Podcasts de historia

Flers-Courcelette

Flers-Courcelette

El ataque en Flers-Courcelette fue parte de la ofensiva más grande en el Somme. El general Sir Douglas Haig tomó la controvertida decisión de utilizar esta operación para probar la nueva arma del ejército británico, el tanque. Esto iba en contra del consejo de que deberían emplearse cuando podrían utilizarse en masa para garantizar un gran avance.

Arnold Ridley escribió más tarde: "Nosotros en las filas nunca habíamos oído hablar de los tanques. Nos dijeron que había algún tipo de arma secreta y luego vimos que esta cosa subía por la esquina derecha de Delville Wood. Vi esta extraña y engorrosa máquina emerger de los arbustos destrozados y avanzar lentamente por la pendiente hacia Flers ".

Liderados por el general Sir Henry Rawlinson, las 12 divisiones y los 49 tanques atacaron la línea del frente alemana el 15 de septiembre de 1916. Los tanques sorprendieron a los alemanes y en tres días los británicos capturaron 2 km de territorio dominado por los alemanes. Sin embargo, una gran cantidad de tanques se averiaron y el ejército de Rawlinson no pudo mantener sus ganancias. Después de un segundo ataque fallido el 25 de septiembre, se puso fin a la ofensiva en Flers-Courcelette.

El ejército británico ha asestado al enemigo otro fuerte golpe al norte del Somme. Atacando poco después del amanecer de ayer por la mañana en un frente de más de seis millas al noreste de Combles, ahora ocupa una nueva franja de territorio reconquistado que incluye tres aldeas fortificadas detrás de la tercera línea alemana y muchas posiciones locales de gran fuerza.

La lucha ha continuado desde entonces sin interrupción, y la iniciativa permanece con nuestras tropas, que hicieron más avances más allá de Courcelette, Martinpuich y Flers hoy. Después del primer choque de ayer por la mañana, cuando el enemigo se rindió libremente, mostrando signos de desmoralización, ha habido una resistencia obstinada, y gran parte del terreno ganado después solo le fue arrebatado por la determinación y la fuerza de los batallones británicos enfrentados contra él. Las divisiones bávaras y alemanas han luchado bien, pero sin embargo, han sido empujadas constantemente hacia atrás desde la línea que tomaron después de sus primeras derrotas en la campaña de Somme.

Las patrullas británicas se han acercado a Eaucourt l'Abbaye y Geudecourt, y aunque esta noche no se puede obtener información definitiva sobre el alcance exacto de nuestras ganancias, son algo más que el territorio descrito en detalle en este despacho. La batalla no ha terminado. Famosos regimientos británicos yacen a la intemperie esta noche manteniendo su posición con el mayor heroísmo. Todo lo que el enemigo puede hacer en forma de represalias de artillería lo está haciendo esta noche. Pero a pesar de la tenacidad con la que las tropas alemanas reforzadas se aferran a sus posiciones, todo lo ganado se ha mantenido. Puede que el progreso no sea a la misma velocidad que en el primer asalto de ayer por la mañana, pero es minucioso y no menos seguro.

La historia de la captura de Courcelette y Martinpuich, que ayer fueron arrebatadas a los bávaros prácticamente calle a calle, será tan dramática como cualquier narrativa contada en esta guerra. Son los episodios principales de los dos primeros días de esta ofensiva, pero ahora sólo puedo dar un breve resumen del furioso conflicto que se libró por la posesión de estos oscuros pueblos en ruinas. Hay evidencias de que la inesperada ofensiva británica desorganizó los planes del alto mando alemán para un importante contraataque para recuperar el terreno perdido desde el 1 de julio. Se estaban produciendo grandes concentraciones de infantería, y la resistencia inusualmente fuerte de la izquierda británica se debía a la presencia de un número anormal de tropas detrás de Martinpuich y Courcelette. A pesar de esto, las divisiones que participaron en el ataque de ayer lograron espléndidamente su propósito.

Los vehículos blindados que trabajaban con la infantería fueron la gran sorpresa de este ataque. Siniestras, formidables y laboriosas, estas novedosas máquinas entraron con valentía en "Tierra de nadie", asombrando a nuestros soldados no menos de lo que asustaron al enemigo. A continuación relataré algunos extraños incidentes de su primera gran gira en Picardía, de los bávaros que corrieron ante ellos como conejos y otros que se rindieron en pintorescas actitudes de terror, y la deliciosa historia del coronel bávaro que fue transportado durante horas en el vientre de uno. de ellos como Jonás en la ballena, mientras sus captores mataron a los hombres de su división rota.

Es demasiado pronto para anunciar sus mejores puntos a un mundo interesado. No obstante, todo el ejército está hablando de ellos y, si se escuchan las historias de algunos de los espectadores, se puede imaginar que la operación de ayer fue una batalla de choferes armados. Inspiraban confianza y risa. Ningún otro incidente de la guerra ha creado tanta diversión frente a la muerte como su debut ante las trincheras de Martinpuich y Flers. Su singularidad y aparente aire de profunda inteligencia los encomendó a una audiencia crítica. Era como si uno de los chistes del Sr. Heath Robinson hubiera sido utilizado con un propósito mortal, y uno se rió incluso antes de que se observara el terrible efecto sobre el enemigo.

Flers cayó en manos británicas con relativa facilidad. Las tropas enviadas en su contra desde el norte de Delville Wood, a horcajadas sobre la carretera hundida que conduce a su extremo sur, llegaron al lugar en tres vueltas fáciles apoyadas por vehículos blindados. Como medida preliminar, un automóvil se plantó en la esquina noreste del bosque antes del amanecer y despejó a un pequeño grupo enemigo de dos trincheras conectadas. No fue una tarea difícil para los "boches" que se rindieron rápidamente. El primer lugar de detención de las tropas con destino a Flers fue una trinchera alemana al noreste de Ginchy, parte de la llamada tercera línea, a la que llegaron en el momento señalado. Había un pequeño obstáculo en forma de reducto construido en el ángulo de la línea donde cruzaba la carretera Ginchy-Lesboeufs. El fuego de las ametralladoras estuvo bien dirigido desde este trabajo, pero dos carros blindados se acercaron y lanzaron un contraataque destructivo en él, y luego uno de los muchos aviones vigilantes descendió en picado casi a una distancia de gran alcance y se unió a la batalla. Los consternados bávaros se rindieron rápidamente a esta extraña alianza. Los carros blindados y los aviones siguieron sus diferentes caminos y la infantería continuó. El reducto albergaba un vestuario donde había varios heridos alemanes. La segunda fase del avance de los Flers llevó a los atacantes a las trincheras al final de la aldea. Se ofreció poca resistencia. Aquí, nuevamente, los carros blindados se adelantaron. Uno de ellos logró enfilar la trinchera en ambos sentidos, matando a casi todos los que estaban en ella, y luego otro automóvil arrancó por la calle principal, o lo que era la calle principal en los días de antes de la guerra, escoltado, como dice un espectador "por los vítores Armada británica."

