Podcasts de historia

Los arqueólogos encuentran nuevas pistas sobre el misterio de la "colonia perdida"

Los arqueólogos encuentran nuevas pistas sobre el misterio de la

Cuando John White, designado por Sir Walter Raleigh como gobernador de la colonia de Roanoke, regresó a Inglaterra en busca de más suministros a fines de 1587, dejó atrás a su esposa, su hija y su nieta, Virginia Dare, la primera hija nacida en el Nuevo Mundo en Padres ingleses, entre los demás colonos. A su regreso de White en 1590, no encontró rastros de su familia ni de los demás habitantes de la colonia abandonada. A lo largo de los siglos venideros, arqueólogos, historiadores y exploradores profundizarían en el misterio de la "Colonia Perdida" de Roanoke, sin encontrar respuestas definitivas.

Con base en las escasas pistas dejadas atrás, algunos especularon que los nativos americanos atacaron y mataron a los colonos ingleses. "Croatoan" era el nombre de una isla al sur de Roanoke, ahora isla Hatteras, que en ese momento era el hogar de una tribu de nativos americanos del mismo nombre. Alternativamente, podrían haber intentado navegar de regreso a Inglaterra por su cuenta y haberse perdido en el mar, o haber sido asesinados por españoles hostiles que llegaron al norte desde sus propios asentamientos en Florida. Una teoría perdurable fue que los colonos podrían haber sido absorbidos por tribus amistosas de nativos americanos, tal vez después de mudarse tierra adentro en lo que ahora es Carolina del Norte.

Dos equipos independientes encontraron restos arqueológicos que sugieren que al menos algunos de los colonos de Roanoke podrían haber sobrevivido y dividido en dos grupos, cada uno de los cuales se asimiló a una comunidad nativa americana diferente. Un equipo está excavando un sitio cerca de Cape Creek en la isla Hatteras, a unas 50 millas (80 kilómetros) al sureste del asentamiento de la isla Roanoke, mientras que el otro está basado en tierra firme a unas 50 millas al noroeste del sitio Roanoke.

Cape Creek, ubicado en un bosque de robles cerca de Pamlico Sound, fue el sitio de un importante centro de la ciudad croata y centro comercial. En 1998, los arqueólogos de la Universidad de East Carolina tropezaron con un hallazgo único de la América británica temprana: un anillo de sello de oro de 10 quilates grabado con un león o un caballo, que se cree que data del siglo XVI. El descubrimiento del anillo provocó excavaciones posteriores en el sitio dirigidas por Mark Horton, un arqueólogo de la Universidad de Bristol de Gran Bretaña, que ha estado dirigiendo a voluntarios de la Sociedad Arqueológica de Croatoan en excavaciones anuales desde 2009. Recientemente, el equipo de Horton encontró un pequeño trozo de pizarra que parece Se han utilizado como tablilla de escritura y parte de la empuñadura de un estoque de hierro, una espada ligera similar a las utilizadas en Inglaterra a finales del siglo XVI, junto con otros artefactos de origen europeo y nativo americano. La pizarra, una versión más pequeña de una similar encontrada en Jamestown, tiene una letra minúscula "M" todavía apenas visible en una esquina; se encontró junto a un lápiz de mina.

Además de estos intrigantes objetos, el sitio de Cape Creek produjo una barra de hierro y un gran lingote (o bloque) de cobre, ambos encontrados enterrados en capas de tierra que parecen datar de finales del siglo XVI. Los nativos americanos carecían de esa tecnología metalúrgica, por lo que se cree que son de origen europeo. Horton le dijo a National Geographic que algunos de los artefactos que encontró su equipo son artículos comerciales, pero parece que otros pueden haber pertenecido a los propios colonos de Roanoke: "La evidencia es que se asimilaron a los nativos americanos pero conservaron sus bienes".

Un mapa en acuarela dibujado por nada menos que John White inspiró la búsqueda en el Sitio X (como se le conoce), ubicado en Albemarle Sound cerca de Edenton, Carolina del Norte, a unas 50 millas tierra adentro. Conocido como La Virginea Pars, el mapa muestra la costa este de América del Norte desde la bahía de Chesapeake hasta Cape Lookout; se encuentra en el Museo Británico como parte de su colección permanente. White comenzó a dibujar el mapa en 1585, dos años antes de convertirse en gobernador. En 2012, los investigadores que utilizaron espectroscopía de rayos X y otras técnicas de imágenes detectaron una pequeña estrella de cuatro puntas, de color rojo y azul, oculta debajo de un trozo de papel que White usó para hacer correcciones en su mapa. Se pensó que marcaba la ubicación de un sitio a unas 50 millas tierra adentro, al que White aludió en un testimonio dado después de su intento de regresar a la colonia. Si tal sitio existiera, decía la teoría, habría sido un destino razonable para los colonos desplazados de Roanoke.

Según el arqueólogo Nicholas Luccketti de la Fundación First Colony, que está realizando las excavaciones en el Sitio X, el grupo ha encontrado fragmentos de cerámica que, según ellos, pudieron haber sido utilizados por los colonos de Roanoke después de que dejaron la colonia. Cerca se encuentra un sitio que los arqueólogos creen que podría haber sido una pequeña ciudad nativa americana, Mettaquem. Después de que la colonia de Roanoke llegó a su fin, los colonos ingleses finalmente llegaron al sur desde Virginia a Carolina del Norte, pero el primer colono registrado en el área no llegó hasta alrededor de 1655. Pero la cerámica recientemente descubierta tiene un estilo llamado Border Ware, que es típico de la cerámica desenterrada en Roanoke Island, así como en Jamestown, pero ya no se importó al Nuevo Mundo después de principios del siglo XVII, cuando la Compañía de Virginia se disolvió.

