Podcasts de historia

Cuando Israel ganó la Guerra de los Seis Días, ¿consideraron expulsar a todos los árabes de los territorios anexados?

Cuando Israel ganó la Guerra de los Seis Días, ¿consideraron expulsar a todos los árabes de los territorios anexados?

¿Israel consideró hacer esto y, de ser así, habría sido una violación del derecho internacional?


No hay evidencia de que consideraran seriamente expulsar todos Palestinos. La impracticabilidad, la ilegalidad y la publicidad negativa eran evidentes, incluso si los elementos marginales entretenían la fantasía. Sin embargo, existe evidencia de que se realizaron desplazamientos a menor escala. Resultó en el éxodo de 1967.

Durante la breve guerra de 1967, 350.000 palestinos fueron desplazados, lo que representa una cuarta parte de la población de los dos sectores. Israel negó haber causado este éxodo, pero según un relato del Departamento de Estado de Estados Unidos, los aviones israelíes "alcanzaron muchos objetivos civiles en Cisjordania donde no hay absolutamente ningún emplazamiento militar", lo que provocó la huida de miles.

Kattan, Victor, ed. La cuestión de Palestina en el derecho internacional. Instituto Británico de Derecho Internacional y Comparado, 2008.

Israel niega esto, obviamente. Sin embargo, las encuestas de posguerra de los refugiados palestinos en Jordania revelaron que la mayoría informó que los ataques aéreos fueron la razón por la que huyeron.

[E] n una encuesta, el 57% de los árabes de Cisjordania que se refugiaron en Jordania durante la guerra de 1967 citaron el bombardeo aéreo como razón para partir.

Quigley, John. "Palestinos desplazados y derecho al retorno". Harvard International Law Journal 39 (1), 1998.

Esto también se corrobora en informes contemporáneos de periodistas occidentales durante la guerra.

Parece haber pocas dudas de que los 60.000 habitantes de los tres grandes campamentos de la ONU alrededor de Jericó fueron atacados por aviones el segundo día de los combates. Ahora son el grupo más grande entre los refugiados que han llegado.

D. A. Schmidt, "100,000 in Jordan Said to Have Fled Across River", New York Times, 12 de junio de 1967.

Además, aunque Israel los acusa de antisemitismo, el informe de 1971 del Comité Especial para Investigar las Prácticas Israelíes que Afectan los Derechos Humanos de la Población de los Territorios Ocupados establece que:

Sobre la base del testimonio presentado u obtenido por él en el curso de sus investigaciones, el Comité Especial había llegado a la conclusión de que el Gobierno de Israel está llevando a cabo deliberadamente políticas destinadas a ... obligar a quienes se encuentran en sus hogares en el territorios ocupados para salir, ya sea por medios directos como la deportación o indirectamente mediante intentos de socavar su moral o mediante el ofrecimiento de incentivos especiales, todo ello con el objetivo último de anexar y colonizar los territorios ocupados. El Comité Especial considera que los actos del Gobierno de Israel en el fomento de estas políticas son la violación más grave de los derechos humanos que ha llamado su atención. La evidencia muestra que esta situación se ha deteriorado desde la última misión del Comité Especial en 1970.

Sin embargo, nuevamente, no consideraron la posibilidad de expulsar a todos los palestinos. Por un lado, a diferencia de 1948, no había una gran reserva de inmigrantes judíos para asentar toda esta tierra. Por otro lado, Israel creía que mantener una población árabe en Cisjordania formaría un "puente humano" hacia las otras naciones árabes.

Una era la esperanza de que los árabes de la Cisjordania ocupada, en particular, pudieran proporcionar un puente humano sobre el cual Israel pudiera "normalizar" las relaciones con otros países árabes ... La segunda razón por la que Israel no expulsó a los árabes de los territorios ocupados en 1967 fue que, a diferencia de 1948, no había oleadas de inmigrantes judíos esperando para ocupar el lugar de los árabes.

Shazly, Saad. La opción militar árabe. American Mideast Research, 1986.

Además, sería imposible ocultar la magnitud de tal expulsión, y eso habría destruido la reputación de Israel en todo el mundo. Como se ha señalado, expulsar a la población civil de las regiones ocupadas es una violación atroz y en blanco y negro del derecho internacional, incluidos los tratados en los que Israel es parte. Específicamente, el artículo 49 del Cuarto Convenio de Ginebra:

Se prohíben los traslados forzosos individuales o masivos, así como las deportaciones de personas protegidas del territorio ocupado al territorio de la Potencia ocupante o al de cualquier otro país, ocupado o no, independientemente de su motivo.


No tengo conocimiento de ninguna evidencia de que Israel considere las expulsiones masivas de los territorios ocupados después de la Guerra de los Seis Días de 1967.

Según tengo entendido, las poblaciones civiles habrían estado protegidas bajo los términos del Cuarto Convenio de Ginebra. En particular, el artículo 49 de la Convención establece que:

"Se prohíben los traslados forzosos individuales o masivos, así como las deportaciones de personas protegidas del territorio ocupado al territorio de la Potencia ocupante o al de cualquier otro país, ocupado o no, independientemente de su motivo".


Israel ratificó los Convenios de Ginebra (1949) el 6 de julio de 1951.


Pregunta: Cuando Israel ganó la guerra de los seis días, ¿consideraron expulsar a todos los árabes del territorio anexado?

¿Israel consideró hacer esto y, de ser así, habría sido una violación del derecho internacional?

Respuesta corta:
Si la expulsión de todos El primer ministro israelí examinó a los árabes de los territorios ocupados en una reunión de gabinete. Aunque Israel no expulsó a todos los árabes, sí llevó a cabo expulsiones masivas de algunos árabes a escala de aldea para dar cabida a los asentamientos israelíes.

En general, no solo por las expulsiones forzosas, se estima que 300.000 árabes de los territorios ocupados fueron desplazados en la Guerra de los Seis Días. Eso fue el 30% de la población árabe de antes de la guerra de esos territorios.

La Guerra de los Seis Días: territorios capturados y poblaciones árabes desplazadas
Hubo un gran desplazamiento de poblaciones en los territorios capturados: de aproximadamente un millón de palestinos en Cisjordania y Gaza, 300.000 (según el Departamento de Estado de los Estados Unidos) huyeron o fueron desplazados de sus hogares a Jordania, donde contribuyeron al creciente malestar.

Sí, la expulsión masiva de civiles fue una violación del derecho internacional, al menos según el actual presidente del Mecanismo de las Naciones Unidas para los Tribunales Penales Internacionales. (Se necesitan 4 jueces para emitir un fallo del Tribunal de la ONU y nunca han convocado ni escuchado un caso de este tipo).

Respuesta detallada:
Se discutió en los niveles más altos del gobierno de Israel. De los documentos clasificados israelíes publicados en mayo de 2017, sabemos que se mencionó y discutió en una reunión del gabinete.

  • Noticias de Yahoo.
  • Noticias GMA.
  • i24news.

El 15 de junio de 1967, cinco días después del final de la guerra, los ministros del gabinete de seguridad discutieron varias opciones para los territorios recién ocupados, y el entonces ministro de Relaciones Exteriores, Abba Eban, describió la continuación del gobierno israelí como un potencial "barril de pólvora".

"Estamos sentados aquí con dos poblaciones, una de ellas dotada de todos los derechos civiles y la otra negada de todos los derechos", dijo en extractos publicados por el diario israelí Haaretz.

"El mundo se pondrá del lado de un movimiento de liberación de ese millón y medio" bajo ocupación, dijo.

Se mencionó la posibilidad de expulsarlos, y Levy Eshkol, el primer ministro israelí en ese momento, dijo que "si fuera por nosotros, enviaríamos a todos los árabes a Brasil".

Su ministro de Justicia, Yaakov Shimshon Shapira, objetó: "Son habitantes de esta tierra, y hoy ustedes la gobiernan. No hay razón para sacar de aquí a los árabes que nacieron aquí y transferirlos a Irak", dijo.

Eshkol no estaba convencido: "No nos colamos aquí. Dijimos que la Tierra de Israel es nuestra por derecho", escribió.

Si bien no se llevó a cabo la expulsión forzosa de toda la población árabe, se procedió a la expulsión masiva a nivel de aldea, junto con la demolición de viviendas árabes.

Remoción forzosa: Lista de pueblos despoblados durante el conflicto árabe-israelí: (ver Guerra de los Seis Días).

  • Imwas

    Capturados por las Fuerzas de Defensa de Israel durante la Guerra de los Seis Días el 7 de junio de 1967 junto con las aldeas vecinas de Yalo y Bayt Nuba, los habitantes de Imwas fueron expulsados ​​y la aldea destruida por orden de Yitzhak Rabin.

  • Yalo,

    Durante la guerra de 1967, todos los habitantes de Yalo fueron expulsados ​​por las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), la aldea fue destruida y Yalo y la totalidad de Latrun fueron anexados de Jordania por Israel.5 Posteriormente, con donaciones de benefactores canadienses, el El Fondo Nacional Judío construyó un espacio recreativo, Canada Park, que contiene los antiguos sitios de Yalo y otras dos aldeas vecinas, Dayr Ayyub, 7 e Imwas.

  • Bayt Nuba

    Despoblada por las fuerzas israelíes durante la guerra de 1967, posteriormente fue arrasada por ingenieros militares utilizando explosiones controladas, y el asentamiento israelí de Mevo Horon se estableció en sus tierras en 1970.

  • Surit

  • Beit Awwa

    La población en el censo de 1967 realizado por las autoridades israelíes era de 1.468. Después de la guerra de seis días de 1967, Beit Awwa fue completamente destruida. Moshe Dayan afirmó que la destrucción se llevó a cabo bajo las órdenes de un oficial que deseaba expulsar a los residentes, el general de brigada Uzi Narkis reclamó el mérito de la acción.

  • Beit Mirsem,

  • Shuyukh,
  • Al-Jiftlik

    Cisjordania fue ocupada por Israel durante la Guerra de los Seis Días en 1967 y, a raíz del conflicto, más de 800 casas en al-Jiftlik fueron arrasadas por el ejército israelí y se ordenó a sus 6.000 habitantes que se fueran.

  • Agarith

  • Huseirat

Sí, las expulsiones masivas de Israel fueron una violación del derecho internacional, al menos según el actual presidente del Mecanismo de las Naciones Unidas para los Tribunales Penales Internacionales. Theodor Meron.

  • Magistrado y actual Presidente del Mecanismo de las Naciones Unidas para los Tribunales Penales Internacionales;
  • Juez y ex presidente del Tribunal Penal Internacional de las Naciones Unidas para la ex Yugoslavia;
  • Ex juez del Tribunal Penal Internacional de las Naciones Unidas para Ruanda;
  • Charles L. Denison, profesor emérito y miembro judicial de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York;
  • Profesor invitado, Universidad de Oxford, desde 2014;
  • ex Co-Editor en Jefe de la Revista;
  • ex presidente honorario de la Sociedad Estadounidense de Derecho Internacional.

