Podcasts de historia

Ley del té

Ley del té

La Compañía de las Indias Orientales, famosa por difundir la influencia inglesa por toda la India, había atravesado tiempos difíciles a principios de la década de 1770. En 1767, los políticos británicos habían impuesto un impuesto sobre el té y otros productos destinados a las colonias. Un boicot a los productos británicos convenció al gobierno de que debía derogar los impopulares derechos de Townshend en 1770, pero insistió en retener el impuesto sobre el té como una cuestión de principio. Como resultado, la Compañía de las Indias Orientales tenía depósitos llenos de té, pero estaba al borde de la bancarrota. El gobierno británico respondió en 1773 con un programa diseñado para responder a dos necesidades: (1) extender la asistencia a la Compañía de las Indias Orientales, y (2) desafiar a los colonos estadounidenses sobre el irritante tema de los impuestos. La Ley del Té de 1773 disponía lo siguiente:

  • Se permitió que el té se enviara en barcos de East India Company directamente desde la India a las colonias americanas, evitando así un impuesto si el producto se enviaba primero a Inglaterra como lo requería la legislación anterior.
  • Se cobraría un impuesto de tres peniques la libra sobre el té que se entregara a América; este impuesto era considerablemente menor que el anterior
  • El té iba a ser comercializado en Estados Unidos por destinatarios especiales seleccionados por la Compañía de las Indias Orientales. Se seleccionaron cuatro centros, Boston, Nueva York, Filadelfia y Charleston.

Muchos en Inglaterra pensaron que esta ley sería recibida calurosamente en Estados Unidos, porque permitía a los colonos reanudar su hábito de beber té a un costo más bajo que nunca. Los barcos cargados con más de 500.000 libras de té partieron hacia las colonias en septiembre de 1773.Los optimistas de Gran Bretaña se sintieron decepcionados por la reacción estadounidense. Por lo general, los transportistas y comerciantes conservadores se vieron afectados directamente por la nueva ley y expresaron su oposición. Anteriormente, los barcos estadounidenses traían gran parte del té de Inglaterra, pero ese comercio ahora estaba reservado para la Compañía de las Indias Orientales. Los dueños de las tiendas se opusieron a la nueva práctica de utilizar solo comerciantes seleccionados para vender el té; muchos serían excluidos de este comercio a favor de un nuevo monopolio. Se desarrolló una oposición a los cargamentos de té que llegaban a Boston y otros puertos coloniales. De hecho, la Ley del Té revivió las decaídas carreras de agitadores como Samuel Adams, que se había sentido frustrado en los últimos años por la relativa calma en la relación con la madre patria. Los radicales encontraron aliados en la antigua comunidad empresarial conservadora. La ira del público fue suficiente para inducir a muchos de los agentes del té designados a renunciar a sus puestos antes de que llegara el té. En la ciudad de Nueva York y Filadelfia, los capitanes de los barcos evaluaron rápidamente la situación a su llegada y regresaron a Inglaterra. En Annapolis, el propietario del barco se vio obligado por manifestantes enfurecidos a prenderle fuego a su barco y su cargamento de té. Sin embargo, el punto focal de la oposición fue Boston. Allí, el gobernador Thomas Hutchinson, cuyos familiares eran los agentes locales del té, decidió forzar el tema. El resultado fue el Boston Tea Party.


Ver cronología de la Revolución Americana.


Ley del té

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Ley del té, (1773), en la historia colonial británico-estadounidense, maniobra legislativa del ministerio británico de Lord North para hacer que el té inglés sea comercializable en Estados Unidos. Una crisis anterior se había evitado en 1770 cuando se eliminaron todos los derechos de Townshend Acts, excepto el té, que desde entonces había sido suministrado principalmente a las colonias por contrabandistas holandeses. En un esfuerzo por ayudar a la Compañía Británica de las Indias Orientales con problemas financieros a vender 17.000.000 libras de té almacenado en Inglaterra, la Ley del Té reorganizó las regulaciones de impuestos especiales para que la compañía pudiera pagar el impuesto de Townshend y seguir vendiendo menos que sus competidores. Al mismo tiempo, la administración del Norte esperaba reafirmar el derecho del Parlamento a recaudar impuestos directos sobre la renta en las Colonias. Los envíos se convirtieron en un símbolo de la tiranía fiscal para los colonos, abriendo de nuevo la puerta a futuros abusos fiscales desconocidos. La resistencia colonial culminó con el Boston Tea Party (diciembre de 1773), en el que se arrojó té al océano, y en una acción similar en Nueva York (abril de 1774).


Ley del té

Una ley para permitir un reintegro de los aranceles aduaneros sobre la exportación de té a cualquiera de las colonias o plantaciones de Su Majestad en América para aumentar el depósito de té de bohea que se venderá en las ventas de la Compañía de la India y para empoderar a los comisionados del tesoro para otorgar licencias a la Compañía de las Indias Orientales para exportar té libre de impuestos.

