejoy compartían esos puntos de vista.

La nueva constitución propuesta por Illinois en 1847 incluía el requisito de que la Asamblea General aprobara leyes para prohibir la emigración de afroamericanos libres al estado y prohibir que los propietarios de esclavos trajeran esclavos al estado con el propósito de liberarlos. Mientras los ciudadanos del estado debatían la constitución, John Jones de Chicago tomó la iniciativa en nombre de los afroamericanos de Illinois para derrotar a la sección infractora. Su ataque a la esclavitud evocó la imagen de los fundadores de la nación al apelar a los mismos derechos naturales reclamados por Jefferson, Adams, Franklin y otros en 1776. Instó a los habitantes ilustrados del estado a rechazar las reliquias de esclavos bárbaros del siglo XVIII:



Hubo otros que compartieron los puntos de vista de Jones entre ambas razas. los Prensa libre del condado de Pike y el Vigilante de las praderas ambos incluían artículos contundentes contra la adopción del artículo infractor en la constitución.

La disposición de exclusión, que se presentó por separado a los votantes de Illinois, obtuvo un apoyo abrumador. Tras la adopción de la constitución, incluida la sección de exclusión, Jones volvió a tomar su pluma y destacó las inconsistencias de la constitución. Señaló que si bien la constitución declaraba `` Que todos los hombres nacen igualmente libres e independientes, y tienen ciertos derechos inherentes e irrenunciables, entre los que se encuentran los de disfrutar y defender la vida y la libertad, y de adquirir, poseer y proteger la propiedad y la reputación, y de en busca de su propia felicidad ", sus redactores habían pasado a restringir el sufragio a los hombres blancos. Señaló que entre los "llamados blancos, y cuyos antepasados ​​legítimos, hasta donde podemos rastrearlos, nunca han sido sometidos a esclavitud", hay muchos matices de diferencia en su complexión. Entonces, ¿cómo discriminarás (sé amable con eso): ¿Y en qué punto limitará la distinción? & Quot

Más tarde ese mismo año, la "Gente de color de Chicago" se reunió para redactar resoluciones que se oponían a la nueva constitución y las "leyes parciales e injustas que existen en el estado de Illinois, que excluyen la Hombre libre de color de todo acceso a la ley por juramento, y por lo tanto lo vuelve mudo, de modo que no puede ser un partido en la ley contra un hombre blanco. "La reunión adoptó entonces una serie de resoluciones expresando esos puntos de vista y acordó solicitar a la" Legislatura que derogue las leyes parciales e injustas ".

A pesar de la orden judicial para hacerlo, la Asamblea General de Illinois no adoptó las nuevas medidas en 1849 y 1851. Pero en 1853, bajo el liderazgo del demócrata del sur de Illinois John A. Logan, la Asamblea General adoptó la draconiana "Ley Negra" de 1853. en su mayor parte, la ley simplemente reunió en un solo lugar varias leyes existentes. Bajo esta ley, ningún negro de otro estado puede permanecer dentro de las fronteras de Illinois por más de diez días. Más de diez días y él o ella estuvo sujeto a arresto, confinamiento en la cárcel y una multa de $ 50 y expulsión del estado. Si no podía pagar la multa, la ley ordenó al alguacil que subastara al afroamericano infractor al postor dispuesto a pagar los costos y el diente y trabajar con la parte "culpable" el menor número de días. Si el hombre o la mujer condenada no se marchaba dentro de los diez días posteriores a la finalización del servicio requerido, el proceso se reanudaba, pero la multa se incrementaba en $ 50 por cada infracción adicional. Aunque la mayoría de los periódicos se opusieron a la medida, hay pocas dudas de que reflejaba las opiniones de gran parte de la población del estado.

Durante los siguientes doce años, los afroamericanos de Illinois trabajaron bajo una de las leyes más duras de la nación. Pero, no quedó sin oposición. Uno de los desafíos más interesantes vino de la pluma de Joseph H. Barquet, un joven negro de Chicago nacido en Carolina del Norte y recién llegado de Tennessee. Comenzó su objeción a la dura ley ilustrando su absurdo cuando se llevó a su conclusión lógica. Esencialmente, afirmó, los hombres negros se verán obligados a casarse con mujeres blancas, un pensamiento aborrecible para los blancos. Barquet razonó:


Luego reprendió a los líderes del estado por su injusticia con sus ciudadanos negros. Advirtió que este acto de despotismo conduciría a mayores restricciones. Concluyó que "Europa sonríe y se burla de la libertad estadounidense". Sus déspotas sonríen cuando Illinois arranca del águila, emblema de nuestro país, su pluma de plumaje perdida bañada en sangre para firmar la esclavitud de los hombres libres.

