Podcasts de historia

Retratos de Oliver Cromwell (comentario)

Retratos de Oliver Cromwell (comentario)

Este comentario se basa en la actividad del aula: Retratos de Oliver Cromwell

Q1: Estudie las fuentes 2 y 3. Ambos pasajes fueron escritos por personas que lo conocieron. ¿Qué te dicen estas fuentes sobre su personalidad?

A1: Oliver Cromwell era puritano y pensó que era moralmente incorrecto gastar demasiado dinero en su apariencia. Esto se refleja en los comentarios hechos por Sir Philip Warwick (fuente 2): "Llevaba ... un traje de tela sencillo, que parecía haber sido hecho por un sastre pobre; su camisa era sencilla y no muy limpia; y Recuerdo una mancha o dos de sangre en su cuello ".

John Maidston (fuente 3) señala que Cromwell tenía un "temperamento exagerado" pero era capaz de mostrar una gran simpatía por las personas en problemas "era naturalmente compasivo con los objetos en peligro, incluso en una medida afeminada" y tenía "ternura hacia los que sufrían". ".

Q2: Estudie los retratos de Oliver Cromwell pintados por Samuel Cooper, Robert Walker y Peter Lely. Lea las fuentes 9, 11 y 12 y explique qué pintura probablemente sea la representación menos precisa de Cromwell.

A2: La pintura de Robert Walker (fuente 5) se basa en el tipo de pinturas producidas por Anthony Van Dyck, el artista empleado por Charles I. Por ejemplo, la pose es muy similar a la utilizada por Van Dyck para sus pinturas de Thomas Wentworth (1639) y Kenelm Digby (1640).

Cromwell estaba muy descontento con la pintura de Walker y como Alastair Smart (fuente 11) señala que cuando encargó que su retrato fuera pintado por Peter Lely (fuente 13) le dio instrucciones firmes de "usar toda su habilidad para pintar mi cuadro realmente como y no me halagas en absoluto. Observa todas estas asperezas, granos, verrugas y todo como me ves. De lo contrario, nunca pagaré un centavo por ello ".

Samuel Cooper (fuente 8) pintó la mayoría de los retratos de Cromwell. En todas sus pinturas se muestra claramente la verruga. Maev Kennedy (fuente 12) sostiene que Cooper también mostró su "calvicie, frente arrugada y mejillas rugosas". Cita a Bendor Grosvenor en la pintura: "Es la verruga mejor pintada en el arte inglés, si no la única verruga pintada en el arte inglés. Cuando la ves de cerca en alta definición, la parte superior es toda blanca y escamosa, absolutamente repulsiva".

Q3: Explique el trasfondo histórico de la frase comúnmente utilizada "con verrugas y todo". Te ayudará a leer la biografía de Peter Lely.

A3: Peter Lely pintó retratos de Carlos I antes de que fuera derrocado y ejecutado. El estilo de pintura de Lely, como era habitual en ese momento, pretendía halagar a la modelo. Cromwell se oponía a todas las formas de vanidad personal y por eso le pidió a Lely que lo pintara mostrando su "aspereza, granos, verrugas y todo como me ves" (fuente 13).

Se ha señalado que la sencillez tenía un propósito político, presentando a Cromwell como una "alternativa sobria y honesta a la tradición de la vanidad real, el exceso y la arrogancia que acababa de reemplazar".

Una verruga es un pequeño bulto duro que crece en la piel y tiene un aspecto desagradable. Si usted describe o muestra a alguien o algo "con verrugas y todo", no intenta ocultar las cosas malas sobre ellos.


Wikipedia

Este texto fue copiado de Wikipedia el 18 de junio de 2021 a las 6:03 a.m.

  • Coronel (1643 - antes de 1644)
  • Teniente General de Caballo (antes de 1644-1645)
  • Teniente general de caballería (1645-1646)
  • Cambridgeshire Ironsides (1643 - antes de 1644)
  • Asociación Oriental (antes de 1644-1645)
  • Ejército de Nuevos Modelos (1645-1646)

Oliver Cromwell (25 de abril de 1599 - 3 de septiembre de 1658) [nota 1] fue un general y estadista inglés que, primero como subordinado y luego como comandante en jefe, dirigió ejércitos del Parlamento de Inglaterra contra el rey Carlos I durante la Guerra Civil Inglesa. , gobernando posteriormente las Islas Británicas como Lord Protector desde 1653 hasta su muerte en 1658. Actuó simultáneamente como jefe de estado y jefe de gobierno de la nueva mancomunidad republicana.

Cromwell nació en el seno de la nobleza terrateniente de una familia descendiente de la hermana del ministro de Enrique VIII, Thomas Cromwell. Poco se sabe de los primeros 40 años de su vida, ya que solo sobreviven cuatro de sus cartas personales, junto con un resumen de un discurso que pronunció en 1628. [2] Se convirtió en un puritano independiente después de sufrir una conversión religiosa en la década de 1630. , adoptando una visión generalmente tolerante hacia las muchas sectas protestantes de la época [3], un hombre intensamente religioso, Cromwell creía fervientemente en que Dios lo guiaba a la victoria. Cromwell fue elegido miembro del Parlamento por Huntingdon en 1628 y por Cambridge en los parlamentos Short (1640) y Long (1640-1649). Entró en las guerras civiles inglesas del lado de los "Roundheads", o parlamentarios, y se ganó el apodo de "Old Ironsides". Cromwell demostró su habilidad como comandante y rápidamente fue ascendido de liderar una sola tropa de caballería a ser uno de los principales comandantes del Nuevo Ejército Modelo, desempeñando un papel importante bajo el mando del general Sir Thomas Fairfax en la derrota del Realista ("Cavalier"). efectivo.

