Amarna

Amarna es el nombre árabe moderno para el sitio de la antigua ciudad egipcia de Akhetaten, capital del país bajo el reinado de Akhenaton (1353-1336 a. C.). El sitio se conoce oficialmente como Tell el-Amarna, llamado así por la tribu Beni Amran que vivía en el área cuando fue descubierto.

Un 'tell' en arqueología es un montículo creado por los restos de sucesivos asentamientos humanos de un área durante un número determinado de años. A medida que cada nueva generación construye sobre las ruinas de la anterior, sus edificios se elevan para crear una colina artificial. Amarna se diferencia del "tell" habitual en que no cayó ante una potencia extranjera o un terremoto y nunca se reconstruyó en la antigüedad; en cambio, fue destruido por orden del faraón Horemheb (c. 1320-1292 a. EC) que trató de borrar el nombre y los logros de Akhenaton de la historia; después, sus ruinas permanecieron en la llanura junto al río Nilo durante siglos y gradualmente fueron construidas por otros que vivían cerca.

Cuando llegó al poder, Akhenaton era un rey poderoso al que se le había confiado, como a todos los reyes, el mantenimiento de maat (armonía y equilibrio) en la tierra. Maat Era el valor central de la cultura que permitía que todos los aspectos de la vida funcionaran armoniosamente como debían. Nació al comienzo de la creación y, por lo tanto, naturalmente, la observancia y el mantenimiento de un rey maat dependía en gran medida de la veneración adecuada de los dioses a través de ritos y rituales tradicionales.

El único dios verdadero de Akhenaton era la luz, la luz del sol, que sostenía toda la vida.

Aunque Akhenaton inicialmente mantuvo esta práctica, alrededor del quinto año de su reinado (c. 1348 a. C.) abolió la antigua religión egipcia, cerró los templos e impuso su propia visión monoteísta sobre la gente. Esta innovación, aunque aclamada por los monoteístas durante los últimos cien años, paralizó la economía egipcia (que dependía en gran medida de los templos), distrajo al rey de los asuntos exteriores, estancó a los militares y resultó en la pérdida significativa de estatus de Egipto entre las tierras vecinas.

Es por estas razones que el hijo y sucesor de Akhenaton, Tutankhamon (c. 1336-1327 a. C.), regresó a Egipto a las prácticas religiosas tradicionales y rechazó el monoteísmo de su padre. Sin embargo, no vivió lo suficiente para completar la restauración de Egipto, por lo que Horemheb lo logró. Esta era en la historia de Egipto se conoce como el Período de Amarna y generalmente se fecha desde las reformas de Akhenaton hasta el reinado de Horemheb: c. 1348 - c. 1320 a. C.

La Ciudad del Dios

El dios que Akhenaton eligió para reemplazar a todos los demás no fue su propia creación. Aten era una deidad solar menor que personificaba la luz del sol. El egiptólogo David P. Silverman señala cómo todo lo que Akhenaton hizo fue elevar a este dios al nivel de un ser supremo y atribuirle las cualidades que alguna vez estuvieron asociadas con Amón, pero sin ninguna de las características personales de ese dios. Silverman escribe:

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

A diferencia de las deidades tradicionales, este dios no podía ser representado: el símbolo del disco solar con rayos, que domina el arte de Amarna, no es más que una versión a gran escala del jeroglífico de 'luz'. (128)

El único dios verdadero de Akhenaton era la luz, la luz del sol, que sostenía toda la vida. A diferencia de los otros dioses, Aten estaba por encima de las preocupaciones humanas y no poseía debilidades humanas. Como expresa Akhenaton en su Gran himno a Atón, su dios no podía estar celoso o deprimido o enojado o actuar por impulso; simplemente existió y, por esa existencia, hizo que todo lo demás existiera. Un dios tan poderoso e inspirador no podía ser adorado en el templo reutilizado de ningún otro dios ni siquiera en ninguna ciudad que hubiera conocido la adoración de otras deidades; necesitaba una nueva ciudad construida únicamente para su honor y adoración.

Esta ciudad era Akhetaten, construida a medio camino entre las capitales tradicionales de Menfis en el norte y Tebas en el sur. Se erigieron estelas limítrofes a intervalos alrededor de su perímetro que contaban la historia de su fundación. En uno, Akhenaton registra la naturaleza del sitio que eligió:

He aquí, fue el Faraón quien lo encontró, no siendo propiedad de un dios, no siendo propiedad de una diosa, no siendo propiedad de un gobernante masculino, no siendo propiedad de una gobernante femenina, y no siendo propiedad de ninguna persona. (Snape, 155 años)

Otras estelas e inscripciones dejan claro que la fundación de la ciudad fue enteramente iniciativa de Akhenaton como individuo, no como rey de Egipto. Un faraón del Nuevo Reino de Egipto (c. 1570 - c. 1069 a. C.) emitiría una comisión para la construcción de una ciudad o templo o la erección de obeliscos o monumentos en su nombre real y para la gloria de su dios particular, pero estos proyectos iban a beneficiar a la nación de forma colectiva, no solo al rey. La ciudad de Akhenaton fue construida con el único propósito de proporcionarle un elaborado recinto sagrado para su dios.

Patrón de diseñó

Akhetaten se colocó a lo largo de seis millas en la orilla este del Nilo entre la costa y los acantilados sobre Assiut. Algunas estelas fronterizas se tallaron directamente en los acantilados y otras se colocaron en el lado más alejado de la ciudad. Los cuatro distritos principales eran la ciudad del norte, la ciudad central, los suburbios del sur y las afueras; ninguno de estos nombres se utilizó para designar los lugares en la antigüedad.

La Ciudad del Norte se construyó alrededor del Palacio del Norte, donde se recibía a los invitados y se adoraba a Aten. La familia real vivía en apartamentos en la parte trasera del palacio y las habitaciones más opulentas, pintadas con escenas al aire libre que representaban la fertilidad de la región del Delta, estaban dedicadas a Aten, que se pensaba que las habitaba. El palacio no tenía techo, una característica común de los edificios en Akhetaten, como un gesto de bienvenida a Aten.

La Ciudad Central fue diseñada alrededor del Gran Templo de Aten y el Pequeño Templo de Aten. Este era el centro burocrático de la ciudad donde trabajaban y vivían los administradores. Los suburbios del sur era el distrito residencial de la élite adinerada y presentaba grandes propiedades y monumentos. Las Afueras fueron habitadas por los campesinos que trabajaban en los campos y en las tumbas de la necrópolis.