Además de la cerámica de Border Ware, los arqueólogos del Sitio X descubrieron varios otros artículos, incluido un frasco de almacenamiento de alimentos conocido como balaustre, piezas de los primeros fusiles de chispa, un gancho de metal del tipo que se usa para estirar pieles de animales o tiendas de campaña y un herrete. , un pequeño tubo de cobre utilizado para asegurar las fibras de lana antes de la llegada del gancho y el ojo en el siglo XVII. Según los hallazgos de su equipo, Luccketti cree que los colonos de Roanoke pueden haberse mudado tierra adentro para vivir con aliados nativos americanos en algún momento después de que White se fue, y estos artefactos podrían haber estado entre sus pertenencias. Como se informó en el New York Times, la First Colony Foundation revelará más sobre sus hallazgos y teoría esta semana en Chapel Hill, Carolina del Norte.

Aunque los descubrimientos recién anunciados no resuelven este persistente misterio histórico, apuntan lejos de la propia isla de Roanoke, donde los investigadores no han podido encontrar pruebas que apunten al destino de la Colonia Perdida. Los arqueólogos de ambos equipos esperan que un estudio detallado de sus nuevos hallazgos arroje más pistas y, por supuesto, que quede más evidencia, esperando ser descubierta, en las interminables capas de tierra que los rodean.


Los fragmentos de cerámica pueden contener pistas sobre los colonos de Roanoke y el destino # 8217

Los arqueólogos en Carolina del Norte han descubierto piezas de cerámica que, según ellos (controvertidamente), señalan el destino de algunos de los antiguos residentes de la famosa colonia de Roanoke, informa Andrew Lawler para National Geographic.

Contenido relacionado

Un equipo de la First Colony Foundation, una organización sin fines de lucro, desenterró la vajilla, incluidos fragmentos de embarcaciones inglesas, alemanas, francesas y españolas, en un sitio junto al río Chowan, a unas 50 millas al oeste de la isla de Roanoke, donde unas 115 personas intentaron crear la primera permanente. Colonia inglesa en América del Norte.

& # 8220La cantidad y variedad de artefactos recuperados proporcionan evidencia convincente de que el sitio fue habitado por varios colonos de Sir Walter Raleigh & # 8217s desapareció colonia 1587 & # 8221, dice el arqueólogo Nick Luccketti, líder del equipo de investigación, en un comunicado.

El nuevo informe es el segundo en los últimos meses que afirma tener pistas sobre el paradero de los colonos desaparecidos de Roanoke. Este junio, Scott Dawson, historiador local y fundador de la Sociedad Arqueológica Croatoan, publicó La colonia perdida y la isla de Hatteras, que presenta evidencia de que al menos algunos miembros de la colonia se mudaron a la isla Hatteras, a unas 50 millas al sur de Roanoke. Si se confirman ambas afirmaciones, notas National Geographic, apoyarán la idea de que la colonia se dispersó en dos o más grupos antes de asimilarse a las comunidades nativas americanas locales.

El condado de Roanoke ha sido durante mucho tiempo un tema de interés tanto en las clases de historia como en la cultura popular de los Estados Unidos. Poco después del asentamiento de Carolina del Norte y la fundación de # 8217, algunos de sus colonos, incluido el gobernador John White, se fueron a buscar suministros, pero se vieron retrasados ​​por las hostilidades entre Inglaterra y España. Cuando el grupo regresó a Roanoke en 1590, encontraron la isla abandonada. Las únicas pistas sobre el destino de los colonos fueron las palabras & # 8220Croatoan & # 8221 & # 8212, una probable referencia a una tribu nativa americana que vivía en la isla de Hatteras & # 8212 y & # 8220Cro & # 8221, el primero fue tallado en un poste de la cerca, mientras que el segundo fue grabado en un árbol.

Nick Luccketti, investigador principal de la nueva investigación (derecha), informa a los funcionarios locales sobre los hallazgos. (Fundación Primera Colonia)

Como escribe Matthew Gault para Vicio, el & # 8220mystery & # 8221 de Roanoke Colony ha dado a luz tanto teorías serias como historias locas sobre abducción extraterrestre o eventos sobrenaturales. Los grupos de supremacistas blancos también han promovido la historia de Virginia Dare, la primera hija de padres ingleses nacidos en las colonias americanas y uno de los colonos desaparecidos de Roanoke.

Pero la imagen de Roanoke como una & # 8220Lost Colony & # 8221 recién comenzó en la década de 1830, cuando un libro y un artículo de revista describieron el asentamiento como un & # 8220 misterio romántico & # 8221, como Lawler señaló para el El Correo de Washington en 2018. Anteriormente, la mayoría de la gente simplemente había asumido que la gente de Roanoke se integraba en la cercana comunidad nativa americana de Croatoan, un hecho común en la América del Norte colonial.

