Podcasts de historia

El Congreso ordena el primer monumento nacional

El Congreso ordena el primer monumento nacional

El 25 de enero de 1776, el Congreso Continental autoriza el primer monumento nacional de la Guerra Revolucionaria en honor al General de Brigada Richard Montgomery, quien había sido asesinado durante un asalto a Quebec el 31 de diciembre de 1775.

Montgomery, junto con Benedict Arnold, encabezó una invasión de dos frentes a Canadá a finales de 1775. Antes de unirse a Arnold en Quebec, Montgomery tomó con éxito Montreal. Pero el asalto de los patriotas a Quebec fracasó y Montgomery se convirtió en uno de los primeros generales de la Revolución Americana en perder la vida en el campo de batalla.

Cuando la noticia de su muerte llegó a Filadelfia, el Congreso votó a favor de la creación de un monumento a la memoria de Montgomery y encomendó a Benjamín Franklin que consiguiera que uno de los mejores artistas de Francia lo hiciera. Franklin contrató al escultor personal del rey Luis XV, Jean Jacques Caffieri, para diseñar y construir el monumento.

Tras su finalización en 1778, el monumento de Montgomery fue enviado a Estados Unidos y llegó a Edenton, Carolina del Norte, donde permaneció durante varios años. Aunque originalmente estaba destinado al Independence Hall en Filadelfia, el Congreso finalmente decidió colocar el monumento en la ciudad de Nueva York. En 1788, se instaló bajo la dirección del Mayor Pierre Charles L'Enfant debajo del pórtico de la Capilla de St. Paul, que sirvió como iglesia de George Washington durante su tiempo en Nueva York como primer presidente de los Estados Unidos en 1789, y donde permanece hasta el día de hoy. El cuerpo de Montgomery, que originalmente fue enterrado en el lugar de su muerte en Quebec, fue trasladado a St. Paul en 1818.

Caffieri también completó un busto de Franklin. Franklin dio siete copias del busto a amigos en los nuevos Estados Unidos; el original permanece en París en la Bibliotheque Mazarine.


Historia conmemorativa

Poner en marcha este proyecto fue un desafío en sí mismo. Una vez que Doane Robinson y otros encontraron un escultor, Gutzon Borglum, tuvieron que obtener permiso para hacer el tallado. El senador Peter Norbeck y el congresista William Williamson fueron fundamentales para que se aprobara la legislación para permitir el tallado. Williamson redactó dos proyectos de ley, uno para ser presentado en el Congreso de los Estados Unidos y en la Legislatura de Dakota del Sur. El proyecto de ley que solicitaba permiso para usar terrenos federales para el monumento pasó fácilmente por el Congreso. El proyecto de ley enviado a la Legislatura de Dakota del Sur enfrentó más oposición. El proyecto de ley Mount Harney National Memorial fue rechazado dos veces antes de aprobarse por poco. El gobernador Gunderson firmó el proyecto de ley el 5 de marzo de 1925 y estableció la Asociación Conmemorativa de Mount Harney más tarde ese verano.

El presidente Calvin Coolidge pronuncia un discurso el 10 de agosto de 1927 en la ceremonia de dedicación del Monte Rushmore.

Apoyo a la construcción

Al principio del proyecto, era difícil encontrar dinero, a pesar de la promesa de Borglum de que los empresarios orientales harían con mucho gusto grandes donaciones. También prometió a los ciudadanos de Dakota del Sur que no serían responsables de pagar ninguna de las esculturas de montaña. En el verano de 1927, el presidente Calvin Coolidge estaba en Black Hills y Borglum estaba planeando una dedicación formal de la montaña. Borglum contrató un avión para sobrevolar el State Game Lodge en Custer State Park, donde se alojaba Coolidge. Mientras volaba, Borglum dejó caer una corona para invitar al presidente a la ceremonia de dedicación. El presidente Coolidge acordó asistir a la ceremonia, que se llevó a cabo el 10 de agosto de 1927, y pronunció un discurso prometiendo financiación federal para el proyecto.

Borglum organizó una reunión con el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Andrew Mellon, para asegurar su apoyo al proyecto y la aprobación de un proyecto de ley de financiación, la Ley del Monumento Nacional Mount Rushmore. Borglum pudo convencer al secretario Mellon de la importancia del proyecto y obtuvo su apoyo para financiar el costo total. En cambio, Gutzon Borglum pidió solo la mitad de lo que necesitaba, creyendo que podría igualar la financiación federal dólar por dólar con donaciones privadas. Al senador Norbeck le sorprendió que Borglum hubiera rechazado la oferta de financiación federal completa.

Llega el primer financiamiento

El presidente Coolidge firmó el proyecto de ley que autoriza fondos de contrapartida del gobierno hasta 250.000 dólares. El proyecto de ley también pedía la creación de una Comisión Nacional Conmemorativa del Monte Rushmore de 12 miembros, con miembros designados por el presidente. Coolidge nombró a 10 miembros, dejando los dos últimos puestos para que los llene el presidente entrante Herbert Hoover.