El propio Akhenaton diseñó la ciudad para su dios, como dejan en claro sus estelas limítrofes, y rechazó sugerencias o consejos de cualquier otra persona, incluso de su esposa Nefertiti (c. 1370 - c. 1336 a. C.). Se desconoce con precisión qué tipo de sugerencias pudo haber hecho, pero el hecho de que Akhenaton afirme que no escuchó sus consejos parecería indicar que fueron importantes. El egiptólogo Steven Snape comenta:

Es obvio que el 'prospecto' para la nueva ciudad esculpido en las estelas fronterizas está profundamente preocupado por describir la provisión que se hará para el rey, su familia inmediata, el dios Atón y los funcionarios religiosos que iban a estar involucrados con el culto de Atón. Es igualmente obvio que ignora por completo las necesidades de la gran mayoría de la población de Amarna, personas que habrían sido trasladadas (posiblemente de mala gana) de sus hogares para habitar la nueva ciudad. (158)

Una vez que Akhenaton trasladó su capital a Akhetaten, centró su atención en la adoración de Aten e ignoró cada vez más los asuntos de estado, así como la condición del país fuera de la ciudad que estaba cayendo en declive.

El reinado de Akhenaton y las cartas de Amarna

Las Cartas de Amarna son tablillas cuneiformes descubiertas en Akhetaten en 1887 EC por una mujer local que estaba cavando en busca de fertilizante. Son la correspondencia encontrada entre los reyes de Egipto y los de naciones extranjeras, así como documentos oficiales de la época. La mayoría de estas cartas demuestran que Akhenaton era un administrador capaz cuando una situación le interesaba personalmente, pero también que a medida que avanzaba su reinado, se preocupaba cada vez menos por las responsabilidades de un monarca.

En una carta, reprende enérgicamente al gobernante extranjero Abdiashirta por sus acciones contra otro, Ribaddi (quien fue asesinado), y por su amistad con los hititas, que entonces eran enemigos de Egipto. Sin duda, esto tuvo más que ver con su deseo de mantener la amistad entre los estados tampón entre Egipto y la Tierra de los Hatti - Canaán y Siria, por ejemplo, que estaban bajo la influencia de Abdiashirta - que con cualquier sentido de justicia por la muerte de Ribaddi y los Estados Unidos. toma de Biblos.

No hay duda de que su atención a este problema sirvió a los intereses del Estado pero, como se ignoraron otros temas similares, parece que solo optó por abordar los temas que lo afectaban personalmente. Akhenaton hizo llevar a Abdiashirta a Egipto y encarcelarlo durante un año hasta que los avances hititas en el norte obligaron a su liberación, pero parece haber una marcada diferencia entre sus cartas que tratan de esta situación y la correspondencia de otros reyes sobre asuntos similares.

Si bien hay ejemplos como este de Akhenaton cuidando los asuntos del estado, hay más que evidencian su desprecio por cualquier otra cosa que no sean sus reformas religiosas y la vida en el palacio. Debe notarse, sin embargo, que este es un punto a menudo - y acalorado - debatido entre los eruditos en la actualidad, como lo es todo el llamado Período de Amarna del gobierno de Akhenaton. Al respecto, el Dr. Zahi Hawass escribe:

Se ha escrito más sobre este período en la historia egipcia que cualquier otro y se sabe que los eruditos han llegado a los golpes, o al menos a episodios importantes de descortesía, por sus opiniones contradictorias. (35)

La preponderancia de la evidencia, tanto de las cartas de Amarna como del decreto posterior de Tutankamón, así como las indicaciones arqueológicas, sugiere fuertemente que Akhenaton fue un gobernante muy pobre en lo que respecta a sus súbditos y estados vasallos y su reinado, en palabras de Hawass, era "un régimen centrado en el interior que había perdido interés en su política exterior" (45).

Akhenaton se vio a sí mismo y a su esposa no solo como sirvientes de los dioses, sino como la encarnación de la luz de Atón. El arte de la época describe a la familia real como extrañamente alargada y estrecha y, aunque algunos han interpretado esto como "realismo", es mucho más probable que sea un simbolismo. Para Akhenaton, el dios Aten era diferente a cualquier otro: invisible, todopoderoso, omnisciente y transformador, y el arte de la época parecería reflejar esta creencia en las figuras curiosamente altas y delgadas representadas: han sido transformadas por el tacto. de Aten.

Destrucción de la ciudad

La ciudad floreció hasta la muerte de Akhenaton; luego, Tutankamón trasladó la capital a Memphis y luego a Tebas. Tutankamón inició las medidas para revertir las políticas de su padre y devolver a Egipto a las creencias y prácticas anteriores que habían mantenido la cultura y la habían ayudado a desarrollarse durante casi 2000 años. Se reabrieron los templos y se renovaron los negocios que dependían de ellos.

Tutankamón murió antes de que pudiera terminar estas reformas, y fueron llevadas a cabo por su sucesor, el ex visir Ay, y luego por Horemheb. Horemheb había sido un general bajo Akhenaton y le sirvió fielmente, pero no estaba de acuerdo con vehemencia con sus reformas religiosas. Cuando Horemheb subió al trono, Akhetaten todavía estaba de pie (como lo demuestra un santuario que se le construyó allí en ese momento) pero no permanecería intacto por mucho tiempo. Ordenó arrasar la ciudad y arrojar sus restos como relleno para sus propios proyectos.

Horemheb estaba tan dedicado a borrar el nombre y los logros de Akhenaton que no aparece en ninguno de los registros históricos posteriores de Egipto. Donde tuvo que ser citado es solo como "el hereje de Akhetaten", pero nunca fue nombrado y no se hizo ninguna referencia a su posición como faraón.

Descubrimiento y preservación

Las ruinas de la ciudad fueron cartografiadas y dibujadas por primera vez en el siglo XVIII por el sacerdote francés Claude Sicard. Otros europeos visitaron el sitio posteriormente, y el interés en el área se despertó después del descubrimiento de las Letras de Amarna. Fue explorado y mapeado más a fondo a fines del siglo XIX EC por el cuerpo de ingenieros de Napoleón durante su campaña egipcia, y este trabajo atrajo la atención de otros arqueólogos una vez que se descifró la Piedra Rosetta y se pudieron leer los jeroglíficos egipcios antiguos en c. 1824 d.C. Por lo tanto, se conocía el nombre de Akhenaton, pero no su significado. No fue hasta que los arqueólogos a principios del siglo XX encontraron las ruinas que Horemheb había arrojado como relleno que finalmente se armó la historia de Akhenaton.

En la actualidad, el sitio es una extensión amplia y estéril de cimientos en ruinas que está siendo preservada y excavada por el Proyecto Amarna. A diferencia de las ruinas de Tebas o del pueblo de Deir el-Medina, queda poco de Akhetaten para que el visitante lo admire. El egiptólogo Steven Snape comenta, "aparte de las modestas reconstrucciones de partes de la ciudad por los arqueólogos modernos, no hay prácticamente nada que ver de la ciudad de Amarna" (154). Esto no es inusual ya que las ciudades de Memphis y Per-Ramsés, ambas también capitales del antiguo Egipto, así como muchas otras, son en gran parte terrenos baldíos hoy con muchos menos monumentos que los que existen en Amarna.

Lo que hace de Amarna un caso especial en este sentido es que la ciudad no fue arrasada por el tiempo ni por un ejército invasor, sino por el sucesor del rey que la construyó. En ningún otro momento de la historia antigua de Egipto fue una ciudad destruida por el sucesor de un rey para borrar su nombre. Eliminar el nombre de uno de un templo, monumento o tumba era condenarlo por la eternidad, pero en este caso, solo la eliminación de una ciudad entera satisfaría el sentido de justicia de Horemheb.

