Podcasts de historia

Historia de Sabotawan Str - Historia

Historia de Sabotawan Str - Historia

Sabotawan

(Estructura: t. 5.313; 1. 395'6 "; b. 52 '; dr. 23'8"; s. 11 k .;
cpl. 52)

Sobotawan (No. 4056), un minero, fue construido en 1919 por Downey Shipbuilding Corp., Staten Island, NY Estaba programada para su adquisición por parte de la Marina para su uso en el Servicio de Transporte Naval de Ultramar como un minero de servicio, pero nunca fue asumida .


City Market (Charleston, Carolina del Sur)

los Mercado de la ciudad es un complejo de mercado histórico en el centro de Charleston, Carolina del Sur. Establecido en la década de 1790, el mercado se extiende por cuatro cuadras de la ciudad desde el Market Hall de gran importancia arquitectónica, que da a Meeting Street, a través de una serie continua de cobertizos de un piso, el último de los cuales termina en East Bay Street. El mercado no debe confundirse con el Old Slave Mart (ahora un museo) donde se vendían esclavos, ya que los esclavos nunca se vendieron en el mercado de la ciudad (este es un error común). El City Market Hall ha sido descrito como un edificio de la "más alta calidad de diseño arquitectónico". [1] Todo el complejo fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos como Mercado y cobertizos y además fue designado Monumento Histórico Nacional. [1] [4]

Inicialmente conocido como el mercado central, el mercado de la ciudad de Charleston se desarrolló como un reemplazo del edificio del mercado de carne de la ciudad (en el sitio del ayuntamiento de Charleston, 100 Broad Street), que se quemó en 1796. Market Hall, diseñado por el arquitecto de Charleston Edward B. White, se añadió a principios de la década de 1840. A lo largo del siglo XIX, el mercado proporcionó un lugar conveniente para que las granjas y plantaciones del área vendieran carne y productos, y también actuó como un lugar para que los lugareños se reunieran y socializaran. [5] Hoy en día, los vendedores del City Market venden recuerdos y otros artículos que van desde joyas hasta cestas de hierba dulce Gullah. Desde 1899, el City Market alberga el Museo Confederado de Charleston.


La Alemania nazi y el primer campo de concentración # x2019s

Adolf Hitler se convirtió en canciller de Alemania el 30 de enero de 1933, y en marzo de ese año, Heinrich Himmler anunció el primer campo de concentración nazi, que se inauguró en la ciudad de Dachau, en las afueras de Munich, una ciudad importante en el sur de Alemania. El campo inicialmente albergaba a presos políticos, y su primer grupo de detenidos estaba formado principalmente por socialistas y comunistas. Hilmar W & # xE4ckerle (1899-1941), un funcionario de & # x201CSchutzstaffel & # x201D (una organización paramilitar nazi comúnmente conocida como SS), fue el primer comandante de Dachau.

¿Sabías? En 1965, se creó un sitio conmemorativo en los terrenos del antiguo campo de concentración de Dachau. Hoy, los visitantes pueden recorrer algunos de los edificios históricos del campamento y aposs y acceder a una biblioteca y exhibiciones especiales que contienen materiales relacionados con la historia de Dachau y aposs.

Desde el principio, los detenidos en el campo fueron sometidos a un trato severo. El 25 de mayo de 1933, Sebastian Nefzger (1900-33), un maestro de escuela de Munich, fue asesinado a golpes mientras estaba encarcelado en Dachau. Los administradores de las SS que operaban el campo afirmaron que Nefzger se había suicidado, pero una autopsia reveló que probablemente perdió la vida por asfixia o estrangulamiento. El fiscal de Munich acusó sumariamente a W & # xE4ckerle y sus subordinados de asesinato. El fiscal fue inmediatamente anulado por Hitler, quien emitió un edicto declarando que Dachau y todos los demás campos de concentración no estaban sujetos a la ley alemana que se aplicaba a los ciudadanos alemanes. Solo los administradores de las SS dirigirían los campamentos y repartirían el castigo como mejor les pareciera.

Ese junio, Theodor Eicke (1892-1943) reemplazó a W & # xE4ckerle como comandante de Dachau. Eicke publicó de inmediato un conjunto de regulaciones para el funcionamiento diario del campamento. Los presos considerados culpables de infringir las reglas debían ser brutalmente golpeados. Aquellos que conspiraban para escapar o defendían puntos de vista políticos iban a ser ejecutados en el acto. A los presos no se les permitiría defenderse o protestar por este trato. Las regulaciones de Eicke & # x2019 sirvieron como modelo para el funcionamiento de todos los campos de concentración en la Alemania nazi.


¿Quiénes corren el riesgo de sufrir un derrame cerebral?

Cualquiera puede sufrir un derrame cerebral a cualquier edad. Pero su probabilidad de sufrir un derrame cerebral aumenta si tiene ciertos factores de riesgo. Algunos factores de riesgo de accidente cerebrovascular se pueden cambiar o controlar, mientras que otros no.

Factores de riesgo de accidente cerebrovascular que pueden modificarse, tratarse o controlarse médicamente:

Alta presión sanguínea. La presión arterial de 140/90 o más puede dañar los vasos sanguíneos (arterias) que suministran sangre al cerebro.

Enfermedad del corazón. La enfermedad cardíaca es el segundo factor de riesgo más importante de accidente cerebrovascular y la principal causa de muerte entre los supervivientes de accidente cerebrovascular. Las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares tienen muchos de los mismos factores de riesgo.

Diabetes. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de sufrir un derrame cerebral que las personas sin diabetes.

De fumar. Fumar casi duplica el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular isquémico.

Píldoras anticonceptivas (anticonceptivos orales)

Historia de AIT (ataques isquémicos transitorios). Los AIT a menudo se denominan mini accidentes cerebrovasculares. Tienen los mismos síntomas que un accidente cerebrovascular, pero los síntomas no duran. Si ha tenido uno o más AIT, tiene casi 10 veces más probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular que alguien de la misma edad y sexo que no ha tenido un AIT.

Recuento alto de glóbulos rojos. Un aumento significativo en la cantidad de glóbulos rojos espesa la sangre y aumenta la probabilidad de que se formen coágulos. Esto aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular.