Cromwell fue uno de los signatarios de la sentencia de muerte del rey Carlos I en 1649 y dominó la efímera Commonwealth de Inglaterra como miembro del Parlamento Rump (1649-1653). Fue seleccionado para tomar el mando de la campaña inglesa en Irlanda en 1649-1650. Las fuerzas de Cromwell derrotaron a la coalición confederada y realista en Irlanda y ocuparon el país, poniendo fin a las guerras confederadas irlandesas. Durante este período, se aprobaron una serie de leyes penales contra los católicos romanos (una minoría significativa en Inglaterra y Escocia, pero la gran mayoría en Irlanda), y se confiscó una cantidad sustancial de sus tierras. Cromwell también dirigió una campaña contra el ejército escocés entre 1650 y 1651. El 20 de abril de 1653, Cromwell destituyó al Parlamento Rump por la fuerza, estableciendo una asamblea nominada de corta duración conocida como Parlamento de Barebone, antes de ser invitado por sus compañeros líderes para gobernar como Lord Protector de Inglaterra (que incluía Gales en ese momento), Escocia e Irlanda desde el 16 de diciembre de 1653. [4] Como gobernante, ejecutó una política exterior agresiva y eficaz. Sin embargo, la política de Cromwell de tolerancia religiosa para las denominaciones protestantes durante el Protectorado se extendió sólo a "la peculiaridad de Dios", y no a aquellos considerados por él como herejes, como los cuáqueros, socinianos y ranters. [5]

Cromwell murió por causas naturales en 1658 y fue enterrado en la Abadía de Westminster. Fue sucedido por su hijo Richard, cuya debilidad condujo a un vacío de poder. El ex general de Oliver, George Monck, organizó un golpe de estado, lo que provocó que el Parlamento organizara el regreso a Londres del príncipe Carlos como rey Carlos II y el regreso al poder de los realistas en 1660. Posteriormente, el cadáver de Cromwell fue desenterrado, colgado con cadenas y decapitado. Cromwell es una de las figuras más controvertidas en la historia británica e irlandesa, considerada un dictador regicida por historiadores como David Sharp, [6] un dictador militar por Winston Churchill, [7] un revolucionario de clase por Leon Trotsky, [8] y un héroe de la libertad de John Milton, Thomas Carlyle y Samuel Rawson Gardiner. Su tolerancia de las sectas protestantes no se extendió a los católicos, y las medidas tomadas por él contra los católicos, particularmente en Irlanda, han sido caracterizadas por algunos como genocidas o casi genocidas, [9] y su historial es fuertemente criticado en Irlanda. [10] Fue seleccionado como uno de los diez británicos más grandes de todos los tiempos en una encuesta de la BBC de 2002. [11]


Libro de la semana & # 8212 Mercury: o el mensajero secreto y Svvift

05 lunes Febrero de 2018

& asymp Comentarios desactivados en el libro de la semana & # 8212 Mercury: or the Secret and Svvift Messenger


& # 8220No hay seguridad sino por vuelo. & # 8221

Mercurio: o el mensajero secreto y svvift ...
John Wilkins (1614-1672)
Londres: impreso por I. Norton, para Iohn Maynard y Timothy Wilkins, y se venderán en George en Fleetstreet, cerca de la iglesia de Saint Dunstans, 1641
Primera edición
Z103 W68 1641

Este libro de códigos tiene gráficos y figuras que describen cómo el lector puede dominar el arte de la comunicación secreta. Es el primer libro en inglés sobre criptología, publicado de forma anónima en 1641. John Wilkins, un capellán que se casó con la hermana de Oliver Cromwell y se convirtió en obispo de Chester y fundador y primer secretario de la Royal Society se reveló a sí mismo como el autor cuando se publicó la segunda edición. se imprimió ese mismo año.

Mercurio introdujo las palabras "cryptographia" (escritura secreta) y "cryptologia" (secreto en el habla) en inglés. Wilkins definió la "criptomenesia" como el arte de la comunicación secreta, en general. Wilkins describió tres tipos de cifrado geométrico, un sistema en el que un mensaje está representado por puntos, líneas o triángulos.

Las letras del alfabeto, en orden normal o mixto, se escribieron en intervalos espaciales conocidos, sirviendo como clave. Esta línea de letras se colocó en la parte superior de una hoja de papel, y el mensaje se deletreó marcando un punto para cada letra de texto plano debajo de esa letra en el alfabeto clave, cada punto más bajo que su predecesor. Los puntos se podrían conectar de dos en dos para formar líneas, de tres en tres para formar triángulos o todos juntos para formar lo que parecería un gráfico. O podrían dejarse como puntos. El receptor, que tenía una clave de idénticas proporciones, anotó las posiciones de los puntos, los extremos de las líneas o los vértices de los triángulos contra la escala alfabética para leer el texto llano.

Los papeles finales y los folletos, anverso y reverso, son residuos de impresora del siglo XVII de un diccionario francés al inglés no identificado. Ex libris Lawrence Strangman, coleccionista de literatura inglesa de los siglos XVI al XX.

Compartir este:

Como esto:


Conoce a los antepasados: retratos de personajes históricos famosos. protagonizada por sus descendientes modernos

Cuando tenía 19 años, su padre, Carlos I, fue ejecutado después de que los parlamentarios golpearan a los realistas en la Guerra Civil.

Carlos fue coronado rey de Escocia en 1651, pero después de la derrota en la batalla huyó al continente durante nueve años.

Charles (1630-1685) regresó al trono después de la muerte de Cromwell. Conocido como el Feliz Monarca, tuvo muchas amantes, pero no dejó ningún heredero legítimo.

Desplácese hacia abajo para obtener más información.

FAMILIAR VIVO: Lord Charles FitzRoy

Lord Charles FitzRoy, un padre de dos hijos de 50 años y nueve veces bisnieto de Carlos II y amante desde hace mucho tiempo Barbara Villiers, es un especialista en giras de bellas artes con sede en Londres.

Dice: "La gente tiene la impresión de que Carlos II era un monarca alegre y amante de la diversión con sus amantes, pero en realidad tenía que ser astuto y manipulador para sobrevivir".

Charles ha escrito recientemente un libro, Return Of The King The Restoration Of Charles II, sobre su famoso antepasado y agrega: "Era un hombre impresionante y uno de los reyes ingleses más inteligentes".

En nuestra fotografía, Charles lleva una peluca de caniche rizada y su fino bigote ha sido creado por un maquillador. Está parado frente a una cortina real, pero el resto del fondo y la armadura se han agregado digitalmente. La espada y el bastón son reales.