A lo largo del período, los afroamericanos de Illinois resistieron, lo mejor que pudieron, los efectos omnipresentes de las leyes negras. Además de las reuniones y peticiones de objeción a las leyes a lo largo de los años, formaron varias organizaciones de autoayuda. Quizás lo más importante fue la creación en 1839 de la Asociación Bautista de Color Wood River en el condado de St. Clair. Pronto desarrolló una serie de importantes líderes tempranos en el estado, incluido John Jones, el yerno de H. H. Richardson, uno de los fundadores de la asociación. La asociación tomó la iniciativa de oponerse a la represiva legislación racial de Illinois y alentó la educación, incluso cuando tenía que estar separada. Sus líderes tomaron la iniciativa en la organización de las escuelas y alentaron al estado a obligar a los distritos escolares locales a asignar dinero de los impuestos para las escuelas "de color" en proporción a los impuestos pagados por sus residentes de color. Muchas de las reuniones de protesta a lo largo de los años se llevaron a cabo en estructuras eclesiásticas.


Efectos de la reconstrucción en los afroamericanos

La reconstrucción generalmente se refiere al período en la historia de los Estados Unidos inmediatamente después de la Guerra Civil en el que el gobierno federal estableció las condiciones que permitirían que los rebeldes estados del sur regresaran a la Unión.

En 1862, Abraham Lincoln había designado gobernadores militares provisionales para restablecer gobiernos en los estados del sur que fueron recapturados por el Ejército de la Unión. La condición principal para la readmisión era que al menos el diez por ciento de la población votante en 1860 tuviera que prestar juramento de lealtad a la Unión. Conscientes de que el plan presidencial omitía cualquier disposición para la reconstrucción social o económica, los congresistas antiesclavistas del Partido Republicano, conocidos como Radicales, criticaron la indulgencia de Lincoln. Los radicales querían asegurarse de que los negros recién liberados estuvieran protegidos y se les concedieran sus derechos como estadounidenses. Después del asesinato de Lincoln en abril de 1865, el presidente Andrew Johnson alienó al Congreso con su política de reconstrucción. Apoyó la supremacía blanca en el sur y favoreció a los líderes políticos sureños pro-Unión que habían ayudado a la Confederación una vez que se declaró la guerra.

La reconstrucción del sur tuvo efectos positivos y negativos tanto en los blancos del sur como en los afroamericanos. Algunos de los efectos positivos que tuvo la Reconstrucción en los afroamericanos fueron las enmiendas 13, 14 y 15 que se agregaron a la constitución. La decimotercera enmienda establece que ni la esclavitud ni la servidumbre involuntaria, excepto como castigo por un delito por el cual la parte haya sido debidamente condenada, existirá dentro de los Estados Unidos o en cualquier lugar sujeto a su jurisdicción. La decimocuarta enmienda establece que todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos, y sujetas a la jurisdicción de los mismos, son ciudadanos de los Estados Unidos y del estado en el que residen. Ningún estado promulgará ni hará cumplir ninguna ley que restrinja los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos, ni ningún estado privará a ninguna persona de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso legal ni negará a ninguna persona dentro de su jurisdicción el igual protección de las leyes. La Reconstrucción del Congreso, también conocida como Reconstrucción Radical, comenzó porque los estados del Sur se negaron a ratificar la decimocuarta enmienda. Fue durante este tiempo cuando se aprobó la Ley de Reconstrucción de 1867. Esta ley pidió que el sur se dividiera en distritos militares e instituyó leyes marciales.

Se requería que los estados del sur celebraran una nueva convención constitucional e hizo que los estados del sur escribieran una nueva constitución que tenía que ser aprobada por el Congreso. La decimoquinta enmienda otorgó a los hombres afroamericanos el derecho a votar al declarar que el & # 8220 derecho de los ciudadanos de los Estados Unidos a votar no será denegado ni restringido por los Estados Unidos ni por ningún estado por motivos de raza, color o condición previa. de servidumbre. & # 8221 Aunque fue ratificada el 3 de febrero de 1870, la promesa de la 15ª Enmienda no se cumpliría plenamente durante casi un siglo. Mediante el uso de impuestos electorales, pruebas de alfabetización y otros medios, los estados del sur pudieron privar efectivamente del derecho a voto a los afroamericanos. Se necesitaría la aprobación de la Ley de Derechos Electorales de 1965 antes de que la mayoría de los afroamericanos en el sur se registraran para votar. Estas enmiendas afectaron a los afroamericanos de manera positiva porque liberaron a los negros de la esclavitud, protegieron sus derechos y les dieron el derecho al voto. El Freedman's Bureau fue otro activo que afectó a los afroamericanos de manera positiva.