& # 8220La & # 8216Lost Colony & # 8217 es un producto del siglo XIX. Fue solo en el siglo XIX que la Colonia Perdida fue & # 8216 perdida & # 8217 & # 8221 Lawler & # 8212autor de La ficha secreta, un libro sobre Roanoke y su lugar perdurable en la cultura estadounidense & # 8212told Salón& # 8217s Matthew Rozsa en 2018. & # 8220 Y la razón por la que descubrí que estaba & # 8216 perdida & # 8217 fue que la idea de que los colonos se asimilaran a los nativos americanos era un tabú. No solo era un tabú, la idea misma era ilegal. & # 8221

Los nuevos hallazgos son parte de las investigaciones de First Colony Foundation & # 8217 en un sitio en el condado de Bertie, según Sarah Cascone de Noticias artnet. Los arqueólogos comenzaron el trabajo después de conocer un mapa pintado por White entre 1585 y 1593. Ubicado en el Museo Británico de Londres, el documento presenta el contorno de dos fuertes escondidos en tinta invisible, posiblemente para ocultar su ubicación a los españoles.

El mapa, a su vez, llevó al investigador al sitio, que una vez estuvo cerca del pueblo nativo americano de Mettaquem. El equipo encontró fragmentos de cerámica inglesa a las afueras de la aldea. Un segundo sitio, ubicado a dos millas de distancia, ahora ha producido muchos más fragmentos de cerámica, lo que sugiere un asentamiento a largo plazo donde los residentes preparaban y almacenaban alimentos.

Un mapa elaborado por el gobernador de Roanoke, John White, puede ofrecer pistas sobre el destino de la "Colonia Perdida". (Museo Británico bajo CC BY-NC-SA 4.0)

& # 8220 Estamos muy seguros de que estas excavaciones están vinculadas a las colonias de Roanoke, & # 8221, dice un representante de First Colony Foundation Noticias artnet en un correo electrónico. & # 8220 Hemos considerado todas las demás posibilidades razonables y no podemos encontrar nada más que se ajuste a la evidencia. & # 8221

Los investigadores de la Primera Colonia afirman que los colonos deben haberse dispersado en grupos más pequeños, argumentando que una sola tribu no podría haber integrado a 100 o más nuevos residentes, informa Jeff Hampton para el Piloto de Virginia.

& # 8220 Posiblemente, un pequeño grupo fue a Croatoan Island en el otoño o invierno de 1587 para esperar a que John White regresara mientras el resto se trasladaba tierra adentro hasta la desembocadura del río Chowan y Salmon Creek, & # 8221, dice James, miembro de la junta de First Colony Horn en el comunicado.

Algunos expertos han expresado dudas sobre los hallazgos del equipo de First Colony.

& # 8220Soy escéptico & # 8221 Charles Ewen, un arqueólogo de la Universidad de Carolina del Este que dirigió un análisis de 2017 de un anillo que alguna vez se pensó que estaba vinculado a Roanoke, dice National Geographic. & # 8220 Buscan probar en lugar de desmentir su teoría, que es la forma científica. & # 8221

Mientras tanto, Dawson sostiene que todos los colonos se dirigieron a la isla Hatteras. Sostiene que la cerámica europea encontrada en el sitio del río Chowan probablemente llegó a la región a través del comercio entre colonos europeos y comunidades nativas americanas.

& # 8220 Bertie era el corazón del territorio enemigo, & # 8221 Dawson le dice al Piloto de Virginia en un correo electrónico. & # 8220Es el último lugar al que irían. La colonia literalmente anotó que se mudaron a Croatoan. & # 8221

Sobre Livia Gershon

Livia Gershon es una periodista independiente que vive en New Hampshire. Ha escrito para JSTOR Daily, Daily Beast, Boston Globe, HuffPost y Vice, entre otros.


Misterio duradero

Tanto misterio invita a mucha investigación, incluido incluso un proyecto de ADN en toda la región para ver si los colonos de Roanoke realmente se fusionaron con los croatas, una gran idea con pocas noticias y menos resultados después de su declaración inicial. En el siglo XX, se han encontrado muchos artefactos en las regiones de las islas de Carolina del Norte, incluida la empuñadura de una espada y cuencos, que se remontan ciertamente a los europeos de los siglos XVI y XVII, pero nunca de manera decisiva a los colonos de la Colonia Perdida. ¿Hasta ahora?

Los arqueólogos del Centro de Arqueología del Sureste, parte del Servicio de Parques Nacionales, y la Fundación First Colony, una organización sin fines de lucro dedicada a descubrir respuestas sobre los asentamientos de Raleigh, descubrieron dos pequeñas piezas de cerámica isabelina. Se cree que los fragmentos azules, blancos y marrones del tamaño de un cuarto son partes de un frasco de medicina o ungüento, y se encontraron a solo dos pies bajo tierra, muy cerca de un montículo de tierra que los arqueólogos creen que alguna vez fue un fuerte utilizado por los colonos de Roanoke. Si bien se ha encontrado o excavado una gran cantidad de cerámica a lo largo de los años, por lo general las muestras son demasiado pequeñas para clasificarlas. Pero estas piezas eran lo suficientemente grandes como para reconocerlas como un tipo de cerámica vidriada de estaño que se puede atribuir con seguridad a las décadas de 1570-1620. Si bien los pequeños fragmentos de la historia no son concluyentes ni responden a las preguntas duraderas sobre lo que les sucedió a los colonos, apuntan persistentemente a la posibilidad de que estén cavando en el lugar correcto.

El arqueólogo de la Primera Colonia Eric Deetz, hablando con el Virginian-Pilot, dijo: "Fue un hallazgo emocionante". Calculó que el frasco probablemente habría tenido 3 pulgadas de alto y 1.5 pulgadas de diámetro, y lo calificó como la pieza de cerámica más significativa encontrada en esa área desde la década de 1940. Deetz dijo: "Esa cerámica tenía algo que ver con la presencia isabelina en esa isla".