Fue un progreso magnífico. Debes imaginar esta locomotora inimaginable acechando majestuosamente entre las ruinas seguido por los hombres de color caqui, sacando a los bávaros desposeídos de sus agujeros en el suelo como un imán y llevándolos parpadeando a la luz del sol para mirar a sus captores, que se rieron en lugar de matarlos. . Imagínese su paso de un extremo de las ruinas de Flers al otro, dejando a la infantería pululando a través de los refugios detrás, saliendo del extremo norte de la aldea, pasando por más obstáculos y extremos de posiciones defensivas, por el camino a Gneudecourt, deteniéndose sólo en las afueras. Antes de dar marcha atrás, silenció una batería y media de artillería, capturó a los artilleros y los entregó a la infantería. Finalmente, volvió sobre sus pasos con la misma compostura que la antigua línea británica al final de un día provechoso. Los oficiales alemanes capturados en Flers aún no han asimilado el escenario de su captura, la abarrotada "High Street" y los vítores de los lanzadores de bombas que marchaban detrás del fuerte itinerante, que mostraba en un lado blindado el sorprendente cartel "Gran derrota de los hunos". ¡Extra especial!"

Desde una trinchera de comunicaciones alemana se habían excavado una serie de pequeñas trincheras compuestas en su mayoría por uniones de proyectiles, todo proporcionando un sistema de fuerza considerable, que sin duda le habría costado a nuestra infantería una pérdida apreciable, si uno de nuestros tanques no hubiera aparecido inesperadamente en el horizonte y avanza pesadamente hacia el pequeño punto fuerte. El enemigo que sostenía el punto fuerte, por supuesto, nunca había visto ni oído hablar de un tanque. El pánico evidentemente se apoderó de ellos y algunos, perdiendo la cabeza por completo, comenzaron a correr. Por encima del ruido de los proyectiles al estallar, se oyó que las ametralladoras del tanque se abrían, aparentemente simultáneamente. En menos tiempo del que se tarda en decirlo, los Boche habían dejado de correr; todos parecían pasar como conejos muertos. El tanque nunca se detuvo, sino que siguió recto sobre las trincheras, disparando a derecha e izquierda mientras lo hacía.

Nosotros en las filas nunca habíamos oído hablar de los tanques. Vi esta extraña y engorrosa máquina emerger de los arbustos destrozados y avanzar lentamente por la pendiente hacia Flers.

Siniestras, formidables y laboriosas, estas nuevas máquinas se adentraron con valentía en la Tierra de Nadie, asombrando a nuestros soldados no menos de lo que asustaron al enemigo.

Sobre nuestras propias trincheras, en el crepúsculo del amanecer, esos motores-monstruos se habían levantado, y ahora se acercó arrastrándose al rescate, aclamado por las tropas asaltantes, que le gritaron palabras de aliento y se rieron, de modo que algunos hombres se alejaron. riendo incluso cuando las balas los atraparon en la garganta. 'Creme de Menthe' fue el nombre que se le dio a esta criatura en particular, y avanzó como un pato sobre las viejas trincheras alemanas.

Hubo un latigazo de silencio del enemigo. Entonces, de repente, el fuego de sus ametralladoras estalló en espasmos nerviosos y salpicó los lados de la 'Creme de Menthe'. Pero al tanque no le importó. Las balas cayeron de sus costados sin causar daño. Desde sus costados llegaron destellos de fuego y una manguera de balas, y luego pisoteó los emplazamientos de máquinas "divirtiéndose", como dijo uno de los hombres con entusiasmo. Aplastó las ametralladoras bajo sus pesadas costillas y mató a los equipos de ametralladoras con fuego mortal. La infantería siguió y ocupó el lugar después de esta buena ayuda, y luego avanzó de nuevo alrededor de los flancos del monstruo.

A pesar del tanque, que hizo un gran trabajo, el asalto a Courcelette fue duro y costoso. Una y otra vez los hombres sufrieron disparos de ametralladoras y rifles, porque los alemanes habían cavado nuevas trincheras que no habían sido destruidas por nuestra artillería.

Estos soldados, nuestros nuestros, eran soberbios en coraje y resistencia estoica, y avanzaban con firmeza en olas rotas. La primera noticia del éxito llegó a través de la radio del aviador, que decía: "Un tanque está caminando por la calle principal de Flers con el ejército británico vitoreando detrás".


100 años del tanque: la batalla de Flers-Courcelette recordada

Hoy hace exactamente 100 años, el ejército británico envió tanques a la acción por primera vez en la batalla de Flers-Courcelette, parte de la ofensiva de Somme, cambiando la naturaleza de la guerra para siempre.

Para conmemorar el centenario del tanque y honrar a aquellos que hicieron historia, el Royal Tank Regiment y el Tank Museum se encuentran en el centro de Londres para exhibir los ejemplos más antiguos y más recientes de la guerra de tanques.

Un Challenger 2 en Horse Guards en Londres.

Hablando el día del evento, el secretario de Defensa Michael Fallon dijo:

El tanque cambió el rostro de la guerra moderna. Recordamos la valentía de esas primeras tripulaciones de tanques y celebramos la innovación líder mundial de nuestras Fuerzas Armadas.

Esos valores siguen siendo el sello distintivo de la defensa del Reino Unido en la actualidad. Nuestras Fuerzas Armadas están en acción en 25 países de todo el mundo y estamos invirtiendo en el equipo del mañana, incluidos más de £ 3.5 mil millones en la próxima generación de vehículos blindados.

Como parte de los eventos de hoy, se exhibió una réplica de un tanque británico de la Primera Guerra Mundial en Trafalgar Square antes de trasladarse a Horse Guards Parade, donde se le unió el último tanque Challenger 2 del ejército británico, tripulado por miembros del Royal Tank Regiment.

Durante la Primera Guerra Mundial, para recaudar fondos para los nuevos tanques, el gobierno envió tanques "de gira" por todo el país. Estas nuevas "armas maravillosas" atrajeron a grandes multitudes. Trafalgar Square albergó varios "Bancos de tanques", por lo que es apropiado que hoy haya vuelto a albergar a una tripulación de tanques.

Un tanque británico de la Primera Guerra Mundial se muestra en Trafalgar Square con miembros del Royal Tank Regiment.