CONSIDERANDO que por un acto, realizado en el duodécimo año del reinado de Su Majestad actual, (intitulado, Un acto para otorgar una devolución de parte de las aduanas sobre la exportación de té a Irlanda, y los dominios británicos en América para alterar la desventaja sobre extranjeros azúcares exportados de Gran Bretaña a Irlanda por continuar la recompensa por la exportación de cordeles de fabricación británica para permitir la importación de arroz de las plantaciones británicas a los puertos de Bristol, Liverpoole, Lancaster y Whitehaven, para su exportación inmediata a partes extranjeras y a impoder al magistrado jefe de cualquier corporación para administrar el juramento y otorgar el certificado requerido por la ley, al momento de la mudanza de ciertos bienes a Londres, que han sido enviados al país para la venta) se promulga, entre otras cosas, que para y durante el espacio de cinco años, que se computará a partir del quinto día de julio de mil setecientos setenta y dos, se retirarán y permitirán todos los tés que s La sala se venderá después del dicho cinco de julio de mil setecientos setenta y dos, en la venta pública de la compañía unida de comerciantes de Inglaterra que comercian con las Indias Orientales, o que después de ese tiempo se importará, mediante licencia, en cumplimiento de lo dicho en el mismo y el acto mencionado en adelante, realizado en el año dieciocho del reinado de su difunto majestad el Rey Jorge II, y que será exportado desde este reino, como mercancía, a Irlanda, o cualquiera de las colonias británicas o plantaciones en América, las tres quintas partes de los diversos derechos de aduana que se pagaron en el momento de la importación de dichos tés, cuyo reintegro o bonificación, con respecto a los tés que se exportarán a Irlanda, se pagarán al exportador, de tal manera , y bajo las reglas, regulaciones, garantías, multas y decomisos, como cualquier reintegro o bonificación fue pagadero, fuera de los derechos de aduana sobre la exportación de mercancías extranjeras a Irlanda y con respecto a los tés que sean e exportado a las colonias y plantaciones británicas en América, dicho desecho o concesión se hará de tal manera, y bajo tales reglas, regulaciones, sanciones y confiscaciones, como cualquier devolución o concesión pagadera fuera del arancel aduanero sobre mercancías extranjeras exportadas a partes extranjeras, se pudo, o podría realizarse, antes de la aprobación de dicho acto del duodécimo año del reinado de Su Majestad actual, (excepto en los casos en que se disponga lo contrario en el mismo :) y mientras que puede tender al beneficio y ventaja del comercio de dicha compañía unida de comerciantes de Inglaterra que comercian con las Indias Orientales, si la concesión de la devolución de los derechos de aduana sobre todos los tés vendidos en las ventas públicas de dicha compañía unida, después del décimo día de Mayo de mil setecientos setenta y tres, y que serán exportados desde este reino, como mercadería, a cualquiera de las colonias o plantaciones británicas en América, se extenderían a la totalidad de dichos derechos de aduana. que, tras la importación de tales tés, le plazca a Vuestra Majestad que pueda ser promulgado y promulgado por la más excelente majestad del Rey, por y con el consejo y consentimiento de los señores espirituales, temporales y comunes, en este parlamento actual. reunidos, y por la autoridad de los mismos, que se retirarán y permitirán todos los tés que, desde y después del día diez de mayo, mil setecientos setenta y tres, se venderán al público de venta de dicha compañía unida, o que será importada por licencia, en cumplimiento de dicho acto realizado en el decimoctavo año del reinado de su difunto majestad el Rey Jorge II, y que, en el futuro, será exportado desde este reino , como mercancía, a cualquiera de las colonias o plantaciones británicas en América, la totalidad de los derechos de aduana pagaderos a la importación de tales tés, cuyo reintegro o concesión se hará al exportador de tal manera, y bajo tales reglas, regulat iones y garantías, y sujeto a penas y confiscaciones similares, como lo fue la anterior devolución o bonificación otorgada por el mencionado acto del duodécimo año del reinado de Su Majestad actual, sobre el té exportado a dichas colonias y plantaciones británicas en América. podría, o podría hacerse, y estaba sujeto a dicha ley recitada, o cualquier otra ley del parlamento ahora en vigor, de la manera más completa y amplia, a todos los efectos, como si las diversas cláusulas relativas a las mismas se repitieran nuevamente y recreado en este presente acto.

II. Y mientras que por otro acto realizado en el año dieciocho del reinado de su difunto majestad el rey Jorge II, (intitulado, Un acto para derogar el impuesto interior actual de cuatro chelines por libra de peso sobre todo el té vendido en Gran Bretaña y para otorgar a Su Majestad ciertos otros deberes interiores en lugar de los mismos y para asegurar mejor el impuesto sobre el té, y otros impuestos especiales y para perseguir a los infractores de un condado a otro,) se promulga, entre otras cosas, que toda persona que deba , en cualquier venta pública de té hecha por la compañía unida de comerciantes de Inglaterra que comercian con las Indias Orientales, será declarado el mejor postor para cualquier lote o lotes de té, dentro de los tres días posteriores a haber sido declarado el mejor postor o los postores de la misma, depositarán con dicha compañía unida, o el secretario o funcionario que dicha compañía designe para recibir la misma, cuarenta chelines por cada tina y por cada cofre de té y en caso de que dicha persona o personas se nieguen a Si no realiza dicho depósito dentro del tiempo antes del límite, él, ella o ellos, perderán el derecho y perderán seis veces el valor de dicho depósito que se indique que se hará como se mencionó anteriormente, que se recuperará por acción de deuda, factura, demanda o información, en cualquiera de los tribunales de registro de Su Majestad en Westminster, en la que no se permitirá ninguna essoin, protección o apuesta de la ley, o más de una imparcialidad, una parte de la cual la confiscación pasará a Su Majestad, sus herederos y sucesores, y la otra parte a la persona que demandará o enjuiciará por el mismo y la venta de todos los tés, por lo cual se descuidará dicho depósito para que se realice como se indicó anteriormente, se declara nulo y sin valor, y dichos tés volverán a ser puesto por dicha compañía unida para la venta pública, dentro de los catorce días posteriores a la finalización de la venta de tés en la que se vendieron dichos tés y todos y cada uno de los compradores o compradores que se hayan olvidado de hacer el depósito como se ha mencionado anteriormente, serán, y es y por lo tanto se vuelve incapaz de licitar comprar o comprar tés en cualquier venta pública futura de dicha compañía unida: y si bien se considera conveniente y necesario aumentar el depósito que debe hacer cualquier postor o postores para cualquier lote o lotes de tés bohea, en el Las ventas públicas de tés a realizar por dicha compañía unida, sea decretado por la autoridad antes mencionada, Que toda persona que, después del día diez de mayo, mil setecientos setenta y tres, en cualquier venta pública de té sea hecho por la mencionada compañía unida de comerciantes de Inglaterra que comercian con las Indias Orientales, será declarado el mejor postor o postores para cualquier lote o lotes de té de bohea, dentro de los tres días posteriores a haber sido declarado el mejor postor o postores para el mismo, depósito en dicha compañía unida, o el empleado o funcionario que dicha compañía unida designe para recibir lo mismo, cuatro libras de dinero legal de Gran Bretaña por cada tina y por cada cofre de té de bohea, en los mismos términos y condiciones, y sujeto a t Las mismas confiscaciones, penas y reglamentos, que se mencionan y contienen en el citado acta del decimoctavo año del reinado de su difunta Majestad.