Los egipcios creían que uno tenía que ser recordado por los vivos para poder continuar el viaje eterno en el más allá. En el caso de Akhenaton, no fue solo una tumba o templo lo que fue desfigurado, sino la totalidad de su vida y reinado. Todos sus monumentos, en todas las ciudades de Egipto, fueron derribados y cada inscripción que lleva su nombre o el de su dios fue editada con cinceles. La herejía de Akhenaton se consideró tan grave y el daño infligido al país tan severo, que se pensó que se había ganado el peor castigo que se podía imponer en el antiguo Egipto: la inexistencia.


Historia de los Siete Pueblos

La historia de las Colonias Amana, un Monumento Histórico Nacional y una de las sociedades comunales más longevas de Estados Unidos, comienza en 1714 en las aldeas de Alemania y continúa hoy en la pradera de Iowa.

En el turbulento siglo XVIII, Alemania, en medio de un movimiento religioso llamado pietismo, dos hombres, Eberhard Ludwig Gruber y Johann Friedrich Rock, abogaron por la renovación de la fe a través de la reflexión, la oración y el estudio de la Biblia. Su creencia, compartida por muchos otros pietistas, era que Dios, a través del Espíritu Santo, puede inspirar a las personas a hablar. Este don de inspiración fue la base de un grupo religioso que comenzó a reunirse en 1714 y se hizo conocido como la Comunidad de la Verdadera Inspiración. Aunque los inspiracionistas buscaron evitar conflictos, fueron perseguidos por sus creencias. Finalmente, los inspiradores encontraron refugio en el centro de Alemania y se instalaron en varias propiedades, incluido el castillo de Ronneburg del siglo XIII.

Buscando la libertad
La persecución y la depresión económica en Alemania obligaron a la comunidad a comenzar a buscar un nuevo hogar. Dirigidos por Christian Metz, esperaban encontrar la libertad religiosa en Estados Unidos y abandonaron Alemania en 1843-44. Los miembros de la comunidad juntaron sus recursos y compraron 5,000 acres cerca de Buffalo, Nueva York. Trabajando de manera cooperativa y compartiendo su propiedad, la comunidad, que ahora cuenta con unas 1.200 personas, pudo labrarse una vida relativamente cómoda. Llamaron a su comunidad la “Sociedad Ebenezer” y adoptaron una constitución que formalizaba su forma de vida comunitaria.

Cuando se necesitaba más tierra de cultivo para la comunidad en crecimiento, los inspiradores miraron a Iowa, donde había tierras disponibles a precios atractivos. La tierra en el valle del río Iowa era particularmente prometedora. Aquí había tierra fértil, piedra, madera y agua suficiente para construir la comunidad de sus sueños.

Permaneciendo Verdadero

En 1855 llegaron a Iowa. Después de que un testimonio inspirado indicó a la gente que llamara a su aldea, “Bleibtreu” o “permanezca fiel”, los líderes eligieron el nombre Amana del Cantar de los Cantares 4: 8. Amana significa "permanecer fiel". Se establecieron seis aldeas, a una o dos millas de distancia, a lo largo de un tramo de valle fluvial de unos 26.000 acres: Amana, East Amana, West Amana, South Amana, High Amana y Middle Amana. El pueblo de Homestead fue agregado en 1861, dando a la Colonia acceso al ferrocarril.

Vida comunal
En las siete aldeas, los residentes recibieron un hogar, atención médica, comidas, todas las necesidades del hogar y educación para sus hijos. Se compartieron propiedades y recursos. El consejo de hermanos de la aldea asignaba trabajos a hombres y mujeres. Nadie recibió un salario. Nadie lo necesitaba.

La agricultura y la producción de lana y percal sostenían a la comunidad, pero las empresas de la aldea, desde la fabricación de relojes hasta la elaboración de cerveza, eran vitales y los productos bien elaborados se convirtieron en un sello distintivo de los Amanas. Los artesanos se enorgullecían especialmente de su trabajo como testimonio tanto de su fe como de su espíritu comunitario.

Antes del amanecer, llamado a trabajar por el suave tañido de la campana en la torre de la aldea, la tranquila rutina de la vida en la vieja Amana se desarrolló de manera muy diferente a la actual. Las iglesias de Amana, ubicadas en el centro de cada pueblo, construidas de ladrillo o piedra, no tienen vidrieras, campanario o aguja, y reflejan el espíritu de sencillez y humildad. Los inspiradores asistían a los servicios de adoración 11 veces a la semana, su adoración silenciosa puntuaba los días.

Más de 50 cocinas comunes proporcionaron tres comidas diarias, así como un refrigerio a media mañana y a media tarde a todos los colonos. Estas cocinas eran operadas por las mujeres de la Colonia y estaban bien abastecidas por el ahumadero, la panadería, la heladería y la lechería del pueblo, y por los enormes jardines, huertos y viñedos mantenidos por los aldeanos.

Los niños asistían a la escuela seis días a la semana durante todo el año hasta los 14 años. A los niños se les asignaban trabajos en la granja o en las tiendas de artesanía, mientras que a las niñas se les asignaba una cocina o un jardín comunales. Algunos chicos fueron enviados a la universidad para recibir formación como profesores, médicos y dentistas.

En 1932, en medio de la Gran Depresión de Estados Unidos, Amana dejó de lado su forma de vida comunitaria. Un mercado agrícola ruinoso y cambios en la economía rural contribuyeron, pero lo que finalmente impulsó el cambio fue un fuerte deseo por parte de los residentes de mantener su comunidad. En 1932, la forma de vida comunitaria se veía como una barrera para lograr los objetivos individuales, por lo que en lugar de irse o ver a sus hijos irse, cambiaron. Establecieron la Sociedad Amana, Inc., una corporación de participación en las ganancias para administrar las tierras agrícolas, los molinos y las empresas más grandes. Se fomentó la empresa privada. Se mantuvo la Iglesia Amana.

Colonias Amana hoy
Hoy en día, las siete aldeas de las Colonias Amana representan un sueño americano hecho realidad, una comunidad próspera fundada por la fe religiosa y el espíritu comunitario. Declaradas Monumento Histórico Nacional en 1965, las Colonias Amana atraen a cientos de miles de visitantes anualmente, todos los cuales vienen a ver y disfrutar de un lugar donde se aprecia el pasado y donde la hospitalidad es una forma de vida.

Evocadoras de otra época, las calles de las Colonias Amana con sus casas históricas de ladrillo, piedra y tablillas, sus jardines de flores y vegetales, sus faroles y pasarelas recuerdan a Amana ayer. Pero una comunidad vibrante, que celebra tanto su pasado como su futuro, está aquí hoy para que la experimentes.