"Mi conexión real no altera quién soy", dice, "pero sí cambia la percepción que algunas personas tienen de mí. En el fondo, lo encuentro un poco vergonzoso en esta época".

OLIVER CROMWELL

Un parlamentario que desempeñó un papel de liderazgo en llevar a Carlos I a juicio y ejecución, Cromwell (1599-1658) dirigió más tarde a los Roundheads en las guerras civiles inglesas de la década de 1640 y su éxito en el campo de batalla y su habilidad como político lo llevaron al poder. como Lord Protector - el jefe de estado, y para algunos un "rey en todo menos en el nombre".

FAMILIAR VIVO: Charlie Bush

Nueve veces bisnieto de Oliver Cromwell, el hombre de 64 años de Taunton, Somerset, se crió en una granja en Kenia y ahora es gerente de soporte técnico que trabaja en Australia en la industria de maquinaria agrícola. Está casado y tiene tres hijos mayores.

Desplácese hacia abajo para obtener más información.

Él dice: "En Kenia no aprendimos mucho sobre la Guerra Civil Inglesa. Me resulta difícil establecer la conexión con un pariente tan famoso, aunque supongo que compartimos una determinación alcista. rangos y admirar lo que hizo Cromwell ".

Las reliquias de Bush, incluidos retratos y espadas, se exhiben en el Museo Cromwell en Huntingdon, el lugar de nacimiento de Cromwell.

"Tener un antepasado famoso no ha marcado la diferencia, pero estoy inmensamente orgulloso de mis raíces", dice.

Para la recreación pictórica, Bush lleva una peluca y se ha maquillado para que su tono de piel coincida con el de Cromwell.

Su camisa, el peto negro y la cadena alrededor de su cuello son accesorios, pero el medallón ha sido mejorado digitalmente.

Bonaparte (1769-1821) fue uno de los mayores comandantes militares de la historia. A través de sus conquistas y su despiadada eficiencia, salió de la oscuridad para convertirse en Napoleón I, emperador de los franceses, pero finalmente fue derrotado por Wellington en Waterloo en 1815.

Después de su rendición, fue encarcelado por los británicos en Santa Elena en el Atlántico Sur, donde murió seis años después.

Desplácese hacia abajo para obtener más información.

FAMILIAR VIVO: Hugo de Salis

El director gerente y cofundador de una empresa de relaciones públicas financieras en Londres, Hugo de Salis, de 36 años, es el tatara-tatara-tataranieto de Napoleón.

Puede rastrear su línea familiar a través de la aventura que el Emperador tuvo con Emilie Pellapra, quien dio a luz a una hija, de la que es descendiente.

Dice: "Napoleón logró mucho para Francia al recuperarse después del caos y la desintegración de la Revolución, restaurando la ley y el orden, un nuevo sistema legal y una nueva estructura social.

"En efecto, le devolvió al país su autoestima. En cuanto a su carácter, al parecer le gustaba el sol y la buena vida, así que supongo que tenemos algo en común.

"Tener un antepasado famoso puede ser divertido a veces. Una noche en París, mis amigos y yo fuimos al Bar Napoleon. El propietario dijo que si podía demostrar mi ascendencia, habría bebidas gratis en todas partes.

"Mi padre fue telefoneado en la oscuridad de la noche y convencido de que enviara por fax una copia del árbol genealógico. Como dicen, el resto es historia".

Esta imagen fue la más difícil de reproducir, ya que el estudio original de Napoleón en las Tullerías se incendió más tarde durante el levantamiento de los comuneros.

Entonces, en nuestra reconstrucción, la silla y el escritorio tuvieron que construirse especialmente, luego mejorarse digitalmente para parecerse al original, mientras que otros (por ejemplo, la estantería) se crearon desde cero utilizando imágenes de computadora.

El reloj se pintó sobre una superficie plana y posteriormente se aplicaron técnicas digitales para que pareciera tridimensional.

CLIVE DE LA INDIA

Robert Clive, primer barón Clive de Plassey en la nobleza irlandesa (1725-1774), fue una de las figuras clave en la creación de la India británica.

Nacido en Shropshire, fue enviado a Madrás para unirse a la Compañía de las Indias Orientales en 1743 y cuando estalló la guerra entre Gran Bretaña y Francia en la India en 1751 se ofreció como voluntario para el servicio militar y tomó y retuvo la ciudad de Arcot, su primera gran victoria.

Desplácese hacia abajo para obtener más información.

Más tarde se convirtió en gobernador de Bengala, pero luego se vio obligado a defenderse de los cargos de corrupción y se suicidó el 22 de noviembre de 1774.

FAMILIAR VIVO: Robert Holden

Tatara-tatara-tatara-tataranieto de Clive of India, el agente de bellas artes de 51 años vive en Londres y está casado y tiene gemelos de 10 años.

Él dice: "Siempre he estado orgulloso de la conexión, pero no me gustaría cambiar de lugar. Clive de la India estaba enfermo - tomó opio para suprimir terribles dolores abdominales - y se suicidó a los 49 años".

En la fotografía, Robert lleva una peluca y maquillaje para darle a su rostro el mismo brillo rojizo que muestra Clive. El fondo ha sido pintado, pero el traje y el sombrero tricornered que sostiene en su mano izquierda son reales.

"No soy consciente de ninguna similitud, ni física ni de carácter", dice. "Clive era decidido y resuelto, aunque no era un hombre particularmente agradable".

A través de su trabajo como agente de bellas artes, Robert ha organizado la venta de varias reliquias de Clive of India.

Estos incluyen una botella de jade de 9 pulgadas con incrustaciones de oro, esmeraldas, rubíes y diamantes, que se vendió por £ 2.6 millones, un récord mundial para el arte indio.

"Estuve en Delhi hace unos años", dice, "y mencioné la conexión familiar con mi taxista. Comenzó a gritar algo por la ventana a los soldados en la puerta de los elefantes del Fuerte Rojo y todos se pusieron firmes y saludaron. yo, abriéndolo para que podamos pasar.

"También fui una vez a una fiesta de disfraces como Clive de la India, pero todos pensaron que yo era George III".


