Podcasts de historia

Italia declara la guerra a Alemania

Italia declara la guerra a Alemania

El 13 de octubre de 1943, el gobierno de Italia declara la guerra a su antiguo socio del Eje, Alemania, y se une a la batalla del lado de los Aliados.

Con la destitución de Mussolini del poder y el colapso del gobierno fascista en julio, el general Pietro Badoglio, exjefe de personal de Mussolini y el hombre que había asumido el poder en lugar del Duce a pedido del rey Victor Emanuel, comenzó a negociar con el general Eisenhower sobre una rendición condicional de Italia a los aliados. Se convirtió en un hecho el 8 de septiembre, cuando el nuevo gobierno italiano permitió a los aliados desembarcar en Salerno, en el sur de Italia, en su búsqueda por vencer a los alemanes para que regresaran a la península.

Los alemanes también entraron en acción. Desde que Mussolini comenzó a flaquear, Hitler había estado haciendo planes para invadir Italia para evitar que los aliados lograran un punto de apoyo que los ubicara al alcance de la mano de los Balcanes ocupados por los alemanes. El día de la rendición de Italia, Hitler lanzó la Operación Eje, la ocupación de Italia. Cuando las tropas alemanas entraron en Roma, el general Badoglio y la familia real huyeron a Brindisi, en el sureste de Italia, para establecer un nuevo gobierno antifascista.

El 13 de octubre, Badoglio puso en marcha la siguiente etapa de su acuerdo con Eisenhower, la plena cooperación de las tropas italianas en la operación aliada para capturar Roma de manos de los alemanes. Fue una marcha extremadamente lenta, descrita por un general británico como "arrasar en Italia". El mal tiempo, el error de cálculo de comenzar la operación desde tan al sur de la península y la práctica de la "consolidación", estableciendo una base firme de operaciones y divisiones conjuntas cada vez que se capturaba una nueva región, hicieron que la carrera por Roma fuera más una gatear. Pero cuando terminara y Roma volviera a ser libre, el general Badoglio daría un paso más para liberar a Italia de su pasado fascista: dimitiría de su cargo.

LEER MÁS: V-E Day Around the World


En la primera sesión iniciada y celebrada en la ciudad de Washington, el viernes 3 de enero de 1941.

RESOLUCIÓN CONJUNTA por la que se declara que existe un estado de guerra entre el gobierno de Alemania y el gobierno y el pueblo de los Estados Unidos y que establece disposiciones para enjuiciar al mismo

Considerando que el Gobierno de Alemania ha declarado formalmente la guerra contra el Gobierno y el pueblo de los Estados Unidos de América: Por lo tanto, sea Resuelto por el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América en el Congreso reunido, Que por la presente se declara formalmente el estado de guerra entre los Estados Unidos y el Gobierno de Alemania que ha sido impuesto a los Estados Unidos y que por la presente se autoriza y ordena al Presidente que emplee todas las fuerzas navales y militares de los Estados Unidos y el recursos del Gobierno para llevar a cabo la guerra contra el Gobierno de Alemania y, para llevar el conflicto a una terminación exitosa, todos los recursos del país están comprometidos por el Congreso de los Estados Unidos.

(Firmado) Sam Rayburn, Presidente de la Cámara de Representantes

(Firmado) H. A. Wallace, Vicepresidente de los Estados Unidos y Presidente del Senado


Historia americana: Estados Unidos declara la guerra a Japón, Alemania e Italia

STEVE EMBER: Bienvenido a THE MAKING OF A NATION - Historia estadounidense en inglés especial de VOA. Soy Steve Ember.

El ataque de Japón a Pearl Harbor en diciembre de mil novecientos cuarenta y uno fue uno de los ataques sorpresa más exitosos en la historia de la guerra moderna. Los buques de guerra japoneses, incluidos varios portaaviones, cruzaron el Pacífico occidental hasta Hawái sin ser vistos. Lanzaron sus aviones en una tranquila mañana de domingo y atacaron la enorme base naval y aérea estadounidense en Pearl Harbor.

(SONIDO: ataque de Pearl Harbor)

LOCUTOR: "Interrumpimos este programa para traerles un boletín de noticias especial: los japoneses han atacado Pearl Harbor, Hawái por aire, acaba de anunciar el presidente Roosevelt".

LOCUTOR: “El ataque aparentemente se realizó contra todas las actividades navales y militares en la isla principal de Oahu. Un ataque japonés a Pearl Harbor, naturalmente, significaría la guerra ".

STEVE EMBER: Muchos de los marineros estadounidenses estaban durmiendo o en la iglesia. No estaban preparados para el ataque. De hecho, algunas personas fuera de la base pensaron que los aviones japoneses debían ser nuevos tipos de aviones estadounidenses en vuelos de entrenamiento. Los sonidos de pistolas y bombas pronto mostraron lo equivocados que estaban.

Los aviones japoneses se hundieron o dañaron seriamente seis poderosos acorazados estadounidenses en solo unos minutos. Mataron a más de tres mil marineros. Destruyeron o dañaron la mitad de los aviones estadounidenses en Hawai.

Las fuerzas estadounidenses, cogidas por sorpresa, no pudieron ofrecer mucha pelea. Las pérdidas japonesas fueron muy bajas.

Hubo tanta destrucción en Pearl Harbor que los funcionarios en Washington no revelaron de inmediato todos los detalles al público. Temían que los estadounidenses entraran en pánico si se enteraban de la verdad sobre la pérdida de tanto poder militar.

Al día siguiente, el presidente Franklin Roosevelt fue al Congreso para pedir una declaración de guerra contra Japón.

FRANKLIN ROOSEVELT: “Sr. Vicepresidente, Señor Presidente, miembros del Senado y de la Cámara de Representantes:

Ayer, siete de diciembre de mil novecientos cuarenta y uno, fecha que vivirá en la infamia, los Estados Unidos de América fueron repentina y deliberadamente atacados por las fuerzas navales y aéreas del Imperio de Japón. Estados Unidos estaba en paz con esa nación y, a solicitud de Japón, todavía estaba en conversación con su gobierno y su emperador, mirando hacia el mantenimiento de la paz en el Pacífico ...

"No importa cuánto tiempo nos lleve superar esta invasión premeditada, el pueblo estadounidense, con su justo poder, logrará la victoria absoluta ...

`` No solo nos defenderemos al máximo, sino que nos aseguraremos de que esta forma de traición nunca más nos pondrá en peligro ...

"Pido al Congreso que declare que desde el ataque cobarde y no provocado por Japón el domingo 7 de diciembre de mil novecientos cuarenta y uno, ha existido un estado de guerra entre los Estados Unidos y el Imperio japonés".

STEVE EMBER: El Senado aprobó la solicitud del presidente Roosevelt sin ninguna oposición. En la Cámara de Representantes, solo un congresista se opuso a la declaración de guerra contra Japón.

Tres días después, Alemania e Italia declararon la guerra a Estados Unidos. El Congreso reaccionó declarando la guerra a esos dos países.