La desolación de Amarna

Los descubrimientos arqueológicos en Amarna revelaron un gran templo y palacio en el centro del sitio, rodeado de casas. El templo constaba de múltiples salas para ofrendas, repostería, espacio para multitudes, entre otros. La ciudad tenía su propia fábrica de loza y vidrio, así como de alfarería. Cada casa tenía su propio templo en su patio, un testimonio de cuán religiosa era la gente de Amarna. Sin embargo, todo esto no fue lo más interesante en absoluto. El aspecto más interesante fue que todos y cada uno de los edificios habían sido deliberadamente destruidos y el área parecía abandonada rápidamente.

¿Cuál podría ser la razón para dejar la ciudad con tanta urgencia, destruyendo todo lo que habían construido? Los registros mantenidos en ese momento, así como las Cartas de Amarna, contenían la respuesta. Estas cartas trataban principalmente de relaciones políticas con otras sociedades del Cercano y Medio Oriente. Tenían información sobre alianzas matrimoniales, embajadas, obsequios de los estados de Amarna, guerras, etc. Sin embargo, también nos ayudaron a comprender la razón por la que Amarna estaba abandonada después de once años de gobierno bajo Akhenaton.

En el noveno año del gobierno de Akhenaton, su esposa (la famosa reina Nefertiti) y sus hijas murieron debido a una enfermedad, posiblemente una peste o una gripe aviar. Esta enfermedad prevaleció en Amarna durante dos años, y finalmente mató al propio Akhenaton. Después de su muerte, la gente de Amarna decidió que la ciudad estaba maldita por los dioses antiguos, por lo que volvieron a su religión anterior. Sin embargo, mientras hacían eso, destruyeron todo lo que mostraba alguna evidencia de atenismo: templos, relieves de inscripciones jeroglíficas, registros, todo.

Las excavaciones en el sitio revelaron relieves de inscripciones dañadas que representan a Akhenaton y Nefertiti adorando a Aten, que es representado como el sol. La tumba de Akhenaton también sufrió graves daños. De hecho, su cuerpo fue llevado de regreso a Tebas y su sarcófago fue hecho añicos.

Un hallazgo de gran importancia fue realizado en 1912 por Ludwig Borchardt, el Busto de Nefertiti. El busto fue encontrado casi completamente ileso en el lugar de trabajo de Thutmose, el escultor favorito del rey. Es uno de los pocos objetos recuperados intactos de Amarna.


Amarna - Historia

Ciclos de aprendizaje

Los cambios en la economía están relacionados con oleadas de avances tecnológicos. Se inventa una nueva tecnología, se mejora rápidamente y luego alcanza una etapa de madurez después de la cual hay poco refinamiento adicional. Mientras tanto, la invención se incorpora a un producto innovador que es adoptado por los usuarios a un ritmo acelerado hasta que casi todos los que quieren uno tienen uno, y los nuevos clientes son raros. El explosivo crecimiento inicial de la invención y la innovación produce un auge económico. El estancamiento posterior resulta en una quiebra. Desde la revolución industrial ha habido una serie de tales oleadas. En cada onda sucesiva, el tiempo desde el auge hasta la caída se ha reducido en un factor de √2, pero los centros de las ondas se han espaciado regularmente. Cesare Marchetti. 1980. La sociedad como sistema de aprendizaje: ciclos de descubrimiento, invención e innovación revisados. Pronóstico tecnológico y cambio social 18.

Macrodinámica social

La población mundial sigue una curva hiperbólica que puede explicarse mediante un modelo simple. Sea P = población y T = tecnología. Suponga que la población está limitada por la tecnología, es decir, una mejor tecnología hace posible una población más grande. Esto se puede expresar como P = a T, donde a es una constante de proporcionalidad. Supongamos que el crecimiento de la tecnología se incrementa tanto por la población (más inventores potenciales) como por la tecnología ya existente (facilitando la difusión y recombinación de ideas). Esto se puede expresar como dT / dt = b P T, donde b es una constante. Por lo tanto, podemos escribir dP / dt = a dT / dt = a b P T, y como a T = P, esto se convierte en dP / dt = b P 2. La solución a esta ecuación es P = c / (t0 - t) donde c = 1 / b, t0 = 1 / (b P0 ), y P0 = población inicial. Esta es la ecuación de una hipérbola. Con estimaciones adecuadas de cy P0, se ajusta al crecimiento observado de la población mundial con una precisión del 99,6%. Andrey Korotayev, Artemy Malkov y Daria Khaltourina. 2006. Introducción a la macrodinámica social: macromodelos compactos del crecimiento del sistema mundial. URSS.

Teoría estructural-demográfica

La guerra civil y la rebelión se vuelven probables cuando se cumplen 3 condiciones:
1. Descontento y volatilidad popular, debido a la caída de los ingresos, el crecimiento urbano y una población joven
2. Conflicto intra-élite, cuando hay más candidatos para el estatus de élite (por ejemplo, graduados universitarios) que puestos que pueden ocupar
3. Una crisis fiscal, en el que el crédito del estado se ha agotado y ya no puede cumplir con sus obligaciones financieras
Hay un ciclo. El crecimiento de la población supera a la tecnología, provocando un empobrecimiento generalizado. Las élites explotan esta mano de obra barata para expandirse y dividirse en facciones rivales. La expansión de la élite aumenta las obligaciones del estado, mientras que el empobrecimiento general reduce sus ingresos y su autoridad se derrumba. Las facciones de élite luego movilizan a la población para luchar por un nuevo orden. Esto produce innovación social y económica para que las condiciones de vida mejoren y el ciclo comience de nuevo. Jack Goldstone. 1991. Revolución y rebelión en el mundo moderno temprano. Univ. de California Press. Peter Turchin y Sergey Nefedov. 2009. Secular Cycles. Universidad de Princeton Presionar.

El ciclo generacional

Las personas nacidas en una época similar y expuestas a influencias similares desarrollan actitudes y comportamientos similares en la edad adulta. Dado que en parte emulan y en parte reaccionan contra sus padres, el resultado es un ciclo de generaciones en el que las mismas actitudes se repiten aproximadamente cada 80 años, la duración de una larga vida humana. El ciclo implica dos formas de agitación, una política-económica crisis y un cultural despertar, cada uno regresando como el recuerdo del último se desvanece. Antes de la crisis es un desentrañar y después de eso un elevado. Las generaciones se dividen en cuatro tipos, definidos por sus diferentes experiencias de estas fases:
Nómadas: sobrevivientes empresariales desatendidos en la niñez y en la vejez.
Héroes: Jugadores de equipo capaces de hacerlo, adultos jóvenes durante la crisis.
Artistas: tecnócratas eficientes, cultos, con una perspectiva siempre joven.
Profetas: jóvenes adultos radicales y visionarios durante el despertar.
Neil Howe y William Strauss. 1991. Generaciones: La historia del futuro de Estados Unidos, 1584 a 2069. William Morrow & amp Company. Neil Howe y William Strauss. 1997. El cuarto giro: lo que nos dicen los ciclos de la historia sobre el próximo encuentro de Estados Unidos con el destino. Libros de Broadway.