El Royal Tank Regiment, que es la unidad de tanques más antigua del mundo, tiene sus raíces en el asalto del 15 de septiembre de 1916. Después de esa batalla, pronto se reconoció la importancia del tanque y aumentó la producción. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Regimiento tenía hasta 25 batallones luchando en todo el mundo. Desde entonces, el Regimiento se ha desplegado en todos los conflictos importantes y más recientemente ha estado involucrado en operaciones en Irak y Afganistán.

El tanque original de la Primera Guerra Mundial pasó del concepto al combate en menos de dos años. Ese espíritu y dedicación a la innovación sigue siendo fuerte en el ejército de hoy. El MOD continúa invirtiendo para mantener nuestra flota de tanques de clase mundial, el Challenger 2 se someterá a un importante programa de extensión de vida que lo mantendrá a la vanguardia de la capacidad de combate del ejército británico. Además, se gastarán £ 3.5 mil millones en la fase de fabricación de un programa para construir 589 vehículos blindados AJAX que estarán en el corazón de las nuevas brigadas de ataque del Ejército. Leer más aquí. A finales de este año, las mujeres se entrenarán como tripulantes de tanques por primera vez.

Mucho ha cambiado, pero al igual que las tripulaciones de tanques de 1916, las tripulaciones de hoy comparten una camaradería única forjada al trabajar como un equipo unido que opera el arma más formidable en el campo de batalla.

La batalla de Flers-Courcelette

La Batalla del Somme, librada entre julio y noviembre de 1916, fue uno de los eventos definitorios de la Primera Guerra Mundial con más de un millón de bajas en todos los bandos durante los 141 días de la batalla. En las primeras seis semanas de la ofensiva de Somme, los repetidos ataques aliados no habían logrado el progreso que había planeado el liderazgo superior.

Para romper el estancamiento, Sir Douglas Haig planeó un gran ataque el 15 de septiembre de 1916 para destruir los puntos fuertes alemanes entre los pueblos de Combles y Courcelette. También tomó la controvertida e histórica decisión de revelar el arma secreta británica y enviar tanques a este ataque.

Se desconocía la eficacia de los tanques. Prometían mucho: la capacidad de cruzar trincheras y alambradas, avanzar junto a la infantería que los protegía a ellos y a la tripulación, y destruir las posiciones alemanas con una combinación de cañones y ametralladoras. Pero eran lentos, mecánicamente poco fiables, las tripulaciones carecían de experiencia y no había habido entrenamiento junto a la infantería. Lo más significativo es que solo había 49 tanques disponibles.


La batalla de Flers

La batalla de Flers-Courcelette tuvo lugar en septiembre de 1916 y fue un ataque subsidiario de la batalla del Somme.

Sin embargo, la Batalla de Flers-Courcelette iba a tener un impacto significativo en el resultado de la Primera Guerra Mundial y el futuro de la guerra en su conjunto.

La Batalla de Flers-Courcelette fue la primera vez que se usaron tanques en batalla, con un ataque a Flers-Courcelette por parte de la 41ª División con el apoyo de 49 tanques en total.

Por supuesto, en esta etapa de la historia militar, los tanques eran tan poco confiables que solo 15 lograron llegar a Flers-Courcelette y participar en la batalla, y 17 no pudieron llegar a la línea del frente en absoluto.

Esto demostró perfectamente los temores de Winston Churchill, quien era un gran fanático de los tanques pero sintió que los estaban usando demasiado pronto:

`` Mis pobres acorazados terrestres han sido soltados prematuramente a pequeña escala ''.

Los tanques entraron en batalla por primera vez el 15 de septiembre, pero siete no pudieron comenzar. Sin embargo, los que lo hicieron fueron recibidos con una bienvenida de bienvenida. Un piloto del Royal Flying Corps vio uno de los cuatro tanques restantes de los diez programados para atacar mientras se dirigía hacia la carretera principal hacia Flers y respondió por radio:

`` Un tanque camina por High Street of Flers con el ejército británico vitoreando detrás de él ''.

Los tanques tuvieron un impacto en el Flers-Courcelette, lo que socavó temporalmente la moral alemana en el área ya que no lograron tener ningún impacto con sus rifles. El fuego de ametralladora también tuvo poco impacto. Como resultado, en los primeros tres días de batalla, los Aliados lograron avanzar 2 km, y las aldeas de Flers, Courcelette, Martinpuich y High Wood, estratégicamente merecido, cayeron en manos de los Aliados.

Sin embargo, si bien los tanques tuvieron un gran impacto en los alemanes inicialmente, eran demasiado poco confiables y fáciles de destruir con fuego de artillería, por lo que los aliados lucharon para aprovechar este éxito.

Sin embargo, Douglas Haig quedó tan impresionado que ordenó que se construyeran otros 1.000 para ayudar a los aliados en el frente occidental.


Primera Guerra Mundial

Parámetros geográficos

El valle de Combles a Hardecourt de allí camino a Maricourt - Fricourt - Bécourt - Albert (exclusivo) de allí el río Ancre

Contexto

Un honor de batalla que incorpora el incidente táctico "Captura de Martinpuich", formalmente titulado "Batalla de Flers-Courcelette", y que en sí mismo forma parte de "Las batallas del Somme". Nota al pie 1