El Congreso estableció una Oficina de Libertos para ayudar a proteger los derechos civiles y garantizar el bienestar de los ex esclavos y otros refugiados. El Freedman’s Bureau, establecido en marzo de 1865 y dirigido por el mayor general Oliver Howard, intentó servir a las poblaciones desplazadas del sur. Howard introdujo el concepto de educación financiada con fondos públicos como una forma de que los antiguos esclavos se enfrentaran a sus nuevas circunstancias. También usó su autoridad de tasación de impuestos bajo la ley de Freedman para construir escuelas. Howard asumió que la educación conduciría a oportunidades que permitirían mejor a los ex esclavos integrarse en la fuerza laboral. También pensó que la Oficina podría generar confianza entre afroamericanos y blancos sirviendo como un intermediario honesto en las negociaciones laborales. El Freedman’s Bureau tuvo cierto éxito en esta área. Algunas empresas y trabajadores inicialmente llegaron a acuerdos sobre salarios, pero en última instancia, esos salarios no fueron suficientes para el crecimiento económico a largo plazo.

Con todos los derechos y libertades otorgados a los afroamericanos, surgió más odio por parte de los blancos del sur. El Klu Klux Klan, también conocido como KKK, se introdujo durante esta época y es uno de los clubes sociales más famosos de la historia de los Estados Unidos. El Klan era conocido por linchar a negros, así como por incendiar sus casas, escuelas e iglesias. Otro efecto negativo de la reconstrucción en los afroamericanos fueron los "códigos negros". Los Códigos Negros tenían como objetivo controlar a los hombres y mujeres liberados y permitir que los propietarios de las plantaciones explotaran a los trabajadores afroamericanos. Los códigos negros de cada estado del sur quitaron los derechos de los afroamericanos. Algunas leyes permitían a los funcionarios locales arrestar y multar a los afroamericanos desempleados y hacerlos trabajar para empleadores blancos para pagar sus multas. Otras leyes les prohibían poseer armas de fuego y poseer o alquilar tierras agrícolas. Una ley incluso permitía que los blancos aceptaran a niños afroamericanos huérfanos como aprendices no remunerados. Para los hombres y mujeres liberados y muchos norteños, los Códigos Negros restablecieron la esclavitud disfrazada.

La era de la Reconstrucción no solo afectó a los afroamericanos, también afectó a los blancos del sur. El sur enfrentó dos grandes problemas económicos. El fin de la esclavitud significó que los plantadores del sur tuvieron que lidiar con un nuevo gasto: los costos laborales. El segundo problema fue el cambio en la inversión de capital y riqueza debido a las necesidades de la guerra. Los estados del sur incurrieron en deudas mientras eran parte de la Confederación que inhibió las reformas de posguerra. Las políticas de reconstrucción asumieron que el desarrollo económico ayudaría a transformar las instituciones del sur. Las iniciativas de reconstrucción del presidente Andrew Johnson se centraron en esta idea. Sus políticas no previeron que los cambios económicos en la vida del sur agravarían rápidamente los problemas sociales y evitarían un progreso significativo. Los estados del sur también tenían un problema con la infraestructura bancaria para financiar la reconstrucción. La ley bancaria nacional de 1863 estableció límites de reserva monetaria para los bancos en función de la densidad de población. Esto limitó el número de bancos disponibles para los sureños, de modo que incluso en 1893 solo había alrededor de un banco por cada 58.000 residentes del sur.

La falta de bancos significó que los inversionistas externos solo tenían capacidades limitadas para invertir en la región. Durante la era de la reconstrucción, la economía del sur sufrió abandono y explotación. Una infraestructura arruinada y bajos niveles de inversión de capital hicieron que los estados del sur se quedaran atrás de sus contrapartes del norte y crearon sentimientos de aislamiento e identidades centradas en la región. en lugar de ayudarlos a integrarse en la economía nacional más amplia, estas políticas fallidas reforzaron los sentimientos y lealtades localizados de muchos sureños.


Códigos negros

Resumen y definición de códigos negros
Definición y resumen: Los Códigos Negros fueron una serie de estatutos y leyes promulgados en 1865 y 1866 por las legislaturas de los estados sureños de Mississippi, Alabama, Georgia, Louisiana, Virginia, Florida, Tennessee y Carolina del Norte luego del fin de la Ley Civil. Guerra al comienzo de la Era de la Reconstrucción. Los Códigos Negros fueron creados para restringir la libertad de los ex esclavos en el Sur.

Códigos negros
Andrew Johnson fue el decimoséptimo presidente estadounidense que ocupó el cargo desde el 15 de abril de 1865 hasta el 4 de marzo de 18 69. Uno de los eventos importantes durante su presidencia fueron los Códigos Negros durante la Era de la Reconstrucción después de la Guerra Civil.