III. Y sea además promulgado por la autoridad antedicha, que será y podrá ser lícito para los comisionados de la tesorería de Su Majestad, o para tres o más de ellos, o para el alto tesorero por el momento, previa solicitud que les haga el dicha compañía unida de comerciantes de Inglaterra que comercian con las Indias Orientales con ese fin, para otorgar una licencia o licencias a dicha compañía unida, para sacar de sus almacenes, sin que los mismos hayan sido puestos a la venta, y para exportar a cualquier de las plantaciones británicas en América, o en cualquier parte más allá de los mares, la cantidad o cantidades de té que dichos comisionados de la tesorería de Su Majestad, o tres o más de ellos, o el alto tesorero por el momento, consideren apropiado y conveniente, sin incurrir en ninguna sanción o pérdida por hacer algo en el acto mencionado en parte, o cualquier otra ley, sin perjuicio de lo contrario.

IV. Y mientras que por un acto realizado en el noveno y décimo años del reinado del rey Guillermo III, (intitulado, Un acto para recaudar una suma que no exceda de dos millones, sobre un fondo, para el pago de anualidades, después de la tasa de ocho libras por ciento por año y para liquidar el comercio con las Indias Orientales,) y por varias otras leyes del parlamento que están ahora en vigor, dicha compañía unida de comerciantes de Inglaterra que comercian con las Indias Orientales está obligada a dar seguridad, bajo su común sello, para el pago de los derechos de aduana sobre todas las mercancías no clasificadas que importen, tan pronto como las mismas sean vendidas y para exponer dichas mercancías a la venta, abierta y justamente, por medio de subasta, o por pulgada de vela, dentro del espacio de tres años desde su importación: y considerando que conviene tomar alguna disposición para permitir a dicha empresa, en ciertos casos, exportar té, por su propia cuenta, a las plantaciones británicas en América, o al extranjero , sin exponer tal té, a venta aquí, o estar a cargo del pago de cualquier derecho por el mismo, sea por lo tanto dictado por la autoridad antes mencionada, Que desde y después de la aprobación de esta ley, será y podrá ser legal para los comisionados de la tesorería de Su Majestad, o cualquier tres o más de ellos, o el alto tesorero por el momento, para otorgar una licencia o cantidad de licencias a dicha compañía unida, para sacar de sus depósitos la cantidad o cantidades de té que dichos comisionados de tesorería, o tres o más de ellos, o el alto tesorero por el momento, lo considerarán apropiado, sin que el mismo haya estado expuesto a la venta en este reino y para exportar tal té a cualquiera de las colonias o plantaciones británicas en América, o al extranjero. partes, exoneradas del pago de cualesquiera derechos de aduana o derechos de cualquier índole en el citado acto, o cualquier otro acto en contrario, sin perjuicio de ello.

V.Siempre disponiéndose, y además se promulga por la presente autoridad, que se hará un registro debido en la aduana, de todo el té así exportado por licencia, como se dijo anteriormente, expresando las cantidades del mismo, en el momento en que se importó. , y por qué barco y tal té serán enviados para la exportación por el oficial apropiado para ese propósito y, en todos los demás aspectos, no alterados por esta ley, estarán sujetos a las mismas reglas, regulaciones, restricciones, garantías, sanciones, y confiscaciones, como multas por té, & ampc. exportado a lugares similares estaba sujeto a antes de la aprobación de esta ley: y en el deber del oficial apropiado, certificar el envío de dicho té al recolector y contralor de la aduana de Su Majestad para el puerto de Londres, en el reverso de la licencia, y la exportación de los mismos, comprobada por juramento del esposo o apoderado de dicha sociedad unida, que se anotará al pie de dicho certificado, y se jurará ante dicho recaudador y contralor de aduanas, (juramento que por la presente quedan facultados para administrar). ,) será y podrá ser lícito para dicho recolector y contralor cancelar y descargar la cantidad de té así exportada de la orden del buque respectivo en el que se importó dicho té.

VI. Disponiéndose, no obstante, que no se otorgará tal licencia, a menos que primero se haga aparecer a satisfacción de los comisionados de la tesorería de Su Majestad, o de tres o más de ellos, o del alto tesorero por el momento, que en el Al momento de sacar dichos tés, para cuya exportación se otorgará licencia o licencias, quedará en los almacenes de dicha sociedad unida, una cantidad de té no menor a diez millones de libras por peso de cualquier cosa aquí, o en cualquier otro acto del parlamento, no obstante contenido en contrario.


Información relacionada

Fiesta del té de Boston

Descripción completa del Boston Tea Party de la Boston Tea Party Historical Society.

Contribución de la Ley del Té a la Guerra Revolucionaria

Como represalia para el Tea Party, Gran Bretaña promulgó las Leyes Coercitivas que llevaron a la creación del Comité de Correspondencia y el Primer Congreso Continental.