Cuando Herbert Hoover asumió el cargo, rápidamente nombró a los dos últimos miembros de la comisión, pero no parecía tener prisa por reunirse con la comisión, como lo requiere el proyecto de ley de financiación antes de que pudieran comenzar los trabajos en el monumento. Se le pidió al congresista Williamson que hiciera una cita con el presidente y le solicitara que organizara la primera reunión de la comisión. Frustrado por la lentitud, Borglum decidió intentar visitar personalmente al presidente Hoover. Cuando llegó a la Casa Blanca, Borglum tuvo un altercado con la secretaria del presidente y el nombramiento de Williamson fue cancelado. El congresista Williamson pudo finalmente reprogramar una reunión con Hoover y convencerlo de la importancia del proyecto y de conducir la primera reunión de la comisión. El presidente Hoover se reunió con la comisión a los pocos días y se eligieron los oficiales. Al día siguiente, el congresista Williamson y John Boland, el secretario recién elegido del comité ejecutivo de la Comisión Mount Rushmore, fueron a recoger los primeros $ 54,670.56 del secretario Mellon. Esta cantidad coincidió con lo que ya se había gastado en el proyecto por la anterior Mount Harney Memorial Association.

Una exclusión notable de la nueva Comisión Nacional Conmemorativa del Monte Rushmore fue Doane Robinson. La única persona más responsable de concebir la idea y que la apoyó durante tanto tiempo, el nombre de Robinson, inexplicablemente, ni siquiera figuraba en la lista de posibles candidatos para formar parte de la comisión. Continuó apoyando el proyecto y ofreció generosamente: "Déjame ayudar donde pueda". Pronto, sintiéndose innecesario, Robinson comenzó a alejarse del proyecto Rushmore.

Comienza la talla

Con la comisión organizada y el dinero en el banco, Borglum podía empezar a trabajar en serio en la montaña. Contrató trabajadores que comenzaron a instalar maquinaria y construir instalaciones. Durante la década de 1930, el senador Norbeck trabajó incansablemente para asegurar la financiación continua a través de programas de ayuda de emergencia que formaban parte del New Deal del presidente Franklin Roosevelt, que también se equipararon con fondos del proyecto de ley de asignaciones original.

En 1933, el presidente Roosevelt firmó la Orden Ejecutiva 6166, que cambió drásticamente la gestión del proyecto. Mount Rushmore quedó ahora bajo la jurisdicción del Servicio de Parques Nacionales y fue supervisado por el ingeniero Julian Spotts, quien comenzó a buscar formas de mejorar la eficiencia y las condiciones de trabajo. Gutzon Borglum, siempre incómodo con el control externo de sus proyectos, se sintió resentido por estar bajo "la atenta mirada del gobierno".

Borglum devolvió con éxito el control del proyecto a una comisión designada, en su mayoría de su elección, en 1938. La nueva comisión permitió a Borglum un control casi completo sobre la mayoría de los aspectos del proyecto. Durante este tiempo de mayor libertad, Borglum comenzó la construcción de un gran depósito, llamado Salón de los Registros, en un valle detrás de la escultura. Este repositorio estaba destinado a contar la historia del Monte Rushmore y de los Estados Unidos. Después de que el Congreso de los Estados Unidos amenazara con cortar todos los fondos para el proyecto a menos que se utilizara específicamente para terminar la escultura en sí, Borglum dejó de trabajar a regañadientes en la sala en 1939. Debido a eventos posteriores, la Sala de los Registros nunca se terminó.

Gutzon Borglum pasó gran parte de los últimos dos años del proyecto viajando y trabajando para asegurar fondos adicionales. Mientras estaba fuera, su hijo, Lincoln Borglum, supervisó el trabajo en el monte Rushmore. En marzo de 1941, mientras se planeaba una dedicación final, murió Gutzon Borglum. Este hecho, junto con la inminente participación estadounidense en la Segunda Guerra Mundial, llevó al final del trabajo en la montaña. El 31 de octubre de 1941, el Monumento Nacional Mount Rushmore fue declarado proyecto terminado.

Obtener el permiso para tallar una montaña, adquirir fondos y administrar personalidades variadas fueron parte del desafío en la creación del Monumento Nacional Mount Rushmore. Para los involucrados, mantener el proyecto en marcha a menudo parecía más difícil que el trabajo real de tallar el granito en una escultura colosal de los cuatro presidentes. Al final, mentes más frías, encanto y determinación permitieron que el monumento se hiciera realidad. El Monumento Nacional Mount Rushmore se ha convertido desde entonces en un gran ícono de la historia estadounidense.


¿CUÁNDO ES EL DÍA DE LOS RECUERDOS?

En 1971, el Congreso aprobó la Ley Uniforme de Días Feriados y estableció que el Día de los Caídos se conmemoraría el último lunes de mayo. Sin embargo, varios estados del sur conmemoran oficialmente un día adicional separado para honrar a los confederados muertos en la guerra, a veces denominado Día Conmemorativo Confederado: 19 de enero en Texas tercer lunes de enero en Arkansas cuarto lunes de abril en Alabama y Mississippi abril 26 en Florida y Georgia 10 de mayo en Carolina del Norte y del Sur el pasado lunes de mayo en Virginia y 3 de junio en Louisiana y Tennessee.

El Día de los Caídos se conmemora en el Cementerio Nacional de Arlington cada año con una ceremonia en la que se coloca una pequeña bandera estadounidense en cada tumba. Tradicionalmente, el presidente o vicepresidente deposita una ofrenda floral en la Tumba del Soldado Desconocido. Aproximadamente 5,000 personas asisten a la ceremonia anualmente.


El sacrificio de la nación: los orígenes y la evolución del Día de los Caídos

El 28 de mayo de 2018, nuestra nación celebra un feriado federal, el Día de los Caídos, que fue promulgado por el presidente Lyndon B. Johnson el 28 de junio de 1968 y entrará en vigor el 1 de enero de 1971.