Colesterol y lípidos en sangre altos. Los niveles altos de colesterol pueden contribuir al engrosamiento o endurecimiento de las arterias (aterosclerosis) causado por la acumulación de placa. La placa son depósitos de sustancias grasas, colesterol y calcio. La acumulación de placa en el interior de las paredes arteriales puede disminuir la cantidad de flujo sanguíneo al cerebro. Un derrame cerebral ocurre si se corta el suministro de sangre al cerebro.

Falta de ejercicio

Consumo excesivo de alcohol. Más de 2 bebidas al día aumentan la presión arterial. El consumo excesivo de alcohol puede provocar un derrame cerebral.

Drogas ilegales. El abuso de drogas intravenosas conlleva un alto riesgo de accidente cerebrovascular debido a coágulos de sangre (embolias cerebrales). La cocaína y otras drogas se han relacionado estrechamente con accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos y muchos otros problemas cardiovasculares.

Ritmo cardíaco anormal. Algunos tipos de enfermedades cardíacas pueden aumentar su riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Tener latidos cardíacos irregulares (fibrilación auricular) es el factor de riesgo cardíaco de accidente cerebrovascular más poderoso y tratable.

Anomalías estructurales cardíacas. Las válvulas cardíacas dañadas (enfermedad cardíaca valvular) pueden causar daño cardíaco a largo plazo (crónico). Con el tiempo, esto puede aumentar su riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

Factores de riesgo de accidente cerebrovascular que no se pueden cambiar:

Edad avanzada. Por cada década de vida después de los 55 años, su probabilidad de sufrir un derrame cerebral es más del doble.

Raza. Los afroamericanos tienen un riesgo mucho mayor de muerte y discapacidad por un derrame cerebral que los blancos. Esto se debe en parte a que la población afroamericana tiene una mayor incidencia de hipertensión arterial.

Género. El accidente cerebrovascular ocurre con más frecuencia en los hombres, pero más mujeres que hombres mueren a causa de un accidente cerebrovascular.

Historia de accidente cerebrovascular previo. Tiene un mayor riesgo de sufrir un segundo accidente cerebrovascular después de haber tenido ya un accidente cerebrovascular.

Herencia o genética. La probabilidad de accidente cerebrovascular es mayor en personas con antecedentes familiares de accidente cerebrovascular.

Otros factores de riesgo incluyen:

Donde vives. Los accidentes cerebrovasculares son más comunes entre las personas que viven en el sureste de los EE. UU. Que en otras áreas. Esto puede deberse a diferencias regionales en el estilo de vida, la raza, los hábitos de fumar y la dieta.

Temperatura, estación y clima. Las muertes por accidentes cerebrovasculares ocurren con más frecuencia durante las temperaturas extremas.

Factores sociales y económicos. Existe alguna evidencia de que los accidentes cerebrovasculares son más comunes entre las personas de bajos ingresos.


Vida vegetal y animal

La exuberante vegetación de Samoa incluye selvas tropicales y bosques nubosos del interior. Grandes secciones de la costa se han cubierto con plantaciones de taro y cocoteros. Las islas albergan una vida animal limitada, aunque más de 50 especies de aves se encuentran allí, al menos 16 de ellas autóctonas, incluidas las raras palomas con pico de dientes. Los únicos mamíferos nativos son los zorros voladores, que están en peligro de extinción, y otras especies de murciélagos más pequeños. Se han introducido ratas, ganado salvaje y cerdos. Entre los animales más pequeños que se encuentran en Samoa se encuentran varias especies de lagartos, dos serpientes de la familia de las boa, ciempiés y milpiés, escorpiones, arañas y una amplia variedad de insectos.

El Parque Nacional O Le Pupu Pue (1978), el primer parque nacional de Samoa, ocupa unos 28 kilómetros cuadrados en el centro-sur de Upolu. Los esfuerzos de conservación han sido laxos en muchas comunidades de Samoa. La erosión del suelo, resultante de la agricultura en pendientes empinadas y la tala de bosques, ha producido escorrentías que han dañado muchas de las lagunas y arrecifes de coral de Samoa. La contaminación industrial y residencial se ha convertido en una preocupación en Apia y sus alrededores. Los incendios forestales de 1998, iniciados por agricultores que despejaban la tierra para el cultivo, destruyeron casi una cuarta parte de los bosques de Savai‘i.


Visión general

El término hinduismo se hizo familiar como designador de ideas y prácticas religiosas distintivas de la India con la publicación de libros como hinduismo (1877) de Sir Monier Monier-Williams, el notable estudioso de Oxford y autor de un influyente diccionario sánscrito. Inicialmente era un término de forasteros, basado en usos centenarios de la palabra hindú. Los primeros viajeros al valle del Indo, comenzando con los griegos y persas, hablaban de sus habitantes como "hindúes" (griego: "Indoi), y, en el siglo XVI, los propios residentes de la India comenzaron muy lentamente a emplear el término para distinguirse de los turcos. Gradualmente, la distinción se volvió principalmente religiosa en lugar de étnica, geográfica o cultural.

Desde finales del siglo XIX, los hindúes han reaccionado al término hinduismo de varias formas. Algunos lo han rechazado a favor de formulaciones indígenas. Otros han preferido la “religión védica”, usando el término védica para referirse no solo a los antiguos textos religiosos conocidos como los Vedas, sino también a un corpus fluido de obras sagradas en múltiples idiomas y una forma de vida ortoprax (tradicionalmente sancionada). Incluso otros han optado por llamar a la religión sanatana dharma (“Ley eterna”), una formulación popularizada en el siglo XIX y que enfatiza los elementos atemporales de la tradición que se percibe que trascienden las interpretaciones y prácticas locales. Finalmente, otros, quizás la mayoría, simplemente han aceptado el término hinduismo o sus análogos, especialmente dharma hindú (Ley moral y religiosa hindú), en varios idiomas índicos.

Desde principios del siglo XX, los mismos hindúes han escrito libros de texto sobre el hinduismo, a menudo bajo la rúbrica de sanatana dharma. Estos esfuerzos de autoexplicación añaden una nueva capa a una elaborada tradición de explicar la práctica y la doctrina que se remonta al primer milenio antes de Cristo. Las raíces del hinduismo se remontan mucho más atrás, tanto textualmente, a las escuelas de comentario y debate conservadas en escritos épicos y védicos del segundo milenio a. C., como visualmente, a través de representaciones artísticas de yakshas (espíritus luminosos asociados con lugares específicos y naturales). fenómenos) y nagas (divinidades con forma de cobra), que fueron adorados desde aproximadamente 400 a. C. Las raíces de la tradición también se remontan a veces a las figurillas femeninas de terracota que se encuentran ubicuamente en excavaciones de sitios asociados con la civilización del valle del Indo y, a veces, interpretadas como diosas.