Descripción

El Honor "Flers-Courcelette" se otorgó a las unidades de la Fuerza Expedicionaria Británica que participaron en la ofensiva de septiembre en el Somme. Fue un asalto de dos ejércitos entre Combles y Thiepval que comenzó el 15 de septiembre. El Cuerpo Canadiense (Teniente General Sir J.H.G. Byng), en el flanco derecho del Ejército de Reserva, fue asignado para tomar el área que rodea la aldea Courcelette. La 2.a División Canadiense (General de División R.E.W. Turner, VC) atacó a horcajadas sobre la carretera Albert-Bapaume con el objetivo de tomar el pueblo de Courcelette mientras que la 3.a División (General de División L.J. Lipsett) atacó a su izquierda para proporcionar protección de flanco. El plan británico general incorporó el uso de una andanada de artillería progresiva y una nueva doctrina que dividió el avance en una serie de límites sucesivos por parte de la infantería. Por primera vez, los "tanques" altamente secretos iban a ser utilizados durante este ataque. El ataque canadiense se lanzó bajo este bombardeo rodante y en el área de la 2a División, las Brigadas 6 (General de Brigada H.D.B Ketchen) y 4 (General de Brigada R. Rennie) hicieron el primer salto asegurando una línea cerca de una antigua fábrica de azúcar. En este punto, hubo una breve pausa para que la Quinta Brigada (General de Brigada A.H. Macdonell) avanzara y llevara el ataque hacia la carretera entre Courcelette y Martinpuich. A su izquierda, la octava brigada (general de brigada J.H. Elmsley) tomó la parte alemana de la línea de trinchera alemana Fabeck Graben que la séptima brigada (general de brigada A.C. Macdonell) empujó más al este hacia Courcellette, donde la quinta brigada estaba atacando la aldea. Durante el ataque, la División Canadiense también fue apoyada por la recién formada 1ra Brigada de Ametralladoras Motorizadas, que a pesar de su título era una unidad y no una formación. Los alemanes, rechazados de sus posiciones, realizaron varios contraataques contra los canadienses. Muchos de estos ataques impactaron fuertemente en la aldea de Courcelette, que formó un vértice en la línea, pero fue defendida con éxito por el 22º Batallón. El 18 de septiembre, la 1.ª División canadiense (el general de división A.W. Currie) relevó a la 5.ª Brigada en la línea del frente y continuó defendiéndose de los contraataques alemanes. La 1.a Brigada Canadiense (General de Brigada G.B. Hughes) llevó a cabo otro pequeño ataque frente a Courcelette el 22 de septiembre empujando a los alemanes hacia atrás otros 500 metros. En su primer asalto importante al Somme, el Cuerpo Canadiense había llevado a cabo una operación exitosa que avanzó más de una milla pero a un costo de más de 7000 bajas. La ofensiva británica en general fue un éxito limitado. Aunque tuvo éxito entre Courcelette y Flers al sur, la aldea de Combles, más al sur, no fue tomada y no se logró el ansiado avance.

Sir Julian Byng, comandante del Cuerpo Canadiense, junio de 1916 a junio de 1917. Ubicación desconocida. Mayo de 1917.
Crédito: Canadá. Departamento de Defensa Nacional / Biblioteca y Archivos de Canadá (MIKAN no 3213526)

El general de división L.J. Lipsett, comandante de la 3.a División canadiense. Camblain l'Abbé. Mayo de 1918.
Crédito: Canadá. Departamento de Defensa Nacional / Biblioteca y Archivos de Canadá (MIKAN no. 3218379)

El general de brigada Robert Rennie se muestra aquí como general de división en la década de 1920.
Crédito: Cortesía de John Stephens, curador, Museo del Regimiento de los Rifles de la Reina de Canadá

General Currie, comandante de las tropas canadienses en Francia y A.D.C. Ubicación desconocida. Junio ​​de 1917.
Crédito: Canadá. Departamento de Defensa Nacional / Biblioteca y Archivos de Canadá / PA-001370 (MIKAN no. 3191901)

Teniente general R.E.W. Turner, V.C. Ubicación desconocida. 1914-1919.
Crédito: Canadá. Departamento de Defensa Nacional / Biblioteca y Archivos de Canadá / PA-007941 (MIKAN no. 3221894)

El general de brigada Huntly D.B. Ketchen comandó la 6.a Brigada de Infantería Canadiense. Retrato sentado. Octubre de 1917
Crédito: Canadá. Departamento de Defensa Nacional / Biblioteca y Archivos de Canadá (MIKAN no. 3217396)

El general de división Sir Archibald Cameron Macdonell fue el oficial general al mando de la primera división canadiense a partir de junio de 1917. Ubicación desconocida. Fecha desconocida.
Crédito: Canadá. Departamento de Defensa Nacional / Biblioteca y Archivos de Canadá (MIKAN no. 3218799)

Brigadier-General Garnet Hughes (1ra Brigada de Infantería Canadiense) hijo de Sam Hughes, el Ministro de Milicia y Defensa. Más tarde, en 1916, el general de brigada G. Hughes recibe un ascenso para comandar la Quinta División Canadiense, un puesto administrativo. Fotografía tomada en julio de 1916. Ubicación desconocida.
Crédito: Canadá. Departamento de Defensa Nacional / Biblioteca y Archivos de Canadá / PA-000356 (MIKAN no. 3216967)

De izquierda a derecha, el general James Elmsley, el teniente gobernador Lionel Clarke y Reginald S. Timmis asistieron a la inauguración del Parlamento Provincial, Toronto, Ontario. 1920.
Crédito: Timmis, Reginald Symonds, colección 1884-1968 Baldwin Toronto Reference Library 995-1-10-13a

Mapa que muestra el ataque del Cuerpo Canadiense a Courcelette, el 15 de septiembre de 1916.
Crédito: Mapa de Nicholson, de C.E.F., 1914-1919 p. 170.

Adjudicado a:

Unidades de servicio actualmente


    Premio a los primeros húsares (GO 71/30)
    Premios al cuarto batallón de infantería canadiense, CEF (GO 110/29) y The Dufferin Rifles of Canada (GO 110/29)
    Premios al 19º Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29) y The Argyll and Sutherland Highlanders of Canada (Princess Louise's) (GO 110/29)
    Premios al 42º Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29) y The Royal Highlanders of Canada (GO 110/29).
    Premios al segundo batallón canadiense de fusiles montados, CEF (GO 110/29) y The British Columbia Dragoons (GO 110/29)
    Premios al 29 ° Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 123/29) y al Regimiento de Vancouver (GO 71/30)
    Premios al 3er Batallón de Pioneros (48o Canadienses), CEF (GO 110/29) y al Regimiento Escocés Canadiense (GO 110/29)
    Premios al 18o Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29) y The Essex Scottish (GO 110/29)
    Premio a The Fort Garry Horse (GO 5/31)
    Premios al 2do Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 123/29) y los Foot Guards del Gobernador General (GO 32/32)
    Premios al cuarto batallón canadiense de fusiles montados, CEF (GO 110/29), la guardia del cuerpo del gobernador general (GO 112/35) y el caballo de Mississauga (GO 110/29)
    Premios al 52 ° Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 123/29) y al Regimiento del Lago Superior (GO 110/29)
    Premio al Caballo de Lord Strathcona (Royal Canadians) (GO 88/31)
    Premios al 49 ° Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29) y al Regimiento de Edmonton (GO 110/29)
    Premios al 1er Batallón Canadiense de Rifles Montados, CEF (GO 110/29), el 16o Caballo Ligero Canadiense (GO 110/29) y los Rifles Montados Saskatchewan (GO 110/29)
    Premios al 25o Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 123/29) y al Regimiento de Colchester y Hants (GO 110/29)
    Premios al 21 ° Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 123/29) y al Regimiento Propio de la Princesa de Gales (GO 110/29)
    Premio a la Infantería Ligera Canadiense de la Princesa Patricia (GO 123/29)
    Premios al 43 ° Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29) y Cameron Highlanders of Canada de The Queen's Own (GO 110/29)
    Premios al 3er Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 123/29) y The Queen's Own Rifles of Canada (GO 110/29)
    Premios al 20.o Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29) y The Queen's Rangers, 1.er Regimiento Americano (GO 110/29)
    Premio al Royal 22e Régiment (GO 110/29)
    Premio a los Royal Canadian Dragoons (GO 5/31)
    Premios a la 1ra Brigada Canadiense de Ametralladoras a Motor, CEF (GO 110/29) y la 1ra Brigada de Ametralladoras a Motor (GO 110/29)
    Premios al 1er Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29), The Royal Canadian Regiment (GO 110/29) y The Canadian Fusiliers (City of London Regiment) (GO 110/29)
    Premios al 4o Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29) y The Royal Hamilton Light Infantry (GO 110/29)
    Premios al 26 ° Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29) y The Saint John Fusiliers (GO 110/29)
    Premios al 58 ° Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29), The Royal Grenadiers (GO 110/29) y The Toronto Regiment (GO 110/29)
    Premios al 28 ° Batallón de Infantería de Canadá, CEF (GO 110/29) y al Regina Rifle Regiment (GO 110/29)
    Premio al 27 ° Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 123/29)
    Premios al 5. ° Batallón canadiense de fusiles montados, CEF (GO 110/29) y al 7. ° / 11. ° Húsares (GO 10/39)
    Premios al 31 ° Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29), al Regimiento del Sur de Alberta (GO 110/29) y al 19 ° Dragón de Alberta (GO 71/30)