Descubrimientos arqueológicos de la colonia perdida de Roanoke

Wikimedia Commons Una ilustración de la década de 1870 que muestra a John White regresando a Roanoke en 1590, solo para encontrarlo abandonado.

El misterio de lo que sucedió con la colonia perdida de Roanoke ha desconcertado a los expertos durante siglos. El explorador inglés Sir Walter Raleigh fundó originalmente esta colonia en la actual Carolina del Norte en 1587. Pero tres años después, todos los habitantes de la colonia y sus 100 habitantes habían desaparecido misteriosamente.

El futuro gobernador de la colonia, John White, regresó de un viaje al extranjero, solo para encontrar el asentamiento abandonado. Los colonos de Roanoke solo dejaron un par de pistas. Una era la palabra & # 8220Croatoan, & # 8221 que estaba grabada en un fuerte & # 8217. En otra parte, la palabra & # 8220Cro & # 8221 fue tallada en un árbol. Un estudio reciente ha emocionado a los historiadores con la promesa de respuestas.

La cercana isla de Hatteras originalmente se llamó Croatoan. Esto inicialmente llevó a algunos investigadores a creer que los colonos que abandonaron Roanoke simplemente se dirigieron allí para establecer un campamento. Pero no fue hasta que el arqueólogo Scott Dawson dirigió una excavación de una década en el área que esta teoría se demostró potencialmente cierta en 2020.

Como se relata en el libro de Dawson & # 8217s La colonia perdida y la isla de Hatteras, las excavaciones arqueológicas comenzaron en 2009 y arrojaron hallazgos históricos en 2013. Estos artefactos, que incluían anillos de cobre, mangos de espada y pizarras para escribir, se remontan al siglo XVI y también se rastrearon hasta Inglaterra. Entonces, este descubrimiento finalmente presentó una explicación sólida de lo que sucedió con los colonos.

& # 8220 Por mucho que creía que la colonia se había hundido [a Hatteras], nunca pensé que íbamos a encontrarla & # 8221, dijo Dawson. & # 8220 No puedo & # 8217 creer lo que encontramos. Es algo surrealista. & # 8221

Junto con el profesor Mark Horton, Dawson y su equipo confían en que lo que encontraron en Hatteras fue el campamento de & # 8220survivor & # 8217s & # 8221. Creen que los colonos dispersos establecieron un nuevo hogar allí antes de asimilarse con los nativos croatoanos, quienes, según Horton, & # 8220 fueron amables. & # 8221

Horton agregó: & # 8220 Era un buen lugar con uno & # 8217s aliados en un lugar donde potencialmente podría ser rescatado. & # 8221

Mark Horton Dawson y su equipo desenterraron miles de artefactos en los últimos 11 años.

& # 8220No solo encontramos evidencia de arquitectura mixta de casas, sino también metalurgia, donde tenían herrerías y también trabajaban en cobre y plomo, y esto continuó hasta el siglo XVII, & # 8221, dijo Dawson. & # 8220Es difícil decir cuántos, pero al menos unas pocas docenas vivieron durante algunas décadas en los pueblos. & # 8221

De manera desgarradora, Dawson ha sido testigo de cómo los lugareños contemporáneos arrojan hallazgos históricos a un lado mientras construyen nuevas casas en la región, sin darse cuenta del valor de estos artículos.

Esa es la razón por la que creó la Sociedad Arqueológica de Croacia y se comprometió a resolver él mismo el misterio de siglos de antigüedad. Tenía la sensación de que los colonos no se habían perdido ni desaparecido. En cambio, simplemente se mudaron mientras esperaban que White y sus hombres regresaran.

Para 2020, un tesoro de descubrimientos arqueológicos ayudó a Dawson a defender su caso.


¿X marca el lugar?

Si el anillo de oro inspiró las excavaciones de Horton en Hatteras, entonces un mapa de acuarela de 1585 dibujado por White llevó a la Fundación First Colony a centrar su atención en el continente.

Conocido como La Virginea Pars mapa y parte de la colección permanente del Museo Británico, el documento llegó a los titulares en 2012 cuando los investigadores descubrieron una pequeña estrella de cuatro puntas escondida debajo de un parche en la parte superior del mapa. Una teoría es que el símbolo puede haber marcado la ubicación de un fuerte en el interior.

“Creemos que esto representa a los colonos de Roanoke”, dice Luccketti, sosteniendo dos astillas de cerámica verde.

Si tal fuerte se construyó en ese lugar, o incluso se planeó o discutió, entonces podría haber sido un destino lógico para al menos algunos de los colonos desplazados.

“Creemos que esto representa a los colonos de Roanoke”, dice Luccketti, sosteniendo dos astillas de cerámica verde. Los fragmentos se encontraron en una excavación de fin de semana reciente en lo que la Fundación First Colony llama Sitio X, en Albemarle Sound.


Los arqueólogos encuentran "nuevas pistas" en la búsqueda de los colonos perdidos de Roanoke

En 1587, los barcos británicos depositaron a 115 colonos en la isla de Roanoke y zarparon. Cuando el gobernador John White regresó con provisiones tres años después, todos y cada uno de los colonos habían desaparecido. El destino de la llamada Colonia Perdida sigue siendo un misterio desde entonces. Ahora, los arqueólogos dicen que pueden estar cerca de una solución: las excavaciones en Carolina del Norte han descubierto docenas de artefactos de finales del siglo XVI, El piloto de Virginia informes.