Bajo el gobierno de Hamas

En las elecciones parlamentarias de la Autoridad Palestina de 2006, Fatah, que había dominado la política palestina desde su fundación en la década de 1950, sufrió una pérdida decisiva para Hamas, lo que refleja años de insatisfacción con el gobierno de Fatah, que fue criticado por corrupto e ineficiente. La victoria de Hamas provocó sanciones por parte de Israel, los Estados Unidos y la Unión Europea, cada uno de los cuales había colocado a la organización en su lista oficial de grupos terroristas. La Franja de Gaza fue el escenario de una escalada de violencia entre los grupos rivales, y un gobierno de coalición de corta duración terminó en junio de 2007 después de que Hamas tomó el control de la Franja de Gaza y un gabinete de emergencia liderado por Fatah tomó el control de Cisjordania. A pesar de las llamadas de PA Pres. Mahmoud Abbas para que Hamas renunciara a su posición en la Franja de Gaza, el territorio permaneció bajo el control de Hamas.


Tanga

A Tanga es un tipo de tanga, una pieza estrecha de tela, cuero o satén que cubre o sujeta los genitales, pasa entre las nalgas y se sujeta a una pretina alrededor de las caderas. Un tanga puede ser usado tanto por hombres como por mujeres. También se puede usar en traje de baño, donde puede servir como parte inferior de un bikini, pero se puede usar solo como un monokini o un traje de baño en topless. Los bailarines exóticos o go-go también pueden usar tanga. Como ropa interior, se puede usar un tanga en lugar de bragas para evitar la creación de una línea de bragas visible, o calzoncillos para realzar el atractivo sexual.

Los dos términos Tanga y correa a veces se usan indistintamente, sin embargo, técnicamente se refieren a diferentes prendas de vestir.

Desde el siglo XIX, el término geestring se refirió a la cuerda que sostenía el taparrabos de los nativos americanos [1] y más tarde se refirió al taparrabos estrecho en sí. William Safire en su Oda en tanga citó el uso de la palabra "tanga" para taparrabos por Revista de Harper 15 años después del uso de John Hanson Beadle en 1877 y sugirió que la revista confundió la palabra con el término musical "cuerda G" (es decir, la cuerda para la nota G). [2] [ verificación necesaria ]

Safire también menciona la opinión del lingüista Robert Hendrickson de que G (o gee) significa ingle, que era una palabra tabú en ese momento. [3]

Cecil Adams, autor del blog The Straight Dope, ha propuesto un origen de "girdle-string", que se atestigua ya en 1846. [4]

La tanga apareció por primera vez en trajes usados ​​por las coristas en los Estados Unidos en las producciones de Earl Carroll durante la década de 1920, [5] un período conocido como la Era del Jazz o los Locos Veinte. Según "Striptease" de Shteir, los primeros artistas en usar tanga fueron la stripper latina Chiquita García en 1934, y "Princess Whitewing", una stripper nativa americana cerca del final de la década. [2] El lingüista Robert Hendrickson cree que el GRAMO representa ingle. [2] Durante la Depresión, un "tanga" se conocía como "el artilugio", un doble sentido que se refería al "artilugio" de un manitas, una palabra de uso general para lo que podría "arreglar" las cosas. [2] Durante la década de 1930, el "Chicago G-string" ganó prominencia cuando lo usaban artistas como Margie Hart. El área de Chicago fue el hogar de algunos de los mayores fabricantes de tanga y también se convirtió en el centro de los espectáculos burlescos en los Estados Unidos. [2]

El término Tanga comenzó a aparecer en Variedad revista durante la década de 1930. En la ciudad de Nueva York, las bailarinas usaban tanga en los atrevidos espectáculos teatrales de Broadway durante la Era del Jazz. Durante las décadas de 1930 y 1940, los espectáculos de striptease de Nueva York en los que se usaban tangas se describían como "fuertes". En los programas denominados "débiles" o "dulces", la stripper usaba "panties de red". Los espectáculos "fuertes" generalmente se llevaban a cabo solo cuando la policía no estaba presente, y se volvieron más raros después de 1936 cuando Fiorello H. La Guardia, el alcalde de la ciudad de Nueva York, organizó una serie de redadas policiales en espectáculos burlescos. [6]

La artista estadounidense de burlesque Gypsy Rose Lee se asocia popularmente con la tanga. En 1941 supuestamente fue autora de una novela de detectives muy vendida llamada Los asesinatos de tanga [7] en el que se encuentran strippers estranguladas con sus propias g-strings. Sus actuaciones de striptease a menudo incluían el uso de una tanga en una memoria escrita por su hijo Erik Lee Preminger, se la describe pegando una tanga de encaje negro con goma de mascar en preparación para una actuación. [8]

En las novelas de Tarzán de Edgar Rice Burroughs, se describe a Tarzán usando una tanga hecha de piel de ciervo o leopardo. [9] En las películas de Tarzán siempre vestía un taparrabos más modesto.


St Bride & # 8217s Church es un lugar extraordinario y uno de los sitios históricos más fascinantes de Londres. Cuando entras dentro de sus muros, entras en una historia de dos mil años.

La historia de St Bride y este sitio, que se remonta a 2000 años, está intrínsecamente entretejida en la historia de la City de Londres, y nuestros visitantes a menudo expresan su asombro por los extraordinarios descubrimientos que les esperan aquí.

Cuando el Gran Incendio de Londres en 1666 dejó en ruinas a la medieval St Bride's, había existido una sucesión de iglesias en este sitio durante siglos, y el área alrededor de Fleet Street ya había asumido su papel único en el surgimiento de la imprenta inglesa. Nuestra iglesia tardó nueve años en surgir de las cenizas, bajo la dirección inspirada de Christopher Wren. Durante los siguientes 250 años, el auge de la industria de los periódicos británica tuvo lugar a la sombra de nuestro distintivo chapitel de la tarta de bodas.