En 1967, Theodor Meron fue asesor legal en derecho internacional del estado de Israel. En ese momento asesoró al Primer Ministro de Israel en un Nota de alto secreto, que su planificada deportación de árabes con el fin de dar cabida a un asentamiento israelí era una violación del derecho internacional, específicamente de los cuartos Convenios de Ginebra.

Theodor Meron
A fines de la década de 1960, Meron fue asesor legal del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel y escribió un memorando secreto de 1967 para el primer ministro Levi Eshkol, quien estaba considerando crear un asentamiento israelí en Kfar Etziodn. Esto fue justo después de la victoria de Israel en la Guerra de los Seis Días de junio de 1967. El Memo de Meron concluyó que la creación de nuevos asentamientos en los Territorios Ocupados sería una violación de la Cuarta Convención de Ginebra. El primer ministro israelí, Eshkol, creó los asentamientos de todos modos.

En un artículo reciente (2017) de AJIL, Theodor Meron elaboró ​​el asesoramiento legal mencionado anteriormente que había brindado al gobierno israelí en 1967-68.

Aquí está el artículo de AJIL (La Sociedad Estadounidense de Derecho Internacional) escrito por Meron en 2017, revisando su asesoramiento legal de 1967 brindado al Primer Ministro de Israel:

  • Cisjordania y el derecho internacional humanitario en vísperas del cincuentenario de la Guerra de los Seis Días - 2017

Mapas demográficos interesantes:


Aquí se traen documentos y hechos realmente interesantes.

Más fotos e información aquí

Ambas fuentes describen a personas que se van por su propia voluntad como resultado de una guerra, algunas de ellas con el apoyo de fondos y asistencia del gobierno israelí, pero según los artículos nada sobre la deportación activa.

Había un plan que se ejecutó parcialmente para apoyar y alentar a las personas que querían irse, por ejemplo, ayudando a obtener visas para otros países, ofreciendo subvenciones de dinero a las personas que quisieran irse y tratando de apartarse del camino de las que se iban. países vecinos.

Los siguientes documentos oficiales de Israel del primer enlace dan un panorama general: El documento describe un presupuesto asignado para fomentar la inmigración desde la Franja de Gaza.

El documento cuenta el número de personas reubicadas durante y después de la guerra, ninguna de ellas de manera forzosa según los artículos anteriores a la interpretación.

Esto se traduce aproximadamente como:

  1. Después de los seis días que la guerra dejó la franja:

A. a Egipto sin control (en la tormenta de la guerra) 12.000

controlado 10,000

de regreso como parte de la reunión familiar -3500

total a Egipto 18.500

B. A Jordania (hasta que se cerraron los puentes en agosto del 68) 56.000

  1. Además de eso se mudó a Judea y Samaria

A. se mudó como base para trabajar, la familia no se mudó alrededor de 10,000

B. Reubicación, con la ayuda de la Dependencia de Rehabilitación de Gaza 1.469 (231 familias)

C. Fuera de esto, en el campamento de Fahame (18 familias) 120


Esto es un poco de especulación de mi parte, pero lo he visto mencionado en libros de historia militar.

Lo que tienes que darte cuenta es lo estrecho que es el Israel original, menos los Territorios Ocupados. Y que estas guerras estaban teniendo lugar en un contexto doctrinal blindado de blitzkrieg posterior a la Segunda Guerra Mundial. Un impulso decidido podría cortar a Israel en dos.

Supuestamente, la intención con los asentamientos originales era crear zonas urbanas de amortiguación, incluso tan pequeñas como granjas, que permitirían a los defensores decididos detener las incursiones rápidas, al menos por un tiempo. La historia de la Segunda Guerra Mundial está llena de casos similares. Colonos armados + algunos militares, para ganar tiempo para el poderío militar israelí y para compensar la extrema falta de profundidad estratégica. De ser así, es posible que, por razones comprensibles, no se haya aclarado del todo a los posibles colonos y al público en general.

Con el tiempo, tanto a través de la ideología como de los incentivos, los asentamientos han crecido. Pero, si mi especulación es correcta, la intención original no requería apoderarse de los territorios en su conjunto. Solo algunos de los puntos clave.

Estas son algunas de las aldeas más fáciles de encontrar de la lista de @ JMS. Tenga en cuenta que en su mayoría se encuentran cerca de las principales carreteras de este a oeste (por supuesto, sería mejor mostrar qué carreteras estaban allí en 67, pero esa es otra historia).


Legitimidad de Israel y reclamo # 8217 sobre tierras ganadas en guerras defensivas

Thomas L. Friedman, reportero del New York Times, dijo en un artículo reciente titulado: Imperios de Hierro, Puños de Hierro, Cúpulas de Hierro que, “los israelíes han respondido al colapso de los puños de hierro árabes a su alrededor, incluido el surgimiento de milicias con misiles en el Líbano y Gaza, con un tercer modelo. Es el muro que Israel construyó alrededor de sí mismo para sellar Cisjordania junto con su sistema antimisiles Iron Dome ”.

El problema que Friedman señala aquí es que, como resultado del control extranjero, los árabes se vieron obligados a hacer "Iron Fists", una rebelión para retomar el poder. El problema con esta idea es que Israel es un poder legítimo en la tierra que controla actualmente. La razón de esto es simple: Israel capturó Cisjordania y Gaza en guerras totalmente defensivas y, por lo tanto, debería considerarse una forma legítima de lo que ahora se llama ocupación. Los países han capturado y anexado territorios en guerras puramente ofensivas y han mantenido el territorio sin costo para el & # 8220 país ocupante & # 8221.

Ahora echemos un vistazo a la historia del Israel moderno y veamos cómo a un país que predica y quiere la paz, se le niega continuamente la paz. Primero, la fecha del 29 de noviembre de 1947 es importante. Este es el día en que las Naciones Unidas, en su infancia, presentaron la oferta original de dividir lo que entonces era el Mandato Palestino en dos países separados, uno judío y otro árabe. En este momento, los judíos aceptaron la oferta, mientras que los árabes del Mandato Palestino y los países árabes del mundo se negaron a reconocer la oferta como válida, viendo incluso la creación de un pequeño Estado judío como una idea malvada.

Luego, en 1948, cinco países árabes atacaron el nuevo estado de Israel, que solo quería vivir en paz con sus vecinos árabes. Parte de la estrategia de los países árabes fue decirle a muchos árabes palestinos que se muden de sus hogares y se unan al esfuerzo de guerra. Muchos árabes palestinos se unieron a los ejércitos árabes, sin embargo, no pudieron regresar a sus hogares, ya que los ejércitos árabes perdieron esta guerra. Ésta es la verdadera fuente del problema de los "refugiados" palestinos. Los países árabes de antaño básicamente han creado un peón político moderno que han estado tratando de utilizar para hacer que Israel sea borrado de la faz de la tierra.

La próxima guerra israelí que debemos tener en cuenta es la guerra de 1967 conocida como la Guerra de los Seis Días. Esta guerra fue iniciada de forma preventiva por Israel para evitar una invasión egipcia. Cuando Israel atacó a Egipto, Siria respondió y atacó a Israel. Por supuesto, es importante señalar que en este punto Jordania controlaba la ciudad vieja de Jerusalén y Cisjordania, Egipto controlaba Gaza y la península del Sinaí, y Siria controlaba los Altos del Golán. Jordania era inicialmente reacia a atacar a Israel, e Israel había prometido que no intentaría capturar ninguna de las posesiones de Jordania si Jordania no entraba en la guerra. Sin embargo, Jordan terminó uniéndose al asalto.

Israel ganó esta guerra motivada por la defensa, al final capturando la península del Sinaí, Cisjordania, la Franja de Gaza y los Altos del Golán. Entonces, algo que nunca había ocurrido en la historia de las potencias victoriosas en una guerra: Israel, al ser el vencedor en la Guerra de los Seis Días, tuvo que pedir la paz con Egipto, que había sido el principal agresor en esta guerra. Fue entonces cuando la ONU creó la Resolución 242, en la que Israel se retiraría de un territorio capturado y lo devolvería a su país de origen si el país de origen cesa los actos de agresión y reconoce el derecho de Israel a existir.

Luego, en 2005, el ex primer ministro Ariel Sharon pidió una retirada unilateral de la Franja de Gaza. Esta decisión provocó que muchos israelíes que vivían en la Franja de Gaza perdieran sus hogares, negocios y la mayor parte de su dinero, y muchos de ellos aún no se han recuperado por completo. ¿La retirada provocó un cese de la violencia procedente de Gaza? No, de hecho hemos visto un aumento de la violencia desde la retirada. Hamas esencialmente ha tomado el control casi completo de Gaza y ha dejado muy claro que no se comprometerá con Israel.

Otra ironía aquí es que el 29 de noviembre de 1947 la ONU ofreció el plan de partición original que los israelíes habían aceptado pero los palestinos habían rechazado. Ahora avancemos 65 años. El 29 de noviembre de 2012 vemos que la Asamblea General de la ONU vota por mayoría para otorgar a los palestinos el estatus de no miembros.¿Por qué los palestinos cambian de opinión y finalmente hacen un esfuerzo adicional por la independencia 65 años después? ¿Por qué no aceptaron simplemente el plan de partición en 1947 que podría haber salvado miles de vidas? En mi opinión, la única forma en que podremos siquiera intentar lograr la paz es si los palestinos admiten que debido al conflicto que comenzaron, se perdieron vidas inocentes.


El 48% de los judíos israelíes respaldan la "expulsión" o la "transferencia" de los árabes, según la nueva encuesta de Pew

Casi la mitad de todos los judíos israelíes están a favor de transferir o expulsar a la población árabe del estado, según encontró una importante encuesta estadounidense sobre la opinión pública israelí.

Esa asombrosa estadística proviene del informe del Pew Research Center sobre la sociedad dividida religiosamente de Israel, publicado el 8 de marzo.

Los israelíes encuestados no respondían a una propuesta de política del gobierno israelí, sino al concepto amplio de transferencia y expulsión. El 48% de los judíos israelíes está totalmente de acuerdo o de acuerdo con la idea, mientras que el 46% está totalmente en desacuerdo o en desacuerdo.

“Los israelíes [judíos] se sienten, al menos en el momento en que realizamos esta encuesta, bastante divididos sobre las perspectivas a largo plazo de vivir junto con la población no judía”, dijo Alan Cooperman, director de investigación religiosa en Pew. Según el informe, los judíos constituyen alrededor del 81% de la población del país. Los no judíos, la gran mayoría árabes, constituyen el 19%. En total, hay 8,4 millones de personas viviendo en Israel.

Cooperman dijo que los datos alarmantes deben tomarse en el contexto de otros hallazgos del informe, como el hecho de que el 45% de los judíos israelíes dicen que un estado palestino no puede existir junto a Israel, mientras que el 43% cree que sí.