El gobernador había dudado en irse en primer lugar. Solo dos meses después de la llegada de los colonos, la hija de White dio a luz a una niña, el primer bebé inglés nacido en el Nuevo Mundo. Pero la necesidad de su gente era desesperada, por lo que White partió hacia Inglaterra, prometiendo regresar tan pronto como pudiera. En caso de problemas, White les dijo a los colonos que deberían "retirar 50 millas hacia la tubería principal".

Esto debería haber proporcionado un área de búsqueda clara tanto para los investigadores blancos como para los de hoy en día. El problema, dice el arqueólogo Clay Swindell de la First Colony Foundation, es que aparentemente White no especificó una dirección.

"Nadie tenía un buen entendimiento de dónde podrían estar las 50 millas", dijo Swindell al Piloto de Virginia.

Pero con el tiempo, algunas ubicaciones se han convertido en candidatos más probables que otras. Uno de los pioneros actuales es una parcela llamada Sitio X en el condado de Bertie, ubicada a unas 49 millas náuticas (57 millas) de la isla de Roanoke. Situado en un terreno elevado cerca de un río, el sitio habría sido atractivo para los colonos, así como para aquellos que habrían venido antes y después de ellos. Los registros históricos y las excavaciones en el Sitio X han revelado una ola tras otra de habitantes, incluidos los nativos americanos y los colonos europeos, y la plantación de un gobernador.

El sitio fue descubierto por primera vez en 2007 durante excavaciones exploratorias en preparación para un gran acuerdo de desarrollo de tierras. Las excavaciones preliminares descubrieron artefactos de asentamientos tanto ingleses como nativos americanos. El trato fracasó, pero el sitio había llamado la atención de los arqueólogos.

Su interés solo aumentó en 2012, cuando los historiadores que examinaron un mapa dibujado por White descubrieron que había incluido un fuerte en el actual condado de Bertie. Si White había tenido conocimiento de un fuerte en ese lugar, es posible que envió a los colonos allí. Los grupos de búsqueda enviados tras los colonos nunca llegaron tan lejos.

“Ponemos dos y dos juntos”, dijo Swindell.

Swindell dice que las excavaciones más recientes en el Sitio X han descubierto docenas de artefactos de la época de los colonos, incluidos clavos, piezas de cerámica, herramientas y piezas de armas.

El equipo aún no está listo para declarar la victoria. Encontrar estos artículos no significa que Virginia Dare y su familia estuvieran allí, dice Swindell, pero sí significa que podrían haber estado allí.

"Tenemos nuevas pistas", dijo Swindell. "Eso es todo lo que podemos decir, hay nuevas pistas".


Roanoke, la colonia perdida

En su grupo de tres, buscará información que cuente las dificultades que sufrieron John White y sus colonos mientras se instalaban en Roanoke.

Tiene conocimientos previos sobre los pueblos nativos que actualmente habitaban las Américas. También aprendimos en el capítulo 3 sobre cómo las diferentes regiones culturales fueron influenciadas por su ubicación.

Preguntas para guiar su aprendizaje:

¿Qué tribus estaban en el área de Roanoke?

¿Cómo fue su relación con los ingleses?

¿Era la comida de fácil acceso?

¿Tenían los medios para construir un refugio?

Usando los enlaces a continuación o los libros enumerados, tome notas de forma independiente para aprender cómo fue el primer año de vida para los colonos en Roanoke.

Juntos escriban un párrafo que describa cuatro luchas diferentes que enfrentaron los colonos.

(No es necesario que responda todas las preguntas que se encuentran en "preguntas para guiar su aprendizaje", utilícelas como puntos de reflexión o, si se queda atascado, es posible que desee explorar una de estas preguntas).

¡Estudios sociales vivos! America's Past, Capítulo 6.2: El asentamiento perdido de Roanoke, página 74

ROANOKE, La colonia perdida: un misterio sin resolver de la historia, por Jane Yolen y Heidi Elisabet Yolen Stemple

Cada persona de su grupo debe elegir una de las siguientes teorías para explorar.

Utilice los recursos enumerados para investigar su teoría. Si se queda atascado, mire las "preguntas para guiar su aprendizaje".

Tome notas detalladas que le ayudarán a explicar mejor su teoría a su grupo mañana. Si terminas antes, investiga una nueva teoría.

¡Buena suerte resolviendo el misterio!

En esta teoría se cree que los colonos fueron asesinados por los nativos o por otros exploradores que querían reclamar la misma área.


Nueva pista sobre el misterio de la colonia perdida de Roanoke

Un mapa llamado `` La Virginea Pars '' pintado por el explorador John White entre 1585-1586 muestra un parche pegado al mapa, lo que podría ser una pista para comprender qué sucedió con el asentamiento de Roanoke que desapareció después de que White regresara a Inglaterra. (Foto AP / Museo Británico)

Un parche pegado a un mapa pintado por el explorador John White entre 1585-1586, cuando se realza con luz ultravioleta, muestra una imagen tenue que podría ser una pista para comprender qué sucedió con el asentamiento de Roanoke que desapareció después de que White regresó a Inglaterra. (Foto AP / Museo Británico)

CHAPEL HILL, N.C. - ¿Se ha encontrado la colonia perdida de colonos?

En 1585, el explorador John White viajó a la isla de Roanoke e hizo un mapa y otros dibujos de la isla. En 1587, una colonia de 116 colonos ingleses desembarcó en la isla de Roanoke, liderada por White.

Dejó la isla rumbo a Inglaterra en busca de más suministros, pero no pudo regresar hasta 1590 debido a la guerra entre Inglaterra y España.