En 1940, St. Bride fue víctima de las llamas una vez más cuando las bombas incendiarias alemanas redujeron la joya arquitectónica de Wren a un caparazón sin techo, aunque milagrosamente sobrevivieron la famosa aguja y las paredes exteriores. La restauración tardó 17 años en completarse. El proyecto de reconstrucción hizo posible una serie de excavaciones de gran importancia en la cripta dirigidas por el arqueólogo medieval, profesor W F Grimes.

Los resultados fueron extraordinarios, revelando los cimientos de seis iglesias anteriores en el sitio actual, una gran cantidad de restos arqueológicos que abarcan varios siglos y algunos restos esqueléticos notables. Y este fue solo el comienzo de la extraordinaria historia que se iba a desarrollar.

Cuando visita nuestra cripta hoy, todavía puede ver los restos de un pavimento romano que data de alrededor del año 180 d.C., y una variedad de artefactos romanos que fueron descubiertos en este sitio se exhiben en nuestro museo de criptas.

Cuando los romanos establecieron Londinium después de la invasión bajo el emperador Claudio en el 43 d.C., cavaron una zanja sustancial (cuyo propósito no está claro) justo afuera de las murallas de la ciudad romana, en el sitio de lo que ahora es nuestra iglesia. Aquí se construyó un edificio (incluida la zona de pavimento que aún es visible) que puede haber estado conectado con uno de los primeros lugares de culto. También fue el sitio de un pozo sagrado (lamentablemente seco desde hace mucho tiempo), uno de los más antiguos de la ciudad, que llegó a llevar el nombre Bride Well.

Nuestra asociación con St Bride (St Brigid of Kildare) puede remontarse al siglo VI. La nuestra es la única iglesia en el lado este de Inglaterra que lleva esta dedicación.
Se decía que Brigid era la hija de un príncipe irlandés y una esclava druídica. Cuando era adolescente, experimentó un profundo sentido de llamado a seguir a Cristo, y entregó tantas posesiones de su padre a los necesitados que finalmente él le permitió seguir su llamado y entrar en la vida religiosa.

En el 470 d.C. fundó un convento en Kildare con otras siete monjas, que se convirtió en un centro de aprendizaje y espiritualidad. Se hizo famoso por sus manuscritos iluminados, como el Libro de Kildare, que se creía que rivalizaba con el Libro de Kells en su belleza.

La cruz de St Bride, que se dice que fue hecha por Bride a partir de juncos para ayudar a llevar a un moribundo a la fe, todavía se ve en las casas irlandesas hasta el día de hoy, y aparece en algunos de los artículos que tenemos a la venta en nuestro tienda.

Cuenta la leyenda que cuando Bride recibió su bendición como abadesa, el rito apropiado para la consagración de un obispo se leyó inadvertidamente y no pudo ser anulado. Por esta razón, la autoridad de Bride y las abadesas que la siguieron durante los siguientes siete siglos, era igual a la de un obispo.

Hoy, los miembros de nuestro propio Guild of St Bride llevan un medallón que incorpora en su diseño tanto una cruz celta (que nos recuerda nuestras raíces irlandesas) como un simbólico anillo de fuego. Se decía que en la época pagana en Kildare, se mantenía vivo un fuego ritual para invocar la protección del ganado y la cosecha. Cuando Bride construyó su convento, continuó con la costumbre de mantener encendido este fuego perpetuo, para representar la luz de Cristo, que las tinieblas no pueden apagar.

Bride era conocida por su amor por la música y la poesía, su compasión y su amor por la creación de Dios, así como por su don para la hospitalidad. Cuenta la leyenda que fue bendecida con un don para convertir el agua del baño en cerveza, y una línea de un poema atribuido a ella declara: "Anhelo un gran lago de cerveza". ¡Claramente ella estaba particularmente bien preparada para convertirse en la santa patrona de una iglesia que iba a desarrollar un ministerio distintivo para los periodistas!

Murió el 1 de febrero de 525 d.C. y fue enterrada con los restos de los otros dos santos patronos de Irlanda, Patricio y Columba. El día de su santo sigue celebrándose en esta fecha.

Durante el período medieval, St Bride se reconstruyó en varias ocasiones. En nuestra cripta aún se pueden ver los restos de las iglesias que se levantaron en este sitio entre los siglos XI y XV, y se exponen ejemplos de baldosas medievales, tejas, mampostería, vidrio y otros artefactos de la época.

También tenemos una hermosa capilla en parte de la cripta medieval: cuando Christopher Wren reconstruyó la iglesia siglos después, construyó hábilmente dos arcos de piedra pesados ​​para soportar el peso de la pared sobre este espacio tranquilo y de oración. Fue restaurado en 2002 como un monumento a la familia Harmsworth y al personal de Associated Newspapers que perdieron la vida durante la Primera y Segunda Guerra Mundial.

Entre los siglos XI y XIII, la población de Londres aumentó significativamente, de menos de 15.000 a más de 80.000. Para el año 1200, la ciudad capital de este país era, en efecto, Westminster: una pequeña ciudad río arriba de la City de Londres, donde se encontraba la Tesorería Real y se almacenaban los registros financieros. St Bride's estaba situado entre Londres y Westminster, una ubicación geográfica de considerable importancia.

En 1205, la Curia Regis, un consejo de terratenientes y eclesiásticos (de hecho, un predecesor del Parlamento actual, encargado de proporcionar asesoramiento legislativo al rey Juan) se celebró en St Bride.

La influencia de nuestra iglesia y su número de feligreses creció sustancialmente durante el período medieval. Desde el siglo XIII en adelante, dos sedes de poder se desarrollaron en el área: Westminster se convirtió en la capital real y el centro del gobierno, mientras que la City de Londres se convirtió en el principal centro de comercio y comercio, una distinción que sigue siendo evidente hasta el día de hoy.

El área entre Westminster y la ciudad se urbanizó cada vez más durante el período, un proceso que se completó a fines del siglo XVI. Fue a principios de este siglo cuando St Bride's desarrolló sus primeros vínculos con una de las futuras piedras angulares de la sociedad británica: una asociación que iba a representar uno de sus reclamos de fama más perdurables.