En su pregunta sobre expulsión o transferencia, la encuesta no especificó si los árabes en cuestión son ciudadanos árabes de Israel o si incluyen a residentes de Jerusalén Este y palestinos apátridas de Cisjordania y Gaza. A los residentes palestinos de la Jerusalén oriental predominantemente árabe, que Israel ganó el control en la Guerra de los Seis Días de 1967, se les han otorgado ciertos derechos de residencia pero, en general, han rechazado una oferta de ciudadanía. La comunidad internacional tampoco ha reconocido la anexión estatal de ese sector de la ciudad a Israel propiamente dicho. Los residentes palestinos de Cisjordania, de la que Israel también ganó el control en 1967, viven bajo ocupación militar. El estudio no analizó si los encuestados consideran que Israel incluye los territorios que capturó en la guerra de 1967 ni declaró ni preguntó a los encuestados a qué territorio deberían transferirse los árabes.

Sin embargo, Tamar Hermann, profesora de la Universidad Abierta de Israel que asesoró en el estudio, ofreció una idea de cómo es probable que la pregunta, que se ha formulado en otras ocasiones, se entienda en el contexto de la cultura política israelí.

Por lo general, según la ayuda de Hermann, los israelíes entienden que la transferencia de árabes se aplica a los ciudadanos árabes de Israel. La palabra “traslado” en este contexto significa “expulsión forzosa”, dijo, “ponerlos en camiones y enviarlos” al otro lado del río Jordán, a Jordania.

Según Cooperman, el estudio no se realizó durante un período particularmente volátil en Israel o los territorios palestinos. La votación, que se llevó a cabo en persona, se llevó a cabo en un período relativamente "tranquilo" entre el otoño de 2014 y la primavera de 2015. Los investigadores esperaron deliberadamente hasta que terminó la guerra entre Hamas e Israel de 2014 para que el conflicto inmediato no sesgara sus intereses. recomendaciones. El informe también tuvo lugar antes de la actual avalancha de ataques palestinos con apuñalamientos.

La pregunta de transferencia, junto con varias otras preguntas de la encuesta, se hizo solo a judíos israelíes. El margen de error para estas preguntas fue más o menos 2,9%. Para la encuesta más amplia, los investigadores de Pew realizaron 5.601 entrevistas cara a cara con adultos israelíes mayores de 18 años entre octubre de 2014 y mayo de 2015. La muestra para la encuesta más amplia incluyó a judíos, musulmanes, cristianos y drusos. Los palestinos de Jerusalén Oriental también se incluyeron en la encuesta, pero no los palestinos de Cisjordania. Las preguntas para los judíos solo se formularon a 3.789 judíos israelíes.

Los grafitis en hebreo exigen que los árabes sean expulsados ​​de Israel.

La opinión israelí sobre la transferencia se correlaciona con la identidad religiosa. Aquellos que se identifican como "dati'im" u ortodoxos, tienden a preferir la transferencia más que otros grupos. El 71% de los dati'im está de acuerdo en que los árabes deberían ser trasladados o expulsados ​​de Israel. Los “hilonim”, o judíos seculares, se sienten de manera diferente, con un 58% en desacuerdo con la idea. "Pero incluso entre estos judíos israelíes seculares que se describen a sí mismos", señaló el estudio, "alrededor de un tercio (36%) está a favor de la expulsión de los árabes del país".

Como era de esperar, la identidad política es un fuerte indicador de los sentimientos sobre la transferencia. El 72% de los israelíes de derecha está de acuerdo con el concepto, mientras que el 87% de los israelíes de izquierda no está de acuerdo.

Se correlaciona con el lugar donde viven los encuestados, pero solo hasta cierto punto. Los colonos en la Cisjordania ocupada, que incluye tierras que los palestinos reclaman como parte de un estado futuro, están a favor de la transferencia al mismo ritmo que los israelíes que viven dentro de Israel propiamente dicho. La diferencia es que algunos de ellos lo sienten más intensamente. El 27% de los colonos está totalmente de acuerdo con el traslado, en comparación con el 20% de otros judíos que están totalmente de acuerdo.

El tema tiene una larga historia en Israel, por lo que se incluyó en el amplio informe. Según la investigación del historiador Benny Morris, los primeros líderes sionistas, incluido el padre fundador David Ben-Gurion, abogaron por la transferencia de palestinos del estado judío. En la guerra de fundación de Israel, unos 700.000 palestinos huyeron o fueron expulsados ​​por las fuerzas judías. Pero todavía hay un intenso debate entre los historiadores sobre si el éxodo se debió a un plan diseñado antes o durante la guerra por los líderes sionistas, o si fue un resultado involuntario de la guerra. La política del gobierno establecida poco después prohibió el regreso de estos palestinos.

Más recientemente, el miembro de la Knesset, Avigdor Lieberman, planteó el espectro de una especie de transferencia con su plan para intercambiar centros de población árabe dentro de Israel por asentamientos judíos en Cisjordania. Su propuesta no implica el traslado físico de personas, pero significaría que los ciudadanos árabe-israelíes de Israel serían despojados por la fuerza de su ciudadanía y transferidos en su lugar a la jurisdicción de una entidad palestina de algún tipo.

Los críticos argumentan que tal medida violaría la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, de la cual Israel es signatario. La declaración establece que "nadie será privado arbitrariamente de su nacionalidad". En las encuestas, la mayoría de los árabes israelíes han rechazado el concepto.

La cuestión de la transferencia se ha estudiado antes en Israel, señaló el informe Pew, pero con resultados diferentes. Durante los últimos 13 años, un estudio de la Universidad de Haifa ha preguntado si los ciudadanos árabes deberían salir de Israel con la compensación adecuada. En 2015, el 32% de los israelíes estuvo de acuerdo con la declaración y el 64% no estuvo de acuerdo. Mientras tanto, una encuesta de 2015 en el periódico Maariv preguntó si los judíos israelíes apoyan la “transferencia voluntaria” de palestinos desde Cisjordania. El cincuenta y ocho por ciento de los judíos estaba a favor, mientras que el 26% se oponía.

Hermann dijo que su propia investigación con el Instituto de Democracia de Israel también contradice los hallazgos de Pew. El proyecto del Índice de Paz de la IDI pregunta si el gobierno debería "fomentar la inmigración de árabes fuera del país". Según Hermann, el año pasado el 55% de los judíos israelíes no estuvo de acuerdo y el 37% estuvo de acuerdo.

Según Steven M. Cohen, profesor de investigación de política social judía en el Hebrew Union College-Jewish Institute of Religion, y asesor del estudio Pew, además de las implicaciones dentro de Israel, los nuevos datos sobre la transferencia podrían alienar aún más a los judíos estadounidenses. del estado judío.

"Los judíos estadounidenses proyectan su visión del mundo sobre los israelíes y cuando tienes algo tan intolerante y antidemocrático, va en contra del espíritu judío estadounidense", dijo.


¿Quien vive allí?

Los Altos del Golán no están densamente poblados. Según algunas estimaciones, hay alrededor de 50.000 personas, y los colonos judíos israelíes representan casi la mitad. El resto son en su mayoría personas de ascendencia siria que son drusos, una religión que ha sido descrita como una rama del islam ismailí.

Los residentes drusos de los Altos del Golán se han resistido en gran medida a obtener la ciudadanía israelí y han mantenido una fuerte conexión con Siria durante décadas. A pesar de la proximidad (megáfonos y binoculares han conectado a personas en los Altos del Golán con amigos al otro lado de la frontera), esa conexión ha sido probada por el devastador conflicto en Siria.

Pero sobre todo, la vida en los Altos del Golán ha sido relativamente tranquila en comparación con otros lugares en las fronteras de Israel.


Historia

Como resultado de la guerra de 1967, Israel obtuvo el control de Cisjordania (de Jordania), la Franja de Gaza (de Egipto) y los Altos del Golán (de Siria).

I. Ribera Occidental

Judea y Samaria, hogar de comunidades judías durante miles de años, pasó a llamarse & # 8220West Bank & # 8221 y fue anexada por Jordania en 1950. (Esta anexión fue reconocida solo por dos países: Gran Bretaña y Pakistán). Iraquíes, sirios y jordanos. y otros construyeron asentamientos en la tierra. Sin embargo, a los judíos israelíes se les prohibió vivir o comprar propiedades en los territorios bajo el régimen de Jordania.

En julio de 1967, el ministro del gabinete israelí, Yigal Allon, del partido de izquierda Mapai (Laborista), miembro del gabinete de guerra interno, elaboró ​​un plan de paz con una propuesta para reasignar los territorios de Cisjordania entre Jordania e Israel. Según el Plan Allon, Israel cedería áreas densamente pobladas por árabes en Cisjordania al control político jordano, mientras fortalecía su vulnerable frontera con Jordania al retener el control militar sobre una Franja a lo largo del río Jordán, a través del Valle del Jordán hasta las colinas orientales. de Cisjordania. El territorio retenido (que comprende menos de la mitad de Cisjordania) debía incluir un corredor desde el Mar Muerto a Jerusalén y al oeste de Ramallah para proteger una Gran Jerusalén. El gobierno laborista también aprobó y apoyó la construcción de asentamientos en el Gush Etzion (Bloque Etzion) ubicado al sur de Jerusalén, el sitio de las comunidades judías destruidas por los ejércitos árabes en 1948.

Siguiendo la propuesta de Allon, el gobierno laborista israelí patrocinó la construcción de asentamientos en lugares estratégicos a lo largo del Valle del Jordán y en Gush Etzion, un área comprada por judíos mucho antes de que se estableciera el Estado de Israel.. Al mismo tiempo, el gobierno se resistió a la construcción entre las localidades de Nablus y Hebrón.

En marzo de 1974, después de la Guerra de Yom Kippur, Gush Emunim (Bloque de los Fieles), un grupo ideológico, religioso-nacionalista originalmente asociado con el Partido Nacional Religioso (NRP), se formó para iniciar el asentamiento en la Tierra bíblica de Israel, y # 8220Eretz Yisrael. & # 8221 Algunos de los miembros ya habían estado activos en 1968, intentando reasentar Hebrón (ver más abajo) y en 1973, intentando establecer un asentamiento en el sitio bíblico de Elon Moreh.

El grupo organizó protestas contra el gobierno por frustrar sus intentos de asentar los territorios y realizó recorridos y caminatas por los territorios para educar al público israelí sobre el corazón del Eretz Yisrael bíblico y convencerlos de la necesidad de reasentar los territorios.

Gush Emunim hizo siete intentos fallidos de asentar el área de Nablus (Siquem) en Samaria. (Cada vez, el ejército los evacuó). Sin embargo, en el octavo intento, la resistencia del gobierno se rompió y los colonos establecieron una comunidad temporal en la base militar de Kadum, que más tarde se conocería como Kedumim. Durante los siguientes años, se construyeron varios puestos militares y asentamientos en la zona.