El ataque japonés a Pearl Harbor puso fin al largo debate estadounidense sobre si participar en la Segunda Guerra Mundial. Los políticos y ciudadanos estadounidenses habían discutido durante años sobre si permanecer neutrales o luchar para ayudar a Gran Bretaña, Francia y otros amigos.

El agresivo ataque de Japón a Pearl Harbor unió a los estadounidenses en un deseo común de victoria militar. Hizo que los estadounidenses estuvieran dispuestos a hacer todo lo necesario para ganar la guerra. Y empujó a Estados Unidos a una especie de liderazgo mundial que su gente nunca había conocido antes.

El presidente Franklin Roosevelt y sus asesores tuvieron que tomar una decisión importante sobre cómo pelear la guerra. ¿Estados Unidos pelearía primero contra Japón, o contra Alemania, o ambos al mismo tiempo?

El ataque de Japón había llevado a Estados Unidos a la guerra. Y había dañado gravemente el poder militar estadounidense. Pero Roosevelt decidió no devolver el golpe a Japón de inmediato. Usaría la mayoría de sus fuerzas para luchar contra Alemania.

Hubo varias razones para la decisión de Roosevelt. Primero, Alemania ya controlaba gran parte de Europa, así como gran parte del Océano Atlántico. Roosevelt consideró esto una amenaza directa. Y le preocupaba la posible intervención alemana en Latinoamérica.

En segundo lugar, Alemania era una nación industrial avanzada. Tenía muchos científicos e ingenieros. Sus fábricas eran modernas. A Roosevelt le preocupaba que Alemania pudiera desarrollar nuevas armas mortales, como una bomba atómica, si no se detenía rápidamente.

En tercer lugar, Gran Bretaña históricamente fue uno de los aliados más cercanos de Estados Unidos. Y el pueblo británico estaba unido y luchando por sus vidas contra Alemania. Esto no fue así en Asia. El oponente más importante de Japón fue China. Pero las fuerzas de combate de China eran débiles y divididas, y no podían ofrecer una fuerte oposición a los japoneses.

La decisión de Adolf Hitler de romper su tratado con el líder soviético Josef Stalin y atacar la Unión Soviética hizo que la elección de Roosevelt fuera definitiva. El líder estadounidense reconoció que los alemanes tendrían que luchar en dos frentes: en el oeste contra Gran Bretaña y en el este contra Rusia.

Decidió que era mejor atacar a Alemania mientras sus fuerzas estaban divididas. Así que Estados Unidos envió la mayoría de sus tropas y suministros a Gran Bretaña para unirse a la lucha contra Alemania.

Los líderes militares estadounidenses esperaban atacar a Alemania rápidamente lanzando un ataque a través del Canal de la Mancha. Stalin también apoyó este plan. Las fuerzas soviéticas estaban sufriendo terribles pérdidas por el ataque nazi y querían que los británicos y los estadounidenses lucharan contra los alemanes en el oeste.

Sin embargo, el primer ministro británico Winston Churchill y otros líderes se opusieron a lanzar una invasión a través del Canal de la Mancha demasiado rápido. Les preocupaba que tal invasión pudiera fracasar, mientras los alemanes aún eran tan fuertes. Y sabían que esto significaría un desastre.

Por esta razón, las fuerzas británicas y estadounidenses decidieron en cambio atacar a las tropas italianas y alemanas que ocupaban el norte de África.

Las fuerzas británicas habían estado luchando contra italianos y alemanes en el norte de África desde finales de mil novecientos cuarenta. Lucharon contra los italianos primero en Egipto y Libia. Las fuerzas británicas habían empujado con éxito a los italianos a través de Libia. Mataron a más de diez mil soldados italianos y capturaron a más de ciento treinta mil prisioneros.

Pero el éxito británico no duró mucho. Hitler envió a uno de sus mejores comandantes, el general Erwin Rommel, a tomar el mando de los italianos. Rommel fue valiente e inteligente. Empujó a los británicos de Libia a la frontera con Egipto. Y en una batalla gigante en Tobruk, destruyó o capturó más de ochocientos de los novecientos tanques de Gran Bretaña.

El progreso de Rommel amenazó a Egipto y al Canal de Suez. Así que Gran Bretaña y Estados Unidos actuaron rápidamente para enviar más tropas y suministros para detenerlo.

Lentamente, las fuerzas británicas dirigidas por el general Bernard Montgomery empujaron a Rommel y a los alemanes de regreso a Trípoli en Libia.

En noviembre de mil novecientos cuarenta y dos, las fuerzas estadounidenses y británicas comandadas por el general Dwight Eisenhower desembarcaron en el noroeste de África. Planearon atacar a Rommel desde el oeste, mientras que Montgomery lo atacó desde el este.

Pero Rommel sabía que las tropas de Eisenhower habían luchado poco antes. Así que los atacó rápidamente antes de que pudieran lanzar su propio ataque.

Una gran batalla tuvo lugar en Kasserine Pass en el oeste de Túnez. Las fuerzas estadounidenses sufrieron grandes pérdidas. Pero al final el ataque de Rommel fracasó. Tres meses después, las fuerzas estadounidenses se unieron a las tropas británicas de Montgomery para obligar a los alemanes en el norte de África a rendirse.

La batalla del norte de África había terminado. Las fuerzas aliadas de Gran Bretaña y Estados Unidos habían recuperado el control del sur del Mar Mediterráneo. Ahora podían atacar a las fuerzas de Hitler en Europa desde el sur.

Los aliados no perdieron el tiempo. Aterrizaron en la isla italiana de Sicilia en julio de mil novecientos cuarenta y tres. Los tanques alemanes contraatacaron. Pero las fuerzas británicas y estadounidenses avanzaron. Pronto capturaron la capital de Sicilia, Palermo. Y en unas semanas, obligaron a las fuerzas alemanas a dejar Sicilia hacia el continente italiano.

A finales de julio, el dictador de Italia, Benito Mussolini, fue derrocado y encarcelado. Los alemanes lo rescataron y lo ayudaron a establecer un nuevo gobierno, protegido por tropas alemanas. Pero aún así, los aliados atacaron.

Cruzaron al continente italiano. Los alemanes lucharon duro. Y durante algún tiempo impidieron que las tropas aliadas salieran de las zonas costeras.

La lucha se hizo más sangrienta. En Monte Cassino tuvo lugar una feroz batalla. Miles y miles de soldados perdieron la vida. Pero lentamente los aliados avanzaron hacia el norte a través de Italia. Capturaron Roma en junio de mil novecientos cuarenta y cuatro. Y obligaron a los alemanes a regresar a las montañas del norte de Italia.

Los aliados no obtendrían el control completo de Italia hasta el final de la guerra. Pero habían logrado aumentar su control del Mediterráneo y hacer retroceder a los alemanes.

Una de las razones por las que las fuerzas de Hitler no eran más fuertes en África e Italia era porque los ejércitos alemanes también estaban luchando en Rusia. Esa será nuestra historia la semana que viene.