Unidades en el orden de batalla suplementario


    Premio a los rifles montados de los municipios del este (GO 110/29)
  • Batería de campo número 38, RCA
    Premios al Escuadrón de Ametralladoras, Brigada de Caballería Canadiense, CEF (GO 5/31) y al 1er Escuadrón de Ametralladoras de Caballería (GO 5/31)
    Premio a los Peterborough Rangers (GO 110/29)
  • 118a batería mediana, RCA
    Premios al 1er Batallón Canadiense de Rifles Montados, CEF (GO 110/29) y The Manitoba Mounted Rifles (GO 5/31)
    Premios al 24 ° Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29), el 60 ° Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29) y The Victoria Rifles of Canada (GO 110/29)

Unidades disueltas

  • 1er Batallón de Pioneros Canadienses, CEF
    Premio al 1er Batallón de Pioneros Canadiense, CEF (GO 88/31)
  • 2do Batallón de Pioneros Canadienses, CEF
    Premio al 2do Batallón de Pioneros Canadiense, CEF (GO 123/29)
  • El regimiento de Manitoba
    Premio al Regimiento de Manitoba (GO 123/29)
  • El regimiento del norte de Alberta
    Premios al 31 ° Batallón de Infantería Canadiense, CEF (GO 110/29) y al Regimiento del Norte de Alberta (GO 110/29)

Nota

GO 6/28 Reino Unido, War Office, Los nombres oficiales de las batallas y otros enfrentamientos librados por las fuerzas militares del Imperio británico durante la Gran Guerra, 1914-1919, y la Tercera Guerra de Afganistán, 1919: Informe de la nomenclatura de las batallas Comité aprobado por el Consejo del Ejército (Londres, 1922), p.16


Información sobre la batalla de Flers-Courcelette


Fecha
15-22 de septiembre de 1916
Localización
Courcelette, Francia
Resultado
Tácticamente: Minor Br./N.Z./Cdn Victory
Estratégicamente: insignificante
Cambios territoriales
Avances británicos / canadienses / neozelandeses de hasta 2,000 yardas en una de 12,000 yardas. parte delantera
Fecha: 15-22 de septiembre de 1916
Ubicación: Courcelette, France
Resultado: Tácticamente: Minor Br./N.Z./Cdn Victory
Estratégicamente: insignificante
Cambios territoriales: avances británicos / canadienses / neozelandeses de hasta 2,000 yardas en una yarda 12,000. parte delantera
Beligerantes:
: Reino Unido
Canadá
Nueva Zelanda
Comandantes y líderes:
: Douglas Haig CINC, Henry Rawlinson 4.o Ejército
Julian Byng
Alexander Godley
Fuerza:
: 11 Divisiones, 39 Tanques

Batallas principales en pequeña capitalización y otros compromisos a continuación: Albert - Bazentin Ridge - Delville Wood - Pozixères Ridge - Guillemont - Ginchy - Flers-Courcelette - Morval - Thiepval Ridge - Transloy Ridges - Ancre Heights - Ancre

Montauban - Mametz - Fricourt - Contalmaison - la Boiselle - Gommecourt - Longueval - Trx nes Wood - Ovillers - Fromelles - High Wood - Mouquet Farm - Martinpuich - Combles- Lesboeufs - Gueudecourt - Eaucourt l'Abbaye - le Sars - Butte de Warlencourt- Schwaben - Reductos de cosas - Fosa de Regina - Beaumont Hamel

La batalla de Flers-Courcelette, que comenzó el 15 de septiembre de 1916 y duró una semana, fue la tercera y última de las ofensivas a gran escala montadas por el ejército británico durante la batalla del Somme. La batalla es importante para el primer uso del tanque en la guerra.

Las expectativas eran altas de que demostraría ser un arma decisiva, sin embargo, el rendimiento del tanque Mark I fue irregular y muchos sintieron que el tanque necesitaba aún más mejoras para ser adecuado para el uso en el campo de batalla. No obstante, el general Sir Douglas Haig, que había querido organizar un ataque masivo de tanques el día inaugural de la Batalla del Somme, el 1 de julio, decidió enviar los 49 tanques que estaban disponibles a la batalla. Fue advertido contra esto tanto por sus subcomandantes, como Ernest Dunlop Swinton, como por el gobierno francés, que envió al Coronel Jean-Baptiste Eugx ne Estienne y al Subsecretario de Estado de Invenciones Jean-Louis Br ton, normalmente archienemigos, a Londres, con la esperanza de persuadir al gobierno británico para que anule a Haig. Al final, los tanques demostraron ser en gran parte un activo psicológico, envalentonando a los atacantes e intimidando a los defensores cuando avanzaban. Sin embargo, tácticamente proporcionaron poca ventaja o apoyo a los atacantes, ya que muchos de los tanques se averiaron y no pudieron avanzar. Winston Churchill, una de las principales fuerzas impulsoras del proyecto que produjo el tanque, respondió: "Mis pobres 'acorazados terrestres' se han soltado prematuramente a pequeña escala" cuando se enteró del uso y rendimiento de los tanques en Flers-Courcelette.