El ciclo hegemónico

En La guerra del Peloponeso, el historiador griego Tucídides dice que, si bien hubo muchas razones específicas por las que estalló la guerra, la causa última fue "el surgimiento de Atenas y el miedo que esto causó en Esparta". Este fue un ejemplo de un síndrome recurrente en los asuntos internacionales: el ascenso de un retador a la hegemonía actual, donde el choque entre las ambiciones del retador y el deseo de la hegemonía de aferrarse al poder conduce finalmente a una contienda de armas. En la historia reciente, este síndrome ha seguido un ciclo con un período de aproximadamente 100 años. Por lo general, el retador es derrotado en la guerra, pero la hegemonía está tan agotada que pierde su posición de liderazgo frente a un tercero. El ciclo actual, con Estados Unidos como hegemón, comenzó con el final de la Segunda Guerra Mundial y se espera que culmine en las próximas décadas. George Modelski. 1999. Del liderazgo a la organización. En V. Borschier y C. Chase-Dunn (eds.), The Future Of Global Conflict. Sabio.

El ciclo dinástico

El historiador árabe Ibn Jaldún (1332-1406) descubrió que las dinastías atraviesan un ascenso y una caída que dura cuatro generaciones o 120 años. La primera generación llega al poder sobre la base de fuertes asabiya, La palabra de Ibn Khaldun para "solidaridad" o "cohesión social", entre y con sus partidarios. Con el tiempo, la dinastía pierde su carácter bélico y la asabiya declina a medida que los gobernantes dan por sentada su posición y desarrollan el gusto por el lujo. Al principio, los impuestos son livianos y se aumentan fácilmente. Más tarde, se vuelven pesadas y difíciles de levantar. Los ingresos fiscales generales apenas aumentan, pero se despilfarra una proporción cada vez mayor. Asabiya desaparece más rápido en la periferia, donde surge un nuevo contendiente más vigoroso que luego llega a conquistar el núcleo y el ciclo comienza de nuevo. Hay 5 etapas: conquista, consolidación, ocio, paz, desperdicio. Ibn Jaldún, tr. F. Rosenthal. 2005. La Muqaddimah: Introducción a la historia. Prensa de la Universidad de Princeton. Peter Turchin. 2003. Dinámica histórica: por qué los estados suben y bajan. Prensa de la Universidad de Princeton.

Dinámica cultural

Las creencias culturales fundamentales, expresadas en las obras de artistas, escritores y filósofos, cambian con el tiempo. En solo uno de los muchos ejemplos, la civilización occidental desde el Renacimiento ha visto una oscilación irregular entre eternismo, la creencia de que el cambio es una ilusión, y temporalismo, la creencia de que el cambio está en todas partes y todo es cambio. Además, el paso del temporalismo al eternismo se ha asociado con crisis de civilización que trajeron cambios permanentes en las estructuras políticas, económicas y sociales. Otros tipos de creencias muestran fluctuaciones similares, mientras que diferentes civilizaciones pueden estar en diferentes etapas de estas dinámicas a largo plazo. Pitirim Sorokin. 1957. Dinámicas sociales y culturales: un estudio del cambio en los principales sistemas de arte, verdad, ética, derecho y relaciones sociales. Peter Owen.

El año de la civilización

Según Oswald Spengler (1880-1936), las civilizaciones siguen un ciclo de vida con estaciones como el año, pasando por las mismas experiencias en la misma secuencia. Una vez que han pasado por las cuatro estaciones, durante un período de 1000-2000 años, entran en un estado detenido e inmutable, o son barridos por completo. Cada civilización se forma en torno a un conjunto central de ideas que aparecen en todo su arte, filosofía y ciencia. La civilización occidental se forma en torno a las ideas de extensión infinita y autonomía humana, y esto se ve en su invención de la perspectiva, su imagen cosmológica de las galaxias a grandes distancias, su adopción del mito de Fausto y su creencia darwiniana en un mundo natural de lucha. y competencia. La civilización árabe, de la que el Islam es un producto, se forma en torno a las ideas de la caverna y la impotencia humana en relación con la voluntad divina. Mientras Occidente entra en su invierno, la civilización árabe ya ha terminado y no tiene más potencial de desarrollo. Oswald Spengler. 2014 (1926 y 1928). La decadencia de Occidente. Choza aleatoria.

El ciclo de vida de las civilizaciones

Según Arnold Toynbee (1889-1975), la historia de una civilización exhibe "tres latidos y medio", es decir, tres ciclos de auge y caída, luego un pico final antes de que la civilización se desvanezca. El mecanismo impulsor de esto es desafío y respuesta, lo que significa que la civilización tiene algún problema característico —como la presión demográfica o un clima difícil— que subyace en todo lo que hace. Toynbee cree que toda civilización construye un Estado universal-es decir. impone al mundo su visión monolítica de cómo debe ordenarse la sociedad, y una Iglesia Universal-es decir. adopta una religión dominante. Su fase de crecimiento está presidida por un minoría creativa, y su declive por un minoría dominante. Además, el desarrollo de la civilización se ve afectado no solo por el comportamiento de sus proletariado interno sino también por su relación con el proletariado externo, es decir, aquellos fuera de la civilización que son influenciados por ella y le proporcionan trabajo. Arnold Toynbee. 1972. Un estudio de la historia: la nueva edición de un volumen. Thames y Hudson. Stephen Blaha. 2002. El ciclo de vida de las civilizaciones. Publicación de Pingree-Hill.

Ley de Zipf

Many sociological quantities obey approximate power laws, whose signature is the tendency to produce a straight line on a logarithmic plot. For example, with cities there is a power law such that cities half as large as a given size are twice as numerous. This phenomenon is named after George Zipf (1902-1950) who studied it in city populations, linguistics, personal incomes and other areas. The power law tendency can be used to infer the whole from a part, and so to detect fraud or missing data. Deviations from power law behaviour may also highlight particular factors or processes that inhibit the normal tendency. For example, city sizes are the outcome of a historical evolution responding to political, economic and social forces, and the power law distribution tells us about these forces and evolutionary mechanisms. For a simple explanation of Zipf's Law, assume that the city size distribution is stable and unchanging while every city at each time step can either double or halve in size, with probabilities that are independent of its current size. Let the probability of doubling be p and the probability of halving be 1-p. If there are Ns cities of size S, after one time step these will have become p Ns cities of size 2 S and (1-p) Ns cities of size S/2. Since the distribution is stable, the total population must be the same, i.e. Ns S = (p Ns) x (2 S) +( (1-p) Ns) x (S/2), which can be solved to deduce that p = 1/3. Meanwhile, cities of size S after one time step consist of cities twice the size that halved (with probability 1-p = 2/3) plus cities half the size that doubled (with probability p = 1/3). Since the distribution is stable, this number must be constant, so Ns = (2/3) N2s + (1/3) Ns/2. This can be written as 1 = (2/3) (N2s/Ns) + (1/3)(Ns/2/Ns), and this must be true regardless of which size, S, we are considering. Hence, N2s/Ns = Ns/Ns/2. Call this value f. Then we have 1 = (2/3) f + (1/3) (1/f), which has the solution f = 1/2. This means that, for cities of a given size, there are half as many cities of twice the size and twice as many cities of half the size, precisely as found empirically. George Zipf. 1949. Human Behavior and the Principle of Least Effort. Addison-Wesley Press. Gabaix, X. 1999. Zipf’s Law For Cities: An Explanation. The Quarterly Journal of Economics 114:3, 739-767.