Nuestro programa fue escrito por David Jarmul. Puede encontrar nuestra serie en línea con transcripciones, MP3, podcasts e imágenes en voaspecialenglish.com. También puede seguirnos en Facebook y Twitter en VOA Learning English. Soy Steve Ember, y los invito a unirse a nosotros nuevamente la semana que viene para THE MAKING OF A NATION: historia estadounidense en inglés especial de la VOA.

Este fue el programa # 191. En el caso de programas anteriores, escriba & quotMaking of a Nation & quot; entre comillas en el cuadro de búsqueda en la parte superior de la página.


Declaración de guerra de Estados Unidos a Italia

El 11 de diciembre de 1941, en respuesta a la declaración de guerra italiana a los Estados Unidos, cuatro días después del ataque sorpresa japonés a Pearl Harbor, y tres días después de la declaración de guerra de los Estados Unidos al Imperio de Japón, el Congreso de los Estados Unidos aprobó los Resolución conjunta por la que se declara que existe un estado de guerra entre el gobierno de Italia y el gobierno y el pueblo de los Estados Unidos y que establece disposiciones para enjuiciar el mismo, declarando así la guerra contra Italia. También declaró la guerra a Alemania ese mismo día.

Considerando que el Gobierno de Italia ha declarado formalmente la guerra contra el Gobierno y el pueblo de los Estados Unidos de América. Por lo tanto, se resuelva por el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América reunidos en el Congreso, Que el estado de guerra entre los Estados Unidos y el Gobierno de Italia que así ha sido impuesto a los Estados Unidos se declara formalmente y Por la presente se autoriza y ordena al Presidente que emplee todas las fuerzas navales y militares de los Estados Unidos y los recursos del Gobierno para llevar a cabo la guerra contra el Gobierno de Italia y, para llevar el conflicto a una terminación exitosa, todos los recursos de el país queda comprometido por el Congreso de los Estados Unidos. [1]


Italia declara la guerra a Alemania - HISTORIA

Declaración de guerra alemana contra los Estados Unidos

El Gobierno de los Estados Unidos ha violado de la manera más flagrante y en medida cada vez mayor todas las reglas de neutralidad en favor de los adversarios de Alemania y habiendo sido continuamente culpable de las más severas provocaciones hacia Alemania desde el estallido de la guerra europea. , provocada por la declaración de guerra británica contra Alemania el 3 de septiembre de 1939, finalmente ha recurrido a actos de agresión militar abierta.

El 11 de septiembre de 1941, el presidente de los Estados Unidos declaró públicamente que había ordenado a la Armada y la Fuerza Aérea estadounidenses que dispararan a la vista contra cualquier buque de guerra alemán. En su discurso del 27 de octubre de 1941, una vez más afirmó expresamente que esta orden estaba vigente. Actuando bajo esta orden, los buques de la Armada estadounidense, desde principios de septiembre de 1941, han atacado sistemáticamente a las fuerzas navales alemanas. Así, los destructores estadounidenses, como por ejemplo el Greer, el Kearny y el Reuben James, han abierto fuego contra los submarinos alemanes de acuerdo con el plan. El propio Secretario de la Armada estadounidense, Sr. Knox, confirmó que los destructores estadounidenses atacaron a los submarinos alemanes.

Además, las fuerzas navales de los Estados Unidos, por orden de su gobierno y en contra del derecho internacional, han tratado y confiscado los buques mercantes alemanes en alta mar como barcos enemigos.

Por tanto, el Gobierno alemán establece los siguientes hechos:

Aunque Alemania por su parte se ha adherido estrictamente a las normas del derecho internacional en sus relaciones con los Estados Unidos durante todos los períodos de la presente guerra, el Gobierno de los Estados Unidos desde las primeras violaciones de neutralidad ha procedido finalmente a abrir actos de guerra contra Alemania. . El gobierno de los Estados Unidos ha creado virtualmente un estado de guerra.

En consecuencia, el Gobierno alemán interrumpe las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos de América y declara que en estas circunstancias provocadas por el presidente Roosevelt, también Alemania, a partir de hoy, se considera en estado de guerra con los Estados Unidos de América.

Acepte, Sr. Charg & eacute d'Affaires, la expresión de mi alta consideración.

11 de diciembre de 1941

Condiciones de uso: Solo se permite la reutilización de texto, gráficos, fotos, clips de audio, otros archivos electrónicos o materiales de The History Place, en el hogar / escuela privada, no comercial, sin uso de Internet.


Cronología: Italia

1915 - Italia entra en la Primera Guerra Mundial del lado de los Aliados.

1919 - Gana Trentino, Tirol del Sur y Trieste bajo tratados de paz.

1922 - El líder fascista Mussolini forma gobierno después de tres años de disturbios políticos y económicos.

1926 - Represión de partidos de oposición.

1929 - El Tratado de Letrán crea el estado de la Ciudad del Vaticano.

1935 - Italia invade Etiopía.

1936 - Mussolini forma eje con la Alemania nazi.

1939 - Albania anexada.

1940 - Italia entra en la Segunda Guerra Mundial del lado alemán. Las fuerzas italianas ocupan la Somalilandia británica en África Oriental.

1941 - Italia declara la guerra a la URSS.

1943 - Sicilia invadida por los aliados. El rey Víctor Manuel III encarcela a Mussolini. Armisticio firmado con los aliados. Italia declara la guerra a Alemania.

1944 - Los ejércitos aliados liberan Roma.

1945 - Mussolini, que había sido rescatado de la prisión por los alemanes, es capturado y ejecutado por partisanos italianos.

Hacia la integración europea

1946 - Referéndum vota a favor de la república para reemplazar a la monarquía.

1947 - Italia cede tierras y territorios bajo tratado de paz.

1948 - Nueva constitución. Los demócratas cristianos ganan las elecciones.

1951 - Italia se une a la Comunidad Europea del Carbón y del Acero.

1955 - Italia se une a Naciones Unidas.

1957 - Miembro fundador de la Comunidad Económica Europea.

1963 - El Partido Socialista Italiano se une a la coalición liderada por los demócratas cristianos bajo el primer ministro Aldo Moro.

1972 - Giulio Andreotti se convierte en primer ministro, cargo que ocupará siete veces en 20 años.

1976-78 - Los logros de las elecciones comunistas llevan a tener voz en la formulación de políticas.

1978 - El ex primer ministro Aldo Moro secuestrado y asesinado por un grupo fanático de izquierda, las Brigadas Rojas. Aborto legalizado.

1980 - El bombardeo de la estación de Bolonia mata a 84, vinculados a extremistas de derecha.

1983 - Bettino Craxi se convierte en el primer primer ministro socialista de Italia desde la guerra.

1984 - El catolicismo romano pierde estatus como religión estatal.

1991 - Los comunistas se rebautizan como Partido Democrático de Izquierda.

1992 - Las revelaciones de corrupción de alto nivel provocan varios años de arrestos e investigaciones.

El principal fiscal antimafia, Giovanni Falcone, su esposa y tres guardaespaldas muertos en un atentado con coche bomba.