Sí, oficialmente el Día de los Caídos como feriado nacional legal tiene solo 50 años. La tradición, sin embargo, es mucho, mucho más antigua y se ha desarrollado durante los últimos 200 años.

Hoy estoy explorando algo de la historia del día actual, su propósito original, quién estuvo involucrado, algunas de las controversias sobre su fundación y cómo ha evolucionado.

A John Alexander Logan se le atribuye hoy el mérito de haber establecido el Día de los Caídos. Demócrata de Illinois, Logan renunció a su puesto en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos en 1862 para ofrecerse como voluntario para servir en el Ejército de los Estados Unidos. Sirvió con las tropas de Michigan en la Primera Batalla de Bull Run antes de regresar a Illinois para formar un regimiento de infantería.

Elegido su coronel, Logan dirigió el 31 de Illinois a través de importantes batallas en Missouri y Tennessee, donde fue gravemente herido en Fort Donelson. Logan se recuperó y volvió a una promoción como general de brigada del XVII Cuerpo, Ejército de Tennessee.

Un año después, estaba al mando de toda una división y continuó liderando con distinción en Vicksburg y durante la campaña de Atlanta. En 1864, Logan, todavía demócrata, se despidió para hacer campaña por la reelección de Lincoln.

Cuando terminó la guerra, el general de división Logan, ahora oficial al mando de todo el ejército de Tennessee, tuvo el privilegio de liderar a sus hombres en la Gran Revista en Washington, DC, en mayo de 1865.

No hay duda de que Logan presenció personalmente los horrores de la guerra, los heridos, los moribundos, el sufrimiento, las viudas y los niños que ya no tenían padres.

Volviendo a la política, ahora como republicano, Logan fue reelegido a la Cámara de Representantes de Estados Unidos, sirviendo hasta 1871, cuando se convirtió en senador de Estados Unidos.

Logan se convirtió en el primer Comandante en Jefe del Gran Ejército de la República (GAR), un grupo de veteranos de la Unión formado para perpetuar la memoria de quienes sacrificaron sus vidas en defensa de la república y para preservar y fortalecer los lazos formados durante el guerra entre sus supervivientes.

El 5 de mayo de 1868, Logan emitió las “Órdenes Generales No. 11” a los miembros del GAR. En él, designa el 30 de mayo de 1868 como el día para “sembrar flores o decorar de otro modo las tumbas de los camaradas que murieron en defensa de su país durante la última rebelión y cuyos cuerpos ahora yacen en casi todas las ciudades, pueblos y aldeas”. cementerio en la tierra ". Logan también expresó su deseo de que la observancia "se mantenga año tras año, mientras un sobreviviente de la guerra permanece para honrar la memoria de sus camaradas difuntos".

Más tarde ese mes, el 30 de mayo de 1868, miembros del GAR, otros veteranos supervivientes, miembros de sus familias, las viudas y los hijos de los perdidos en la guerra, políticos y otros se reunieron en el cementerio de Arlington, donde legiones de voluntarios habían creado arreglos florales de muchos de los jardines públicos alrededor del Distrito de Columbia para los miles enterrados allí.

El presidente Andrew Johnson ordenó que "los empleados de los diversos departamentos ejecutivos del Gobierno se unan a sus conciudadanos para rendir un tributo apropiado a la memoria de los valientes".

Mientras el programa se llevó a cabo en Arlington, la gente de toda el área colocó flores y banderas en las tumbas. Según se informa, los miembros de GAR en 17 estados de la nación observaron este día solemne.

El apoyo para afirmar que este es el primer "Día de los Caídos" no oficial se basa en la orden de Logan que designa el 30 de mayo como el día para decorar las tumbas de los caídos, su llamado para que todos los miembros de GAR de todo el país participen y su "esperanza" de que continúen la práctica mientras los veteranos de la guerra estuvieran vivos para recordar a sus camaradas. Sobre esta base, Logan puede considerarse el fundador del Día de los Caídos, sin embargo, existen puntos de vista adicionales sobre quién debería recibir crédito como el creador de esta celebración anual.

Veamos algunos contendientes notables.

Martha G. Kimball, esposa de Henry Spofford Kimball, escribió al general Logan en 1867 desde su casa en Filadelfia después de una visita por el sur de los Estados Unidos. Kimball señaló sus observaciones de "mujeres del sur decorando las tumbas de sus muertos, caídos en batalla" y sugirió que "él [Logan] debería hacer que nuestros heroicos soldados cuyas tumbas solitarias, muchas de ellas sin marcar, sean recordadas de la misma manera hermosa".

Por lo tanto, Martha Kimball debería recibir algo de crédito por la fundación del Día de los Caídos, pero ella, al igual que Logan, solo buscó conmemorar el servicio de los veteranos de la Unión. Al igual que Henry Carter Welles y John Boyce Murray. ¿Quiénes eran?

Welles, un boticario local de Waterloo, Nueva York, sugirió que se debería reservar un día para honrar a los muertos de la Guerra Civil. Este sentimiento fue compartido con Murray, el secretario del condado de Seneca. Murray, el ex oficial al mando del 148 ° Regimiento de Voluntarios de Nueva York, pronto se convirtió en la fuerza impulsora detrás de lo que la ciudad de Waterloo afirma como la primera celebración del Día de los Caídos, celebrada el 5 de mayo de 1866.

En 1966, esta afirmación se hizo oficial cuando el Congreso aprobó la Resolución Conjunta 587, declarando a Waterloo como "el lugar de nacimiento del Día de los Caídos". Sin embargo, nuevamente, este día fue solo para honrar y decorar las tumbas de los veteranos de la Unión. Si bien Waterloo ahora tiene un reclamo oficial del primer Día de los Caídos, otras comunidades continúan desafiando ese reclamo, incluida Columbus, GA.