Cities and scaling

Some sociological quantities exhibit economies of scale: double the city size and you require less than twice as much, e.g. chemists, petrol stations, water pipes. Other sociological quantities exhibit returns to scale: double the city size and you get more than twice as much, e.g. crimes, inventions, incomes. More precisely, quantities showing sublinear scaling obey power laws with exponent 5/6, and quantities showing superlinear scaling obey power laws with exponent 7/6. For a simple explanation, assume that the economic output of a city is proportional to its population density, ρ = N/A, where N is the population size and A is the city area. Assume further that the costs of maintenance of the city are proportional to its linear size, l

A 1/2 . Finally assume that the output and the costs are equal, so we have N/A

N 2/3 . Now suppose that the amount of infrastructure (e.g. water pipes) per person is proportional to the average distance between people, d = ρ -1/2 . Then total infrastructure, I

N 5/6 , as found empirically. Next suppose that the amount of social activity (e.g. inventions) per person, s, is proportional to the number of people per unit of instrastructure (since it is at infrastructure like shops and roads where people meet), i.e. s

N/I = N 1/6 . The total social activity is N s = N 7/6 , again as found empirically. Luis Bettencourt. 2013. The Origins of Scaling in Cities. Ciencias. Vol. 340, Issue 6139, pp. 1438-1441.

Central place theory

Settlements form a central place hierarchy, with a large city surrounded by smaller satellite cities, which are surrounded by satellite towns, which are surrounded by villages. This creates roughly hexagonal patterns in the landscape. There are three kinds of pattern corresponding to different principles of organisation. Considered as mercados, each central place has on average dos satellite settlements (each central place has six satellites, but each satellite is shared with two other central places, so that a given central place has only a third of each satellite a third share of six satellites amounts to two satellites). Considered as transport hubs, each central place has on average Tres satellite settlements (each satellite lies on the road between two central places, so each central place has a half share a half share of six satellites amounts to three satellites). Considered as administrative centres, each central place has on average seis satellite settlements (a given satellite can belong to only one administrative unit all six satellites surrounding a central place belong to it). The different patterns are overlaid on each other, creating a complex picture. It is not just that the sizes of cities follow a definite pattern, as indicated by Zipf's Law, but they are also arranged in a particular way across the landscape, with cities of a given size class being evenly spaced out rather than placed at random. Richard L Morrill. 1970. The Spatial Organization of Society. Wadsworth Publishing Company. Wen-Tai Hsu. 2012. Central Place Theory and City Size Distribution. The Economic Journal, Vol. 122, Issue 563, pp. 903-932.

Production principles

Technological and economic organisation has evolved through four great phases, embodying very different production principles. These are:
Hunter-Gatherer: 40,000 - 9000 BC (invention of farming): people lived directly off the land.
Craft-Agrarian: 9000 BC - AD 1430 (invention of the printing press): people lived by farming and relied on human and animal power.
Industrial: 1430 - 1955 (invention of the transistor): life became dominated by the machine.
Information-Scientific: 1955 - c. 2110 machines became intelligent, taking over human cognitive work.
While the production principles have been of successively shorter duration, they have each gone through the same six stages in the same relative time. The present Information-Scientific principle is currently in Stage 2 (Adolescence). Stage 2 of the Industrial principle was from 1600 to 1730, and witnessed breakthroughs in fundamental science. However, the real transformation of society came in Stage 3, when population was displaced from the countryside into the cities and the nature of work changed with the rise of factories and steampower. Stage 3 of the Information-Scientific principle will begin around 2030/2040, and will see displacement of population from the planet's surface into orbital factories along with changes in the nature of work as Artificial Intelligence takes over routine intellectual tasks. Leonid Grinin. 2012. Macrohistory and Globalization. Uchitel Publishing House.

Kondratieff waves

Nikolai Kondratieff detected 60-year waves, dating back to at least 1800, in the vigour of capitalist economies. Each wave is associated with a particular key invention--steam engine, railway, electricity, motor car, electronics--which creates a boom as it spreads through the economy but eventually runs out of steam and turns to a bust. The Kondratieff wave is synchronised with fluctuations in the intensity of war. The causes of the 60-year cycle are negative feedbacks between critical variables: economic growth makes war more affordable, and war then dampens economic growth innovation produces an economic boom, which decreases the pressure for innovation growth creates rising prices and falling incomes, so consumer demand falls, undermining growth a booming economy encourages investment in long-term capital projects, diverting money away from feeding the boom the experience of war creates an aversion to war, which suppresses its occurrence until the rise of new generations who have no memory of it. Joshua Goldstein. 1988. Long Cycles: Prosperity and War in the Modern Age. Yale Univ. Presionar.

Production zones

Johann von Thünen's 'isolated state' model explains the emergence of zones with different forms of production at different distances from a market centre. The original model focuses on agricultural production. Land nearest the market is the most valuable. It goes to the growers of produce that can fetch high prices in the market while also being costly to transport so that a more distant location quickly reduces profitability--typically fruit and vegetables. Land far from the market is cheap and goes to the growers of non-perishable produce that is not too costly to transport--typically firewood in von Thunen's day. In between, are zones with different products according to the shifting balance between prices and transport costs. Clearly, this is an idealisation. The model can be extended to take account of roads, rivers and seas that affect the cost of transport in different directions. It can also be extended to cover non-agricultural products, and to situations where the central market is not a town but a region or a country, surrounded by suppliers and trading partners. To see why zones arise, suppose that the price of the i th product is pI and its transport cost is cI per unit distance. Suppose also that the outer limit of viability of a particular product is a distance r1 from the centre (we will see in a moment why a product has an outer limit). The next product to be viable will be the one that has the maximum value of pI - cI r1, since this is the amount of money left over, after deduction of transport costs, to pay rent, and therefore the growers of this product will have the most money to bid for the land. This product will be viable out to a distance r2, such that pI - cI r2 < pj - cj r2 for some j. At this point, the product produces less profit than the other product j, and it will no longer win the bid for land. Hence the product is viable only within a zone between r1 y r2, its inner and outer limits. This argument makes the simplifying assumption that the market price of each product is fixed. In fact, it depends on supply and demand. We can extend the model by assuming that demand depends on price, say as D = D0 - d p, where D is demand, p is price and D0 and d are constants characteristic of the product. The amount produced of a given product is π(r2 2 -r1 2 )f, where r1 y r2 are the inner and outer limits of its zone and f is the amount of product produced per unit land area. For market equilibrium, supply and demand must balance, so we have D0 - d p = π(r2 2 -r1 2 )f. This gives us the price as p = (D0 - π(r2 2 -r1 2 )f)/d. The product that is most viable at r1 will be the one with the maximum value of D0/d - c r1, where c is transport cost as before. The outer limit of its zone occurs where there is some product for which D0'/d' - c' r2 > (D0 - π(r2 2 -r1 2 )f)/d - c r2. At this point, the other product generates more revenue. The model is more complex but it gives rise to zoning in the same way. Johann von Thünen. 1826. Der Isolierte Staat.