Códigos negros para niños: ¿Qué eran los códigos negros?
Los Códigos Negros fueron leyes que se introdujeron en los estados del sur que restringían la libertad de los negros (libertos) y el derecho a poseer propiedades, realizar negocios, comprar y arrendar tierras y moverse libremente por espacios públicos como los pueblos del sur. La libertad de los ex esclavos se restringió de numerosas formas, entre ellas:

& # 9679 Permiso para viajar
& # 9679 Segregación
& # 9679 Diferentes leyes y castigos
& # 9679 Elección limitada en el empleo y contratos laborales estrictos
& # 9679 Se requiere permiso de los empleadores para vender productos agrícolas
& # 9679 Prohibido de llevar brazos
& # 9679 Huérfanos colocados en aprendizajes forzosos
& # 9679 Impedir que los libertos voten o sirvan en jurados

Códigos negros para niños: ¿Por qué se aprobaron los códigos negros?
Después de la Guerra Civil y la aprobación de la Decimotercera Enmienda, más de 4 millones de esclavos en los estados del sur recibieron su libertad. Esto condujo a una escasez masiva de mano de obra en las plantaciones. También significó que los gobiernos de los estados del sur ahora eran responsables de los ex esclavos que anteriormente habían estado completamente bajo el control de los dueños de esclavos. Habiendo dejado la esclavitud de las plantaciones, muchos afroamericanos se quedaron sin hogar o trabajo permanente. Los sureños tenían miedo de que los esclavos liberados buscaran venganza y temían por sus familias y sus hogares. Comenzaron a buscar formas de ejercer el control. Algunos tomaron la ley en sus propias manos y recurrieron al Vigilantismo usando la fuerza para proteger sus vidas y propiedades, lo que llevó al establecimiento de organizaciones secretas como el Ku Klux Klan. Others wanted to maintain the legal route and began passing laws to restrict the ex-slaves new found freedom. The Black Codes included new employment laws, requirements to pay taxes and strict Vagrancy Laws with requirements for travel passes.

What was the Purpose of the Black Codes?
The purpose of the Black Codes was to:

● Regain control over the freed slaves
● Inhibit the freedom of freed slaves
● Prevent black uprisings
● Ensure the continued supply of cheap labor
● Maintain segregation
● Maintain white supremacy

The Black Codes, that included Vagrancy Laws, led to a system of penalties and punishments including Convict Leasing that put freed slaves back into forced labor on the plantations.

Who Created the Black Codes?
White Southerners resented being ruled by Union military governors and officials of the Freedmen s Bureau and the objective was to restore self-rule. In 1865, most of the old Confederate states held constitutional conventions. Only white people were allowed to vote for convention delegates or to participate in the framing of the new state governments and constitutions. The Black Codes were created by white law makers in the South in the legislatures of the states of Mississippi, Alabama, Georgia, Louisiana, Virginia, Florida, Tennessee, and North Carolina.

When was the first of the Black Codes passed?
The first of the Black Codes were passed in Mississippi on November 22, 1865, following the end of the Civil War (April 12, 1861 May 10, 1865) during the Reconstruction Era.

How did the Black Codes deny rights? Examples of Black Codes
How did the Black Codes deny rights? Each state introduced their own various Black Codes and laws. Examples of the Black Codes and laws that restricted the freedom of ex-slaves include the following:

● Labor Contracts: Labor contracts required included a legal document for black "servants" who agreed to work for white "masters". Terms and conditions of employment were fully documented and signed by a judge. These included strict conducts of behavior and required permission before an ex-slave could leave the premises
● Vagrancy: Strict Vagrancy Laws (see below) placed pressure on ex-slaves to sign labor contracts
● Crimes and Punishments: Different levels and types of punishment between freedmen and whites. Punishments included chain gangs and convict leasing
● Apprenticeships: Courts were authorized to apprentice the black children of vagrants, or orphans, even against their will, to an employer until the age of 21 for males and 18 for females
● Civil Rights: The Civil Rights of freedmen were restricted in the Black Codes and unequal to the Civil Rights of whites
● Courts: Racially segregated courts were established for black only cases

The Black Codes and Vagrancy Laws
Vagrancy Laws were included in the Black Codes because of the concern that freed slaves would leave their communities and reduce the labor supply. Vagrancy Laws were offenses applied to people who were deemed to be vagrants. A vagrant was a person who, although fit to work, was without visible means of support or a permanent home and traveled from from place to place without working. The Vagrancy Laws were extremely vague and covered acts such as loitering. The Vagrancy Laws in the Black Codes allowed police to arrest people merely on the suspicion they were about to do something illegal. The Vagrancy Laws in the Black Codes meant that an unemployed, homeless freed slave could be arrested and then fined as vagrants.

The Black Codes and Vagrancy Laws for kids: Punishments - Chain Gangs and Convict Leasing
If the person could not afford the fine they were sentenced to county labor or hired out to a private employer. Those convicted for vagrancy and sentenced to county labor were used to build roads or railroads on chain gangs where they could be whipped by guards if they did not work hard or tried to escape. Plantation owners, or others, who wanted additional labor went to county courthouses to purchase black convicts who would otherwise work on a chain gang. The terrible treatment and deliberate harsh conditions on the chain gangs encouraged prisoners to see work on a plantation as a preferable alternative. Convict leasing was a way of moving freed slaves back into forced labor. A perfectly vicious cycle.