Volver a la categoría Tea Act

Volver a la página de inicio de la Historia de la Ley del Timbre

Video de Stamp Act de PBS

Publicidad

Cronología

1651 - Actos de navegación
1733 - Ley de melaza
1754-1763 - Guerra francesa e india
1754 - Congreso de Albany
1763 - Proclamación de 1763
1764 - Ley del azúcar
1764 - Ley de divisas
1765 - Ley de sellos
1765 - Congreso de la ley de acuartelamiento
1766 - Acta declaratoria
1767 - Ley de ingresos de Townshend
1770: Masacre de Boston
1773 - Ley del té
1773 - Fiesta del té de Boston
1774 - Actos intolerables o coercitivos
1774 - Primer Congreso Continental
1775-1783 - Guerra de Independencia


En este día en la historia -27 de abril de 1773

En este día histórico, el 27 de abril de 1773, la Cámara de los Comunes pasa la Ley del té, un acto que conduciría a la Fiesta del té de Boston y sumergir a Gran Bretaña y sus colonias americanas en la guerra. Los colonos de América se habían quejado antes de los impuestos. No les importaba pagar impuestos. Más bien, su desacuerdo fue con OMS tenía la autoridad para gravarlos. Como no tenían representantes en el Parlamento, creían que era injusto que el Parlamento les aplicara impuestos. En cambio, los órganos adecuados para gravarlos deberían ser sus propias asambleas elegidas.

Cuando el Ley de sellos Fue aprobada en 1765, los colonos protestaron por sus impuestos hasta el punto de la violencia. Cuando el Parlamento finalmente derogó la ley, aprobó junto con ella una ley llamada Acto declaratorio, que reafirmó el derecho del Parlamento a cobrar impuestos a las colonias de la forma que crea conveniente. Si bien la mayoría celebró la derogación de la Ley de sellos, algunos vieron un letrero ominoso en el Acto declaratorio de más impuestos por venir.

De hecho, llegaron más impuestos con las leyes de Townshend de 1767, que gravaban el papel, el plomo, los colores de los pintores de vidrio y el té. Los colonos respondieron protestando y boicoteando los productos británicos como de costumbre, lo que obligó al Parlamento a derogar todos los Townshend Acts ' impuestos en 1770, a excepción del impuesto sobre el té, que los colonos continuaron boicoteando. El boicot afectó especialmente a Compañía Británica de las Indias Orientales, que envió té desde la India a Gran Bretaña y sus colonias.

La política británica obligó a compañía del este de India enviar té a Inglaterra primero, donde se gravaba a la importación. Luego, el té tuvo que venderse en los mercados de Londres a los comerciantes que lo enviaron a Estados Unidos, donde se gravó nuevamente. Los múltiples impuestos y los comerciantes intermediarios hicieron que el precio del té fuera muy alto cuando llegó a los consumidores en Estados Unidos. Esto abrió un gran mercado para el té holandés de contrabando, que era mucho más barato. A principios de la década de 1770, el compañía del este de India luchaba por sobrevivir, con almacenes llenos de té que no podía vender porque el té holandés rebajaba su precio en las colonias.

Para prevenir la compañía del este de India de la quiebra, el Parlamento ideó un plan llamado Ley del té, aprobada por primera vez por la Cámara de los Comunes el 27 de abril de 1773 y se convirtió en ley con Rey Jorge firma el 10 de mayo. Ley del té permitió a la Compañía enviar té directamente a las colonias, sin pasar por los intermediarios y las obligaciones de Londres. El único impuesto que quedaba era el de las colonias y ese impuesto era bastante pequeño. Este nuevo esquema redujo considerablemente el precio del té británico. Si los colonos compraran el té a menor precio, también estarían de acuerdo tácitamente con la idea de que el Parlamento sí tenía derecho a gravarlos.

Sin embargo, los colonos, por muy pequeño que fuera el impuesto, no tenían intención de pagar impuestos injustos a Gran Bretaña. Reconocieron el plan de inmediato como un intento de sobornarlos para que otorguen al Parlamento autoridad para gravarlos a cambio de productos baratos. Los colonos respondieron prohibiendo que los barcos de té ingresaran a sus puertos, culminando con el Boston Tea Party, durante el cual se arrojaron 42 toneladas de té en el puerto de Boston en protesta.

Gran Bretaña respondió enérgicamente pasando el Actos coercitivos, que cerró el puerto de Boston y cerró el gobierno de Massachusetts, hasta que se pagó el té. Conocido como el Actos intolerables en las colonias, estas leyes llevaron directamente a la formación del Primer Congreso Continental para planificar una respuesta colonial conjunta. La Revolución Americana estalló con toda su furia poco después.


9f. La Ley del té y las fiestas del té


El Gaspee fue quemado por colonos enojados por los impuestos y el acoso británico a sus barcos.

Los británicos estaban en un apuro y todo por culpa del té.

La derogación parcial de las Townshend Acts no provocó la misma reacción en las colonias americanas que la derogación de la Stamp Act. Ya habían pasado demasiadas cosas. La Corona no sólo había intentado gravar las colonias en varias ocasiones, sino que todavía se estaban recaudando dos impuestos: uno sobre el azúcar y otro sobre el té.

La ocupación militar y el derramamiento de sangre, intencional o no, no pueden olvidarse fácilmente. Aunque la importación se ha reanudado en gran medida, continúan los problemas de los funcionarios de aduanas. Un desafortunado barco de aduanas, el Gaspee, fue reducido a cenizas por los furiosos habitantes de Rhode Island cuando el desafortunado barco encalló. Tensiones montadas en ambos lados. Las heridas tardarían en curarse. Pero el Parlamento no daría ese tiempo.

Jugando Monopoly

La Compañía Británica de las Indias Orientales estaba al borde del colapso financiero. Lord North tramó un plan para lidiar simultáneamente con la corporación enferma y el problema de cobrar impuestos a las colonias. Decidió conceder a la Compañía Británica de las Indias Orientales un monopolio comercial con las colonias americanas.