En 1476, William Caxton, un comerciante, hombre de negocios y diplomático, trajo a este país por primera vez una imprenta que usaba tipos móviles y la instaló en un sitio adyacente a la Abadía de Westminster. Después de su muerte alrededor del año 1492, su aprendiz, el impresor Wynkyn de Worde, adquirió su imprenta, quien dependía de la imprenta para su sustento y necesitaba asegurar su viabilidad comercial.

En ese momento, el área alrededor de St Bride se había convertido en un refugio para el clero, que no podía pagar el alto costo de vida en el corazón de la ciudad medieval. Dado que el clero poseía casi el monopolio de la alfabetización en aquellos días, junto con los abogados que también tenían su base en la zona, eran los mejores clientes de los impresores. Así que Wynkyn de Worde siguió los mejores principios comerciales y trasladó su negocio a la base de clientes, instalando su imprenta en el cementerio de St Bride's en 1500.

Esta fue una ubicación perfecta. Los editores de dramaturgos y poetas pronto establecieron imprentas en competencia en el área local, y la conexión entre St Bride y el mundo de la imprenta se consolidó. Fleet Street se convirtió rápidamente en la cuna en la que el "arte y el misterio" de la imprenta se convirtió en una de las industrias más influyentes en la historia de la humanidad. Wynkyn de Worde fue enterrado en St Bride en 1535 y en la iglesia se puede ver una placa que conmemora su vida. St Bride's también se enorgullece de poseer un ejemplo original de la imprenta de Wynkyn de Worde, que data de 1495.

St Bride's experimentó de primera mano la agitación religiosa de la era de la Reforma. Un ex vicario de St Bride's, John Cardmaker, conocido por sus opiniones protestantes, fue quemado en la hoguera en Smithfield el 30 de mayo de 1555 durante el reinado de la reina católica María I, su muerte se conmemora en Foxe's Libro de los mártires. Dos de sus feligreses, Isobel Foster y Thomas Browne, compartirían su suerte el 27 de enero de 1556.

La historia de Cardmaker es particularmente conmovedora. Cuando fue arrestado inicialmente y privado de su vida de clero, accedió a retractarse y renunciar a sus opiniones religiosas. Posteriormente intentó huir del país, pero fue capturado y encarcelado en la prisión Fleet. Sorprendentemente, a pesar de enfrentarse a la tortura y una muerte segura, Cardmaker se retractó de su anterior retractación y se mantuvo fiel a sus convicciones protestantes, lo que lo llevó a su martirio.

En el siglo XVII, Fleet Street atraía a los grandes escritores y cronistas de la época. Un trío de Johns: Milton, Dryden y Evelyn vivían en las cercanías. Samuel Pepys nació en una casa adyacente a St Bride y fue bautizado aquí, y su madre tenía su propio banco en la iglesia. St Bride's es también el lugar de enterramiento de Richard Lovelace.

La conexión de larga data de St Bride con las colonias en Estados Unidos comenzó cuando los padres de Virginia Dare, Eleanor White y Ananias Dare, se casaron en la iglesia. Entonces eran parte de la colonia de Roanoake, el primer asentamiento inglés permanente en América del Norte fundado por Sir Walter Raleigh en lo que ahora es Carolina del Norte, que lamentablemente fracasó. Virginia nació en 1587, la primera niña inglesa nacida en una colonia inglesa del Nuevo Mundo. Este evento se conmemora en un conmovedor busto de Virginia en la esquina suroeste de la iglesia.

Los padres de Edward Winslow (1595-1655), famoso por ser uno de los líderes de la expedición Mayflower en 1620, también se casaron en St Bride's. Edward Winslow fue él mismo aprendiz de un impresor de Fleet Street con fuertes simpatías puritanas, John Beale, antes de romper su contrato y partir hacia Leiden para unirse a una comunidad de otros protestantes de ideas afines. Habría conocido bien a St. Bride.

Winslow iba a ser elegido tres veces gobernador de Plymouth, Massachusetts. En 1957, Su Majestad la Reina dio a conocer un nuevo retablo tallado como un monumento a Winslow y los Padres Peregrinos, y a pesar de las limitaciones de la pandemia de Coronavirus, celebramos el 400 aniversario de la navegación del Mayflower aquí en septiembre de 2020.

En 2006, un descendiente directo de Edward Winslow (también Edward, y conocido como Ted) vino de Maryland, EE. UU., Para casarse con su esposa, Jennifer, aquí en St Bride's, por lo que nuestros vínculos con los Padres Peregrinos han continuado a lo largo de los siglos.

La parroquia de St Bride también ayudó a poblar otra colonia inglesa en América durante el siglo XVII: cien niñas y niños del orfanato del Hospital Bridewell, ubicado junto a la iglesia, fueron enviados a Virginia en 1619. El proyecto resultó tan exitoso que el gobernador pidió 100 más. Todos los jóvenes recibieron concesiones de tierras allí, al llegar a la mayoría de edad.

Sin embargo, en el espacio de dieciséis meses terribles, la historia de St Bride's iba a dar varios giros inesperados.

En la víspera de Navidad de 1664 en Londres, una mujer que vivía en la región de St Giles in the Fields asolada por la pobreza fue declarada muerta: el suyo fue el primer caso registrado de lo que la historia ahora llama La Gran Plaga. El 6 de junio de 1665, se notificó oficialmente a St Bride's que el brote había llegado a su parroquia. Como se trataba de una zona pobre y densamente poblada, su impacto fue devastador.

La corte de Carlos II, junto con abogados, comerciantes, médicos y muchos clérigos, huyeron de la ciudad atemorizados. Los pobres no podían darse el lujo de esta opción. Con notable valentía, el entonces vicario de St Bride's, Richard Peirson, decidió permanecer en su puesto, sirviendo a su gente en las circunstancias más horribles. El papel de la iglesia fue esencial para brindar apoyo a las familias afectadas, que serían tapiadas en sus hogares durante 40 días si a un miembro de la familia se le diagnosticaba peste bubónica.

En el apogeo de la plaga en septiembre de 1665, Peirson enterró a 636 personas en un mes, 43 de ellas en un solo día. Entre los muertos había dos de sus guardianes de la iglesia. Su firma aparece al pie de cada página de nuestro registro de entierros durante los meses de la plaga.