Entre 1967-77, sucesivos gobiernos laboristas apoyaron la construcción de más de 25 comunidades en Judea y Samaria. Después de que el Likud asumiera el poder en 1977, se construyeron decenas de asentamientos más en Cisjordania y en la Franja de Gaza. Muchos asentamientos se construyeron en los sitios de comunidades judías anteriores o en lugares con significado bíblico. Muchos comenzaron como campamentos militares o Nahal (servicio de combate militar combinado con servicio civil) que eventualmente se convirtieron en asentamientos civiles.

Peace Now, una organización israelí que se opone con vehemencia a los asentamientos, afirmó en un informe de octubre de 2006 que los asentamientos israelíes están situados principalmente en & # 8220 tierra palestina privada & # 8221 sobre la base de reclamos árabes disputados por el gobierno israelí y por otros que cuestionan la credibilidad del gobierno israelí. información de la organización. Por ejemplo, la organización afirmó que casi el 90% de la ciudad de asentamiento de Ma’ale Adumim estaba construida en tierras palestinas privadas, una afirmación que posteriormente se vio obligada a admitir que estaba equivocada.

245.000 personas que viven en 121 asentamientos en Cisjordania

II. Hebrón

Hebrón, sitio de la Cueva (Tumba) de los Patriarcas, es una de las cuatro ciudades santas del judaísmo (las otras son Jerusalén, Safed y Tiberíades). Con pocas interrupciones, Hebrón estuvo habitada por judíos desde los tiempos bíblicos. En 1929, los alborotadores árabes masacraron a sus vecinos judíos mientras los soldados británicos se mantenían al margen y pusieron fin a la comunidad judía. En 1931, 35 familias se reasentaron en Hebrón hasta que nuevos disturbios árabes en 1936 llevaron a su evacuación. Después de que Jordania ocupó Hebrón en 1948, a los judíos se les prohibió vivir allí y orar en la Cueva de los Patriarcas.

En abril de 1968, la víspera de la Pascua, el rabino Moshe Levinger y un grupo de sus seguidores se registraron en el Park Hotel en Hebrón en un intento por restablecer la comunidad judía allí. Se opusieron tanto a los árabes locales como al ejército israelí. Los colonos persistieron y finalmente fueron trasladados al cuartel general militar israelí con vistas a Hebrón. En 1970, el gobierno acordó establecer la ciudad adyacente de Kiryat Arba, y las primeras unidades de vivienda se erigieron en 1972. En 1979, los colonos establecieron el Comité de la Comunidad Judía de Hebrón y se trasladaron a las antiguas áreas judías de Beit Hadassah y la Sinagoga Avraham Avinu. Los colonos, soldados y visitantes israelíes que llegaron a la Cueva de los Patriarcas fueron frecuentemente objeto de violencia árabe. En 1976, los árabes destruyeron la sinagoga de la Cueva de los Patriarcas y quemaron rollos de la Torá. En mayo de 1980, seis estudiantes de yeshivá fueron asesinados y 20 heridos por terroristas palestinos cuando regresaban de las oraciones en la Tumba de los Patriarcas y en 1983, otro estudiante de yeshivá fue asesinado a tiros en el centro de Hebrón. Cada asesinato y acto de violencia llevó a los colonos a ampliar su presencia en Hebrón. En 1984, la comunidad judía de Hebrón estaba formada por varios enclaves.

Hebrón fue escenario de aún más violencia durante la primera intifada y después de los Acuerdos de Oslo. Los colonos judíos fueron víctimas de apuñalamientos, bombas incendiarias y tiroteos. En 1994, un colono judío mató a 29 fieles musulmanes en la Cueva de los Patriarcas e hirió a 150 antes de ser golpeado hasta la muerte. La violencia continuó durante la segunda intifada con atentados suicidas palestinos, tiroteos y apuñalamientos. Doce miembros del personal de seguridad, incluidos guardias civiles, policías fronterizos y soldados, fueron emboscados y asesinados mientras acompañaban a los fieles que regresaban de las oraciones en la Cueva del Patriarca, y un infante judío fue atacado y asesinado a tiros por un pistolero palestino. Los colonos han sido acusados ​​de lanzamiento de piedras, hostigamiento verbal y vandalismo contra los palestinos de la zona.

En 1997 se estableció una Presencia Internacional Temporal en Hebrón (TIPH). En 2002, dos miembros de TIPH fueron asesinados a tiros en las afueras de Hebrón por hombres armados palestinos. Y en 2006, TIPH se retiró temporalmente de Hebrón después de que su sede fue atacada y destruida por musulmanes enojados por las caricaturas de Mahoma publicadas en una revista danesa.

Debido a que la presencia judía en Hebrón ha provocado durante mucho tiempo una respuesta árabe violenta, existe un debate tanto dentro como fuera de Israel sobre si se debería permitir que los judíos vivan allí. Los opositores creen que la presencia judía irrita a los árabes locales y requiere apoyo militar que se entromete en las vidas de los residentes árabes y # 8217, mientras que los defensores creen que los judíos no deberían renunciar a su derecho a vivir y rezar en su ciudad santa cediendo a la violencia.

La comunidad judía de Hebrón cuenta actualmente

600 y la población de Kiryat Arba es

III. Altos del Golán

De 1967 a 1977, sucesivos gobiernos laboristas patrocinaron la construcción de asentamientos en los Altos del Golán por razones de seguridad.

Los Altos del Golán, a una altura de

2000 pies y fortificado por Siria con una densa red de fortificaciones, trincheras, concreto detrás de campos minados, había servido como una fortaleza estratégica desde la cual bombardear el corazón agrícola de Israel. La captura de esta área ahora proporcionó a Israel una frontera defendible con Siria.

Los dos primeros kibutzim que se establecieron en el Golán fueron Merom Golan y Mevo Chama en cada extremo. Entre 1967 y 1977, se construyeron 20 kibutzim y moshavim adicionales en los Altos del Golán. Se construyeron asentamientos adicionales entre 1978 y 1987 con el apoyo de los gobiernos del Likud.

En la actualidad hay 33 asentamientos en el Golán, incluidos kibutzim, moshavim y la ciudad de Katzrin, con una población que se numera

En 1981, Israel puso fin a su gobierno militar de los Altos del Golán, con la aprobación por la Knesset de & # 8220La Ley de los Altos del Golán & # 8221 aplicando & # 8220 la ley, jurisdicción y administración del estado & # 8230. A los Altos del Golán. A los residentes drusos del Golán se les ofreció la ciudadanía israelí completa, pero la mayoría no la ha aceptado.

IV. Sinaí y la Franja de Gaza

Bajo los acuerdos de armisticio de 1949, Egipto obtuvo el control de la Franja de Gaza (parte del Mandato Británico y parcialmente ocupada por Israel durante la guerra de 1948). Los refugiados árabes de Jaffa y el sur de Israel se trasladaron a esta pequeña franja de tierra, pero Egipto los mantuvo en miserables campos de refugiados. Durante la década de 1950s, los egipcios utilizaron la Franja de Gaza como a lugar de preparación para los ataques terroristas de Fedayín en el sur de Israel.

En la guerra de 1956, impulsada por el bloqueo del Estrecho de Tirán por parte de Egipto, el ejército israelí capturó el Sinaí y la Franja de Gaza, pero se retiró después de que un acuerdo colocara al personal de mantenimiento de la paz de la ONU en el Sinaí. Como resultado de la guerra de 1967 desencadenada por Egipto, que expulsó al personal de mantenimiento de la paz y utilizó su posición en el Sinaí para cerrar nuevamente el Estrecho de Tirán, Israel volvió a tener el control del Sinaí y la Franja de Gaza. Esta vez, sin embargo, los líderes de Israel, incluido Yigal Allon, creían que debían establecerse asentamientos para crear un amortiguador de seguridad contra la agresión egipcia.

El gobierno laborista estableció en el Sinaí instalaciones militares, estaciones de alerta temprana y 15 asentamientos, incluida la ciudad de Yamit.

En 1979, el primer ministro de Israel, Menachem Begin, firmó un tratado de paz con Egipto y acordó retirarse del Sinaí y desmantelar los asentamientos a cambio de la paz. Israel también renunció al campo petrolífero de Alma, valorado en 100.000 millones de dólares, que había descubierto y desarrollado, dando así la oportunidad de volverse autosuficiente para satisfacer las necesidades energéticas del país.

En abril de 1982, más de 170 instalaciones militares y estaciones de alerta temprana fueron desmanteladas y los asentamientos fueron evacuados por la fuerza por el ejército israelí, supervisado por el general Ariel Sharon.
En ese momento, el Sinaí albergaba a 7.000 residentes israelíes. La mayoría de los asentamientos fueron demolidos. Neot Sinai, con sus jardines cultivados, fue entregado intacto a Egipto. En 1988, la ciudad turística de Taba, desarrollada por los israelíes, también fue entregada a Egipto.

Los judíos habían vivido durante mucho tiempo en Gaza antes de la Primera Guerra Mundial. Kfar Darom era un huerto de cítricos de propiedad judía en la década de 1930 & # 8217. El Fondo Nacional Judío compró la tierra de su propietario judío y estableció un kibutz allí en los años 1940 y # 8217. Durante la guerra de 1948, Kfar Darom fue atacado y asediado por Egipto, pero logró servir como un bastión contra el ataque egipcio antes de ser evacuado. En 1970, Kfar Darom se restableció en el mismo sitio, con el apoyo del gobierno laborista de Israel. Se establecieron veinte asentamientos más en la Franja de Gaza a finales de los años 70 & # 8217, 80 & # 8217 y 90 & # 8217. Algunas de las familias evacuadas de los asentamientos del Sinaí fueron reasentadas en asentamientos de Gaza, como Elei Sinai. Los colonos transformaron las dunas de Gaza en exuberantes oasis verdes. La presencia de estos asentamientos cerca de los miserables campos de refugiados palestinos provocó envidia y resentimiento entre la población árabe local.

En 2005, el gobierno israelí evacuó y desmanteló por la fuerza los asentamientos de la Franja de Gaza, junto con 4 asentamientos adicionales en el norte de Samaria, y retiró su presencia militar de Gaza. Los prósperos invernaderos que los colonos habían construido y mantenido fueron transferidos a los palestinos.


Los Altos del Golán: una breve historia

Situado en lo alto de la frontera norte de Israel con Siria y el Líbano, la importancia de los Altos del Golán para Israel no puede subestimarse. Obtenga más información sobre el área, su historia y su gente en esta guía rápida. Siga leyendo aquí para obtener una visión en profundidad de la región y el área, la historia y la gente de la región # 8217, y consulte este artículo para conocer algunos datos menos conocidos de los Altos del Golán.

De vez en cuando, surge el problema de los Altos del Golán y la atención internacional se centra en si el territorio debe permanecer bajo control israelí o debe devolverse a Siria. Pero, ¿dónde están los Altos del Golán y por qué son tan importantes? ¿Quién vive allí y de quién es realmente la tierra?