La Ladies Memorial Association se formó en Columbus con el objetivo de proporcionar entierros decentes a los muertos confederados. La secretaria correspondiente, Mary Ann Williams, escribió una carta pidiendo que se reservara un día al año para decorar las tumbas de los soldados.

Dado que los periódicos de Columbia, SC, Boston y Nueva York recogieron esta historia, algunos afirman que esta fue la primera convocatoria nacional para un Día de los Caídos. Y cuando las damas de Colón decoraron las tumbas el 26 de abril de 1866, afirmaron ser las primeras en observar el día. Como en el norte, que solo decoraba las tumbas de la Unión, estas mujeres solo decoraban las tumbas de los veteranos confederados. ¿Cuándo se convirtió esto realmente en una observancia “nacional”?

Sue Langdon Adams, la hija del senador de Mississippi Robert Adams, cuando escuchó la noticia de la tregua del 25 de abril de 1865 que puso fin a la guerra, escribió una nota al periódico local de Jackson pidiendo que las mujeres se reunieran al día siguiente para decorar las tumbas. de sus soldados caídos.

Mientras las tropas de la Unión marchaban por el cementerio al día siguiente, Adams notó que algunas tumbas no tenían flores, que resultaron ser tropas federales. Con la colocación de flores en estas tumbas adicionales, Adams, el 26 de abril, quizás inició el primer Día de los Caídos.

Una vez más, fue solo para los veteranos de la Guerra Civil estadounidense. ¿Cuándo comenzó nuestro “moderno” Día de los Caídos?

Todos debemos recordar en estos primeros años que nuestra nación acababa de experimentar el conflicto más sangriento y devastador de su historia. La Guerra Civil de los Estados Unidos tuvo un impacto en la vida de casi todos los estadounidenses de alguna manera.

Estos días de decoración y recuerdo ocurrieron solo días o años después de la rendición del general Robert E. Lee en Appomattox Court House. Las tropas federales seguían ocupando los estados del sur, la violencia racial y política encendía la región y las tensiones entre sectores seguían hirviendo.

El final de la Guerra con España en 1898 inició otro grupo de veteranos, los Veteranos de Guerras Extranjeras, y el final de la Primera Guerra Mundial vio la formación de la Legión Americana.

La costumbre de usar el Día de los Caídos para honrar a todos los veteranos estadounidenses que dieron su vida en sacrificio a nuestra nación no se convirtió en un lugar común hasta después de la Primera Guerra Mundial.A mediados del siglo XX se convirtió en un lugar común para los presidentes emitir Proclamaciones del Día de los Caídos para honrar a aquellos que han dado su vida en el campo de batalla. Hoy en día, algunas personas incluso honran a todos los veteranos que ya no están con nosotros, ya sea que esa muerte haya tenido lugar durante el conflicto o no.

Como reconocemos nuestra libertad para asistir a la iglesia de nuestra elección (o no asistir), para expresar nuestras opiniones o reunirnos para discutir nuestras creencias y valores, para poder leer el intercambio de información abiertamente en la prensa, para poder defender nosotros mismos y para entender que tenemos un sistema de justicia, es importante reconocer que esas libertades son nuestras por los muchos hombres, mujeres y familias que dieron un paso al frente para defenderlos, y en ese servicio, sacrificaron sus vidas por nosotros. El Día de los Caídos es para todos ellos. Es nuestro deber recordar el regalo que nos han dado.

Visita el Sitio web de Archivos Nacionales para obtener más información y recursos relacionados sobre el Día de los Caídos.


Cuota Todas las opciones para compartir para: Cómo el Día de los Caídos se convirtió en una tradición estadounidense

Con el edificio del Capitolio al fondo, la gente se reúne alrededor del Monumento a los Veteranos de Vietnam en Washington después de una ceremonia del Día de los Caídos en el monumento el 27 de mayo de 1985. Lana Harris, Associated Press

El presidente Abraham Lincoln, en su segundo discurso inaugural (1865), esperaba "malicia hacia nadie" y "caridad para todos". En los años inmediatamente posteriores a la Guerra Civil, esa esperanza se manifestó visiblemente en las acciones magnánimas de los norteños y sureños que extendieron una rama de olivo en el luto por los aproximadamente 620.000 hombres que perdieron la vida en el conflicto.

Según el Departamento de Asuntos de Veteranos, más de dos docenas de pueblos al norte y al sur de la línea Mason-Dixon afirman ser los primeros en celebrar el Día de los Caídos, incluidos Columbus, Mississippi Macon y Columbus, Georgia Boalsburg, Pennsylvania Richmond, Virginia y Carbondale. , Illinois. El Congreso designó oficialmente a Waterloo, Nueva York, como el "lugar de nacimiento" del Día de los Caídos sin una audiencia ni documentación histórica. Otros contendientes, sin embargo, no han sido disuadidos.

En nuestra opinión: la versión del Día de los Caídos para una pandemia puede revitalizar su verdadera intención

El Día de los Caídos es nuestra oportunidad de agregar honor a los caídos.