Retratos de Oliver Cromwell (comentario) - Historia

Esta página, tal vez como era de esperar, dado el título, trata sobre el cabello rojo en el reino italiano. La mayor parte de la información viene por cortesía de Emanuela, una italiana pelirroja (sí, también tienen el pelo rojo en Italia: p) que amablemente me ha enviado todo esto por correo electrónico.

Primero, algunos italianos muy famosos de la historia que tenían el pelo rojo. Ya hemos mencionado en otra parte de este sitio que Galileo Galilei, "el padre de la ciencia moderna", tenía el pelo rojo. También hemos mencionado al afamado violinista y compositor Antonio Vivaldi, que también era pelirrojo. Vivaldi fue apodado Il Prete Rosso - "The Red Priest" - por eso. De todos modos, ahora podemos agregar otra figura italiana famosa a la lista: Giuseppe Garibaldi. Garibaldi fue la figura principal del movimiento que condujo a la unificación de Italia en el siglo XIX. Se destacó por su cabello rojo que se puede ver en los diversos retratos de él. Curiosamente, ahora también se puede agregar a la lista un poco extraña de revolucionarios pelirrojos de los que hemos hablado en otra parte aquí, uniéndose a las filas de Oliver Cromwell, Thomas Jefferson y George Washington, entre otros.

Otro italiano pelirrojo asociado con la unificación de Italia fue el poeta Ugo Foscolo. Su apariencia pelirroja se puede ver claramente en su retrato a continuación.

El dramaturgo Vittorio Alfieri, contemporáneo de Foscolo y "fundador de la tragedia italiana", también era pelirrojo. Una vez más, su tez pelirroja se puede ver en el retrato de abajo. Curiosamente, ambos hombres escribieron poemas de "autorretrato" que describían su apariencia. Foscolo describió su cabello como "leonado" y Alfieri describió su cabello como "adelgazado por encima de la frente, pero aún rojo intenso".

Otros notables pelirrojos italianos incluyen a la noble Giulia Beccaria, el pintor Giovanni Battista di Jacopo, también conocido como Rosso Fiorentino (el "rojo florentino"), y Michele Benso, conde de Cavour, el padre de Camillo Benso, quien ayudó a unir a Italia junto con Giuseppe Garibaldi. . También hay numerosos retratos que muestran a varios nobles italianos con el pelo rojo o rojizo. Por ejemplo, a continuación se muestra una foto de Maximilian Sforza, hijo de Ludovico Sforza. En él se ve decididamente pelirrojo.

Terminaré este breve artículo con mi cosa favorita que me ha llamado la atención de Emanuela hasta ahora el cuento. Rosso Malpelo. Fue escrito por el escritor italiano Giovanni Verga y publicado en 1878. La historia trata sobre Malpelo, un niño pelirrojo que trabaja en una mina de arena. Lleva una vida algo solitaria: su padre murió en un accidente minero y el resto de su familia tiene poco tiempo para él. Se hace amigo de un compañero minero apodado Rana, llamado así porque es cojo y camina cojeando. Sin embargo, este compañero también muere después de volverse cada vez más enfermizo. Es una historia triste pero conmovedora, y se dice que es un comentario sobre las condiciones económicas y sociales que padecían los trabajadores pobres en el sur de Italia en ese momento.

El nombre "Rosso Malpelo" se traduce como "pelo rojo malvado", una alusión al color de pelo del niño de la historia y su estado demonizado. También se dice que alude al hecho de que los sicilianos creían que las personas pelirrojas tenían una disposición maligna y maliciosa. Algo que cuadra bien con la sospecha que suele acompañar a los pelirrojos en las tradiciones de otras culturas. Curiosamente, se dice que el nombre "Rossi", que significa rojo, es el apellido más común en Italia hoy en día; esto (junto con el número aparentemente desproporcionado de pelirrojos famosos enumerados anteriormente) tal vez sugiera que el cabello rojo era más común en Italia en épocas anteriores. de lo que es ahora.

Una historia esotérica del cabello rojo ahora está disponible en Amazon en ambos Encender y edición de bolsillo.

¿Qué pensaban los antiguos griegos y romanos sobre el cabello rojo?
¿Qué tiene que ver el pelo rojo con las brujas, las sirenas y los vampiros?
¿Por qué tantos miembros de la realeza y gobernantes poseían el color del cabello?
¿Y por qué siempre se ha asociado con el concepto de alteridad a lo largo de la historia?

Este libro intenta trazar la notable historia del cabello rojo. Catalogar a las muchas personas famosas que lo han poseído, y también especular sobre algunas de las ideas extrañas y esotéricas asociadas con él.


Gobierno protectoral

R. Sherwood, La corte de Oliver Cromwell (1977) es un examen minucioso y perspicaz de la corte y la casa del Lord Protector, y Sherwood, Oliver Cromwell. Rey en todo menos en el nombre (1997) sostiene firmemente que, como Protector, Cromwell ejercía cada vez más gran parte del papel y el poder de un monarca tradicional. Muchos aspectos de la década de 1650 y del papel de Cromwell durante esa década (unión y desunión en las Islas Británicas, política y religión galesas, reforma del gobierno local, los parlamentos del Protectorado y la política del ejército) se exploran de nuevo en la colección editada por I. Roots, 'En otro molde': aspectos del interregno (2ª ed., 1998). Sobre los aspectos financieros del Protectorado, M. Ashley, Política financiera y comercial bajo la Commonwealth y el Protectorado (2ª ed., 1972) sigue siendo el estudio más detallado. La política exterior de este período ha sido explorada recientemente por T. Venning, Política exterior cromwelliana (1995) y las secciones relevantes de S. Pincus, Protestantismo y patriotismo: ideologías y la elaboración de la política exterior inglesa 1650-68 (1996) la introducción a M. Roberts (ed), Diplomáticos suecos en Cromwell's Court (1988) también es valioso. D. Hainsworth, Espadachines en el poder (1997) analiza algunos aspectos del ejército durante el Protectorado y C. Durston, Generales de División de Cromwell (2001) es una evaluación detallada del sistema semimilitarizado de gobierno local ensayado en Inglaterra y Gales en 1655-6. Sobre el brazo naval, ver B. Capp, Armada de Cromwell (1989). El manejo de Escocia e Irlanda por parte del Protector se explora mejor en F.D. Dow, Escocia Cromwellian (1999) y T. Barnard, Irlanda Cromwelliana (2000) respectivamente. Pero hay espacio para mucho más sobre el régimen de Cromwell en Inglaterra, sobre su papel y poderes como Lord Protector, sobre su relación con el consejo del Protectorado y los parlamentos, sobre sus tratos con el ejército 1653-58 y sobre sus políticas religiosas.