Primero, lo básico: situado junto al lago Kinneret, también conocido como el mar de Galilea, el lado israelí de los Altos del Golán cubre alrededor de 500 millas cuadradas de tierras altas fértiles que ofrecen una vista imponente sobre Israel y Siria. Desde entonces, ambos países lo han reclamado como propio.

Los Altos del Golán, este y noreste del mar de Galilea (Google Maps)

Después de tomar el control de la tierra en la Guerra de los Seis Días de 1967, Israel se ha visto sometido a una presión internacional intermitente para devolver la tierra a Siria, una demanda que Israel rechaza por inapropiada e imposible. ¿Pero por qué?

Historia judía antigua en el Golán

Para comprender la posición israelí, es importante comprender tanto las necesidades de seguridad contemporáneas del estado moderno de Israel como los profundos vínculos del pueblo judío con el territorio. La historia judía en el Golán se remonta a la época bíblica, con la existencia de vida judía en el área registrada en varios textos, incluidos los libros de Deuteronomio y Josué. En ese entonces, la región se conocía como Basán. El nombre Golan en sí se deriva de la ciudad de Basán, que la Biblia documenta como una de las ciudades fortificadas de 60 y tantos en el área. Golan funcionaba como una "ciudad de refugio", un lugar donde se permitía huir a los presuntos asesinos para evitar represalias.

Aunque el pueblo judío fue exiliado de la Tierra de Israel en numerosas ocasiones, los judíos exiliados regresaron de Asiria, Babilonia y la región durante numerosos períodos, desafiando incluso al gran ejército romano. El área está repleta de artefactos históricos que atestiguan la vida comunitaria judía en la tierra, y los repetidos cambios de control cuando la región fue tomada, recuperada y confiscada de nuevo en repetidas ocasiones. Un episodio particularmente impactante en la ciudad de Gamla, en lo alto de un acantilado, se parecía mucho a un famoso acto final de resistencia judía en Masada, cuando las comunidades judías sitiadas allí se suicidaron en masa en lugar de rendirse. Cuando se rompieron las fortificaciones de Gamla en 67 E.C., se dice que toda la comunidad judía murió alrededor de la mitad de ellos a manos de los romanos, y la otra mitad al saltar de las empinadas cuestas hasta una muerte segura.

Únase a la lucha por una cobertura justa de Israel en las noticias

Incluso después de que la autonomía judía llegó a su fin, la vida judía en el Golán continuó. Se han descubierto los restos de más de 30 sinagogas antiguas, se han encontrado instalaciones de baños rituales y se han encontrado hermosos pisos de mosaico con símbolos judíos, todos apuntando a una presencia judía sostenida. Solo en el siglo VII fueron aniquiladas las comunidades judías del Golán cuando los invasores islámicos conquistaron la tierra de los asirios para el floreciente Califato Rashidun. Solo siglos después, los judíos pudieron regresar a la tierra.

El Golán de la Edad Media a la Era Moderna

Varios pueblos han residido en el Golán a lo largo de los siglos, con los mongoles, persas, romanos y árabes, algunos de lugares tan lejanos como Yemen, invadiendo repetidamente. Los drusos, una secta político-religiosa derivada del Islam, se asentaron en la zona en los siglos XV y XVI y controlaron la región durante aproximadamente 350 años, antes de que los egipcios y otomanos se apoderaran de la zona en rápida sucesión.

La población del Golán disminuyó a lo largo de los siglos como resultado de la guerra constante, lo que llevó a que la región estuviera casi completamente desierta a mediados del siglo XIX, con una guía de viajes que describe cómo solo estaban pobladas 11 de las 127 ciudades y pueblos antiguos de la zona.

Bajo el control otomano, los judíos intentaron regresar a la zona, con una serie de parcelas de tierra compradas por judíos de Safed y Tiberíades a los beduinos y por el barón Edmund de Rothschild. Se establecieron granjas y granjas, aunque no duraron mucho cuando los otomanos se apoderaron de la tierra. Cuando el Imperio Otomano se derrumbó en 1917, los territorios fueron absorbidos por los imperios británico y francés, y Palestina cayó bajo el control británico.

Tres años después, los disturbios árabes obligaron a las comunidades judías del Golán a huir, y tres años después, en 1923, Gran Bretaña y Francia llegaron a un acuerdo en el que el Golán fue transferido al territorio francés en la actual Siria, a cambio de Mosul. Los últimos judíos restantes fueron desalojados por Siria en 1947 antes de la independencia de Israel, y aprovecharon la ubicación para disparar armamento contra las comunidades judías y los pueblos que se encuentran al sur de la cordillera. La tierra permaneció en gran parte libre de judíos hasta 1967.

1948: El establecimiento de Israel

Durante la guerra árabe-israelí de 1948, el naciente estado judío fue atacado por las milicias árabes palestinas locales, junto con las fuerzas egipcias, jordanas, libanesas, iraquíes y sirias. A pesar de estar rodeado y perder alrededor del 1% de su población en ese momento, Israel prevaleció y su masa continental se expandió y el estado judío terminó en control de un tercio más de tierra de la que se le habría asignado si no se hubiera rechazado una propuesta de partición de la ONU de 1947. por el liderazgo árabe.

Después de la guerra, Israel trató de establecer fronteras con sus vecinos árabes, pero como los estados árabes se negaron a reconocer la legitimidad israelí, se requería una alternativa. En la primera mitad de 1949, se firmaron acuerdos de armisticio entre Israel y Egipto, Líbano y Jordania en rápida sucesión. Se llegó a otro acuerdo entre Israel y Siria y se firmó el 20 de julio de ese año.

Las Líneas de Demarcación del Armisticio se establecieron en virtud de los acuerdos. Sin embargo, ante la insistencia árabe, los acuerdos incluían una declaración que dejaba claro que las líneas no constituirían fronteras legalmente vinculantes. El artículo V del Acuerdo de Armisticio General entre Israel y Siria (20 de julio de 1949) comienza:

Se enfatiza que los siguientes arreglos para la línea de demarcación del armisticio entre las fuerzas armadas israelíes y sirias y para la zona desmilitarizada no deben interpretarse como que tengan relación alguna con los arreglos territoriales definitivos que afecten a las dos Partes de este Acuerdo.

Desafortunadamente, a pesar de la firma de este acuerdo, el trazado de una línea de armisticio entre Israel y Siria no condujo a una paz genuina entre los dos. Durante los años siguientes, estallaron hostilidades intermitentes, con ambas partes haciendo incursiones en el territorio del otro, con Siria atacando a los agricultores israelíes y el primer ministro sirio Salah Bitar declarando grandilocuentemente en 1963 que los estados árabes emprenderían “una campaña inquebrantable para prevenir [Israel] de hacer realidad su sueño ”de hacer florecer el desierto con agua del río Jordán. Entre 1950 y 1967, aproximadamente 370 israelíes fueron alcanzados por fuego sirio, con 121 muertos. Solo en 1955, hubo intercambios de disparos durante 52 días.

Los primeros tres meses de 1967 vieron más de 270 "incidentes" fronterizos en Israel. La mayoría de ellos emanaron de Siria y causaron una creciente preocupación en Israel. Las cosas llegaron a un punto crítico en abril de 1967 cuando los tractores israelíes fueron atacados por ametralladoras sirias y fuego antiaéreo, lo que provocó un enfrentamiento en el que participaron más de 130 aviones entre las fuerzas aéreas israelíes y sirias. Con el aumento de las hostilidades en múltiples frentes, no fue una sorpresa cuando estalló la Guerra de los Seis Días poco menos de dos meses después.

1967: La guerra de los seis días y sus secuelas

Los años de provocación llegaron a su fin a principios de junio de 1967 cuando Israel se apoderó de los Altos del Golán durante la Guerra de los Seis Días. Después de que el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser hiciera que su ejército cerrara el Estrecho de Tirán a fines de mayo, una provocación considerada un acto de guerra, Israel mantuvo intensas reuniones diplomáticas con líderes occidentales antes de darse cuenta de que tendría que actuar solo.

En las primeras horas del 5 de junio, la Fuerza Aérea de Israel lanzó un ataque masivo contra los aeródromos egipcios. A pesar de haber recibido un golpe decisivo, Egipto se negó a admitir la derrota y, en consecuencia, Siria y Jordania entraron en la guerra con la creencia de que Israel estaba a la defensiva.

Después de algunos intentos caóticos de atacar a Israel, las fuerzas sirias fueron repelidas y obligadas a retirarse.

Los días 7 y 8 de junio, los líderes israelíes debatieron si atacar también los Altos del Golán. Siria había apoyado las redadas de antes de la guerra que habían ayudado a aumentar las tensiones y habían bombardeado habitualmente a Israel desde las alturas, por lo que algunos líderes israelíes querían ver castigada a Siria. La opinión militar era que el ataque sería extremadamente costoso, ya que implicaría una batalla cuesta arriba contra un enemigo fuertemente fortificado. A pesar de los riesgos, Israel atacó el 9 de junio y rápidamente se hizo con el control de la mayoría de los Altos del Golán. Al día siguiente, Israel acordó un alto el fuego con Siria y se estableció una línea de alto el fuego conocida como la Línea Púrpura.


¿Qué es exactamente el vecindario de Sheikh Jarrah y cómo una disputa sobre quién puede vivir allí desencadenó la guerra de Gaza?

JERUSALÉN: Cuando Hamas y la Jihad Islámica comenzaron a disparar más de 4.300 cohetes contra civiles israelíes, ellos y sus amos del terror en Teherán justificaron sus ataques alegando que los judíos israelíes estaban involucrados en una "limpieza étnica" de familias árabes de un barrio de Jerusalén oriental conocido como Sheikh. Jarrah y que esos "crímenes de guerra" deben ser vengados.

"Las Brigadas Qassam [de Hamas] no se quedarán de brazos cruzados ante los ataques en el barrio de Sheikh Jarrah", dijo Mohammed Deif, un alto comandante de Hamas, en una declaración escrita el 5 de mayo, pocos días antes de que los cohetes comenzaran a volar.

"Pagarán un precio muy alto si la agresión contra nuestra gente en el barrio de Sheikh Jarrah no se detiene de inmediato", dijo Deif, según la red de televisión por satélite Al Jazeera.

"Manipular Jerusalén quemará las cabezas de los ocupantes", dijo Saleh al-Arouri, otro alto funcionario de Hamas.

Mustafa Barghouti, otro radical palestino, dicho Al Jazeera dijo que lo que estaba sucediendo en Sheikh Jarrah era "un crimen de guerra contra la población [palestina] de Jerusalén".

“Este acto de limpieza étnica no es más que un reflejo de las políticas racistas que sigue Israel y del sistema de apartheid que se consolida no solo en Jerusalén sino en los territorios palestinos ocupados en general”.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, también intervino el 7 de mayo.