Una de las primeras celebraciones del Día de los Caídos fue el 1 de mayo de 1865, cuando los trabajadores negros se reunieron en el hipódromo de Washington y el Jockey Club en Charleston, Carolina del Sur, que los confederados habían convertido en una prisión al aire libre. El historiador de la Universidad de Yale, David W. Blight, nos dice que estos hombres volvieron a enterrar los cuerpos de los prisioneros de guerra de la Unión enterrados allí, decoraron sus tumbas, construyeron una cerca alta alrededor del cementerio, "blanquearon la cerca y construyeron un arco sobre una entrada". Más tarde ese mismo día, “organizaron un desfile de 10,000 en la pista. . La procesión fue encabezada por 3.000 escolares negros que llevaban brazos llenos de rosas. . Varios cientos de mujeres negras lo siguieron con cestas de flores, coronas y cruces ".

La gente en otros lugares también estaba decorando tumbas de soldados caídos de la Guerra Civil de una manera no oficial cuando el mayor general retirado John A. Logan, comandante del Gran Ejército de la República, una de las primeras organizaciones de apoyo a los veteranos de la nación, en efecto estableció el Memorial. Día como el día en que los estadounidenses rinden homenaje a los caídos y desaparecidos en acción.

Logan, en las Órdenes Generales No. 11, designadas el 30 de mayo de 1868, “con el propósito de sembrar flores o decorar las tumbas de los compañeros que murieron en defensa de su país durante la última rebelión, y cuyos cuerpos ahora yacen en casi cada ciudad, aldea y cementerio de aldea en la tierra ". También pidió la participación de todos los miembros del Gran Ejército de la República en todo el país, y esperaba que continuaran con la práctica mientras los veteranos de la guerra estuvieran vivos para recordar a sus camaradas. Su inspiración para un Día de los Caídos (conocido como Día de la Decoración en el siglo XIX) fueron las conmemoraciones locales que ya se llevan a cabo en el Norte y el Sur. De hecho, pronunció el discurso de apertura en una conmemoración del Día de la Decoración en Carbondale, Illinois, el 29 de abril de 1866, donde "los veteranos del Ejército de la Unión desfilaron con uniformes hechos jirones y extendieron flores en las tumbas del cementerio".

Ulysses S. Grant presidió la primera gran observación organizada del Día de la Decoración el 30 de mayo de 1868 en el Cementerio Nacional de Arlington, y habló el futuro presidente James A. Garfield. Posteriormente, "niños de orfanatos locales caminaron por el cementerio con miembros del Gran Ejército de la República, colocando flores en las tumbas de soldados de la Unión y Confederados". Entonces, como ahora, se colocaron pequeñas banderas estadounidenses en cada tumba, una tradición que se sigue en muchos cementerios nacionales en la actualidad.

En 1873, Nueva York fue el primer estado en designar el Día de los Caídos como feriado legal. A fines del siglo XIX, muchas más ciudades y comunidades celebraban el Día de los Caídos y varios estados lo habían declarado feriado legal.

El Día de los Caídos fue conocido durante mucho tiempo como el Día de la Decoración por la práctica de decorar las tumbas con flores, coronas y banderas. El nombre "Día de los Caídos" se remonta a 1882, pero el nombre más antiguo no desapareció hasta después de la Segunda Guerra Mundial. No fue hasta 1967 que la ley federal declaró "Día de los Caídos" el nombre oficial.

Originalmente, solo se honraba a los soldados que habían muerto en la Guerra Civil. Después de la Primera Guerra Mundial, el alcance de la conmemoración se amplió para incluir recuerdos de los militares muertos de otras guerras. Los estados de la antigua Confederación no se mostraron entusiasmados con una festividad que conmemora a aquellos que, en palabras de Logan, "se unieron para reprimir la rebelión tardía" y no adoptaron el Día de los Caídos del 30 de mayo hasta después de que su propósito se amplió para incluir a los que murieron. en todas las guerras del país.

Cuando Logan lanzó oficialmente la observancia, pidió que se observara el 30 de mayo. Después de que el Congreso aprobara la Ley Uniforme de Días Festivos de los Lunes (1968), que entró en vigor en 1971, se trasladó al último lunes de mayo. Varios estados del sur continúan reservando un día separado adicional para honrar a los muertos confederados.

Hoy, el Día de los Caídos para muchos estadounidenses es un momento para recordar a los veteranos en su conjunto, no solo a los que murieron en uniforme, así como a los amigos y parientes fallecidos. Si bien los estadounidenses de todo el país continúan honrando a los miembros del servicio caídos con desfiles y servicios conmemorativos, hoy el día festivo también marca extraoficialmente el comienzo del verano para muchos estadounidenses. El fin de semana de tres días es una oportunidad para un día de playa, la primera quemadura solar del año, una oportunidad para reunirse alrededor de la parrilla o descansar junto a la piscina, reunirse con familiares y amigos o ir de viaje. También es una oportunidad para ver la carrera de las 500 Millas de Indianápolis, que tuvo lugar por primera vez el Día de los Caídos en 1911.

En 1971, el año del primer Día de los Caídos por mandato federal, Estados Unidos todavía estaba luchando en la Guerra de Vietnam y hubo protestas contra la guerra en todo el país. De 1988 a 2019, el grupo de defensa de los veteranos Rolling Thunder hizo una tradición de organizar un gran paseo anual en motocicleta por Washington, D.C., el Día de los Caídos.

Es costumbre que el presidente o vicepresidente pronuncie un discurso el Día de los Caídos en la Tumba del Soldado Desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington. Antes del fin de semana del Día de los Caídos, la 3.a Infantería de EE. UU., Conocida como "La Vieja Guardia", coloca "pequeñas banderas estadounidenses frente a más de 228.000 lápidas y en la parte inferior de unas 7.000 filas de nichos en los Tribunales del Columbario y la Pared del Nicho del cementerio. Cada bandera se inserta en el suelo, exactamente a una bota de la base de la lápida ".