Contenido

Oliver Cromwell, nacido el 25 de abril de 1599, dirigió el ejército parlamentario en la Guerra Civil Inglesa. Tras la victoria de su ejército, supervisó la conversión de Inglaterra en una república, aboliendo la monarquía y la Cámara de los Lores después de la ejecución del rey Carlos I en enero de 1649. El gobierno de Cromwell como Lord Protector (a partir de diciembre de 1653) no fue muy diferente al Regla personal de sus reales predecesores. Mantuvo un poder único e irrestricto y vivió en los numerosos palacios reales. En 1657 se le ofreció formalmente el título de rey, pero después de una "agonía de mente y conciencia" lo rechazó. [6] A lo largo de 1658, Cromwell sufrió una enfermedad y una tragedia familiar, y murió la tarde del 3 de septiembre de 1658 (estilo antiguo). [6]

Su muerte y funeral fueron tratados con el mismo respeto que se les concedió a los monarcas ingleses antes que él. El 20 de septiembre, su cuerpo fue trasladado a Somerset House para permanecer en el estado, que se abrió al público el 18 de octubre. El cuerpo había sido embalsamado, envuelto y sellado en un ataúd de plomo, que a su vez se colocó en un ataúd decorado de madera, junto a una efigie real. [7] La ​​efigie estaba decorada con los símbolos reales, que incluían: "un rico traje de terciopelo sin cortar. Entrelazado con un rico encaje dorado, y forrado con armiños en el Kirtle es la gran túnica real de terciopelo púrpura con cordones, y revestido de armiños, con ricas cuerdas y borlas de oro. sobre su cabeza, el gorro de la realeza de terciopelo púrpura, forrado con armiños. sobre el cojín de la silla se encuentra la corona imperial engastada con piedras ". [8] El elaborado cortejo fúnebre, retrasado dos veces por preparativos vacilantes, pasó por Londres el 23 de noviembre de 1658. El cuerpo en sí ya había sido enterrado en la Abadía de Westminster dos semanas antes debido a su rápida decadencia (en el momento del cortejo fúnebre , llevaba muerto más de dos meses). [9] Se había erigido un catafalco para recibir su ataúd, que era similar al del rey Jaime I, solo que "mucho más majestuoso y caro". [10]

El cuerpo de Cromwell permaneció intacto en Westminster hasta la restauración de la monarquía Stuart bajo el hijo de Carlos, el rey Carlos II, en 1660. Después de su juicio, condena y sentencia, doce regicidas sobrevivientes (los que habían participado en el juicio y ejecución de Carlos I) fueron ahorcado, tirado y descuartizado, es decir, arrastrado por las calles en un trineo o una valla desenrollada, colgado del cuello y cortado vivo, destripado en vida, decapitado y desmembrado (cortado en cuatro cuartos). [a] [11] Además, el parlamento retirado ordenó la ejecución póstuma de los regicidas fallecidos Oliver Cromwell, John Bradshaw y Henry Ireton. Las leyes de la traición pusieron los restos de un traidor a disposición del Rey. [11] Las cabezas de los traidores se exhibían a menudo en puentes, la Torre de Londres y otros puntos conspicuos de Londres, mientras que los cuartos a veces se distribuían para exhibiciones similares en las principales ciudades provinciales.

El cuerpo de Cromwell, escondido en la pared del pasillo central de la Lady Chapel de Enrique VII, tuvo que esforzarse para exhumar porque la madera y la tela eran difíciles de mover. El 28 de enero de 1661, los cuerpos de Cromwell e Ireton fueron llevados al Red Lion Inn en Holborn, y al día siguiente se les unió el cuerpo de John Bradshaw, antes de ser llevados a Tyburn para su ejecución. En la mañana del 30 de enero de 1661, aniversario de la ejecución del rey Carlos I, los cuerpos envueltos en ataúdes abiertos fueron arrastrados en un trineo por las calles de Londres hasta la horca, donde cada cuerpo fue colgado a la vista del público hasta alrededor de las cuatro. en punto esa tarde. [12] Después de ser derribado, la cabeza de Cromwell fue cortada con ocho golpes, colocada en una púa de madera en un poste de 20 pies (6,1 m) y elevada por encima de Westminster Hall. Existen varias teorías de conspiración sobre lo que sucedió con el cuerpo, incluido el rumor de que la hija de Cromwell, Mary, lo rescató del pozo y lo enterró en la casa de su esposo en Newburgh Priory. Se afirmó que una bóveda de piedra sellada contenía los restos del Cromwell decapitado, pero generaciones de la familia han rechazado las solicitudes, incluida una del rey Eduardo VII, para abrirla. [13] El biógrafo John Morrill declaró que era más probable que el cuerpo de Cromwell fuera arrojado al pozo en Tyburn, donde permaneció. [6] [3]