1993 - El escándalo de sobornos lleva a la renuncia de Craxi como líder del Partido Socialista. Más tarde huye del país, es juzgado y condenado en rebeldía a prisión, pero muere en Túnez en 2000.

1994 Marzo: Freedom Alliance gana las elecciones. La coalición, que incluye a Forza Italia de Silvio Berlusconi, la Liga del Norte y la Alianza Nacional neofascista, colapsa a finales de año tras los enfrentamientos con los magistrados anticorrupción y una batalla con los sindicatos por la reforma de las pensiones.

1995-96 - Lamberto Dini encabeza el gobierno de tecnócratas. Presupuesto de austeridad.

1996 - La alianza de centro-izquierda Olive Tree gana las elecciones. Romano Prodi se convierte en primer ministro.

1997 - Los terremotos azotan la región de Umbría, causando grandes daños a la Basílica de San Francisco de Asís. Cuatro muertos.

El gobierno de Prodi pierde el voto de confianza. Massimo D'Alema se convierte en primer ministro.

1999 - Carlo Ciampi se convierte en presidente.

2000 Abril - D'Alema dimite tras los malos resultados de las elecciones regionales y es sustituido por Giuliano Amato.

2001 Mayo / junio - Una coalición de centro derecha, liderada por Silvio Berlusconi del partido Forza Italia, gana las elecciones generales.

Berlusconi forma un nuevo gobierno de coalición que incluye a los líderes de dos partidos de derecha, Gianfranco Fini de la Alianza Nacional y Umberto Bossi de la Liga Norte, así como al proeuropeo Renato Ruggiero, quien se convierte en canciller.

2001 Octubre - En el primer referéndum constitucional desde 1946 se vota a favor de un importante cambio constitucional que otorga mayor autonomía a las 20 regiones del país en materia de políticas fiscales, educativas y medioambientales.

2002 Ene: el euro reemplaza a la lira.

El canciller Renato Ruggiero dimite en protesta por las opiniones euroescépticas de los compañeros de gabinete de derecha.

2002 Febrero-marzo - Controversia mientras el parlamento aprueba un proyecto de ley que permite a Berlusconi mantener el control de sus negocios.

2002 Octubre: la cámara baja del parlamento aprueba un controvertido proyecto de ley de reforma penal que, según los críticos, tiene como objetivo ayudar al primer ministro Berlusconi a evitar un juicio por cargos de corrupción.

2003 Mayo-junio: el primer ministro Silvio Berlusconi comparece ante el tribunal de Milán en su propio juicio por cargos de corrupción relacionados con negocios en los años ochenta. Afirma que es víctima de una conspiración por parte de un poder judicial con motivaciones políticas.

2003 Junio: el juicio de Berlusconi se detiene después de que el parlamento aprueba una ley que otorga inmunidad procesal a cinco titulares de cargos estatales clave, incluido el primer ministro.

2003 Noviembre: Italia declara el día nacional de luto después de que 19 de sus militares murieran en un ataque suicida con bomba en su base en el sur de Irak.

Fraude de miles de millones de euros descubierto en el gigante de fabricación de alimentos de Parmalat. La empresa se declara insolvente.

2004 Enero: el Tribunal Constitucional anula la ley que otorga inmunidad procesal al Sr. Berlusconi y a otros altos cargos estatales. El juicio de Berlusconi se reanuda en abril.

2004 Octubre - La ONU critica la expulsión forzosa de la isla de Lampedusa de cientos de solicitantes de asilo africanos.

2004 Diciembre: después de un juicio de cuatro años, el primer ministro Berlusconi es absuelto de corrupción.

2005 Marzo - Un oficial del servicio secreto italiano es asesinado a tiros durante la operación para liberar a un rehén en Irak.

2005 Abril: el Parlamento ratifica la constitución de la UE.

La coalición gubernamental se derrumba tras sufrir una aplastante derrota en las encuestas regionales. Berlusconi dimite. Días después, forma un nuevo gobierno tras recibir un mandato presidencial.

2005 Diciembre: Antonio Fazio dimite como gobernador del Banco de Italia tras un escándalo por la venta de Banca Antonveneta. Niega haber actuado de forma inapropiada.

2006 Enero: el ministro de Defensa dice que las tropas italianas abandonarán Irak. La misión finaliza en septiembre de 2006.

2006 Abril - El líder de centroizquierda Romano Prodi gana elecciones generales muy reñidas. Prestará juramento como primer ministro en mayo.

El hombre más buscado de Italia, presunto jefe de la mafia siciliana Bernardo Provenzano, es capturado por la policía.

2006 Mayo - Giorgio Napolitano, ex comunista, es elegido presidente.

2006 Junio ​​- El referéndum nacional rechaza las reformas destinadas a impulsar los poderes del primer ministro y las regiones. Los cambios fueron propuestos durante la presidencia de Silvio Berlusconi.

2006 Agosto - Cientos de cascos azules italianos parten hacia el Líbano. Italia se convertirá en el mayor contribuyente a la fuerza bajo mandato de la ONU.

2007 Febrero: el primer ministro Prodi dimite después de que el gobierno pierde una votación del Senado sobre su política exterior. El presidente le pide que se quede y Prodi gana votos de confianza en ambas cámaras del parlamento.

2008 Enero: un voto de censura obliga al gobierno de Prodi a dimitir.

Berlusconi vuelve de nuevo

2008 Abril: Berlusconi gana las elecciones generales, asegurando un tercer mandato como primer ministro después de dos años en la oposición.

2008 Agosto: Berlusconi se disculpa con Libia por los daños infligidos por Italia durante la era colonial y firma un acuerdo de inversión de cinco mil millones de dólares a modo de compensación.

La aerolínea nacional de Italia, Alitalia, se declara en quiebra.

2008 Noviembre: después de registrar dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo, se declara que Italia está oficialmente en recesión.

2009 Abril: un terremoto golpea ciudades en la región montañosa de Abruzzo, dejando cientos de personas muertas y miles sin hogar.

2009 Mayo-julio: el Parlamento aprueba una controvertida ley que penaliza la inmigración ilegal y permite las patrullas de ciudadanos.

2009 Octubre: el tribunal constitucional anula la ley que otorgó inmunidad al primer ministro Berlusconi mientras estaba en el cargo.

2009 Diciembre: el primer ministro Silvio Berlusconi es agredido en un mitin en Milán. Un hombre que se dice que tiene antecedentes de enfermedad mental arroja una maqueta de la catedral de Milán a la cara del primer ministro, rompiéndole la nariz y dos dientes.

2010 Enero: el Papa Benedicto XVI pide a los italianos que respeten los derechos de los inmigrantes ilegales. La llamada se produjo después de una ola de violencia contra los trabajadores agrícolas africanos en el sur de Italia que dejó unas 70 personas heridas.

2010 Marzo: la coalición de Berlusconi obtiene grandes logros de la centroizquierda en las encuestas regionales.

2010 Julio: el gobierno sobrevive al voto de confianza sobre el paquete de austeridad destinado a reforzar las finanzas del país.