No olvidemos el significado real del día, que es mucho más que un descanso. No olvidemos que el Día de los Caídos en realidad se trata de sacrificio. En esencia, el Día de los Caídos es un día para honrar solemnemente a quienes han muerto por nuestro país y agradecer a los héroes actuales de nuestras fuerzas armadas. Es nuestra oportunidad de recordar a los cientos de miles que han hecho el máximo sacrificio al servir a nuestro país. Su devoción por su país y su voluntad de hacer el mayor sacrificio de todos es inspiradora.


Se abre la sala conmemorativa ampliada de CPC

Periodistas toman foto del Monumento al Sitio del Primer Congreso Nacional del Partido Comunista de China en Shanghai, que reabre el 3 de junio de 2021. [Foto de Gao Erqiang / chinadaily.com.cn]

Después de más de un año y medio de renovación y expansión, el Memorial del Primer Congreso Nacional del Partido Comunista de China en Shanghai se inauguró el jueves para el próximo centenario de la fundación del Partido en julio.

El monumento ampliado en el distrito de Huangpu de la ciudad incluye una sala de exposiciones donde los visitantes pueden ver 1.168 reliquias históricas, fotografías y diagramas que ilustran la historia de la fundación del Partido. Además, hay una sala preservada donde los miembros del Partido prestan juramento de admisión, y el sitio original renovado donde 13 delegados chinos y dos representantes extranjeros de la Internacional Comunista asistieron al Primer Congreso Nacional del PCCh en julio de 1921.

"Este lugar ha sido testigo del acontecimiento pionero de la fundación del Partido, que marcó el gran comienzo de la revolución china, llevó el gran sueño del Partido y heredó el gran espíritu de los miembros del Partido. Es la gloria eterna de la ciudad para será el lugar de nacimiento del Partido ", dijo Li Qiang, secretario del Partido de Shanghai, en la ceremonia de apertura.

Li enfatizó que la ciudad hará un uso completo de los ricos recursos del Partido para promover su cultura e historia.

La sala de exposiciones, llamada Epoch-Making Beginnings: Fundación del Partido Comunista de China, se extiende por 3.700 metros cuadrados, un aumento de más del triple con respecto al monumento anterior, que ha estado abierto al público de forma gratuita desde 1952.

Las exhibiciones clave cubren 72 versiones traducidas del Manifiesto Comunista de los grandes pensadores alemanes Karl Marx y Friedrich Engels, medallas que conmemoran la Revolución de 1911, desde octubre de 1911 hasta febrero de 1912, que puso fin a los últimos volantes de la dinastía imperial de China del Movimiento del Cuatro de Mayo de 1919 y una caja de herramientas utilizado por el mártir Li Bai, quien murió en 1949 a la edad de 39 años en la lucha por la liberación del país.


Gran inauguración del monumento al lugar de nacimiento de CPC

Trece miembros del Partido Comunista de China se reunieron en una casa de 18 metros cuadrados en Shanghai para el Primer Congreso Nacional del Partido hace un siglo, lo que provocó cambios abrumadores en China y el pueblo chino.

Un monumento al histórico congreso se inauguró el jueves para conmemorar el centenario de la fundación del Partido este año.

El secretario del Partido de Shanghai, Li Qiang, anuncia la inauguración del Monumento al Primer Congreso Nacional del Partido Comunista de China el jueves.

El sitio en el distrito de Huangpu donde se fundó el Partido en julio de 1921 incluye el antiguo sitio del congreso en Xingye Road y una nueva sala de exposiciones frente a Huangpi Road S.

El secretario del Partido de Shanghai, Li Qiang, anunció la inauguración oficial del monumento el jueves por la mañana.

"Este lugar fue testigo de la fundación del Partido y marcó el gran comienzo de la revolución de China", dijo Li. "También lleva el gran sueño del PCCh y hereda el gran espíritu de los miembros del Partido".

La nueva sala de exposiciones se encuentra frente al sitio del congreso.

Shanghai es el lugar de nacimiento del PCCh y el origen de los corazones rectores de los miembros del Partido, que es la gloria eterna de la ciudad, agregó Li.

El presidente Xi Jinping y otros seis miembros del Comité Permanente del Politburó visitaron el sitio en 2017, una semana después del cierre del XIX Congreso Nacional del Pueblo.

El sitio ha recibido un número creciente de visitantes cada año, por lo que es esencial ampliar la estructura. El antiguo emplazamiento se cerró en noviembre del año pasado para dar paso al proyecto de ampliación.

El sitio ha sido renovado utilizando técnicas tradicionales y tecnologías modernas para preservar el centenario shikumen (puerta de piedra) mientras se refuerza la estructura.

Li Shifeng (derecha), la primera generación de recepcionistas en el antiguo sitio del congreso, visita el monumento con otros ex colegas.

El nuevo monumento presenta la estructura arquitectónica única de Shanghai de acuerdo con los edificios en el área circundante de Xintiandi. El espacio de exposición principal cubre unos 3.700 metros cuadrados, cuadruplicando el espacio de exposición anterior.

"El diseño de la nueva sala de exposiciones tiene como objetivo restaurar el aspecto histórico de toda la manzana y las calles cercanas", dijo Xia Bing, el arquitecto principal a cargo del proyecto. "El proyecto es una buena combinación de arquitectura y paisaje urbano y ambiente", agregó Xia.