Cuando regresó, la colonia se había ido, perdida en la naturaleza de una joven América.

Ahora, los expertos de la First Colony Foundation y el Museo Británico de Londres han revisado el mapa de White de 425 años de antigüedad (el mapa "Virginea Pars" de Virginia y Carolina del Norte es propiedad del Museo Británico desde 1866) y han descubierto una pista tentadora sobre el destino de "la Colonia Perdida", los colonos que desaparecieron de la isla Roanoke de Carolina del Norte a fines del siglo XVI.

"Creemos que esta evidencia proporciona una prueba concluyente de que se trasladaron hacia el oeste por el estrecho de Albemarle hasta la confluencia de los ríos Chowan y Roanoke", dijo James Horn, vicepresidente de investigación e interpretación histórica de la Colonial Williamsburg Foundation y autor de un libro de 2010. sobre la Colonia Perdida.

Adjuntos al mapa hay dos parches: uno parece simplemente corregir un error en el mapa, pero el otro, en lo que es el actual condado de Bertie en el noreste de Carolina del Norte, esconde lo que parece ser un fuerte. Otro símbolo, que parece ser la imagen muy tenue de un tipo diferente de fuerte, está dibujado en la parte superior del parche.

Un mapa de Google ubica el condado de Bertie, Carolina del Norte, donde los estudiosos creen que la colonia pudo haber intentado establecerse.

Los eruditos estadounidenses y británicos creen que el símbolo del fuerte podría indicar adónde fueron los colonos. Discutieron sus hallazgos el jueves 3 de mayo en una reunión académica en el campus de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

En un anuncio conjunto, los museos dijeron: “Los investigadores de la Fundación First Colony creen que podría marcar, literal y simbólicamente, 'el camino a Jamestown'. Como tal, es un descubrimiento único de primera importancia ".

"Su intención era crear un asentamiento. Y esto es lo que creemos que estamos viendo con este símbolo: su clara intención, marcada en el mapa".

White hizo el mapa y otros dibujos cuando viajó a la isla Roanoke en 1585 en una expedición comandada por Sir Ralph Lane. En 1587, dirigió una colonia de 116 colonos ingleses allí, antes de dejar la isla para Inglaterra en busca de más suministros.

Pero no pudo regresar hasta 1590 debido a la guerra entre Inglaterra y España. Cuando regresó, la colonia se había ido.

White sabía que la mayoría había planeado mudarse "50 millas hacia el interior de Maine", como escribió, refiriéndose al continente. La única pista que encontró sobre el destino de las otras dos docenas fue la palabra "CROATOAN" grabada en un poste, lo que llevó a los historiadores a creer que se mudaron al sur para vivir con indígenas estadounidenses en lo que ahora es la isla de Hatteras.

Pero el descubrimiento del símbolo del fuerte ofrece la primera pista nueva en siglos sobre lo que les sucedió a los aproximadamente 95 colonos, dijeron expertos el jueves. Y los investigadores del Museo Británico lo descubrieron porque Brent Lane, miembro de la junta de la First Colony Foundation, hizo una pregunta aparentemente obvia: ¿Qué hay debajo de esos dos parches?

Los investigadores dicen que los parches adjuntos al mapa terriblemente preciso de White se hicieron con tinta y papel contemporáneos con el resto del mapa. Se corrigieron errores en la costa del río Pamlico y la ubicación de algunas aldeas. Pero el otro cubría el posible símbolo de fuerte, que es visible solo cuando el mapa se ve en una caja de luz.

El mapa fue fundamental para la búsqueda de Sir Walter Raleigh de atraer inversores en su segunda colonia, dijo Lane. Fue fundamental para convencer a la reina Isabel I de que le permitiera mantener su estatuto para establecer una colonia en el Nuevo Mundo. Era fundamental para los colonos que navegaban botes pequeños en aguas turbulentas.

Eso hizo que Lane se preguntara: "Si este era un mapa tan preciso y tan crítico para su misión, ¿por qué diablos tenía parches? Este importante documento se estaba mostrando a los inversores y a la realeza para documentar el éxito de este misión. Y tenía parches como un heredado ".

Los investigadores no saben por qué alguien cubrió el símbolo con un parche, aunque Horn dijo que los dos dibujos podrían indicar que los colonos planeaban construir más un asentamiento que solo un fuerte.

La tierra donde los arqueólogos necesitarían excavar eventualmente es de propiedad privada, y parte de ella podría estar debajo de un campo de golf y una comunidad residencial. Así que la excavación no comenzará pronto. Pero no tiene por qué ser así, dijo Nicholas Luccketti, arqueólogo profesional en Virginia y Carolina del Norte durante más de 35 años.

Los arqueólogos primero deben volver a examinar las cerámicas, incluidas algunas recuperadas de un área en el condado de Bertie llamada Salmon Creek, dijo.

"Esta pista es sin duda la más significativa para señalar dónde debe continuar una búsqueda", dijo Lane. "La búsqueda de los colonos no comenzó en esta década, no comenzó en este siglo. Comenzó tan pronto como se descubrió que estaban ausentes de la isla de Roanoke. Yo diría que cada generación en los últimos 400 años ha llevado a cabo esta búsqueda. . "


Un hallazgo de una colonia perdida

The Lost Colony es un misterio que cautivó durante mucho tiempo a los habitantes de Carolina del Norte. Ahora, se encontraron ocho fragmentos de cerámica de un solo frasco de botica azul y blanco a lo largo de la costa, a unas 75 yardas de un montículo de tierra en la isla Roanoke.