Berlusconi se separa de su ex aliado político, el presidente del parlamento Gianfranco Fini, quien crea el partido rival de centroderecha Futuro y Libertad para Italia (FLI).

2010 Agosto: la coalición de Berlusconi pierde la mayoría en la cámara baja del parlamento después de que más de 30 diputados se separaran de su Partido de la Libertad y se unieran al FLI de Fini.

2010 Diciembre: Berlusconi gana dos votos de confianza, provocados después de escándalos en su vida privada y acusaciones de corrupción, por escaso margen.

2011 Febrero: un juez de Milán ordena que Berlusconi sea juzgado el 6 de abril por abuso de poder y pago por sexo con una prostituta menor de edad.

2011 Julio: el FMI pide a Italia que haga más para reducir su deuda pública, una de las más grandes de la eurozona, e impulse los recortes de gastos.

2011 Septiembre: el Parlamento da la aprobación final a un paquete de austeridad de 54.000 millones de euros (y 47.000 millones de libras y 74.000 millones de dólares). El paquete contiene el compromiso de equilibrar el presupuesto para 2013.

2011 Octubre: el primer ministro Berlusconi gana un voto de confianza clave sobre su manejo de la economía.

Más de 130 miembros del público y más de 100 policías resultan heridos en protestas masivas en Roma que marcan un día de protesta mundial contra la austeridad y las prácticas bancarias.

2011 Noviembre: en medio de crecientes dudas sobre la carga de la deuda de Italia, Berlusconi dimite después de que su gobierno no consiguiera la mayoría completa en la Cámara de Diputados durante una votación presupuestaria. El presidente Giorgio Napolitano nombra al ex comisionado de la Unión Europea Mario Monti para formar un gobierno de tecnócratas.

2011 Diciembre: el paquete de medidas de austeridad de Monti, que asciende a 33.000 millones de euros (y 27.000 millones de libras esterlinas y 43.000 millones de dólares) de recortes de gastos, obtiene la aprobación parlamentaria. El paquete también incluye medidas para aumentar los impuestos y abordar la evasión fiscal.

2012 Enero: el gobierno emite un decreto de desregulación diseñado para frenar las prácticas restrictivas, reducir el proteccionismo y fomentar la competencia. El decreto tiene como objetivo promover un sistema más meritocrático y facilitar a los jóvenes la búsqueda de empleo.

La agencia de calificación estadounidense Fitch rebaja la calificación crediticia de Italia en dos niveles a A-.


Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial se llama apropiadamente "la guerra de Hitler". Alemania tuvo un éxito tan extraordinario en los dos primeros años que Hitler estuvo cerca de realizar su objetivo de establecer la hegemonía en Europa. Pero sus triunfos no fueron parte de una concepción estratégica que aseguró la victoria a largo plazo. No obstante, los primeros éxitos fueron espectaculares. Después de la derrota de Polonia dentro de un mes, Hitler dirigió su atención hacia el oeste. Creía que era necesario derrotar a Gran Bretaña y Francia antes de que pudiera volver a girar hacia el este hacia los territorios que se convertirían en el "espacio vital" de su nuevo imperio. El ataque al Frente Occidental comenzó en la primavera de 1940. Hitler tomó Dinamarca y Noruega durante el transcurso de unos días en abril, y el 10 de mayo atacó Francia, junto con Luxemburgo, Bélgica y Holanda. Una vez más, sus ejércitos lograron victorias relámpago. Luxemburgo, Bélgica y los Países Bajos fueron invadidos en unos pocos días, y Francia capituló el 21 de junio. Sólo los británicos, ahora solos, obstruyeron el camino de Hitler hacia la victoria total en el oeste.

Hitler determinó que podía sacar a Gran Bretaña de la guerra con el poder aéreo. Los bombarderos alemanes comenzaron su ataque en agosto de 1940, pero los británicos demostraron ser intratables. La aclamada fuerza aérea alemana (Luftwaffe) no logró poner de rodillas a Gran Bretaña en parte debido a la fuerza de la fuerza aérea británica, en parte porque la fuerza aérea alemana estaba mal equipada para la tarea, y en parte porque los británicos eran capaces de leer el alemán. código (ver Ultra). Sin embargo, Hitler había estado tan seguro de una victoria rápida que, incluso antes de que comenzara el ataque, había ordenado a sus planificadores militares que elaboraran planes para una invasión de la Unión Soviética. La fecha que había fijado para esa invasión era el 15 de mayo de 1941.

Aunque la derrota de la Unión Soviética fue fundamental para el objetivo estratégico de Hitler, durante los primeros meses de 1941 se dejó desviar dos veces hacia conflictos que retrasaron su invasión. En ambos casos se sintió obligado a rescatar a su aliado Mussolini de las dificultades militares. Mussolini había invadido Grecia en octubre de 1940, a pesar de que ya estaba en dificultades en el norte de África, donde no pudo cortar la línea de vida mediterránea de Gran Bretaña en Egipto. En febrero de 1941, Hitler decidió reforzar a Mussolini en el norte de África enviando una división blindada al mando del general Erwin Rommel. Cuando la invasión de Grecia por Mussolini también se estancó, Hitler decidió nuevamente enviar refuerzos. Para llegar a Grecia, hubo que enviar tropas alemanas a través de los países balcánicos, todos oficialmente neutrales. Hitler logró intimidar a estos países para que aceptaran el paso de las tropas alemanas, pero el 27 de marzo un golpe en Yugoslavia derrocó al gobierno y los nuevos gobernantes renegaron del acuerdo. En represalia, Hitler lanzó lo que llamó Operación Castigo contra los yugoslavos. La resistencia yugoslava colapsó rápidamente, pero el efecto fue retrasar un mes más la planeada invasión de la Unión Soviética.

Cuando finalmente llegó la invasión de la Unión Soviética, el 22 de junio de 1941, lo hizo con ambas campañas contra los británicos, a través del Canal de la Mancha y en el Mediterráneo, aún incompletas. Hitler estaba dispuesto a correr el riesgo de luchar en múltiples frentes, porque estaba convencido de que la guerra contra la Unión Soviética terminaría con el inicio del invierno ruso. Los espectaculares avances alemanes durante las primeras semanas de la invasión parecían una prueba del cálculo de Hitler. El 3 de julio, el jefe de estado mayor de su ejército escribió en su diario de guerra que la guerra había sido ganada. El Grupo de Ejércitos Norte alemán se acercaba a Leningrado. El Grupo de Ejércitos Centro había atravesado las defensas soviéticas y se dirigía hacia Moscú y el Grupo de Ejércitos Sur ya había capturado vastas extensiones de Ucrania. La perspectiva de capturar la cosecha de verano de Ucrania junto con los campos petrolíferos del Cáucaso llevó a Hitler a transferir tropas que se dirigían hacia Moscú para reforzar las que operaban en el sur.