En total, la peste le costó a St Bride unas 581 libras esterlinas. El número de víctimas humanas fue mucho mayor: 2.111 personas murieron en la parroquia ese año y 100.000 londinenses perdieron la vida (el 20% de su población).

Sorprendentemente, Peirson sobrevivió y fue sucedido como vicario aquí en agosto de 1666 por Paul Boston. El desafortunado Boston estuvo en el cargo durante apenas quince días antes de que ocurriera un segundo desastre inimaginable.

Después de un verano de sequía, el 2 de septiembre de 1666 estalló un incendio en la panadería de Thomas Farriner en Pudding Lane. Impulsado por fuertes vientos del este, el fuego se extendió rápidamente, y un espectador describió cómo "se precipitó como un torrente por Ludgate Hill".

El 4 de septiembre, el fuego cruzó el río Fleet (que hoy corre bajo tierra) y envolvió a St Bride's. Nuestra iglesia estaba equipada con su propio camión de bomberos, pero era ineficiente y no se había mantenido, "limpiado, aceitado y recortado" de manera adecuada, por lo que era ineficaz. Los soldados intentaron detener la propagación del fuego destruyendo las casas a su paso, pero esto también resultó inútil.

El 7 de septiembre, el cronista Samuel Pepys describió la destrucción de St Bride en su diario:

¡Levántate a las cinco y bendito sea Dios! encontrar todo bien y por agua a Paul's Wharfe. Caminé desde allí, y vi todo el pueblo quemado y una visión miserable de la iglesia de Paul, con todo el techo caído, y el cuerpo del quire caído también en la escuela de St. Fayth's Paul, Ludgate y Fleete-street, la casa de mi padre [en Salisbury Court ] y la iglesia [St Bride's] y una buena parte del Temple por el estilo.

St Bride's fue completamente destruida: fragmentos de vidrio de ventana medieval deformados por el calor, campanas metálicas derretidas, madera carbonizada y mampostería, se exhiben en nuestro museo de la cripta. Una entrada conmovedora en nuestro registro de entierros registra la destrucción de la totalidad de la parroquia, excepto "dieciséis casas en un lugar amplio junto a una calle nueva".

Valientemente, el nuevo vicario, Paul Boston, mantuvo la adoración de la iglesia en un tabernáculo en el cementerio, ya que la iglesia misma estaba llena de escombros. En su testamento dejó 50 libras esterlinas a la iglesia que compró nuevos vasos de comunión que todavía están en uso hoy.

Sin embargo, quedaba la pregunta: ¿se reconstruiría St. Bride?

En 1671, los guardianes de la iglesia de St Bride invitaron al Sr. Christopher Wren (Agrimensor General y Arquitecto Principal para la reconstrucción de la Ciudad) a cenar al Globe Tavern. Pasaría un año más antes de que pudieran convencerlo de su causa, pero su persistencia significaba que St. Bride's sería una de las primeras iglesias en abrirse después del incendio.

El Gran Incendio de Londres había destruido 87 iglesias. A pesar de la convicción de Wren de que solo se necesitaban 39 para servir en un área tan pequeña, St Bride's se encontraba entre las 51 que se reconstruyeron.

The £500 required as a deposit by Guildhall to launch the project was raised in a single month: a remarkable effort, given that most of the parishioners had lost homes and businesses in the disaster. Nor was this the end to the financial demands, as money remained tight. However, a combination of donations, loans and Coal Dues eventually met the rebuilding cost of £11,430 5s. 11d.

Joshua Marshall was the main contractor for the works. A parishioner and master mason to the King (like his father before him), Marshall was a wise choice. He also worked with Wren on the Temple Bar and the Monument, and one of his assistants was the young Nicholas Hawksmoor, who was to become a renowned architect himself.

The main material for the church was (and remains) Portland stone. By September 1672, within a year of the work starting, the walls had reached the upper part of the cornice. The speed of progress was partly ascribed to the fact that the workmen had a hostel adjacent to the church, the Old Bell Tavern, built for them by Wren (which is still here today). By 1674 the main structural work was complete, and a year later the church finally reopened for worship on Sunday 19 th December, 1675.

The church was open, yet still incomplete: most notably, the tower remained unfinished. In 1682 the churchwardens again approached Wren, this time about building the steeple. Work did not commence until 1701 and took two years to complete. At 234 ft, it was Wren’s highest steeple, although after it was damaged by a lightning strike in 1764 it was subsequently reduced to 226 ft during further rebuilding.

The most romantic tale connected with the steeple is that of William Rich, apprentice to a baker near Ludgate Circus. He fell in love with his master’s daughter and, when he set up his own business at the end of his apprenticeship, won her father’s approval for her hand in marriage.

Rich wished to create a spectacular cake for the wedding feast, but was unsure how, until one day he looked up at the steeple of the church in which their marriage was to be held, and inspiration struck! He would create a cake in layers, tiered, and diminishing as it rose.

Thus began the tradition of the tiered wedding cake. His bride, Susannah, is buried at St Bride’s, and we have in our archive a dress that once belonged to her.

The year before St Bride’s steeple was originally finished, the Daily Courant became the first regular daily newspaper to be produced in this country, published on 11 th March 1702, by Elizabeth Mallet, from rooms above the White Hart pub in Fleet Street. A brass plaque to commemorate the 300 th anniversary of this first edition was unveiled by the Prince of Wales at a special service in St Bride’s on 11 th March 2002.

Publishers and newspapers began to spring up, and by 1709 there were eighteen different titles available in London each week. los Daily Universal Register (which was to become Los tiempos) was first published in 1785, and El observador became the world’s first Sunday newspaper in 1791. The author Daniel Defoe, whose career as a journalist is often overlooked, was actively involved in editing and producing newspapers in the early eighteenth century. As numerous regional and provincial titles were founded, they set up London offices in and around St Bride’s, as did the first news agencies.

The vast expansion of the printing industry in Fleet Street attracted intellectuals, artists and actors. The author Samuel Richardson, who wrote and published Pamela, the first English novel, is buried at St Bride’s. His friend, Dr Samuel Johnson lived just north of Fleet Street, and was part of a literary circle that included James Boswell, Joshua Reynolds, Oliver Goldsmith, and Alexander Pope. Alongside William Hogarth, William Wordsworth, and John Keats, they were often to be seen in the coffeehouses around St Bride’s.