Westminster Hall a Du Puys Modificar

La cabeza de Cromwell permaneció en un pico sobre Westminster Hall hasta finales de la década de 1680, sin contar una remoción temporal para el mantenimiento del techo en 1681. La posición de la cabeza, en relación con las cabezas de Bradshaw e Ireton, ha sido cuestionada. Pearson y Morant mantuvieron la posición originalmente entendida (tradicionalmente, la cabeza de Bradshaw estaba en el medio, con Cromwell a la derecha e Ireton a la izquierda) mediante un análisis cuidadoso de los poemas y planes contemporáneos. [14] Se rumorea que las circunstancias en las que la cabeza de Cromwell pasó a ser de propiedad privada estuvieron ligadas a una gran tormenta hacia el final del reinado de Jaime II (1685-1689), que rompió el poste que sostenía la cabeza y la arrojó al suelo. Un centinela que custodiaba el Ministerio de Hacienda lo cruzó, tras lo cual lo escondió bajo su manto y lo guardó, escondido, en la chimenea de su casa. La pérdida de la cabeza todavía era significativa en Londres en ese momento, y muchos la buscaron con la esperanza de reclamar la "recompensa considerable" [15] que se ofrecía por su regreso seguro. El guardia, después de ver "los carteles que ordenaban a quien lo poseyera llevarlo a una determinada oficina. Tuvo miedo de divulgar el secreto". [16] Solo se han establecido pruebas circunstanciales del paradero de la cabeza tras su caída de Westminster Hall hasta 1710, cuando estaba en posesión de Claudius Du Puy, un coleccionista de curiosidades suizo-francés, que la exhibió en su museo privado. en Londres. [17] Según Fitzgibbons, el museo de Du Puy era internacionalmente famoso y estaba clasificado entre las principales atracciones de Londres en ese momento, [17] atrayendo visitantes como un viajero llamado Zacharias Conrad von Uffenbach, que no quedó impresionado por lo que vio. Después de escuchar a Du Puy jactarse de que podía vender la cabeza por hasta 60 guineas (£ 63, o el equivalente a alrededor de £ 5000 en dinero británico actual [18]), [b] Uffenbach exclamó su sorpresa de que "esta cabeza monstruosa podría Aún serás tan querido y digno de los ingleses ". [19]

Russell y Cox Editar

A la muerte de Du Puy en 1738, la cabeza había cambiado en importancia y estatus. Cuando estuvo en lo alto de Westminster Hall, muy por encima del horizonte de Londres, dio una advertencia siniestra y potente a los espectadores. En el siglo XVIII, se había convertido en una curiosidad y una atracción, y había perdido su siniestro mensaje original. [20] La cabeza perdió protagonismo hasta finales del siglo XVIII, cuando estaba en posesión de un actor cómico fracasado y borracho llamado Samuel Russell. Se rumoreaba que Russell era un pariente de Cromwell, lo cual es plausible que los Cromwell se casaran con los Russell en varias alianzas. También es posible que la cabeza fuera vendida a la familia Russell después de la muerte de Du Puy como un blanco fácil para la venta. [21] Fue descubierto por el prominente orfebre, relojero y juguetero James Cox, quien estaba "convencido por todas las circunstancias de que era la cabeza idéntica de Oliver Cromwell". [22] Cox ofreció £ 100 (alrededor de £ 5,600 en dinero de hoy), [18] pero "pobre como era, y considerablemente endeudado, Russell se negó a desprenderse de él, tan querido era para él lo que sabía que era el reliquia sagrada de su gran antepasado ". [21] Russell no tuvo el cuidado correcto con la cabeza en reuniones de borrachos, pasó la cabeza de un lado a otro, lo que provocó una "erosión irreparable de sus rasgos". [23] Russell posiblemente tenía algunas conexiones con Sidney Sussex College, ya que le ofreció la cabeza al Maestro del Colegio. El Amo no estaba interesado, y Cox se confabuló para conseguir que la cabeza usara un enfoque diferente. Le ofreció a Russell pequeñas sumas de dinero, llegando gradualmente a un total de poco más de £ 100, y Russell no pudo pagar cuando se retiró el préstamo. Por tanto, su única opción era renunciar a la cabeza. Como argumentaron Fitzgibbons 2008, Pearson y Morant, la búsqueda de la cabeza de Cox parece ser la inversión minorista. En el momento de su adquisición, era un rico joyero y ya no era dueño de su museo, por lo que la exhibición no era su intención. [24]

Cox vendió la cabeza en 1799 a un trío de especuladores, los hermanos Hughes, por £ 230 (alrededor de £ 30,000 en dólares de 2020). [25] Interested in starting their own display in Bond Street, the brothers acquired the head as part of other Cromwell-related items. Thousands of posters were produced for the event, but the exhibit was marred by doubtful provenance. The Hughes brothers and their publicist, John Cranch, wrote Cox to ask about the gaps in the journey, but Cox was evasive, leading to concerns that he had sold them a fake. [26] Indeed, Cranch could not come up with a documentary history of how the head came into their hands, so improvised a story that Cromwell's head was "the only instance of a head cut off and spiked that had before been embalmed which is precisely the case with respect to the head in question". [27] Although Henry Ireton had also been embalmed before being beheaded, the story stuck, but it was in vain. The exhibition was a failure. The entrance fee was high (two shillings and sixpence, about the equivalent of £5 [18] ) and rumours that the head was a fake were prevalent. [28]

19th and 20th centuries Edit

Despite the failure of the Hughes brothers' exhibition, a Hughes daughter continued showing the head to anyone who wanted to see it. An offer was made to Sir Joseph Banks, but "he desired to be excused from seeing the remains of the old Villanous [sic] Republican, the mention of whose very name made his blood boil with indignation". [29] William Bullock, considering a purchase, wrote to Lord Liverpool, who stated "the strong objection which would naturally arise to the exhibition of human remains at a Public Museum frequented by Persons of both Sexes and of all ages". [29] Failure to sell to public museums forced the daughter to sell it privately, and in 1815 it was sold to Josiah Henry Wilkinson, in whose family it would remain until its burial. Maria Edgeworth, attending breakfast with Wilkinson in 1822, was shown the head, and she wrote with great surprise that she had seen "Oliver Cromwell's head—not his picture—not his bust—nothing of stone or marble or plaister [sic] of Paris, but his real head". [30]