Se mantendría un impuesto sobre el té, pero la empresa podría vender su té por un precio más bajo que antes. Un monopolio no permite la competencia. Como tal, la Compañía Británica de las Indias Orientales podría bajar sus precios.

Ley del té, 1773

CONSIDERANDO que por un acto, realizado en el duodécimo año del reinado de Su Majestad actual, (intitulado, Un acto para otorgar una devolución de parte de las aduanas sobre la exportación de té a Irlanda, y los dominios británicos en América para alterar la desventaja sobre el extranjero azúcares exportados de Gran Bretaña a Irlanda por continuar la recompensa por la exportación de cordeles de fabricación británica para permitir la importación de arroz de las plantaciones británicas a los puertos de Bristol, Liverpoole, Lancaster y Whitehaven, para su exportación inmediata a partes extranjeras y a impoder al magistrado jefe de cualquier corporación para administrar el juramento y otorgar el certificado requerido por la ley, al momento de la mudanza de ciertos bienes a Londres, que han sido enviados al país para la venta) se promulga, entre otras cosas, que para y durante el espacio de cinco años, que se computará a partir del quinto día de julio de mil setecientos setenta y dos, se retirarán y permitirán todos los tés que s La sala se venderá después del dicho cinco de julio de mil setecientos setenta y dos, en la venta pública de la compañía unida de comerciantes de Inglaterra que comercian con las Indias Orientales, o que después de ese tiempo se importará, mediante licencia, en cumplimiento de lo dicho en el mismo y el acto mencionado en adelante, realizado en el año dieciocho del reinado de su difunto majestad el Rey Jorge II, y que será exportado desde este reino, como mercancía, a Irlanda, o cualquiera de las colonias británicas o plantaciones en América, las tres quintas partes de los diversos derechos de aduana que se pagaron en el momento de la importación de dichos tés, cuyo reintegro o bonificación, con respecto a los tés que se exportarán a Irlanda, se pagarán al exportador, de tal manera , y bajo las reglas, regulaciones, garantías, multas y decomisos, como cualquier reintegro o bonificación fue pagadero, fuera de los derechos de aduana sobre la exportación de mercancías extranjeras a Irlanda y con respecto a los tés que sean e exportado a las colonias y plantaciones británicas en América, dicho desecho o concesión se hará de tal manera, y bajo tales reglas, regulaciones, sanciones y confiscaciones, como cualquier devolución o concesión pagadera fuera del arancel aduanero sobre mercancías extranjeras exportadas a partes extranjeras, se pudo, o podría realizarse, antes de la aprobación de dicho acto del duodécimo año del reinado de Su Majestad actual, (excepto en los casos en que se disponga lo contrario en el mismo :) y mientras que puede tender al beneficio y ventaja del comercio de dicha compañía unida de comerciantes de Inglaterra que comercian con las Indias Orientales, si la concesión de la devolución de los derechos de aduana sobre todos los tés vendidos en las ventas públicas de dicha compañía unida, después del décimo día de Mayo de mil setecientos setenta y tres, y que serán exportados desde este reino, como mercadería, a cualquiera de las colonias o plantaciones británicas en América, se extenderían a la totalidad de dichos derechos de aduana. que, tras la importación de tales tés, le plazca a Vuestra Majestad que pueda ser promulgado y promulgado por la más excelente majestad del Rey, por y con el consejo y consentimiento de los señores espirituales, temporales y comunes, en este parlamento actual. reunidos, y por la autoridad de los mismos, que se retirarán y permitirán todos los tés que, desde y después del día diez de mayo, mil setecientos setenta y tres, se venderán al público de venta de dicha compañía unida, o que será importada por licencia, en cumplimiento de dicho acto realizado en el decimoctavo año del reinado de su difunto majestad el Rey Jorge II, y que, en el futuro, será exportado desde este reino , como mercancía, a cualquiera de las colonias o plantaciones británicas en América, la totalidad de los derechos de aduana pagaderos a la importación de tales tés, cuyo reintegro o concesión se hará al exportador de tal manera, y bajo tales reglas, regulat iones y garantías, y sujeto a penas y confiscaciones similares, como lo fue el anterior reintegro o bonificación otorgado por el citado acto del duodécimo año del reinado de Su Majestad actual, sobre el té exportado a dichas colonias y plantaciones británicas en América. podría, o podría hacerse, y estaba sujeto por dicha ley recitada, o cualquier otra ley del parlamento ahora en vigor, de la manera más completa y amplia, para todos los propósitos y propósitos, como si las diversas cláusulas relativas a las mismas se repitieran nuevamente y recreado en este acto actual.