Growth of world polities

The size of the world's largest polities has increased over time, from the Egyptian empire covering 0.1% of the earth's land mass in 2500 BC to the British empire covering 25% of the earth's land mass in 1925. Taking the combined area of the world's three largest empires, to smooth out some of the fluctuations, the chart of polity size against time divides into several phases. After the preliminary experiment of Egypt, the coming of bronze saw the combined size of the largest empires rise to hover a little below 1% of the earth's land mass. The coming of planchar saw the combined size jump higher, to hover a little below 10%. The coming of industrialisation seems to have caused a further increase, to around 50-100%, though it is too early to be sure. (Note the logarithmic scale in the above chart.) The transition from bronze to iron was marked by a fall in the area of imperial control as the new technology changed the balance of power and the world order was drastically reconfigured through a period of chaos. The growth of world polities follows a logistic (S-shaped) curve, so that it is flattening out as it comes up against the limit of the earth's land mass. If the trend continues, by 3000, it will be routine for 50% of the world to belong to just three countries, while the first whole-earth government will come before that, a few centuries from now, only to break apart and later be re-formed. Rein Taagepera. 1978. Size and Duration of Empires: Systematics of Size. Social Science Research. Iss. 7, pp. 108-127.

The one, the few, the many

At their simplest, political hierarchies consist of three elements:
The One: the ruler, be it a monarch or a political party.
The Few: the elite, with large holdings of wealth and property.
The Many: the ordinary people, the common masses.
Any two of these can dominate the other. If the ruler and the elite are united, they can always control the masses. Rulers who have the people on their side can overcome aristocratic rebellions. When the elite and the people are both dissatisfied with the prevailing order, the ruler will be overthrown. Understanding the attitudes of these three elements and the relationships between them is key to assessing the stability of a political system. Niccolò Machiavelli. 1513. The Prince.


Housing and Lighting: The Amarna House and Villa

Amarna Houses. Though Egyptian houses changed over time, the best-understood houses were studied by German Egyptologist Herbert Ricke in the 1920s and 1930s at Tell el Amarna. Ricke described a public, private, and semiprivate section of each house. The public area was open to guests from outside the household. The semiprivate section was open to the family and special guests. The private area consisted of bedrooms and baths and would only been seen by members of the household.

Smaller Version. The smaller home was approximately two hundred square feet in size. It consisted of either three or four rooms and a forecourt, which was used to receive guests, grind grain, and feed animals. An entrance from the forecourt led to a square room called “the place of sitting.” Here guests could sit on low benches that were built into the walls. From this “place of sitting” the family had access to two other private rooms that were used for sleeping or storage. One room had a staircase that led to the roof, which was often used for cooking and for sleeping during warm weather.

Encendiendo. Unglazed windows were located high in the walls. Most interior light would have come from small oil-burning lamps. Most likely, however, the rooms remained dark.

The Villa. The larger houses, belonging to the elite, were called villas by Ricke. They were about 430 square feet in area. Villas were located behind enclosure walls, which also protected other buildings, such as separate granaries, stables, and servants’ quarters, as well as a garden.

Villa Plan. The entrance to the villa, which was square in shape, was reached by steps that led to a small entrance hall with a roof supported by a column in the middle. A room such as this one is sometimes called the “porters’ lodge” because it resembles the small spaces at the entrance of modern Egyptian villas where a servant stands guard. From the entrance hall the visitor would turn ninety degrees to enter a long, narrow room that ran almost the width of the house. This front hall had a roof supported by either two or four columns. Windows sometimes pierced the exterior wall, which formed part of the facade of the structure. From the entrance hall the visitor could enter the central hall, which was the main semiprivate room of the house. The central hall was square and had a roof supported by two columns. Raised platforms, built into at least two walls, were used as chairs. There was also a platform for water jars and a place to keep a large jar full of embers to serve as a heater during cold months. Windows again were placed high in the walls and were covered by wooden screens that controlled light levels. All other rooms and a staircase to the roof could be reached from the central hall. At least one room had a central column, while another always had two supporting columns. The room with the single column was square and served for private parties. Sleeping rooms had a niche where the bed was placed. Amarna villas also had bathrooms with a

toilet, which had a separate stone seat and a shower, which was a flat slab of stone with a hole in the middle. A servant would pour water over a kneeling person taking a shower. The staircase from the central hall led to the roof, where there was sometimes a second story with additional private rooms. Again, the roof could be used for storage and cooking. Amarna villas were decorated with paintings on plaster. Nature scenes, including flowers and marshes, were the most popular subjects.


Tell-El-Amarna

Tell el-Amarna revealed
The ancient site of Tell el-Amarna extends across several square kilometres of desert on the edge of the River Nile about 200 miles south of Memphis/Cairo and 250 miles north of Thebes/Luxor. Comprising monumental buildings, waterfront facilities, industrial areas, residential suburbs, and edge-of-town cemeteries, the site represents a complete ancient city of New Kingdom date (c.1550-1069 BC), preserved beneath a thin covering of desert sand – an Egyptian Pompeii of sorts. The first proper record was made by scholars of Napoleon’s Egyptian expedition in 1798-1799, and it has remained a major focus of fieldwork and scholarship ever since. Of importance was the discovery of 379 clay tablets inscribed with cuneiform script in the so-called ‘Record Office’ during the 1880s, and the yet-more spectacular discovery of the famous bust of Nefertiti in the last season of the 1907-1914 German excavations. In the late 19th century, the British-based Egypt Exploration Fund (now the Egypt Exploration Society) became involved. Recent excavations have been led by Prof. Barry Kemp, now of the Amarna Trust (www.amarnatrust.com see also CWA 1).

Tell el-Amarna described
The city was built at great speed, mainly of whitewashed mud-brick, but with facings of local stone on the more prestigious buildings. Partly laid out on a regular grid and divided into distinct zones according to function, it may, during its short existence, have been home to as many as 30,000 people. Because it was abandoned within a few years of its completion, the archaeological remains comprise a complete single-phase city of exceptional preservation. Close to the surface, the archaeology is highly accessible. Free of later disturbance, the remains of entire buildings survive largely unaltered and undamaged. In the absence of later redevelopment, the whole of the original ‘new town’ layout is clear. Located in a dry desert environment, art and artefacts are often superbly well-preserved. Basic questions about New Kingdom Egypt – about town layout, building techniques, urban economy, arts and crafts, everyday life, and much else – can be answered at Tell el-Amarna.