Coinciding with the release of his Letters and Speeches of Oliver Cromwell in 1845, Thomas Carlyle was asked to view the head. He did not, and on the basis of a friend's visit, wrote a scathing dismissal of the authenticity of the head: "it has hair, flesh and beard, a written history bearing that it was procured for £100 (I think of bad debt) about 50 years ago . the whole affair appears to be fraudulent moonshine, an element not pleasant even to glance into, especially in a case like Oliver's." [4] Fitzgibbons 2008, Pearson and Morant agree that Carlyle's dismissal was not based on any historical or scientific fact. Although Carlyle conceded that it was "the head of some decapitated man of distinction", the only other known man of distinction to be embalmed and then decapitated in such a manner over the previous 200 years was Henry Ireton. [31] George Rolleston had conducted an examination on another skull—called the Ashmolean skull—after claims that it was Cromwell's head. Rolleston was unconvinced by the skull's supposed history, and visited Wilkinson's home to see the skull shortly afterwards. After an examination, he dismissed the Ashmolean skull as a fake and declared that the Wilkinson head was the real head of Cromwell. [32]

After another full examination in 1911, with comparisons to the Ashmolean head, archaeologists dismissed the Ashmolean head as a fake. The absence of firm evidence of the whereabouts of Cromwell's head between 1684 and 1787 made them wary about declaring the head genuine. They concluded their study unable to verify or refute the head's identity. [33] The uncertainty increased public demand for a full scientific examination, and Wilkinson reluctantly allowed the head to be taken for examination by the eugenicist Karl Pearson and the anthropologist Geoffrey Morant. Their 109-page report concluded that there was a "moral certainty" that the Wilkinson head was that of Oliver Cromwell. [5] Horace Wilkinson died in 1957, bequeathing the head to his son, also called Horace. Horace Wilkinson wished to organise a proper burial for the head rather than a public display, so he contacted Sidney Sussex College, which Cromwell had attended in his youth and which welcomed the burial. There it was interred on 25 March 1960, in a secret location near the antechapel, preserved in the oak box in which the Wilkinson family had kept the head since 1815. The box was placed into an airtight container and buried with only a few witnesses, including family and representatives of the college. The secret burial was not announced until October 1962. [34]

Body Edit

The authenticity of the head has long been debated, and has resulted in several scientific analyses. The most notable and detailed of these was Karl Pearson and Geoffrey Morant's study conducted in the 1930s, which concluded that the Wilkinson head was that of Cromwell. [5] Rumours and conspiracy theories have circulated since Cromwell's head fell from Westminster Hall. According to Fitzgibbons, the rumours surrounding Cromwell's body immediately after his death are "merely good yarns born out of over-active imaginations". [35] One legend claims that he was conveyed secretly to Naseby, the site of his "greatest victory and glory", [36] for a midnight burial. The field was then ploughed over to hide evidence of the burial. [36] Another legend, written in the 1730s by a John Oldmixon, claims that "a reliable Gentlewoman who attended Cromwell in his last sickness" [36] had said the coffin was sunk in the deepest part of the River Thames the night following Cromwell's death. Fearful of royalists, "it was consulted how to dispose of his Corpse. They could not pretend to keep it for the Pomp of a publick [sic] burial . and to prevent its falling into barbarous hands, it was resolved to wrap it up in lead, to put it aboard a Barge, and sink it in the deepest part of the Thames, which was done the night following Cromwell's death." [37] In 1664, Samuel Pepys wrote of a story he had heard in which "Cromwell did, in his life, transpose many of the bodies of the Kings of England from one grave to another, and by that means it is not known certainly whether the head that is now set upon a post be that of Cromwell, or one of the Kings". [38] If this story had any accuracy, Fitzgibbons suggests the irony would be that the posthumous act was possibly carried out on an English monarch rather than Cromwell himself. Another story even suggested that Cromwell's body was substituted for Charles I, adding what Fitzgibbons describes as "an even greater mockery of the events of 30 January 1649". [39] This story is known to be false Charles's tomb was opened in 1813, and his remains, including the cut that severed his head, remained as they were in 1649. [40]

Fitzgibbons argues that it was not impossible for Cromwell's body to have been substituted before his posthumous execution. One proposition is that Sergeant Norfolke, who exhumed the bodies from the abbey, found the tombs of Cromwell and Ireton empty, prompting the government to sanction an exhumation of two other graves. This has been put forward because Bradshaw's body arrived at the Red Lion Inn at Holborn a day after Cromwell and Ireton, prompting rumour that he was the only real body to be hanged at Tyburn. Prestwich says that "His remains were privately interred in a small paddock near Holborn", [41] but an alternative theory is that other corpses were substituted so that when the sledges dragged the bodies to the gallows, Cromwell's body was already buried. [42] The faces on the three bodies, although heavily shrouded, were clearly visible and since no witnesses expressed any doubt that the bodies were those of Cromwell and Ireton, there is no evidence supporting this theory. [43]

Head Edit

The authenticity of the head has been called into question on several occasions. The Hughes brothers' failure to piece together a solid history of the head was possibly partly responsible for their failure to attract visitors. [44] The skull held by the Ashmolean, reputed to be that of Cromwell, was the head's first rival claim, but the provenance in that instance did not prove to be reputable. The story attached to the Ashmolean skull was that:

In 1672, Oliver's skull was blown off the north side of Westminster Hall down into the leads of the same and taken thence by Mr. John Moore . Sometime after this he gave it to Mr. Warner, apothecary, living in King Street, Westminster. Mr. Warner sold it for 20 broad pieces of gold to Humphrey Dove, Esq. . This skull was taken out of Mr. Dove's chest at his death in 1921. [45]

Cromwell's head was conclusively seen on Westminster Hall as late as 1684, and it was on the south side of the Hall. Archaeological evidence also disproved the Ashmolean skull's authenticity. It was pierced from the top, not from the bottom and the skull had no trace of skin or hair, showing it had never been embalmed. [46]


Review: Cromwell: The Lord Protector

Cromwell: The Lord Protector, Antonia Fraser. New York: Alfred A. Knopf, 1973.

Summary: A biography of Oliver Cromwell, a military and parliamentary leader during the English Civil Wars, rising after the death of Charles I to Lord Protector.

Oliver Cromwell, not unlike his ancestor Thomas Cromwell is a tragic figure. Both men had great strengths, and great flaws. Antonia Fraser’s classic biography of Oliver Cromwell draws a highly detailed portrait of the man in all his actions that reveals both his greatness and his flaws, and the tragedies, both in and beyond his lifetime to which these led.