"Palestina y Jerusalén se mencionan en el Sagrado Corán como 'terreno sagrado'", Khamenei dijo. “Durante décadas, esta tierra pura ha sido ocupada por las personas más sucias y malvadas: el engendro del diablo que masacra a personas respetables y lo reconoce descaradamente. Son racistas que han atormentado a los [verdaderos] propietarios de la tierra [es decir, los palestinos] con asesinatos, saqueos, arrestos y torturas durante 70 años. Pero, con la ayuda de Dios, no han logrado vencer su voluntad ".

“Hubo días en que el joven palestino se defendió arrojando piedras”, agregó. "Hoy responde al enemigo disparando misiles de precisión".

El 8 de mayo, el senador estadounidense Bernie Sanders de Vermont, candidato en dos ocasiones a la nominación presidencial demócrata, lanzó su propio ataque lateral contra Israel por el asunto.

"Estados Unidos debe hablar enérgicamente contra la violencia de los extremistas israelíes aliados del gobierno en Jerusalén Este y Cisjordania, y dejar en claro que los desalojos de familias palestinas no deben seguir adelante", dijo Sanders. escribió en un tweet.

La senadora Elizabeth Warren, demócrata de Massachusetts y candidata presidencial compañera, se unió a Sanders.

"La expulsión forzosa de residentes palestinos que residen desde hace mucho tiempo en Sheikh Jarrah es aborrecible e inaceptable", dijo Warren. argumentó. "La administración [de Biden] debe dejar en claro al gobierno israelí que estos desalojos son ilegales y deben detenerse de inmediato".

Otros miembros del Congreso de extrema izquierda, desde Rashida Tlaib hasta Ilan Omar y Alexandria Ocasio-Cortez (AOC), entre otros, también atacaron a Israel por el vecindario.

“Las fuerzas israelíes están obligando a las familias a abandonar sus hogares durante el Ramadán e infligiendo violencia. Es inhumano y Estados Unidos debe mostrar liderazgo en la protección de los derechos humanos de los palestinos ”, AOC. tuiteó.

Dos días después, en la noche del lunes 10 de mayo, los cohetes de Gaza comenzaron a volar.

Afortunadamente, ahora se ha establecido un alto el fuego y se mantiene por el momento.

Sin embargo, a medida que el humo se aclara, el conflicto apenas ha terminado.

Cientos de muertos. Muchos más están heridos. Israelíes y palestinos de ambos lados de la frontera han quedado traumatizados. Y la disputa permanece.

Muchas personas en todo el mundo nos han pedido que expongamos los hechos básicos del caso.

Hoy, entonces, ALL ISRAEL NEWS echa un vistazo más de cerca a lo que supuestamente fue la chispa original de la guerra.

¿QUÉ Y DÓNDE ESTÁ SHEIKH JARRAH?

Sheikh Jarrah es un barrio mayoritariamente árabe en Jerusalén Este, ubicado a una milla al noreste de la Ciudad Vieja.

Los visitantes familiarizados con el hotel y restaurante American Colony encontrarán el vecindario justo al lado.

El vecindario también está cerca de la Universidad Hebrea y se encuentra en la "costura", la línea divisoria no oficial entre la Jerusalén judía y árabe.

Los residentes pagan impuestos israelíes y reciben beneficios del estado.

El vecindario tiene raíces antiguas: es el hogar de la tumba de Shimon Hatzadik (Simeón el Justo), quien fue un Sumo Sacerdote durante el período del Segundo Templo.

¿DE QUÉ SE TRATA EXACTAMENTE LA DISPUTA?

En los últimos años, y especialmente en los últimos meses, el vecindario por lo demás tranquilo se convirtió en un punto de acceso para las protestas semanales en las que tanto los extremistas judíos de derecha como las organizaciones israelíes pro palestinas e izquierdistas han planteado reclamos en dos lados diferentes de la disputa.

Aquí está la versión corta:

En cuestión son varias propiedades que han sido el hogar de familias árabes durante décadas.

Pero sus contratos de arrendamiento han expirado.

También hay algunas familias que no tienen ningún contrato de arrendamiento, sino que son simplemente ocupantes ilegales.

Los propietarios llevaron a las familias a los tribunales.

El litigio y varias apelaciones han tardado años en abrirse camino en el sistema judicial israelí.

Sin embargo, los tribunales han fallado repetidamente a favor de los terratenientes judíos.

Porque los propietarios tienen una prueba clara de propiedad de las propiedades que se remonta al siglo XIX.

Además, The Jerusalem Post informó que muchas familias no han pagado los alquileres desde una gran batalla legal por el vecindario en 1982.

Finalmente, las organizaciones judías que eran dueñas de las propiedades pero que no recibían alquiler vendieron los edificios a Nahalat Shimon, una organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos cuyo objetivo es asentar judíos en todas partes de Jerusalén, incluida Jerusalén Oriental.

Los nuevos propietarios afirman que los inquilinos árabes todavía no pagan el alquiler y que, por tanto, deberían ser desalojados.

Ya en 2008, Nahalat Shimon "presentó un plan para la eliminación de las familias que no pagaban el alquiler (que ahora suman alrededor de 500 personas) y para la construcción en el área de un barrio judío de 200 unidades de vivienda". informó el cargo.

Los partidos en cuestión son entidades privadas, no organizaciones políticas ni gobiernos. El Estado de Israel no es oficialmente parte en la disputa.

Dicho esto, miembros de la Knesset de extrema derecha se han presentado en protestas a favor de la organización israelí que reclama los derechos sobre la propiedad.

Mientras tanto, grupos israelíes de izquierda, como Peace Now, y organizaciones internacionales como Human Rights Watch y las Naciones Unidas, defienden a los inquilinos palestinos.

Cuando los propietarios finalmente se trasladaron a desalojar a las familias para dar paso a nuevos inquilinos, las familias se negaron a irse.

"El tema ha vuelto a la prominencia en los últimos días porque tres familias debían tener la decisión de la Corte Suprema sobre su petición de apelación esta semana", el Jerusalem Post informó.

Sin embargo, el 9 de mayo, la Corte Suprema de Israel pospuesto una audiencia programada sobre el asunto debido al estallido de violentas protestas en el vecindario y en toda la Ciudad Vieja.

Por lo tanto, las tres familias árabes no fueron desalojadas y su impugnación legal aún está pendiente.

Sin embargo, Hamás y la Jihad Islámica lanzaron su guerra de cohetes de todos modos.

PROFUNDIZANDO: ¿CUÁL ES EL CASO DE LOS DEMANDADOS ÁRABES?

Las familias árabes y sus partidarios dicen que esta es una causa nacionalista y que los "colonos" israelíes están buscando expandir la presencia judía en la ciudad a través de Nahalat Shimon.

"No quieren árabes aquí, ni en Jerusalén Este", dijo Abdelfatah Skafi, de 71 años, uno de los palestinos que enfrentan el desalojo, dicho Los New York Times. “Quieren expulsar a los árabes, y así podrán rodear la Ciudad Vieja”, el controvertido núcleo antiguo de Jerusalén que contiene sitios sagrados para judíos, musulmanes y cristianos.

"Es una apropiación de tierras", dijo Sami Abu Dayyeh, propietario del hotel Ambassador en Sheikh Jarrah, parte de cuyas tierras han sido confiscadas por el estado israelí en otro caso. dicho los tiempos. "Ellos [los israelíes] están robando tierras a diestra y siniestra".

El Times resumió la disputa así: “Israel capturó el territorio en 1967 y anexó Jerusalén Este, devolviendo luego la propiedad de las casas de Sheikh Jarrah a los fideicomisos judíos. Se lo vendieron a un grupo de colonos de derecha, que desde entonces ha intentado desalojar a los residentes. En 1982, los residentes palestinos firmaron un acuerdo aceptando la propiedad judía de la tierra y permitiéndoles vivir allí como inquilinos protegidos. Pero desde entonces han rechazado el acuerdo, diciendo que fueron engañados para firmarlo. Algunos ahora disputan la propiedad judía de la propiedad. Han producido sus propios títulos de propiedad de la era otomana que, según dicen, socavan los reclamos de propiedad histórica judía en al menos parte de la tierra ".

Reja Shehadeh, abogada de Ramallah, especializada en derechos humanos y derecho internacional, escribió un artículo publicado por el Neoyorquino el 11 de mayo, argumentando que esta disputa no puede separarse de la lucha política más amplia entre israelíes y palestinos.

"Durante décadas, el gobierno nacional israelí y las autoridades municipales de Jerusalén han aplicado políticas destinadas a aumentar la presencia judía en la ciudad y restringir la expansión de la comunidad palestina", escribió Shehadeh. “Inicialmente, esto significó expandir las fronteras de Jerusalén y construir asentamientos judíos hacia el este, fuera de la ciudad. Durante la última década, los grupos de derecha apoyados por el gobierno israelí también han encabezado los intentos de aumentar la presencia judía en las áreas palestinas en el corazón de Jerusalén Este ”.

Él criticó la falta de derechos políticos palestinos y afirmó, junto con el miembro árabe-israelí de la Knesset, Osama Saadi del partido Ta'al, que no existe una ley recíproca que permita a los palestinos reclamar propiedades en la parte de Jerusalén de la que huyeron los palestinos. en 1948.

Las Naciones Unidas afirman que los desalojos pendientes de estas familias violan las obligaciones de Israel en virtud del derecho internacional.

"Dadas las inquietantes escenas en Sheikh Jarrah durante los últimos días, deseamos enfatizar que Jerusalén Oriental sigue siendo parte del territorio palestino ocupado, en el que se aplica el derecho internacional humanitario". dijo Oficina de la ONU del portavoz de derechos humanos Rupert Colville. "La Potencia ocupante debe respetar y no puede confiscar la propiedad privada en el territorio ocupado, y debe respetar, a menos que esté absolutamente impedido, las leyes vigentes en el país".

PROFUNDIZANDO: ¿CUÁL ES EL CASO DE LOS DEMANDANTES ISRAELÍES?

"Te preguntaría" dice Aryeh King, teniente de alcalde de Jerusalén, "si usted es el dueño de la propiedad y alguien está ocupando su propiedad, ¿no tendría derecho a sacarlo de su propiedad?"

"Lamentablemente, la Autoridad Palestina [Autoridad Palestina] y los grupos terroristas palestinos están presentando una disputa inmobiliaria entre partes privadas, como una causa nacionalista, para incitar a la violencia en Jerusalén", señalado el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

El profesor Avi Bell, de la Universidad Bar Ilan y la Facultad de Derecho de la Universidad de San Diego, escribió un analisis legal de la disputa de Sheikh Jarrah para el Kohelet Policy Forum, un grupo de expertos israelí.

Bell destacó y documentó los siguientes puntos:

La propiedad judía sobre estas propiedades se estableció en el siglo XIX.