In little more than a century the following familiar titles were established:

  • El guardián (1821)
  • El Sunday Times (1822)
  • The News of the World (1843)
  • El Telégrafo diario (1855)
  • The People (1881)
  • El Financial Times (1888)
  • El Daily Mail (1896)
  • El Daily Express (1900)
  • The Daily Mirror (1903)
  • The Sunday Mirror (1915)
  • The Sunday Express (1918)
  • The Morning Star (1930)

With the coming of the 20 th century their combined circulations were immense, and the power of the press barons, such as Northcliffee, Kemsley, Beaverbook, Astor and Rothermere, propelled Fleet Street into the very heart of the British power structure, shaping news as well as reporting it.

Throughout this period, alongside its unique ministry to the printing and newspaper industries, St Bride’s remained a parish church, serving the needs of all its people. Two individuals whose stories are of note are commemorated in our church today.

The first is the Frenchman, Denis Papin. Although few are familiar with his name today, he was a pioneering scientist and inventor, whose ground-breaking work revolutionised steam engineering.

In 1675, his Protestant beliefs led him to flee France for England. Working with Robert Boyle, he famously invented a ‘digesteur’, which was in effect a pressure cooker but, more significantly, was the precursor to the steam engine. Little was known of Papin’s eventual fate – until an entry in the St Bride’s burial register came to light, revealing that he was buried in our lower graveyard on 26 th August 1713.

A second memorial commemorates the life of Mary Ann (‘Polly’) Nichols, tragically remembered today as the first-known victim of the Victorian serial killer, Jack the Ripper. Polly Nichols (née Walker) was born in this parish in 1845, and married William Nichols, a printer, in St Bride’s on 16 th January 1864. She became the mother of five children.

In 2018, a service was held to commemorate her life and other victims of sexual exploitation on the anniversary of Mary’s birthday. It is immensely important that the nature of her tragic death is not the only fact about her that is remembered, which is why her memorial at St Bride’s states: ‘Remember her life, not its end.’

Meanwhile, back to the story of St Bride’s and Fleet Street. Our next chapter begins in 1940, when catastrophe struck once again in World War II…

The Blitz began in the early autumn of 1940 when the Germans, their plans for a summer invasion thwarted, sought instead to bomb Britain’s cities into submission. On the night of 29 th December an incendiary raid destroyed St Bride’s.

The church had been locked after Evensong, and fire bombs pierced the roof: the seasoned timbers proved to be perfect tinder. One of our Guildsmen, John Colley, who worked in Fleet Street, was returning from the night shift when he was horrified to see the church ablaze, with flames emerging from within the spire.

John, who sadly died in 2015, recalled seeing printers, journalists, and a host of others who worked in the industry, doing everything they could to rescue the contents of the burning church, including the medieval gospel lectern, which had survived the Great Fire of 1666, but much was lost. Sadly, by daylight, only the spire and the outer walls of St Bride’s remained.

It was only when the war finally ended that the church administrators were finally able to address the question of how to rebuild both the church and its congregation.

By the early 1950s services were again being held on the site, in the open air, in the former vestry, and some in the crypt chapel. It was thanks to the vision, energy and determination of the new Rector, Cyril Armitage, that a restoration fund enabled rebuilding work to begin.

The chosen architect, Godfrey Allen, an authority on Wren, studied the master’s original plans: he kept the clear glass that Wren loved, but did not rebuild the galleries, instead laying out the stalls in the distinctive collegiate style that you see today.

Rebuilding required excavation as well as restoration. In addition to the astonishing discovery of Roman remains on the site in 1953, the crypts were found to contain thousands of human remains, some of them victims of the Great Plague of 1665 and the cholera epidemic of 1854. This epidemic claimed 10,000 lives in the City of London, leaving the churchyards and crypts overflowing with dead, which was dangerously insanitary. As a result, Parliament decreed that there should be no more burials in the City. The crypts were sealed and forgotten about.

As a result of the excavations of Professor W F Grimes exactly a century later, St Bride’s now possesses two remarkable collections of human remains. One of these includes the skeletons of 252 individuals, all of whom are identifiable, rendering this an invaluable resource for those undertaking historical, medical, or other forensic research.

Jelena Bekvalac – Curator of Human Osteology, Museum of London – recently catalogued the collection of human remains.

The other collection, estimated to include nearly 7,000 human remains, is in a medieval charnel house within the crypt complex. Many of these bones were found grouped together in categories (thigh bone with thigh bone, etc.), and laid out in a distinctive chequer-board pattern. This is probably evidence of a land shortage in London, even during the medieval period, as these bones would have been relocated here from their original burial plots.

Following its post-war reconstruction, the new St Bride’s was rededicated in the presence of the Queen and Prince Philip on 19 th December 1957 – the anniversary of the opening of the original Wren church 282 years earlier.

In 1962, Dewi Morgan succeeded Cyril Armitage as Rector, and throughout the 1960s and 70s St Bride’s continued its ministry to the newspaper world, hosting baptisms, weddings and memorial services, as well as offering a weekday ministry to those working in the area.

In 1967, St Bride’s was packed for a service to celebrate the 100 th anniversary of the Press Association, whose offices were situated next door to the church. The glass doors at the West End were a gift to mark the occasion. Thanks to the generosity of Sir Max Aitken, Lord Beaverbrook’s heir, a permanent exhibition was mounted in the crypt, chronicling the history of the site and of Fleet Street. This was renewed and refurbished twenty-five years later, with the help of Reuters and the Museum of London, and is available for visitors to explore for free in the crypt of St Bride’s.

By the 1980s all was not well in the newspaper world. For years it had suffered from chaotic industrial relations. Proprietors found the so-called ‘Spanish practices’ of the print unions intolerable, while the workers rejected management attempts to introduce flexible working, no-strike clauses, new technology, and an end to the closed shop.

National newspapers continued to be produced by the labour-intensive linotype hot-metal method, rather than being composed electronically. Eddie Shah’s Messenger Group had, however, benefited from the Conservative government’s trade union legislation, which allowed employers to de-recognise unions, enabling Shah to use an alternative workforce and new technology. Journalists could input copy directly, sweeping away arcane craft-union manning levels, and cutting costs dramatically.