How did Congress Respond to the Black Codes?
The Republican members of Congress were outraged at the Black Codes and blamed President Johnson in part for his lenient Reconstruction polices.

● Congress refused to seat the Southern representatives
● Congress overrode President Johnson and passed the Civil Rights Act of 1866
● A Joint Committee on Reconstruction was established to investigate the situation in the South and reported that the Southern states were in a state of civil disorder, and had therefore not held valid elections.
● It also maintained that Reconstruction was a congressional, not an executive, function
● The Fourteenth Amendment was passed by Congress
● A follow-up Freedmen s Bureau Bill was passed by Congress giving additional rights to ex-slaves
● Reconstruction Acts were passed over President Johnson's veto ". to provide for the more efficient government of the Rebel States"

How did Congress Respond to the Black Codes? The Effect on Ex-Slaves (Freedmen)
The response to the Black Codes by Congress brought significant political change to the benefit of the Freedmen. Most of the Southern states held new constitutional conventions in 1867 and 1868. Congress had insured that this time the ex-slaves voted and participated in the new state governments. New state constitutions were created which guaranteed the right of black adult males to vote and run for public office. For the first time in the history of the United States some blacks won election to state legislatures in the South and to Congress. By 1868, most Southern states had repealed (cancelled) the remains of the Black Code laws.

Black Codes for kids - Racial Discrimination and Segregation
For additional facts about racial discrimination and segregation refer to detailed information on Black Segregation History and for brief, fast facts refer to the Segregation History Timeline. Our article on Black Populism tells the history of the African American farmers in the South.

Black History for kids: Important People and Events
For visitors interested in African American History refer to Black History - People and Events. A useful resource for teachers, kids, schools and colleges undertaking projects for the Black History Month.

Black Codes for kids - President Andrew Johnson Video
The article on the Black Codes provides an overview of one of the Important issues of his presidential term in office and the reaction of Congress to the Black Codes. The following Andrew Johnson video will give you additional important facts and dates about the political events experienced by the 17th American President whose presidency spanned from April 15, 1865 to March 4, 1869.

Black Codes - US History - Facts on the Black Codes - Important Event - Black Codes - Definition of Black Codes - American - US - USA History - Black Codes - America - Dates of Black Codes - United States - Kids - Children - Schools - Homework - Important - Facts about Black Codes - History - United States History - Important - Events - History of Black Codes - Interesting - Black Codes - Info - Information on Black Codes - American History - Facts about the Southern Codes - Historical - Important Events - Black Codes


Black code

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Black code, in U.S. history, any of numerous laws enacted in the states of the former Confederacy after the American Civil War and intended to assure the continuance of white supremacy. Enacted in 1865 and 1866, the laws were designed to replace the social controls of slavery that had been removed by the Emancipation Proclamation and the Thirteenth Amendment to the Constitution.

The black codes had their roots in the slave codes that had formerly been in effect. The premise behind chattel slavery in America was that slaves were property, and, as such, they had few or no legal rights. The slave codes, in their many loosely defined forms, were seen as effective tools against slave unrest, particularly as a hedge against uprisings and runaways. Enforcement of slave codes also varied, but corporal punishment was widely and harshly employed.

The black codes enacted immediately after the American Civil War, though varying from state to state, were all intended to secure a steady supply of cheap labour, and all continued to assume the inferiority of the freed slaves. There were vagrancy laws that declared a black person to be vagrant if unemployed and without permanent residence a person so defined could be arrested, fined, and bound out for a term of labour if unable to pay the fine. Portions of a vagrancy law enacted by the state legislature of Mississippi in 1865 provide an example:

Section 2. Be it further enacted, that all freedmen, free Negroes, and mulattoes in this state over the age of eighteen years found on the second Monday in January 1866, or thereafter, with no lawful employment or business, or found unlawfully assembling themselves together either in the day- or nighttime, and all white persons so assembling with freedmen, free Negroes, or mulattoes, or usually associating with freedmen, free Negroes, or mulattoes on terms of equality, or living in adultery or fornication with a freedwoman, free Negro, or mulatto, shall be deemed vagrants and, on conviction thereof, shall be fined in the sum of not exceeding, in the case of a freedman, free Negro, or mulatto, $150, and a white man, $200, and imprisoned at the discretion of the court, the free Negro not exceeding ten days, and the white man not exceeding six months.

Section 5. Be it further enacted, that all fines and forfeitures collected under the provisions of this act shall be paid into the county treasury for general county purposes and in case any freedman, free Negro, or mulatto shall fail for five days after the imposition of any fine or forfeiture upon him or her for violation of any of the provisions of this act to pay the same, that it shall be, and is hereby made, the duty of the sheriff of the proper county to hire out said freedman, free Negro, or mulatto to any person who will, for the shortest period of service, pay said fine or forfeiture and all costs.