Los derechos de propiedad judíos fueron otorgados por las autoridades del Imperio Otomano y nunca fueron derogados desde entonces.

Los inquilinos árabes actuales y sus predecesores nunca recibieron derechos de propiedad legales, incluso cuando las propiedades estaban bajo control jordano, desde 1948 hasta 1967.

Si los inquilinos árabes hubieran sido recompensados ​​con los derechos de propiedad, la ley israelí habría respetado y hecho cumplir esos derechos, que ha sido la práctica desde que Israel obtuvo el control de Jerusalén en 1967.

En esencia, esta es una disputa entre partes privadas que persiguen un proceso legal de décadas en los tribunales israelíes.

Escribieron: “En el caso que ahora está ante la Corte Suprema de Israel, el propietario es una corporación israelí con propietarios judíos cuya cadena de título está documentada hasta una compra original en 1875. Hasta 1948, el vecindario ahora conocido como Sheikh Jarrah fue el hogar de ambos Comunidades judías y árabes. Jordania invadió Israel en 1948 y ocupó la mitad de Jerusalén, expulsando a todos sus habitantes judíos y confiscando sus propiedades ".

"Cuando Israel reunió a Jerusalén y puso fin a la ocupación jordana en 1967, tuvo que decidir qué hacer con estas propiedades", señalaron. “En los muchos casos en los que Jordania había transferido oficialmente el título de propiedades de propiedad judía a los palestinos, Israel respetó los nuevos títulos, y todavía lo hace, a pesar de que se basan en expropiaciones forzosas en una guerra de agresión seguida de limpieza étnica contra judíos. . Sin embargo, cuando el título nunca se transfirió, Israel devolvió las propiedades a sus dueños. Los críticos de Israel afirman que los árabes no pueden recuperar propiedades bajo la misma ley, pero la ley es completamente neutral; es simplemente el caso de que Jordania tomó propiedades de judíos, no de palestinos ".

“Jordania nunca otorgó a los palestinos el título de las propiedades en disputa en Sheikh Jarrah, por lo que la ley israelí respeta el título ininterrumpido de los demandantes. Este caso no tiene nada que ver con la etnia o la religión. La única discriminación en el tratamiento legal de la propiedad de Sheikh Jarrah es histórica, por parte de Jordania, y contra los judíos en beneficio de los palestinos ".

PUNTO DE INFLAMACIÓN EMOCIONAL

Claramente, las emociones son profundas en ambos lados.

Lo que parece una disputa de derechos de propiedad simple y clara por un lado, parece una "apropiación de tierras" y un "crimen de guerra" para el otro lado.

Y los extremistas de ambos lados están haciendo todo lo posible para echar gasolina a este incendio geopolítico.

Ore para que la Corte Suprema de Israel tenga sabiduría y discernimiento para saber qué es realmente cierto y cuál es el resultado correcto y justo de este caso complicado y que ha durado décadas.

Y, por favor, ore para que la calma y la razón prevalezcan al final, sea cual sea el resultado legal.


Alan Hart

En retrospectiva, se puede ver que la guerra de 1967, la Guerra de los Seis Días, fue el punto de inflexión en la relación entre el estado sionista de Israel y los judíos del mundo (la mayoría de los judíos que prefieren vivir no en Israel sino como ciudadanos de muchas otras naciones).

Hasta la guerra de 1967, y con la excepción de una minoría de los que eran políticamente activos, la mayoría de los judíos no israelíes no tenían & # 8211, ¿cómo puedo decirlo? & # 8211 una gran empatía con el sionismo & # 8217s niño. Israel estaba allí y, en la subconsciencia, un refugio de último recurso, pero el nacionalismo judío que representaba no había generado el apoyo abiertamente entusiasta de los judíos del mundo. Los judíos de Israel estaban en su lugar elegido y los judíos del mundo estaban en sus lugares elegidos. No había, por así decirlo, un gran sentimiento de unión. En un momento, David Ben-Gurion, el padre fundador y primer primer ministro de Israel, estaba tan desilusionado por la indiferencia de los judíos del mundo que hizo públicas sus críticas: no había suficientes judíos que vinieran a vivir a Israel.

Entonces, ¿cómo y por qué la guerra de 1967 transformó la relación entre los judíos del mundo e Israel?

Parte de la respuesta está en una sola palabra & # 8211 orgullo. Desde la perspectiva judía, había mucho de qué enorgullecerse. El pequeño Israel con su fuerza de defensa pequeña pero altamente profesional y su ejército principalmente ciudadano había destruido las máquinas de guerra de los estados árabes de primera línea en seis días. El David judío había matado al Goliat árabe. Las fuerzas israelíes ocupaban todo el Sinaí y la Franja de Gaza (territorio egipcio), Cisjordania, incluida la Jerusalén oriental árabe (territorio jordano) y los Altos del Golán (territorio sirio). Y no era un gran secreto que los israelíes podrían haber ido a capturar El Cairo, Ammán y Damasco. Nada los detuvo excepto la imposibilidad de mantener la ocupación de tres capitales árabes.

Pero la intensidad del orgullo que la mayoría de los judíos del mundo experimentaron con la victoria militar de Israel fue en gran parte producto de la intensidad del miedo que le precedió. En las tres semanas antes de la guerra, los judíos del mundo realmente creían, porque (como los judíos israelíes) estaban condicionados por el sionismo a creer, que los árabes estaban preparados para atacar y que la existencia misma de Israel estaba en juego y mucho en duda.

No se puede culpar a los judíos del mundo (y a los judíos israelíes) por creer que, pero fue una gran mentira de propaganda. Aunque el presidente de Egipto, Nasser, había pedido a las fuerzas de la UNEF que se retiraran, había cerrado el Estrecho de Tirán a la navegación israelí y había reforzado su ejército en el Sinaí, ni su Egipto ni ninguno de los estados árabes de primera línea tenían intención de atacar a Israel. Y los líderes de Israel y la administración Johnson sabían que.

En definitiva, y como detallo y documenté en mi libro Sionismo: el verdadero enemigo de los judíos, la ofensiva que Israel lanzó a las 07.50 horas (hora local) el lunes 5 de junio no fue un ataque preventivo ni un acto de legítima defensa. Fue una guerra de agresión.

La verdad resumida sobre esa guerra es la siguiente.

Asistido por la regeneración del nacionalismo palestino, que se convirtió en la cola que movía al perro árabe a pesar de los brutales esfuerzos de los servicios de inteligencia de los estados árabes de primera línea para evitar que sucediera, los halcones políticos y militares de Israel le tendieron una trampa a Nasser y él entró. con los ojos entreabiertos, con la esperanza de que la comunidad internacional, encabezada por la administración Johnson, refrenara a Israel y le exigiera a él ya Egipto que solucionen el problema del momento mediante la diplomacia. Desde la perspectiva de Nasser, esa no era una expectativa irrazonable debido al compromiso, dado por el presidente Eisenhower, de que en el caso del cierre del Estrecho de Tirán por parte de Egipto al transporte marítimo israelí, los EE. UU. Trabajarían con la & # 8220 sociedad de naciones & # 8220 # 8221 para que Egipto restaure el derecho de paso de Israel # 8217 y, al hacerlo, evite la guerra.

Una gran parte de la razón por la que hoy en día el debate racional sobre hacer la paz es imposible con la gran mayoría de judíos en todas partes es que todavía creen que Egipto y los estados árabes de primera línea tenían la intención de aniquilar a Israel en 1967, y solo Israel y Israel se lo impidieron. # 8217s ataque preventivo.

Si la afirmación de que los árabes no tenían la intención de atacar a Israel y que la existencia del estado sionista no estaba en peligro fue solo la de un goy (un no judío, yo), los partidarios de Israel, bien o mal, podrían descartarlo como una conjetura antisemita. De hecho, la verdad que representa la declaración fue admitida por algunos de los jugadores israelíes clave & # 8211 después de la guerra, por supuesto.

En este 45 aniversario del inicio de la Guerra de los Seis Días, aquí hay un recordatorio de lo que dijeron.

En una entrevista publicada en Le Monde el 28 de febrero de 1968, el Jefe de Estado Mayor israelí Rabin dijo lo siguiente: & # 8220No creo que Nasser quisiera la guerra. Las dos divisiones que envió al Sinaí el 14 de mayo no habrían bastado para desencadenar una ofensiva contra Israel. Él lo sabía y nosotros lo sabíamos.”

El 14 de abril de 1971, un informe del periódico israelí Al-Hamishmar contenía la siguiente declaración de Mordecai Bentov, miembro del gobierno nacional en tiempos de guerra. & # 8220Toda la historia del peligro de exterminio fue inventada en cada detalle y exagerada posteriormente para justificar la anexión de nuevo territorio árabe.”

El 4 de abril de 1972, el general Haim Bar-Lev, predecesor de Rabin & # 8217 como jefe de personal, fue citado en Ma & # 8217ariv como sigue: & # 8220No nos amenazaron con el genocidio en vísperas de la Guerra de los Seis Días, y nunca habíamos pensado en tal posibilidad..”

En el mismo periódico israelí el mismo día, el general Ezer Weizmann, jefe de operaciones durante la guerra y sobrino de Chaim Weizmann, fue citado diciendo: & # 8220Nunca hubo peligro de aniquilación. Esta hipótesis nunca ha sido considerada en ninguna reunión seria..”

En la primavera de 1972, el general Matetiyahu Peled, Jefe del Comando Logístico durante la guerra y uno de los 12 miembros del Estado Mayor General de Israel, se dirigió a un club político literario en Tel Aviv. Él dijo: & # 8220La tesis según la cual el peligro de genocidio se cernía sobre nosotros en junio de 1967, y según la cual Israel luchaba por su propia supervivencia física, no era más que un engaño que nació y se crió después de la guerra..”

En un debate radial, Peled también dijo: & # 8220Israel nunca estuvo en peligro real y no hubo evidencia de que Egipto tuviera la intención de atacar a Israel.. & # 8221 Añadió que & # 8220La inteligencia israelí sabía que Egipto no estaba preparado para la guerra.”

En el mismo programa, el general Chaim Herzog (ex director de inteligencia militar, futuro embajador de Israel en la ONU y presidente de su estado) dijo: & # 8220No había peligro de aniquilación. Ni la sede israelí ni el Pentágono & # 8211 como demostraron las memorias del presidente Johnson & # 8211 creían en este peligro.”

El 3 de junio de 1972, Peled fue aún más explícito en un artículo propio para Le Monde. Él escribió: & # 8220Todas esas historias sobre el enorme peligro al que nos enfrentábamos debido a nuestro pequeño tamaño territorial, un argumento expuesto una vez terminada la guerra, nunca han sido consideradas en nuestros cálculos. Mientras avanzábamos hacia la movilización total de nuestras fuerzas, ninguna persona en su sano juicio podía creer que toda esta fuerza fuera necesaria para nuestra & # 8216defensa & # 8217 contra la amenaza egipcia. Esta fuerza aplastaría de una vez por todas a los egipcios a nivel militar ya sus amos soviéticos a nivel político. Pretender que las fuerzas egipcias concentradas en nuestras fronteras fueron capaces de amenazar la existencia de Israel no solo insulta la inteligencia de cualquier persona capaz de analizar este tipo de situación, sino que es principalmente un insulto al ejército israelí..”