Los generales de Hitler luego consideraron esta decisión como un punto de inflexión en la guerra. El efecto fue retrasar hasta octubre el viaje hacia Moscú. Para entonces había comenzado un invierno temprano, lo que impidió en gran medida el avance alemán y finalmente lo detuvo en las afueras de Moscú a principios de diciembre. Luego, el 6 de diciembre, los soviéticos, habiendo tenido tiempo de reagruparse, lanzaron una contraofensiva masiva para aliviar su ciudad capital. Al día siguiente, los japoneses, nominalmente aliados de Alemania, lanzaron su ataque contra la base naval estadounidense de Pearl Harbor en Hawai. Aunque no se habían molestado en informar a Hitler de sus intenciones, él estaba jubiloso cuando escuchó la noticia. “Ahora es imposible que perdamos la guerra”, dijo a sus ayudantes. El 11 de diciembre declaró la guerra a Estados Unidos.

Though his plans for a quick defeat of the Soviet Union had not been realized, Hitler’s troops at the end of 1941 controlled much of the European territory of the Soviet Union. They stood at the outskirts of Leningrad and Moscow and were in control of all of Ukraine. To prepare for what would now have to be the campaign of 1942, Hitler dismissed a number of generals and assumed himself the strategic and operational command of the armies on the Eastern Front.

At the high point of Hitler’s military successes in the Soviet Union, members of the Nazi leadership were, with Hitler’s understanding, feverishly planning for the new order they intended to impose on the conquered territories. Its realization called both for the removal of obstacles to German settlements and for a solution to the “Jewish problem.” Nazi planners were drafting an elaborate scheme, General Plan East, for the future reorganization of eastern Europe and the western Soviet Union, which called for the elimination of 30 million or more Slavs and the settlement of their territories by German overlords who would control and eventually repopulate the area with Germans. During the fall of 1941 Himmler’s SS expanded and refurbished with gas chambers and crematoriums an old Austrian army barracks near the Polish rail junction at Auschwitz. Here was to continue, with greater efficiency, the Holocaust—the mass murder of Jews that had begun with the June invasion, when SS Einsatzgruppen (“deployment groups”) began rounding up Jews and shooting them by the thousands. The assurance of victory in the east, the heartland of European Jewry, convinced the Nazis that they could implement a “final solution” to the “Jewish problem.” Experts estimate that ultimately some six million Jews were murdered in the death factories of eastern Europe. At least an equal number of non-Jews died of murder and starvation in places like Auschwitz, including two and a half million Soviet prisoners of war and countless others from eastern European nationalities.

The success of Nazi armies until the end of 1941 had made it possible to spare German civilians on the home front from the misery and sacrifices demanded of them during World War I. Hitler’s imagination, however, was haunted by the memory of the collapse of the home front in 1918, and, to avoid a repetition, the Nazis looted the occupied territories of food and raw materials as well as labour. Food shortages in Germany were not serious until late in the war. Women were allowed to stay at home, and the energies of the German workforce were not stretched to their limits, because eventually some seven million foreign slave labourers were used to keep the war effort going.

Through much of 1942 an ultimate German victory still seemed possible. The renewed offensive in the Soviet Union in the spring at first continued the successes of the previous year. Once again Hitler chose to concentrate on the capture of the Caucasus and its oil at the expense of the Moscow front. The decision entailed a major battle over the industrial centre at Stalingrad (now Volgograd). Elsewhere, by midsummer of 1942, Rommel’s Afrika Korps advanced to within 65 miles (105 km) of Alexandria in Egypt. In the naval battle for control of the Atlantic sea lanes, German submarines maintained their ability to intercept Allied shipping into mid-1943.

By early 1943, however, the tide had clearly begun to turn. The great winter battle at Stalingrad brought Hitler his first major defeat. His entire Sixth Army was killed or captured. In North Africa Rommel’s long success ended in late 1942 when the British broke through at El Alamein. At the same time, a joint British-American force landed in northwestern Africa, on the coast of Morocco and Algeria. By May 1943 the German and Italian forces in North Africa were ready to surrender. That same summer the Allies broke the back of the German submarine campaign in the Atlantic. On July 10 the Allies landed in Sicily. Two weeks later Mussolini was overthrown, and in early September the Italians withdrew from the war.

The addition of an Italian front made the rollback of German forces on all fronts that much more likely. In the Soviet Union, German forces were stretched across 2,500 miles (4,000 km). They had lost their air superiority when Allied bombing raids on German cities forced the withdrawal of large numbers of fighter planes. British and American bombings reached a high point in midsummer when a raid on Hamburg killed 40,000 of its inhabitants. Similar air raids killed hundreds of thousands of German civilians and leveled large areas of most German cities. Shortages of food, clothing, and housing began to afflict German cities as inevitably as did the Allied bombers.

The rollback of German forces continued inexorably during 1944. On June 6 the Allies in the west launched their invasion of France across the English Channel. In the east the Soviet army was advancing along the entire 2,500-mile front. By the end of the year, it stood poised on the eastern frontiers of prewar Germany. In the west, British and American troops stood ready to attack across the western borders.


This day in History: Italy declares war to Germany (NYT)

By MILTON BRACKER
By Wireless to The New York Times

'Cobelligerent' Fits Partner, Not Ally

Tito's Army Aided by Italian Division: Full Venezia Unit Goes Over to Partisans to Fight Nazis, Yugoslavs Announce

Allies' Advance Renewed in Italy: Three Towns Captured as Both Armies Make Gains Ranging Almost to Ten Miles

Senators Draw Up a Post-War Pledge on Collaboration: Subcommittee Votes 7 to 1 for International Cooperation to Halt Aggressors: House Measure Shelved: Connally Says Full Committee and Senate Are Both Likely to Adopt Resolution

Marines in Pacific Design Yule Cards

Says 'Youngsters' Do Federal Hiring: House Report Asserts Civil Service Puts 'Inexperienced' in Top Personnel Offices

Ships in Rabaul Bay Scurry But Are Bombed Into Flames

Red Army Pierces Line Above Crimea: Battle Rages in Melitopol - Pincers Closing on Kiev - Gomel's Fall Near

Auto Club Asks Easing of Dimout Says Police Allow Some Revision

Churchill Rebuke to 'Politicians' Is Believed Aimed at U.S. Group

Algiers, Oct. 13--Italy declared war on Nazi Germany, her former Axis partner, at 3 P.M. today, Greenwich time [11 A.M. in New York].

Acting on orders of King Victor Emmanuel as transmitted by Marshal Pietro Badoglio, the Italian Ambassador in Madrid notified the German Ambassador there that:

"In the face of repeated and intensified acts of war committed against Italians by the armed forces of Germany, from 1500 hours Greenwich time on the thirteenth day of October Italy considers herself in a state of war with Germany."

Thus the defeated nation led into war by Benito Mussolini re-entered it against its former ally through a curt diplomatic exchange in the capital of the country in which they had first collaborated on a military basis seven years ago.

Asks People to Avenge Ferocity

Excoriating the nation that now occupies Italy's own "Eternal City" as well as the entire industrial north, Marshal Badoglio in a proclamation to the Italian people exhorted them all to avenge the inhuman ferocity of the German Army at Naples and in other areas.