El jueves se inauguró una gran exposición sobre los orígenes del Partido como la primera exposición del nuevo monumento después de su gran inauguración. La exposición & quot; Los inicios de la época: fundación del Partido Comunista de China & quot; documenta la aspiración y la misión originales del Partido en siete secciones que datan de 1840.

La exposición presenta 1.168 muestras sobre el nacimiento del Partido y las prácticas revolucionarias en Shanghai, incluidas 612 reliquias culturales junto con fotos, videos, pinturas al óleo, esculturas y obras multimedia.

Los visitantes toman fotografías frente a un enorme cuadro de porcelana.

El monumento ha recogido un total de más de 120.000 objetos expuestos, principalmente donaciones de descendientes de pioneros y coleccionistas.

Wang Yi, investigador del Museo de Historia de Shanghai, donó más de 100 artículos que coleccionó a lo largo de los años. Incluían una versión china completa del "Manifiesto Comunista" publicado en 1942.

"Me gustaría que más personas vieran las preciosas reliquias culturales", dijo Wang, de 63 años.

Liu Shaling, otro donante, presentó el diario de su padre, un ex oficial del Nuevo Cuarto Ejército, sobre la reunión de movilización del Partido, así como las políticas y regulaciones para la liberación de Shanghai en mayo de 1949.

"Tengo ganas de cumplir los deseos de mi padre al donar su diario al monumento", dijo Liu, de 72 años, quien trabajó en el Museo de Shanghai antes de jubilarse.

Los visitantes toman fotografías en una exposición multimedia en el monumento.

Una enorme pintura de porcelana se muestra al comienzo de la exposición. Cuenta con hitos históricos del Partido, como el lugar del congreso, Jinggangshan en el este de la provincia de Jiangxi, Yan & # 39an en el noroeste de Shaanxi junto con el río Yangtze, el río Amarillo y la Gran Muralla.

Key exhibits include 72 editions of the "The Communist Manifesto." The initial and second full Chinese editions translated by linguist and educator Chen Wangdao and published in August and September 1920 are on display.

Hu Xiaoyun, chief designer of the exhibition, said artistic creations and the latest technologies were involved in putting it together.

A bronze sculpture of the 13 delegates to the first congress, for instance, involved superior carving and illumination skills to imply the different fates of the delegates.

Nanotechnology was used for the painting, while a historic video about the founding ceremony of the People's Republic of China has been restored into 4K high-definition, Hu said.

The first and second edition of the Chinese version of "The Communist Manifesto."

A 3D movie restores the historic scene of the congress. In the movie, the delegates make speeches and discuss the guiding principles and work plan of the Party.

A large table model gives a view of downtown Shanghai in the 1930s. A light and sound exhibition highlights key Party and revolutionary sites.

Other treasured cultural relics include a Smith Corona typewriter used by Li Dazhao, a Party founder and pioneer. Li often needed to communicate with Comintern officials and representatives of the Soviet Union in China. He borrowed the typewriter from Sun Yat-sen's secretary to type many secret documents.

Chinese revolutionary martyr Li Bai sent out the last message before sacrificing his life at the age of 39 in Shanghai on May 7, 1949, 20 days before the liberation of the city. His toolkit, including about 40 tools in a wooden box, used to repair a secret radio station is on display.

Liu Shaling donates the diary of his father, a former New Fourth Army officer, to the memorial.

The memorial received its first batch of visitors on Thursday afternoon, including some former staff working at the site.

Li Shifeng, 87, was among the first generation of receptionists working at the historic congress site. She received national leaders such as Chen Yi, Shanghai's first mayor, and Deng Yingchao, wife of China's first Premier Zhou Enlai, as well as foreign guests, including then DPRK leader Kim Jong Il.

She was invited to return to the site she had worked for over three decades ago to view the exhibition.

"I feel thrilled to return to the workplace and witness the glorious centennial of the CPC," Li said. She recalled the poor condition of the site when it initially opened in the 1950s, a sharp contrast to the scene today.

The memorial is open between 9am and 5pm between Tuesday and Sunday. Reservations are required and daily visitors are restricted to 10,000.

The former site of the congress can receive up to 2,000 people a day with three visiting periods available.

The reservation can be made through Wechat app (Memorial of First National Congress of the CPC), by calling (53832171) or on site.

Shanghai has preserved 612 historical sites related to revolutionary campaigns between 1919 and 1949, including 497 former sites of key Party and government bodies as well as 115 memorial venues.

Wang Yi donates a Chinese edition of "The Communist Manifesto" published in 1942.


Memorial Day a "Sacrosanct" Observance

In the years just after the Civil War, Northern and Southern Memorial Day services didn't necessarily honor the same soldiers.

But since World War I, the holiday has gathered the nation together to honor all men and women who've lost their lives in conflict, from the American Revolution to the present day battles in Iraq and Afghanistan.

Over the decades the name of the holiday has shifted as well, with Memorial Day gradually becoming the common moniker.

Now in cemeteries across the United States veterans and citizens alike hold ceremonies, and the graves of the fallen are adorned with flowers and U.S. flags.

"We believe that Memorial Day is a sacrosanct national observance for the entire country," said John Raughter, communications director for the American Legion, a nonprofit organization of veterans helping veterans.

Smaller local observances, in which citizens honor veterans known to their communities, remain as links to the original spirit of Decoration Day, he said.

"Thankfully most communities in this country recognize this, and we are grateful that they have observances and ceremonies on the local level. Those are very important."