La preferencia de algunos generales por decir la verdad después del evento provocó una especie de debate en Israel, pero duró poco. Si algunos periodistas israelíes se hubieran salido con la suya, los generales habrían mantenido la boca cerrada. Weizmann fue uno de los que se acercó con la sugerencia de que él y otros que querían hablar no deberían & # 8220 ejercer su derecho inalienable a la libertad de expresión para no perjudicar la opinión mundial y la diáspora judía contra Israel. & # 8221

No es sorprendente que el debate en Israel se cerrara antes de que condujera a un examen de conciencia serio sobre la naturaleza del estado y si debería continuar viviendo de la mentira y de la espada. pero es más que notable, creo, que los principales medios occidentales continúen prefiriendo la conveniencia del mito sionista a la realidad de lo que sucedió en 1967 y por qué. Cuando los reporteros y comentaristas necesitan hoy hacer referencia a la Guerra de los Seis Días, casi todos todavía lo dicen como los sionistas dijeron que era en 1967 en lugar de como fue realmente. Obviamente, todavía existen límites a lo lejos que están dispuestos a llegar los principales medios de comunicación al desafiar el relato sionista de la historia, pero también podría ser que el periodismo perezoso sea un factor en la ecuación.

Para aquellos periodistas, perezosos o no, que todavía puedan tener dudas sobre quién inició la Guerra de los Seis Días, aquí & # 8217s una cita de lo que dijo el Primer Ministro Begin en un momento público sin vigilancia en 1982. & # 8220En junio de 1967 teníamos una opción. Las concentraciones del ejército egipcio en los enfoques del Sinaí no demostraron que Nasser estuviera realmente a punto de atacarnos. Debemos ser honestos con nosotros mismos. Decidimos atacarlo.”


Guerra de los Seis Días

Una vez que Israel se formó como un estado judío independiente, el mundo árabe al unísono rechazó aceptar la existencia del estado. También amenazaron con un ataque violento y se comprometieron a destruir el estado. Durante este tiempo, se formaron muchas organizaciones para contrarrestar la creación de Israel como Fatah en 1959 y la OLP en 1964 bajo el liderazgo de Yasser Arafat.

En 1967, la tensión se agravó cuando Egipto, junto con otras naciones árabes, detuvo todas las conversaciones bilaterales con sus homólogos internacionales e israelíes, y colocó un gran número de tropas a lo largo de la frontera israelí. La tensión entre las dos partes se intensificó y, en el mismo año, Israel atacó y ganó la Franja de Gaza y el desierto del Sinaí de Egipto, Cisjordania de Jordania y los Altos del Golán de Siria.

Después de que terminó la guerra, Israel estaba dispuesto a devolver las tierras adquiridas a Palestina pacíficamente, pero los países árabes se negaron a negociar y continuaron su fatwa contra Israel. La Guerra de los Seis Días trajo a un gran número de palestinos bajo el gobierno israelí, y surgió un debate político-religioso en Israel destinado a decidir sobre el destino de la tierra recién adquirida.

Por otro lado, el movimiento árabe contra Israel dio un nuevo giro y se decidió liberar Cisjordania y la Franja de Gaza como primer paso para la liberación de Palestina. Arthur Goldschmidt señaló que la política estadounidense en términos del conflicto árabe-israelí fue en forma de "diplomacia lanzadera" diseñada por Henry Kissinger, el entonces secretario de Estado de Estados Unidos.

La sucesión política y la guerra que operaron en Irak, Israel y Siria llevaron al Plan de Paz de Rogers impulsado por Estados Unidos. En 1974, la OLP otorgó a la ONU un estatus de observador a los árabes palestinos y en 1975, la ONU declaró el sionismo como una forma de racismo. Estas acciones de la ONU fueron consideradas parciales por Israel y procedió a reconocer a la UNRWA como una organización separada que se utilizó para enviar de regreso a los refugiados palestinos.

En 1979, Egipto e Israel firmaron un tratado de paz en el que Estados Unidos desempeñó el papel de mediador. Sin embargo, la negociación fracasó debido a la limitada autonomía presentada por los israelíes. En la década de 1990, Israel denunció que aceptaba a la OLP como agente negociador. En la misma década, la OLP abandonó el movimiento violento y se esforzó por formar una Palestina independiente.

En 1994, se formó la Autoridad Nacional Palestina (ANP) con Yasser Arafat como su líder designado. Una negociación en Oslo llevó a la negociación de que Israel tenía que transferir lentamente la tierra palestina a la OLP. En un período de cinco años, más del noventa por ciento de la tierra palestina quedó bajo el control de la ANP.

Sin embargo, tuvo una repercusión separada. Cuando Israel se retiró de Palestina, condujo a la formación de una organización extremista llamada Hamas a mediados de la década de 1990 que comenzó a llevar a cabo una serie de ataques terroristas dentro de Israel.La ANP bajo Arafat no tomó ninguna medida contra estos grupos terroristas, sino que los ayudó económicamente.

Esta violencia continua de los grupos extremistas palestinos supuso otro obstáculo para un proceso de paz entre árabes e israelíes. El fracaso del proceso de paz de Oslo se debió principalmente a la incapacidad de ambas partes para adherirse al acuerdo. Ambas partes expresaron protestas contra el proceso de negociación. La negociación celebrada en Camp David en 2000 también fracasó.

El proceso dio un giro violento cuando Ariel Sharon visitó el templo sagrado de Jerusalén, la segunda Intifada fue declarada por la Autoridad Palestina (AP). En 2000, Estados Unidos medió para llegar a un compromiso final entre las dos partes. En esta negociación anexaron el 97% de Palestina y Gaza a los israelíes y no dieron a los palestinos el derecho de regresar a Israel. La negociación de Taba de 2001 en la que se adelantaron estos puntos terminó en otro fracaso.

Las áreas fueron transferidas a la Autoridad Palestina que luego fue reocupada por Israel en 2002. Israel inició la construcción de una barrera en 2003 en Palestina, lo que provocó una serie de ataques suicidas contra Israel por parte de grupos extremistas palestinos. En 2005, surgió un nuevo aspecto en la tensión entre Israel y el mundo árabe cuando Hamas ganó las elecciones en Palestina, a lo que siguió una serie de ataques contra Israel desde el sur del Líbano, que condujeron a la Segunda Guerra del Líbano en 2006.

En un acontecimiento más reciente en 2009, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, trató de mediar en una negociación entre Israel y Palestina. Sin embargo, durante la negociación, los palestinos mantuvieron que los israelíes tenían que congelar totalmente "la construcción y expansión de asentamientos judíos en tierra palestina, si quieren asegurar esa elusiva paz a largo plazo". Esto también condujo a un fracaso inevitable.

El largo proceso de paz mediado por los actores internacionales, las organizaciones internacionales y dentro de las dos partes ha fracasado una y otra vez a lo largo de los años. La desviación de cualquier solución potente se basa en varias razones. La siguiente sección es una discusión sobre las diferentes causas que aún afligen a las dos partes y obstaculizan el proceso de establecimiento de la paz.


7 respuestas 7

Primero, ya lo han hecho, y esa es parte de la razón del conflicto en primer lugar.

Lo que parece que estás sugiriendo es que entren y saquen a los habitantes existentes de Palestina todos juntos. La verdad es que ninguna de las otras naciones árabes quiere a los palestinos tampoco. Son de tribus árabes que tienen un historial de conflictos con sus vecinos árabes. No tienen riqueza de la que hablar y aportan poca o ninguna habilidad a cualquiera que los acoja. Por lo tanto, se convertirían en una carga para cualquier estado que les otorgara asilo. Hay más de 4 millones de palestinos que tendrían que ser reasentados en tierras que ya están reclamadas en cualquier nación que las aceptó.

Israel quiere tener un estado judío y los palestinos no están dispuestos a someterse a su gobierno, ni siquiera a coexistir pacíficamente con los judíos israelíes. La posición israelí es que no es razonable esperar que se sometan a ataques terroristas y ataques con cohetes contra su pueblo por parte de los palestinos. De modo que la convivencia, que se ha intentado desde la década de 1970, ha fracasado.

Dado que ninguna nación parece estar dispuesta a aceptar a los palestinos, la otra opción que tendría Israel para eliminarlos sería el genocidio del pueblo palestino. Espero que todos entiendan por qué esa no es una opción que Israel consideraría de manera realista.

Entonces, por ahora, la única opción real de Israel parece ser neutralizar la capacidad de los palestinos para hacer la guerra a Israel.

Israel no quiere estar a cargo de esas áreas y ya ha cedido la mayor parte del área a la soberanía palestina.

Antes de 1993, Israel tenía el control de la totalidad de Cisjordania y Gaza. Este fue el resultado de la Guerra de los Seis Días. En resumen, Egipto bloqueó el Estrecho de Tirán y las naciones árabes circundantes se prepararon para invadir Israel. Israel se adelantó, destruyó la fuerza aérea de Egipto y obligó a las naciones árabes a retroceder. Esto resultó en la captura de Cisjordania, Gaza, el Sinaí y los Altos del Golán.

Hay alrededor de 4 millones de palestinos en Cisjordania y Gaza. Combinado con el número de árabes israelíes, esto coloca a la población árabe al oeste del río Jordán aproximadamente igual a la población judía. Israel quiere seguir siendo un estado judío, pero no puede hacerlo si anexa la totalidad de Cisjordania y Gaza sin dejar de ser un país democrático. Es por eso que Israel ha ofrecido a los palestinos tierras equivalentes a la totalidad de Cisjordania y Gaza en varias ocasiones.

Sin embargo, la anexión de todo el territorio en Cisjordania y Gaza no solo sería un problema demográfico, sino que también requeriría la reconquista de tierras ya entregadas a los palestinos. En 1993, Israel y la OLP acordaron los Acuerdos de Oslo, que otorgaron a los palestinos alrededor de la mitad de la tierra en Cisjordania y Gaza. En 2005, Israel se retiró de Gaza. Los Acuerdos de Oslo solo tenían la intención de definir fronteras provisionales hasta que se hubiera negociado un acuerdo final, pero mientras tanto, Israel reconoce la soberanía palestina sobre las áreas especificadas en los Acuerdos de Oslo.

Israel no quiere capturar todo el territorio al oeste del río Jordán, ni debería hacerlo. Incluso si fuera viable desde el punto de vista militar, sería un desastre político y demográfico.


Ver el vídeo: 3ª Guerra Árabe-Israelí, Nasser y Siria derrotados en 6 días 1967 (Enero 2022).