Apprentice laws provided for the “hiring out” of orphans and other young dependents to whites, who often turned out to be their former owners. Some states limited the type of property African Americans could own, and in other states black people were excluded from certain businesses or from the skilled trades. Former slaves were forbidden to carry firearms or to testify in court, except in cases concerning other blacks. Legal marriage between African Americans was provided for, but interracial marriage was prohibited.

It was Northern reaction to the black codes (as well as to the bloody antiblack riots in Memphis, Tennessee, and New Orleans, Louisiana, in 1866 ver New Orleans Race Riot) that helped produce Radical Reconstruction (1865–77) and the Fourteenth and Fifteenth amendments to the U.S. Constitution. The Freedmen’s Bureau was created in 1865 to help the former slaves. Reconstruction did away with the black codes, but, after Reconstruction ended in 1877, many of their provisions were reenacted in the Jim Crow laws, which were not finally done away with until passage of the Civil Rights Act of 1964.

The Editors of Encyclopaedia Britannica This article was most recently revised and updated by Amy McKenna, Senior Editor.


The authors used several sources to generate estimates for the total number of American citizens and nationals who lacked full voting rights in 2016. First, the authors defined “full voting rights” as American citizens’ or nationals’ ability to cast ballots in U.S. House, U.S. Senate, and presidential elections. To determine the citizen voting-age population (CVAP) in Washington, D.C., and Puerto Rico, the authors utilized the U.S. Census Bureau’s 2012–2016 American Community Survey’s (ACS) five-year estimates. The ACS does not produce reliable CVAP estimates for Guam, American Samoa, the U.S. Virgin Islands, or the Northern Mariana Islands. Therefore, the authors utilized demographic profiles from the 2010 decennial census. CVAP estimates were calculated by applying estimates for the percentage of American citizens and nationals in each of these territories to the territories’ voting-age population. The authors recognize that precision is limited by the possibility that citizenship and nationality may not be evenly distributed across all age groups in these territories.

Finally, the total number of Americans disenfranchised due to felony convictions comes from the Sentencing Project report “6 Million Lost Voters: State-Level Estimates of Felony Disenfranchisement, 2016.” 66


VII. El fin de la reconstrucción

Reconstruction ended when northerners abandoned the cause of the formerly enslaved and Democrats recaptured southern politics. Between 1868 and 1877, and especially after the Depression of 1873, economic issues supplanted Reconstruction as the foremost issue on the national agenda. The biggest threat to Republican power in the South had been the violence and intimidation of white Democrats. Only the presence of federal troops in key southern cities prevented Reconstruction’s quick collapse. But the United States never committed the personnel required to restore order and guarantee Black southerners the rights promised by the Fourteenth Amendment.

Republicans and Democrats responded to economic uncertainty by retreating from Reconstruction. War-weary from a decade of military and political strife, so-called Stalwart Republicans turned from the idealism of civil rights to the practicality of economics and party politics. They won particular influence during Ulysses S. Grant’s first term as president (1868–1872). By the early 1870s, Stalwart Republicans assumed control of Republican Party politics.

Meanwhile, New Departure Democrats—who focused on business, economics, political corruption, and trade—gained strength by distancing themselves from pro-slavery Democrats and Copperheads. In the South, they were called Redeemers. White southerners initially opposed the Redeemers and instead clung tightly to white supremacy and the Confederacy, but between 1869 and 1871, the Redeemers won support from white southerners by promising local rule by white Democrats, rather than Black or white Republicans. By 1871, Redeemers won political control and ended Reconstruction in three important states: Tennessee, Virginia, and Georgia.

In September 1873, Jay Cooke and Company declared bankruptcy, resulting in a bank run that spiraled into a six-year depression. The Depression of 1873 crushed the nation’s already suffering laboring class and destroyed whatever remaining idealism northerners had about Reconstruction. In the South, where many farms were capitalized entirely through loans, sources of credit vanished, many landowners defaulted, and farmers entered an already oversaturated labor market. Wages plummeted and a growing system of debt peonage trapped workers in endless cycles of poverty. The economic turmoil enabled the Democrats to take control of the House of Representatives after the 1874 elections, blunting the legislature’s capacity to any longer direct Reconstruction.

During the Panic of 1873, workers began demanding that the federal government help alleviate the strain on Americans. In January 1874, over 7,000 protesters congregated in New York City’s Tompkins Square to insist the government make job creation a priority. They were met with brutality as police dispersed the crowd, and consequently the unemployment movement lost much of its steam. Matt Morgen, Print of a crowd driven from Tompkins Square by the mounted police, in the Tompkins Square Riot of 1874, January 1874. Wikimedia.