Objetivo estratégico general

Al igual que las ofensivas anteriores del 1 de julio (Batalla de Alberto) y el 14 de julio (Batalla de Bazentin Ridge), Haig esperaba lograr un gran avance en las defensas alemanas, permitiendo un regreso a la guerra móvil con unidades de caballería que atraviesan un agujero perforado en el línea mediante un exitoso ataque de infantería, rápido y decisivo. Aunque las fuerzas británicas, canadienses y neozelandesas obtuvieron avances significativos en el día, no se produjo un gran avance y el frente de Somme volvió a una lucha de desgaste, que, con el inicio del clima húmedo, creó condiciones espantosas en las que la infantería tuvo que vive y lucha.

Después de haber luchado durante los dos meses anteriores para hacerse con el control, la 47ª División británica (1 / 2ª Londres) logró despejar High Wood, sufriendo grandes pérdidas en el proceso.

El Canadian Corps hizo su debut en el Somme en el flanco izquierdo. El ataque con la 2da División canadiense avanzando aproximadamente dos kilómetros y capturando su objetivo asignado de Courcelette y el área que rodea la aldea. Los notables esfuerzos del 25º Batallón (los Rifles de Nueva Escocia) y del 22º Batallón Franco-Canadiense (los 'Van Doos') se realizaron en el proceso de expulsar a los defensores alemanes de la aldea.

La División de Nueva Zelanda luchó y capturó una posición conocida como Switch Line en 30 minutos después de que los británicos inicialmente habían puesto sus ojos en la posición dos meses antes.

En el centro del ataque, fueron capturados dos pueblos. Martinpuich, wrested by the 15th (Scottish) Division, and Flers, captured by the British 41st Division were taken, but these were more than 2,000 yards short of the lofty final objectives of the fortified villages of Gueudecourt and Lesbœufs.

On the right, where Haig had hoped the hole would be opened in the line to allow the cavalry penetration and breakthrough, the attacks faltered. In this area a German position known as the "Quadrilateral" Redoubt sat west of Ginchy but due to poor weather that prevented flying and poor sight lines the exact position of the trenches of the redoubt were unknown to the attackers. The artillery preparation and tank support did little to neutralise the defenses and left the trenches and wire protecting the position largely intact which allowed the German garrison to batter the 56th (London) Infantry Division and 6th Division of the XIV Corps' attack. The 6th division finally took the Quadrilateral after four days of attacks on 18 September. The Guards Division made considerable headway, advancing 2,000 yards, but they were stopped short of Ginchy. To take the remaining objectives, the British Fourth Army launched the Battle of Morval on 25 September.

The Victoria Cross is the highest military honour in the British and Commonwealth system of honours. It is awarded for acts of the highest valour in the face of the enemy in battle. For their actions at Flers-Courcelette four Victoria Crosses were awarded:

New Zealander, Serjeant Donald Forrester Brown of the Otago Infantry Regiment was awarded the VC for his heroic actions in battle southeast of High Wood on 15 September.
On the same day, Scottish Lieutenant Colonel John Vaughan Campbell of the 3rd Battalion Coldstream Guards, Guards Division, earned his VC for his part in the fighting at Ginchy.
Again on the 15th, close to the village of Ginchy, Lance-Sergeant Frederick McNess of the 1st Battalion Scots Guards, Guards Division, earned the VC.
On the 16th of September, Canadian Private John Chipman Kerr of the 49th (Edmonton) Battalion earned the VC for gallant actions fighting near Courcelette.

The Canadian actions on the Somme are commemorated at the Courcelette Memorial which sits beside the D929 (Albert-Bapaume) roadway, just south of the village of Courcelette itself.
The New Zealand Memorial to the New Zealand Division's actions on the Somme is found on the former site of the Switch Line trench on a lane off the D197 road running north of Longueval (GPS co-ordinates 50.039501 2.801512) and the New Zealand Division's memorial to its Missing in France is located near the Commonwealth War Graves Commission Caterpillar Valley Cemetery, just east of the village of Longueval.
The 41st Division memorial sits in Flers in commemoration of their liberation of the village. This memorial, topped with a bronze battle dressed soldier, has been made particularly famous in its depiction as the photo on the cover of Rose Coombs' quintessential battlefield tour guide Before Endeavours Fade.
A memorial cross to the Guards Division sits beside the C5 road between Ginchy and Lesbœufs.
A memorial cross to the 47th London Division sits beside the D107 road just inside High Wood between Martinpuich and Longueval.

List of Canadian battles during World War I

A Short History of the 6th Division Aug. 1914 - March 1919 Edited By: Maj. Gen. T. O. MARDEN, London, Hugh Rees Ltd. 1920
Commonwealth War Graves Commission - Battle of the Somme: Coucelette http://www.cwgc.org/somme/content.asp?menuid=27&id=27&menuname=Courcelette&menu=main and http://www.cwgc.org/somme/content.asp?id=83&menu=sub
http://www.patriotfiles.com/index.php?name=Sections&req=viewarticle&artid=7023&page=1
http://www.archive.org/stream/hist6thdivision00marduoft/hist6thdivision00marduoft_djvu.txt
http://www.freeinfosociety.com/article.php?id=456

This site is the best for: everything about airplanes, warbirds aircraft, war bird, plane film, airplane film, war birds, airplanes videos, aeroplane videos, and aviation history. A list of all aircraft video.

Copyright A Wrench in the Works Entertainment Inc. Todos los derechos reservados.


Flers-Courcelette 15 Sept 1916

On 1 July 1916 the British began a massive offensive against German positions along the Somme. Field Marshal Sir Douglas Haig unleashed this offensive prematurely, in large part to respond to a desperate appeal by the French for a diversion to draw off German forces from Verdun. The Battle of the Somme developed into the deadliest engagement of the entire war. In fighting from July to November it claimed some 1.2 million men on both sides.

Despite the horrific casualties of the first day on the Somme, Haig continued the offensive in the belief that his men could indeed break through the German lines and end the war. Desperate for anything that might tip the balance, Haig called on the tanks, even though but few were available. Swinton opposed their deployment before they were available in sufficient numbers and the crews could be properly trained. But he was promptly overruled and replaced, not the last of the tank pioneers to be thus treated.

The men of the new force operated under the cover of the Armored Car Section of the Motor Machine-Gun Service. Many of those who were recruited to operate the new machines had little knowledge of soldiering. Training in driving (first with Little Willie), gunnery, and rudimentary tactics went forward, but one tank commander who took part in the subsequent attack on the Somme later wrote:

I and my crew did not have a tank of our own the whole time we were in England. Ours went wrong the day it arrived. We had no recon naissance or map reading . . . no practices or lectures on the compass . . . we had no signalling . . . and no practice in considering orders. We had no knowledge of where to look for information that would be necessary for us as Tank Commanders, nor did we know what information we should be likely to require.