II. Y mientras que por otro acto realizado en el año dieciocho del reinado de su difunto majestad el rey Jorge II, (intitulado, Un acto para derogar el impuesto interior actual de cuatro chelines por libra de peso sobre todo el té vendido en Gran Bretaña y para otorgar a Su Majestad ciertos otros deberes interiores en lugar de los mismos y para garantizar mejor el impuesto sobre el té, y otros impuestos especiales y para perseguir a los infractores de un condado a otro,) se promulga, entre otras cosas, que toda persona que deba , en cualquier venta pública de té hecha por la compañía unida de comerciantes de Inglaterra que comercian con las Indias Orientales, será declarado el mejor postor para cualquier lote o lotes de té, dentro de los tres días posteriores a haber sido declarado el mejor postor o los postores de la misma, depositarán con dicha compañía unida, o el empleado o funcionario que dicha compañía designe para recibir la misma, cuarenta chelines por cada tina y por cada cofre de té y en caso de que dicha persona o personas se nieguen a Si no realiza dicho depósito dentro del tiempo antes del límite, él, ella o ellos, perderán el derecho y perderán seis veces el valor de dicho depósito que se indique que se hará como se indicó anteriormente, que se recuperará por acción de deuda, factura, demanda o información, en cualquiera de los tribunales de registro de Su Majestad en Westminster, en la que no se permitirá ninguna essoin, protección o apuesta de la ley, o más de una desigualdad, una parte de la cual la confiscación pasará a Su Majestad, sus herederos y sucesores, y la otra parte a la persona que demandará o enjuiciará por el mismo y la venta de todos los tés, por lo cual se descuidará dicho depósito para que se realice como se indicó anteriormente, se declara nulo y sin valor, y dichos tés volverán a ser puesto por dicha compañía unida para la venta pública, dentro de los catorce días siguientes a la finalización de la venta de los tés en la que se vendieron dichos tés y todos y cada uno de los compradores o compradores que se hayan olvidado de hacer el depósito como se ha mencionado anteriormente, serán, y es y por lo tanto se vuelve incapaz de licitar comprar o comprar tés en cualquier venta pública futura de dicha compañía unida: y si bien se considera oportuno y necesario aumentar el depósito que debe hacer cualquier postor o postores para cualquier lote o lotes de tés bohea, en el Las ventas públicas de tés a realizar por dicha compañía unida, sea decretado por la autoridad antes mencionada, Que toda persona que, después del día diez de mayo, mil setecientos setenta y tres, en cualquier venta pública de té sea hecho por dicha compañía unida de comerciantes de Inglaterra que comercian con las Indias Orientales, será declarado el mejor postor o postores para cualquier lote o lotes de té de bohea, dentro de los tres días posteriores a haber sido declarado el mejor postor o postores para el mismo, depósito en dicha compañía unida, o el empleado o funcionario que dicha compañía unida designe para recibir lo mismo, cuatro libras de dinero legal de Gran Bretaña por cada tina y por cada cofre de té de bohea, en los mismos términos y condiciones, y sujeto a t he same forfeitures, penalties, and regulations, as are mentioned and contained in the said recited act of the eighteenth year of the reign of his said late Majesty.

III. And be it further enacted by the authority aforesaid, That it shall and may be lawful for the commissioners of his Majesty's treasury, or any three or more of them, or for the high treasurer for the time being, upon application made to them by the said united company of merchants of England trading to the East Indies for that purpose, to grant a licence or licences to the said united company, to take out of their warehouses, without the same having been put up to sale, and to export to any of the British plantations in America, or to any parts beyond the seas, such quantity or quantities of tea as the said commissioners of his Majesty's treasury, or any three or more of them, or the high treasurer for the time being, shall think proper and expedient, without incurring any penalty or forfeiture for so doing any thing in the said in part recited act, or any other law, to the contrary notwithstanding.

IV. And whereas by an act made in the ninth and tenth years of the reign of King William the Third, (intituled, An act for raising a sum not exceeding two millions, upon a fund, for payment of annuities, after the rate of eight pounds per centum per annum and for settling the trade to the East Indies,) and by several other acts of parliament which are now in force, the said united company of merchants of England trading to the East Indies are obliged to give security, under their common seal, for payment of the duties of customs upon all unrated goods imported by them, so soon as the same shall be sold and for exposing such goods to sale, openly and fairly, by way of auction, or by inch of candle, within the space of three years from the importation thereof: and whereas it is expedient that some provision should be made to permit the said company, in certain cases, to export tea, on their own account, to the British plantations in America, or to foreign parts, without exposing such tea, to sale here, or being charged with the payment of any duty for the same be it therefore enacted by the authority aforesaid, That from and after the passing of this act, it shall and may be lawful for the commissioners of his Majesty's treasury, or any three or more of them, or the high treasurer for the time being, to grant a licence or quantity of licences to the said united company, to take out of their warehouses such quantity or quantities of tea as the said commissioners of the treasury, or any three or more of them, or the high treasurer for the time being, shall think proper, without the same having been exposed to sale in this kingdom and to export such tea to any of the British colonies or plantations in America, or to foreign parts, discharged from the payment of any customs or duties whatsoever any thing in the said recited act, or any other act to the contrary notwithstanding.

V. Provided always, and it is hereby further enacted by the authority aforesaid, That a due entry shall be made at the custom-house, of all such tea so exported by licence, as aforesaid, expressing the quantities thereof, at what time imported, and by what ship and such tea shall be shipped for exportation by the proper officer for that purpose, and shall, in all other respects, not altered by this act, be liable to the same rules, regulations, restrictions, securities, penalties, and forfeitures, as tea penalties, &c. exported to the like places was liable to before the passing this act: and upon the proper officer's duty, certifying the shipping of such tea to the collector and comptroller of his Majesty's customs for the port of London, upon the back of the licence, and the exportation thereof, verified by the oath of the husband or agent for the said united company, to be wrote at the bottom of such certificate, and sworn before the said collector and comptroller of the customs, (which oath they are hereby impowered to administer,) it shall and may be lawful for such collector and comptroller to write off and discharge the quantity of tea so exported from the warrant of the respective ship in which such tea was imported.

VI. Provided nevertheless, That no such licence shall be granted, unless it shall first be made to appear to the satisfaction of the commissioners of his Majesty's treasury, or any three or more of them, or the high treasurer for the time being, that at the time of taking out such teas, for the exportation of which licence or licences shall be granted, there will be left remaining in the warehouses of the said united company, a quantity of tea not less than ten millions of pounds weight any thing herein, or in any other act of parliament, contained to the contrary thereof notwithstanding.


The British East India Company began with a royal charter from Queen Elizabeth in 1600 and developed into an economic powerhouse. When the company faced financial ruin during the 1770s, the British government stepped in with the Tea Act to help the struggling company.

The colonists, Lord North hoped, would be happy to receive cheaper tea and willing to pay the tax. This would have the dual result of saving the tea company and securing compliance from Americans on the tax issue. It was a brilliant plan. There was, of course, one major flaw in his thinking.

The colonists saw through this thinly veiled plot to encourage tax payment. Furthermore, they wondered how long the monopoly would keep prices low.