On 24 th January 1986, some 6,000 newspaper workers went on strike after the breakdown of negotiations with Rupert Murdoch’s News International, the parent company of Times Newspapers y News Group Newspapers. They were unaware that Murdoch had built, and clandestinely equipped, a new-technology printing plant in Wapping. When they went out on strike, he relocated his operation overnight.

Within months the printing dinosaur that was Fleet Street was dead. By 1989, all the national newspapers had decamped, as other proprietors followed Murdoch’s lead. Computers had consigned Wynkyn de Worde’s revolution to history.

At the time, many feared that the diaspora of the ‘Fourth Estate’ might result in St Bride’s losing its distinctive identity as the Journalists’ Church some even considered that the great church would lose its parishioners and congregation altogether. Might Rupert Murdoch’s vision bring about what pestilence, fire, and the Luftwaffe had failed to achieve?

Fortunately for St Bride’s, when the national newspapers left Fleet Street, they scattered in every direction rather than congregating in one new locality so ‘Fleet Street’ remains to this day a generic term for the nation’s press, and the church retains its unique ministry to journalism and all aspects of the media.

During the Middle East hostage crisis of the late 1980s and early 1990s, St Bride’s hosted all-night vigils for John McCarthy and the other hostages. On their release in 1991 a wonderful service of celebration was held here, which was attended by John McCarthy.

It was during this period that our now famous Journalists’ Altar was established in the north east corner of the church, which remains a particular focus of prayer for those in the profession who have died, many during the course of their work, as well as those who are missing or whose fate is unknown.

The journalists whom we have commemorated over the years include John Schofield, the BBC reporter killed in Croatia in 1995 Reuters’ Kerem Lawton, killed in Kosovo and Channel 4’s Gaby Rado and ITN’s Terry Lloyd, who lost their lives in Iraq. The journalist Marie Colvin was killed in Homs, Syria in 2012, just over a year after she gave the address at the St Bride’s annual Journalists’ Commemorative service.

Our ministry to journalism is fully international: in 2015 a memorial service was held for Ammar Al Shahbandar, head of the Iraq bureau of the Institute for War and Peace Reporting, who was killed in a car bomb explosion in Baghdad. There is a commemorative plaque to the Saudi journalist, Jamal Khashoggi, murdered in 2018. In 2019, working in partnership with the NUJ, a vigil was held for the Irish journalist Lyra McKee, shot dead in Belfast. These are but a few examples. The pastoral and spiritual support that is offered to those working in the profession, and their families and colleagues, has never been more essential.

Our ministry also extends well beyond the world of journalism: the buildings that had once housed giant printing presses became the home of lawyers, bankers, and accountants. The regular congregations are diverse, drawing in people of all ages and backgrounds, and from every walk of life.

We warmly welcome all who visit us here, whether they come to join our worship, to find a space for quiet reflection in the heart of the city, or simply to explore our fascinating and historic building and to discover the extraordinary story that we have to tell.

In March 2020, the Covid-19 pandemic had an impact that not even the Great Plague of 1665, and the Great Fire of London the following year, managed to achieve. Sadly, the enforced lockdown regulations caused by the pandemic required St Bride’s doors to be closed, and regular services in church ceased.

All was not lost, however. Our regular choral worship went online, and alongside all the challenges and heartache of the subsequent months, it was a source of joy and delight to see our ‘virtual’ congregations grow beyond all our expectations, many of them tuning in from across the globe. It really was a sign of hope – and one of the many new initiatives that St Bride’s is embracing as it moves into the future.

Today, St Bride’s remains a living church in the modern world. Our beautiful building has a light and open feel to it, while remaining steeped in the prayers of the faithful who have kept the flame of faith alive in this sacred place for so many centuries. Fleet Street continues to develop and change, and new plans for its future are unfolding all the time. St Bride’s remains at its very heart, proclaiming the love of Christ to all who come, as one of the most historic, vibrant and beautiful churches to be found anywhere in London.

STAY UP TO DATEWITH NEWS FROM ST BRIDE’S

Subscribe to our newsletter to receive alerts for
events and advance information about seasonal services


Finding the Fitzgerald

Restored Fitzgerald bell – Great Lakes Shipwreck Museum

The following May, 1976, Woodrush was again on the scene to conduct a third sidescan sonar survey. Contacts were strong enough to bring in the U.S. Navy’s CURV III controlled underwater recovery vehicle, operating from Woodrush.

The CURV III unit took 43,000 feet of video tape and 900 photographs of the wreck. On May 20, 1976, the words “Edmund Fitzgerald” were clearly seen on the stern, upside down, 535 feet below the surface of the lake.

On April 15, 1977 the U.S. Coast Guard released its official report of “Subject: S.S. Edmund Fitzgerald, official number 277437, sinking in Lake Superior on 10 November 1975 with loss of life.” While the Coast Guard said the cause of the sinking could not be conclusively determined, it maintained that “the most probable cause of the sinking of the S.S. Edmund Fitzgerald was the loss of buoyancy and stability resulting from massive flooding of the cargo hold. The flooding of the cargo hold took place through ineffective hatch closures as boarding seas rolled along the spar deck.”

However, the Lake Carrier’s Association vigorously disagreed with the Coast Guard’s suggestion that the lack of attention to properly closing the hatch covers by the crew was responsible for the disaster. They issued a letter to the National Transportation Safety Board in September, 1977. The Lake Carrier’s Association was inclined to accept that Fitzgerald passed over the Six Fathom Shoal Area as reported by Captain Cooper.

Later, in a videotaped conversation with GLSHS, Captain Cooper said that he always believed McSorley knew something serious had happened to Fitzgerald as the ship passed over Caribou Shoal. Cooper believes that from that point on, McSorley knew he was sinking.

Conflicting theories about the cause of the tragedy remain active today. GLSHS’ three expeditions to the wreck revealed that it is likely she “submarined” bow first into an enormous sea, as damage forward is indicative of a powerful, quick force to the superstructure. But what caused the ship to take on water, enough to lose buoyancy and dive to the bottom so quickly, without a single cry for help, cannot be determined.

Twenty-nine men were lost when the Fitzgerald went down. There is absolutely no conclusive evidence to determine the cause of the sinking. The bell of the ship is now on display in the Great Lakes Shipwreck Museum as a memorial to her lost crew.

For books, videos, and memorabilia about the Fitzgerald, her loss, and her legacy, visit the Shipwreck Coast Museum Store online now.