Tell el-Amarna explained
Tell el-Amarna was founded by the New Kingdom pharaoh Akhenaten, son of Amenhotep III and Queen Tiye, husband of Nefertiti, and probable father of Tutankhamen. Akhenaten’s mission was to elevate the innovative religious ideas of his father into a comprehensive alternative to the complex theological system inherited from Egypt’s past. His aim was a form of monotheism centred on the worship of the sun-disc Aten. To break the power of traditional temple hierarchies elsewhere, he built a new capital on a virgin site, roughly midway between the historic capitals of Upper and Lower Egypt at Thebes and Memphis respectively. He called the city Akhet-Aten – ‘the horizon of Aten’. Here, a magnificent shrine could be established for the worship of Aten – with all other deities excluded from the city. But unlike other religious revolutions, which came from below, the cult of Aten was imposed from above by diktat on an essentially unchanging and resistant society. Powerful vested interests defended the old order, and the mass of the people remained indifferent. The ‘revolution’ was therefore skin-deep, and after Akhenaten’s death, the court returned to Thebes, and Akhet-Aten – Tell el-Amarna – was abandoned to the sand.

This article is an extract from the full article published in World Archaeology Issue 36. Click here to subscribe


Amarna - History

Editor's Preface
. and it must be no slight satisfaction to him to find that on the whole his system
of transliteration is confirmed by the cuneiform tablets of Tel el-Amarna. .
/. /history of egypt chaldaea syria babylonia and assyria v 1/editors preface.htm

Chapter xxxiii
. made. Such tokens of respect to the number of seven were the customary homage
tendered to kings according to the el-Amarna tab1ets. .
/. /leupold/exposition of genesis volume 1/chapter xxxiii.htm

Canaan
. The cuneiform tablets found at Tel el-Amarna in Upper Egypt give us a vivid picture
of its condition at the close of the Eighteenth dynasty. .
/. /sayce/early israel and the surrounding nations/chapter ii canaan.htm

Introducción
. of early Oriental history, and reversed the critical judgments which had prevailed
in regard to it, was that of the cuneiform tablets of Tel el-Amarna. .
/. /sayce/early israel and the surrounding nations/introduction.htm

Egipto
. Rey. He left the city of his fathers, and built a new capital farther north,
where its ruins are now known as Tel el-Amarna. Aquí .
/. /sayce/early israel and the surrounding nations/chapter v egypt.htm

Chapter xiv
. before"""east". Damm??seq is the ancient city of Damascus, known also
later from the Amarna tablets as Dimaski. 16. That Abram .
//christianbookshelf.org/leupold/exposition of genesis volume 1/chapter xiv.htm

History Of Egypt, Chaldaea, Syria, Babylonia, and Assyria, V 5
. Atonu and Khuitniatonu -- Change of physiognomy in Khuniaton, his character, his
government, his relations with Asia: the tombs of Tel el-Amarna and the art of .
/. /history of egypt chaldaea syria babylonia and assyria v 5/title page.htm

The Place of the Old Testament in Divine Revelation
. by conquest and by commerce, the dominant civilization of the Euphrates valley had
been regnant in the land of Canaan, The Tell-el-Amarna letters, written from .
/. /the origin and permanent value of the old testament/iv the place of the.htm

The Old Testament and Archeology
. to certain inscriptions which throw considerable light on conditions in Palestine
before the Hebrew conquest, namely, the so-called Tel-el-Amarna tablets.[7 .
/. /the christian view of the old testament/chapter iv the old testament.htm

The Christian View of the Old Testament
. Style, 21. Taylor Cylinder, 138 f. Tel-el-Amarna tablets, 125 ff. Temple, 179. Textual
criticism, 68 ff., 74. Tiglath-pileser IV, 134 ff. Tirhaka, 139 f. .
/. /eiselen/the christian view of the old testament/index 2.htm


Amarna King

Durante el período de Amarna, los artistas retrataron al rey y la reina como seres que combinaban rasgos masculinos y femeninos. The king&rsquos gender-flexibility ensured the fertility of the earth and all living creatures. A royal male with female sexual characteristics was the source for the belief that individuals could assume both male and female traits in the tomb.

Here, the king&rsquos distended belly reveals that he is pregnant. This feminized vision of a king has narrow shoulders, a soft torso, and female breasts. The king&rsquos red skin, understood to be the color of the disk of the sun, associated him with the sun-god Re: after death, all Egyptians hoped for transformation into Re-Osiris to travel to and then live in the afterlife.

Tell me more. I was wondering about the assertion in the text stating this is an example of gender fluidity in ancient egypt.

Was it made for Akhenaten’s Daughter?

Although. the North Palace at Amarna is thought to be made by & for Akhenaten himself, inscriptions recovered from the site say a different story. Many inscriptions show it may have been originally made for Akhenaten’s queen Nefertiti. Later, it was converted into a palace for his eldest daughter Princess Meritaten.

inscription_showing_name_of_meritaten (photo courtesy: www.amarnaproject.com)


History and Culture of Amarna

As I continue my exploration into the ancient city of Amarna, I wanted to take this blog post to discuss the overarching history and culture of Amarna, and take a brief glimpse at the Northern Palace, as it is one of the main palaces I will be using when crafting my own palace.

Amarna is an archeological site of the ancient city of Akhetaten, which was the capital of Ancient Egypt from around 1347 BC to about 1332 BC. King Akhenaten founded the city and created a monotheistic religion around the solar god Aten. King Akhenaten is the father of King Tutankhamun, who after his father’s death moved the capital back to Thebes and Akhetaten was quickly abandoned. This was in part due to the fact that the religion created to praise Aten, was proclaimed to be heretical and denounced (Stevens, 2015). The history of Amarna is important for me because the monotheism in Ancient Egypt was the first of its kind, meaning that not only is the culture different than the rest of Egypt, but in essence we must treat Amarna as a completely separate paradigm from the rest of Ancient Egyptian cities.

Although blurry, this photograph is a good summation of the layout of the city of Amarna. The royal family lived to the north, while the temples and other important administrative buildings were more centrally located. Residences inhabited the south of the city.

Excavations at the North Palace have attempted to determine who in the Royal Family lived there, and the photograph below may offer the best clue. “Many inscriptions found in the North Palace show that, whilst it may have been originally made for Nefertiti or Kiya (a queen prominent in the earlier part of Akhenaten’s reign) it was later converted into a palace for the eldest daughter and heiress, Princess Meritaten” (Kemp, 2003). The picture below is of an inscription on a door in the Northern Palace with the name of the king’s daughter, Meritaten. I chose to include this because I am looking deeper into the Northern Palace as one of the palaces to analyze as I construct my own model.

I finally wanted to touch upon the artwork of Amarna. An anomaly of its time, Amarnan art was known for being vastly different than other art in Ancient Egypt. As one example, portrayals of the royal family were much more informal. In the photograph below, you can see Akhenaten and his wife Nefertiti and their three daughters. In the photo, Akhenaten and Nefertiti are each holding children. The children are being held in their parents’ hands and cradled on their laps. Normal portrayals of royalty at the time would always be attempts to deify royalty and portray strength. Amarnan art was different because it was so personal and made the royal family look more like humans than gods. This is going to be one of the most important, yet challenging aspects for me as I begin to construct my model and attempt to recreate the art of this city.


Ver el vídeo: khalouni nabki Version complete by Djillali amarna Groupe Amarna (Diciembre 2021).