Activists were busy again, advocating boycott. Many went further. British ships carrying the controversial cargo were met with threats of violence in virtually all colonial ports. This was usually sufficient to convince the ships to turn around. In Annapolis, citizens burned a ship and the tea it carried.

Boston, of course, reacted in a similarly extreme fashion.

La fiesta del té de Boston

Governor Thomas Hutchinson allowed three ships carrying tea to enter Boston Harbor. Before the tax could be collected, Bostonians took action. On a cold December night, radical townspeople stormed the ships and tossed 342 chests of tea into the water. Disguised as Native Americans, the offenders could not be identified.

I dressed myself in the costume of an Indian,equipped with a small hatchet, which I and my associates denominated the tomahawk, with which, and a club, after having painted my face and hands with coal dust in the shopof a blacksmith, I repaired to Griffin's wharf,where the ships lay that contained the tea.

We then were ordered by our commander to open the hatches and take out all the chests of tea and throw them overboard, and we immediately proceeded to execute his orders, first cutting and splitting the chests with our tomahawks, so as thoroughly to expose them to the effects of the water. In about three hours from the time we went on board, we had thus broken and thrown overboard every tea chest to be found in the ship, while those in the other ships were disposing of the tea in the same way, at the same time. We were surrounded by British armed ships, but no attempt was made to resist us.

&ndash Anonymous, "Account of the Boston Tea Party by a Participant," (1773)

The damage in modern American dollars exceeded three quarters of a million dollars. Not a single British East India Company chest of tea bound for the 13 colonies reached its destination. Not a single American colonist had a cup of that tea.


Tea Act - History

Despite the economic benefit to end consumers of tea, the Tea Act damaged the position of independent shippers, smugglers and local shopkeepers. John Hancock was a well known tea smuggler whose tea inventory was seized by custom officials. Powerful business interest and the Sons of Liberty convinced the population to view the act as another means of “taxation without representation” as they did not have the freedom to buy tea from other merchants at the same price as from selected official merchants.

Colonists showed their opposition to the Tea Act through the Boston Tea Party and other uprisings throughout the colonies. As a result British parliament passed theIntolerable Acts or Coercive Acts, a package of five laws, meant to restore order in the colonies. One of the new laws was the The Boston Port Act which closed the port of Boston until the East India Company was repaid for the lost of its tea cargo. The Massachusetts Government Act restricted the authority of colonial assemblies and banned committees of correspondence. The Administration of Justice Act limited the ability for colonial courts to try British officials. The Quartering Act mandated colonies to house British soldiers. The Quebec Act favored the catholic French majority to boost their loyalty in the face of growing resistance in the New England colonies.

Illustration of the Boston Tea Party, Boston residents dressed as Native Americans.

Contribution of the Tea Act to the Revolutionary War

The reaction to the Tea Act that led to the Boston Tea Party (see Tea Act crisis) united all parties in Britain against American extremists. British parliament was united in passing the Intolerable Acts also known as Coercive Acts as a retribution for the uprising and violence of the Boston Tea Party. The Boston Tea Party is perhaps the most famous event preceding the American Revolution.

On the colonist side, opposition to the Coercive Acts united them even more. In response to them Committees of Correspondence were created and established in twelve colonies and their delegates sent to the First Continental Congress. Their first meeting was on September 5, 1774 and their first measure was to issue a Declaration of Rights and Grievances agreeing to boycott British goods. The British declared Massachusetts to be in a state of rebellion, their leaders to be arrested and all military arsenal to be destroyed.

On April 19, 1775 General Gage ordered seven hundred men to capture all military arsenal in Concord. That night Paul Revere rode from Boston to Lexington to warn patriots about the arrival of British troops. Colonists assembled at Lexington Green and shoots broke out while more militia gathered at Concord Bridge. The battles of Lexington and Concord became know as the first battles fought for American independence.


Datos clave e información del amplificador

HISTORICAL BACKGROUND

  • After the Seven Years’ War (1756 to 1763), Britain greatly expanded its empire. However, it also caused massive national debt due to the costs of war. To rebuild the economy and achieve stability, the British government saw the American colonies as a source of revenue.
  • In 1765, the Stamp Act was passed by the British Parliament and imposed on the American colonies. It levied a tax on printed materials produced and used inside the 13 colonies.
  • In response, the colonists rejected the implementation of the new tax and began to fight for no to “taxation without representation”, arguing its unconstitutionality. When the British Parliament denied their request, the colonists resorted to mob violence and boycotted the stamp tax.
  • The following year, Parliament repealed the act.
  • After repealing the Stamp Act, Parliament then passed the Townshend Act in 1767, which placed a tax of goods imported to the Americas, including paper, tea, glass, and paint. Like the Stamp Act, the colonists showed displeasure over the new act and responded by boycotting imported goods.
  • By 1770, Parliament repealed duties on a number of goods under the Townshend Act, except the tax on tea. Many colonists resorted to drinking cheaper Dutch tea, which was illegally imported.
  • As a result, the revenue of the East India Company fell, which also troubled the British Parliament.
  • North American merchants were importing tea from the Dutch and making a much bigger profit because it was cheaper, they paid no duties on it and were, therefore, able to keep the markup they placed on it. These transactions violated the Navigation Acts, however, and were treated by the British as smuggling.
  • Smugglers imported about 900,000 pounds (410,000 kg) of cheap foreign tea every year. Patriots like the Sons of Liberty encouraged people to buy the smuggled tea because, although the quality wasn’t as high as the British tea, it was seen as a political protest against the Townshend taxes.