And in a five-sentence note to Gen. Dwight D. Eisenhower, Mussolini's successor as head of the Italian Government told the Allied Commander in Chief that all ties with the "dreadful past" were broken and that his government would be proud "to march with you to inevitable victory." He asked General Eisenhower to communicate the decision to Britain, the United States, Russia and the other United Nations with which in his proclamation he said Italy would now march forward "shoulder to shoulder" to the end.

His Government, the septuagenarian marshal asserted in his proclamation to the Italian people, will soon be completed, and to guarantee its functioning as a truly democratic administration the representatives of "every political party" will be asked to participate. Moreover, the man with whom the Allies negotiated the armistice of Sept. 3 pledged that the present arrangement would in no way impair the "untrammeled right of the people of Italy to choose their own form of democratic government when peace is restored."

There could be no such peace, Marshal Badoglio said in the proclamation, so long as a single German remained on Italian soil. He reiterated in a statement to the press issued at his headquarters in Italy that his Government had no intention of interfering with the right of the Italian people to a free choice of the government they desire "for the not less important tasks of peace and reconstruction."

Cites Ouster of Mussolini

Marshal Badoglio cited the fact that the decree dissolving the Chamber of Fasces and Corporations--which accompanied the ousting of Mussolini in July--had effectually indicated the Government's intention. It was therein provided that elections would be held four months after the end of hostilities.

"What was said then is reaffirmed now," Marshal Badoglio said. "The present Government has clearly defined the task of leading the country until peace has been won. With that its mandate will cease."

The New York Times' exclusive story on the declaration this morning took the edge off the surprise of the announcement here this afternoon, but even without that the news would not have been so much of a surprise here as the news of the armistice thirty-five days ago.

It had been known for weeks--and this correspondent among others had said--that negotiations between the Allies and Marshal Badoglio were continuing with a view to formalizing Italy's war role from now on.

A major consideration was public opinion--just how the Allies intend to cope with the obvious criticism that is sure to arise in many quarters. There will be cries of "Darlanism" and much blinking in puzzlement among many Americans and Britons who have not yet forgotten the fact that our troops were shooting at and being shot at by Italians until very recently.

But as of the moment that the decision was formalized, with the Italian Ambassador at Madrid actually handing the document of notification to the German Ambassador there, it can be assumed that Washington and London had pretty well resolved the problem. This is about the way the two governments and their military High Command are understood to feel about it.

Question of Italian Army

The Italian Army as such cannot be regarded in its present state as an important striking force because of its great losses of man and equipment, but primarily because the all-important will to fight had been observed as very low for a long time preceding the armistice. At the same time Italian hatred of the Germans unquestionably grew as the fighting spirit waned, and episodes between German and Italian soldiers and civilians before and after the armistice have shown pretty clearly a complete and incontrovertible end of all sympathy between the former Axis partners.

Therefore, it seemed reasonable to take advantage of the Italians' willingness, even eagerness, to pin their hopes of a better role in the peace settlement to the status of co-belligerency now. As co-belligerents, which the Italians now become by virtue of the documents published today, even though the Allies have not said so in so many words, the Italians will be able to help the Allies in a great many ways, even if not as fellow- soldiers in the front lines.

Although nothing has been said officially as to exactly how the Italians will be employed in the rest of the war, it is almost universally believed that a lingering feeling between them and their recent enemies would militate against their efficiently joining in the actual battlefront.

At the same time, there is obviously an enormous amount of behind-the-lines work, particularly in their own country, where the Italians can be of enormous use. In all matters of supply, in furnishing guards over military property, as a collective liaison agency between advancing Allies and the liberated Italian people, there is no doubt that the Italians can contribute a major service to the Allied cause.

Italy's Position in War

This can be understood better when viewed negatively. If the Allies had turned down Italy's plea to be accepted as a co-belligerent, she would naturally have remained a defeated enemy. As such much Allied military strength would have had to be diverted to administering her disbanded army and her liberated but not militarily controlled territory.

As this correspondent wrote several times, the new status of Italy means a new and minimized role for the Allied Military Government, but at the same time it means giving the Italians more faith in those who defeated them, pride in having a share in the cleansing of their own territory of the hated Germans, and an opportunity actually to play an important role in ultimate victory.

Another highly important consideration behind the decision of the Allies to permit the Italian declaration was the probable effect on the populations of the occupied parts of Italy. Even with the status as it was up to this afternoon, the Allies had reason to be hopeful that the great laboring populations of Milan, Turin and Genoa would turn against the Germans in the same way the French and other European victims of Hitler had turned against the occupying forces.

Now, it may be argued, many persons north of the present Allied front will see in the advancing forces not only foreign armies considerably less odious than those they are driving out but Italian forces themselves. And no matter how limited is the extent to which the Italian troops are employed, that will nevertheless be true to some degree.

The question of who will figure in marshal Badoglio's completed government has been bruited about ever since the armistice. So far the only names released as officially connected with the Italian marshal are those of his military, naval and air aides who accompanied him on the visit to General Eisenhower Sept. 29. These also included Count Aquarone, Minister of Finance.

But it is uniformly agreed that outsiders will have to be brought in and, of course, Count Carlo Sforza's name has cropped up most often. He is now en route here.

But Count Sforza has said he will not actually be part of the Badoglio Government, although he will lend his influence and aid to the general project of kicking the Germans out. As Marshal Badoglio has said, the single objective is to free the country of Germans, and on that basis, it ought to be possible to unite many Italian leaders who otherwise are separated by vast political differences. Another hitch is that so many potential candidates are in German hands.

Attitude of the French

The attitude of the French Committee of National Liberation here remains generally calm, although there is still no love between the French and the Italians as the simple fact of newsreels showing Italians proves. But with Rene Massigli to direct its foreign relations and both Gen. Charles de Gaulle and Henri-Honore Giraud thoroughly aware of the primary military nature of the new arrangement, it is very unlikely that the French will make a formal protest.

At the time of the armistice they were most piqued, not by the armistice of course, but by the fact that it had been negotiated without their participation.

The establishment of the Politico-Military Commission, with France sharing membership with Russia, the United States and Britain, has helped to bring the committee into the swiftly enlarging Mediterranean picture and will undoubtedly help to alleviate any sting that the recognition of Italy as a co-belligerent might otherwise have provoked.

A member of the Committee of National Liberation said tonight that the Italian matter would undoubtedly be discussed at a regular meeting tomorrow morning, but he doubted that any formal comment would be issued. It was this man's opinion that many persons in France, particularly southeastern France, would be interested in the development. He said it was obvious from the background of French-Italian relations since 1938 that acceptance of the Italians as co-belligerents could hardly be seriously stomached by these French.

Many will never forget the circumstances of the Italian declaration of war against France. But the French spokesman also was sure the committee had come too far since those days to be seriously piqued by what is plainly a military step. Moreover, he cited a guarantee in the Allied leader's declaration that nothing growing out of the new status of Italy would be permitted to constitute inconsistence with the armistice terms. Beyond that he thought the French were prepared to await eventualities.