The Lost Colony es un misterio que ha cautivado a los habitantes de Carolina del Norte durante siglos.

En 1587, más de 100 colonos ingleses llegaron a la isla de Roanoke, comisionados por la reina Isabel I y dirigidos por el gobernador John White, para establecer un asentamiento permanente en el Nuevo Mundo. Solo tres años después, cuando los barcos regresaron para llevar suministros al asentamiento, la isla estaba desierta. No había señales de los colonos excepto por la palabra "CROATOAN" tallada en una estructura abandonada y "CRO" grabada en la corteza de un árbol.

Los arqueólogos descubrieron recientemente una pista que no arroja luz sobre lo que sucedió a los colonos perdidos, pero puede revelar más sobre su vida en la isla.

Se encontraron ocho fragmentos de cerámica de un solo frasco de boticario azul y blanco a lo largo de la costa, a unas 75 yardas de un montículo de tierra en la isla de Roanoke. J. Eric Deetz, profesor adjunto en el departamento de antropología de la Facultad de Artes y Ciencias de la UNC y miembro de la junta directiva de la First Colony Foundation, una organización sin fines de lucro, identificó los fragmentos.

Deetz dijo que es un hallazgo de cerámica importante, un tipo de cerámica holandesa vidriada con estaño que data de entre 1570 y 1630.

“El vidrio era mucho más caro que la cerámica, por lo que estos pequeños frascos cilíndricos fueron utilizados por médicos, médicos y otros para recolectar cosas o guardar ungüentos y ungüentos”, dijo. "Como se trataba de una exploración de la isla, trajeron consigo a científicos como Thomas Harriot, y estaban buscando minerales y materiales botánicos y otros recursos explotables".

Because of the shape and form of the jar, which would have been about the size of a small coffee cup, Deetz said archaeologists can determine that it was no used for domestic purposes like storing or cooking food. And because there were no Europeans settling on Roanoke Island until almost 100 years later, “this absolutely has something to do with Elizabethan occupation of the island.”

The discovery has been generating media interest, and Deetz has been fielding calls from The Virginian-Pilot, The Huffington Post, WUNC radio and more. The story has also been picked up by The Associated Press.

“It’s important to stress that this doesn’t resolver the Lost Colony mystery, but it’s a very exciting find and now we have another area we can look at on the island that may prove to be significant,” he said.

Deetz’s special interest is in English colonial archaeology, and he worked at Jamestown for years. He was also an on-screen archaeologist with the first season of the PBS series, “Time Team America.” At UNC, he teaches courses on identification and analysis of colonial artifacts and public archaeology. His wife, Anna Agbe-Davies is also on the UNC faculty, as an associate professor in the department of anthropology.

Even though there’s no way to tell for sure if the medicine jar belonged to scientist Thomas Harriot, Deetz said whoever dropped that jar knew Thomas Harriot. And that’s what makes archaeology exciting — finding objects with a direct link to history.

“If that jar was dropped in the late 1580s, the next person to touch that jar is the person who finds it. It’s an immediate, visceral connection. And that never gets old.”


More On This.

"Our best idea is that parts of [Sir Walter] Raleigh's exploration in North America were a state secret, and the map 'cover-up' was an effort to keep information from the public and from foreign agents," historian and principal investigator Eric Klingelhofer of Mercer University in Macon, Ga., told National Geographic, which partially funded the effort.

Historians believe that the symbol may have been the location of a fort the settlers fled to, running from violence or disease.

"It's obvious that that's the only way they could have survived. No single Indian tribe or village could have supported them . They were over a hundred people," Klingelhofer said.

The current theory is that the colonists fled 50 miles south to Hatteras Island, then known as Croatoan Island. Klingelhofer suggests they may have gone in a different direction.

He believes the settlers traveled west via the Albermarle Sound to the Chowan River where there might have been a protected inlet occupied by a friendly tribe.

"It's a very strategic place, right at the end of Albemarle Sound," he said. "You can go north up the Chowan River to Virginia or west to the Blue Ridge Mountains. They were big trading partners with other Native American tribes."

Once the researchers uncovered the secrets of the "La Virginea Pars" map, they scheduled a trip to visit the area along with the help of magnetometers and ground-penetrating radar (GPR).

"What we do is we get the oldest maps we can find—so we can get a historic sense of what was there and what's there now—and orient them," said research associate Malcolm LeCompte at Elizabeth City State University in North Carolina, who was responsible for the GPR.

He looked for similarities between the old map and the current topography. The researchers than used GPR, which sends radio waves into the ground and measures the echo of the signals that bounce off of objects underground.

LeCompte and his team found a previously undiscovered pattern that indicated the possibility of multiple wooden structures approximately 3 feet underground.

"I don't know if it's one or a group [of structures]," he said, adding that they "could be joined or they could be close together."

The mere presence of the buried structure indicates that there was a colonial presence in the area. However, while the new information has begun to give archaeologists a clearer view as to what might have happened to the Roanoke colony, there are still pieces to the puzzle that remain unfound. What's the next step in solving this age-old mystery?


Discovering the Lost Colony of Roanoke

Lost Colony Tree (prop) , opens a new window by Sarah Stierch / CC BY 4.0 Lost Colony Tree (prop) by Sarah Stierch

Twenty years before Jamestown was founded, over 100 women, men, and children came to Virginia to try their luck at starting a colony. They arrived on the stormy shores of what we know now as North Carolina. They were not the first to land there. Two years before, another group of colonists, all men, gave up trying to settle Roanoke Island and sailed back to England. The supply ships arrived too late to save the abandoned first colony, but they left behind fifteen soldiers to mind the fort who soon vanished into the wilds, driven off by an Indian attack.