PROVISIONS OF THE TEA ACT

  • Facing trouble in the American colonies, in 1773, the British Parliament passed the Tea Act. It allowed the East India Company to directly ship tea to the colonies without passing England. This way, duties were reduced and resulted in the cheaper price of English tea in the colonies. was one of several people who suggested the Company be allowed to export their tea tax-free. The act would allow them to cut out the middlemen who were smuggling cheap tea by undercutting their prices. The colonists would pay for the cheaper Company tea and that tea would be subject to the Townshend tax, which would legitimize the British Parliament’s ability to tax the colonies.
  • The Tea Act received royal assent on May 10, 1773. The act contained a number of provisions:
    • The East India Company was granted a licence to export tea to North America.
    • They were no longer required to sell their tea at the London Tea Market.
    • The duties on tea shipped to North America and other foreign parts were not imposed nor refunded when the tea was exported.
    • Anybody receiving tea from the East India Company was required to pay a deposit upon receipt.

    THE COLONIES’ RESPONSE

    • Many colonists rejected the Tea Act. People in the colonies were now only able to purchase tea from the Company, and they didn’t like this monopoly. It also validated the Townshend Tax on tea.
    • Merchants who had been importing tea would lose their business. The illegal importers of Dutch tea would also be affected, and they joined forces to oppose the Act.
    • Opposition to the Tea Act affected imported tea in many colonies. In New York and Philadelphia, for example, protests forced the tea delivered there to be sent back to Britain. In Charleston, the colonists left the tea on the docks to rot.
    • Over £90,000 of tea was destroyed by colonists at the Boston Tea Party on December 16, 1773. The American colonists protested the British government by boarding 3 trade ships in Boston Harbor and throwing 342 chests of tea into the water. In today’s money, that tea would have been worth roughly £7,85 million.

    CONSEQUENCES OF THE TEA ACT

    • After the Boston Tea Party, the British enacted the Boston Port Act. The events on December 16, 1773, appalled the British, and, in response, this act completely shut down the Boston Harbor until the dumped tea was paid for.
    • It was one of the many causes of the American Revolutionary War. The Boston Port Act was the first of what the British called “Coercive Acts”. The colonists called them Intolerable Acts and these laws that were passed by Parliament in response to the Boston Tea Party eventually led to war.
    • The British eventually introduced the Taxation of Colonies Act 1778 to repeal the tea tax. This came too late, however, and was not enough to end the war because the dispute extended beyond taxation and the colonies had already declared independence.

    Tea Act of 1773 Worksheets

    This is a fantastic bundle which includes everything you need to know about Tea Act of 1773 across 20 in-depth pages. Estos son ready-to-use Tea Act of 1773 worksheets that are perfect for teaching students about the Tea Act of 1773 which was imposed on the American colonies by the British government who was heavily in debt in the decade leading up to the American Revolutionary War. The act was intended to bail out the struggling East India Company, which was very important for the British economy, and the Tea Act would raise revenue from the
    13 colonies.

    Lista completa de hojas de trabajo incluidas

    • Tea Act of 1773 Facts
    • Sequencing Events
    • Tea Act Storyboard
    • Cause and Effect
    • In Painting
    • Punto de vista
    • Pasado y presente
    • Poster Making
    • Colonial Taxes
    • Understanding Taxes
    • La fiesta del té de Boston

    Link/cite this page

    Si hace referencia al contenido de esta página en su propio sitio web, utilice el código a continuación para citar esta página como fuente original.

    Usar con cualquier plan de estudios

    Estas hojas de trabajo se han diseñado específicamente para su uso con cualquier plan de estudios internacional. Puede usar estas hojas de trabajo tal como están o editarlas con Presentaciones de Google para que sean más específicas para sus propios niveles de habilidad de los estudiantes y los estándares del plan de estudios.


    Tea Act - History

    One of the most controversial decrees made by the British Empire in all of American History was the Tea Act. It was an act established on 1773 by the British Parliament that stated that the East Indian Company would have to cruise directly to the American colonies to export their tea instead of going first to Britain and then export it again to the same colonies. This consequently made the tea cheaper for the Americans, but how did this make it controversial for them?

    Compañía del este de India

    At that time, the British East India Company had been facing bankruptcy due to the reduced sales of their tea. They originally ran their business by monopolizing tea throughout the colonies. The highly-priced tea brought about a lot of smugglers to sell tea without the tax. Now this became a very dangerous situation for the company huge piles of boxes were left to rot inside their warehouses since no one was buying them.

    In addition to that, the British Empire was displeased, so they decided to help out the company. In May of 1773, the Tea Act was established to solve their problem. The desperate attempt drastically reduced the price of their tea in order to attract a lot of buyers and to compete with the tea shipped from Holland. Unfortunately, the Americans were not at all pleased with this move. They were apparently forced to buy only the ones from the East Indian Company.

    Yes, the prices did go down. The offer looked tempting for the Americans, but they were no fools. The East Indian Company only sought to strengthen the monopoly they had been running to get back on track. The price reduction did not change the fact that the British Empire had used this ploy to continue their notorious tax collection strategies. This issue was no exception to the prominent slogan of the American colonists: “No taxation without representation.”

    Boston Tea Party

    The most prominent group that was against this was led by a man named John Hancock. The boycott they organized left the East Indian Company penniless. No one wanted to buy their product. Every state greeted the docks with a variety of reactions. The British ships were forced to sail back upon reaching New York and Philadelphia. The people in Charleston did not give any form of attention to the packs of tea that were left on the ships to perish. However, a drastic turn of events occurred in Boston. What happened in Boston soon became one of the most notable events that eventually led to the American Revolution.

    On December 16, 1773, a governor in Boston named Hutchinson refused to give up. He did not allow the tea ships to leave without getting paid for the tea. A man named Samuel Adams tried to contain the collecting crowd, only to be overwhelmed by them and the impending occurrence of the Boston Tea Party. Later that day, the people disguised as Mohawk Indians boarded the ships and dropped the boxes of tea into the water.


    Ver el vídeo: VICENTE FERNANDEZ GRANDES EXITOS (Diciembre 2021).