There may be a problem in Corsica, where 80,000 Italians have retained an army, which the patriots who figured in the liberation there would very much like to take over, as well as all of its transport.


The Italian Declaration of Neutrality

The Marquis di San Giuliano referred to in the dispatches was Italian Minister for Foreign Affairs in 1914. On May 23, 1915, Italy declared war on Austria-Hungary and on August 27, 1916, against Germany.

The German Ambassador at Rome, Baron Ludwig von Flotow, to the German Foreign Office tx5940 Telegram 161

The local Government has discussed, at the Ministerial Council held today, the question of Italy's attitude in the war. Marquis San Giuliano told me that the Italian Government had considered the question thoroughly, and had again come to the conclusion that Austria's procedure against Serbia must be regarded as an act of aggression, and that consequently a casus foederis, according to the terms of the Triple Alliance treaty, did not exist. Therefore Italy would have to declare herself neutral. Upon my violently opposing this point of view, the Minister went on to state that since Italy had not been informed in advance of Austria's procedure against Serbia, she could with less reason be expected to take part in the war, as Italian interests were being directly injured by the Austrian proceeding. All that he could say to me now was that the local Government reserved the right to determine whether it might be possible for Italy to intervene later in behalf of the allies, if, at the time of doing so, Italian interests should be satisfactorily protected. The Minister, who was in a state of great excitement, said in explanation that the entire Ministerial Council, with the exception of himself, had shown a distinct dislike for Austria. It had been all the more difficult for him to contest this feeling, because Austria, as I myself knew, was continuing so persistently with a recognized injury to Italian interests, as to violate Article 7 of the Triple Alliance treaty, and because she was declining to give a guaranty for the independence and integrity of Serbia. He regretted that the Imperial Government had not done more to intervene in this connection to persuade Austria to a timely compliance. I have the impression that it is not yet necessary to give up all hope for the future here, if the Italians should be met halfway with regard to the demands mentioned above, or in other words, if compensation should be offered them. Nevertheless, it cannot be denied that the attitude England has assumed has decidedly diminished prospects of Italian participation in our favor.

In the meanwhile, I pointed out to the Minister in the plainest manner possible the extremely regrettable impression which such an attitude would make on us, and then called to his attention the consequences which might develop for Italy in the future as a result.

The Austro-Hungarian Ambassador at Rome, von Merey, to Count Berchtold

Telegram Minister of Foreign Affairs spontaneously brought up today the question of Italian attitude in the event of a European war.

As the character of the Triple Alliance is purely defensive as our measures against Serbia may precipitate a European conflagration and finally, as we had not previously consulted this government, Italy would not be bound to join us in the war. This, however, does not preclude the alternative that Italy might, in such an event, have to decide for herself whether her interests would best be served by taking sides with us in military operations or by remaining neutral. Personally he feels more inclined to favor the first solution, which appears to him as the more likely one, provided that Italy's interests in the Balkan Peninsula are safeguarded and that we do not seek changes likely to give us a predominance detrimental to Italy's interests in the Balkans.

The French Ambassador to Rome, M. Barrere, to M. Rene Viviani,

President of the Council, Minister for Foreign Affairs

I WENT to see the Marquis di San Giuliano this morning at half-past eight, in order to get precise information from him as to the attitude of Italy in view of the provocative acts of Germany and the results which they may have.

The Minister for Foreign Affairs answered that he had seen the German Ambassador yesterday evening. Herr von Flotow had said to him that Germany had requested the Russian Government to suspend mobilisation, and the French Government to inform them as to their intentions. Germany had given France a time limit of eighteen hours and Russia a time limit of twelve hours.

Herr von Flotow as a result of this communication asked what were the intentions of the Italian Government.

The Marquis di San Giuliano answered that as the war undertaken by Austria was aggressive and did not fall within the purely defensive character of the Triple Alliance, particularly in view of the consequences which might result from it according to the declaration of the German Ambassador, Italy could take part in the war.


Why was Italy so ineffective as a military in WW2?

Ever since I learned about WW2 the most common thing I heard was how cowardly or incompetent the Italian military was. So I was hoping to have light shed on this reoccurring theme. Was the Italian military as bad as everyone says it was? If so then why? I’m sorry if this is a repost but I’m very curious about this topic.

From one of the better threads that explained it:

"The Italian army during WWII was completely unready for a war against modern European armies. The Individual Italian soldier was for the most part brave and willing to fight, but they were ineptly led, poorly supplied, and inadequately armed.

Fascist Italy never had the full support of the people when they went to war, what little Jingoism they had quickly dissipated when the British appeared of the coast of Italy and destroyed two Italian battleships. Mussolini had envisioned a "separate war" from Germany, but that quickly became impossible as Italy went from defeat to defeat.

Mussolini, in order to enlarge the size of his army, instituted "Binary" infantry divisions. This means that each division only had two brigades of infantry as opposed to the three or four of other nations. So right of the bat the average Italian infantry division is going to be weaker than its counterparts. This came into play in Greece and France when stronger Greek and French infantry divisions were able to easily repel more numerous Italian infantry divisions.

Italy while it had a comparatively modern air force and somewhat modern navy, had almost completely neglected armoured development. Mussolini was deeply distrustful of foreign companies and gave Italian companies like FIAT a monoply on vehicle production. This meant that the tanks Italy did produce were often inefficient and inferior to the tanks fielded by Germany, the USA, and Britain. Even the elite Italian armoured divisions like the 132nd Armoured division (nicknamed Ariete) couldn't stand up to the tank divisions of Britain. In North Africa Rommel did not trust the Italian armoured divisions for exactly this reason. While the division did fight admirably at points, its lack of decent tanks caught up to it and it was eventually destroyed at the Battle of El Alamein.

Italy also had issues with mechanized transport. They had next to no mechanization. When Italy invaded British Egypt, they did so in long fighting columns that really belonged more to the 19th century than to the 20th. This lack of motorized transport would come to haunt them in Operation Compass. When a British motorized unit outflanked the retreating Italians and cut them off, taking over 100,000 prisoners. This lack of motorized transport also meant that the Italians couldn't partake in the rapid offensive movements that their German allies did. This led to them being relegated to cannon fodder since they could not be used to achieve breakthroughs, like the German Panzer and Motorized units could.

The Italian commanders were also often hamstrung by Mussolini who demanded they launch costly offensives that had little chance of success. Like in France and Greece when Mussolini demanded that his generals launch offensives into heavily defended, mountainous terrain. The Italian commander in Libya, Rodolfo Graziani, did not want to invade Egypt because he knew his army was not ready, but Mussolini forced him to.

Finally, the Italian Army was just not ready for war. Mussolini had been told that his army wouldn't be ready until at least 1943, but when the French began to collapse rapidly and Britain looked poised to do the same, he declared war expecting a short war. The Italians had no motorized divisions to speak of, the rest of their army was being modernized , and they just did not, as a country, have the ability to sustain a modern European war."


Ver el vídeo: Segunda Guerra: bombardeos a Alemania (Diciembre 2021).