That first colony had their problems with the local tribes, caused in part by English arrogance and made worse by a historic drought that led to hunger for all. By the time the second group of colonists came, the locals were not so welcoming. These settlers arrived in July of 1587 and soon laid eyes on the burned ruins of the first village. Roanoke Island was not their chosen destination, but their ship's captain would go no further, so they stayed on and rebuilt.

Yet, they arrived too late to plant crops, and once again colonists had to rely on friendly Indians to help them survive. They had a strong supporter in Manteo, son of a local ruling queen, who had traveled to England with the survivors of the first colony.

Baptism of Virginia Dare by Henry Howe , opens a new window by Henry Howe / Public Domain The Baptism of Virginia Dare by Henry Howe

Virginia Dare was the first English child born in the Roanoke Colony, on August 18, 1587. She was only nine days old when her grandfather, Governor John White, left her and her young family, along with the other colonists, in their new home. He went back to England to get much-needed supplies, and he meant to be back quickly. Sadly, many factors including storms at sea and the war between the English and the Spanish kept him from returning for three years.

When Governor White finally returned to his colony in 1590, he found it eerily deserted. No one, it seemed, had been there for some time. A sturdy, tall fort had been built where once there were simple houses. They found heavy bars of iron and trunks of supplies, once hidden, now dug up and destroyed. Bare footprints could also be seen in the sandy soil.

The Mark on the Tree

Before he left them in 1587, Governor White arranged that should the colonists choose to leave the island, they would mark their destination on a tree. If they were in serious danger, they were to also carve a cross there. Indeed, upon careful investigation, Governor White did find the word CROATAN carved on a tree trunk. But, there was no cross to show that they were forced to flee for their lives. Croatan, the name of a friendly Indian tribe, would have been a logical place for them to get help if they believed they had been abandoned by their own people.

Croatan , opens a new window by Artist unknown / Public Domain Croatan, artist unknown

The lost colonists of Roanoke were never truly found by Europeans, but some legends suggest that they were adopted by local tribes and eventually adapted to their ways of life. According to Sir Walter Raleigh, survivors were believed to be living in the Norfolk area of Virginia, not too far from Jamestown. But no proof was ever recovered.

A new theory from anthropologist Lee Miller puts forth that, instead of going north and joining with a tribe of their own free will, the colonists headed west towards the mountains. Some were probably killed by more violent tribes, and others would have been sold into slavery. This would explain the sightings of European-looking natives in later years throughout Virginia and North Carolina.

Yet another theory is that the Spanish, who were also trying to colonize the New World, destroyed Roanoke as they had other competing settlements.

Whatever became of 115 Roanoke Island settlers remains a mystery to this day, but it is a mystery that archaeologists, historians, and others pursue in hopes of recovering the true and final story of the Lost Colony.

Read More about the Lost Colony in the Library and on the Web

The Lost Colony of Roanoke, by Edward F. Dolan.
Young, independent readers will enjoy this 48-page history mystery. Includes maps and other illustrations. Part of Kaleidoscope's American History series.The Lost Colony of Roanoke, by Jean Fritz.
Talented author Jean Fritz weaves history, hoaxes, and recent archaeological findings on the doomed colony into a fast-paced story.

Roanoke: The Lost Colony by Brooke Coleman.
This 24-page book is a good choice for younger readers. Includes a glossary, an index, and a list of useful Web sites. Also available online as an eBook.

Roanoke The Lost Colony: An Unsolved Mystery from History by Jane Yolen.
"The Unsolved Mystery from History series is written by acclaimed author Jane Yolen and former private investigator Heidi Elisabet Yolen Stemple. Read carefully and check your clues. You might be the first to solve a puzzle that has baffled people for years."

Roanoke: The Mystery of the Lost Colony by Lee Miller.
Describes the two failed attempts by English colonists to establish a settlement on Roanoke Island at the end of the sixteenth century. 112 pages. This author has also written a more extensive book for adults on the same subject, Roanoke: Solving the Mystery of the Lost Colony. Click here for other Roanoke books and videos in our adult collection.

On the Web:

NCpedia: Colonial Period
Includes "Roanoke Island: Fact and Fiction" and "Roanoke Island: The Lost Colony." You can ask the librarians at North Carolina's Government and Heritage Library questions on these pages.

Roanoke Revisited: A Teacher's Heritage Handbook for Fort Raleigh National Historic Site
This site from the National Park Service breaks down the study of the Lost Colony into thematic units and includes related Web links for each.

The Roanoke Voyages: A Mystery Story for Young People
This booklet is intended for young readers in grades four through six. Some words and terms which may not be familiar are underlined in the story and explained in the section called "Some Neat Stuff." The information comes from the National Park Service, Fort Raleigh National Historic Site.

From Infotrac Junior Edition, available to CRRL card holders
http://www.librarypoint.org/research
Current Events, a Weekly Reader publication, Sept 6, 2002 v102 i1 pS3(2)
"Vanished Into Thin Air"
This brief article states the facts and explores the theories of the Lost Colony.

Créditos fotográficos:

Lost Colony Tree (prop) by Sarah Stierch (Own work) [CC BY 4.0], via Wikimedia Commons
Baptism of Virginia Dare by Henry Howe [Public domain], via Wikimedia Commons
Croatoan by Unknown [Public domain], via Wikimedia Commons