Some of the men and their machines were then shipped to France. As a consequence of the feverish efforts to prepare for action, many of the crewmen were completely exhausted before they even got into battle. On the night of 13 September, the drivers, guided by white tape on the ground, with the tanks creating considerable amazement for those who watched them, moved into their assembly areas.

Shortly after first light on 15 September 1916, a new chapter in warfare opened when the tanks went into action. Of 150 Mark I tanks, only 59 were in France when Haig made the decision to employ them, and of these only 49 actually reached the front. Plagued by mechanical problems abetted by nervous crewmen, only 35 tanks reached the line of departure 31 crossed the German trenches, and only nine surmounted all problems and pushed on ahead of the infantry.

The Tanks on the Somme. 15th September 1916.

D Company, 2 section, with NZ Division, XV Corps, 3rd Army

D Company, 2 section intended to get 8 tanks into action on 15th September 1916

2 section also had two other tanks which were detached and operated with other units on the 15th September 1916.

2 Section was to support the New Zealand Division

Zero was 06:20. The tanks were to reach Switch Trench five minutes before the infantry and thus enable their advance. En route 535 and 547 were to turn right along Crest trench and help clear it of the enemy 719 would turn right upon reaching Switch trench and clear the lower half of it of opposition, these three tanks would then rendezvous at the southern end of Fish Alley. Meanwhile 720 was to move right, cross Switch Trench and cover the infantry who would be consolidating in front of it.

The advance was to halt at Switch Trench until 7:20am, partially to allow the tanks to assist with mopping up.

Account of operations

The tanks arrived late and followed the infantry over the German front line, which had already been captured, the infantry making use of the lane left in the barrage to push forward.

The advance resumed, and despite enfilading fire dorm each flank the infantry swiftly capturing their second objective, Fat Trench and the upper part of Fish Alley. A further advance was now halted in front of the heavily wired and well defended Flers Line which lay in between the second and third objectives. 535 continued northwards in an attempt to support this attack but was hit and Knocked out at M36c.2.6.

547 and 720 advanced either side and probably a little to the rear of 535. At 10:30 547 advanced into the centre of the Flers Line and enfiladed the twin trenches with MG fire, the infantry rapidly advanced over the crushed wire and captured the position. 720 meanwhile, may have done much the same on the extreme left of the Division, all the while probably firing on the Germans on the Division left who had not been silenced by the unsuccessful attack of the 47th Division.

719 advanced on the extreme right of the division, catching the infantry up at the second Objective, where Fat Trench abutted Flers trench. At 9:15am, at the request of the infantry, the tank moved into the depression to the south west of Flers and silenced enemy Mgs ensconced in a farmhouse there. The tank then moved towards Flers, its steering was damaged by shell fire and then tank then ditched, at M36d.9.9, whilst attempting to withdraw. More shells hit the tank, it caught fire and was burnt out.

The New Zealanders, possibly with the assistance of 547 and two other tanks, were able to capture Grove Trench, and two field guns therein. The trench could not be held due to the failure of the attacks on either flank and the infantry withdrew and consolidated on the Blue Line, 547 ignored the general order for all tanks to withdraw and remained behind to cover the consolidation, eventually withdrawing into Flers after dark.

Penetrated by AP bullets: 0

C Company, 1 section, with 2nd Canadian Division, Canadian Corps, 3rd Army

C Company, 1 section, intended to get 6 tanks into action on 15th September 1916

C Company, 1 section, Capt Inglis AM

C1, 709, “Champagne”, Lt Wheeler AGC

C2, 522, “Cognac”, Lt Bluemel FW

C3, 701, “Chartreuse”, 2Lt Clark SDH

C4, 503, “Chablis”, 2Lt Campbell GOL

C5, 721, “Creme de menthe”, Capt Inlis AM

C6, 504, “Cordon Rouge”, 2Lt Allan J

Trevor Pidgeon gives C1 the number 721, this must be a Typo. Inglis’ report (in the Canadian Divisions War Diary) states it was number 709.

Northern Group, 709, 522, 504, were to cross the Canadian front line about R35a.0.3. and then follow sugar trench to R30c.5.3, immediately north of the factory. They were to help cover the left flank of the advancing infantry, assist in mopping up and, once at the Sugar factory, deal with any MGs therein or in Courcelette

Southern group 721, 701, 503, to start from near Pozieres Windmill, advance down the road to the sugar factory, one tank on the road and one 30 yards either side of it. The tanks were to proceed to R36a.5.5 where, at z + 43 mins a male tank was to detach itself and assit the infantry in capturing the ruins. The other two tanks, a male and a female, were meanwhile to continue down the road to Candy trench at R36a.8.7 then follow the trench down towards Martinpuich. Once the infantry had gained their final objectives the tanks were to return and rally.

Account of operations

522 and 709 both started on time, at Zero, and advanced along routes close to one another. 522 was faster and ditched at R35a.3.9 ten minutes before 709 ditched at roughly the same location. 522 was unditched but ditched again permanently at R29b.5.1. Both crews attempted to unditch their machines whilst under fire, 709’s crew gave up after four fruitless hours and abandoned the tank, the driver being killed in the unditching attempt. 522’s crew worked all day but were also unable to save the tank which was abandoned.

504 meanwhile entered no mans land and, under heavy fire, advanced along Sugar trench silencing several Mgs therein thus enabling the infantries advance. The tank reached R30c.5.3, north of the Sugar factory and joined in the latter part of the attack on the factory blocking the Germans escape route.

701 ditched and 503 threw a track, both thus failed to reach the start point.

721 reached the start point at 2am and started forward at Zero, having been joined by 2Lt Campbell but having lost one of its tail wheels to an enemy shell.

The tank was possibly photographed and filmed whilst advancing: IWM FLM 2044, X1.p129

The infantry advanced well ahead, the tank eventually catching them up in the Sugar Factory where it helped subdue the defenders with 6pdr and MG fire. The Germans in the factory surrendered, 721 and 504 returned down the Albert Road, 721 laying 400 yds of cable en route, both tanks rallied.

The infantry launched a further attack in the afternoon and captured Courcelette village.

Penetrated by AP bullets: 0

The tanks were thus far from impressive in their debut, mostly because they were too widely dispersed and not used according to any plan. Their crews were also not well trained, and there was the spate of breakdowns. Regardless, the few tanks that did get into action had a profound impact on Haig five days after the attack he urgently requested 1,000 more. Haig also demanded the establishment of a new central office charged with improving their fighting ability. Even before the end of the Battle of the Somme, Haig had created the Tank Corps Headquarters.