The first Memorial Day on record was held by freed African Americans

“This was a story that had really been suppressed both in the local memory and certainly the national memory. But nobody who had witnessed it could ever have forgotten it,” says History and African American studies scholar Dr. David Blight

The mention of Día Conmemorativo easily conjures images of cookouts, military ceremonies, and gravesite visits, and yet, the stories of how these traditions were born are still under-told.

Fundamentally we’re taught that Memorial Day is about remembering the veterans who’ve made the ultimate sacrifice to secure our freedoms as Americans, but what’s too often omitted is that the first Memorial Day celebration on record dates back to 1865 when newly emancipated Black people in Charleston, South Carolina exhumed a mass grave for Union soldiers who made that sacrifice toward the end of the civil war.

Union soldiers were held as captives by the Confederacy in Charleston’s Washington Race Course and Jockey Club, a country club that had been converted into a prison. When the Union army seized Charleston, emancipated peoples honored the sacrifices of the brutalized and discarded soldiers who died in prison by giving them a new burial, according to History.com.

In a grand gesture of care, the emancipated exhumed the mass grave of roughly 260 Union soldiers in April 1865 and reinterred each soldier in their own grave in a new cemetery they built with a tall white-washed fence the effort took about two weeks according to the College of Charleston. On the fence, free Black Americans wrote the words “Martyrs of the Race Course.”

On May 1, 1865, almost a month after the Civil War formally ended with the Confederate army in Virginia’s surrender, Charleston’s Black community, white missionaries, and school children threw a parade that drew over 10,000 people at the race track. It was replete with songs, marches, flowers, prayers and a picnic, according to some of the earliest articles from the Charleston Courier y el Tribuna de Nueva York.

According to Yale History and African American studies professor and scholar Dr. David W. Blight, the story of the first Memorial Day (also called Decoration Day) celebration was purposefully untold. “This was a story that had really been suppressed both in the local memory and certainly the national memory. But nobody who had witnessed it could ever have forgotten it,” said Blight.

Blight excavated the under-told story in 1996 while going through archival materials from Union soldiers in a Harvard University library. In recent years, Charleston’s first Memorial Day celebration has been more properly recognized, reported, and remembered.

While historians aren’t sure if the 1865 celebration in Charleston inspired the 1868 Decoration Day in Illinois — which is still considered by many to be the first major Memorial Day celebration, many say the African American influence on the holiday is evident.

“African Americans across the South clearly helped shape the ceremony in its early years. Without African Americans the ceremonies would have had far fewer in attendance in many areas, making the holiday less significant,” says Adam Domby, a history professor at College of Charleston.

“That cultural link is what interests many historians including David Blight and myself. So, while the ceremony in Charleston may not have been the direct inspiration for Logan, the 1865 ceremony clearly shared many of the meanings that would come to characterize future ceremonies.”

Have you subscribed totheGrio’s new podcast “Dear Culture”? Download our newest episodes now!


National Mall and Memorial Parks Sites

President Franklin Delano Roosevelt lays the cornerstone at the Jefferson Memorial on November 15, 1939.

Library of Congress photo

Presidential Connections to National Mall and Memorial Parks

After the first Congress passed the Residence Act of 1790, President George Washington selected the exact site for the new republic’s seat of government along the bank of the Potomac River. Secretary of State (and future president) Thomas Jefferson offered his assistance to President Washington's city planner Peter L'Enfant and eventually an impressive federal city emerged.

The resulting federal parkland, therefore, is the oldest such land managed by the National Park Service. In its administration of this parkland, National Mall and Memorial Parks shares the privilege with other units of the Greater Washington National Parks system.

National Mall and Memorial Parks proudly administers many sites dedicated to presidential leadership and historic events affected by presidential action. The park invites you to visit these sites as well as a host of other sites possessing impressive and historic presidential connections.

The National Mall and Memorial Parks presidential sites have become iconic images of the United States of America and the park invites everyone to visit them and be a part of American history.

  • Monumento a Franklin Delano Roosevelt - Dedicated by Bill Clinton in 1997, the memorial remained a popular venue for special events throughout the remainder of the Clinton administration. To mark the anniversary of the Americans with Disabilities Act (ADA) during the early part of the 21st century, a commemorative stone was added during a ceremony attended by former President George H.W. arbusto.
  • Memorial de Lincoln - Warren G. Harding accepted the memorial on behalf of the American people on May 30, 1922, along with Vice President Calvin Coolidge and former president William Howard Taft. The site has more recently served as the backdrop for several pre-inaugural ceremonies, including those for Ronald Reagan, George H.W. arbusto, Bill Clinton, George W. Bush,Barack Obama y Donald Trump.
  • Monumento a Thomas Jefferson - Franklin D. Roosevelt attended groundbreaking in 1938, the laying of the cornerstone the following year, and the April 13, 1943 dedication ceremonies for this tribute to the third president of the United States. Numerous American Presidents have visited this site during their presidencies, including, most recently, Barack Obama en 2009.
  • Monumento de Washington - President James K. Polk attended the cornerstone-laying ceremony on July 4, 1848 along with future president Abraham Lincoln, then a congressman from Illinois. Chester A. Arthur dedicated the monument on February 21, 1885. Woodrow Wilson, Harry S Truman, y Barack Obama are among the president who have visited the Washington Monument during their presidencies.


Veterans, Military, and National Service Memorials

The National Mall and Memorial Parks manages several military and veterans related sites that have presidential connections among the many sites are,


Ver el vídeo: EL SALVADOR. Nayib BUKELE irrumpe con MILITARES armados en el CONGRESO (Noviembre 2021).