On the eve of the 1876 presidential election, the nation still reeled from depression. Scandals sapped trust in the Grant Administration. By 1875, Democrats in Mississippi hatched the Mississippi Plan, a wave of violence designed to intimidate Black activists and suppress Black voters. 39 The state’s Republican governor pleaded for federal intervention, but national Republicans ignored the plea. Meanwhile, Rutherford B. Hayes, a Republican, won a landslide victory in the Ohio gubernatorial election without mentioning Reconstruction, focusing instead on fighting corruption and alcohol abuse and promoting economic recovery. His success made him a potential presidential candidate. The stage was set for an election that would end Reconstruction as a national issue.

Republicans chose Rutherford B. Hayes as their nominee Democrats chose Samuel J. Tilden, who ran on honest politics and home rule in the South. Florida, Louisiana, and South Carolina would determine the president. Despite the enduring presence of Reconstruction in those states, white conservatives organized violence and fraud with impunity. With the election results contested, a federal special electoral commission voted along party lines—eight Republicans for, seven Democrats against—in favor of Hayes.

Democrats threatened to boycott Hayes’s inauguration. Rival governments arose claiming to recognize Tilden as the rightfully elected president. Republicans, fearing another sectional crisis, reached out to Democrats. In what became known as the Compromise of 1877, Democrats conceded the presidency to Hayes on the condition that all remaining troops would be removed from the South and the South would receive special economic favors. Hayes was inaugurated in March 1877. In April, the remaining troops were ordered out of the South. The compromise allowed southern Democrats, no longer fearing reprisal from federal troops or northern politicians for their flagrant violence and intimidation of Black voters, to return to power.

After 1877, Republicans no longer had the political capital—or political will—to intervene in the South in cases of violence and electoral fraud. In certain locations with large populations of African Americans, such as South Carolina, freedpeople continued to hold some local offices for several years. Yet, with its most revolutionary aims thwarted by 1868, and economic depression and political turmoil taking even its most modest promises off the table by the early 1870s, most of the promises of Reconstruction were unmet.

Military District Estado Readmission Conservative Takeover
District 1 Virginia 1870 1870
District 2 Carolina del Norte 1868 1870
Carolina del Sur 1868 1877
District 3 Alabama 1868 1874
Florida 1868 1877
Georgia 1870 1871
District 4 Arkansas 1868 1874
Misisipí 1870 1876
District 5 Texas 1870 1873
Luisiana 1868 1877
Ninguno Tennesse 1866 1869

Mesa. This table shows the military districts of the seceded states of the South, the date the state was readmitted into the Union, and the date when conservatives recaptured the state house.


During Reconstruction freed slaves began to leave the South. One such group, originally from Kentucky, established the community of Nicodemus in 1877 in Graham County on the high, arid plains of northwestern Kansas. However, because of several crop failures and resentment from the county's white settlers, all but a few homesteaders abandoned their claims. A rising population of 500 in 1880 had declined to less than 200 by 1910.

A page of photographs and a township map from a 1906 county land ownership atlas provide evidence that some of these black migrants still owned land in and around this small village. Their impressive determination in an area with few good natural resou rces has resulted in the only surviving all-black community in Kansas.

The Nicodemus Town Company was incorporated in 1877 by six black and two white Kansans. It was the oldest of about twenty towns established predominately for blacks in the West. After the Civil War there was a general exodus of blacks from the South. These migrants became known as "Exodusters" and the migration became known as the "Exoduster" movement. Some applied to be part of colonization projects to Liberia and locations outside the United States others were willing to move north and west. Benjamin Singleton led an exodus of African Americans from various points in the South to Kansas.

African American population distribution and migration patterns can be traced using maps published in the statistical atlases prepared by the U. S. Census Bureau for each decennial census from 1870 to 1920. The atlas for the 1890 census includes this map showing the percentage of "colored" to the total population for each county. Although the heaviest concentrations are overwhelmingly in Maryland, Virginia, and the southeastern states, there appear to be emerging concentrations in the northern urban areas (New York City, Philadelphia, Pittsburgh, Cleveland, Toledo, and Chicago), southern Ohio, central Missouri, eastern Kansas, and scattered areas in the West (Oklahoma, New Mexico, Arizona, Nevada, and California), reflecting migration patterns that began during Reconstruction.