Partial Victory

With the new artillery barrage, tanks, and a carefully prepared infantry attack, the Canadians captured the ruined village of Courcelette on 15 September. Despite thousands of casualties, it was a victory, one of the few for Allied forces on the Somme.

Further attacks through September and October were just as costly, but less successful. Operations against Desire Trench and Regina Trench, to the north of Courcelette, were grinding affairs where soldiers attacked and counterattacked repeatedly over the same ground, and always under heavy enemy fire.

In late October, the three battered divisions of the Canadian Corps limped off the Somme having suffered 20,000 casualties. The 4th Canadian Division, fighting with British troops, finally captured Regina Trench in November, as the offensive came to a halt in the mud all along the Somme front.


Fat, Slow, and Monstrous: The Tanks of World War I Terrorized the Battlefield

World War I tanks were not particularly useful, but they did inspire fear.

Esto es lo que necesita recordar: The early tanks were plagued by reliability problems and hellish to be inside. Pero ellos terrified los alemanes.

“We heard strange throbbing noises, and lumbering slowly towards us came three huge mechanical monsters such as we had never seen before,” remembered Bert Chaney, a 19-year-old officer in the Signal Corps of the British Army. “My first impression was that they looked ready to topple on their noses, but their tails and the two little wheels at the back held them down and kept them level….”

Chaney was witnessing the dawn of a new era in warfare. On September 15, 1916, at Flers Courcelette during the Battle of the Somme, one of the bloodiest affairs of World War I, the tank made its combat debut. Developed under a cloak of secrecy with the explanation that the large iron containers being manufactured were meant to carry water, the nebulously named tank was actually designed to cross No Man’s Land, traverse German trenchlines, penetrate into the enemy’s rear, and break the hellish stalemate on the Western Front.

A Dark, Sweltering Cave of Armor Plating

The Mark I tank, the first in British production, weighed just over 31 tons, and riveted armor plating protected a crew of eight soldiers in a dark, sweltering cave of a compartment that was routinely permeated with noxious gasoline fumes. Two main variants of the Mark I were built – the Male with sponson mounted 6-pounder guns and a pair of .303-caliber machine guns in the hull and the Female model which mounted five .303-caliber machine guns. The Male was intended to take on German strongpoints, while the Female battled enemy infantry concentrations.

At Flers Courcelette, approximately 50 Mark I tanks rolled forward, and the Germans who saw them coming with the British infantry were initially stunned. “And there between them, spewing death, unearthly monsters,” remembered one German soldier. The Mark I was indeed innovative however, it was also primitive. Shaped like a rhombus, it utilized caterpillar tracks that circulated around the entire length of the machine. It was prone to mechanical failures and often was immobilized in shell holes or craters, or even on tree stumps. Still, the Mark I tanks that entered battle on September 15, 1916, impressed British commanders, who requested more of them.

Although the tanks at the Somme failed to break the stalemate, it was obvious that the new weapon would influence the future of land warfare. Tactical refinements in the employment of tanks and in the designs and capabilities of the vehicles themselves continued. The Germans soon developed tanks of their own and devised effective tactics to defend against those of the British and French.

Only the Beginning…

While two of the tanks that Chaney saw that morning on the Somme front were disabled, the third managed to mount an attack against the Germans. “This was one of the rare occasions when they had passed through the enemy fire, and they were enjoying themselves chasing and rounding up Jerries, collecting thousands of prisoners and sending them back to our lines escorted only by Pioneers armed with shovels,” he recalled, perhaps with a bit of exaggeration.

The action at Flers Courcelette was just the beginning. Both sides learned lessons, and a generation later the tank became a primary offensive weapon during World War II. One hundred years after its debut during the Battle of the Somme, the tank remains a dominant force on the battlefields of the 21st century.

This article first appeared on the Warfare History Network and first appeared on TNI earlier this year.


The Battle of Flers

The Battle of Flers-Courcelette (September 1916) was a subsidiary attack of the Battle of the Somme. However, what happened at the Battle of Flers-Courcelette was to have a big impact of World War One and was to change warfare forever.

The Battle of Flers-Courcelette was the first occasion that tanks were used in battle. An attack on Flers-Courcelette by the 41st Division was supported by 49 tanks. Such was their lack of reliability that only fifteen got to the Flers-Courcelette area and took part in the battle. Seventeen had simply not got to the front line. In one sense, this fulfilled all that Winston Churchill had feared. A strong supporter of the tank, Churchill was worried that it was being put into use too early.

“My poor land battleships have been let off prematurely on a petty scale.” Winston Churchill

The tanks went into battle for the first time on September 15th. Seven failed to start.

A pilot of the Royal Flying Corps saw one of the four remaining tanks out of ten scheduled to attack Flers going down the main road of the village and radioed the following back:

“A tank is walking down the High Street of Flers with the British Army cheering behind it.”

A World War One tank

The attacks on Flers-Courcelette did temporarily undermine German morale in the area as rifle fire had little impact on the tanks that got through. Machine gun fire – so devastating against the infantry – also had little impact. In the first three days of the Battle of Flers-Courcelette, the Allies advanced 2 kilometres. The villages of Flers, Courcelette and Martinpuich fell to the Allies as did the strategically desirable High Wood. However, the Allies could not build on this success. The early tanks that had done so much to scare the German troops around Flers-Courcelette, were too unreliable and were susceptible to artillery fire. However, they had done enough to impress Douglas Haig. He ordered that another 1000 be built to assist the Allies on the Western Front.


Los marineros estaban apostados a cada lado del tanque. Operaron las cajas de cambios secundarias relacionadas con las pistas individuales. También pasaron munición, engrasaron las orugas y operaron las ametralladoras ligeras.

En un tanque "masculino", cada cañón de seis libras era servido por un artillero y un cargador. El arma fue movida por el mero esfuerzo físico del artillero, usando un eje debajo de su axila derecha para elevar y balancear el arma. Apuntó con una mira telescópica y accionó el mecanismo de disparo manualmente.

Las primeras tripulaciones de tanques procedían de prácticamente todos los regimientos del ejército británico. En consecuencia, hubo poca conformidad en las insignias de gorra o el uniforme al principio, pero finalmente se convirtieron en una rama del Cuerpo de Ametralladoras. Este se convirtió en el Cuerpo de Tanques en julio de 1917, el Cuerpo Real de Tanques en octubre de 1923 y el Regimiento Real de Tanques en abril de 1939.