Fraser traces this life from its beginning as a child of landed gentry from Huntingdon, elected to Parliament in 1628. During this time period he underwent a religious conversion to Puritanism that shaped his thought and life profoundly. After Parliament’s recess for eleven years, he became the member for Cambridge in 1640, sitting in the Short and Long Parliaments, and during this period became the outstanding military leader that led the Parliamentarians to victory over the king in the first English Civil War.

Fraser characterizes the greatness of his military ability as a combination of battlefield discipline instilled through training, and the ability to “seize the moment” when enemy weakness gave the opportunity for victory. The victories at Marston Moor and Naseby hinged on his decisive actions leading to the end of the first Civil War. This was followed by inconclusive efforts to establish a constitutional monarchy.

It was only when the Second Civil War was concluded with the fall of Pembroke castle and the Royalist Scottish Army’s defeat at Preston at the hands of Cromwell, that things turned decisively against Charles I. His stubbornness was met by Cromwell’s beliefs in providence, justified by his military victories and justifying the death of Charles, by whom so much blood had been shed. Charles I went to his death January 30, 1649.

Fraser follows all the deliberations of how to compose a government, beginning with the Commonwealth in 1649, of which Cromwell was one of the Parliamentary leaders. This was interrupted for Cromwell by a military expedition to Ireland, where he presided angrily over the slaughters at the Catholic strongholds of Drogheda and Wexford, a taint on his career. His victories there opened the door to a Protestant land grab. In the following year, Charles II, crowned king in Scotland, threatened the Commonwealth. Again, suffering in precarious health, Cromwell meets the threat at Dunbar and Worcester (further acts of God’s providence) resulting in Charles II’s flight to France.

His return to what was known as the “Rump” Parliament ended with another angry speech, resulting in dissolution of the Parliament and Cromwell becoming Lord Protector–royalty in plain clothes. We see his struggle over five years to form a government shaped by religious principle, and respected among the powers. His own failing health and the government’s financial struggles doomed his efforts. Dying, he loses a beloved daughter and bequeaths the Protectorate to his son Richard, who had none of his strengths. This last less than a year until Richard fled England as the King was recalled. He lived abroad and under an assumed name most of his life.

There was good reason for his flight. Although not widespread, the King did avenge his father’s death, executing the lead figures, and exhuming Cromwell’s corpse, first hanging it, and then beheading it, the head remaining on a stake for decades. Fraser devotes significant attention the the exhumation and eventual disposition of the body and the head.

This is a long book and I found that Fraser’s accounts of the military leadership seemed to have far more energy than the political accounts, that seemed rather tedious at times, albeit exhaustively complete. What she gives us is a complex and complete account of Cromwell, from the warmth of his family relations and those with many friends, the brilliance of his military leadership, punctuated with episodes of anger and precarious health, and the religious certitude, that was both a comfort to his soul, and a contributing factor in the execution of a king, and an attempt at a radical government. One wonders if he would have been better to leave political leadership to others, nearly always a good idea for military figures. To me, Cromwell came off as one you might admire but never like, and maybe not trust, for fear of coming up on the wrong side of providence.


Hollywood’s Long History With Real-Life Characters Leads to Oscars

Since 2000, slightly more than half the lead actor and actress Oscars (21 out of 38) have gone to portrayals of real-life individuals. It&rsquos a bias that dates back to George Arliss and &ldquoDisraeli&rdquo (1929), although award-winning impersonations have become increasingly stark, even critical, in the latter years.

Notwithstanding Oliver Cromwell&rsquos plea to &ldquoPaint me as I am, warts and all!,&rdquo early Hollywood awarded acting honors to a near-dozen respectful, even adoring bio-pics. Arliss turned the moody, depressive Disraeli into a matchmaking Dutch uncle. Charles Laughton went cute, not cruel, as Henry VIII. Paul Muni sidestepped Louis Pasteur&rsquos alleged data tampering, just as James Cagney&rsquos George M. Cohan in 1942 ignored the opposition to Actors&rsquo Equity that earned Cohan actors&rsquo enmity.

Honoring real-life subjects virtually dried up for the next 40 years, with the rare exceptions going easy on the likes of George Patton, Thomas More, Fanny Brice and Annie Sullivan. (Who was going to ask Jennifer Jones to dwell on the darkness in St. Bernadette?)

Popular on Variety

Then came 1980 and &ldquoRaging Bull,&rdquo with Robert De Niro&rsquos fearless, Oscar-winning, no-holds-barred embrace of boxer Jake LaMotta&rsquos violence and lack of emotional intelligence played at top volume &mdash its biographical subject still on the scene, to boot. That same year, Sissy Spacek forthrightly portrayed Loretta Lynn&rsquos drug problem and nervous breakdown (again, with the subject&rsquos blessing) to win an Oscar for &ldquoCoal Miner&rsquos Daughter.&rdquo

Thereafter the floodgates opened, and stars began to bring home the bacon by directly confronting their subjects&rsquo feet of clay. The misbehaviors, neuroses or just plain quirks of musical legends from Antonio Salieri and Edith Piaf to Ray Charles and David Helfgott emerged with unflinching candor. Portraits of beloved figures &mdash Abraham Lincoln, Winston Churchill, Harvey Milk, Queen Elizabeth II &mdash took pains to bring out the problematic as well as the praiseworthy. Meryl Streep&rsquos evocation of &ldquoIron Lady&rdquo Margaret Thatcher celebrates the political success without holding back on her imperiousness and mental decline (to the likely astonishment of her predecessor Disraeli, were he around to witness it).

Going forward, whether or not Renée Zellweger (Judy Garland) or Jonathan Pryce (Pope Francis) triumphs this year, expect many an actor to be drawn to complex, difficult real-life figures in search of award gold. Warts and all.


Imprint

Previous Luxury and Crisis: Redefining the British Decorative Arts

próximo The Social Economics of Artistic Labour: A Technical Case Study of Henry Monro’s Disgrace of Wolsey (1814)

We use cookies to improve our service and to create more quality, relevant content for users. You can manage your cookie settings via your browser configuration at any time. To learn more about how we use cookies, please see our Cookie policy.


Ver el vídeo: Oliver Cromwell - El Conquistador de Irlanda (Diciembre 2021).