The underfunding and limited scope of anti-discrimination agencies perpetuate inequality

In the 1960s, Black activists secured landmark civil rights legislation that created new federal agencies charged with holding people and institutions accountable for engaging in discrimination. 45 Federal laws were followed by dozens of state statutes designed to protect people of color from discrimination in the workplace. 46 These new laws marked a symbolic turning point in American race relations and finally promised to expand access to opportunity to all people. However, lawmakers never fully funded these agencies and even provided exemptions, allowing many employers to continue to discriminate with little culpability, so long as they did not have many employees. 47 As a result, millions of workers of color continue to experience racial discrimination in employment and wages. 48

Created in 1965, the U.S. Equal Employment Opportunity Commission (EEOC) is charged with enforcing federal laws that make it illegal to discriminate against job applicants and employees based on race, color, religion, sex, national origin, age, disability, or genetic information. 49 Every year, the EEOC receives hundreds of thousands of calls and inquiries, but it lacks the funding and staff necessary to fully ensure that bad actors are held accountable. 50

From 1980 through mid-2018, the U.S. population grew by 44 percent—from 227 million to 327 million. 51 Today, more than 5.6 million employers employ more than 125 million workers. 52 Despite this growth, Congress has refused to significantly increase the agency’s inflation-adjusted budget over this period and has actually reduced the number of employees charged with carrying out the agency’s mission. 53 (see Figure 3) In 2018, the EEOC secured $505 million for victims of discrimination, but the agency’s lack of resources has created a substantial and persistent backlog of nearly 50,000 charges. 54

While Congress should dramatically expand the EEOC’s budget, the federal government should not be alone in the fight against employment discrimination. States possess the resources and expertise necessary to enact and fully enforce their own civil rights statutes to protect workers of color. Unfortunately, few states provide their anti-discrimination agencies with sufficient resources to tackle this systemic problem, and some states lack enforcement agencies altogether. State anti-discrimination agencies often have large mandates with multiple covered populations and the responsibility to tackle discrimination in both employment and housing. However, none of the 10 states with the highest percentage of Black residents provide these agencies with annual funding of more than 70 cents per resident per year. (see Figure 4) By comparison, in 2015, each of these 10 states had state and local policing expenditures of more than $230 per resident per year—at least 328 times more than what each state spends on enforcing anti-discrimination laws. 55 In some states, such as Louisiana, more taxpayer dollars are spent on the governor’s salary than on protecting millions of residents from employment discrimination. 56

Lawmakers have also limited the scope of anti-discrimination enforcement by establishing a minimum employee threshold for covered companies. For instance, only companies with 15 or more employees are covered by the EEOC’s racial discrimination laws. 57 More than two-thirds of states, including those with the highest percentages of Black residents, also have minimum employee thresholds for employment discrimination laws to take effect. 58 These thresholds jeopardize the economic well-being of people of color who work for smaller employers, such as domestic workers, service workers, and some agricultural workers.

While legislation alone cannot prevent bias, the persistent underfunding of enforcement agencies and exemptions for small companies result in limited accountability for employers that abuse and exploit their workers based on race. Ample evidence demonstrates that racial discrimination in employment and wages remains rampant more than 50 years after the passage of landmark civil rights legislation. In fact, studies show that hiring discrimination against Black people has not declined in decades. 59 White applicants are far more likely to be offered interviews than Black and Latinx applicants, regardless of educational attainment, gender, or labor market conditions. 60 Full names often attributed to white Americans are estimated to provide the equivalent advantage of eight years of experience. 61 Surveys show that more than half of African Americans, 1 in 3 Native Americans, 1 in 4 Asian Americans, and more than 1 in 5 Latinos report experiencing racial discrimination in hiring, compensation, and promotion considerations. 62

Employment discrimination perpetuates inequality in economic well-being, especially for Black people. Over the past 40 years, Black workers have consistently endured an unemployment rate approximately twice that of their white counterparts. 63 Black households have also experienced 25 percent to 45 percent lower median incomes than their white counterparts, and these disparities persist regardless of educational attainment and household structure. 64 In 2017 alone, the median income for Black and Latinx households was $40,258, compared with $68,145 for white households. 65 In fact, in 99 percent of U.S. counties, Black boys will go on to make less in adulthood than their white neighbors with comparable backgrounds. 66


Black Codes and Pig Laws

Immediately after the Civil War ended, Southern states enacted "black codes" that allowed African Americans certain rights, such as legalized marriage, ownership of property, and limited access to the courts, but denied them the rights to testify against whites, to serve on juries or in state militias, vote, or start a job without the approval of the previous employer. These codes were all repealed in 1866 when Reconstruction began.

But after the failure of Reconstruction in 1877, and the removal of black men from political offices, Southern states again enacted a series of laws intended to circumscribe the lives of African Americans. Harsh contract laws penalized anyone attempting to leave a job before an advance had been worked off. “Pig Laws” unfairly penalized poor African Americans for crimes such as stealing a farm animal. And vagrancy statutes made it a crime to be unemployed. Many misdemeanors or trivial offenses were treated as felonies, with harsh sentences and fines.

The Pig Laws stayed on the books for decades, and were expanded with even more discriminatory laws once the Jim Crow era began.


Ver el vídeo: Fin de la esclavitud en Estados Unidos: Discriminacion racial y Tragedia de los esclavos liberados (Noviembre 2021).